AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

jueves, 6 de septiembre de 2012

GEMA GALGANI Autres Dimensions 31 de Agosto del 2012

www.autresdimensions.com
Canalizado por: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
Traducción: Amparo Iribas
http://mensajes-del-espiritu.blogspot.com
http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com

Yo soy GEMA GALGANI. Hermanas y Hermanos, en esta carne, que me escuchan o que me leerán, yo estoy presente, en ustedes y con ustedes. Estoy acompañada (incluso si ellas se hacen silenciosas, por el instante) por MA ANANDA (ndr: MA ANANDA MOYI) y MARIA. Lo que tengo para decirles se inscribe bajo los auspicios del Manto Azul de la Gracia y por nuestra Triple Presencia. Yo les presento todo el Amor y toda la Paz.
En estos tiempos particulares, voy a intentar hacerles, no comprender porque eso no puede ser comprendido, sino quizá reflexionar y aceptar que, en ningún caso, el Amor puede ser un camino puesto que nuestra naturaleza, de todos, Es este Amor. Y emprender buscar el Amor, o emprender ver el Amor (como finalidad, o búsqueda espiritual u otra), es un contrasentido. 

Entonces desde luego, todos, sin excepción, cualquiera sea nuestra edad, nuestras ambiciones, cuando estamos encarnados, estamos persuadidos que tenemos que llevar un camino que nos conduce a encontrar el CRISTO, a encontrar el Amor. Esta búsqueda (puesto que es una) no puede resolverse en ningún momento. Pero, paradójicamente, es en el momento preciso donde es comprendido y vivido, en el alma y en el mental, que no puede ser cuestión de un resultado a esta búsqueda, que se produce el último desgarro del último Velo que les abre los ojos y el Corazón, a lo que nosotros Somos todos.


Pero, antes de ese momento, todo Hermano y toda Hermana cree que debe encontrar algo y eso, en cualquier sector que sea. 

Entonces, cualquiera sea el nombre que ustedes le den: búsqueda espiritual, búsqueda del bien-estar, desarrollo personal (cualesquiera sean los nombres), es justamente porque hay una falta que se expresa una búsqueda. El Amor no puede, en ningún caso, ser el resultado de una búsqueda. O también, es todo, salvo el Amor: es la ilusión del Amor, yo diría, la creencia en el Amor. 

Existe un momento, en toda búsqueda, donde esta búsqueda se detiene. Y, el que vive, en ese momento, en totalidad, el Manto Azul de la Gracia, la Onda de Vida y la envoltura del Corazón que es definitivamente quemada por el Ángel METATRON, por MIGUEL o por CRISTO, en ese momento, la Verdad sale a la luz. 

Entonces, desde luego, existen formas de tensión hacia este Abandono, como les había descrito nuestra Hermana HILDEGARDE DE BINGEN (ndr: su intervención del 25 octubre 2010 en la rúbrica "mensajes para leer"). Pero todos aquellos, sin excepción, que, en un momento dado, viven este Encuentro y este Desgarro, se dan perfectamente cuenta que no es el resultado de su búsqueda, que no es el resultado de una investigación, sino que es más un momento (perfectamente reconocible) donde justamente, todo se detiene: el tiempo se detiene, no hay más espacio, no hay más persona. Hay lo que les ha sido nombrado esta Madurez, que hace que, a fuerza de tenderse hacia el Abandono o a fuerza de estar agotado, de haber buscado un sentido, una significación (a la vida, al porvenir), de un solo golpe, el Velo se desgarra.


No es pues un camino (incluso si eso lo tiene en apariencia) sino más, como eso se ha dicho: una capitulación. El mental, la persona, vuestras plegarias mismas, en un momento dado, no tienen más sentido y no dan más orientación. Y, solamente en ese momento, el último Velo puede disgregarse. Y todos los que han pasado, como se los decía HERMANO K, "de este otro Lado, sobre esta otra Orilla", lo testimonian (ndr: ver las intervenciones del 20 julio 2012, 10 y 14 abril 2012 en la rúbrica "mensajes para leer"). Desde luego, cada uno según lo que era antes. Pero, lo que es esencial, es que en ese momento, hay la clara percepción, hay la clara conciencia, que todo lo que fue hecho antes, no era, de algún modo, más que obstáculos, para vivir el Amor que Es, lo que nosotros Somos. El Amor no es un camino. Podría decirse, eventualmente, que es un objetivo pero mientras que ese objetivo es buscado en otra parte que en la vivencia de lo que nosotros Somos, es un vagabundeo, una falta, una pérdida, un ideal.


Como ustedes lo ven, ni los Arcángeles, ni los Ancianos, ni ninguna de las Estrellas, en adelante, pueden más ocultarles este proceso, último y final y colectivo, que se despliega. Desde luego, habrá siempre Hermanos y Hermanas que no quieren ver, ni quieren mirar, ni quieren verse y mirarse. Prefieren siempre encontrar una justificación fuera de ellos mismos. Que ellos llamen esto un castigo, una punición o que ellos no vean nada, eso no cambia nada porque el último Llamado del Amor va a resonar pronto, y ese último Llamado está destinado, verdaderamente, a hacerles vivir lo que nosotros Somos, todos, realmente. No en un ideal, no en una proyección de un mañana mejor (o de un mundo nuevo que va a desplegarse bajo vuestros ojos), porque eso no puede ser. Desde luego, con palabras más o menos cubiertas, con palabras más o menos humorísticas, los Ancianos han hablado de cosas y de otras, han tomado metáforas. Pero, durante este período y antes de esta fecha que les ha sido dada por el Arcángel MIGUEL (ndr: su intervención del 18 agosto 2012 en la rúbrica "mensajes para leer"), nosotras los invitamos, mis Hermanas y yo, a mirarse verdaderamente. No mirarse actuar, no mirarse buscar sea lo que fuere. Sino a Ser lo que ustedes Son, a no fingir más sea lo que fuere, a no buscar fuera de ustedes alguna razón, alguna explicación. Porque, como dicen nuestras Hermanas y nuestros Hermanos del Oriente, este mundo donde ustedes están es una Ilusión y se deduce solo de una proyección común de una ilusión. 

Entonces, no puede existir, dentro de esta ilusión, ningún culpable, ningún responsable. Aunque, desde luego, algunos han jugado juegos, roles, que ustedes (a veces con toda razón) podrían considerar como opuestos a la Luz. Pero que, en definitiva, si ustedes proceden así, ustedes se mantienen, ustedes mismos, en la ilusión y, se mantienen, ustedes mismos, en el combate que nunca tiene fin.


El Amor viene a poner fin a esto pero no viene del exterior. Desde luego, los Dobles, las Comuniones, las Fusiones y todo lo que nosotros les hemos explicado, todo lo que hemos vertido sobre ustedes como Vibraciones, como Amor (y que ustedes acogieron y dejaron pasar a través de ustedes), tiene un sentido. Pero, hoy, no hay más tiempo de considerar otra cosa que el Amor, no como una meta, no como un ideal, no como una progresión según algunos acontecimientos de este mundo, ni incluso como una progresión al interior de ustedes (de sea lo que fuere). Yo diría: tienen que deponer las armas, todas las armas, cualesquiera sean las coartadas, cualesquiera sean las justificaciones o lo que las subyace. Que sea un problema en este cuerpo de carne, que sean preocupaciones en vuestra cabeza, que sean las preocupaciones, justificadas, según ustedes (concernientes tanto a la salud, dinero, finanzas, como no importa a qué más): no es más tiempo de pensar en la linealidad del tiempo, no es más tiempo de pensar en mañana, no es más tiempo de pensar en otra cosa, más que lo que ustedes Son. Y esto no puede ser encontrado en lo que fuera, al exterior de ustedes.


Desde luego, los Dobles, y nuestra Presencia, es un apoyo para vivir este Instante Presente, despojado y despejado de toda proyección de todo miedo, de todo peso viniendo del pasado, de todo sufrimiento. No hay otra manera de comprender y de vivir que el Amor no puede ser un camino sino que es vuestra naturaleza, ocultada. No existe más tiempo de querer liberarse de esto o aquello. Es tiempo, simplemente, de Ser lo que nosotros les aportamos, y que ustedes Son: es decir, la Gracia. Y, Ser la Gracia, no es resolver cualquier conflicto. Ser Amor, no es inclinarse sobre lo que se desarrolla (en ustedes como al exterior de ustedes) en lo que es limitado, lo que es incompleto, lo que no tiene más que un tiempo. Es tiempo de descubrir, verdaderamente, vuestra Eternidad. 

Es tiempo que lo efímero no los afecte más, de ninguna manera. Y para eso, por supuesto, más que nunca, tienen que superar la dualidad y la reacción a lo que fuera, en ustedes como al exterior de ustedes, como con este mundo, como con vuestros allegados, como con no importa quién o no importa qué, que llegaría a manifestarse en la conciencia, en lo que ustedes son (en apariencia).


Los tiempos son propicios para esto porque no hay más linealidad. Ustedes van a constatarlo, extremadamente rápido y, cada vez más, de manera fulgurante. Y, si ustedes aceptan relajarse (y de relajarse, en todos los sentidos del término), entonces, en ese momento, verán, por ustedes mismos, lo que sucede. Pero, para eso, hay que detenerse verdaderamente, hay que posarse verdaderamente en la sede de ustedes mismos, en el corazón del Corazón. Y ahí, la intensidad de la Gracia, la Fusión de los Éteres, nuestra Presencia, les serán reveladas instantáneamente. Y, en ese momento, ustedes saben (sin ninguna duda más posible, sin ninguna interrogación más sobre mañana o sobre lo que sea), que ustedes Son, y que solo la ilusión de un camino los ha perdido, de algún modo, a ustedes mismos. No, ustedes no soñarán porque sabrán, instantáneamente, que, cualesquiera sean las experiencias que hayan podido vivir, cualesquiera sean vuestras plegarias, vuestros Alineamientos, en ese momento, sabrán que no hay camino, que no hay nada que emprender, que no hay nada que desear. El Amor, es eso. Desde luego, una vez pasado ese momento, el Amor emanará de ustedes, espontáneamente. No podrá estar acompañado de ningún pensamiento, de ninguna voluntad y de ninguna insuficiencia o de ninguna falta. Es eso, estar Liberado. Y eso no es nada más. 

Mientras ustedes corran detrás de un mundo mejor, mientras ustedes corran detrás de una mejora de vuestra persona, ustedes permanecen en la persona, y permanecen en la ilusión. Entonces, desde luego, la conciencia es Vibración. Ustedes se han dado cuenta que había una progresión, a la vez de vuestros sentidos, de vuestras Coronas, de lo que sucede en diferentes partes de este cuerpo. Pero, incluso eso, como ha sido dicho por numerosos Ancianos, tienen que detenerlo, en un momento dado. Es la única manera de renacer, en toda conciencia, de vivir la Resurrección, de la manera más dulce y más eficaz, para ustedes para la Tierra. Eso no los dispensará, desde luego, de Amar. Pero tienen que realizar ese momento porque, pronto, ustedes no tendrán más el tiempo, ni la ocasión. Y las circunstancias de vuestro Nacimiento, de vuestra Resurrección, no serán las mismas.


Y nosotros tenemos necesidad de ustedes, en Amor, en lo que ustedes Son, verdaderamente en lo que ustedes Son, más allá de toda persona. ¿Cómo quieren imitar el CRISTO, vivir el CRISTO, siendo todavía una persona, con sus problemáticas, con sus objetivos, con sus deseos o sus faltas? Nada de esta persona, en adelante, puede conducirlos a lo que sea más que a la falta y al sufrimiento. El Amor es nuestra naturaleza común. Sean MARIA y los Arcángeles, otras Hermanas, otros Ancianos u otros miembros de la familia Intergaláctica de los Mundos Libres, nosotros somos incontables, ahora, con ustedes. Algunos de ustedes comienzan a percibirnos, de manera cada vez más clara. Nosotros estamos aquí, desde luego, para activar, en ustedes, ese choque saludable, poniendo fin al confinamiento y al encierro. Pero para eso, es necesario que paren de creer en lo que sea, de creer en un mañana mejor, de creer en un nuevo mundo donde esta carne (de esta persona) participaría. Eso no existe. Entonces, desde luego, numerosos mensajeros han sido inducidos ampliamente a error y eso forma parte de algunos planes. No hay planes: sólo hay el Amor. Y es la Luz misma, por su Inteligencia, que crea el Plan más natural que sea, que es Amor. No hay nada de qué preocuparse. No hay ningún camino que considerar. Eso, es el alma que lo cree. Pero ¿el alma es la Verdad? Mi Hermana MA (ndr. MA ANANDA MOYI) lo ha hablado largamente. Mientras el alma no se de vuelta hacia el Espíritu, no hay más que ilusión. No hay más que concordancia entre un alma, que ha sido privada de Espíritu, y un cuerpo, que ha sido todavía más privado de Espíritu. Llevando a construir y bosquejar muchas hipótesis, muchos caminos imaginados, muchas religiones y muchas escuelas espirituales. Pero nada de todo eso, para lo que llega, tiene alguna utilidad. La única utilidad, son ustedes mismos, pero ustedes mismos, despojados de toda persona. Son ustedes mismos que están tranquilos y, en el espacio de un instante fulgurante, ustedes establecen todo. Sueltan todo y ustedes dejan alzarse, en ustedes, lo que los Libera (es decir ustedes mismos). La Onda de Vida, que se alza de vuestros pies, entonces, los hará vivir la Verdad Última.


Yo preciso también que es, para cada Hermano, cada Hermana, la Libertad más absoluta permanecer en la ilusión de un camino, en la ilusión de una evolución, en la ilusión de una creencia en tal ser o en tal ser que va a venir a liberarlos y a salvarlos. Venimos a acompañarlos, venimos a manifestarnos a ustedes. Pero nadie puede salvarlos. No hay nada que salvar, dentro de la ilusión: hay sólo un último Velo que desgarrar. Y eso no está al cabo del camino: ustedes Son el camino (si puedo expresarme así). No hay otros caminos que ustedes mismos. Entonces, cómo ustedes mismos pueden considerar un camino cuando ustedes Son Amor y cuando Están en toda Dimensión, en todo Plano y en todo tiempo (más allá de todo tiempo y de todo espacio). Pero para eso, hay que detener la ilusión. No sirve de nada proyectar (a través de sufrimientos e ideales) algún porvenir, algún mañana, algún salvataje. Aunque, desde luego, los Ángeles del Señor ya están en marcha en numerosas regiones del mundo. Pero ellos no vienen ni a salvarlos, ni a Liberarlos. Ellos vienen a acogerlos, por las circunstancias particulares. Entonces, desde luego, ustedes son libres de creer que mañana será mejor, que un mundo nuevo amanece, en las mismas condiciones que esta Tierra pero con más Amor. No puede haber más Amor porque el Amor es UNO y Único. No hay Amor más grande o más pequeño. Es la persona que considera eso así. Todo lo que es efímero cree que el Amor muere y nace. Ustedes no son nada de todo eso. El Manto Azul de la Gracia se derrama, ahora, permanentemente, sobre la Tierra. La influencia de lo que viene del centro de la Galaxia, y lo que viene de lo que llega en vuestros cielos (como MIGUEL), tienen cada vez más impacto sobre la ilusión. Eso, si ustedes miran, real y verdaderamente, alrededor de ustedes, lo verán. Pero ¿de qué le sirve eso si eso no provoca, en ustedes la urgencia de vivir ese Choque? ¿La urgencia de vivir lo que ustedes Son? Y, recuerden sobre todo que eso no es un camino, que eso no tiene que ser aplazado hasta mañana, o esperando el momento donde MARIA los llamará.


Tienen que, ustedes, Ancladores, Sembradores de Luz, y ustedes todos que escucharán lo que nosotros tenemos para decirles, tienen que realizar lo que ustedes Son. Y eso es independiente de cualquier creencia, de cualquier idea. Ustedes no tienen nada que hacer. Y, justamente, quizá lo más duro, para la persona, es justamente, no hacer nada, justamente, de creer que el Amor es mañana, que está en un lugar en vez de otro, en un Doble en vez de otro, aunque esos lugares, los Dobles y todo lo que nosotros les hemos propuesto, ha sido útil. Ha sido útil, justamente en la ilusión de un desarrollo lineal, con el fin, en algún lugar, de hacerlos dudar de esta linealidad, de darles los entre-ver de lo que sucede cuando la conciencia se expande. Ahora, hay que finalizar, de algún modo. 

Hay que finalizar que no hay fin, que nunca nada comenzó, que nada se detendrá nunca. Solo lo que es efímero da la impresión de un fin. Entonces, les corresponde a ustedes saber dónde quieren instalarse. Les corresponde a ustedes decidir dónde están, no por la cabeza, no como una proyección de lo que sea. Y recuerden (como eso ha sido dicho por los Ancianos o también por BIDI): Ustedes Son Eso, ustedes no son nada más que Eso. Todo el resto no son más que espejismos. Todo el resto no son más que ilusiones. Pero es a ustedes que les es conveniente vivirlo, descubrirlo verdaderamente. En ese momento, ustedes podrán proclamar y declamar que el Amor no es un camino sino que es la Verdad. Por eso, hoy, no hay nada más que hacer. Entonces desde luego, ustedes pueden continuar vuestros Alineamientos, vuestras plegarias, vuestras Comuniones, vuestras Fusiones, vuestras Disoluciones (o toda otra cosa que juzguen buena). Pero lo que juzgan bueno, en un momento dado, hay que, también, dejarlo de lado. El Amor no puede estar nunca en algún ideal. El Amor no puede ser ayer o mañana. No puede estar, además, sobre el mundo, salvo si ustedes lo Son. Y entonces, en ese momento, ustedes comprenderán plenamente, más allá de todo mental y de todo concepto, la Verdad del Amor. Pero antes, no sirve de nada idealizarlo, proyectarlo o reflexionarlo. Hay justamente que Serlo, y eso no puede nunca pasar por una reflexión, ni por una idea.

Desde luego, la conciencia/Vibración les ha permitido acoger algo. Ha habido, efectivamente, la apariencia de una transformación. 

Para muchos, ella ha sido real, en el sentido donde las condiciones de vuestra vida, de vuestras percepciones, han cambiado. Entonces, desde luego, cuando ustedes miran a veces el camino recorrido, imaginan que va a haber, al cabo de ese camino, el Amor. Pero no. 

El Amor es aquí, enseguida, de entrada. No puede ser mañana. No puede ser en una fecha. No puede ser en la expresión de un miedo o de un sufrimiento o de una alegría. Y, si el Amor, entonces, Es lo que ustedes Son, entonces la Morada de Paz Suprema está aquí, permanentemente. Ella no depende ni de vuestros Alineamientos, ni de vuestras plegarias, ni de vuestros pensamientos, ni de vuestros Encuentros (incluso con nosotros). He aquí, de algún modo, lo que ustedes Son. No se fijen eso como un objetivo que conquistar sino es lo que ustedes Son, realmente. Eso parece tan simple y, al mismo tiempo, tan delicado para la persona efímera. Y efectivamente, eso lo es porque nunca una persona efímera puede descubrir el Amor. 

Justamente, solo cuando esta persona desaparece, el Amor Es. Entonces, desde luego, algunas Estrellas les han hablado de Humildad, de Simplicidad, de Abandono. Y eso es totalmente verdadero. Mientras ustedes no hayan hecho el sacrificio, vuestro sacrificio, de vuestra persona, mientras que ustedes no se hayan sacrificado, ustedes no están Liberados. Entonces, desde luego, la Liberación de la Tierra (ustedes lo saben), por la Luz y por el Regreso del CRISTO Solar, será total y definitiva. Pero es como para un parto, guardando toda mesura. Hay partos que son fáciles. Hay partos que son difíciles. Hay partos que son muy penosos.

Reflexionen a eso, ahora, no con miedo, no con aprensión, sino háganse la única pregunta que puede ser todavía posible de hacerse: "¿quién Soy yo?", "¿dónde voy yo?". Y eso no depende de vuestros sentidos. Y eso no depende, tampoco, de las respuestas que serán formuladas al Interior de ustedes. "¿Estoy listo para perder todo?". 

"¿Estoy listo para sacrificarme?". No bajo una forma de un dolorismo que impondría sufrimientos (cualesquiera sean). Sino, verdaderamente, como ese acto, más allá de la fe, del Abandono, total, de todo lo que les fue conocido, de todo lo que les fue percibido. El Amor está ahí, en ninguna otra parte. Entonces, desde luego, existieron los caminos, sobre la Tierra, donde ciertas almas se han entregado, en totalidad. Pero esa entrega total, desemboca, efectivamente, en algunos casos, a la obliteración total de la persona. Ahí, sí, hay Liberación. Pero si ustedes permanecen en el Servicio y persiste un miedo y ustedes no quieran dejarse sacrificar por lo que ustedes Son, por el Amor, entonces eso no sirve de nada.

 Eso ha sido expresado de diferentes maneras: ustedes pueden hablar todas las lenguas, pueden tener el conocimiento de todos los misterios, pueden conocer todas vuestras vidas pasadas, pueden conocer toda la arquitectura de este mundo (a nivel de la eficacia Vibratoria de los Arcángeles, de los Rayos, de lo que ustedes quieran), pero eso no los hará mover, ni un ápice. Todo conocimiento no es más que ignorancia. Todo conocimiento no los hace más que considerar un camino, adaptado a este mundo y que los va a mantener, con seguridad en la carne. Pero ustedes son libres de creer. Ustedes son libres de encontrar una mejora, una progresividad.


Pero el Amor no será nunca una mejora, una progresividad, de lo que sea. Es tiempo de darse cuenta. Es tiempo de vivirlo. Entonces, suelten todo. Suelten todas vuestras ilusiones. Suelten todos vuestros sufrimientos. Suelten todo lo que creen ser, en el sentido de una persona, de una atribución, de una función. Eso es, hoy, capital, y, a través de mi Presencia (como de MA y de MARIA), esto debe volverse el único imperativo. Ustedes no pueden pretender el Amor y continuar buscándolo. Ustedes no pueden pretender el Amor y seguir un conocimiento, cualquiera sea. 

Acepten vuestra ignorancia del Amor. Acepten no ser nada más, sobre este mundo. Acepten ser todo, en otro lugar. Ustedes lo serán, porque ustedes lo Son. Pero les corresponde a ustedes ver. Pero no se quejen. No se quejen que el Amor no está en vuestra vida, que este cuerpo sufre. No se quejen que las cosas no van como ustedes lo desearían. El Amor no tiene nada que hacer con esas circunstancias. El Amor no tiene nada que hacer de lo que se manifiesta en este cuerpo. El Amor no tiene nada que hacer de vuestra persona. El Amor es lo que ustedes Son, justamente más allá de la persona. Y ustedes están aquí para encarnarlo, en este cuerpo. Encarnarlo no quiere decir, solamente, recibir la luz Vibral, sino es concientizar que ustedes lo Son. No hay otra manera de vivirlo que de ser Transparente a todo, de no detener nada, de no retener nada. Si ustedes no se dan ustedes mismos (incluso si ustedes dan todos vuestros bienes), eso no sirve de nada. Hay que darse a sí mismos. La Luz está a la puerta de la visibilidad de vuestro mundo (a los ojos de carne, yo hablo) y todas sus consecuencias que, ya, afectan la Tierra (y cada día, de manera cada vez más importante).


Entonces yo les digo: "sí, Despiértense a lo que ustedes Son, Despiértense al Amor". No hay nada más. Todo el resto (como diría BIDI) no es más que una superchería, creencias, encierros, juegos de escena, juegos de rol. Ustedes no son nada de todo eso. Y para eso, hay que quedar tranquilo. Y eso, no lo hagan un objetivo donde vayan a decidir quedar tranquilos algunas horas por día, porque yo no hablo de quedar inmóvil. Lo que debe quedar inmóvil, es todo lo que constituye la conciencia. Y cuando ustedes viven ese momento, en ese momento, saben que no han recorrido un camino sino que es, justamente, el hecho de haber creído recorrer un camino que los ha alejado del Amor. Pero había que llegar ahí para vivirlo. Entonces, cuando ustedes son Amor, de este Amor Absoluto, nada más puede ser como antes en vuestra vida. Y eso se transparenta a través de cada célula de vuestro cuerpo, a través de vuestra mirada, a través de toda ilusión de este mundo. Es así, para este Amor, que se borrará, para ustedes, el mundo, sin que haya por ello algún sufrimiento de sea lo que fuere. Si son realmente afectados por lo que fuera, entonces, el Amor no es Absoluto: está todavía condicionado, está todavía inscrito en una ilusión. El Amor Absoluto no puede ser afectado por lo que sea. Y eso, ustedes lo saben, para los que lo viven. Y, para todos los otros, yo les digo: "sean lo que ustedes Son". Y para los que no quieren oír, yo les digo: "sean libres y vayan por vuestro camino". Solo el que comprende que no hay camino, es Amor Absoluto. Entonces, eso ha podido ser llamado de diferentes maneras, aquí también. Hace pocos días, se llamó eso: Madurez. Y es exacto. Pero la Madurez que los hace encontrar la Infancia, la Inocencia. Mientras ustedes crean tener lo que fuere, es eso que los tiene. Ahora bien, el Amor no tiene nada, el Amor no retiene nada. Él es. Y les corresponde a ustedes ver. Pero nosotros no podemos esconder durante mucho tiempo que, ahora, ustedes lo son, en totalidad.


Entonces, no busquen si es en un minuto, si es mañana, si es en fechas que les han sido anunciadas por los calendarios, porque todo se desarrolla ahora, totalmente. Y eso puede desarrollarse, de manera colectiva, en no importa cuál instante, en la ilusión de este tiempo. Pero es tiempo de desacoplarse de la ilusión de este tiempo, aunque, desde luego, ustedes tienen ganas de mirar exteriormente lo que sucede. Y eso sucede. Lo más importante no es eso. Sean Amor (lo que ustedes Son) y después, podrán mirar lo que ustedes quieran pero vuestra mirada no será nunca más la misma. No habrá más ninguna falta. No habrá más ninguna deficiencia. Y llegue lo que llegue dentro de este cuerpo, llegue lo que llegue dentro de este mundo, ustedes quedarán y permanecerán el Amor que Son. 

Mientras hay una reacción a este cuerpo, mientras hay una reacción a este mundo, ustedes no son libres: ustedes permanecen encadenados. Y la Libertad (pone fin al encadenamiento) es, hoy, mucho más fácil que nunca porque los Tiempos están aquí.


Entonces, nosotros decimos, nosotros les decimos, incansablemente, lo que ustedes Son. Pero decírselos no sirve de nada mientras ustedes mismos no acepten dejar todo. No hay otra alternativa. O ustedes consideran que hay una evolución y un camino, y el Amor quedará un ideal y el Amor quedará una proyección y el Amor quedará lo que les dará la impresión de dirigirse hacia él. Pero no será vivido. Para eso, hay que poner fin a todos las otras vivencias, estar plenamente aquí, salir de todas las creencias, de todas las ilusiones, de todos los efímeros y ahí, la Onda de Vida se alzará a través de ustedes. El Manto Azul de la Gracia se depositará sobre vuestros hombros, de manera definitiva. 

El Corazón emitirá, permanentemente. Vuestro cuerpo entero será habitado por el Agua del Espíritu y del Bautismo. Ustedes serán Resucitados. Y, eso, ustedes no pueden, en ningún momento, dudarlo, cuando lo viven verdaderamente. Porque saben que ustedes Son el Camino, la Verdad y la Vida. Lo que circula a través de ustedes, es la conciencia de la Luz y el estado de la Luz y este Amor. Pero eso no es ustedes, en esta persona, incluso si eso se desarrolla en ustedes.


Después de mí, se expresará nuestra Hermana MA ANANDA que, continuará, sobre lo que sucede, en Amor Absoluto, muy lejos de los afectos humanos, muy lejos de los ideales de un salvador, muy lejos de los ideales de un mundo mejor. Y otra vez más, yo se los repito, ustedes son Libres, totalmente, de creer buscar algo, como de establecerse en la Verdad. Pero eso no puede ser uno y el otro. 

No puede haber, a la vez, la prosecución de un ideal, la prosecución de un objetivo (cualquiera sea), en lo sucesivo, y Ser Amor. Ser Amor no les impide hacer funcionar este cuerpo y esta vida. Pero eso debe ser encontrado, si puedo decir, en primer lugar, y el resto fluirá de ahí. Pero los Elementos, los Jinetes del Apocalipsis (en ustedes como sobre el mundo) han alcanzado en adelante una tal potencia que nadie podrá ignorarlos, pronto, correspondiendo, punto por punto, al Apocalipsis de SAN JUAN. El tiempo es extremadamente reducido, ahora: este tiempo lineal, ilusorio, que les queda por recorrer. Pero recuerden: el Amor no está al fin de un camino, es Ustedes, desde que ustedes salen de toda persona, de toda atribución, de toda función, de todo rol. Y eso es ahora.

Entonces, yo los invito, acompañada, yo también, por MA ANANDA y MARIA, en este instante de Gracia, que durará muchos minutos, desde ahora. Yo les pido, si lo desean, de establecerse al corazón del Corazón. No hay nada que pedir. No hay nada que observar. Hay solo: Esto.

… Compartiendo el Don de la gracia…

Yo soy vuestra Hermana GEMA GALGANI. Yo los Amo y yo los estrecho contra mi Corazón, que es el vuestro. Hasta pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada