AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

jueves, 7 de marzo de 2013

MARÍA 5 noviembre 2009 Autres Dimensions

Canalización: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Veronique Loriot
Traducción: Pierre Diaz

audio

MARÍA 5 noviembre 2009

Muy amados Hijos del Amor, no existe, en el seno de vuestra densidad, ninguna incertidumbre en cuanto a vuestra filiación más alta que es la del Amor y la de ser mis Hijos. No existe, entre ustedes y yo, ninguna separación que no pueda ser eliminada. Hoy, y muy pronto, van volver a ser conscientes de nuestra relación, de cada uno de ustedes a mí, y de mí a cada uno de ustedes. Vais a reencontrar, si lo deseáis (en cuanto a mí, lo deseo para cada uno de ustedes), su Confianza más Luminosa a mi Presencia. Muy amados Hijos del Amor, muchas cosas, hoy, se revelan a ustedes y en ustedes. Muchas almas humanas, en el seno de esta Dimensión, se reconectan a ellos mismos. Conectándose a ustedes mismos, se reconectan a mí. Nunca olviden (y pronto esto será una Verdad establecida) que soy la que los ama de toda eternidad y la que los espera. El camino está ahora abierto, esta trazado. Les quedan a tomarlo de un paso firme con el fin de volver a las moradas de la Alegría eterna, a las moradas de la Paz suprema, a los dominios de la Unidad. Les espero. Vengo, muy pronto, hacia ustedes, individualmente. es la hora de la curación, es la hora de la Paz y, sobre todo, la hora de nuestros reencuentros, muy pronto. Dando un paso hacia ustedes, se acercaran a mí, así como me estoy acercando a vosotros.

No se dejen de ninguna manera enturbiar y emocionar por la deconstrucción final del Arcángel Mikaël. Lo que les es quitado, es lo superfluo. Lo que les será quitado, es lo que les impide percibir la Verdad. En el seno de vuestra presencia en ustedes mismos, no hay nada que temer. En el Amor, está todo. En el Amor, está la Unidad. En vosotros, alineándose con lo que lo que sois, en Amor y en Verdad, serán protegidos por mi Manto pero también por la Radiación de vuestra propia Presencia. Comprendan bien que la dificultad que algunos percibirán no es de nuestra culpa, pero bien a causa del hombre mismo.

No hay, hablando con propiedad, y en realidad, ningún castigo. La justicia Divina es inmanente del Amor, la justicia de la Fuente es Amor. Algunos seres serán llamados hacia nosotros. No teman. En ustedes, se encuentra la Belleza. En ustedes, se encuentra la Paz. En ustedes, se encuentra el Amor. Por fuera, él amor sólo es temporal y nunca eterno. En ustedes, esta la Paz eterna, el Amor eterno y la seguridad eterna. En ustedes, no hay duda, las dudas están por fuera. A lo mejor ustedes se acercarán a vuestro Ser y a vuestra Presencia, A lo mejor estarán en la alegría, en la seguridad. A lo mejor se acercarán de vuestra Eternidad, a lo mejor percibirán mi Amor y vuestro Amor.

Nosotros somos una multitud de la Luz Auténtica, a esperar, como ustedes, a estos momentos. Estos momentos están allí, ahora. No hay ninguna proyección a hacerlo en un futuro, incluso cercano, ya que el muy pronto es hoy.

Esta fase es una fase importante, no ya de preparación sino de integración en vuestra Unidad y en el Amor. La única cuestión no se plantea en duda o en certeza sino, más bien en Amor o en no Amor. ¿Irán a penetrar de lleno en el seno de este Amor, en el seno de esta Alegría? ¿Irán a penetrar de lleno y de Corazón en la Libertad que les es ofrecida y revelada? o ¿irán a dudar y a continuar caminando sobre los caminos de la dualidad? Recuerden que la Luz Auténtica propone y no impone nunca y nunca juzga. Nada exterior a ustedes los juzgará si no es que ustedes mismos de la distancia existente entre el ser auténtico que son y el ser que viven en esta dualidad. A lo mejor vuestra Vibración y vuestro Corazón estarán en esta dimensión, a lo mejor vivirán la Revelación. Desde hoy, ustedes están en los últimos tiempos, no de un fin hipotético, sino de un nuevo nacimiento en vuestro ser. Nacimiento a la Alegría. Nacimiento a la Verdad. Nacimiento en un mundo donde no existe ya la Sombra ni proyectada, ni interior. Nacimiento a la Alegría, si lo desean.

Esto es el fin de vuestro encerramiento, de vuestra fragmentación, el fin del sufrimiento también, el fin de la ilusión, el regreso a casa. Muchas cosas se les revelan, en y alrededor de ustedes. Esto irá, aumentando. La revelación es a veces dura pero solo tiene de áspera el aspecto, porque les conduce a vuestro ser, a vuestra Esencia, a vuestra Eternidad. Mi Amor para ustedes es indefectible. Les espero, y les espero para acoger en mi Pecho, en mi Luminiscencia, en vuestra Eternidad. Las palabras que pronuncio en el seno de este canal son muy pobres para manifestar lo que les espera. Para llegar hasta mí deben dejar morir lo que debe morir y dejar hacer abrirse lo que debe nacer. No se embaracen con reflexiones, no se embaracen de pesadez, vayan hacia vuestra sencillez. La Unidad es simple, no es construcción sino que Es, sencillamente. Muy amados niños de la Luz, Hijos de la Ley de Uno, vuestra carne les relaciona a mi Esencia. Imprimí en ustedes, en el seno de vuestra carne, la marca de mi Presencia y la marca de vuestra Libertad. Así, la hora llego de abrirse. La hora llego de realizar y de verificar vuestra Unidad, vuestra Alegría. Les pido, también, si quieren volver a mí y en mí, de no ser duros con vosotros ni con vuestros hermanos y vuestras hermanas que no hicieron esta elección. No se dejen ensombrecer por los elementos exteriores que están a vuestras puertas. No se dejen perturbar por este exterior. Si es su elección, vayan donde se encuentra la Alegría, ella está en ustedes y en ninguna otra parte. Les ayudaré, si me llaman con el corazón y no con la cabeza.

Mi Presencia, mi Luminiscencia o Irradiación y mi Protección les son adquiridos, lo mismo que la Presencia de las múltiples Entidades y Las Conciencias de Luz en el seno de todas las Dimensiones Unificadas que se preparan a acogerles, que se preparan a recogerlos en el seno de la Luz Una. Esperamos que escojan la Libertad y la Liberación con el fin de penetrar las moradas de la Alegría eterna y las moradas de la Verdad. Mi presencia es perceptible en el seno de vuestra Conciencia a partir del momento en que vuestro Corazón se vuelve hacia sí mismo, donde detienen los juegos de la dualidad, donde detienen los juegos de poder. El Amor de mi Presencia, en el seno de vuestra Presencia, le son adquiridos. Su Luz, si la aceptan, será un oasis de Paz. Para las almas humanas que no conocen el camino del regreso a la Unidad, la mejor ayuda será ésta: la de Ser ustedes mismos. Hoy, aunque todavía no lo perciben, viven momentos únicos en el seno de vuestras múltiples peregrinaciones, más allá de esta densidad. La vuelta a la Luz es siempre un momento único ,pero, en el seno de estos momentos únicos, los hay que son más fuertes, más intensos que otros, en particular cuando el yugo de la opresión, el yugo de la mentira, cae, cuando la Verdad se revela en su Sencillez y su Esplendor. Estos momentos están aquí.

Dentro de algunos días, emisiones de Luz nueva, para ustedes en el seno de esta densidad, van a penetrar vuestro sistema solar y vuestra Conciencia, llamándoles, si esto es vuestra elección, a vuestro despertar. La Vibración de esta Luz es Amor, ella les llama en Amor, los llama al Corazón, viene a interpelarles, también. Ella viene a preguntarles en Conciencia: ' ¿Qué hicieron de su vida? ¿Qué hicieron de su vida, en esta vida? ¿Qué hicieron en los momentos precedentes? '. Esta interpelación, ella viene a pedirles, sin imponerse, de ponerse bajo su Protección. Lo que viene es el Fuego, el Fuego del Amor, el Fuego de la Libertad que disipa toda Sombra y toda ilusión. Unas Energías y una Conciencias nuevas están a punto de penetrar vuestro mundo. Esta Energía y esta Conciencia nueva va a ínter-penetrarse con lo que existe en el seno de vuestra Conciencia y de vuestra Humanidad. Ella les pide sólo una cosa, si lo desean, es de acogerla en vuestro pecho, en vuestro Corazón, y de decirle un Sí, un Sí de adhesión a la Libertad, a la Unidad, un Sí de adhesión para nuestro encuentro, para nuestros reencuentros.

Llego la hora de la resurrección. Esta resurrección es Alegría, ella es, en el seno de vuestra densidad, el fin de la densidad. Ella está, en el seno de vuestra densidad, el fin del peso, el fin de la ausencia de Alegría, el fin del va y viene. Ella viene, en el seno de vuestra propia dinámica, para permitir en ustedes la dinámica de la Alegría. Cierto es, que para las almas humanas donde hay distancia importante entre lo que son, en el momento en que esta Luz llega y lo que ella es, esto puede arrastrar efectivamente, de manera exterior, un cierto número de aparentes disgustos pero esto no es nada, estrictamente nada. La Conciencia que anima el cuerpo en el cual ustedes están, carne de mi Esencia, es eterno. Nada, absolutamente nada puede disolverlo o destruirlo. No crean a los profetas de desgracias que les anuncian cualquier destrucción. Ellos tienen la visión exterior y en absoluto la del interior.

Lo que viene es Alegría, lo que viene es Revelación, lo que viene es despertar. Ciertos despertares, incluso en el seno de vuestra densidad, algunas mañanas, pueden ser pesados pero, sin embargo, son despertares. Deben acercaros a la alegría, a la ligereza. Deben alejarse de lo que les encarcela, de lo que les fuerza, de lo que les obliga. La verdadera responsabilidad y el verdadero sentido moral esta allí y en ninguna otra parte. No es más el tiempo, hoy, de decir 'mañana'. No es más tiempo, hoy, de decir 'más tarde' porque el momento es ahora, porque, desde allí donde estamos, sabemos lo que viene, porque, desde donde estamos, dirigimos con Amor lo que viene. Quédense en la Alegría, permanezcan simples y las cosas serán simples y las cosas serán alegres, siempre. La resonancia. Mantengan la resonancia de la Alegría y de la Luz y lo que vivirán será Alegría y Luz. Aléjense del miedo, aléjense de la pesadez. Entren en los dominios de la ligereza y de la Libertad, estáis convidados a ellos, estáis invitados a eso.
Les invitamos a vivir la Libertad, le invitamos a penetrar el Amor en autenticidad y en Verdad. No el amor humano del que os habéis engalanado, que sólo esconde la Verdad y la realidad del Amor. La Luz y su Vibración vienen para cogerles con el fin de volverlos libres, con el fin de quitarles los pesos que les asaltaron desde tanto y tanto tiempo, si la aceptan. La decisión sólo puede venir de ustedes y ella es ahora. La preparación fue, para algunos de vosotros, intensa, más o menos larga, pero los tiempos de la preparación están acabados, están en los tiempos de la Revelación y de la actualización de la Luz.

No tienen nada que defender porque sois Luz. No tenéis que preservar nada porque estáis preservados en el seno de la Luz. Lleven lo que les queda de Vida, en el seno de esta densidad, en la ligereza, en la gravedad y la despreocupación de la realidad de la Luz que viene. Anuncien, de por vuestra Presencia y por el brillo de vuestros ojos y brillo de vuestra sonrisa, el reino de la Luz. Ninguna palabra nunca podrá explicarla. Sólo vuestro estado de Presencia propia podrá manifestarlo. Ahora volvéis a esto. Todas las respuestas están en el seno de esta revelación de la Luz. En el seno de la Luz, por otra parte, no hay más cuestiones, hay sólo evidencia y Alegría, no hay más interrogaciones sino exclamación de la Alegría y promulgación de la Alegría, si la aceptáis, si respondéis a la invitación de la Luz. Todo lo que es Sombra y obstáculos en ustedes, en esta carne, en vuestros diferentes mecanismos de evolución, en el seno de esta densidad, se aligeraran, se transformarán. Van a redescubrir vuestra dimensión de Niño de la Unidad y de Niño de la ley de Uno. Lo que viene es una gran Alegría.

Sois, mis muy amados niños de mi Luz y de vuestra Luz, son llamados a revivir, a entrar en la resurrección de vuestro Espíritu, en el seno de la nueva carne, en el seno de la nueva dimensión. Como maestros de la Luz y niños de la Luz, esta dimensión les es devuelta. Todavía recorren la superficie de este mundo y anuncian la buena noticia, no con palabras, sino por la realización de vuestra Presencia a vosotros mismos, por el resplandor de vuestros ojos, por el resplandor de vuestra sonrisa y, ante todo, por la Radiación de vuestro Corazón. El Amor es la única potencia que es eterna. El Amor es la única potencia que esta en condiciones de barrer los últimos miedos y los últimos sufrimientos, en ustedes y alrededor de ustedes. Soy vuestra Madre, de todos, sin excepción. Entonces, como toda Madre, soy la gracia y soy el perdón, en totalidad y en eternidad. No existe ninguna falta, no existe ningún sufrimiento, no existe ninguna experiencia o ningún error que no pueda ser lavado por la Luz del Amor. No existe ninguna creencia limitante que no pueda ser lavado en el Fuego del Amor. En el silencio del Corazón, juntos, ahora, mis muy amados, vamos a comulgar, a entrar en Irradiación. Los quiero. Pueden quererse como yo los quiero. Pueden participar en la alegría y en la paz. Pueden encontrar, en ustedes, esta Paz. Les doy mi Amor porque sois Amor. Juntos, ahora, vivamos esto. Estoy con ustedes, ahora. Vivamos esto.

...Efusión de energía …

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada