AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

lunes, 25 de marzo de 2013

Requiem



de Emilio Carrillo

El “Nacer de Nuevo” que la Metamorfosis en marcha finalmente implica conlleva previamente la “Muerte en Vida”.


Entonemos un sentido, agradecido y amoroso Réquiem por la muerte de todo lo que éramos y anunciemos y celebremos con él, a la par, la Nueva Consciencia y la Nueva Vida que, desde el Amor y con Amor, empiezan a aflorar en nosotros.

 Ventana externa

“Muerte en Vida”: Nacer de Nuevo

La “Muerte en Vida”, para experienciar la “Resurrección en Vida” y el “Nacer de Nuevo”, no es algo físico, por más que ocasionen una Metamorfosis tan profunda que es, a la vez, interior (espiritual, consciencial) y “exterior” (de los componentes biofísicos y energenéticos de la corporeidad material por medio de la alteración, desdoblamiento, distensión y transmutación del ADN que el ser humano tiene impreso en cada una de sus células).

Tampoco caben en palabras, pues su naturaleza y esencia no pueden ser pensadas (soñadas) ni vislumbradas mientras se permanece en el sueño.

No obstante, Cristo Jesús ofreció algunas pistas importantes al respecto en su charla con Nicodemo (Juan, 3, 3-7): “-En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de nuevo, no puede ver el Reino de Dios. Le dijo Nicodemo: -¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo?. ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el seno de su madre y nacer?. Le respondió Jesús: -En verdad, en verdad te digo: A menos que uno no nazca de Agua y de Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios (…) Vosotros tenéis que nacer de nuevo”.

Lo que sí sabemos, por la experiencia de los que lo han vivenciado, es que, tras Nacer de Nuevo, se notan inicialmente sensaciones de vértigo y vacío. La razón es muy sencilla: tras Despertar, los parámetros, las pautas y el “sistema de creencias” que se han tenido durante el sueño –y que han llevado al Despertar- dejan de ser válidas y requieren de un nuevo formato porque ahora se experiencia una realidad que es “Real”, no ficticia como la que se percibió durante la ensoñación.

Pero no hay que inquietarse, sino alegrarse, pues, con confianza en la Providencia, esas sensaciones pronto quedan atrás y, en su lugar, surge algo espléndido: constatar que vivir lo “Real” impulsa irrefrenablemente a vivir en el Aquí y Ahora. Esto, que en el sueño costaba tanto esfuerzo, es la vivencia natural en lo “Real”. Y esta vivencia hace explosionar el Amor que Somos y Todo Es, ya que el Aquí y Ahora se manifiesta como el espacio donde fluye el Amor y en el que el Amor acaricia y abraza cuanto existe, incluido a uno mismo, si bien este concepto y noción empieza rápidamente a diluirse.

Y para seguir avanzando en lo que Nacer de Nuevo representa y supone, hay que volcarse en el Corazón: desplegar en el interior la Bandera Blanca de la Rendición (la Aceptación absoluta de cuanto es y tal como es), centrarse en el Silencio Mental e Interior, abandonar para siempre las disquisiciones y diatribas intelectuales y conceptuales y Vivir y Escuchar desde el Corazón...

http://emiliocarrillobenito.blogspot.com/
05/12/2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada