AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

miércoles, 11 de julio de 2012

GEMA GALGANI Autres Dimensions 2 de Julio del 2012 CON AUDIO


www.autresdimensions.com
canalización:Jean Luc Ayoun
Transcripción: Veronique Loriot
Traducción: Amparo Iribas
http://mensajes-del-espiritu.blogspot.com
http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com

audio
  
Yo soy Gema Galgani. Hermanas y Hermanos encarnados, vengo a ustedes con el fin de, no solamente de transmitir lo que tengo para transmitir sino también para Comulgar en cada uno de ustedes. En calidad de representante del Manto Azul de la gracia, vengo a expresar las cualidades que fluyen de la acción del Manto Azul de la gracia y de las Partículas Adamantinas, sobre vuestra vida, aquí, allí donde ustedes estén, en la Tierra, en estos tiempos tan preciosos, tan importantes: el regreso de la Luz a lo que ustedes Son, desde el principio, y, sobre esta Tierra, el fin del encierro. Más allá de los efectos que les han sido descrito, desde años (los efectos esperados sobre vuestras Lámparas, sobre vuestra Conciencia, el sentido de lo que es la Unidad, de lo que es la Luz), las transformaciones que ustedes vivieron, el Abandono a la Luz mismo, y quizá el Abandono del Sí, debe permitirles manifestar, hoy, sobre esta Tierra, una Presencia de quienes ustedes Son, muy particular, muy intensa pero también con características precisas. La acción de la Luz, por su inteligencia, por el Amor que ustedes Son, debe permitirles estar en una confianza extremadamente presente, extremadamente nueva. 

Muchos de ustedes oscilan todavía entre las fases de Alegría y las fases comunes de la vida, tanto más cuanto que, como ustedes lo saben, existen pasajes de una a la otra y de la otra a la una. Lo que va a desaparecer, es el sentido mismo de esas oscilaciones. La desaparición de esas oscilaciones y de esos pasajes de una conciencia de Yo, al Sí, y a la Alegría, se traducirá, desde el instante donde ustedes acepten dejar obrar a la Luz, en totalidad, en ustedes, sin buscar dominarla, sin buscar controlarla, Abandonándose a ella pero en otro nivel, ahora. Incluso lo que ha sido vivido, en las etapas que los trajeron hasta el presente, hasta hoy, debe tender a borrarse. Este borrado no es, tampoco, un acto de voluntad, a lo sumo puede ser, como eso había sido descrito en su tiempo, por HILDEGARDE, mi hermana, como una tensión hacia el Abandono. 

Hoy, los efectos de la Luz, penetrando cada vez más profundamente en la materia, en este mundo, debe determinar, en ustedes, de manera natural, la aparición de algunas características, de algunos estados, dentro mismo de vuestra vida ordinaria. Uno de los elementos mayores, durante este período, es la confianza. No una confianza en ustedes, no una voluntad en ustedes, no el establecimiento de un control, cualquiera sea, sino más bien lo que se anticipó por lo que ustedes quizá han interpretado, dado por BIDI, concerniente al Absoluto. Vivir la Alegría no debe estar más reservada sólo a vuestros momentos de Alineamiento, a vuestros momentos de Paz, a vuestros momentos de Interioridad. Sino la Alegría también, en lo sucesivo, debe modificar todos los sectores de vuestra vida. Y para esto, ustedes no tienen nada que realizar más que decir “sí” a la Luz, de borrarse, en totalidad, de los juegos de lo que ustedes juegan, de todos los juegos de vuestra personalidad, de vuestra vida común. Yo preciso (como esto, además, les ha sido repetido muchas veces) que no es cuestión de abandonar vuestra vida sino, más bien, de vivirla de otra manera. Vivirla de otra manera es, más allá de vuestro rol de Anclador de Luz que se consumó, de volverse esta Luz sobre la Tierra, volverse ese faro que no tiene ninguna voluntad, que no tiene ninguna confianza en la personalidad, sino que deja emanar de él, por Transparencia, en una lucidez nueva, la Luz que ustedes acogieron y que transmutó lo que lo fue en ustedes. El Manto Azul de la gracia, para aquellos que lo viven, irremediablemente ha cambiado el estado de vuestra conciencia. 

La confianza de la que hablo, no es la confianza en ustedes, ni incluso la confianza en nadie en este Mundo, ni incluso en nadie de nuestros Planos, aunque efectivamente nuestra Presencia en el seno de vuestro Canal Marial o en vuestro Corazón, es capaz de alegrarlos. La Confianza de la que hablo es esa que se establece por si sola dentro de la Luz. Es un estado, que, cuando la Luz está presente y actúa por si sola, sin ninguna intervención de vuestra parte, va a poner fin a los últimos miedos, va a poner fin a los últimos apegos de la personalidad, a las últimas dudas. No son ustedes los que crean esta Confianza: es Ella que se crea, desde el instante donde ustedes renuncian totalmente a ustedes mismos. Eso participa de las etapas finales, antes de ser Absoluto, dándoles a vivir un desarrollo de vuestra vida que no les pertenece más, porque ustedes pertenecen a la Luz, porque ustedes Son la Luz. Comprender y consentir esto, es vivir la Alegría permanente, es no ser más alterado por alguna circunstancia de vuestra vida, por algún acontecimiento de este Mundo, es permanecer casi inmóvil, en este estado de ser particular donde la Confianza se instala. 


Esta Confianza es uno de los atributos de la Luz y del Amor. No son ustedes que la crean, es ella que se crea, al interior de ustedes, desde el instante donde ustedes comprenden el principio de su acción. Pero, para eso, hay que renunciar, efectivamente, a toda visión sobre este mundo, a toda visión sobre las leyes que les son conocidas y simplemente dejar obra esta Luz que los llenó, que los ha transformado. Múltiples expresiones pueden ser empleadas: el Pasaje de la Puerta Estrecha, la Crucifixión, la Resurrección. ¿Qué pasa desde el instante donde ustedes deciden, en vuestra conciencia, dejar obrar verdadera, real y totalmente la Luz? Pues bien, constatarán que el conjunto de los miedos, el conjunto de los apegos de vuestra personalidad, desaparecen por si mismos. 

Ustedes cesan toda lucha, ustedes cesan toda aprensión, no por cualquier deseo o cualquier voluntad sino por la acción de la Luz misma que va realmente a transformar lo que ustedes son, que va realmente a modificar, lo que, hace todavía algún tiempo, constituía vuestra vida. Esta Confianza es el Amor, porque el Amor es confianza y es dulce y si dejan obrar el Amor y la Luz que ustedes Son, sin mezclarle la menor personalidad, la menor voluntad, si se abandonan, pues, totalmente a la Luz y si Abandonan, incluso, toda pretensión espiritual a ser lo que sea y a ser quienquiera sea, dentro de este Mundo, si aceptan de no ser nada, entonces se volverán el Todo, porque la Luz colmará todas las Sombras que puedan existir todavía. 

No habrá más espacio, no habrá más lugar para la menor duda. Vuestra vida se desarrollará, efectivamente, en una gracia renovada cada día. Pero para eso, tienen que, efectivamente, como eso les fue preparado, de algún modo, por algunos Ancianos y por BIDI, tienen que desaparecer, en totalidad, que nada más exista que lo que ustedes Son, es decir esta Luz. La Confianza está ahí, en ninguna otra parte. Entonces desde luego, sobre este Mundo, constituido de elementos que les han sido dados y precisados por HERMANO K (ndr: su intervención del 1ero. Julio), es indispensable abandonarse, es decir vivir vuestra propia Crucifixión. Y esta Crucifixión, les es proporcionada por las circunstancias de la vida. Hay que reconocerlas como tales. Sea lo que fuere que les parezca perdido, sea lo que fuere que les parezca por perder, sea lo que fuera que abandonen, ustedes encontrarán la gracia. No puede ser de otro modo pues cómo lo que vivieron, hasta el presente, podría llevarlos a otro lugar y otra parte que no sea la Esencia de vuestro Ser, que no sea la Verdad del Amor. Y eso va a desembocar, desde luego, en la Confianza Absoluta, total e ilimitada, que viene a borrar, por su bálsamo, lo que podía quedar de zonas de sombra, de personalidad, de miedos, de apegos. 

El desafío, quizá (ndt: sea), para algunos de ustedes (extremadamente potente porque molesta). Porque a través de algunos apegos que quedaban en ustedes, la vida va a ponerlos frente a eso, de una manera o de otra. Y es ahí que se realizará el Abandono del Sí o no. Es ahí que se producirá una Resurrección feliz. Si ustedes aceptan y comprenden que la Luz es mucho más inteligente que nosotros (en nuestra persona, sobre este Mundo) entonces constatarán muy rápido que la Luz es lo que ustedes Son y que en el seno de esta Luz no hay más que Amor, que Confianza. Este estado crea, efectivamente, un aura, un campo Vibratorio, alrededor de ustedes, no dejando ningún lugar a ninguna interferencia. Pero también hay que aceptar, en algún lugar, en los ámbitos que les parecían importantes hasta el presente, dejarse despojar, en totalidad, de lo que les parecía importante, porque, justamente, lo que se despoja y lo que se aleja de ustedes, es lo que les impedía ser ustedes mismos, en totalidad, y de vivir esta confianza. 

Mientras ustedes crean dominar vuestra vida, la Luz no puede estar ahí, en totalidad. Mientras crean que se dirigen hacia una evolución, hacia un Mundo encarnado diferente, la Confianza no está ahí. Lo que les pide la Luz, hoy, es un sacrificio. Ella va a pedírselo de manera cada vez más insistente. Para algunos de ustedes, eso será muy fácil y, para otros, desde luego, habrá cosas por trascender y por superar. Pero, aquí también, comprendan que no son ustedes que las trascienden y las superan sino esta Inteligencia de la Luz y este Amor indecible que está mucho más allá de todas las comprensiones sobre este Mundo, de todos los Amores sobres este Mundo, y de todas las Vibraciones sobre este Mundo. Tienen que dejar todo, Interiormente, con el fin de que esta Confianza se instale. Las circunstancias exteriores de vuestra vida, en lo que les llega o les llegará, están allí sólo para probar vuestra confianza en la Luz, que es la Confianza. Para probar, de algún modo, vuestra fidelidad y vuestra certeza de Luz. No como un objetivo lejano, no como una búsqueda (que, quizá, ustedes han llevado), sino como el hecho de rendir todas las armas del ego y de la personalidad, de rendir todas las dudas, todas las interrogaciones sobre mañana. Es una invitación, también, a instalarse, en totalidad, en este tiempo presente, a través de mecanismos diferentes donde la conciencia no tiene más necesidad de proyectarse en un deseo, en un objetivo, aún el más noble. Pero, de una cierta manera, ustedes se detienen o conciben y perciben que no hay otro objetivo más que estar en el instante presente, de no existir, de borrarse, en totalidad, con el fin de que la Conciencia de la Luz y la Confianza de la Luz, actúen, al principio, en ustedes y por el campo de energía, por el aura que se generó sobre el Mundo. 

La Onda de Vida, el Reencuentro con MARIA, que muchos de ustedes comienzan a vivir, a título individual, o con una de nosotras o uno de los Ancianos, todo lo que se manifiesta como Conciencia y Presencia de vuestro lado izquierdo, no está allí para sostener un discurso, ni para ser visto, simplemente, sino para hacer resonar, en ustedes, este Abandono, esta Confianza. Dándoles a vivir la realidad y la Verdad de nuestros contactos. No dejando más el menor lugar para el miedo, sobre este Mundo, que concierna quienquiera sea, cualquier relación que sea, instalándolos en esta Confianza que es una certeza total. La Luz, de algún modo, los testea en vuestros últimos atrincheramientos, en vuestros últimos apegos. ¿Por qué están ustedes interesados? ¿Por vuestros apegos o por lo que ustedes Son? ¿Qué es lo que los motiva? ¿El miedo y la carencia? ¿O la Plenitud del Amor-Luz? Cada vez más, quizá, estarán divididos entre los dos. En definitiva, les corresponderá, aquí también, como eso se ha dicho, pasar por la Puerta Estrecha. Y la Confianza es un elemento mayor porque la Confianza que instala la Luz, en ustedes, no es vuestra confianza, sea cual fuere vuestro estado de miedo, de falta de certezas, de interrogaciones. Si ustedes acogen la Luz, si ustedes aceptan su acción final, descubrirán verdaderamente lo que ha sido llamado esta Morada de Paz Suprema, permaneciendo en este cuerpo. Tienen que morir a ustedes mismos, morir a lo que han sido, morir a vuestra historia, morir a todas las historias, para comprender que no hay historia y que hay Luz. 

Entonces desde luego, muchos de ustedes habiendo vivido las primeras etapas de esta transformación de Luz, por el instante, rechazan rendir las armas, porque tienen la impresión de controlar, de dominar la Luz. Pero ustedes no pueden controlar o dominar la Luz, porque es lo que ustedes Son, más allá de toda persona, de toda vida y de toda personalidad. Aquí también, hay una mirada diferente que llevar, hay una conciencia diferente que se manifiesta. Ustedes no pueden pretender ser Luz y ser una persona: eso va a aparecerles cada vez más claramente y eso corresponde, en totalidad, al fin de este Mundo, en esta Dimensión. ¿Van a aceptar o no? Si hacen un paso, constatarán, en esta aceptación, que hay verdaderamente una facilidad y que la Luz es un bálsamo que es capaz de hacer desaparecer todo desgarro, toda interrogación, todo sufrimiento. Porque la Confianza de la Luz reemplaza, muy ventajosamente, la confianza que ustedes pudieron tener en ella, la confianza que ustedes pudieron tener en quienquiera sea, o en lo que fuera. Pero hay que aceptarla, y sólo ustedes, una vez más, pueden aceptarla. Sólo ustedes pasan esta Puerta, si ustedes lo desean. Nosotros estamos ahí para iluminar eso. Muchas de mis Hermanas se lo dijeron y repitieron: ¿qué quieren Ser, que quieren volverse? 

Pero hay que comprender que ustedes no pueden quedar bajo el Corazón (ndr: 3er. Chakra) y estar en el Corazón (ndr: 4to. Chackra). O ustedes están en el ego y la persona (ndr: 3er. Chakra), o ustedes están en el Corazón. Y si están en el Corazón: no hay más persona, hay sólo la Transparencia de quien ustedes Son, no hay ninguna voluntad personal, no hay ningún deseo de controlar o de dominar la Luz. Hay solo, como lo dijo, en otras palabras, BIDI, esta vida que se vive y ustedes que no son esta vida y sin embargo, están en esta vida. Esta toma de conciencia debe hacerse y va a hacerse. Esto desembocará, para cada uno de ustedes, en un estado profundamente diferente donde nada más podrá ser como antes, donde nada más que les parecía una certeza, podrá ser mantenido, porque la Luz, efectivamente, el Amor que es lo que somos, los quiere enteramente. 

Entonces, ustedes, ¿qué quieren? ¿Quieren ser Luz o quieren resistir? Todas las circunstancias de vuestras vidas, de la Tierra misma, en su totalidad, van a verse frente a esta ecuación que condicionará el destino, que condicionará la calidad de lo que ustedes Son. Está en ustedes y ustedes solos que acepten o que rechacen. La aceptación en la acción confiada de la Luz también vendrá a aumentar el Éxtasis Interior, porque no puede persistir un Éxtasis y una duda, un Éxtasis y un miedo. Es uno o el otro y eso, aquí también, va a aparecerles cada vez más claramente, cada vez más evidente. No podrán continuar, cuando el momento haya venido, dedicándose a vuestras ocupaciones ordinarias y Ser Luz. Será uno o lo otro, es aquí donde ustedes mostrarán lo que les queda de apegos, lo que les queda de sombras en ustedes, resultantes de vuestros miedos, resultantes de la personalidad. Lo que digo por esto, es que, en muy poco tiempo, ustedes no podrán más ser una persona que tiene su vida y la Luz. 

No es más tiempo de alimentar la vida y vuestra persona, por la Luz, sino, más bien, que vuestra vida y vuestra persona se borren delante de la Luz. No les oculto que el ego no puede apreciar eso, porque incluso los modos de funcionamiento que ustedes tienen, y que ustedes han tenido desde tiempos inmemoriales, para algunos de ustedes, han ocultado vuestra naturaleza, nuestra naturaleza, que es Amor y Luz. Dicho de otro modo, Ser Luz y Amor no puede acomodarse a otra cosa más que al Amor y la Luz. Y mientras exista, en ustedes, una veleidad de quedar apegado a lo que sea, de quedar implicado en lo que sea, y bueno ustedes constatarán por ustedes mismos, que eso es incompatible con la Luz. Porque efectivamente, como lo había anunciado mi hermana MARIA, hace algunas semanas, y como eso les será dado firmemente, en estos tres días que vienen, por las intervenciones de METATRON, MIGUEL y MARIA, esta presión de la Luz es una presión de Liberación. Pero para la personalidad, es, desde luego, lo inverso, es la pérdida de toda referencia, es la pérdida de lo que habían sido vuestras certezas, lo que había sido vuestra confianza y vuestra voluntad. Incluso eso debe ser transmutado. Es el momento donde CRISTO decía: “deja los muertos enterrar a los muertos y sígueme”. 

¿Qué quieren ustedes, qué deciden ustedes, cuál es vuestro polo de interés? ¿Están apegados a quien sea, o a lo que sea, o son Libres? No puede haber apego y Libertad, no puede haber Sombra y Luz, al mismo tiempo. Lo que era posible hasta el presente, no será más posible. Hay que elegir, no con la cabeza, sino hay que elegir entre la Luz y la Sombra: ustedes no podrán más contemporizar entre las dos, se terminó. Eso va a aparecerles, una vez más, cada vez más claramente y cada vez más evidente porque la verdadera elección (no las elecciones que han sido hechas, hace algunos años, sino la que se desarrolla ahora) es, de algún modo, una confirmación: ¿Jugaron con la Luz, se sirvieron de la Luz o son ustedes Luz? Les toca a ustedes comprender eso y sobre todo, vivirlo, en la vida ordinaria. No es en los momentos de meditación, de rezo (o llamen eso como ustedes quieran) que la Luz debe estar ahí. Ella debe también, ahora, iluminar toda vuestra vida, todo lo que ustedes viven. Y eso no puede ser una decisión del ego, no puede ser cualquier acción de la personalidad que realiza eso sino, de algún modo, la aniquilación total de la personalidad y de todo lo que comprende esta personalidad: los apegos ante todo, los hábitos, los miedos. Todo eso debe ser barrido, no por una acción de vuestra voluntad sino, por el “sí” franco que ustedes dirán a la Luz. Porque, les recuerdo, una cosa es querer la Luz, una cosa es percibir la Luz activando tal lámpara o tal otra lámpara, y otra cosa es volverse esta Luz, en totalidad, poniendo fin a todas las ilusiones, a todo lo que los privaba de Libertad. 

El Amor es Libertad. La Luz es Libertad. La Liberación no es una mera palabra. La Luz viene a liberarlos, si ustedes lo aceptan, pero no pueden ser liberados y mantener cualquier apego que sea. No pueden estar privados de Libertad y ser Libre. Hablo de la Libertad, la más fundamental, del Amor y de la Luz. Entonces, desde luego, cuando hay una vida a llevar a cabo, muchas interrogaciones pueden presentarse sobre lo que ustedes tienen que hacer, sobre los apegos que ustedes tienen, pero es justamente ahí (y solamente ahí) donde se encuentra el desafío. ¿Quieren ustedes seguir al CRISTO? ¿Quieren responder a su llamado? ¿Quieren realizar la ascensión o no? Recuerden que son libres de vuestra elección pero que una de esas elecciones es la Libertad y que la otra no es la Libertad. ¿Dónde colocan la Libertad? ¿En la creencia que ustedes tienen la elección? ¿O en la aceptación de lo que ustedes Son, en totalidad? Uno y lo otro van a volverse cada vez más incompatibles, cada vez más alejados, y, además, eso se alejará del mismo modo que se alejan de ustedes algunas cosas, al Interior de ustedes como en vuestra vida. No es más tiempo de tergiversar, de una cierta manera, porque nuestro Llamado va a resonar, porque la constitución del Canal Marial, el hecho de ser recorridos por la Onda de Vida y de vivir el Extasis o la Alegría, vuelven, de algún modo, a hacerles y a hacerse la pregunta: ¿Soy la Alegría o soy el miedo? ¿Soy el Amor o soy la falta de Amor? ¿Soy transparente conmigo mismo? ¿Acepto que la Luz tome todo el lugar, en totalidad, enteramente? O yo resisto, para mantener mi persona, mis apegos, cualquiera fueren esos apegos. Fue dicho, hace poco tiempo, que eso a lo que ustedes estaban apegados los perdía. Y eso a lo que ustedes quedarán apegados los perderá cada vez más. No tienen ningún medio de sustraerse de eso. No tienen ninguna técnica que les permita, aparte de vuestro propio posicionamiento, de dulcificar o de evitar ese momento, ese Pasaje. 

Comprendan bien que, de nuestro lado, nosotros hemos obrado, desde muchos de vuestros años, a esta preparación. Sabemos también, pertinentemente, que muchos de ustedes, Hermanos y Hermanas que llegan delante de esta puerta, en ese momento, son presos de una angustia, de un miedo terrorífico. Este miedo del vacío, este miedo de la nada que está inscrito en el miedo a la muerte, en el miedo al otro, también, debe ser mirado. No es algo sobre el cual ustedes deben actuar, por ustedes mismos, sino comprender que es la Luz que actuará, sobre esto, por sí misma. Y si ella no actúa, no es porque no hay Luz, es porque, ustedes mismos, se han colocado en oposición a ella. Tienen que ser lúcidos, cada vez más, sobre los pormenores de todas vuestras acciones que llevan a cabo en este mundo, que ellas les parezcan las más justas, que conciernan las obligaciones más importantes de vuestra vida. Porque deben redefinir y aceptar de redefinir, pues, lo que es lo más importante para ustedes. ¿Es la Luz? ¿Es el Amor? O es la proyección de vuestro amor en quienquiera o hacia quienquiera, es decir vuestros apegos. Eso pasa ahora y la vida, por el hecho del fin del aislamiento de la Tierra, los lleva a eso, cada uno a vuestro modo, para las cosas que les pueden parecer insignificantes pero por las cuales ustedes constatarán que ellas no eran tan insignificantes como eso, o por algo que les parece tan enorme que tienen quizá la impresión de no llegar. 

Pero recuerden que el Amor y la Luz es vuestra naturaleza. Que el Amor y la Luz están aquí, en ustedes, alrededor de ustedes, y en todas partes. Le toca a ustedes, pues, ver si quieren ser Liberados. Les toca a ustedes ver si quieren ser la Libertad o el sufrimiento. Ninguna otra persona más que ustedes puede decidir. Ninguna otra persona más que ustedes puede pasar. Nosotros estamos ahí, a vuestros lados, y en ustedes, y estaremos cada vez más. Nosotros los llamaremos la noche y la mañana. Nosotros manifestaremos nuestra Presencia de manera incisiva, en las situaciones donde justamente no están en meditación o alineados, sino en los momentos más inoportunos, a primera vista, pero que son, de acuerdo con lo que nosotros percibimos de ustedes, los momentos más oportunos. No venimos a ponerlos a prueba o a testearlos. Es la Luz que está en ustedes, que testea, de algún modo. ¿Son ustedes la Libertad y la Alegría? ¿Son ustedes el Absoluto? ¿O están en las resistencias de la persona que quiere siempre alimentarse de Luz y desviarla en beneficio de la personalidad? Eso no es el Amor. El Amor, es dar todo y sobretodo darse, uno mismo, en totalidad. Eso ya se los expliqué, hace muchos meses. Mientras ustedes no se dan, bueno pues, la Confianza no puede estar ahí. Mientras ustedes no entreguen todo entre sus manos, las de la Luz y el Amor, queda una parte de Sombra, una parte de voluntad, una parte de necesidad de controlar los acontecimientos y la vida, pero eso no es la Vida. Eso va a aparecerles, de una manera o de otra, y ustedes se verán, verdaderamente, tal como son sin tener necesidad de proyectar sobre quienquiera sea (o sobre cualquiera fuere) vuestras propias carencias, vuestros propios sufrimientos. Como lo decía HERMANO K, solo ayer: lo que se presenta al exterior está también en ustedes. No hay culpable, ni responsable, ni víctima, ni verdugo, ni cualquier otro que ustedes mismos. Todo lo que les llega es justo. Todo lo que les llega (y todo lo que los toca) está ahí, justamente, para tocarlos y para mostrarles, claramente ahí donde ustedes están. No es una elección realizada por el mental, sino es la Vida, por sí misma, que viene a mostrarles eso. 

Ser Amor y Luz, es aceptar no ser más persona, es aceptar desaparecer (que esta desaparición sea de la Conciencia, que sea simbólica, o que sea real) porque no hay más ninguna importancia. Que ustedes estén en su cuerpo, o que estén sin cuerpo, ustedes constatarán que permanecerán idénticos a lo que ustedes Son, desde el instante donde acepten, real y concretamente, de no estar más apegados. Todo esto se desarrolla para ustedes, si no está ya presente, va a desarrollarse y se desarrolla, en este momento. No hay, tampoco, que reflexionar ni hacerse la pregunta puesto que la Vida por sí misma va a proponerles, muy precisamente, eso, en las circunstancias que les son propias y que son, una vez más, las más adecuadas para ustedes: para Ser Luz que ustedes Son. Sea cual fuere el acontecimiento que les llegue (o sea cual fuere el acontecimiento que llegue a este mundo), la finalidad es, (y queda) y permanecerá hasta el final, la Luz. Pero no una Luz y un Amor exteriores sino, la concientización que ustedes Son eso, porque nosotros somos todos eso. Si se toman el tiempo de observar lo que se desarrolla en vuestra vida, entonces, ustedes comprenderán. Si no pasa nada por el instante, dejen llegar lo que va a llegar. No podrán tener más la menor duda y ustedes harán la elección, que no es esa de este cuerpo, ni esa de estas emociones y de este mental, sino que es una real transfiguración y resurrección. 

Hagamos una pausa, algunos instantes, en la Comunión de mis palabras y de vuestra escucha, antes de retomar. 

... Comunión ... 

Es en esta Comunión que se encuentra la Verdad, la única. Nuestros Hermanos y nuestras Hermanas, Ancianos y Estrellas (que venían sobre todo del Oriente, durante sus vidas), les hablaron de la Ilusión, de Maya. Queda ahora verificarlo. La Ilusión es sufrimiento. Maya es sufrimiento. La Luz y el Amor es Libertad, totalmente. Ustedes van a hacer la experiencia. Son ustedes que deciden vivir (o no vivir) esta experiencia. Pero no pueden y no podrán, cada vez menos, forzar la Luz a vuestras visiones, a vuestras perspectivas, a vuestros anhelos, a vuestros deseos. La Confianza está ahí, no está en otro lugar. 

Hermanos y Hermanas, la Paz, la Morada de Paz Suprema, es accesible, ahora, aquí, allí donde ustedes están. Ella no es una huída, no está en otro lugar, más que cuando vuestra conciencia no esté más aquí. Ella es ahora. Los invito a deponer las arnas. El mejor testigo de ese deponer las armas es la Onda de Vida. La primera ola obró, para aquellos de ustedes que estaban más próximos de esta Verdad, de esta Libertad. Ustedes están todos convidados, ahora, a vivirla. Para eso, hay que rendir todo lo que no es ustedes. La Libertad está ahí, ella existe a ese precio, ese del sacrificio. Ella no está en la huída de la vida, porque la Vida es (y será siempre), en este mundo como en todo mundo, en la Fuente como en el Absoluto. Sino es una actitud nueva, una comprensión, real y nueva, de lo que debe jugarse, de lo que debe vivirse. Y recuerden que ustedes tienen la Libertad de elegir. Y si, a partir de los días que vienen, la Onda de Vida no nace, es que ustedes resisten. Habrá que rendirse a esta evidencia. Si no resisten más, la intensidad de la Onda de Vida (como, el año precedente, la intensidad de la Luz Adamantina permitió la apertura de la Puerta KI-RIS-TI), hoy, los libera, con la condición de que ustedes la acepten. ¿Aceptan ustedes desaparecer? ¿Aceptan Ser Amor? No el amor humano que ustedes han proyectado en vuestros afectos diversos y variados, sino el Amor de la Vida y el Amor del Amor. Las relaciones, todas vuestras relaciones, son inducidas a cambiar. Las relaciones que se establecen entre nosotros y ustedes, por el Canal Marial, son relaciones de Amor Vibral, Verdadero, Auténtico. ¿El conjunto de vuestras otras relaciones están marcadas por eso, o es eso diferente? Tendrán la oportunidad de hacer la diferencia entre el Amor vivido por el Canal Marial (con el doble, cualquiera sea) y el amor humano. No tienen nada que ver uno con el otro. Yo diría incluso que todo los opone. Les corresponde a ustedes verlo, les corresponde a ustedes vivirlo, les corresponde a ustedes decidirse. El testigo de vuestras resistencias será ahora la existencia (o la no-existencia) de la Onda de Vida, su percepción (o su no-percepción). Y la Onda de Vida es también esta Confianza en la Vida (y no en esta vida que ustedes han vivido en el seno de esta persona). Esto va a ser realizable y conciente, cada vez más, porque las circunstancias incluso de vuestra vida van a llevarlos a comprender esto. Incluso si eso puede parecerles difícil, lo importante no es que eso sea difícil o fácil, es de ser conciente, porque ustedes no son, tampoco, lo que es fácil o lo que es difícil: ustedes Son mucho más que todo eso. 

¿Aceptan ser el Amor y la Libertad? ¿O prefieren quedar en el sufrimiento y el encierro, incluso si ustedes son Liberados? El Manto Azul de la Gracia, el Supramental, la Onda de Vida son una alquimia, es una Tri-Unidad. Esta nueva Tri-Unidad, que les da a vivir lo que ustedes Son, desde el instante donde ustedes se alejan de lo que ustedes no son (como diría BIDI), de todo lo que es efímero, de todo lo que no hace más que pasar, incluso si eso, para ustedes, parecía fundamental, pero ustedes no son nada de todo eso. Como BIDI les ha dicho: ¿qué queda, cuando ustedes parten, de todo lo que han construído dentro de esta vida, de este efímero? Estrictamente nada. Entonces, ¿quieren ser nada o quieren Ser Todo? No hay otra posibilidad. La Libertad, el Amor y la Luz y, del otro lado, la no-confianza, el miedo, la duda, el sufrimiento. Eso va a aparecerles, verdaderamente, cada vez más fácilmente. Y no habrá ninguna otra persona para censurar que ustedes mismos. Sea lo que fuera que les haga vivir un Hermano o una Hermana, sea lo que fuera que la Vida les haga vivir (que eso sea en este cuerpo, en vuestras relaciones, en lo que sea), sólo son ustedes y ustedes mismos, puesto que este mundo es una proyección total. Ustedes van a vivirlo, si no resisten. 

Est es lo que tenía para decirles en este espacio. Vivamos otro momento e instante de Comunión, antes de ver si tienen preguntas (y exclusivamente con respecto a esto), de una manera general. Vivamos, entonces, esta Comunión. 

... Comunión ... 

Yo soy Gema Galgani. Yo me doy a ustedes, en el Amor, en la Unidad, en la Alegría, y en toda Confianza. Y ustedes, ¿tienen esta Confianza? ¿Son esta Confianza? No esa que viene de vuestra persona, sino esa de lo que ustedes Son. Yo los amo y yo les digo hasta pronto. Si tienen preguntas, los escucho, no obstante. 

Pregunta: Si toda la humanidad es Liberada ¿eso significa que esta Libertad se obtendrá en la dulzura? 

Se obtendrá en la dulzura para esos que no resisten. Esos que resisten, sufrirán. Pero este sufrimiento incluso es una Ilusión, pero no para ellos. 

No tenemos más preguntas. Le agradecemos. 

Yo rindo gracia a vuestra presencia, a nuestra Comunión. Hasta pronto


Te invito a visitar mi página web http://www.actiweb.es/numerologias/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada