AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

domingo, 27 de enero de 2013

CRÓNICAS DE AVALON 12. EL PRINCIPIO HOLOGRÁFICO


http://3.bp.blogspot.com/-MAS8oGsRTr4/UQWu8_yRdhI/AAAAAAAADB8/PqpHmQuUEkg/s1600/principio+holo.jpg


audio

Tras la inmersión en las Dimensionis de San Isidoro y en las Dimensiones de la astrofísica narrada en la Crónica precedente, me sentí con ganas y en condiciones de afrontar la charla con Igraine propuesta por Nimue, al objeto de conocer en detalle los avances científicos en el ámbito del denominado Principio Holográfico.

La cita fue en casa de la propia Nimue, que propició el encuentro haciendo de anfitriona con una sabrosa cena conformada por una miscelánea de platos fríos y templados preparados en su totalidad con setas (champiñones, gurumelos, níscalos, gallipiernos, oronjas,…) que ella misma había recogido en los terrenos húmedos de un bosque cercano, que descollaba por la frondosidad de su arboleda.

Igraine no vino acompañada por su íntima amiga Elaine, como Nimue y yo esperábamos, por lo que, finalmente, fuimos tres a la mesa, sobre la que antes de sentarnos ya descansaban los platos compitiendo por el espacio con tres jarras medianas de cerveza de abadía y otras dos, de mayor volumen, de vino rosado de la tierra con las que Nimue había dispuesto que regáramos los hongos. La conversación fue directa al grano al poco de empezar el ágape, siendo Igraine la que presentó con solvencia sus credenciales acerca de su conocimiento de la materia:

-Tras concluir mis estudios de Física en la Universidad de Londres, me desplacé a California para hacer el doctorado. Concretamente, a la Universidad de Berkely, en la que permanecí casi tres años, desde comienzos de 2001 hasta finales de 2003. Allí fui testigo de excepción de una serie de indagaciones dirigidas por mi director de tesis, Raphael Bousso, y coordinadas a nivel mundial por los físicos Gerardus ´t Hooft, Premio Nobel en 1999, y Leonard Susskind. Poco antes de que regresara a Ávalon, ambos decidieron difundir públicamente los resultados de sus trabajos, mostrando como en el origen de la Naturaleza puede haber únicamente ultra-pequeños paquetes de información pura. Las revistas científicas e incluso la prensa diaria lo resumieron en un gran titular: “la información es el componente fundamental de la Naturaleza” (“información” significa en este caso bytes esenciales de materia y las leyes físicas que los gobiernan). Con ello pusieron los cimientos de la hoy conocida como teoría del Principio Holográfico, que desde entonces ha ido adquiriendo credibilidad e influencia entre la comunidad científica. Por ejemplo, el físico Nassam Haramein defiende abiertamente que el Universo se basa en un holograma; e investigadores de todo el planeta, con los científicos japoneses a la cabeza, manipulan hologramas creando imágenes 3D o explican el funcionamiento del mundo físico en función de campos de energía e información-.

Mientras la escuchaba, no pude remediar que mi imaginación fantaseará acerca del impacto que una mujer de sus características intelectuales y físicas debió haber causado en las aulas californianas, en la también yo estuve cuando era joven cursando estudios de economía. Por si la dulzura de su voz, el profundo encanto de sus ojos azul esmeralda y el esplendor de su melena pelirroja fueran pocos reclamos, Igraine sobresalía por la altura tanto de su inteligencia como de su cuerpo, en el que las curvas se desenvolvían entre medidas de auténtica modelo. Por tanto, atractivos más que suficiente como para que no pasará en absoluto inadvertida para estudiantes y profesores por muy dedicados que estuvieran a la física teórica.

Afortunadamente, Igraine proseguía su alocución ajena a mis pensamientos, aunque Nimue, por la mirada con la que me sacó de los mismos, sí se había percatado tanto de mi abstracción como del porqué de la misma:

-En buena medida, la idea de que vivimos en un holograma se deriva de la comprensión de los agujeros negros y cuenta con una base teórica bastante firme. Los hologramas de las tarjetas de crédito y billetes están impresos en películas de plástico bidimensionales. Cuando la luz rebota en ellos, recrea la apariencia de una imagen tridimensional. Lo que está haciendo la ciencia es sugerir que el mismo principio puede aplicarse a todo el Universo. Así, nuestra experiencia cotidiana sería una proyección holográfica de procesos físicos que tienen lugar en una lejana superficie bidimensional. Desde hace algún tiempo, los físicos han mantenido que los efectos cuánticos podrían provocar que el continuo espacio-tiempo convulsionara descontroladamente a escalas muy pequeñas. A estas escalas, la red espacio-temporal podría granularse y estar compuesta de diminutas unidades (similares a los píxeles) de un tamaño de aproximadamente cien trillones de veces el tamaño del protón-

-Fascinante...-, la interrumpió Nimue. -No estoy versada en la materia, pero recuerdo haber leído en algún sitio que, para los seguidores del Principio Holográfico, el “big-bang” que dio lugar al nacimiento del Universo tendría más que ver con una gigantesca “bajada” de bytes de información por parte de un “superordenador” que con una explosión masiva de materia.-

-Así es-, respondió rápidamente Igraine. –Por lo que la Naturaleza estaría realmente configurada por pequeños paquetes de información, que son los que especifican el cuándo, dónde, cómo y cuánto del espacio, el tiempo y la materia-

-Tampoco los círculos alternativos que propugnan la existencia de una unión íntima entre ciencia y espiritualidad-, ahora fui yo quien se sumo al diálogo, -han sido ajenos a estos avances. Recuerdo que Deepak Chopra habla del ámbito cuántico como el campo de información de donde parte todo lo conocido (materia, emociones, pensamientos,...). Y el influjo del Principio Holográfico ha llegado hasta la esfera farmacéutica, donde hay laboratorios que fomentan la “farmacología holográfica”. Igualmente, hay que tener en cuenta que en esos círculos El Kybalion es una obra de referencia obligada. Y sus explicaciones acerca del “principio hermético del mentalismo” están impregnadas de lo que hoy tildaríamos percepción holográfica de la Realidad: “el Universo es una creación mental sostenida en la mente del Todo”, enuncia literalmente. Lo que deriva en una de las máximas más famosas del texto: “la mente infinita del Todo es la Matriz del Universo”-.

-Esto es, precisamente, lo que la física parece estar revelando-, Igraine volvió a la carga en un tono que evidenciaba lo mucho que le apasionaba el tema. -En el núcleo del mundo material y cuanto la compone hay una realidad no física que puede ser denominada ondas de probabilidad, información, consciencia o pensamiento. Por ejemplo, el físico Jeffrey Satinover ha señalado que “la materia, sea lo que fuere, no tiene nada en esencia; es completamente insustancial; lo más sólido que se puede decir sobre ella es que se parece mucho a un pensamiento, es como una pizca de información concentrada”. Nikolas Tesla recalcó que en el núcleo de lo material hay una realidad no física que se expresa como vibración y tiene su razón de ser en información, consciencia o pensamiento. Y el antropólogo y lingüista Gregory Bateson ha llegado a llegó a afirmar que “la mente es la esencia de la vida”-.

–Personalmente-, Nimue entró de nuevo en la conversación, -destacaría las contribuciones de alguien a quien admiro: el profesor de física teórica David Bohm. Convencido de que existen otros planos de la realidad a los que sólo podemos tener acceso a través de estados místicos (éxtasis, alteración del estado de consciencia,…), subrayó que la globalidad de la Creación y todas sus Dimensiones están conectadas “en un estado de interminable flujo o doblado y desdoblado”, siendo la evolución un signo de la inteligencia creadora explorando estructuras diferentes que van mucho más allá de lo que se precisa para sobrevivir. Para Bohm, existe un orden implicado plegado en la naturaleza que se despliega gradualmente a medida que evoluciona el Universo. Algo parecido a un holograma, aunque prefirió hablar de “holomovimiento”: forma parte de la realidad que se envuelve y se desenvuelve constantemente, entre el orden implicado y el orden manifestado, a un ritmo tal que el mundo visible aparece como uniforme. Todo ello fuerza a replantear lo que entendemos por “real”. Ya lo manifestaron antiguas culturas: el mundo percibido por los sentidos físicos es pura ilusión (“maya”) y por debajo hay algo más poderoso y fundamental y, desde luego, más real, aunque sea totalmente intangible-.

-Gracias a científicos como los que habéis nombrado-, Igraine retomó el protagonismo tras haber ingerido un buen trago de cerveza, -en el siglo XXI se empieza a describir la realidad substancial de cuanto existe como energía vibratoria asociada a alguna modalidad de información, idea o pensamiento. La Teoría de Cuerdas, por ejemplo, sostiene que las partículas fundamentales no son puntos, como ha mantenido la teoría de partículas convencional, sino objetos extensos y vibratorios. Para el físico David Gross, Premio Nóbel en 2004 y uno de los máximos expertos en dicha teoría, partículas como el electrón o la radiación electromagnética corresponden sencillamente a las vibraciones de menor energía. En palabras de Fritjof Capra, prestigioso físico fundador del Instituto Elmwood, “no resulta inverosímil pensar que todas las estructuras del Universo, desde las partículas subatómicas hasta las galaxias y desde las bacterias hasta los seres humanos, sean manifestaciones de la dinámica autoorganizadora del Universo que hemos identificado como la Mente Cósmica”.

-Entonces, Igraine, la Teoría de Cuerdas y la del Principio Holográfico son muy semejantes-, expresé más como duda que cual conclusión.

-No tanto, Emilio. Mira…, según la Teoría de Cuerdas el espacio está descrito por la vibración, en miles de maneras y frecuencias, de diminutas cuerdas de una determinada dimensión: una cuerda vibrando arriba y abajo a cierta frecuencia podría crear un átomo de helio o una ola gravitacional, tal y como las cuerdas de una guitarra crean diferentes sonidos a diferentes frecuencias. Los partidarios de esta teoría han mantenido hace mucho tiempo que estas cuerdas son el componente fundamental de la Naturaleza. Frente a ello, el Principio Holográfico considera que, observando más de cerca una cuerda, se ven bytes cuánticos llamados “baldosas de Planck” (distancia o escala de longitud por debajo de la cual se espera que el espacio deje de tener una geometría clásica). Son estos los que engarzados indican a las cuerdas como tienen que vibrar. Estas “baldosas” son bytes cuadrados que delimitan un “área de Planck”, o lo que es lo mismo, un trillón de un trillón, de un trillón de un trillón de un trillón de un trillón de un centímetro cuadrado. Una cuerda de baldosas de Planck sería la versión natural de un byte. Y el Principio Holográfico nos permite saber cuántos datos (bytes) son necesarios para decirnos con detalle cada cosa que ocurre en cualquier zona o parte del espacio.

-¿Quiere esto decir, en definitiva, que la Naturaleza es un conjunto de bytes pre-programados?-. Empezaba a entender los fundamentos holográficos y me invadía la euforia.

-¡Exacto!. Lo que enlaza con lo que antes hablamos de que el “big-bang” tiene más que ver con una gigantesca descarga de bytes de información por parte de un superordenador que con una explosión masiva de materia-. Igraine me miro incisivamente a los ojos antes de continuar. –El Principio Holográfico toma su nombre de una ingeniosa predicción. Un holograma es una fotografía generada por láser que aparece como de tres dimensiones, pero que, en realidad, contiene toda su información en una superficie plana de sólo dos dimensiones. Es decir, toda la información necesaria para crear una imagen en 3-D está codificada en la superficie del holograma. En los años 90 del pasado siglo XX, distintos físicos de partículas, trabajando separadamente, llegaron a la conclusión de que el Universo en sí tendría que almacenar información de la misma manera. El mundo sería, pues, un holograma tridimensional configurado por las dos Dimensiones que en el texto de San Isidoro se llaman Octava y Séptima. Los teóricos, una vez asumido que la cantidad e información requerida para describir un objeto de tres dimensiones (ya sea un libro, una agujero negro o el Universo en su conjunto) está relacionada con el volumen del objeto, sospechan que dicha información puede ser codificada sobre la superficie del objeto. Todo lo cual ha sido conceptualmente refinado por mi maestro en Berkely, Raphael Bousso, que ha ayudado a formular de un modo más preciso este Principio señalando que el mundo no aparece ante nuestros sentidos físicos como un holograma, pero en términos de información necesaria para describirlo sí que se puede afirmar que el mundo es un holograma. La cosa más asombrosa es que el “Principio Holográfico” funciona para todos los ámbitos y todos los posibles espacios-tiempo.

-¿Qué tiene que ver todo ello con el GEO-600 y los trabajos de un tal Hogan?-, preguntó de pronto Nimue.

-Bastante…-, contestó Igraine de modo reflexivo. -El GEO-600, localizado en Hanóver (Alemania), se puso en marcha en 2006 en el convencimiento de que revolucionaría la astronomía. Su misión consiste en detectar de manera directa lo que nunca antes había sido percibido: las elusivas ondas gravitacionales, que son ondulaciones del espacio-tiempo producidas por un cuerpo masivo acelerado (como un agujero negro o una estrella de neutrones) y que se transmiten a la velocidad de la luz. Estas ondas gravitacionales fueron predichas por la Teoría de la Relatividad de Einstein, pero sólo se han podido recoger evidencias indirectas de ellas. Tampoco el GEO600, en sus años de funcionamiento, las ha conseguido detectar de forma directa, pero quizá casualmente se haya topado con el más importante descubrimiento de la física en los últimos 50 años al registrar un extraño ruido de fondo, con frecuencias entre los 300 y 1.500 hertzios, que ha traído de cabeza a los investigadores que en él trabajan y que para el físico Craig Hogan podría probar que, efectivamente, vivimos en un holograma-.

-¿Un ruido de fondo?. ¡Esto parece una película de ciencia–ficción!-, exclamé francamente sorprendido por el derrotero que había tomado nuestra charla.

-Ja, ja, ja-. Igraine rió con fuerza. -Pero esto es real. Bueno,… todo lo real que puede ser algo que acontece en un holograma, ja, ja, ja-.

Los tres prorrumpimos en carcajadas. Por un instante todo mi ser fue consciente de lo feliz que era en Ávalon. No se trataba sólo del acceso a conocimientos, la compañía de Nimue, la condición tan singular de los demás pobladores o la hermosura de su geografía. No, nada de eso. Era cuestión de energía. Lo sentía nítidamente en mi interior. La energía de la Isla, su frecuencia vibracional, era muy distinta a la de cualquier otro lugar en el que hubiese estado. Comprendí entonces que en un plano dimensional puede haber áreas concretas de una Dimensión mayor (esto es, más interior, como se vio en la última Crónica). Y este es el caso de Ávalon en el contexto de la Tercera Dimensión.

-El dichoso ruido-, mi atención retornó a las palabras de Igraine, -trajo de cabeza a los investigadores hasta que Hogan afirmó que el GEO600 se había tropezado con el límite fundamental del espacio-tiempo: el punto en el que el espacio-tiempo deja de comportarse como el suave continuo descrito por Einstein para disolverse en “granos” (más o menos de la misma forma que una imagen fotográfica puede verse granulada cuanto más de cerca la observamos). Por tanto, el ruido proviene de los confines del Universo, del rincón en que éste pasa de ser un suave continuo espacio-temporal a ser un borde granulado. De ser cierto, dicho ruido sería, como el propio Hogan ha aseverado, la primera prueba empírica de que vivimos en un Universo holográfico, en un gigantesco holograma cósmico-.

Probablemente por que notó signos de extrañeza tanto en la cara de Nimue como en la mía, Igraine insistió al respecto, aunque dando un giro más de tuerca a sus argumentos:

-Según Hogan, parece como si el GEO600 hubiese sido golpeado por las microscópicas convulsiones cuánticas del espacio-tiempo, siendo el ruido captado el registro de tales convulsiones. Esto supondría considerar el espacio-tiempo como un holograma granulado y describirlo como una esfera cuya superficie exterior estaría cubierta por unidades del tamaño de la longitud de Planck. Cada una de estas “piezas” del mosaico universal sería, asimismo, una unidad de información. Y la cantidad total de información que cubre el exterior de dicha esfera habría de coincidir con el número de unidades de información contenidas en el volumen del Universo-.

-Pero teniendo en cuenta que el volumen del Universo esférico sería mucho mayor que el volumen de la superficie exterior-, la cabeza me daba tumbos, aunque todo en mi interior resonaba armónicamente como queriéndome confirmar la veracidad de todas estas disquisiciones, -este galimatías se complica aún más-.

-Ya, pero Hogan también señala una solución para este punto. Si ha de haber el mismo número de unidades de información o bytes dentro del Universo que en sus bordes, los bytes interiores han de ser mayores que la longitud de Planck. Enunciado de otra forma, el Universo holográfico sería borroso. La longitud de Planck ha resultado demasiado pequeña para ser detectada hasta la fecha, pero Hogan afirma que el GEO600 ha podido registrarla porque la proyección holográfica de la granulosidad podría ser mucho mayor, de alrededor de entre 10 y 16 metros. En definitiva, lo que ha detectado el GEO600 podría ser la borrosidad holográfica del espacio-tiempo desde el interior de este Universo holográfico. Según publicó la web del GEO600, para probar la teoría del ruido holográfico, la sensibilidad máxima del detector ha sido modificada hacia frecuencias incluso más altas-

-O sea, que desde la experiencia observacional de los seres humanos y sus indagaciones científicas-, habíamos finiquitado la cena y quería apurar los razonamientos, -la Tercera Dimensión, no sabemos si también otras, es, en verdad, una Matriz Holográfica. Su solidez es sólo un engaño de los sentidos y en verdad, como gusta en recordar Morgana, es un gran teatro, el Gran Teatro del Mundo.-

-Chapó por Morgana-, exclamó efusivamente Igraine, a la par que se ponía de pie en dirección a Nimue, obsequiándole con un beso en el Tercer Ojo en señal de agradecimiento por la cena y despedida.

EMILIO CARRILLO



13. EL GRAN TEATRO DEL MUNDO 


audio


Tras la cena con Nimue e Igraine, regresé de inmediato al Castillo de la Reina de las Tempestades y me fui a la cama con ganas de dormir y disfrutar del sueño. Y descansé profundamente. Pero me desperté muy temprano, cuando la noche aún cubría la Isla de Ávalon, empujado por la perentoria necesidad de plasmar en un texto las reflexiones, conclusiones, intuiciones e inspiraciones que bullían en mi mente y, sobre todo, en mi corazón una vez interiorizadas las Dimensionis y comprendido el significado y la significación del Principio Holográfico. Había podido “ver” el Gran Teatro del Mundo, su escenario y su tramoya. Y también la puerta que permitía salir y volver a entrar en él. Me urgía describirlo como manera de afianzar y asentar esa visión.

El denso silencio de las horas más hondas de la madrugada y la fuerte energía que sentía alrededor y fluía por todo el dormitorio provocaron que mis dedos empezaran a bailar sobre el teclado del ordenador casi con autonomía propia, dando pequeños y breves golpes llenos de Amor y entusiasmo. He aquí el resultado, que, ante mi sorpresa, adoptó una forma a medio camino entre lo que son las pautas de un breve ensayo y las propias de un poema.

La vida física se desarrolla en la Tercera Dimensión, 
definida por el espacio- tiempo finito, 
la materialidad y la dualidad en tensión. 

Inmersos en ella, hombres y mujeres tienden a creer 
que las Dimensiones de mayor rango, 
a las que llaman celestiales y angelicales, 
son más sutiles, abstractas, difusas y difíciles de “ver”. 

Nada más lejos de la verdad, 
pues esas Dimensiones son radicalmente reales, 
mientras que la Tercera es puramente holográfica. 

La Tercera Dimensión conforma un escenario virtual 
revestido falazmente de solidez 
por medio de una materialidad que no es tal, 
sino energía y vibración de bajo nivel frecuencial. 

II 

En el escenario virtual de la Tercera Dimensión, 
cada cual interpreta un papel y un guión 
definido en cada momento
por el grado de consciencia con el que se identifica 
y la visión del mundo y de su propia vida a tal grado consciencial asociada. 

De instante en instante, de momento en momento, 
cada persona proyecta el grado de consciencia que hace suyo 
sobre el marco virtual en el que se desenvuelve, 
configurando lo que denomina realidad, 
que, no obstante, considera algo objetivo y ajeno a ella misma. 

Pero esa realidad nada tiene de objetiva, 
al contrario, es totalmente subjetiva y carece de entidad real, es pura ilusión. 

Desde su consciencia interior, aunque no se percate de ello, 
el ser humano moldea y configura el exterior, 
que, sin embargo, estima algo impuesto, extraño a él mismo. 

Y al ser multitud las personas que actúan en el escenario virtual, 
las proyecciones conjuntas de todas ellas 
conforman una gran Matriz Holográfica-Virtual. 

La coherencia o proximidad entre las distintas proyecciones 
es la base la Ley de Atracción. 

III 

La Madre Tierra, auténtico ser viviente, 
cumple la función para la Humanidad de gigantesco Teatro-Matriz Holográfico 
donde cada persona interpreta el papel 
ligado al grado de consciencia que en cada momento asume, 
interactuando con los papeles y guiones desplegados por sus demás congéneres. 

La adquisición de consciencia individual, primero, 
la cualificación altruista de ésta, después, 
y, finalmente, la experiencia del Amor Incondicional 
y el despliegue de tal Amor en la cotidianeidad 
constituyen la razón de ser en la Creación de tan espectacular Matriz Holográfica. 

IV 

Confeccionadas con Esencia divina en forma de vibración, 
como quien teje una red con ondas de energía, 
y basadas en unos mismos principios 
emanados del Diseño Inteligente de cuanto Es y Existe, 
hay múltiples Dimensiones en la Creación 
y muchos Multiversos, cada uno con multitud de Universos. 

Todos tienen en tal Esencia su anatomía sutil, 
por lo que el Amor fluye por la totalidad de las Dimensiones 
y explica el por qué de cada una de ellas, sea cual sea su rango específico, 
impregnando la globalidad de modalidades de vida 
y experiencias conscienciales que en ellas se desarrollan. 

El Amor es Uno, 
no admite distinciones interdimensionales, 
identifica y fusiona la Creación hasta hacer imposible su separación en partes 
y constituye lo único Real 
que un ser humano puede proyectar sobre el escenario virtual 
de la Tercera Dimensión en el que despliega su vida física. 


Muchas personas, desde el grado de consciencia que asumen, 
quieren cambiar el mundo para adaptarlo a su visión particular del mismo. 

Y se plantean actuaciones y maneras 
para transforma la realidad material en la que viven. 

Pretenden, con ello, transformar lo exterior desde el exterior, 
lo material desde lo material, el océano desde las olas. 

Nada consiguen con ello, salvo continuar enredados en el juego virtual 
que es la naturaleza intrínseca de ese mundo, la esencia innata de esa aparente realidad. 

VI 

El ser humano sí puede cambiar el mundo, 
pues cuenta con fuerza y energía suficientes 
para transformar la Matriz Holográfica en la que se desenvuelve. 

Pero el poder para ello radica en su interior: 
es desde su interior y desde la metamorfosis profunda 
como las personas pueden cambiar el exterior. 

La clave para ello es el Amor. 

Si proyectas Amor en el escenario virtual, éste mutará fehacientemente. 

Y si proyectas constantemente Amor Incondicional, 
sin excepciones, absoluto y puro, 
alcanzarás el Gran Cambio: 

la Matriz Holográfica empezará a diluirse ante tus ojos 
y dejarás de interpretar un grado de consciencia 
para ser Consciencia plena, comprobando que Todo es Perfecto. 

VII 

En la Matriz Holográfica en la que cada uno representa el papel 
que corresponde al grado de consciencia que asume 
y la visión del mundo que hace suya, 
la Experiencia Consciencial es lo único Real. 

Ni la identidad personal, ni la idea de ser son verdaderas, 
sólo la Experiencia Consciencial. 

Por ello se puede afirmar: 
no disfruto de la felicidad, Soy la Felicidad; 
no siento alegría, Soy la Alegría; 
no experimento dolor, Soy el Dolor; 
no tengo sentimientos, Soy el Sentimiento; 
no noto sensaciones, Soy Todas las Sensaciones; 

no Amo: Soy el Amor; 

no existo: Soy. 

Y Soy sin Ser, 
pues No Ser es la manifestación perfecta de Ser. 

Soy porque no Soy: 

Soy porque Cristo Es. 

No Soy, sino que Soy Él, 
pues Él, y no yo, y el Padre/Madre a través de Él, 
es quien vive en mi la Experiencia Consciencial. 

VIII 

La Experiencia Consciencial subyace en la Matriz Holográfica 
y fluye en ella energética e interactivamente, 
configurando una Red Consciencial. 

En el Gran Teatro del Mundo, 
esta Red Consciencial es lo único Real, lo único que Es. 

En cambio, nada de lo que la Matriz muestra, 
con apariencia de solidez material, 
existe en realidad. 

Los objetos, cosas y cuerpos físicos 
que nuestra mente intelectualiza 
y de los que nuestros sentidos racionales se percatan 
conforman sólo el escenario virtual de ese Teatro. 

Son meros hologramas generados por ondas vibratorias 
con diferentes gradaciones frecuenciales. 

IX 

La Red Consciencial produce en sí misma una condición profundamente Inteligente, 
una Consciencia absoluta, pura y sin límites. 

En ella se integra la dimensión espiritual del ser humano, 
aunque su mente y sus sentidos físicos suelan permanecer ajenos a ello 
y sólo perciban los hologramas virtuales. 

La llamada racionalidad no da más de sí. 


Nada de lo que tu mente pueda intelectualizar existe en la Realidad; 
nada de lo que tus sentidos puedan racionalizar es Real. 
Lo que parece ser, no es; lo que aparenta no ser, es. 

Es una auténtica Paradoja de Consciencia 
que sólo el Amor puede resolver. 

XI 

Falsa es cualquier cosa que surja de una observación 
donde tú estés por un lado y el mundo por otro; 
falaz es cualquier idea que emane de un diálogo 
entre un sujeto, lo que tú piensas que eres, 
y un objeto, lo que tú crees que no eres. 

Mientras te mantengas en estas dicotomías, 
tú y el mundo, sujeto y objeto, 
todo lo verás en clave de separación y dualidades 
y permanecerás ciego ante la verdad. 

Para percatarte de la esencia de la Experiencia Consciencial 
has de ir más allá de la intelectualización de la mente; 
para percibir la naturaleza de la Red de Consciencia 
debes trascender de la racionalidad de tus sentidos. 

XII 

Cuando no contemples separación alguna, ninguna dicotomía entre sujeto y objeto, 
alcanzarás otras formas de percepción mucho más genuinas y certeras. 

En ellas no hay observador ni observado y se expande la Consciencia. 

Esto se llama No Dualidad: 
permite que aflore nuestra Sabiduría innata, 
posibilita que fluya la intuición y la inspiración 
y hace que rija la Providencia divina. 

En la práctica, la percepción basada en la No Dualidad 
se traduce en estar presente, alerta y atento, 
en experimentar acorde con la intensidad de cada instante, 
en convertir cada momento en único, 
en vivir conscientemente la Vida 
y disfrutar plenamente de ella. 

XIII 

La mente genera la separación entre sujeto y objeto, 
funciona a través de imágenes y actúa siguiendo hábitos. 

La separación entre tú y lo que no eres tú 
produce el rechazo a una parte de la Vida 
y, con ello, a la Vida misma, la Vida Real, 
que nada sabe de dicotomías y dualidades. 

Las imágenes hacen que concibas el mundo de manera superficial, por las apariencias, 
que etiquetes a cosas y personas y efectúes juicios y prejuicios. 

Los hábitos mentales producen condicionamientos 
y limitan tu capacidad de comprensión de la Realidad, 
encasillándote en esa forma habitual de percibir e interpretar los hechos y situaciones. 

XIV 

La separación entre sujeto y objeto, las imágenes y los hábitos no son la Realidad, 
sino la forma de operar que sigue la mente. 

Tú no eres ni estás separado de nada que sea, haya existido o existirá. 

Y la Realidad no es ni las imágenes ni los hábitos 
que usa la mente en su funcionamiento 

Tampoco eres tus pensamientos, 
pues se generan y fluyen por la mente a su antojo, 
incluso aquellos que no te gustaría tener, 
sin que tengas control sobre ellos. 

¿Quieres sentir la libertad que está en tu Esencia y disfrutar de la Providencia divina?. 

Pues no fragmentes la Vida con dualidades; 
mira más allá de las imágenes; 
actúa más allá de los hábitos; 
no te identifiques con tus pensamientos; 
y vive sin preocupaciones en el ahora, 
el único sitio donde la Vida existe. 

XV 

Existo por encima de dualidades, imágenes, hábitos y pensamientos. 

He superado cualquier identidad personal y he trascendido de la propia idea de ser. 

Soy manifestación de la Consciencia Perfecta. 

Yo Soy Consciencia: aquello que siempre permanece, aquello que siempre Es. 

Con un libro entre tus manos, quedas absorto en su trama, personajes y situaciones. 

¿Donde estas tú?, ¿quién eres tú en ese momento de total abstracción?. 

Pues lo que eres: no una persona, no un ser, 
sino Consciencia en estado puro más allá del tiempo y del espacio. 

Contemplas un paisaje o una puesta del sol y te concentras en su belleza. 

¿Donde estas tú?, ¿quién eres tú en ese instante de absoluta concentración?. 

Consciencia fuera del tiempo y del espacio. 

XVI 

Concentrado en la experiencia, la que sea, y viviendo en el momento presente, 
te vuelcas en la percepción de la misma y sientes lo que eres y Es: Consciencia. 

Puedes constatar entonces nítidamente que no hay nada más en tu Vida, 
ni en el Universo, ni en la Creación. 

No existe tu pretendida personalidad, ni sujeto ni objetos, ni ser. 

Fluye la Consciencia y se plasma en Experiencia Consciencial. 

No hay más; no hay menos. 

Tu querido yo y cuanto te rodea se desvela como lo que Es: 

un Gran Teatro, una fabulosa Matriz Holográfica 
minuciosamente moldeada y configurada 
en el contexto del Diseño Inteligente del Universo 
con un único objetivo: 
que la Consciencia experimente y, experimentando, se expanda. 

XVII 

Concentrado y abstraído en la experiencia, 
ocurre un hecho mágico y misterioso para la racionalidad: 
no tienes consciencia de ti; tu mí mismo, se diluye, desaparece. 

A la par, adquieres plena Consciencia de la Experiencia en sí, 
que deja de ser algo ajeno a ti, para ser tú mismo, 
por encima de tu identidad personal y de tu ser. 

En ese momento presente, no hay dualismos; 
y decimos que el tiempo pasa volando. 

Y tanto, pues la Experiencia Consciencial es interdimensional 
y está más allá del tiempo y del espacio. 

La Experiencia Consciencial fluye entonces con toda su fuerza, belleza y pureza, 
mostrando que es lo único que Existe en el Gran Teatro del Mundo, 
donde todo lo demás es virtual, 
incluida tu realidad física y el papel que asumes y llamas personalidad. 

XVIII 

De tu Voluntad, que es intención plasmada en acción, 
y sólo de ella depende cómo quieres vivir 
tu actual encarnación en el plano humano. 

Puedes instalarte en un grado de consciencia, 
con la visión de ti mismo y del mundo que conlleva, 
y subir al escenario virtual para interpretar el papel a tal grado asociado. 

Asumirás, así, como real lo que sólo es ficción, incluida la falacia de tu propio yo. 

Y defenderás con vehemencia y entusiasmo meras ilusiones y creencias imaginarias 
que dimanan de la Matriz Holográfica que conforma el Gran Teatro del Mundo. 

O puedes optar por la Consciencia Perfecta, 
no un grado de consciencia, sino todos y ninguno a la vez, 
sin incorpórate al escenario virtual ni interpretar papel alguno, 
sólo disfrutando de la Experiencia Consciencial, lo único que verdaderamente Es. 

XIX 

¿Qué te impide disfrutar de la Consciencia Perfecta?. 

Nada real, sólo tus miedos y autobloqueos conscienciales. 

En ella y desde ella, puedes caminar o cocinar, sentir, dormir, amar,… 

De hecho, en Consciencia Perfecta es como mejor harás todas estas cosas, 
pues es un estado de percepción pura en el que se vive el aquí y ahora 
y se logra ser plenamente humano. 

Todo tendrá la misma apariencia, pero todo será absolutamente diferente. 

La Matriz Holográfica se manifestará ante ti con claridad meridiana, 
dejando de ser el laberinto en el que enredas tu existencia, 
la cárcel en la que te encarcelas, 
y convirtiéndose en un instrumento de tu acción consciente 
al servicio de la expansión de la Consciencia y de tus congéneres. 

XX 

Todo es tan bello y sencillo. 

Sólo la inmersión en el Gran Teatro del Mundo, 
dificulta contemplar lo simple y hermoso que es todo. 

Sí, lo dificulta, pero no lo imposibilita… 
Los sentidos físicos y la mente están diseñados para moverse por esa Matriz, 
no para captar la verdad que hay tras ella. 

Pero la dimensión interior del ser humano sí puede percibirla. 

Cuando se logra, sólo puede salir de la boca: 
¡no vivo yo, es Cristo quien vive en mí!. 

Y ese mí, enaltecido de Felicidad, 
se diluye unificado en la energía crística 
y, a través de ella, en el Padre/Madre. 

Entonces, los miles de millones de galaxias y de flores, 
los Universos multidimensionales y las bandadas de pájaro, 
todo, todo sin excepción se plasma en algo único, 
lo único que realmente Es, 

la Esencia del Padre/Madre: 

Amor. 


EMILIO CARRILLO





Redacté la veintena de “poemas” anteriores de un tirón, sin pausa alguna y lejos de cualquier parámetro temporal. Al terminar, la luz de la mañana inundaba la habitación y era exactamente la hora del desayuno. Me apresuré a imprimir el texto, pues tenía la urgente necesidad de compartirlo y nadie mejor para ello que la Reina de las Tempestades y Merlín, en cuya compañía, como ya sabéis, suelo disfrutar del primer sustento de cada Dywrnad.

Cuando entré en la estancia anexa a la gran cocina del castillo, mi anfitriona y el Gran Mago ya estaban a la mesa, ella saboreando el café con canela con el que comienza cada jornada y él dando buena cuenta de los huevos con migas de maíz con los que tradicionalmente coge energía para empezar el nuevo día. Tras saludarlos y antes de sentarme, deposité sobre el mantel, a la derecha de cada uno, sendas copias de lo que acababa de escribir.

-Cuando podáis, le echáis un vistazo. Me gustaría saber que os parece-, me límite a solicitarles-.

-Con mucho gusto, Emilio-, contesto rápidamente la Reina de las Tempestades, a la par que Merlín, con gesto risueño, asentía con la cabeza, pues las migas le impedían en ese momento pronunciar palabra-.

Y ante mi sorpresa, nada más concluir el desayuno y aún en la mesa, ambos acometieron la lectura del texto.

-No tenéis porque leerlo ahora-, les indiqué un tanto apurado.

-Y por qué no-, respondió Merlín. –No veo mejor manera de arrancar la mañana-.

Tras un buen rato, que se me hizo especialmente largo, la Reina de las Tempestades se incorporó de su silla, me besó en la frente y, antes de despedirse, me miró fijamente a los ojos diciéndome entre en broma y en serio:

-Bienvenido al club. Las entradas preferentes del teatro están a tu disposición. Con gusto las compartiremos contigo-.

En cuanto a Merlín, esperó a que nos hubiéramos quedado solos para hacerme una extraña propuesta:

-Dentro de unos Dywrnad visitará Ávalon un buen amigo. Su nombre es Oamas y es un ser intraterreno, mago como yo y con profundos saberes sobre los mal llamados misterios de la Creación, a los que a él y a mí nos gusta denominar Física de la Deidad. ¿Te apetecería conocerlo y departir con él?-

No hace falta que os diga cual fue mi respuesta. En la próxima Crónica os pondré al tanto del encuentro con este ser proveniente de la Tierra Hueca.


Crónicas De Avalon, Parte 1: La Isla De Cristal, Parte 2: Ritmo De Vida, , Las Crónicas De Avalon, Parte 3: Merlín, Emilio Carrillo

http://hallegadolaluz.blogspot.com/2013/01/cronicas-de-avalon-parte-1-la-isla-de.html

CRÓNICAS DE AVALON PARTE 4. IAPETUS Y NIBIRU, CRÓNICAS DE AVALON PARTE 5. VIAJE AL CENTRO GALÁCTICO Y A MI INTERIOR

http://hallegadolaluz.blogspot.com/2013/01/cronicas-de-avalon-parte-4-iapetus-y.html

CRÓNICAS DE ÁVALON PARTE 7. VAMOS A CONTAR MENTIRAS

http://hallegadolaluz.blogspot.com/2013/01/cronicas-de-avalon-7-vamos-contar.html

CRÓNICAS DE ÁVALO 8. PRÁCTICA DEL AHORA (1/2)

http://hallegadolaluz.blogspot.com/2013/01/cronicas-de-avalo-8-practica-del-ahora.html

CRÓNICAS DE ÁVALON 9. HO´OPONOPONO

http://hallegadolaluz.blogspot.com/2013/01/cronicas-de-avalon-9-hooponopono_27.html

Crónicas de Ávalon: 10. Campos morfogenéticos , 11. DIMENSIONES Y Síntesis del texto original con audios

http://hallegadolaluz.blogspot.com/2013/01/cronicas-de-avalon-campos.html

CRÓNICAS DE AVALON 12. EL PRINCIPIO HOLOGRÁFICO

http://hallegadolaluz.blogspot.com/2013/01/cronicas-de-avalon-12-el-principio.html

CRÓNICAS DE ÁVALON 13. EL GRAN TEATRO DEL MUNDO

http://hallegadolaluz.blogspot.com/2013/01/cronicas-de-avalon-13-el-gran-teatro.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario