AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

lunes, 11 de junio de 2012

HERMANO K autresdimensions 7 de Junio 2012


Original en francés
www.autresdimensions.com
Canalizado por: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
Traducción: Odilia Rivera
http://mensajes-del-espiritu.blogspot.com
http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com 


audio  http://www.yakitome.com/data/6785485299/yak_fAZDwxuQrezDJYY33uU7iuTmexCzqI4UV28YW0yCSQR1Q0erQMOqkXT5pcOzsxpRj4asclvCaTErQwwBSPrnU4wnjsN.mp3


Yo soy Hermano K. Hermanos y Hermanas en Humanidad, dígnense aceptar el Amor y las bendiciones de la Gracia. Yo he venido, hoy, para hablarles de la Transparencia. Voy ante todo, si lo quieren bien, a definir la Transparencia, por lo tanto no quiero hablar y de esta manera explicarme. La Transparencia, tal como ella es concebida en el seno de la personalidad, de las relaciones, de lo social e incluso de lo económico, no es la Transparencia de la que quiero hablarles. Porque esta Transparencia hace llamado a los códigos morales, a los códigos que están todos inscritos en la personalidad. Cualquiera que sea la Transparencia de la personalidad en su expresión, en sus modos de relaciones, en sus modos de intercambios, ella no permitirá nunca vivir la Transparencia en el sentido donde quiero expresarme. La Transparencia de la que hablo, es la de la conciencia que permite establecerse, de manera fuerte, en el Sí y de esperar de esta manera dejar el lugar a lo desconocido. Cualquiera que sea la Transparencia contemplada en la personalidad, ella siempre será solo una proyección. Ninguna relación, la más armoniosa, ninguna conformación a un rito, a un dogma, a una sociedad, pueden ser en cualquier relación de la Transparencia de la que voy a hablarles. La Transparencia, en la personalidad, no puede derivar que del alma, no puede derivar que de una educación o de una conformación a un ideal. La Transparencia de la que voy a hablarles es bien la de la conciencia que va a devenir, ella, transparente.

La Transparencia, en su sentido independientemente de la personalidad, del Si o del Absoluto, es un estado. La Transparencia es lo que deja pasar, que no interfiere, lo que, más allá de la noción de claridad o de toda moralidad, es algo que permitirá superar la percepción, de superar la experiencia, de superar la explicación incluso que puede ser hecha y que sin embargo va bien mas allá de la observación, mucho más allá de la proyección de la conciencia misma, en lo que es observado. Yo diría, para usar una terminología que ustedes están empleando estos últimos tiempos, que la Transparencia va a abolir la distancia entre el sujeto y el objeto, en un primer tiempo. Y en un segundo tiempo, ella va a hacer desaparecer el objeto y el sujeto. 



Mientras que el ojo de la conciencia esté vuelto hacia el exterior, que esto sea en el yo o en el Sí, que esto sea incluso en una mirada vuelta hacia el Interior (en la contemplación del Si), nunca habrá una Transparencia total. Ya que el simple hecho de ver la Luz, de vivir y de comprobar la Luz, traduce una plenitud de la Luz (y no una Transparencia a la Luz, no una anulación del Si) que no puede conducir, en ningún caso, a lo desconocido y aún menos al Absoluto. La Transparencia que va a colocarlos en un estado donde ustedes salen del observador. Es el momento donde, en la conciencia ordinaria del yo fragmentado, van a cesar de interactuar. No para ver, no para observar, no para mirar, más bien para dejarse atravesar por el flujo de la Vida, para dejarse atravesar, sin interactuar con lo que cruce. Lo que cruza está mucho más allá del objeto que es visto. Yo les he explicado hace algún tiempo mi experiencia que sobrevino después de una experiencia traumatizante, que me condujo, después de un dolor indecible a vivir la Alegría inefable. La Transparencia vinculada como lo saben a la Puerta KI-RIS-TI, está vinculada al Impulso Metatrónico. Y es lo que va a permitirles, cuando adopten esta manera de ser, aproximarse más cerca de la no acción y por lo tanto a la no dualidad. La Transparencia no es una renuncia. La Transparencia no es una indiferencia. De la que hablo es aquella que va a consistir en extraerse, totalmente de la persona, extraerse totalmente del Si, a fin de ya no interactuar, de ya no actuar y de ya no reaccionar con lo que sea.

Un enfoque de la Transparencia puede ser realizado por la meditación. Ciertos estados meditativos pueden conducirlos a observar, en un primer tiempo, el flujo de los pensamientos, el flujo de las emociones y eventualmente el flujo de las imágenes que sobrevienen. Pero si sobrepasan estas etapas, van a darse cuenta que la meditación va a permitirles captar lo que es visto, lo que está cruzando, y en este momento, no les pertenece. Hay por lo tanto, en la Transparencia una noción en primer lugar, previa, de distancia que puede establecerse, permitiendo distanciarse, realmente, de lo que era observado anteriormente. Esta distancia no es un alejamiento. Ella es un requisito previo, yo diría, para la Transparencia. Porque en este momento allí, entenderán (que esto sea en meditación o en una experiencia tal como la he vivido y que se las he narrado) que ustedes no son ni el que mira, ni lo que es mirado, ni el sentimiento que contempla lo que está sucediendo. 



Esto puede producirse en toda circunstancia de la vida. Que esto sea en la naturaleza, que esto sea en la relación con otro ser o, como lo acabo de decir, en la meditación. Esta Transparencia no es una indiferencia: ella es la cesación de la observación de la consciencia, la cesación del observador y por lo tanto, lo que les permitirá vivir un estado particular, donde todo parecer, toda noción de interacción con el medio ambiental va a desaparecer. Ninguna expresión de la comunicación, ninguna expresión de esta interacción está ya presente. Esto supondrá una experiencia indecible, que sobrepasa de muy lejos el marco del Despertar, el marco de la Realización, el marco del Sí. Ya que desde el instante donde cesen de actuar con el medio ambiente, antes de que el mundo desaparezca, se volverán Transparentes, no existen ya para este mundo. Esto se aproxima por diferentes lados, de la Conciencia Turiya, del Samadhi, y quizá de Shantinilaya.

En cualquier caso, la Transparencia, como muchos de entre nosotros lo hemos evocado, es un elemento fundamental en el proceso que se desarrolla actualmente sobre esta Tierra. La noción de la Onda de Vida, del Manto Azul de la Gracia, la Fusión de los Éteres, el Despertar de los Chakras, el Despertar del Kundalini, las modificaciones de la conciencia fragmentaria, habiéndolos conducido, a algunos, a vivir el Si, debe dejar lugar a este concepto de Transparencia. En la Transparencia hay, de alguna manera, una aniquilación del Si, una desaparición del observador, una desaparición total del que se sitúa como testigo observando un medio ambiente, una persona, o intercambiando con este medio ambiente o esta persona. La Transparencia pone fin por lo tanto, al intercambio. Pone fin a la interacción, a la acción, como lo he dicho, y ella permite desembocar, yo diría, en algo que es estrictamente desconocido. El Despertar les da a vivir un sentimiento de Transparencia del mundo, un sentimiento de Transparencia pero que es vivido como algo a observar en el exterior. La Transparencia de la que hablo es la Transparencia del alma y del Espíritu.

La Transparencia de la propia persona que, de alguna manera, desaparece de su rol de observador, de su rol de testigo, y penetra en un espacio desconocido, allí donde ya nada puede interactuar e interferir. En este estado, el Absoluto o la última Presencia se hace día, y es en este estado (que yo he vivido y que espero muchos Hermanos y Hermanas vivirán) que puede vivirse lo que ha sido llamado la Liberación. Desde el instante donde ustedes entiendan que solo son una interacción, en el seno de un medio ambiente (que es creado el mismo por vuestra interacción previa y la interacción previa del conjunto de consciencias que se han señalado). Realizan sin creer (no como una mera creencia, sino como un hecho establecido), que este mundo, como su presencia, es solo una quimera. Se extraen, de alguna forma, como lo dijo Bidi, de la escena de teatro, de la butaca del espectador y del mismo teatro. La consciencia desaparece y se aniquila totalmente, permitiendo, en este momento, vivir otra cosa que lo que puede ser conocido. Esta otra cosa (que es por lo tanto lo desconocido propiamente hablando) es lo que he llamado cuando vivo: “la Otra Orilla”, ir del Otro Lado. El que no va del Otro Lado no puede, obviamente, encontrar ninguna explicación y ninguna justificación a lo que yo expreso.

Solo puedo, sin embargo, esperar darles los elementos clave, permitiendo a través de esta Transparencia de vivir (de imitar si lo prefieren) el camino de Cristo, el camino de Buda, el camino de los Seres que, todo tiempo han estado libres de las condiciones de esta materia, de esta experiencia, de esta encarnación e incluso de este Si, sin por lo tanto renegar lo que sea. Ya que efectivamente, como se les ha dicho y repetido, la Ilusión está incluso en el Absoluto. Les es necesario, de hecho, como dijo Bidi, cambiar de mirada, ya no llevar una mirada fragmentaria, ya no llevar ninguna mirada. Esto es decir hacer cesar, totalmente lo que había llamado hace tiempo la acción del eje ATRACCION/VISION. El eje ATRACCION/VISION vinculado a la imagen, vinculado a lo que es proyectado y visto en el exterior, sobre la pantalla de la consciencia interiorizada, es el obstáculo mayor para la noción de Transparencia. Porque, desde el instante donde hay observación, desde el instante donde hay interacción o acción, hay necesariamente interacción de vuestro propio mental que se aferra de lo que es visto, de lo que es oído, de lo que es reflejado por los sentidos, cualesquiera que sean, a fin de aportar una explicación o una respuesta adecuada. Desde el instante donde no busquen explicar, desde el instante donde no busquen comprender, desde el instante donde se dejen atravesar, en ese momento allí, atraviesan el río para ir sobre la Otra Orilla, no antes.

Entonces, las técnicas de meditación van a permitir poner en reposo el mental, observar los propios pensamientos, a fin no de hacerlos desaparecer, sino de distanciarse. Esta toma de distancia, así como lo he dicho, es el elemento capital que va a permitir desplazar el punto de vista para hacerlo salir de la conciencia y hacerlo existir, independientemente de toda localización, como se les ha sido explicado por los viajes de la Conciencia, a través de la Deslocalización, de la Multilocalización o aún, de la Fusión con el Doble. El principio de la desaparición, es la desaparición del observador. Es la voluntad inexistente. Es el principio mismo que rige la ausencia de interacción, la ausencia de reacción, y la ausencia de todo sentido, para desembocar en el Absoluto.

Este desembocar, como lo he dicho, no es, allí tampoco, un pasaje, puesto que no es posible cruzar. En ningún caso, lo desconocido puede ser conocido desde el punto de vista de la persona, cualquiera que sea la observación, cualquiera que sea la explicación, o cualquiera que sea la interacción incluso con lo que es observado. Hay, a partir del momento donde la observación propia cesa, a partir del momento donde todo lo que es captado por los propios sentidos, desaparece, a partir del momento donde todo el conjunto de todo lo experimentado desaparece, que el Amor (que sustenta la manifestación y la Ilusión), puede aparecer claramente mas allá de la conciencia. ES en este momento que se dan cuenta de la Belleza del Universo, la Belleza de la Vida, más allá del punto de vista de la persona fragmentada, o aún en el seno de la presencia del Sí.

Nosotros estamos mucho más allá de los procesos llamados Realización o Despertar ya que no hay nada a observar. Los antecedentes, por supuesto, son conocidos. Esto consiste en colocarse en el Aquí y el Ahora. El Aquí y el Ahora que les permite favorecer el establecimiento del Sí y la instalación en el Sí, habiendo permitido la Alegría, habiendo permitido la manifestación de vuestra Presencia, tiene, de alguna forma, que desaparecer ella misma, a fin de darles, no a ver otra cosa, no a buscar otra cosa, sino a devenir ustedes mismos la esencia total de toda manifestación, como de todo lo que no está manifestado. No hay que esta condición (es decir esta especie de desaparición del Si, esta desaparición de la persona) que puede establecer la totalidad del Gran Todo, llamado si lo quieren Absoluto o Desconocido. Mientras que exista un observador, mientras que exista un sujeto que contempla un objeto o que lo mira o lo comprende, por un sentido, un objeto, o una relación, no puede existir la menor Transparencia.

Ven a través de estas palabras (y los dejo, de alguna forma los jueces), que hay una diferencia fundamental entre la Transparencia de la personalidad, expresada en las relaciones humanas o a través de las reglas sociales y la Transparencia de la que hablo, que es, precisamente, la desaparición de toda regla, de toda moral, de toda convención y de toda persona como de todo sujeto y todo objeto. La Transparencia es esta Puerta llamada KI-RIS-TI, en vuestra espalda y ha sido impulsada, para muchos de entre ustedes, por la acción determinante del Arcángel METATRON. Hoy, tienen que manifestar esta Transparencia de manera la más evidente posible. La Transparencia, desde el instante donde ustedes le adjuntan los otros pilares de la Humildad, de la Simplicidad, de la Espontaneidad, del Instante Presente, va a permitirles ya no interactuar y, en el espacio de un tiempo extremadamente reducido (el suficiente que esto se produzca una sola vez para que el sobre del Corazón sea definitivamente traspasado, perforado), permitir superar los límites del Si, los límites de la Presencia. En este momento, podrán afirmar, porque lo experimentarán, que ustedes son Absolutos. La Transparencia es la condición sine qua non del establecimiento del Absoluto. Este establecimiento, que no es uno pero que permite desembocar, de alguna manera, más allá de todos los límites impuestos por la personalidad, como de los límites del Despertar y de la Realización. Desde el instante donde acepten hacer cesar toda percepción, desde el instante donde acepten de no interferir ya, de ninguna manera, con lo que les es presentado como pensamiento, como visión, como sentimiento, como sentido, como percepción, como concepción, en este momento allí, la Transparencia se establece ella misma. Es en este sentido que otras expresiones les han sido dadas y repetidas desde más de un mes incansablemente, por Bidi y por otros Ancianos entre nosotros, como el hecho de permanecer tranquilos, como de hacer una encuesta, como el hecho de refutar.

El principio mismo de la Transparencia va a conjugarse de alguna manera y va a apoyarse sobre la Humildad y la Simplicidad. La Humildad, por supuesto, concierne ante todo, a la Omnipresencia de la personalidad, del yo, y del mí, en toda la vida de un individuo, incluso la más equilibrada posible. La Simplicidad, consiste, obviamente, en recobrar la Vía de la Infancia, así como esto ha sido expresado por algunas Estrellas, es decir alcanzar, de alguna forma, la espontaneidad, en un primer tiempo, del observador, que está absorto en lo que es observado. Todo el mundo sabe que el infante que comienza a jugar: el juega y está absorto en su juego. Nada del exterior puede existir. Existe por lo tanto, en este caso allí, entre el infante, una forma de sideración de la consciencia que está, literalmente, absorta en una ocupación. Obviamente, entre el adulto, esto es mucho más difícil a establecer, porque, cualquiera que sea la acción actual que hagan, otras actividades del pensamiento pueden manifestarse. 



Por el contrario, todos han hecho la experiencia (que esto sea en meditación o en las actividades festivas o recreativas o creativas) de momentos donde están totalmente absortos, que el resto del mundo desaparece. Esta absorción en una actividad es quizá un precedente al establecimiento de la Transparencia. Pero, incluso esta absorción ella misma debe desaparecer porque es una proyección de la conciencia. Sin embargo, es una aproximación que puede permitirles, si se puede decir, de esta noción de Transparencia. La Transparencia no puede apoyarse sobre absolutamente nada de lo que es conocido. Es el instante donde aceptan colocarse en el Aquí y el Ahora, en la Humildad y en la Simplicidad. Es, en este instante, donde ustedes no inter-reaccionan ya de ninguna manera con el mundo y con ustedes mismos, como con toda otra consciencia, que la Transparencia estalla. Hablo de estallar, porque este no es un proceso que es lineal y progresivo. Es un proceso donde no había Transparencia y, de un solo golpe, uno solo, hay Transparencia. Esto los hace pasar del status del individuo o del status del Ser Realizado, al Ser Liberado. Hay por lo tanto un desorden, una revolución y una reversión, que ha sido llamada, numerosas veces la última Reversión, por el Arcángel URIEL.

La Ultima Reversión de este mundo va hacerlos llevar a reconsiderar vuestra posición, incluso en este mundo, en vuestra vida, en vuestro medio ambiente, en vuestros conceptos, en vuestras percepciones, en vuestras experiencias, en vuestras creencias. En conclusión, en el conjunto de lo que constituye vuestra vida o vuestro Si. La acción de la Luz es una puesta en Transparencia, ya que la Luz en su instalación, no puede dejar lugar para ninguna sombra, ninguna resistencia, ninguna dualidad. Esto por supuesto, es un vuelco total de vuestras concepciones y del conjunto de las experiencias que han llevado en el Sí. Incluso el Si el más estabilizado debe borrarse y esto ha sido llamado, les recuerdo “el Abandono del Sí”. El camino hacia la Transparencia es ciertamente el elemento, con la refutación, que va a permitirles acercarse lo más cerca. Y es en ese momento que todo pueda cambiar, como ya lo he expresado desde hace algún tiempo, sobre mi experiencia. En ese momento ustedes desparecen, real y totalmente. No son ya una persona. Son, en un primer tiempo, eventualmente, el conjunto del mundo. E incluso el mundo, en este momento desaparece. Es por eso que esto ha sido comparado al sueño. Porque efectivamente visto del exterior, esto corresponde a la aniquilación total del mundo, como de vuestra conciencia. Sin embargo, hay algo que permanece y, como lo dijo Bidi, lo que permanece se encuentra detrás del observador. Es el que nunca participó en la menor experiencia: es el Absoluto. El Absoluto no puede moverse. Esto se les ha expresado, también de diferentes maneras. Por lo tanto desde el instante donde la conciencia se mueve, en su acto habitual de entender una percepción o una concepción o de interactuar o reaccionar, obviamente, están ustedes en movimiento. El movimiento no permite conocer el no movimiento. Hay por lo tanto, a este nivel, un aprendizaje que va a ponerles en las condiciones propicias para vivir esta Transparencia. No puede existir Transparencia sin desaparición. Lo que desaparece, es a la vez la consciencia, la que los anima (que ustedes estén en yo, o en el Si) y el mundo en sí mismo, en todas sus manifestaciones.

Lo previo es, efectivamente, la abolición de toda distancia. Esto es aún el Sí. Esto es el momento donde no existe ya barrera, de separación entre vuestra conciencia y el conjunto de la conciencia de este mundo, que eso sea a través de otra conciencia encarnada, de un Hermano o de una Hermana, de la conciencia de un árbol, de la conciencia del aire, del sol, de la luna y de la Tierra ella misma.

Viene enseguida una etapa ulterior: es el momento donde aceptan desaparecer ustedes mismos, sin ninguna acción, sin ninguna voluntad de hacer desaparecer el mundo o vuestra propia vida. En este momento, y de manera extremadamente brutal, hacen irrupción en el Absoluto. La ausencia de sentido, la ausencia de Sonido, tal como ha sido dicho por el Arcángel URIEL y por el Arcángel MIGUEL, hace algunos años, es exactamente las últimas cosas que pueden ser observadas en el Sí. El contacto interdimensional, que eso sea con el Canal Maria, con lo que ha sido nombrado el Doble o con el Arcángel MIGUEL, como lo saben desde hace poco tiempo, son los elementos que están destinados, de alguna forma a hacerlos pasar del dos al Uno y del Uno al Absoluto, por esta noción misma de Desaparición, de Fusión, de Disolución, que permite vivir otra cosa que lo que puede ser comprendido por la consciencia, manifestado por la consciencia, establecido por la consciencia ella misma. Esto corresponde a un vuelco. Este vuelco es tal que se asemeja en parte a lo que había sido llamado el choque de la humanidad y que está en camino hacia vosotros. Así pues, desde el instante donde aceptan de no moverse ya, de estar tranquilos, cualquiera que sea el proceso que va a desarrollarse (y en particular, el proceso de despliegue final de la Luz), no tendrán ninguna dificultad para devenir Transparentes, no tendrán ninguna dificultad para devenir, totalmente la Luz que parece llegar del exterior. Esto es a lo que van a ser convidados, es por esto que van a vivir, de alguna forma las primicias, que están de ahora en adelante accesibles para ustedes, que esto sea los momentos donde vuestra consciencia parece no existir ya, en los momentos que puedan, quizá llamar, en la personalidad o el Si, de confusión, donde no saben ya quienes son, ni donde están, o aún cuando les parece perder la memoria.

Estos procesos son los procesos completamente lógicos que, a su vez, van a prepararlos para este Absoluto, es decir para esta Transparencia total. La Transparencia es por lo tanto algo que puede ser calificado de proceso extremadamente natural, incluso si por el momento, es estrictamente desconocido para la mayoría de ustedes. Esta Transparencia les da a descubrir el Absoluto, en el cual, les recuerdo, está contenido el conjunto de las manifestaciones, incluso las más ilusorias. Establecerse en esto, es salir de todo el resto. Esta salida de todo el resto ha sido llamada el Absoluto con forma, que será remplazado muy pronto, por un Absoluto sin forma, durante el Despliegue final de la Luz, viniendo del Sol, del Núcleo de la Tierra, de la Alineación con el Centro Galáctico y del conjunto de las Dimensiones y de los universos. El proceso de realización de la Fusión con el Doble, o de la Disolución en el Doble, cualquiera que el sea, es, allí también, un acercamiento de la Transparencia, porque van a percibir que, cuando MIGUEL esté allí, van a percibir la Vibración, van a percibir el Amor, van a percibir la realidad del contacto pero, hasta ese momento, ustedes moran dos: hay el observador, ustedes, en el yo o en el Si (y sobre todo en el Si) que va a entender que hay otra Presencia que penetra, yo diría, en vuestra aura. En ese momento, puede establecerse una Comunión, en este momento puede establecerse un bosquejo de Fusión, un bosquejo de Disolución. Pero solo desde el instante donde, como dijo el CRISTO, ustedes ponen vuestro Espiritu en las manos del Padre o de la FUENTE, que se realiza el Absoluto. Esto es llamado la Resurrección, acertadamente porque hay una Transfiguración previa así como una muerte previa que es indispensable y que es una condición imprescindible para que se realice la Transparencia y por lo tanto el Absoluto.

La Transparencia es por lo tanto un estado, en el Si o en el Yo, que va a conducirlos, como la Refutación, a acercarse al máximo y a presentar la menos resistencia posible al establecimiento de lo que Son, en Eternidad, es decir la Luz ella misma, el Amor, el Absoluto, más allá de toda manifestación. De esta manera que esto ha sido dicho, por supuesto, esto no concierne, a pesar de todo, a la totalidad de los Hermanos y Hermanas encarnados. Sin embargo, el rol que ustedes tienen, desde el momento donde salgan de este rol de Anclador, de Sembrador de Luz, y se dirijan en esta dirección, es mayor y fundamental porque entre más numerosos sean a realizar la Fusión con el Doble, la Fusión con MIGUEL, más fácil será, para el conjunto de la humanidad de vivir con facilidad la llamada de MARIA y el despliegue final de la Luz, en este Mundo. Porque no habrá ya cuestiones, porque no habrá interrogaciones, porque no habrá interacciones, porque habrá una aniquilación total, lo que he llamado una desaparición de la persona y del Si, permitiéndoles reintegrar la Eternidad. Como vine a decirles, esto no concierne a la totalidad de todos aquellos que me leen, la totalidad de todos aquí que me escuchan, sino mas bien a un número limitado de personas, un número limitado de Si, porque la realización de la Transparencia basta, a un individuo dado que salga de su individualidad, para iluminar la totalidad de este mundo. Así lo ha sido la vida de Cristo, así lo ha sido la presencia de los seres liberados, presentes en esta Tierra, de todo tiempo.

La gran diferencia, y ella es mayor, es que, hoy, ustedes son extremadamente numerosos en haber realizado el Sí. Y serán numerosos, aún, a vivir la Transparencia y a establecer el Absoluto. En ese momento, la acción sobre la conciencia de aquellos que estarán establecidos en el Si, sobre la Conciencia de la Tierra, ella misma, será de gran ayuda, porque en ese momento, vuestro estado, más allá de todo estado, será el mejor testimonio que puedan rendir a la Luz y al Amor, por consiguiente al Absoluto. Estos son los elementos, bastante breves, que tenía que comunicarles sobre la Transparencia. Obviamente, nos queda mucho tiempo, en términos terrestres, para responder a vuestras preguntas. Me dará alegría responder, me da alegría intercambiar con ustedes sobre este tema.

Pregunta: ¿Cuál es la diferencia entre el Absoluto sin forma y el Absoluto con forma?

Desde el instante donde hay persistencia de un cuerpo carbonado (llamado, de manera poética, saco de alimento, por BIDI) hay Absoluto con forma. Desde el instante donde la forma desaparece por el proceso de Despliegue final de la Luz, hay, por supuesto, un Absoluto sin forma.

Pregunta: ¿Pueden desarrollar sobre la coexistencia de la consciencia del Yo, del Sí y del Absoluto mientras está uno encarnado?

Yo no puedo decir nada del Absoluto, como eso se les dijo. El Absoluto no es una conciencia. El Absoluto es una ausencia de localización, precisamente, de la conciencia. Ella no está ni en el objeto, ni en el sujeto, ni en el experimentador, ni en este mundo, ni en otro mundo. La Transparencia, a través de la Humildad y de la Simplicidad, a través de la Espontaneidad, que son los otros tres Pilares (o, si lo prefieren, si se instalan en la Presencia, en el Aquí y el Ahora), desde este instante, hay una consciencia llamada la consciencia, que se instala de la Presencia y del Sí. Esta consciencia ella misma debe cesar, el Absoluto no es una consciencia. La consciencia, así que esto ha sido explicado desde hace muchos años, está siempre en resonancia y en relación con una experimentación, con un investigador. La conciencia juega ella misma. El Absoluto no juega. No existe ningún medio de tener una representación conceptual o perceptual del Absoluto, ya que el Absoluto es precisamente una a-conciencia. La Transparencia, tal que vengo a explicar, es ciertamente lo que puede más fácilmente, con el principio de la encuesta y de la Refutación, conducirlos a las puertas de este Desconocido. Mientras que hay un observador, incluso si este observador no contempla ya el mundo pero la Luz, hay interacción. Y por lo tanto no puede manifestarse una Transparencia. En la Transparencia nada existe, nada es aparente, todo ha desaparecido. Esto podría aproximarse a ciertos conceptos del Zen, de lo que ha sido llamado también, en la alquimia Taoísta, la Vacuidad.

Pregunta: ¿No saber donde se sitúa la conciencia, corresponde a la a-conciencia?

Puede tratarse de una a-conciencia, como puede tratarse de un mecanismo de multi-localización o de deslocalización. El Absoluto, desde el instante donde el está allí, no puede dejar planear ninguna duda, ninguna interrogación y ningún cuestionamiento porque, les recuerdo, como les dijo BIDI, es el estado natural de lo que ustedes Son. Este Mundo ha sido llamado Maya: es una proyección de la conciencia. No hay ninguna anomalía en proyectar la conciencia en cualquier forma que sea, en cualquier Dimensión que sea. Esto hace parte del juego de la conciencia que es experiencia, como lo he dicho anteriormente. 



La problemática es que, sobre este Mundo, hemos estado encerrados, si lo prefieren, en la planta baja de un inmueble de treinta y nueve pisos, sin tener conocimiento de lo que ocurre en las otras plantas. La conexión a la fuente ha sido limitada a su más simple expresión. Este corte de línea ha sido responsable de lo que se ha llamado el miedo, que ha ocasionado el apego de la persona, ella misma, hacia ella misma. El hecho que lo que es desconocido es realmente desconocido. El hecho que los otros estados de la conciencia, mientras que el Si no está realizado, mientras que no exista el proceso de Fusión y Disolución, les es estrictamente desconocido, como experiencia. La conciencia, que es experiencia, es por lo tanto fragmentaria por el hecho que carece de un cierto número de elementos del rompecabezas, yo diría, de la Conciencia total.

Pregunta: ¿el Cuerpo de Êtreté que está en el Sol, es o no Absoluto?

El cuerpo de Êtreté, cualquiera que sea su Dimensión, es aún una forma. Esta forma se sitúa al nivel de lo que ha sido llamado los mundos Unitarios, donde no existe ninguna separación, ninguna fragmentación. Ustedes evolucionan libremente, desde el Cuerpo de Êtreté, hasta la FUENTE. El Absoluto les es accesible como una pulsación, si lo puede uno expresar así, inmóvil, en la cual tienen la posibilidad de fundirse y desaparecer. Esto corresponde también a un Absoluto con forma. Desde el instante donde la conciencia ha cesado de jugar, cualquiera que sea esta conciencia, la más expandida posible hasta devenir un Planeta, un Sistema Solar o una Galaxia, desde el instante donde esto se ha llevado al término del juego, en este momento, es posible extraerse de toda experiencia, de toda consciencia, porque el Absoluto es conocido en la forma. Quisiera recordarles que el testimonio de quienquiera que sea Absoluto, es ante todo La Morada de Paz Suprema, totalmente inalterable, imperturbable, establecido en la Eternidad, más allá de la presencia de un cuerpo, de una forma, cualquiera que ella sea, incluso de un Cuerpo de Êtreté.

Pregunta: vivir los estados de Disolución es una de las primicias para el Absoluto??

Sí, eso ha sido llamado la Infinita Presencia o la Ultima Presencia.

Pregunta: ¿Es cierto que algunos, que no vivirán el Absoluto, permanecerán en el Si para ayudar a la humanidad?

Ustedes ayudan a la humanidad, que estén en el Si o que estén en el Absoluto, en los procesos de Fusión con el Doble, cualquiera que sea. Ustedes irradian sobre este Mundo, sin voluntad, ustedes devienen Absoluto. Desde el Instante donde dos conciencias y, con mayor razón, los cientos o los miles, son Absoluto, el Mundo desaparece. Incluso para aquellos que están en el Si, incluso para aquellos que están en el Yo. Esto depende, como ustedes lo saben, de la Tierra ella misma, pero también del número de conciencias deviniendo a-conciencia. La acción de haber Anclado la Luz, de haber Sembrado la Luz ha sido realizada por el Sí, manifestado por una de las Coronas Radiantes y en particular por la Corona Radiante del Corazón. La Onda del Éter, llamada por la mayoría de nosotros, Onda de Vida (que está vinculada, como lo saben, a la Liberación de la Tierra), va progresivamente a hacerlos descubrir esta noción de Transparencia, dado que, como esto lo han desarrollado, los diferentes apegos de la personalidad a ella misma, los diferentes miedos son disueltos, si aceptan Abandonar el Si, por la Onda de Vida ella misma. La Transparencia, en este momento, se establece de manera extremadamente simple y fácil. Los envío para esto, a una de las últimas intervenciones de UN AMIGO, hablando de los temblores del pecho, de la activación de las alas Etéreas por una parte y de otra de KI-RIS-TI, así como la puesta en Vibración de la nueva Tri-Unidad, chakra del Corazón, chakra del alma, chakra del Espíritu, así como KI-RIS-TI. Esto es un requisito previo y podría equipararse a la Ultima Presencia. Más allá de eso, el Abandono del Si, en este nivel o en esta etapa, desembocan sobre la Transparencia total. El Doble, que sea MIGUEL o que el sea un ser de Luz o un ser encarnado, va a permitirles vivir, realizar, la Transparencia, la Humildad, la Simplicidad, la Espontaneidad, pero, para esto, el que está aún encarnado, o los dos, deben desaparecer, completamente. En este momento, y si puedo expresarme así, si usted es usted, si es usted MIGUEL, si es usted vuestra mónada, si es usted el Sol, esto se asemeja a la pregunta anterior, es decir que no tienen ya conciencia de estar en algún lugar. Y por lo tanto, no están perdidos, ustedes se han encontrado.

No tenemos más preguntas, les agradecemos.

Hermanos y Hermanas en humanidad, le doy gracia a vuestra escucha. De la misma forma que el Arcángel MIGUEL les ha mostrado, hace poco tiempo, yo les propongo vivir un momento de Comunión y, para muchos de ustedes, de aproximarse a esta Fusión con el Doble, en este caso, lo que Soy. Les digo, hasta pronto. Que el amor guie vuestros pasos, porque es lo que ustedes Son. Vivamos esto durante algunos minutos de vuestro tiempo.

...Comparto del Don de la Gracia...

HERMANO K está en vosotros. Y yo los saludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada