AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

lunes, 6 de febrero de 2012

O.M. AIVANHOV – II editado1 noviembre 2009 CON AUDIO




 2ª PARTE DEL MENSAJE DE OM. AIVANHOV RECOMENDADO POR ÉL EL 30 DE ENERO
Original en francés.
http://www.autresdimensions.com
Canalizado: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
Traducción: Susana Milán
http://mensajes-del-espiritu.blogspot.com
http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com



O.M. AIVANHOV – II  1 noviembre 2009

Audio

Pregunta: ¿qué hacer con las imágenes que yo recibo durante las sanaciones que son el vínculo con el origen de la problemática?

He oído que has empleado la palabra: eso sirve para establecer los vínculos. Has  comprendido todo.

Pregunta: ¿qué hacer entonces, con esas imágenes?

Sobre todo, no decirlo a la persona. Lo principal es hacer desaparecer lo que existe, ¿verdad? Trascender las cosas y llevar a las personas a la Unidad. Despolarizándolas sobre lo que existió en el pasado, no es como vais a ponerla en el instante presente. El instante presente es el instante presente, vosotros debéis poneros vosotros mismos, poner las manos o poner la Luz o poner las energías del 3er ojo, del Corazón, lo que queráis, pero en el instante. A partir del momento en que lleguen las informaciones (como he dicho por ejemplo ahora mismo, informaciones sobre alguien en relación a un traumatismo pasado), ¿qué importancia tendrá esto para ascender a la Fuente? Esa es vuestra creencia binaria particularmente asociada a ciertos médicos que han llevado al extremo este razonamiento, al decir que somos el resultado de nuestro pasado y en consecuencia, explicar todo por los traumatismos o acontecimientos sucedidos en el pasado. Es efectivamente verdad, pero hoy, ya no estáis en esos modos de funcionamiento. Es esto lo que hay que superar. Tenéis necesidad siempre de encontrar una justificación en la acción/reacción, en vuestras vidas y en las personas que os son confiadas. Es muy lógico para la Conciencia humana funcionar así, pero hoy, debéis funcionar de otra forma. Si queréis estar en la Alegría del instante, no podéis ir al pasado, del otro o del vuestro. No podéis trascender vuestro pasado porque sois el resultado de ese pasado, por supuesto, pero no podéis encontrar el presente como consecuencia de vuestro pasado, es así de simple. Tenéis una vía que es la vía lineal horizontal: vosotros sois la consecuencia de vuestro pasado. Y tenéis una vía vertical que es la cesación del pasado, el fulgor, la iluminación, la transfiguración. Pero despolarizáis vuestro sistema al querer buscar una explicación en el pasado, ya sea la filiación en relación a vuestro linaje, ya sea en relación a la causa precisa de un problema… Imaginad un ejemplo, sin buscar trucos muy complicados: imaginad que me rompo una pierna porque alguien me ha dado un golpe en la tibia, es él, el que me rompe la pierna. Diez años después me doy cuenta de que me trae problemas concretos, consecuencias si queréis, secuelas de esta fractura. Entonces, trataré de pensar en lo que me ha ocurrido. Intentaré reparar x años después lo que ocurrió en el pasado. Pero eso me aleja del instante presente. Si permanezco en el instante presente, si transciendo por la Vibración, la anomalía, sea la que sea, no tiene razón de ser ya. Cuando encontráis la Unidad, todas las enfermedades desaparecen, sin excepción. Entonces, a partir del momento en que estáis en camino hacia la Unidad, vais a daros cuenta  en vosotros mismos, que muchas patologías, muchas molestias desaparecen, porque en la Unidad no hay lugar para la enfermedad. Y la Unidad está aquí y ahora, no es el pasado. La Luz no está ni en el pasado ni en el futuro, está en el instante presente. Entonces, no podéis pretender buscar la Luz e ir sin parar al pasado o al futuro. Eso se llama: aquí y ahora. Cuando hacéis muchas cosas, no hacéis otra cosa. Si buscáis la Luz, estáis en la Luz. Pero si no, buscáis la Luz en relación a un pasado o en relación a las memorias que os han dañado, se supone, para encontrar. Es vuestra Conciencia la que molesta, no es la memoria, porque vuestra Conciencia está anclada al pasado, ya que estáis condicionados desde hace mucho tiempo, a consideraros exclusivamente como el resultado de vuestro pasado. El error está ahí, no hay que buscar otro error. Si fuerais capaces de poneros en el instante, lo que corresponde a lo que Uriel manifiesta cuando desciende con ciertas entidades… En alguna parte, cuando decís OD ER IM IS AL,  cuando acogéis la Luz de Cristo en Verdad y en Unidad, cuando hacéis meditaciones, en ciertos momentos, captáis que es correcto. ¿En ese momento, pensáis en vuestros sufrimientos por vuestro pasado? Vuestros sufrimientos vuelven cuando salís de ese estado. Así que, si tenéis cualquier cosa que os hace daño, no llegaréis a centraros en el instante porque el dolor os recuerda el pasado. Pero los que no estáis enfermos, o que no tenéis molestias que conllevan dolores invalidantes, aprovechad la Vibración de la Luz que está aquí para entrar en Unidad. En Unidad no hay enfermedad. La enfermedad es una Creación, la enfermedad es una creencia absolutamente, y sólo porque os consideráis a nivel espiritual, como el resultado de vuestro pasado. Pero no sois el resultado de vuestro pasado. Eso es también una Ilusión.

Pregunta: ¿cómo hacer entonces, con las personas que vienen a consultar?

Si tú cambias y entras en Unidad, aquellos que vengan a consultarte no serán las mismas personas: principio de atracción y de resonancia. Entonces, la solución es entrar tú misma en Unidad y por principio de atracción y de resonancia, cómo decirlo, vendrá a ti lo que debe ser. Si estás en la Unidad no tienes que plantearte cuestiones: la Inteligencia de la Luz provee todo, estrictamente todo. Entonces debes liberarte de todo lo que has aprendido. En un momento dado, es necesario desaprender. Hayáis sido médico, ingeniero, científico de renombre, no podéis pretender encontrar la Esencia del Ser sin perder todo. Pero cuando se dice perder todo, quiere decir vivir el instante y el instante no tiene nada que ver con vuestros títulos, vuestras funciones. El instante no tiene nada que ver con vuestros sufrimientos. El instante es el instante. No hay que confundir con el momento. El momento, son las palabras que mienten. El instante, es lo que está presente.

Pregunta: después de un curso con la Presencia de Seres de Luz, me ocurre no sentirme ya en la energía del Corazón en las sanaciones que doy. ¿Qué pasa?

Pues querida amiga, está muy claro. Te voy a dar dos respuestas. La primera te va a hacer saltar. Pero voy a explicar enseguida la segunda y comprenderás. La primera, está bien hecho. La segunda respuesta: a partir del momento en que vivís momentos particulares, en los instantes de fulgor de la Luz y si habéis integrado la Luz, en el sentido de Inteligencia de la Luz, vuestra voluntad no se puede ejercer. Querer sanar y querer dirigir la energía a tal lugar, porque es necesario sanar, ya no es estar en el Ser, es alejarse. Entonces, la lección es efectivamente continuar haciendo pero enfocarlo de manera más neutra. Cuando digo más neutra, es ser simplemente el canal de la Luz, pero no el canal que toma la Luz para dirigirla ahí donde quiere y hacer lo que se quiere, sino dejarla actuar por sí misma hasta el final. Los resultados serán profundamente diferentes. Entonces, estás frente a la Luz que no puede pasar porque tu voluntad pone obstáculo a la nueva Luz que fluye en ti.

Pregunta: ¿el abandono total proviene de dejar de lado la personalidad?

No puedes decidir dejar a un lado vuestra personalidad. ¿Por qué? Porque lo va a rechazar. Porque si decís: “dejo mi personalidad de lado” ¿quién es el que dice esto “yo” ? Es la personalidad. El abandono a la Luz puede ser comparable a un acto de fe total en la Inteligencia de la Luz. Verdaderamente, en un momento dado, es la experiencia vivida por el Cristo en la Cruz. Y antes de la Cruz, decía: “pero, Padre ¿por qué debo vivir esto? aleja de mí este cáliz”. En la Cruz misma, él dice; “pero ¿por qué me has abandonado?”. Y después, se da cuenta de que no le ha abandonado, a partir del momento en que él se abandona. ¿Veis la diferencia? Es muy sutil. Pero no estáis obligados a ir hasta la crucifixión hoy, porque las cosas son mucho más fáciles. Aunque  no es fundamental, tenéis que realizarlo vosotros mismos. El abandono a la Luz es a veces difícil porque mientras no hayáis vivido la energía del Corazón, bien podéis haber sido espirituales, tener acciones terapéuticas, conocer todos los Misterios del universo pero no estáis en el Corazón. Y mientras que no estéis en el Corazón, estáis en el ego. Y el ego va a entrar más y más en reacción contra el Corazón porque el ego no quiere soltar y vosotros no podéis hacerle soltar. Si decís: “yo suelto”, soltaréis porque es vuestro ego el que dice eso. El abandono es un acto de equilibrio extremadamente preciso que os hace penetrar de lleno en la Unidad. Entonces, el abandono a la Luz no es jamás un acto consciente de decisión. La palabra que ha sido empleada por el arcángel Anael y por otros, es la palabra “paso”, “dar un paso”. Osad dar ese paso. Osad atravesar y es difícil de explicar con palabras porque no es una decisión de la personalidad. Es el momento último donde el impulso del alma y del Espíritu es tan fuerte, que sumerge a la personalidad, que  va a eliminar incluso temporalmente, todos los miedos, todas las aprensiones, todos los juegos de la mente, todos los juegos de poder, todos los juegos de seducción: el momento en que uno se hace soberano, donde uno abandona todos los sistemas de control, exteriores e interiores. Es por eso que los seres que han vivido lo que vosotros llamáis los estados Místicos o las experiencias de muerte inminente, llegan a ese estado, porque están fuera del cuerpo, y viven la Luz. No tienen ya los medios para reaccionar desde la personalidad o el cuerpo, puesto que están fuera de este cuerpo y están en la Vibración de otra Dimensión. Entonces, es en ese momento cuando se produce la Iluminación y cuando vuelven, ellos son diferentes. Además, a continuación de esto, las enfermedades pueden desaparecer, las anomalías pueden desaparecer totalmente. Pero, vosotros, como seres que recibís la Luz por lo alto del cuerpo, necesitáis conducirlo al Corazón. Habéis tenido muchas experiencias en vosotros, incluso vosotros mismos, donde recibís las energías, tratáis de hacerlas descender al Corazón, pero no sentís el Corazón. ¿Por qué no sentís el Corazón? Porque vuestro ego se opone a esto, porque sabe muy bien que si la energía, la Luz, desciende al Corazón, se ha terminado, Inconscientemente y conscientemente. El miedo impide que la Luz descienda. El poder impide que la Luz descienda. Y es por eso que San Juan decía: “muchos serán los llamados y pocos los elegidos”. Los llamados son aquellos que reciben la Luz en la cabeza pero para poder ser elegidos, es necesario ser humilde y simple, hace falta que la Luz llegue al Corazón. Es la fusión de la Corona Radiante de la cabeza y del Corazón. Entonces, aquellos que han tenido la suerte de sentir mediante el cuerpo, las Vibraciones a nivel del Corazón, saben que la solución, está ahí. Evidentemente, las fluctuaciones de vuestras vidas, las personas que encontráis, las oposiciones que podéis encontraros, a causa de la dualidad de este mundo, os alejan del Corazón, pero  también hay un aprendizaje. En la medida que lleguéis a estabilizar la Conciencia a nivel del Corazón y a vivir en el Fuego del Corazón el tiempo suficiente, viviréis el Fuego del Amor, es decir el Fuego de la Unidad encontrada. Pero no es una decisión que se tome así, decidiendo “quiero ir al Corazón”. Hay una cultura, yo diría, de la humildad, de la simplicidad. Toda una cultura de la renuncia al poder. Os aseguro que no podréis penetrar al Corazón mientras que quede la mínima voluntad personal, mientras que quede la mínima voluntad de poder. Pero sin embargo, todas las decisiones Vibratorias están reunidas desde septiembre, sobre todo después del fin de las Bodas Celestiales, para permitiros ir al Corazón. Pero si queréis hacer descender la energía en el Corazón y no desciende, no hay que acusar a la energía. Tampoco hay que acusaros a vosotros, no sirve de nada culpabilizar, pero quiere decir que en vosotros, existen aun resistencias que pueden estar vinculadas al miedo, pueden estar vinculadas al peso del pasado, es decir que no habéis superado el pasado. Puede estar ligado a circunstancias familiares, a juegos de poder, puede estar ligado a cosas muy variadas, de hecho. Pero el día en que descendáis la Vibración en el Corazón, sabréis que casi habéis llegado, porque a partir del momento en que habéis encendido el Corazón, no puede jamás apagarse definitivamente. Pero hace falta dar el primer paso.

Pregunta: ¿Anael ha dicho que hay que alejar a los Maestros. Ahora, yo he encontrado a una persona despierta que me ha procurado la Alegría, me ha hecho sentir en el Corazón?

Sí, porque vosotros mismos sois Seres de Luz. Miguel os lo ha repetido mucho: el periodo de los Maestros está cumplido. Durante mi vida, me llamaban Maestro Mikael Omram Aivanhov. Era cierta época. Hoy, en esta época, la Luz no está en los Maestros. La Luz está ahí, por todas partes, alrededor de todos vosotros, entonces no tenéis que encontrar un Ser portador de esta Luz. Tenéis que haceros vosotros mismos, ese Portador de Luz. El problema es que para la maestría, en tiempos no tan antiguos como esos, hacía falta encontrar un Maestro para “vivir” la Vibración que era capaz de transmitirnos. Hoy, os hacéis grandes. No tenéis necesidad ya, de nadie fuera de vosotros para ser perfecto, para estar en Unidad. Y además, Buda decía: “hay que matar a todos los Maestros, todos los modelos”. Evidentemente puede ser muy seductor sentirse en el Corazón y en la Luz cerca de alguien. Pero si desde que tú te alejas de la persona, no estás ya en la Luz, ¿qué quiere decir? Hay que ser muy prudente sobre la relación de dependencia. El verdadero Maestro es aquél que os libera, es aquél que no os pide nada y que os devuelve a vuestra casa. No es aquél que os toma como discípulo, aunque sea un verdadero despierto. El auténtico despierto, no es el que moviliza las masas, es el que os devuelve a vosotros mismos. Es como si durante su vida, no sé, el Cristo quisiera tener más de doce discípulos y hubiera querido reunir a las masas con él, para hacerse adorar. Lo que no quiere decir que los Seres no tengan que ser frecuentados cuando están despiertos, al contrario. Podéis tener reencuentros con ellos, intercambiar con ellos, pero debéis considerarlos como iguales a vosotros. No sois ni inferiores ni superiores. Estáis simplemente en instantes diferentes. El problema es que si consideráis esto como una posibilidad de despertar, os equivocáis. Mostradme un solo ejemplo de un Maestro que haya sido reconocido el siglo pasado, es decir antes de este periodo de treinta años, que haya sido capaz de promover el mismo despertar en otros Seres. No existe. Solo existía en la tradición oriental, la transmisión de Conciencia total de un Maestro que moría hacia su discípulo que iba a hacerse Maestro: la filiación espiritual total. El que se despierta, se despierta solo porque da el paso, pero ningún ser dará el paso en vuestro lugar. Ni la Fuente, ni el Cristo, ni Buda, ni nadie más. Entonces, la búsqueda de Maestros, incluso si vibráis muy fuerte con un Maestro, es quizá para ayudaros a franquear etapas, para aportaros una pacificación, ciertamente útil, no lo niego, pero los tiempos hoy, son diferentes. La Luz está por todas partes. No está obligada a pasar por nadie más, que vosotros. Vosotros debéis recuperar vuestra soberanía. Ahora, si tenéis necesidad de un Maestro, de vivir en la atmósfera Vibratoria de Amor de un Ser despierto, hacedlo, pero no perdáis vuestro tiempo. Perdéis un cierto tiempo en relación a vuestra soberanía. No podréis jamás encontrar esta soberanía al lado de un Maestro. Podéis encontrar una filiación pero incluso esta filiación, en un momento dado, hay que transcenderla porque, para volverse a sí mismo a la Unidad, estáis obligados a deshaceros de cualquier dualidad. Ahora, el Maestro es exterior a vosotros, incluso si os acoge en su orbe, aunque cuando estéis en su Presencia, en su radiación o en su oración o en su Conciencia, percibáis un estado de Unidad. Pero ese estado de Unidad, ¿es definitivo en vosotros, como lo es en él? No lo creo. Si no, se sabría y vosotros seríais todos, despiertos sobre la Tierra.

Pregunta: ¿lo que acabáis de decir en la relación entre Maestro, alumno, se puede aplicar  igualmente en la relación entre dos almas gemelas?

Pues evidentemente, se aplica a todas las relaciones. La particularidad de la relación humana, es estar sistemáticamente desequilibrada: siempre hay un ganador y un perdedor. Entonces, yo sé que con la energía que se despliega desde hace casi treinta años, tenéis almas-hermanas que se reencuentran, llamas gemelas, reconocimientos karmicos que os ponen en la Alegría, que os ponen en Unidad pero lo que os pone en Unidad, es la resonancia, no es la persona. Porque, si os hacéis dependientes de una persona, no habéis comprendido nada de la maestría. Es exactamente lo mismo. Las relaciones deben haceros libres. La relación no es un vínculo. La relación debe haceros permanecer soberanos en relación a lo que sea. Si os ponéis bajo la dependencia de alguien, no vengáis después a quejaros de que no habéis podido encontrar la Unidad. La Unidad se encuentra en Sí, por Sí y por la Fuente y ciertamente no por un ser humano, sea un gran gurú, un gran Maestro o un alma-hermana, o una llama gemela. La maestría os remite sistemáticamente a vosotros mismos. No pidáis a ningún otro dar el paso por vosotros. Un gurú está ahí para ejercer su rol de gurú. Un salvador está ahí para ejercer su rol de salvador. Una víctima está ahí para ser una víctima. La soberanía es sobre todo, no ser uno de esos tres seres. Y vosotros no podéis pretender la soberanía si jugáis uno de esos roles, ya sea con la familia, ya sea con cualquier otro ser humano. Entrar en Unidad se hace solo. Hace falta que conservéis vuestro poder. No debéis someter vuestro poder a nadie, salvo a la Luz, si no corréis el riesgo de ser confrontados, en las épocas que vienen, a desarreglos importantes. Si admitís que la Unidad es liberarse, liberarse no es vincularse. Estáis de acuerdo. Lo que no quiere decir ser indiferente, no quiere decir que haya que abandonar a los niños, abandonar a los padres, abandonar a los amigos, las mujeres y todo. Quiere decir hacerse libre, a nivel de la Conciencia y de la Vibración. Lo que quiere decir no depender Vibratoriamente de alguien y aun menos de otros niveles, familiares, sexuales u otros. Debéis encontrar la independencia es decir la soberanía y os daréis cuenta de que cuando hayáis dado ese paso, hacia la soberanía, podéis establecer relaciones con todo el mundo porque en ese momento, esas relaciones son libres, no entrañan reacciones o lazos. Todo lo que os hace ir hacia vuestra soberanía, hacia vuestra liberación, os acerca a la Unidad y en ese momento, el Corazón se abre. Pero no podéis pretender abrir el Corazón, aunque sintáis el Corazón, cuando estáis con alguien beneficiándoos del Corazón del otro. Os pone frente a vosotros mismos, simplemente, pero también de vuestras insuficiencias, ya fuera un Maestro o un padre o un hijo, una relación sea la que sea. La verdadera relación es una relación libre donde cada uno es soberano. Ella se hace de soberano a soberano, en una relación de independencia y de fraternidad, de corazón a corazón, sin nada más.

Pregunta: ¿cuándo se ha conocido a un Maestro, la relación permanece incluso después de la muerte de ese Maestro?

Si hay realmente una filiación, sí.

Pregunta: ¿un nombre dado por un Maestro espiritual conserva su importancia hoy?

A partir del momento en que vosotros dais un nombre a alguien, sobre todo si es por algo espiritual, ciertamente lo bautizáis. ¿Qué pasa cuando nombráis? Creáis, pero ¿creáis qué?: una relación. Os corresponde a vosotros saber si esta relación es libre. No es lo mismo con los diminutivos: podéis llamaros mi gato, osito, mi osito de peluche, mi gatito, eso no es bautizar, es un diminutivo, ¿verdad? Pero dar un nombre verdadero a alguien es darle otra identidad diferente de la suya. Vuestra identidad en esta Vida, es vuestro nombre y vuestro apellido. Tenéis un nombre evidentemente, espiritual, pero no es revelado jamás por un ser externo a vosotros. Cualquiera que os diga que os llamáis así o asá, ya es una prueba de gran poder con respecto a vosotros. Entonces, yo sé que muchos mediums reciben nombres: “tú te llamas así”. Vuestro nombre espiritual es revelado por vuestro Ángel Guardián o por vuestra Conciencia Unificada y por nadie más. Jamás alguien que esté en Unidad tendría la idea de daros otro nombre que el vuestro. Siento decir esto pero dejarse nombrar, llamar de otra forma que como sois, ya es algo que os aleja de vuestra propia Unidad. Ahora, los hay que se bautizan con nombres. Vosotros mismos, ¿por qué no? Pero atención a lo que hacéis. Yo, lo sabéis, me llamaba Omran Aivanhov. Después de un viaje importante a la India, decidí añadir Mikael, por una razón precisa pero no he cambiado, he añadido algo. Es muy importante lo que os digo: podéis añadir una Vibración pero no tenéis derecho a cambiar vuestra Vibración. Vosotros sois lo que sois y si queréis permanecer alineados y alcanzar vuestra Esencia, estáis obligados a ascender la cadena Vibratoria de vuestro nombre y vuestro apellido hasta la Fuente. Ahora, podéis añadir algo. No olvidéis también que las damas, cuando os casáis tomáis un apellido, en todo caso en este país, pero asumís también la Vibración del nombre que tomáis, eso parece evidente. Entonces si os llamáis Daniela y queréis llamaros Luz Suprema de la Unidad, eso significa cuando menos, un sagrado cambio de Vibración y crea una cierta distorsión.

No tenemos más cuestiones. Os damos las gracias.

Entonces, queridos amigos, os doy las gracias por haberme escuchado tanto tiempo y os deseo un buen retorno a vuestra Unidad, a vuestra soberanía. Abandonad todo lo que os controla. Debéis haceros soberanos. Debéis vibrar en el Corazón. Después, evidentemente, tenéis la impresión de que eso, requiere cambiar todo. Sois vosotros lo que debéis cambiar, no es el exterior. El exterior se modificará en función de la Vibración que vosotros obtengáis o alcancéis, cierto, y eso es lo más importante, todo lo demás se hará naturalmente. Y cuando yo os digo (y se ha dicho en muchas ocasiones) que todo es del dominio de la creencia que se os inculca, que vosotros os habéis inculcado. Si yo os dijera que incluso el cuerpo que habitáis es una creencia a la que os habéis adherido y, yo también me he adherido, por supuesto. Pero cuando se alcanzan ciertas Dimensiones y se mira esto un poco desde arriba, dan ganas de reír. Pero felizmente, cómo decirlo, esta experiencia es una experiencia importante a pesar de todo. No se la puede rechazar porque surge otra cosa, y felizmente, surge siempre alguna creación, pero no sirve de nada haber generado tanta energía de disociación, tanta energía de fricción. Hay muchos medios más simples y mucho más ligeros de ir hacia lo que Sois. Encontrar ya, lo que Sois. Entonces, vosotros que Sois, muy pronto, engancharos y desengancharos, los dos a la vez, pero atención a lo que os engancháis y atención a lo que os desengancháis. Sobre esto, os deseo buen crochet y os digo hasta muy pronto. Portaos bien.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada