AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

jueves, 16 de agosto de 2012

SRI AUROBINDO 17 DE OCTUBRE DEL 2010



www.autresdimensions.com
Canalización: Jean Luc AyounTranscripción: Veronique Loriot
Traducción: Odilia Riverahttp://mensajes-del-espiritu.blogspot.com
http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com




Soy Sri Aurobindo. Hermanos y hermanas en humanidad, les presento mis saludos y mis homenajes. Vengo ya que el consejo del Melchizedek me pidió expresarles una serie de elementos relativos a una palabra importante. Esta palabra es la palabra miedo con el fin de permitirles entender, más allá de las palabras si eso es posible, lo que representa hoy el miedo para la humanidad personificada. El miedo es una secreción del mental. El miedo es una secreción, más concretamente, de la parte anticuada de su cerebro. El miedo es pues una secreción, no es ustedes. El miedo es un elemento que bloquea y que solidifica, impidiendo encontrar el momento presente y establecerles en su Presencia. El miedo es más bien el miedo de la reproducción de una situación ya vivida, o la aprehensión de algo desconocido, viniendo a modificar un equilibrio preestablecido que confiere, en la personalidad, un sentimiento de equilibrio y seguridad. Existen una serie de miedos, dichos arquetípicos, por lo que se refiere, por ejemplo, al miedo a la muerte, al miedo a la enfermedad, al miedo al abandono, una serie de miedos despojos de experiencias traumatizantes, vividas o a nivel individual, o a nivel colectivo del conjunto de la humanidad. El miedo es un elemento paralizante. Es una emoción del mental y que induce, literalmente, una acción, una reacción. Esta acción y esta reacción pueden ser señal, generalmente, de lo que se llama ansiedad o de tensión, traduciéndose en la pérdida, la ruptura de un equilibrio Interior, que este equilibrio Interior esté establecido en la personalidad, como en la realización de Sí mismo.

El miedo es pues lo que se opone, formalmente, al establecimiento de la Alegría, a la manifestación de la Alegría. El miedo es literalmente una secreción, es decir es elaborada de toda parte, generalmente sin ningún apoyo real. El miedo se manifiesta por la anticipación, por la proyección de una Ilusión sobre otra Ilusión. En efecto, todo depende de la apariencia exterior, de la apariencia que tienen y desde el punto de vista que llevan. Si la Conciencia se establece en Sí mismos, en el Corazón, en ese momento, el miedo no tiene ya ninguna razón de existir ya que, dado que se encontró el Corazón, no puede haber aniquilación, incluso por la supresión de toda forma de vida en la Dualidad, de esta Alegría inextinguible que es el Corazón. El miedo es pues una secreción destinada a impedirles, debido a su estructuración y debido a su impacto a nivel mismo químico, que realicen su Presencia a ustedes mismos en su Corazón. Es necesario diferenciar los miedos vinculados a proyecciones, miedos vinculados a lo desconocido ya que los miedos vinculados a lo desconocido se manifestarán sistemáticamente en cuanto la Conciencia humana se enfrente a un elemento que hace irrupción en la realidad ordinaria. Sólo en la inmersión total en algunos estados de consciencia vinculados al Corazón, en resonancia con el Corazón, que ningún miedo puede venir a perturbar un estado de consciencia vinculado para lo que se llama el Maha Samadhi o Grande Samadhi, realizado por algunos seres. Independientemente de este estado tan particular de realización del Maha Samadhi, del estado de Samadhi más grande, el ser humano va a estar propenso a este miedo de lo desconocido, porque eso está grabado en el cerebro arcaico y, por lo tanto, independiente de toda manifestación de la Conciencia Unitaria. Este miedo está dirigido sobre todo a una conservación de este vehículo que se llama cuerpo. Así pues, todo eso que va a venir a amenazar la existencia de este cuerpo va a traducirse en un miedo que se traduce, de nuevo, una necesidad de fuga y una necesidad de evitación de un miedo futuro o de un sufrimiento futuro. El miedo es pues una traducción emocional, resultante de algo que no es conocido, comprendido, y experimentado en el mental.

Lo que pasa, hoy, en la humanidad entera encarnada, mis Hermanos y mis Hermanas, es el regreso del Supramental tal como lo había anunciado de mi vivo. En la actualidad, en sus términos, llaman eso Ola Galáctica. Esta Ola Galáctica que había yo percibido, y visto, no viene sola. Se acompaña de una serie de manifestaciones inéditas, por lo tanto desconocidas para su Conciencia ordinaria. Esta irrupción de otra realidad, de otra Dimensión, si prefieren, en su Dimensión de vida incluso Ilusoria, va a implicar, de manera muy natural, un sentimiento de retirada y de miedo, comunicativo debido al egregor de miedo existente sobre este planeta. Este miedo se volverá, a nivel colectivo, en un elemento tangible, perceptible que vendrá a traducir, a su Conciencia, la reacción que tienen, generalmente, con carácter individual, ante lo desconocido. Lo que viene es Luz pero la Luz les es desconocida. Lo que viene es revelación y develación ahora bien están velados. Esta irrupción de lo desconocido se traducirá, inicialmente, en una respuesta emocional colectiva de tipo miedo o de negación, traduciéndose, en un segundo momento y un tercer tiempo, en un período de negociación, o incluso de denegación, para algunos. Esta denegación que puede traducirse, a nivel siempre emocional, en cólera y en una denegación. Y luego, ante el establecimiento de una serie de hechos, bien reales incluso en su Ilusión, vendrá, en definitiva, para algunos, un estado de aceptación de esto desconocido porque habrá un reconexión real y en consecuencia una definición de lo que les parecía desconocido, como perfectamente conocido y perfectamente identificable.

Teniendo en cuenta esto planteado, conviene entender que la Conciencia ordinaria pasará sistemáticamente, en todo ser humano, por varias de estas etapas. La aceptación intelectual, la aceptación a nivel conceptual o en el nivel de la percepción, no les impedirá, en el momento oportuno, de probar y de resentir, a menos de estar sumergidos en su Maha Samadhi, de probar este sentimiento de miedo. La rapidez con la cual transformarán este miedo, esta secreción, la rapidez con la cual serán capaces de establecerse en el Corazón, les permitirá salir de la emoción e instalarse en un estado particular de Samadhi. Este Samadhi se llamó de distintas maneras. En término médico, eso podría ser similar a una catalepsia. En lengua más, diría de su tiempo, eso se llama un fenómeno de éxtasis. La capacidad de su conciencia limitada para penetrar las esferas de lo Ilimitado y abandonarse a la Luz, como eso se definió en numerosas ocasiones, será su garantía de la aceptación de los hechos ya que son hechos de lo que se trata y no de proyecciones. La llegada de la Luz es un hecho. La modificación de su sistema solar es una realidad y una verdad, lo quieran o no, lo acepten o no. No estamos allí en el ámbito de las percepciones que pertenecen a cada uno pero estamos allí en el ámbito de las percepciones globales y que globalizan, estableciéndose como un hecho indudable y perfectamente real, en su realidad.

Lo que viene a establecerse, es la Verdad. Es la vuelta de la Luz Supramental. El miedo pues es secretado por el mental ya que el mental es la negación del Supramental, así como el ego y la personalidad es la negación total de la existencia de Sí mismos o de un estado distinto de la personalidad. Es lo que deben vivir, de manera inminente, en términos humanos y en términos Terrestres. Como unos y otros les han dicho, la Tierra decide, en su Conciencia (por la ley de atracción y resonancia que pondrá a trabajar la Mercaba Interdimensional colectiva y la Mercaba de la propia Tierra), y creará las condiciones propicias a la revelación. Esta revelación, que está en curso en sus Cielos y sobre su Sol y sobre los otros planetas del sistema solar, afectará muy pronto a la Tierra. Intenten, para entender el mecanismo, de ver cuáles fueron sus reacciones ante sus propios miedos, que eso sea el miedo del abandono, el miedo de la falta, que eso sea el miedo de la enfermedad o el miedo de la muerte. Cualquiera que sea este miedo, observen cuáles son las conductas de evitación, cuáles son las reacciones que han adoptado en esos momentos ya que hay toda oportunidad que las etapas que tengan que pasar, en ese momento, estén en perfecta resonancia con lo que vivieron como miedo hasta ahora. Si tienen miedo del vacío, vivirán las mismas sensaciones que el miedo del vacío. Si tienen el miedo de fallar, vivirán la misma sensación cuando se colocan en la situación de fallar. Es eso a lo cual no será necesario conceder crédito ya que es eso que se manifestará absolutamente pero no será la Verdad de lo que se vivirá por el descubrimiento de la Luz. Sólo una proyección de sus propios miedos y sus propias reacciones a sus propios miedos, en estos momentos precisos. Algunos entrarán entonces en resistencia y en denegación, de manera prolongada, lo que será perjudicial a la entrada en el éxtasis o en el Corazón. Otros, habiendo conectado de nuevo la Luz, incluirán inmediatamente ésta en cuestión. Cada uno, en realidad, vivirá su propio estado Vibratorio del momento, en función de su sistema de referencia y sus experiencias vividas.

No pueden luchar contra el miedo con la abstención. No pueden luchar contra el miedo con su propia voluntad o su propia cognición. Sólo en la aceptación y no en la denegación es que se encuentra la solución al miedo. Lo que es importante grabar, en alguna parte en su Conciencia, incluso limitada, es que lo que viene sólo es Alegría, lo que viene sólo es Revelación, lo que viene no es más que la manifestación de la Luz Unitaria. Cualquiera que sea el filtro que pretende aplicar su conciencia limitada, es bien eso de que se trata. Sólo es, solo, el regreso de la Luz. Son estos algunos elementos que tenía deseo de compartir con ustedes ya que el elemento miedo es ciertamente lo que interviene en la humanidad, en su totalidad. Ya que son a pesar de todo una totalidad, lo quieran o no, en la Ilusión. Cualquiera que sea su nivel de Conciencia personal y su estado de realización de Sí mismos, se les somete sin embargo a un medio ambiente colectivo planetario. La emoción que va a manifestarse, inicialmente, puede llamarse un choque. Este choque es, hasta cierto punto, una sideración. Esta sideración, desembocando en el miedo colectivo, al cual, obviamente, convendrá no identificarse de ninguna manera ni de adherirse ya que no es su miedo, así como no es su choque. Pasadas estas dos primeras fases, ocurrirá el momento en que ustedes mismos definirán lo que se produce como un miedo personal, devolviéndoles pues a los miedos existentes y existiendo en su encarnación. El antídoto al miedo, en ese momento, no siendo ni la negociación ni la denegación sino la aceptación de esto desconocido que viene. De su capacidad de no identificarse a este vehículo de miedo, de su capacidad de des cristalizarse de sus apegos, será vivido, de manera muy diferente, este período.
La recepción, el abandono y la aceptación de la Luz que viene es un proceso fundamental y nuevo en la colectividad humana y aunque hayan realizado el Sí, forman parte, de esta colectividad, aún. Es este su papel allí (para los de entre ustedes que lo habrán revelado o lo habrán realizado o que habrán accedido, de una forma o de otra, a su cuerpo de Êtreté) tomará todo su significado y su importancia ya que es gracias a esta Mercaba Interdimensional que llegarán a poner en sintonía la Mercaba Interdimensional colectiva y la Mercaba Interdimensional de la Tierra. Esta etapa representa la primera etapa de la Ascensión. Es inminente. No busquen fecha, no esperen ni teman nada. Les baste, simplemente, establecerse cada vez más fácilmente en su Conciencia cardíaca, en la Vibración del Corazón, en la Tri-unidad, en la Corona Radiante. Los de entre ustedes que tienen la oportunidad de percibir, ya, el Triángulo sagrado en el Sacro, podrán vivir este período de miedo con un estado de disolución extremadamente rápido del miedo. Los que tienen la oportunidad de vibrar, ya, en el Fuego del Éter, de la Corona del Corazón, podrán también allí recuperar energía, ya que habrá, obviamente, una resonancia entre su capacidad para establecerse en el Corazón y la Luz que viene, que es, obviamente, la Luz Vibral, exactamente la misma que la que vibran en su Corazón. Y en consecuencia, el sentimiento de lo desconocido colectivo, rápidamente será sustituido por un sentimiento de conocido y uno vivido de conocido ya que es, en definitiva, el mismo nivel de Conciencia que se manifiesta, esta vez en este lugar, en la humanidad.

La irrupción, en su realidad transitoria llamada 3ª. Dimensión disociada, de una serie de elementos perteneciendo a la Luz Vibral, en su constitución como en los elementos que la pueblan, representa, indudablemente, un choque mayor para el conjunto de la humanidad. Tenemos estrictamente Conciencia pero tenemos también confianza y Conciencia que los de entre ustedes que realizaron las Bodas Celestiales, por todas partes sobre esta Tierra, como los que se despiertan, aún hoy, a la realidad de la Luz Vibral, serán, hasta cierto punto, los garantes del buen desarrollo de esta etapa. Como ya se sabe, la Luz se establecerá pero puede aún establecerse de distintas maneras. Ha de elegirse, colectiva e individualmente. A lo mejor estarán alineados con ustedes mismos y con su Verdad última, a lo mejor permitirán a los que forman parte de su medio ambiente, por sintonía, por imitación, de diluir el miedo para que algunos puedan comprender, en ese momento, que lo que viene es Luz, aunque sea desconocida. Recuerden que a lo mejor desviarán el choque y el miedo colectivo, a lo mejor encontrarán muy rápidamente, y de manera muy claramente ampliada, lo que ya vivieron, que eso esté en la Corona Radiante de la Cabeza, de la Corona Radiante del Corazón o el Sacro ya que habrá, efectivamente, una puesta en resonancia de sus estructuras Interiores las más relacionadas con la Vibración de la Luz Vibral y del Amor.

No hay ningún lugar mejor que otro. No hay ningún momento oportuno mejor que otro. Hay exactamente una Lucidez, una Atención y una Intención que deben manifestarse. No es por nada que el Arcángel Miguel y el Arcángel Anael les sugirieron observar sus Cielos y el Sol. Más que nunca eso es actualidad. Recuerden que esta observación exterior corresponde a lo que pasa en su Interior. Así pues, los capaces, incluso, de conectarse a la Conciencia de Sí mismos, a la Conciencia cardíaca, ya viven las primicias en su Corazón, en su pecho. Esta opresión y esta impresión de inmensidad que invade el pecho corresponde a la realidad de lo que está pasando. La inminencia (en nuestro tiempo, nosotros, fuera de su tiempo) está en casi superposición con la inminencia de su tiempo. Las semanas que vienen son momentos privilegiados para permitirles encontrarse a Sí mismos. La Ilusión de su tiempo que pasa es preciosa en adelante. Han de definir sus prioridades. Sus prioridades del momento determinarán su pasar a ser futuro. La preparación, se los recuerdo, es sobre todo Interior. Ciertamente, una preparación exterior puede ser posible a condición de que no sea una coartada para huir de su preparación Interior. Muchos entre ustedes, por distintos canales, mismo independientes del Corazón, perciben y experimentan esta inminencia sin poder siempre explicárselo. Es real. Se volverá cada vez más palpable, cada día, cada semana. Han de trabajar ustedes, pues, ahora, no para evitar el miedo y el choque colectivo sino más para establecerse, cada vez más fácilmente, en su Alegría Interior. Nunca las circunstancias han sido tan propicias a realizar este objetivo de Luz. Aquí, mis Hermanos y mis Hermanas, lo que tenía que darles, y entregarles. Si se me conceden aún un poco de tiempo, si existen en ustedes preguntas, quiero bien intentar aportar una aclaración complementaria.

Pregunta: ¿Los miedos de la infancia, que ya no se presentan más, pueden a pesar de todo resurgir?
Querida hermana, así como lo expresé, esto totalmente es lo que pasará. La secreción del miedo y la estrategia del choque, desencadenado por esta irrupción de otra realidad en su realidad ilusoria, despertará en todo ser humano, miedos arquetípicos. Esto es ineludible.

Pregunta: ¿Tener la impresión de que el corazón es descartado o aplastado, así como los temblores en el cuerpo, forman parte de este proceso?

En totalidad.

Pregunta: ¿Conviene llegar hasta lo más profundo de los miedos cuando estos resurjan?

No. La Atención y la Conciencia siguen allí donde llevan su Intención. La sola Atención e Intención que deben aplicarse son las del Corazón. No hay que negar lo que se manifestará, sino no darle peso ni consistencia. No pueden superar el miedo hundiéndose dentro. Solo pueden superar el miedo colectivo o individual estableciéndose en el corazón.

Pregunta: ¿Los animales domésticos experimentarán esos miedos y que se puede hacer por ellos?

En lo que concierne a los animales, no hay ningún miedo que tener por ellos, así como para los niños. El miedo colectivo humano afectará muy poco el sentido y el instinto animal. Recuerden que este miedo se sitúa en el mental y solamente en el mental. Los animales no tienen miedo de la luz.

No tenemos más preguntas. Les agradecemos.

Hermanos y Hermanas en humanidad, estamos con ustedes y nos alegramos. Que la Paz esté en ustedes. Hasta Pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada