AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

jueves, 30 de agosto de 2012

PHILIPPE DE LYON 28 agosto 2012 autresdimensions.


www.autresdimensions.com
Canalizado por: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
Traducción: Amparo Iribas
http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com

PHILIPPE DE LYON

Yo soy el Maestro PHILIPPE DE LYON, Hermanos y Hermanas encarnados, les presento mi Paz y acojo vuestra Gracia. Yo me presento a ustedes como Melquizedec de la Tierra y comenzaré mi intervención por estas palabras: “Lo que viene de la carne, pertenece y vuelve a la carne. Lo que viene del Espíritu, vuelve al Espíritu”. Sobre esta Tierra, donde ustedes están presentes, se me pidió de expresarles algunas nociones que apuntan, en estos tiempos, a situarlos, a colocarlos y a reconocerlos, dentro del Amor y de cuál Amor. Para las comodidades de mi exposición, hablaré de amor de los hombres, de Amor del CRISTO (o Principio Solar) y finalmente, del Amor Absoluto. Más allá de lo que puede ser transmitido por esta palabra, más allá de la Conciencia que lo realza, todo Amor presente sobre esta Tierra será calificado (de manera espontánea, natural y, yo diría, obligatoria), o en función de la experiencia que ustedes han tenido, o en función de vuestras creencias, o en función de un ideal y o, justamente, este amor que no puede ser más definido ni en sí, ni al exterior de sí.

La personalización del amor concierne, desde luego, el amor de los hombres y el Amor del CRISTO. La particularidad de este amor, cualesquiera sean la expresión y la manifestación, será, de manera indisoluble, unida a la experiencia, a la Fe, al ideal, a lo vivido. Este amor se expresará a través de la carne, a través de un ideal o de una creencia. Es por tanto, de manera lógica, portador de algunas cualidades y yo diría incluso de una cierta cantidad. Durante mi última encarnación, yo consagraba un Amor sin falla al CRISTO. Era pues un ideal de Espíritu. Esta tensión hacia él me llevó muy rápido a comprender el sentido de sus palabras, concerniente al Amor, que le han sido atribuidas. Y todo a lo largo de mi vida a manifestar esta frase esencial: “Amaos los Unos a los Otros como yo os he Amado”.

Más allá del ideal, mi memoria de vida en la encarnación, sin entrar en los detalles, me permitió, más allá del ideal, de concientizar algunas experiencias pasadas: “Amaos los Unos a los Otros como yo os he Amado”, llama a una pregunta: ¿Cómo el CRISTO nos ha amado? Más allá de toda pelea partidista, más allá de toda religión, ¿cuál es la particularidad de este Amor? Cualquiera sea la manera que se lo quiera definir o situar, cualesquiera sean los calificativos aplicados a la palabra Amor (sea ilimitado, incondicional, divino, espiritual), ¿qué hacía pues de más, qué manifestaba pues de más, este Principio Crístico, que el común de los mortales, más allá de la creencia en CRISTO, o no, de una manera adecuada o inadecuada, intentaba expresar? La respuesta, más allá de mi memoria, me mostró que la mejor manera de Amar, como él nos había Amado, era pues volverse Él.

Volverse Él, más allá de la imitación y de la comprensión, se traduce, en esta encarnación, como la evidencia de la noción de servicio y de abnegación. Había que resolver esta paradoja que, en aquel entonces, fue una para mí. Cuando el Principio Crístico o cuando uno de mis Hermanos o Hermanas orientales, con las palabras en efecto diferentes, dicen y afirman: “Yo y mi Padre Somos Uno”, o aún: “Lo que vosotros hagáis al más pequeño de vosotros, es a mí que lo hacéis”. A ese nivel se sitúa un misterio que la razón no puede ni comprender ni incluso aprehender, más allá de toda teología y de toda fe. Existe pues en el hombre, una posibilidad, esta posibilidad que es la de vivir en Unidad con el Padre o la Fuente. Esta posibilidad de vivir lo que es llamado la No separatividad y de vivir, efectivamente, más allá de toda creencia o toda adhesión, el Principio de Unidad expresado a través de todas las formas y todas las Conciencias encarnadas sobre esta Tierra. 

Desde luego, esto es un inmenso desafío porque, desde el instante donde ustedes se acercan, desde el instante donde ustedes dan a mostrar, por vuestra vida, que ese estilo de Amor está ahí, muy rápido las circunstancias de vuestra vida hacen que lo que se opone en un primer tiempo, a lo que ustedes establecen, va a intensificarse. El amor de los hombres como el Amor del CRISTO, necesita una forma de borrado que va mucho más allá del sentido del servicio y de la abnegación. Este borrado les hace plantear, al interior de ustedes, un principio. Este principio, yo lo he, allí también, enunciado claramente en mi última vida. Cuando se me preguntaba cómo podía curar de esa manera, yo respondía inevitablemente: “Es porque yo soy el más pequeño entre ustedes”. Y la respuesta está, efectivamente, a ese nivel.

En las enseñanzas y preceptos que les son dados, por los Ancianos como las Estrellas, ustedes lo han notado, vuelven siempre Cuatro Pilares a nivel del Corazón: La Humildad y la Simplicidad, la Transparencia y la Infancia. Eso quiere decir que cualquiera sea lo vivido, cualesquiera sean vuestras experiencias, cualquiera sea vuestro acercamiento Vibratorio, intelectual o incluso simplemente de la fe más lograda, somos todos confrontados en un momento dado, a lo que yo llamaría un principio de realidad, que está omnipresente en esta Tierra, todavía por el instante, que es, desde luego, la competición y la depredación. ¿Cómo lo que los sentidos dan por vivir, lo que la razón da por experimentar, donde el amor queda un ideal que puede ser encontrado en el otro (aunque fuera una compañera, o un compañero, aunque fuera el CRISTO), puede encontrar que existe a pesar, precisamente, de lo que es dado a percibir como competición o depredación?

La verdadera única manera de conseguirlo no puede ser, en ningún caso, una ascesis, no puede ser, en ningún caso, considerada como una ley que, si ella está seguida en función de sus propios conceptos, va a permitir vivir este Amor. Hay que admitir que el amor de los hombres es, ante todo, condicionado y condicionante, por lo vivido de cada uno. Y ustedes saben muy bien que, incluso en lo que concierne el Amor del CRISTO, cada uno va a idealizar una vida (que no ha conocido) a través de los escritos e incluso para algunos, como fue el caso para mí, a través de algunas memorias. 

Cualquiera sea el modo de dirigirse hacia este Amor, sea por ideal, sea por experiencia, sea por reminiscencia, un día u otro, ustedes no podrán más que hacer la conclusión siguiente: ocurre que este amor, por definición, es siempre condicionado, condicionante.

En vuestra época, el ideal ha sido llamado amor incondicional, amor Vibral, amor Luz. Se les dio además para tener en cuenta, largamente y ante todo, que la conciencia era Vibración y que el auténtico amor no podía expresarse más que si estaban presentes, en ustedes, la Corona Radiante del Corazón, el Fuego del Corazón, en resonancia pues, aquí también, con los aspectos de percepción Vibratoria. Les fue dado también, durante estos años, un cierto número de elementos, por lo que había sido llamado la respuesta del corazón, el switch de la Conciencia, y más recientemente, el Manto Azul de la Gracia y la Onda de Vida, que les dieron a vivir o a acercar un Amor que está mucho más allá de toda forma, más allá de todo concepto, de toda experiencia y, yo diría incluso, de todo humanismo. El que vive este Amor (y yo no volveré sobre esto), ustedes tienen, yo diría, un preceptor admirable que es BIDI.

La libertad del hombre, en esta carne que es prisión, va a ser simplemente un libre arbitrio permitiéndole definirse, establecerse y manifestar el amor de los hombres, el Amor del CRISTO o el Amor Absoluto. Existe una especie no de jerarquía, sino de gradación, yendo del más condicionado y condicionante, al más Libre. El amor llevado sobre un objeto (y entiendo por objeto, una forma consciente, sea un humano, sea un hobby, sea un hijo o un pariente), es, por esencia y por naturaleza, condicionado por la experiencia misma, por el pasado mismo. Estas experiencias y esas vivencias condicionantes van a representar, cualquiera sea, feliz o infeliz, los límites y los marcos, en la expresión de vuestro amor, en la manifestación de vuestro amor, la vida les da a vivir muy precisamente lo que ustedes han creado o lo que ustedes piensan haber pasado. Existen por tanto, las condiciones y un contingente de este tipo de amor, porque él se inscribe (que ustedes lo quieran o no, que haya un lazo de espíritu o no, incluso si no hay hablando con propiedad relación física) en la carne.

La pregunta que me hice, y cualquiera sea el amor que yo pudo llevar (tanto a los que curaba como a mi esposa), fue de saber si aquel amor permitía tener una puerta de acceso, a la vez al Amor del CRISTO y a la vez al Amor Absoluto. El conjunto de las religiones y de los sistemas filosóficos y espirituales, todos, salvo raras excepciones, van a hablarles de este amor, bajo una forma o bajo otra, invitándolos a llevar vuestra Atención, vuestra Conciencia, sobre los modos de comportarse y de manifestar el amor, con el fin de llegar a algo que, según los lugares, puede ser llamado el Nirvana, el Cielo o, en todo caso, el Espíritu. No existen muchos modos de pasar del amor de los hombres, al Amor del CRISTO y al Amor Absoluto. Y esto, yo lo resumí en esta frase que les he dado.

Aceptar desaparecer, aceptar de no ser nada más, borrarse completamente, con el fin de dejar todo el sitio al Principio Solar, a fin de que pueda, un día, vivirse este Amor Absoluto. Vivir el Amor Absoluto, es hacer cesar toda condición, no por un deseo, no por una voluntad, sino el momento donde hay una especie de rendición, de capitulación, a la voluntad incluso de Amar. Esta capitulación no es un rechazo del amor humano y todavía menos del CRISTO, sino una madurez que los hace comprender, en el espacio de un instante, que cualquiera sea este amor que ustedes llevan, cualquiera sea la empatía, la compasión y el carisma que ustedes puedan manifestar, por vuestra naturaleza incluso o por un ideal llevado, que cualquiera sea vuestra tensión hacia el CRISTO y si ustedes miran razonablemente en Occidente, sin incluso hablar de religión, el número de personas que tienden, en ideal, hacia el CRISTO y que son los que son capaces de manifestar el CRISTO: que eso sea según un modo antiguo por los estigmas, que eso sea por los milagros, que eso sea por identificación total, son efectivamente muy poco numerosas.

¿Qué es lo que diferencia pues esos seres, poco numerosos, del conjunto de todos los humanos dirigidos no obstante hacia el mismo ideal, la misma Fe o la misma creencia? Y bien es simplemente la capacidad, más allá de la voluntad, para desaparecer. Eso les ha sido expresado en otros términos, pero con el mismo sentido, por algunas Estrellas. La voluntad de actuar y la voluntad de ajustarse a un ideal, de aplicar las reglas dadas por este ideal, en Vuestra vida, es una etapa pero no puede nunca bastar. El Amor del Cristo, del Doble, el Amor Marial o el Amor de todo Anciano, de toda Estrella o de todo ser perteneciente a los Mundos unificados y Libres, (de la misma manera se realiza con ustedes a través de lo que ha sido dado, en las experiencias de Comunión y las que siguen), no puede realizarse más que si lo que ustedes son, en el espacio de un instante, no existe más. Este aprendizaje de las diferentes formas de Comunión (y los que siguen: Fusión, Disolución), solo es posible (y ustedes se dan cuenta cada vez más a menudo) en los momentos donde, precisamente, ustedes no existen más como persona. Los momentos donde no existen más como persona, son desde luego los momentos donde duermen, los momentos donde desaparecen y donde lo que ustedes viven no puede ser referenciado a nada vivido, a ninguna anterioridad, a ninguna comparación. En los momentos desde luego donde lo que es nombrado el mental, cesa su acción preponderante.

El Amor del CRISTO desemboca en el Amor Absoluto, desde el instante donde el CRISTO no es solamente un ideal, sino donde ese Principio Solar se vuelve lo que había sido nombrado por HILDEGARDE: esta tensión hacia el Abandono. Es efectivamente el momento donde ustedes reconocen, por una especie de madurez, que no hay nada que buscar, que no hay nada que esperar, que no hay nada que pedir, que no hay nada que dar, que no hay nada que servir. Es el momento, como yo lo decía, donde ustedes capitulan a todo ideal, a todo elemento exterior. Es el momento donde, final y realmente, ustedes toman conciencia, Abandonándola, precisamente, que el mundo, el universo y todo lo que no les es sensible, no está al exterior de ustedes, sino en ustedes. Ver eso y vivir eso, es efectivamente desaparecer de toda ilusión. El paso a dar, nombrado Puerta Estrecha, Puerta OD, que como Melquizedec de la Tierra yo llevo (como ANA, Madre de MARIA y Estrella OD), nos ha permitido quizá, no como un rechazo de la carne pero más bien aceptando, precisamente, esta debilidad de la carne, su falibilidad, su insuficiencia, nos han permitido, en un momento, olvidarnos. Y es en este olvido, en esta desaparición, que se encuentra la Humildad y la Simplicidad. Y es en esta desaparición que ustedes renacen en CRISTO y en Absoluto. Aceptar ver, aceptar comprender y pues vivirlo, por un mecanismo que yo nombré madurez, que toda búsqueda, toda investigación, no hace más que alejarlos de vuestro objetivo: aceptar eso hace desaparecer incluso, el camino y la búsqueda.
El Amor Absoluto no es nada más que realizar, más allá de toda voluntad y de todo ideal, que lo que ustedes buscan, precisamente, a través de esta carne o de este ideal, está de toda Eternidad, presente, aquí. La linealidad del tiempo que podía afectarlos, no los afecta más. Es en ese momento que, para los místicos, en el pasado, la envoltura del Corazón era rota, poniendo fin a la ilusión, o por el Principio Crístico, o por el Principio Micaélico, u, hoy y desde más de un año por la Impulsión Metatrónica que abre la puerta KI-RIS-TI.
Así pues, aceptar, en Conciencia, desaparecer, de sí mismo, de toda veleidad de acción de Bien, implica una especie de resolución y de relajamiento de la carne y del espíritu, que revela la esencia misma de lo que somos: Amor. Realizando esto, no hay más nada que demostrar, no hay más nada que proyectar, no hay más nada que querer. Eso pasa por una madurez. Esta madurez no está ligada a la edad ni incluso a la ancianidad de las encarnaciones: es, yo diría, una actitud de Espíritu que acepta, en efecto, hacer y decir como el CRISTO: “Padre, entrego mi Espíritu entre tus manos”. Dese luego, no hay manos. Desde luego, Padre, en el lenguaje occidental hoy, está muy lejos del sentido original que era ABBA.

Lo que se produce, al momento de la madurez, sobreviene generalmente al final de un sentimiento de abandono, de un sentimiento “de para qué”, que sobreviene, generalmente, dentro de un amor de los hombres como de un Amor del CRISTO (o Principio Solar, si la palabra les molesta). En un momento de lucidez donde la Conciencia misma se mira ella misma como actuando, como operando y viendo que esta acción, estas acciones y estas operaciones, no conducen, en definitiva, a ninguna parte. Eso no cuestiona lo vivido inicial. Eso no cuestiona lo vivido del Servicio. Eso no cuestiona las virtudes del Amor CRISTO, sino, viene, en efecto, a transmutarlas con una iluminación totalmente nueva, que no depende más justamente de ningún concepto, ningún ideal y de ninguna carne, ni de ninguna lógica, en sentido humano.

La Liberación de la Tierra y Vuestra Libertad pasan inevitablemente por el recuerdo, la reminiscencia, de lo que ha sido llamado, por ABBA, la Fuente misma, el Juramento y la Promesa. 

Es el momento fulgurante donde ustedes toman realmente conciencia, por madurez, que no son nada, aquí, sobre esta Tierra, pero que son Todo, en Espíritu. Es no cabe duda, efectivamente, una capitulación una rendición, sin ninguna condición, de todos los estatus anteriores, de todos los conocimientos anteriores y de todas las experiencias anteriores. Como eso les ha sido ya expresado, numerosas veces: solo ustedes pueden hacer esta transmutación, solo ustedes pueden atravesar la Puerta, sólo ustedes pueden renunciar. El recuerdo del Juramento y de la Promesa (sea a nivel de los signos del Cielo y de la Tierra, sea a nivel de vuestros signos Vibratorios, sea en vuestras interrogaciones), ese Pasaje que no es uno, es indispensable, no como una probación, no como un examen de Pasaje de lo que fuera, sino, más bien, como el momento donde ustedes cesan de buscar sea lo que fuere y donde descubren que Todo está allí. Es en ese momento que el Fuego Micaélico, Metatrónico y, más recientemente, la Onda de Vida y el Manto Azul de la Gracia, ponen fin a la ilusión, a la separación y a la condición, cualquiera sea esta condición.

El Amor Absoluto no es un Amor que sería imaginado, idealizado, llevado al conjunto de lo creado y de lo increado. No es tampoco, solamente, el fin de la separación que, aparece desde el instante donde el Amor CRISTO es ideal o idealizado. Es esta noción de desaparición y de madurez que sobreviene y sobrevendrá, inevitablemente, que sobreviene individualmente, en un momento dado, y que sobreviene, inevitablemente, en este fin de ciclo que ustedes viven. Mientras que el amor sea considerado como debiendo ser dirigido y manifestado hacia un exterior (objeto, conciencia, forma, humana o no), mientras que exista un ideal dirigido aquí también hacia el exterior (aunque sea el CRISTO), y bien, paradójicamente, esta exteriorización y esta manifestación (incluso bajo forma de altruismo, de carisma, de compasión y de empatía) no hace más que alejarlos del Amor Absoluto.

El Amor Absoluto no es una búsqueda, todavía menos un nivel que subir, sino representa más esta madurez y esta capitulación de lo efímero, de la carne y de la proyección. Desde luego, nuestros Hermanos y Hermanas orientales han puesto delante la meditación y sus diferentes formas. La meditación tiene por objeto, finalmente, permitirles concientizar, que ustedes no son ni este cuerpo, ni lo que anima este cuerpo como emoción y mental, y les permite, finalmente, hacer salir al que observa. Ir más allá del que observa, es, justamente, no moverse más, es justamente no querer comprender más ni apropiarse de lo que sea, es por tanto, como yo lo dije, esta especie de capitulación, de rendición sin condición, que desemboca sobre el Amor Absoluto, o si ustedes prefieren, la Morada de Paz Suprema. Esta Morada de Paz Suprema solo viene por otra parte, de lo que ustedes Son, más allá de la identidad.

El Amor Absoluto no se decreta, no se busca. Depende justamente, si se puede decir, de la desaparición de todas las condiciones previas, vividas, poseídas o idealizadas. Es en esta especie de lo que la personalidad podría llamar la Nada, que se encuentra lo Pleno. Esto confirma lo que he dicho, en mi última encarnación: “es porque yo era el más pequeño que los milagros se realizaban”. No era, ni yo, ni mi voluntad, ni la acción directa sobre algo exterior (llamado otro Hermano u otro ser humano). Es no cabe duda, realmente, lo que yo llamaría, a falta de un mejor término, la interiorización de esta Conciencia que me aparecía en una forma exterior, que yo podía vivir la realidad Última: Que el que yo curaba, que aquel al que yo llevaba mi afecto, mi interés, mi Amor, era yo. No como una creencia, no como un ideal, sino como la íntima verdad.

Las experiencias que nuestros Planos les han permitido vivir, quizá, no tienen más que un objetivo y uno solo: más allá del Llamado de MARIA, más allá del contacto con tal Anciano, tal Estrella o tal Arcángel, es no cabe duda efectivamente hacerles descubrir la Verdad, lo que no sufre ninguna condición y ningún límite. Y eso pasa en esta carne que ustedes habitan, que ustedes nombren esta carne, Templo (pero les recuerdo que un Templo no es nada si está vacío), que ustedes llamen este cuerpo bolsa, no tiene, en definitiva, ninguna especie de importancia porque uno como lo otro, en el momento de la madurez, van a hacerles aparecer lo que ustedes Son, más allá de toda proyección y de todo ideal. Ustedes reconocen, a través de lo que yo completo hoy, lo que les fue dicho por otros Ancianos, desde hace muchos meses, ahora. En definitiva, y en estos tiempos de Revelación, la pregunta que debería ocurrírseles no es aquella de un eventual porvenir relacionado con la Ascensión, sino, más bien, en el instante presente, despejado de toda espera, despejado de toda esperanza y de toda proyección: “¿quién soy yo, y qué soy yo?”. No en mis actos, en mis acciones y en mi vida, sino más bien fundamentalmente, mucho más íntimamente, más allá de toda apariencia, más allá incluso de esta forma, (que yo lo llame una bolsa o un templo), más allá de toda creencia, más allá de toda carne: “¿quién está ahí?”. Los elementos de respuesta les han sido dado por las Puertas y las Estrellas, estructuras Vibratorias, por el Manto Azul de la Gracia y por el Canal Marial. Esta pregunta, si por el proceso de la madurez los conduce al renunciamiento real, y no fingido, les revela, entonces, el Último, el Amor Absoluto. El Amor Absoluto es mucho más que el amor incondicional e incondicionado, es, muy exactamente, encontrarse con lo que nosotros somos, en Eternidad, más allá de la carne y más allá incluso del Espíritu, más allá de todo principio de identidad y de identificación, de toda Comunión, de toda Fusión o Disolución, igual que todo Doble. Eso ha sido expresado también por el bien amado Juan o SRI AUROBINDO, concerniente la distinción entre Interior y Exterior. Eso ha sido expresado también, de otra manera, por NO OJOS, concerniente esta Visión del Corazón que no le importan los ojos.

La única verdadera Libertad está ahí. Todo el resto no representa más que apariencias de Libertad, que ustedes las nombren camino, que las nombren Libre Arbitrio, evolución, iniciación. El conjunto de esos elementos no son más que ilusiones, que están aquí, en definitiva, solo para permitirles esperar el tiempo de la madurez y del renunciamiento. Eso no es una meditación, eso no es una iniciación o un ejercicio, cualquiera sea, sino es justamente, el momento donde la madurez, con una agudeza inigualada, les hace soltar la totalidad de lo que ustedes creen haber mantenido y haber tenido. El regreso de la Luz, total y completo, está destinado, si ustedes lo aceptan, a permitirles ser este Amor Absoluto, que no depende de ninguna causa, de ningún efecto, de ninguna circunstancia y sobre todo de ninguna condición. Es por tanto a ustedes que les corresponde mirar atentamente, más allá de vuestros signos Interiores, más allá de los signos del Cielo y de la Tierra, más allá de toda espera, de toda esperanza, de situarse enteramente en ese famoso instante presente del Aquí y Ahora, que no depende de ninguna causa, de ningún mañana, que, más allá del observador o del testigo, más allá del ideal CRISTO, va a romper el encierro. Esta ruptura les permite definirse entre un antes y un después. Es la Resurrección. El Amor Absoluto, igual que el Absoluto, no puede ser puesto en forma, ni incluso explicado. Eso forma parte de lo que es vivido, o no, incluso si los efectos son traducibles y explicables. Pero este explicable, por el hecho de que es la personalidad que lo expresa, le será necesariamente condicionado por lo vivido anterior, incluso si éste es trascendido.

Un Absoluto con forma cuya cultura es oriental, no tendrá la misma expresión en un sufí que en un occidental, pero lo vivido más allá de la experiencia es estrictamente lo mismo. Solo cuando eso es conceptualizado y puesto en palabras o en ideas, la diferencia aparece. El fin de la identidad, como persona, pone fin a la preeminencia del amor de los hombres y del amor del CRISTO. 

Solo el Amor Absoluto, que, otra vez, no es ni condicionado, ni condicionante, se vuelve, no la expresión, sino el estado normal del ser que lo vive. Este estado normal no llama a ningún esfuerzo, ninguna voluntad, ninguna dualidad, transformando lo que podía ser vivido, en el seno del Sí, como Fluidez o Sincronicidad, reemplazándolo por la Gracia y la Paz Suprema. Este Abandono del Sí, este renunciamiento, tal como yo se los presenté, no es, en ningún caso, un abandono de la vida, sino es justamente, al fin, ser en Vida. Salir de los condicionamientos del amor y de los traumatismos del amor de los hombres, llama a ser y a vivir esta madurez, en un momento dado o en otro. Y eso es solo cuando hay capitulación (como por ejemplo se los describió nuestro Hermano Anciano UN AMIGO o incluso HERMANO K), es cuando ustedes llegan, de algún modo, a ese Choque de la Humanidad, que pone en juego, de manera formal, el pronóstico vital del individuo y del colectivo humano, que se realiza esta madurez, de la manera más natural.

Lo que es considerado como imposible, (mientras la personalidad existe), volviéndose posible por los hechos mostrados, vistos y vividos, puede vivirse como Última posibilidad: el Abandono del Sí. 

Esta fecha no es un fin, si no es el fin de la conciencia separada, fin de un Ciclo a nivel colectivo y aún no lo que ustedes podrían llamar, del punto de vista de la personalidad, el fin del mundo, sino el Último Llamado y Última advertencia. Esto corresponde a vuestra cita con MARIA y el Arcángel MIGUEL (ndr: ver en particular, las intervenciones de MARIA del 21 agosto 2012 y del MIGUEL del 18 agosto 2012). Vean más allá de lo que vuestros ojos de la persona querrán ver. Penetren la esencia de lo vivido y no simplemente el aspecto aparente de lo que viene del Cielo o de lo que viene de la Tierra. Yo los remito (y terminaré esto) a esta frase que el Comendador (ndr: Omraam Mikael AIVANHOV) ha empleado ampliamente y que vendrá a percutirlos de manera ineluctable: “lo que la oruga llama la muerte, la mariposa lo llama nacimiento”.

Lo que ustedes están llamados a manifestar, durante este período, lo que ustedes están llamados a vivir, representa, para cada uno de ustedes, la mejor de las oportunidades, cualquiera sea lo que la vida ha decidido manifestar para ustedes. Vean más allá del simple hecho, de la simple explicación. Allí se sitúa la posibilidad de vuestra Resurrección. Vivir esto con una serenidad y una Paz que permitirá no ser, de cualquier manera, desestabilizado. Yo diría: asiéntense ustedes, en ustedes, frente a ustedes. Véanse claramente, sin hacer trampas. Yo no les pido un examen de conciencia sino simplemente el hecho de ser Lúcido, porque la Lucidez participa en la madurez. Si hay, en ustedes preguntas específicas de mis palabras de hoy, entonces, Hermanos y Hermanas, los escucho.

No tenemos preguntas, le agradecemos.

Hermanos y Hermanas, aquí, por mi posición de Melquizedec de la Tierra, vivamos juntos un instante de Gracia y de Silencio, en la Conciencia de la Disolución, si ustedes lo quieren bien, cerrando vuestros ojos…
… Compartiendo el Don de la Gracia…

Yo saludo, en ustedes, vuestra Presencia. Y les digo hasta una próxima vez.


http://hallegadolaluz.blogspot.com/
http://groups.google.com/group/ha-llegado-la-luz?lnk=gcamv
https://www.facebook.com/groups/178911858857039/
https://www.facebook.com/groups/190333520998210/
Te invito a visitar mi página web http://www.actiweb.es/numerologias/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada