AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

lunes, 16 de julio de 2012

María Reina de los Cielos y de la Tierra. 15 de julio 2012 Bodas Celestiales. Vengo para Colmarlos de Gracias y Acompañarlos. Preguntas y Respuestas. Con Audio. ¡Compartir!!!


¡Bellísimo!!!
Canalización: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Verónique Loriot
Traducción: Amparo Iribas


Yo soy María, Reina de los Cielos y de la Tierra. Hijos bien amados, aquí estoy otra vez, con ustedes, por segunda vez. Vivamos, un momento de vuestro tiempo, en la Comunión, en nuestra Unión.

... Compartir del Don de la Gracia…

Yo he venido, una vez más, para responder a vuestras preguntas pero antes, me gustaría darles algunos elementos más. Esos elementos conciernen la permanencia de la gracia. Algunas de mis Hermanas Estrellas, durante estos últimos años, les han demostrado, por su vivencia y su testimonio, que era posible, en este mundo, manifestar esta gracia (esa de la Comunión con nosotros) y, a veces, de manera permanente e indeleble. Entonces, hoy donde nosotros estamos a vuestros costados y en ustedes, de manera más perceptible que antes, durante esos momentos, ustedes viven un número de cosas, en este cuerpo, en vuestra conciencia. Esas cosas los llevan a experimentar este estado de gracia que puede ir hasta el Éxtasis. Entonces, algunos de ustedes comienzan ya a vivir esto en períodos mucho más largos. Es posible, también, instalarse en ese estado, de manera permanente y durable porque la Onda de Vida, el Manto Azul de la gracia, vuestro trabajo (que han efectuado estos últimos años), quizá les ha permitido Abandonarse totalmente a la gracia de la Luz y de volverse esta Onda de Vida: vuestra naturaleza profunda. Entonces, en ese momento, ustedes constatarán que les es posible pasar, según los momentos, de un estado a otro. Les es también totalmente posible, ahora, de instalarse (de manera durable e incluso permanente) en esta gracia, en este Éxtasis y en esta Comunión, hagan lo que hagan, tengan lo que tengan para vivir. Y es además esta posibilidad de instalarse, de manera más o menos constante, en la gracia, que los vuelve lo más leves posible y lo más aptos para vivir la Transparencia, para vivir la Humildad, para vivir la Simplicidad y para establecerse en ese estado que es el vuestro, más allá de todo estado que les es conocido.

Para eso, hay que olvidarse completamente. Hay que desaparecer, efectivamente, como eso ha sido dicho, disolverse en la gracia, volverse ésta, Comulgar con nosotros y Comulgar con ustedes mismos. Más allá de toda noción de lo que ustedes creen ser, aquí en este mundo, y que no representa absolutamente nada con respecto a lo que son en verdad, más allá de esta conciencia. Entonces, en el estado que se instala, instálense, cada vez más duraderamente, en la gracia. Instálense, de manera cada vez más permanente, en ese estado que vuelve imposible toda acción de lo que sea que sea contraria a la naturaleza misma de lo que ustedes Son. Para eso, recuerden: hay que olvidarse. Y nuestra Presencia a vuestros costados está ahí para eso. Para que a través de nuestra Comunión, a través de lo que vuestro cuerpo y vuestra conciencia viven, se acerquen a ese estado de Beatitud del cual mis Hermanas han testimoniado largamente. Eso se les ofrece. Eso les está abierto, hoy, desde el instante donde ustedes comprenden lo que se produce en los momentos donde viven la gracia y en los momentos donde aquélla parece retirarse de ustedes. Cuando de hecho, no son más que ustedes mismos que se retiran (por la acción de la persona que creen ser) de esta gracia que, como eso se dijo, es omnipresente. El hecho de pasar de uno al otro, más allá de las experiencias, les da a ver claramente los momentos donde viven la gracia y los momentos donde se instala la pesadez, donde el mental ha recuperado la iniciativa, donde los pensamientos de la vida ordinaria vienen a sumergirlos y a impedirles de ser lo que ustedes Son. Va a volverse cada vez más fácil, a través de nuestras Comuniones, a través de vuestra Presencia a ustedes mismos, a través del Absoluto, de vivir esto. Y es dentro de esto, de esta Agua del Más allá, que van a sacar todo lo que es necesario, digo bien todo lo que es necesario, para atravesar este período.

Ustedes son los Liberadores, y es la gracia que actúa a través de quienes ustedes Son, desde el instante donde se vuelven, en totalidad, Transparentes, desde el instante donde las resistencias de la personalidad no pueden existir, ni pueden manifestarse. La Luz, entonces, oficia, en ustedes, y les da a vivir ese estado de Éxtasis y de Amor que nada puede llegar a alterar, ninguna circunstancia exterior. Cuanto más consolidan este estado, más les es posible mantener esta gracia, mantener esta Paz, esta Beatitud. Entonces, desde luego, algunas Hermanas Estrellas les han mostrado (en su vida, cuando ellas fueron conocidas sobre esta Tierra) que ellas podían retirarse en este Éxtasis y para algunas de ellas, retirarse en el Samadhi más profundo. Pero la gracia no es el Samadhi. El Samadhi los vuelve no disponibles al mundo (al menos a la primera mirada) mientras que la gracia los vuelve plenamente presentes al mundo, plenamente presentes a la aceptación del Amor y en esta irradiación del Amor, haciendo de ustedes los Liberadores. Siendo Liberados vivientes, solo depende de ustedes establecerse en esta gracia, desde el instante donde vuestro mental entra en acción, desde el instante donde ustedes salen de esos estados particulares que les son dados a vivir, en las Comuniones, con nosotros, en vuestros Alineamientos, en los Esplendores de los Arcángeles, o todavía en las sesiones del Manto Azul de la gracia.

Entonces, háganse la pregunta: ¿por qué eso no puede instalarse, con frecuencia? Ustedes constatan, porque lo que viven, que, desde luego, las ocupaciones de este mundo son muy a menudo los frenos (si no son los obstáculos) a establecerse en este estado. Pero eso va a volverse cada vez más fácil. Hay que aceptar ya esta eventualidad, en vuestro mental mismo, en vuestra persona misma. Si lo aceptan, si lo hacen, entonces ustedes lo vivirán verdaderamente y esos estados de gracia se volverán cada vez más intensos, cada vez más prolongados, cada vez más evidentes en cuanto a lo que eso representa: es decir que ustedes son y que nosotros somos Seres de gracia, Seres de Amor. Esto los hará salir (de manera cada vez más evidente) de las condiciones y de los condicionamientos de este mundo. Es esto que favorece también vuestra Ascensión individual y colectiva. Es esto que alimenta la Tierra, alimenta el Cielo, alimenta el Absoluto descubriéndolo y revelándolo por lo que él Es.

Más numerosos serán en dejar que la gracia se funda en ustedes, emane de ustedes, más dejarán el Amor desahogarse y salir de ustedes, más constatarán, por ustedes mismos, que eso es cada vez más fácil, cada vez más evidente, cada vez más la sola Verdad. Y eso les permitirá aportar todo el Servicio y todo el Amor a vuestros Hermanos, que estén todavía desviados de la Luz, porque ninguna palabra podrá convencerlos, porque ninguna conversación podrá convencerlos de cambiar. Pero en cambio, la gracia es efectiva por sí sola. Basta que simplemente, durante un momento de sufrimiento, durante un momento de desesperación, aquel que se ha desviado de la Luz, abra suficientemente, por el sufrimiento, por la desesperación, se abra en él, a otra cosa (incluso en el miedo) para que la gracia venga entonces a su encuentro. Ustedes conocen todos, en esta Tierra, las historias de grandes sufrimientos que desembocaron en la aniquilación de la persona, en un reflejo de supervivencia, que desemboca en un shock espantoso, que termina con la apertura a la Luz.

Entonces, yo me dirijo también a esos de mis Hijos que, por el instante, no viven lo que ustedes viven y les digo: tengan paciencia. No hay persona que esté más alto, no hay persona que esté más bajo. Hay solo vuestros Hermanos y vuestras Hermanas que han, quizá, tenido más entusiasmo para liberarse del encierro y hay otros Hermanos y otras Hermanas que tienen miedo, porque, para ellos, lo Desconocido es algo terrible, porque soltar, en totalidad, la persona, soltar todas sus referencias, puede representar algo terrorífico, en un mundo donde el miedo está omnipresente, sobre este mundo donde todo es competición, donde todo es falsificación. Entonces, no juzguen. Conténtense de vivir la gracia pues, es, para ustedes, el mejor modo de servir la Luz. Es el mejor modo de servirse. Es el mejor modo de ser lo que ustedes Son.

Entonces, piensen en estas palabras que les he liberado, en los momentos donde están en este estado de Comunión. Y piénsenlo también en los momentos donde no lo están más. Porque es en esos momentos que la gracia podrá aportarles lo más importante, es decir el alimento de En lo alto que viene a tranquilizar vuestra sed, tranquilizar vuestros sufrimientos, curar la incertidumbre y lo Desconocido y hacer de ustedes lo que ustedes Son, de toda Eternidad. Piénsenlo. Recuerden lo que dijo el Arcángel Miguel: que ustedes pueden llamarlo. Pero no le pidan nada más que nuestra Presencia, porque nuestra Presencia es vuestra Presencia, durante esta Comunión, de esta Fusión y, yo lo espero, esta Disolución. Constatarán por ustedes mismos, que todo está incluido, que no puede existir ningún pedido, desde el instante donde la gracia está instalada, desde el instante donde ésta dura en el tiempo y les permite, cada vez más fácilmente, de darse cuenta de la Ilusión, de la noción de Efímero de este mundo. Mientras estén insertados en vuestra realidad personal, es muy difícil de extraerse, sin renegar de ella, sin desviarse. Sólo la gracia puede hacerlo.

Ustedes no pueden hacer nada por sí mismos. Eso fue dicho muy reiteradas veces. Entonces, desde luego, han existido numerosas enseñanzas, sobre esta Tierra, que les han dicho que podían mejorarse. Pero ¿cómo lo que es perfecto podría mejorarse? ¿Dónde se sitúa, como diría aquel que interviene estos últimos tiempos (Nde: MARIA hace referencia a BIDI) vuestra mirada? ¿Dónde colocan vuestra Conciencia? ¿Dónde colocan lo que miran, lo que sienten, lo que experimentan, lo que conciben? ¿A nivel de la persona o a nivel de lo que ustedes Son, más allá de todo Efímero, en esta magnífica Luz, este magnífico Amor que ustedes Son, más allá de todo Tiempo, de todo Espacio, de toda Eternidad? Ustedes son eso, seguramente, y pues si la gracia es vuestra naturaleza, ¿cómo la Ilusión podría perdurar? ¿Cómo cualquier efímero podría inducirlos en el error, en el juicio, en el sufrimiento? Ustedes Son la Eternidad. Los Arcángeles y nosotros mismos, nosotros se lo hemos repetido muy a menudo. Porque es la Verdad. No es algo por creer, no es algo por esperar. Es simplemente por manifestar, desde ahora, porque es la única Verdad.

Desde el instante donde vuestro Corazón es puro (en el sentido de esta Transparencia: de no querer actuar por ustedes mismos sino por la gracia), entonces la gracia está ahí, la divina providencia se instala y les permite ver vuestra vida desplegarse, sean cuales fueren las circunstancias de vuestro medio ambiente, en la más grandes de las Alegrías, pero, más allá de esta Alegría, en el Éxtasis mismo. Ustedes deciden. Tienen todos los elementos en vuestras manos, tienen todos los elementos en vuestra conciencia. Todo les ha sido liberado, absolutamente todo les ha sido dado. Entonces ¿aceptan darse ustedes mismos? ¿Aceptan volverse lo que ustedes Son, en la Eternidad, y de no ser más solamente este cuerpo que se agita, que se debate, en su vida, en sus afectos, en sus sufrimientos, en sus alegrías, en sus miedos?

No habrá otra elección, eso se les ha dicho y repetido: será el miedo o el Amor. Recuerden que, sin ninguna excepción, ustedes son todos Liberadores de este encierro. Pero el modo en el que ustedes son Liberados depende profundamente de vuestra capacidad de acoger la gracia, de vivirla, de manifestarla, de irradiarla, de entrar en ese Amor Absoluto, en ese Amor donde no existe ninguna condición, sean cuales fueren las circunstancias de lo que ustedes tienen que vivir, sean cuales fueren las circunstancias actuales, o por venir, de este mundo. Todo eso no les concierne, desde el instante donde la gracia está ahí. No le den más peso, no le den más conciencia, a lo que es efímero, a lo que es llamado, un día o el otro, a desaparecer totalmente. Ustedes no son eso, porque nunca desaparecerán, como nunca desaparecieron.

Ustedes son lo que ustedes Son, desde tiempos inmemoriales, en todo espacio y de toda Eternidad. Y la naturaleza misma de vuestro Ser es Amor y Absoluto Amor. Y la manifestación de eso sobre este mundo es la gracia y el Éxtasis, no hay otra. Todo el resto no son más que caminos que no llevan a ninguna parte. Todo el resto no son más que ocupaciones que apuntan a mantener la Ilusión, en un contexto o en otro. Pero, en todo caso, desde tiempos inmemoriales, numerosas Hermanas, numerosos Ancianos, numerosos místicos, les han dicho todos lo mismo, cualquiera sea su origen, cualquiera sea la época: no hay más que una verdad, no hay más que un Amor. Es eso lo que ustedes Son. Entonces ¿por qué continuar manteniendo el pasado? ¿Por qué continuar manteniendo algunos lazos condicionantes y que los encierran? Sean Libres, porque la Libertad es lo que ustedes Son. Sean Autónomos, porque la Autonomía es lo que ustedes son. ¿Por qué rechazar nuestras Comuniones, nuestras Fusiones, nuestras Uniones?

Yo preciso también que numerosos de ustedes, antes de mi Anuncio final, no me conocen. Y sin embargo, esos entre ustedes que me encontraron, desde la primera vez, sintieron oportunamente que ahí estaba la Verdad, la sola Verdad. Porque no puede haber ninguna duda con la gracia. La duda forma parte de la personalidad, la interrogación forma parte de la personalidad. Porque lo Efímero es interrogación, porque lo Efímero es duda y porque el Amor no conoce ni la duda, ni lo Efímero. Depende de ustedes inscribirse en la Verdad que tienen por vivir. Cada día eso va a volverse cada vez más fácil, si sueltan las armas, si aceptan y consienten a la gracia, si aceptan el Éxtasis, si aceptan de no estar más encerrado en ustedes mismos, de no estar limitados por cualquier elemento que sea. Entonces la gracia será vuestra naturaleza. Yo vuelvo a añadir también que numerosos de ustedes no lo viven porque, por el instante, esos seres, esos Hermanos, esas Hermanas que no lo viven, y que sin embargo se dan vuelta hacia mí, y que sin embargo se dan vuelta hacia nosotros, se disolverían por supuesto de este Plano si nosotros estuviéramos a su costado. Estos no tienen necesidad de nosotros, por el momento, porque nuestra Presencia sería quizá más molesta para vivir lo que tienen que vivir.

Recuerden: la esperanza, el sufrimiento, las pérdidas, pueden conducirlos a vivir el Encuentro con la Luz y a realizar lo que ustedes Son, de toda Eternidad. Eso también, algunos Ancianos lo han testimoniado, lo sé. Entonces replantéense lo que les dijo, por ejemplo, aquél que se nombra HERMANO K: a la vuelta de un sufrimiento, a la vuelta de una pérdida, la gracia está ahí, porque ella siempre ha estado allí. Pero las condiciones de sufrimiento de la persona, personalmente o colectivamente, tienen los efectos, como todos ustedes lo saben, donde la solidaridad humana, la humanidad del hombre puede expresarse de manera mucho más evidente que en las situaciones que ustedes llamarían tranquilas, donde predominan la competición, el miedo, la depredación, el sufrimiento. Existe un umbral de sufrimiento donde el Éxtasis se revela. Esto es lo que quería decirles, hoy. Pero aprovechen los momentos, ustedes que viven la gracia, aprovechan de esos momentos para agrandar esos momentos, para instalarse en un goce evidente de ese estado. En ese momento, constatarán que las dudas que los asaltaban, que los miedos que se manifestaban, que las cristalizaciones que podían aparecer en la cara, no existirán más.

Acoger la gracias, es acoger la Eternidad. Vivir la gracia, es vivir el Éxtasis y es no ser más afectado por cualquier circunstancia de este mundo, por cualquier lazo de este mundo. Es realmente, Liberarse ustedes mismos. Es Resucitar en la Eternidad, dándoles a vivir el Encuentro con vuestro Doble, el Doble que nosotros somos, y pues a salir, realmente, de lo que se ha nombrado, a veces, una prisión. Salir, como lo decía el Comendador de los Ancianos, del tarro. No quedar limitado a una localización en un cuerpo, a una persona, a una identidad sino volverse lo que ustedes Son, en Verdad, mucho más amplio: la totalidad de lo que pueden ver, sentir, tocar e incluso mucho más allá. Entonces piensen en estas palabras en vuestros momentos donde tienen la suerte de vivir la gracia. Sumérjanse, déjense llevar, abandónense a eso y todo les será dado. Vuestra vida no podrá ser más afectada por lo que fuera, a nivel de este cuerpo, a nivel de vuestras relaciones, a nivel de las responsabilidades incluso que ustedes tienen. Recuerden, en el momento donde viven la gracia, el miedo o el Amor: no hay otra elección. Y esa elección, en estos tiempos, no depende más de lo que ha sido realizado en vuestra función, si ustedes la habían aceptado, de Ancladores y Sembradores de Luz. Hoy, son Liberados vivientes y son pues Liberadores. Recuerden eso. He aquí mi mensaje del día.

Mañana, a las 17 horas, dejaré intervenir a mi Hermana MA ANANDA MOYI y volveré entre ustedes a la misma hora, en dos días (Nde: martes 17 de julio).

Les dejo ahora la palabra, con respecto a lo que acabo de decir o si, con respecto a mi intervención de ayer, tiene otras cosas para preguntarme. Los escucho.

Pregunta: ¿Los dolores en los omóplatos y los brazos constatan los procesos en curso?

De una manera global, mi niño, la gracia no provoca dolores. Solo las resistencias provocan los dolores. Entonces ahora, decirte si eso es tu historia personal, o si eso está ligado a las resistencias a la gracia, a ti te corresponde verlo. Pero la Luz es gracia. Desde el instante donde la gracia penetra, desde el instante donde te vuelve la gracia, nada de este cuerpo puede afectar lo que tú Eres.

Pregunta: ¿Un temblor, experimentado en todo el cuerpo, corresponde a la Onda de Vida?

Bien amada, eso había sido explicado por uno de los Ancianos. Ese mecanismo de temblor es la Vibración celular, dando muy a menudo, a la caja toráxica, no sólo una Vibración o un Fuego del Corazón, sino un temblor. En algunos momentos, ese temblor puede recorrer el conjunto del cuerpo. Es la traducción de la Transmutación celular que está en curso.

Pregunta: ¿Cuál es la significación del Sonido en la oreja izquierda que se amplifica, a la noche, hasta provocar el despertar?

Esas son las primicias de mi Llamado. Esas son las primicias del llamado de los que vienen de otras Dimensiones y del Absoluto, para despertarte.

Pregunta: Usted dijo que estaría ahí para aquellos que se vuelven hacia usted con el fin de hacerles vivir la Unión Mística. Pero desde hace tres años que yo la llamo, nada pasa. ¿Por qué?

Bien amado Hijo, como tú lo dices: “por el instante”. ¿Estás apurado? ¿Sabes si este es tu tiempo? ¿Sabes si eso no corresponde a lo que yo dije, hace algunos instantes, hoy? Y luego también, hay una noción que es capital hoy, mucho más que hace tres años: ¿te has Abandonado a mí? ¿Te has Abandonado a lo que tú Eres, más allá del nombre que llevas? ¿Estás listo a perder todo para encontrarnos, y encontrarte? Toda la cuestión está allí. No puedes, por el instante, como tantos otros, entendernos, sentirnos, porque no podemos acercarnos a aquellos que nos quieren atraer, en ellos, dentro de su persona. No digo que tú eres eso, digo simplemente que, quizá, para ti, este no es todavía el buen instante. A lo mejor, para ti, hay todavía otras cosas que soltar. O entonces, quizá, para ti, el momento realmente no ha venido porque “los primeros serán los últimos, los últimos serán los primeros”. A ti te corresponde mirarte y verte. La cólera no resuelve nada. La cólera es todo salvo el Abandono: la cólera es la persistencia de una personalidad, una oposición. Y yo te hablo de esta cólera con respecto a ti mismo, con respecto a nosotros (no la cólera que puede ser manifestada de Hermano a Hermano o de Hermano a Hermana en algunas circunstancias).

No tenemos más preguntas, nosotros le agradecemos.

Hijos bien amados, les digo entonces hasta dentro de dos días. Pero antes, vivamos, todavía, nuestro Encuentro.

... Compartir del Don de la gracia...

Yo soy María, Reina de los Cielos y de la Tierra. Yo les digo hasta pasado mañana. Yo los dejaré, mañana (Nde: lunes 16 de julio) en compañía de MA (Nde: MA ANANDA MOYI). Que la gracia sea vuestra Morada, la Morada de Paz Suprema. Con todo mi Amor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada