AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

domingo, 27 de enero de 2013

MARIA Reina de los Cielos y de la Tierra 22 de Enero del 2005 y 28 de Marzo del 2005 Autres Dimensions con audio

http://1.bp.blogspot.com/-MVwgMm7DkKc/UQWCDtbkqcI/AAAAAAAAC98/059y_4ED_5A/s1600/M.+maria.jpg

 Sacrificio. Amor y Sexualidad. 
www.autresdimensions.com
Canalizado por: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
Traducción de los mensajes. http://mensajes-del-espiritu.blogspot.com

Audio 

María 

22 de enero de 2005 

Yo soy María, Reina de los Cielos y de la Tierra. Hijos míos, los amo. Quisiera ahora, hoy, en este momento, hablarles sobre el concepto y la noción de sacrificio, la noción del amor, el concepto de la sexualidad. De hecho, el mensaje de La Fuente ha sido transformado, de manera consciente y deliberada, por las fuerzas que se oponían a desvelar la verdadera y Auténtica Luz, a la Luz del Regente de Orión. Estas fuerzas han falsificado, deformado las magníficas y extraordinarias cosas que fueron transmitidas por los Hayoth Ha Kodesh a Moisés. Esta falsificación desvió al hombre de las esferas más sagradas. Estas esferas sagradas efectivamente, llevan por nombre "sacrificio" en el sentido más noble. La vida es sacrificio. La sexualidad, sea cual sea el placer, es un sacrificio y una iniciación. El auto-sacrificio, el don de sí en el amor a través de la sexualidad puede tocar, palpar, sentir esta unidad con La Fuente a través del don de sí mismo, a través del sacrificio, ya que a través del amor del otro, uno se da a sí mismo, se da abandonando su ego, su personalidad. Esta noción de sacrificio sublime, del don de la vida, del don del amor, es algo que fue despreciado, desviado, cortado por la humanidad Terrestre desde entonces.

Hijos míos, estén seguros, de que no hay ninguna distorsión en la sexualidad, ningún error, que él es el acto más sublime de entrega de sí mismo, a la vida. En otros espacios y en otras dimensiones, la noción de la sexualidad no existe, no existe el filtro del cuerpo, sin embargo eso se aparenta a la sexualidad. Desde el momento en que hay entrega de si-mismo, hay intercambio, hay comunicación, hay una puesta en relación. Y la vida es puesta en relación, en coherencia, y en coordinación. La sexualidad no es otra cosa que: tomar, dar, intercambiar, pero es ante todo una puesta en relación. 


Sin embargo, la vida en su característica más esencial, es un intercambio. Miren a mis hijos, los Agni Deva. Miren a las jerarquías angélicas, miren a los Hayoth Ha Kodesh, vean el ballet de los Cielos, es lo mismo en vuestras ruedas de vida, que en todas las ruedas de vida. Y estas ruedas de vida, sólo piden una cosa: que es intercambiar, penetrar, dar y recibir. De hecho, toda esta belleza, toda esta transmisión, desde hace 3500 años, esta falseada, alterada. La particularidad del ser humano en este planeta es de cristalizar lo que piensa. Ustedes se convierten realmente en lo que piensan y el pensamiento falso induce a funcionamientos falsos.

La sexualidad es un acto sagrado, lo mismo que con el Espíritu Santo, es una comunión con La Fuente. Y esta comunión con La Fuente es un sacrificio, he dicho bien: sacrificio y no dolor. La manera de vivir el sacrificio, puede a veces ser llamado "dolor", pero éste dolor es simplemente una torsión, una distorsión entre vuestro pensamiento pasado y vuestra conciencia del presente. Desde el momento en que aceptan totalmente vuestros pensamientos pasados, ellos se integran en ustedes a la Luz de vuestra conciencia nueva. Desde el momento en que no hay más juicio del otro en sí mismo, a partir de ese momento, la relación se hace efectiva en el sentido más noble, la relación es amor, y el amor es relación. Conectar, relacionar las cosas, unir a los seres, conectar a Dios, conectar La Fuente, enlazar Las Fuentes, es el papel que debían haber tenido los hombres, desde hace 3500 años. Así es como las jerarquías que podrían llamarse "infernales" han desviado la pureza de la Información, la pureza del mensaje. Desde hace 47.000 años, el hombre ha integrado, lo que llamamos el mundo emocional, el mundo astral, el mundo de la disociación, la exteriorización de la comprensión, a través de la exteriorización. Al presente ustedes han olvidado, confinado, lo sagrado de la relación. Cada relación es sagrada, toda relación es Esencia Divina.

Sólo el Amor permite la relación. La relación entre dos personas es como una relación entre un planeta y su sol. Es un ballet, un ballet incesante, pero a veces se distorsiona, y requiere una intervención externa, la intervención de un tercer factor que vendrá a corregir, a rectificar, aparentemente desde afuera, una trayectoria, una relación falsa. Este papel es atribuido desde tiempos inmemoriales, desde hace 350 000 años, que ustedes llaman el reinado de los Gigantes, al arcángel Miguel. Es él quien promueve, es él quien transforma, es quien desenreda, es él quien va a quemar lo que se debe, con el fin de instaurar una relación, lo más armoniosa posible entre dos seres, entre un planeta y su sol, entre una célula y su núcleo. La Vibración Micaélica es la vibración específica de este sistema solar, que permite en cada transición, restaurar la relación. Estar en Relación es amar. Estar en relación, puede concebirse, tanto al interior, como al exterior. Estar en Relación es ser uno mismo, y no se puede estar en relación, no estando consigo mismo. La relación falseada por la mente, la relación distorsionada por un juicio, no es una relación, ya no es una comunicación y se convierte en una confrontación, una competición, una fuente de tensión.

Hijos míos; yo soy María y los amo.




Traducción: Hedyn Núñez. Enero de 2013.

María 28 de marzo de 2005 

Original en francés 
Canalizado por: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot 

Audio 


Los amo y los bendigo. Yo soy María, Reina de los Cielos y de la Tierra. Queridos hijos, hay en ustedes una parcela de Divinidad que solo pide extraerse, y manifestarse. Solo hay obstáculos establecidos por ustedes mismos a esta manifestación, de acuerdo a vuestras diferentes encarnaciones. Mi amado Hijo ha prometido, a través del sacrificio de Su encarnación, a través de su Presencia en vuestro planeta, y de su sangre vertida, la oportunidad de rescatar al instante, gracias a la ley del Amor, todos los karmas, cualesquiera sean. A título individual, como seres vivientes de un planeta que aún no está completamente sacralizado, ustedes no pueden escapar de lo que podría llamarse una acción-reacción colectiva. Sin embargo, por el poder y la Gracia de mi Divino hijo, les es posible en cualquier momento, volver con toda sinceridad y toda humildad en este camino de la acción de Gracia, es decir; de acción sin reacción, en una ley de Amor, una sincronía total entre vuestra vida encarnada, el propósito y la finalidad de vuestra encarnación.

Queridas almas, al entrar en la Dimensión del Amor, cuando entran en vuestro Templo Interior, y aceptan, dejan hablar en ustedes vuestra feminidad, la polaridad femenina de vuestro Amor, a partir de ahí, son capaces de vivir en perfecta simpatía con los otros planos espirituales. Al entrar en esta Dimensión, sean cuales sean los obstáculos, que no van a desaparecer como por arte de magia, pero tendrán en ustedes la fuerza para enfrentarlos. Tendrán en ustedes la posibilidad de tener lo que llamamos "la fe que mueve montañas", tener la certeza, la exactitud de vuestros pensamientos. Cualesquiera que sean las barreras externas, sólo existen por vuestra actitud interior. Esta actitud interior es la ley esencial de todos los mundos y de todas las manifestaciones en los mundos vivientes, en los mundos encarnados, y en mundos que no conocen vuestra forma de vida. Hay un plan, hay un proyecto, hay una determinación total en cuanto al sentido de la vida, sobre el significado de la experiencia. Esta determinación, éste sentido, tiene por único origen, por único enlace, por única finalidad, por única fuente, la palabra Amor. Amor que ya poseen, como Divinidad padeciendo los horrores y sufrimientos de la encarnación, con el fin de encontrar en el peso de la materia, la Liberación, no de la materia, sino la Liberación de vuestras almas y de vuestro Amor en ustedes.

A través de esta resistencia, a través de lo que ustedes llaman "sufrimiento" a través de esta aparente lucha del alma, el Amor se polariza hacia un camino de salida de las profundidades, para lograr la exteriorización de vuestro Amor auténtico. Porque es de ahí de donde vienen, queridas almas, y ​​es a donde esperan llegar. Hoy en día, como de tiempo en tiempo es posible, sobre este planeta, un tiempo muy corto en comparación con la escala de vuestro tiempo, en algunas vidas, a nivel colectivo, les es posible total y libremente, aceptando esta posibilidad, dejando a las puertas abrirse al Amor Incondicional que es la esencia de vuestra alma, manifestar en vuestra vida encarnada, en esta vida de dualidad, la Unidad que es vuestra.

Queridas almas, tienen en vuestro Interior todo el potencial, todas las cualidades que permiten abrir en ustedes, sean cuales sean las circunstancias de vuestra vida, y las circunstancias de las pruebas y experiencias, de este Amor, de manifestar en este mundo dual, vuestra Unidad esencial de alma y de espíritu. Depende de ustedes, queridas almas, aceptar que mi Presencia, que mi energía, abra en ustedes las puertas más sutiles, las más esenciales de vuestra experiencia de encarnación, con el fin de dejar transparentar la Unidad de vuestra alma, para suprimir toda resistencia y resonar perfectamente entre lo que Son realmente y lo que manifiestan en este mundo. Es importante no juzgar, ni a ustedes mismos ni a vuestro exterior, sino simplemente aceptar de estar en este Estado, que yo podría llamar, de Gracia, de compasión y de todo otro término que los haga feliz, pero la palabra auténtica, es Amor. El Amor de todo lo que se presenta a ustedes, ya que cuando aceptan el camino de resonancia, el camino que conduce a la sincronía total de vuestra alma con el plan del Universo y fuera del Universo, en encarnación, y fuera de encarnación, tienen queridas almas, la posibilidad, de dejar fluir a través de ustedes este Amor para vuestro mayor bien y el mayor bien de toda parcela viviente en todos los mundos manifestados y no manifestados. Yo puedo llamarlos hijos míos, porque estoy más allá de los dogmas en los que han querido encerrarlos.

Yo soy la Reina de los Cielos, Soy la Reina de la Tierra, Reina de los Cielos y de la Tierra, porque tal es mi función como arquetipo femenino de esta ley del Amor, que ilustran con más amplitud, por supuesto, el Amor ideal de una madre hacia su hijo, que le autoriza todo y no le impide nada, para que él experimente y vaya hacia su futuro, a fin de ser él mismo, sin tener muletas. Estas muletas llevan por nombre padres, llevan por nombre religión, llevan por nombre ritual, o todo lo que viene a sostenerlos en vuestro camino. En algún momento de vuestra evolución, queridas almas, deben volverse hacia vuestro interior más esencial, a ésta chispa en ustedes que solo pide manifestarse, exteriorizarse y expresarse, para Amar. A medida que la Luz que es vuestra, se manifieste, se adentrarán más en este fenómeno de resonancia, este fenómeno de sincronía, donde las cosas se vuelven fáciles, aunque sean aparentemente difíciles porque no hay más resistencias. No hay en este contexto, sufrimiento posible, porque el sufrimiento en ese momento y sólo entonces, se confunde con la Luz. Esto no es algo que debe buscarse, he ahí uno de los grandes misterios.

En algún momento, cuando ya no comprenden más, cuando ustedes sienten que eso es demasiado, en este punto, se vuelven hacia vuestro interior. Es entonces que encuentran vuestra Luz auténtica, la Luz de vuestra alma y de vuestro Espíritu. Y ésta Luz, puede llegar a exteriorizarse, puede manifestarse e irradiar todos los fenómenos vivientes y transformar vuestra vida por completo. Queridas almas, las palabras son siempre las mismas, las actitudes del Espíritu son siempre las mismas. Vuestra época es crucial, una etapa importante en la historia de la humanidad, pero en todo tiempo el motor principal de todos las Dimensiones, de toda vida, incluso para los que están en la negación de este principio, tienen el mismo motor. Este motor es la ley de atracción, la ley del Amor, la ley de la empatía. La ley que hará comprender que hay un solo Dios, una sola Fuente, una sola finalidad, una sola Luz, una sola posibilidad de evolución, una única dirección, sin tener en cuenta las experiencias.

Queridas almas, en este día bendito, les traigo mi Bendición, la Bendición de madre compasiva, la Dimensión de madre protectora de modo que activen en ustedes, esa mirada Interior, para que decidan confiar completamente, entrar en esta sincronicidad, que sólo pide exteriorizarse, que sólo pide aparecer en vuestra vivencia diaria, para hacer de ustedes, seres plenos de Amor hacia sí-mismos, y hacia toda parcela de vida en este planeta. Recuerden que con la medida que juzguen, serán juzgados, no por un juego vengador, sino por ustedes mismos. Sólo ustedes se juzgan a sí mismos. No hay intervención de ninguna venganza, ni castigo alguno, ni compensación por vuestras acciones, si no es por ustedes y sólo por ustedes mismos.

Los velos que fueron puestos por las encarnaciones sucesivas, son y han sido, los frenos más espesos y más densos que han bloqueado la exteriorización de vuestra Luz auténtica. Y ahora, por la Gracia de mi Presencia, por la Gracia de la Presencia en la Tierra del Arcángel Miguel, por la Presencia después de dos mil años, de la energía de mi Santo Hijo, es posible para ustedes, a cada minuto, girar hacia la Luz Interior y dejar aparecer La Fuente, que está en ustedes, para pasar a ser el objetivo. Queridas almas, los amo, traigo ahora mi Bendición para cada uno. Libero en ustedes el poder de vuestra propia alma, el poder de esta Luz Interior, el poder del "Yo soy".

Alma Divinas por Esencia, almas divinas por finalidad, almas de Luz pura, genuina y auténtica, yo soy María, Reina de los Cielos y de la Tierra, los amo y los bendigo.


Traducción: Hedyn Núñez.

Enero de 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada