AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

lunes, 21 de abril de 2014

Vida Multidimensional II - Aimerã/Jofiel

audio
http://www.yakitome.com/YAKiToMe/en/static/data/audio.name/aa/audio.name.aa0ce764bf0896fe.617564696f2e6d7033.mp3?attachment

Agnimitra 15 de Febrero 2012

El Centro Planetario sobre El cuál vamos a tratar nosotros y del cual recibimos algunos impulsos que van a ser divididos a través de este texto es El Centro Planetario Aimerã, que aun tiene La vibración Del Arcángel Jofiel.

¿Por qué Aimerã? Es un término medio desconocido.

Entonces, este Centro Planetario custodia la revelación en el Alma.

Noten bien, es una revelación en el Alma y no una revelación del Alma.

Pero esa vibración, así como la vibración del Arcángel Jofiel, que ocupa el lugar de Lucifer en la Ronda de los Arcángeles, fue convertida, fue desviada y transformada en una revelación del Alma.

Eso fue situado en su debido lugar correcto, a través de aquél pasaje y de aquella reversión hecha en el punto AL (nota: al contrario de la estrella Alfa, o del triángulo de Fuego en la corona de La cabeza, se refiere al proceso de rectificación del Fuego, en que el Fuego del Ego es revertido o transformado en Fuego del Espíritu, o todavía llamado Bautismo de Fuego, Fuego de Amor).

Entonces, al contrario de una revelación de Alma, lo que ocurre es una revelación en el Alma.

Cuando ese Centro Planetario se reveló y fue contactado por algunos seres de superficie, el nombre que se le dio fue Anu Tea. Debido a la propia historia de ese Centro Planetario, ha habido muy poca acción por parte de la humanidad.

La última vez que ese Centro Planetario interfirió, por decirlo así, actuó junto a la humanidad, fue cuando aquél ser conocido como Moisés, hizo su servicio, hizo su trabajo junto a la humanidad.

Fue cuando Moisés fue contactado por Metatrón.

Aquél contacto fue custodiado por Aimerã, que era conocido como Anu Tea.

Pero si ustedes se dan cuenta de esa palabra “Anu Tea”, la propia palabra trae en sí una falsificación y un desvío, una reversión, ya que Anu se refiere precisamente a aquél que es el Demiurgo, Yaldebaoth, el falsificador.

Entonces, esa vibración de Anu Tea fue colocada en su debido lugar en contacto con la humanidad y la Llave de Contacto que ellos nos pasan es Aimerã.

Al principio dije que Aimerã custodia la revelación en el Alma.

¿Como se materializa eso en nuestro proceso de Ascensión, en nuestro proceso de Liberación?

La vibración del Arcángel Jofiel, que es el Arcángel de la Revelación, es una vibración que viene a revelar el Misterio. Es la vibración de este Arcángel la que pone la consciencia en contacto, la consciencia que está prisionera, que está dentro de la Matriz, cerrada. Y es la vibración de ese Arcano la que pone la consciencia en contacto con los Planos Multidimensionales.

Entonces, en esa vibración de Aimerã, es en esa vibración de Jofiel, como la consciencia puede vivir su Multidimensionalidad. Es la vibración de este Arcángel es la vibración de este Centro la que pone la consciencia en contacto con su Multidimensionalidad.

En el momento del encierro del Alma en la Matriz, fue este Centro Planetario el que guardó, el que recibió los códigos y las memorias cósmicas de cada consciencia que tenía la experiencia de disociación.

Entonces, va a ser exactamente en esa banda vibratoria que llamamos de Aimerã, en esa banda vibratoria que llamamos de Jofiel, en esa coloración vibratoria, donde la consciencia se revele a sí misma, donde la consciencia tenga acceso a su verdadera historia, donde la consciencia tenga acceso a su verdadera trayectoria en el Cosmos.

Es en esa vibración, es en esa coloración de vibración, como la consciencia pasa de su estado pequeño, de su estado limitado, pasa de su historia ilusoria, de su historia efímera, pasa de su memoria transformada, manipulada, la consciencia pasa de esto a lo Verdadero, la consciencia pasa de esto a lo Real.

La vibración del Arcángel Jofiel es una vibración de agua, es una vibración de las Aguas del Misterio, de las Aguas de lo Alto. Esas Aguas son las fecundadas por el Fuego. Ese proceso de contacto con Aimerã, ese proceso de anclado de vibración del Arcángel Jofiel en nuestra consciencia, es justamente la alquimia que ocurre dentro de nosotros, de ese Fuego y de esa Agua.

En otras palabras, es la revelación del Misterio del Ser.

Es el contacto con el Misterio del Ser.

El impulso que este Centro nos envía hoy, es una llamada al contacto con el Misterio del Ser.

No es la revelación de informaciones, aunque van a ocurrir y han ocurrido, no es un saber de las cosas, no es una revelación en ese sentido, es una revelación que se traduce en la vivencia, es una revelación que se traduce en el silencio, es esa revelación que se puede vivir en el silencio, solamente en el silencio.

Esa revelación solo puede ser vivida en lo Sagrado, solamente lo Sagrado, solamente en el silencio Sagrado y en el Sagrado Silencio.

Entonces, antes de todo, la vibración de este Centro Planetario, de este Arcángel, nos impulsa a un silencio y a colocar nuestra consciencia en lo Sagrado. Entonces, el contacto se da en el silencio imbuido de lo Sagrado.

Esa revelación consiste esencialmente, en esa revelación del Misterio.

¿Qué es el Misterio?

El Misterio es lo desconocido.

La Luz es el Misterio para la consciencia humana.

El Ser es el Misterio para la consciencia humana.

La Unidad es lo desconocido para la consciencia humana.

Porque la consciencia humana vibra en la fragmentación y vibra en la separación.

El contacto con ese Misterio, el contacto con eso desconocido, es la propia esencia de este Centro Planetario y de nuevo, este Centro Planetario custodia la revelación en el Alma. Es el momento en que el Alma se vuelve hacia el Espíritu y se permite atravesar la Luz del Espíritu. Ahora, las vibraciones de todos esos Centros Planetarios, hoy, derraman sobre la humanidad, derraman sobre las consciencias despiertas, específicamente una vibración que es totalmente femenina.

Y les voy a decir algo: es imposible, es imposible contactar esos Centros Planetarios si la consciencia no integró en sí la verdadera femineidad, la verdadera polaridad femenina. En cuanto la consciencia no situó la polaridad femenina en su debido lugar, dentro de sí, no tiene contacto, no tiene contacto con ese Misterio, no tiene contacto con ese Ser.

Se pueden vivir aproximaciones de eso, a medida que esa polaridad femenina se acerca, pero el establecimiento en el Misterio, el establecimiento en el Ser, se da cuando esa polaridad femenina está completamente integrada en la propia consciencia.

En cuanto ustedes rechazan en sí, esa polaridad femenina que es una receptividad, que es una dulzura, una levedad, en cuanto eso no es integrado, no es aceptado, no es vivido, el Ser no se instala.

Porque el contacto del Ser con la consciencia humana es a través de las Puertas de esa polaridad, porque fue esa la polaridad falsificada, fue esa la polaridad robada, cercenada, escondida de la humanidad, tanto en su forma masculina, como en la forma femenina.

Unidad e integración, es fusión de los polos.

Unidad es relación y reconciliación de los polos.

Unidad, para la humanidad aprisionada y separada, se traduce de esa forma.

Entonces, todos esos Centros Planetarios hoy, para la superficie, para la consciencia humana, vibran intensamente esa polaridad femenina y la propia polaridad masculina está dentro de esa polaridad femenina en su exacto lugar, en su medida correcta.

La Llave de Contacto con ese Centro Planetario, específicamente con Aimerã es la entrega. La entrega es el aspecto más esencial del abandono. Porque para que el Ser se instale, es preciso que la consciencia acepte no ser más nada aquí.

Es preciso que la consciencia no tenga ya reivindicación alguna aquí.

Es preciso que la consciencia, la personalidad, no reivindique ya la personalidad, no reivindique ya, ningún sentimiento de posesión ni de ser- ser eso, ser aquello.

Es preciso que la consciencia se baste para solo Ser. Porque Ser, libera.

Cuando se Es realmente, sin adjetivos, usted es libre para ser o lo que quiera que sea.

Usted no está limitado a ningún papel.

Usted no posee ni se deja poseer.

Es la entrega la que conduce al ser, a ese Estado.

Pero es esa entrega completa, esa entrega absoluta.

Es este estado en que usted llega al punto de decir aquella famosa frase: “Padre, hágase tu voluntad”.

Esta frase conserva la destilación de la entrega: “Padre, hágase tu voluntad”.

Entonces nos situamos en un estado de abandono, de dejarse conducir, de dejarse llevar.

Este estado se traduce en la vida, como una obediencia a los impulsos interiores, una obediencia que no cuestiona.

No es una obediencia ciega, porque el ser alcanzó este estado, el ser hizo la elección consciente de anclarse al Ser y esa obediencia a esos impulsos es una manifestación natural, del anclaje de la consciencia al Estado de Ser.

Dentro de la vibración de Aimerã, la entrega nos da un presente maravilloso, nos da un código vibratorio maravilloso y que es esencial para nuestra vivencia, hoy.

Ese código es la Fe.

Al principio es esperanza.

La vibración de este Centro Planetario, al principio, porque es una revelación en el Alma, nos imbuye una esperanza, hace arder el corazón con esperanza.

Entonces, a medida que el ser va sumergiendo en este Estado de Ser, a medida que el Misterio va siendo revelado al ser, esta esperanza se transforma en una Fe, en una Confianza Absoluta.

Entonces, vean que aquí hay, tal vez una paradoja, pero no es una paradoja, al principio lo parece porque usted se entrega, usted está a merced del viento, usted es como una hoja tirada por la ventana.

Así que, no se puede tener certeza de nada en este Estado, ¿no?

Usted no puede tener certeza de nada porque no sabe por dónde le va llevar el viento. Pero esa vibración de Aimerã, al mismo tiempo en que el ser se abre, en que el ser se entrega, Aimerã ofrece a la consciencia un regalo, que es la Certeza, que es la Fe.

Esa Certeza y esa Fe no son direccionadas a cosas exteriores, porque la consciencia está en un estado de entrega, está a merced del viento, pero es la Confianza y la Certeza de que, para donde quiera que el viento te lleve, ese lugar se llama Unidad, ese lugar se llama Fuego de Amor, ese lugar se llama Plenitud, ese lugar se llama Paz, ese lugar se llama Alegría.

Esta Fe es un código esencial para el momento que la gente vive, porque nada es cierto, nada, jamás fue cierto, pero esta verdad de la matriz se torna muy aparente, hoy: que nada es cierto, porque cada día que pasa, parece que perdemos más el control, parece que las cosas están más descontroladas.

Perdemos el control sobre nosotros mismos.

Aquella ilusión de control que teníamos, que a pesar de ser una ilusión, engañaba muy bien, se está deshaciendo y eso produce un cierto stress, una cierta desesperación, porque parece que las cosas se escapan de nuestras manos y están tomando un rumbo que es muy loco y las cosas están ocurriendo en un nivel muy vertiginoso.

En el caso de los seres despiertos, esas consciencias que están ahí en el frente de batalla, la cosa es más intensa, porque no es solo la vida humana cuyo control se está yendo de las manos, sino el propio contacto, la propia Multidimensionalidad, porque esa Multidimensionalidad acentúa mucho nuestra ausencia de control, porque entra en nuestras vidas y destruye nuestras vidas, es confusión.

Para el ego eso parece un alboroto, parece una destrucción.

Pero al mirarnos con el Corazón vemos que es un nuevo orden, que la verdad es lo contrario, que todo estaba confundido y que ahora las cosas están siendo ordenadas.

Pero es porque eso sigue otro patrón que no es el de la mente.

El proceso mental ordena cada cosa en su lugar, una secuencia lineal, todo en orden.

La acción de la Luz es de una Inteligencia mucho más amplia, infinitamente más amplia y no sigue lo que nosotros conocemos como un proceso de orden.

Así, para la mente la acción de la Luz va a ser desordenada.

Y ahí entra la cuestión esencial de la entrega, porque dentro de cada uno de nosotros se ha revelado una cosa misteriosa, una capacidad de vivir incluso aquí dentro, que es muy misteriosa, una capacidad de expresar aspectos que nosotros no imaginábamos que estaban aquí dentro.

Eso está ocurriendo cada día.

Percibimos esa capacidad asombrosa de no reaccionar.

Percibimos esa capacidad asombrosa de ir más allá de ciertos límites.

Percibimos esa capacidad asombrosa de transcender ciertos miedos y ciertos condicionamientos.

Y eso estremece directamente nuestro “castillito”.

Porque queremos nuestra vida de una manera muy ordenada de acuerdo con nuestros patrones. Queremos decidir la experiencia que vivimos.

Ye de repente la gente se topa con esa vibración y esta vibración nos dice: ¡no es así, tú no tienes ningún control de nada; era todo un engaño! Todo este tiempo has sido engañado, te hicieron creer que tú decidías, pero aquí dentro tú no decides nada.

Y esa vibración comienza a mezclarse en todo.

Y simultáneamente, al mismo tiempo que esa vibración se mezcla en todo en la vida externa, esa vibración comienza a rasgar la vida interna.

Es lo psicológico, lo psicológico y nada más.

Lo psicológico es una fantasía.

Lo que se revela es real vida interna y esa vida interna comienza también a ser mezclada.

Porque las consciencias están siendo preparadas para vivir una cosa totalmente nueva desde el punto de vista de la humanidad.

Entonces, perciben que en ese proceso tan vertiginoso, la entrega es un código esencial. Porque si no hay entrega, hay resistencia. Y si hay resistencia, hay sufrimiento.

La entrega es la propia polaridad femenina.

Es lanzarse a la Vida.

Entregarse a la Vida.

Ser la propia Vida.

Una cosa que ilustra muy bien la vida humana, esto y aquella famosa frase: “¿qué es lo que haces en la vida?

Cuando la gente conoce a alguien generalmente las personas preguntan: ¿qué haces en la vida?

Observen como está incrustado el concepto de manipulación.

¿Qué soy ante la Vida?

¿Qué es lo que puedo hacer en la vida?

Yo no puedo hacer nada en la vida.

La vida es la que hace lo que quiere de mí.

Entonces, vamos a integrar este otro aspecto del abandono.

Este aspecto esencial del abandono que es la entrega y dejar que la vida haga lo que ella quiera de nosotros.

Ese es el camino de la Pobreza, el camino de la Infancia.

La vibración de ese Centro, hoy, en ese punto crucial en que la gente vive, en el umbral de la disolución, en el umbral de pasaje final de la Tierra, es el mayor regalo que es esa Certeza, esa Fe absoluta en la Inteligencia de la Luz.

Esa entrega va a conducir a la consciencia a vivir el Verdadero Amor.

En el silencio de nuestro Ser, en el silencio de nuestro alineamiento individual, vamos a colocar delante de nosotros lo que es esa entrega.

En el silencio vamos a interiorizar esa entrega.

En la vida exterior, en la vida que parece no ser tan silenciosa, vamos a permitir que esta polaridad femenina se exprese, que es donación, que es receptividad y que es silencio e interiorización.

En ese silencio, en esa entrega del pequeño yo, en esa entrega de lo que la gente siempre creyó ser, en esa entrega se revela el Misterio de lo que nosotros realmente somos.

Y solamente en esa entrega encontramos lo que realmente somos.

Eso causa mucho espanto.

Causa muchísimo asombro descubrir lo que nosotros somos, porque nos acostumbraron a vivir lo pequeño, nos acostumbraros a vivir lo limitado, nos acostumbraron a obedecer reglas sociales, a obedecer condicionamientos de comportamiento, de pensamiento.

Y la revelación de ese Misterio, que es la revelación de lo que nosotros realmente somos, tiene un impacto profundo de liberación.

Tiene un impacto profundo de ir más allá de todo lo conocido.

Esa entrega produce una verdadera libertad, porque disuelve la limitación de la consciencia. Usted no precisa ser esto, ni aquello. Usted puede ser Todo, si acepta no ser nada aquí, si acepta hacer entrega total de ese pequeño yo.

Ese es el impulso de Aimerã. Entonces, vamos a aproximarnos a Aimerã en ese silencio, haciendo entrega total de nuestro ser. Ustedes van a tener grandes sorpresas.

Porque ese Centro que guarda las Memorias Cósmicas de cada uno de nosotros, no es un lugar. Es una banda vibratoria de consciencia. Cuando la consciencia se eleva y alcanza esa banda vibratoria, en este no-espacio, se da esa revelación.

Eso es maravilloso, porque esa revelación es la propia conexión con nuestra Fuente, es la revelación de nuestro origen. Y la revelación de ese Ser nos permite, aquí dentro, revelar mucho más de lo que son las apariencias, revelar mucho más de lo que es lo limitado. Esa revelación nos permite vivir lo Ilimitado aquí dentro, el no-condicionamiento, la verdadera libertad.

Y ese es el impulso de ese Centro Planetario para hoy.

- Agnimitra


[Texto basado en la transcripción de partida del mismo nombre grabada en 15.02.12]

Transcripción: Silvana.
Revisión y Edición: Agnimitra.
http://agnimitra-om.blogspot.com.br/2013/04/vida-multidimensional-ii-aimerajofiel.html
Traducción: SM. HTTP://mensajes-interdimensionales.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada