AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

martes, 6 de diciembre de 2011

SRI AUROBINDO 27 noviembre 2011 con audio



Original en francés.
Canalizado: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
Traducción: Susana Milán
http://mensajes-del-espiritu.blogspot.com
http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com

audio

Yo soy SRI AUROBINDO. Hermanos y Hermanas en humanidad, que la Comunión sea entre nosotros, por el Amor, la Luz y la Gracia. Vengo por mi parte, para completar ciertos elementos concernientes al descenso del Supramental, la realización de éste en la estructura de la conciencia limitada, la estructura física y las estructuras sutiles. Este proceso se ha llamado Fusión de los Éteres.
La Fusión de los Éteres se ha realizado en los cielos de esta Tierra, en la primavera. Antes del inicio de este invierno, la Fusión de los Éteres estará acabada en la conciencia limitada. Traduciéndose por ciertos mecanismos precisos de la conciencia (esto se ha explicado), como la energía, la Vibración que os va a hacer vivir y manifestar ciertos elementos.
El primero de esos elementos (que es mayor) es la transformación del fuego Luciferino (o fuego del deseo) en Fuego del Espíritu. El Fuego del Espíritu no es una vaga idea en la cabeza, sino una vivencia Vibratoria que debe instalarse en el conjunto de las células, porque la Ascensión (como se os ha comunicado) se realiza en este cuerpo, en esta carne. Puesto que se trata de una Transmutación o más bien, de una Transubstanciación, haciendo pasar una estructura dada, de un estado Vibratorio preciso, a otro estado Vibratorio, o si lo preferís, de una gama de frecuencias a otra gama de frecuencias.

En este mundo donde estáis encarnados, existen tantas conciencias como seres humanos diferentes. Existen tantas verdades como seres humanos diferentes, porque el mismo acontecimiento, el mismo hecho, no tiene ni la misma significación ni el mismo calado y no corresponde a la misma verdad, vivida por cada conciencia. Y sin embargo, actualmente existe un mecanismo colectivo en marcha, aunque muchos de nosotros os hayamos dicho que la Ascensión individual (en curso de realización o ya realizada) por el momento, no coincide con la Ascensión colectiva (que concierne a un instante particular determinado por la Tierra). Cuando fui San Juan, dí algunos elementos relativos a las modificaciones visibles, en mi tiempo, de este efecto de la Transubstanciación que se manifiesta por la desaparición de algunos elementos, de cierto número de conciencias de este Plano de vida. Por supuesto, todos estos procesos se han iniciado y crecen gradualmente, desde el inicio de este año terrestre.

Más allá de la Fusión de los Éteres (realizados en el Cielo, en el mes de abril), ha habido (como habréis notado quizá) la desaparición cada vez más importante, de ciertas conciencias de esta Tierra, Liberadas de una cierta forma de encierro. Seguro, se podría hablar mucho de la forma de encarar las cosas, según el punto de vista, según lo que se puede ver con los ojos y lo que se puede Ver con el Corazón. Lo que se puede ver con los ojos (y con la conciencia de la personalidad, por supuesto) se llama la muerte, y muchas especies de animales y muchos elementos de vida se transforman, más o menos gradualmente, un poco por toda la Tierra. Ciertamente, aquellos que no están en la búsqueda de las informaciones verdaderas, no pueden estar al corriente de lo que pasa, real y concretamente, en (yo diría) el aspecto físico de la vida en esta Tierra. Porque no se ha alcanzado un umbral de percepción consciente que correspondería a la conciencia colectiva de la humanidad. Pero este proceso está efectivamente, a punto de desplegarse, más allá (quizá) de vuestro umbral de percepción consciente a nivel colectivo, pero se despliega, no obstante.

Nuestro Comendador dio hace varios años, elementos importantes a nivel geofísico, que marcarían (de alguna forma) el proceso Ascensional de la Tierra (ndr: O.M. AIVANHOV recientemente ha hecho una puntualización sobre estos elementos, ver en nuestro sitio su intervención del 23 octubre pasado). Recordad que la no luz se sirve de la Luz. Acordaros de que la no luz utilizará las circunstancias, sean las que sean (climáticas, geofísicas, cósmicas), para intentar realizar sus deseos, que son por supuesto, la perpetuación de una Dimensión, por desconocimiento o por miedo de lo que en Verdad representa la Luz para el Espíritu.

La vida en este mundo (tal como la hemos conocido nosotros, tal como la conocéis vosotros aun) se transforma. A título individual vivís cambios y transformaciones, sin por ello vivir aun la Transubstanciación, aunque muchos de vosotros comencéis a vivir fenómenos ligados a esta Fusión de los Éteres, tal como se han explicado en vuestra jornada anterior (ndr: ver las intervenciones del 26 noviembre de GEMMA GALGANI y UN AMIGO).  Este mecanismo de Fusión de los Éteres, para las estructuras de conciencias humanas y para todas las demás estructuras de conciencias manifestadas en las vidas (por ejemplo, llamadas animales), se evidencian exactamente, por lo que habéis observado (aquellos que se han interesado) en cuanto al proceso de extinción de ciertos mamíferos marinos, de ciertas aves. Este proceso de extinción (llamado así por el que solo tiene una visión limitada), es evidentemente, totalmente otra cosa que una extinción, puesto que se trata de un verdadero Nacimiento, aunque no sea visible. El ser humano persistirá en llamar muerte a lo que no comprende, desde el instante en que una conciencia desaparece de su Plano, ahí donde ella misma se manifiesta.

A menudo os hemos dicho que este proceso de Liberación matricial que está en curso desde hace un cierto tiempo, y que se ha acentuado (si se puede decir) desde las Bodas Celestiales, desde el año 2009, ha concluido el fin del año anterior con la Liberación del Sol, con la liberación de Núcleo de la Tierra. Cuya finalidad por supuesto, es la Liberación del humano. Ciertamente, la conciencia limitada llamará a esta Liberación un final. Pero no hay final, solo hay principio, un verdadero Nacimiento en los Mundos del Espíritu. Por supuesto, el Espíritu (y esto ha sido apoyado, yo diría, por HERMANO K) no está presente en este mundo. El Espíritu aparece como algo más allá, ligado al Cuerpo de Êtreté que, para aquellos que no viven las Vibraciones, ni la transformación, solo es una hipótesis. Solo aquellos que están viviendo las Vibraciones están más allá de la hipótesis, porque esto  forma parte de su vivencia y se traduce por modificaciones, cada vez más flagrantes de la Conciencia.
La Fusión de los Éteres es un proceso que va a aportar una concienciación de este proceso de Transubstanciación. Lo que quiere decir que habrá (lo que nosotros hemos llamado el momento final de la Tierra, de su Ascensión) una concienciación (para una gran parte de la humanidad que por el momento, no ha realizado esta concienciación) de que realmente nada volverá a ser como antes, y de que una transformación de envergadura está en marcha en la Tierra. Por el momento, esto solo aparece a aquellos que experimentan la Vibración Interior, o las premoniciones, o las intuiciones Interiores. No desconocéis que el 80% de la humanidad continúa su vida como si nada ocurriera, porque efectivamente, para esas conciencias no ocurre nada. Esta es su vivencia. Como diría HERMANO K, esta es su Libertad. Y es sobre todo su campo de experiencia, pero ese campo de experiencia (vinculado a la perpetuación de una conciencia concreta), será en un momento dado, confrontado a la realidad y a la Verdad del proceso que esos seres, llamarán extinción total de la humanidad. Y en cuanto a nosotros, preferimos llamarla por supuesto, Nacimiento en los Mundos del Espíritu, lo que nosotros podemos llamar: la Liberación, la Ascensión, la Transubstanciación, que es un proceso que se ha vivido en numerosas ocasiones en esta Tierra, sin que por eso, haya habido una Liberación.
Las cosas son profundamente diferentes. Pero por supuesto, para aquellos de entre vuestros Hermanos y Hermanas (nuestros Hermanos y Hermanas) que no viven estos procesos de Transmutación de la Conciencia (de realización del Sí, de la Unidad, de la Alegría, de la Vibración), es extremadamente difícil concebir lo que significaría para ellos, su propia desaparición. La conciencia, al estar establecida en la Ilusión considera esta Ilusión como la única verdad, porque es la única palpable. Esto forma parte del campo de experiencias de la limitación y no pueden incluso ni concebir, ni imaginar o esperar, que exista otra cosa que esta conciencia limitada, que esta vida, que este cuerpo. Para la mayoría de los seres todavía no Despiertos, no existe más que una vía: la de la personalidad. No existe más que un objetivo: el de la satisfacción de los deseos, de la perpetuación de lo que se ha llamado la especie y de ciertas creencias (que se sitúen a nivel económico, o espiritual, o religioso no cambia absolutamente nada, están en sus creencias).

En la creencia (en la personalidad, como sabéis) hay una noción de efímero. Esta noción de efímero, en el sentido de vida humana, está también inscrito (pero en otra escala de tiempo) en lo efímero de la Tierra, en las Dimensiones alteradas o falsificadas. Los procesos de transformación de la Tierra, vinculados a la inclinación de los polos físicos de la Tierra, son una realidad. Esto se produce muy regularmente. Por supuesto, no en el intervalo de una vida, ni en el intervalo de una memoria colectiva, lo que hace que la memoria colectiva precisamente, no haya guardado jamás la memoria, si no por medio de escritos (como el diluvio de Noé), pero en absoluto asociado a la inclinación de los polos (sino simplemente a factores de lluvias prolongadas que inundaron los suelos). La realidad es ciertamente otra.

Existen ciclos naturales. Estos ciclos naturales son también humanos, con el nacimiento y la muerte, como los ciclos naturales de la Tierra. Se llaman naturales  porque forman parte de la normalidad de la Tierra. Esta normalidad de la Tierra que no es en absoluto, la normalidad de la Vida en los Universos, sino una normalidad sujeta a principios de funcionamiento muy precisos, de este mundo, en esta dimensión. El Espíritu es Eterno. La Luz es Eterna. La Conciencia es Eterna. Pero ciertamente, no la conciencia de la personalidad, ciertamente no la conciencia de lo que es cíclico (como la vida, a través del nacimiento y la muerte). La Verdadera Vida no pasa ni por las puertas de la muerte, ni por las puertas del nacimiento, puesto que está inscrita desde la Eternidad en la misma cinética (se se puede decir), más allá de la noción de ciclo. Ciertamente, los ciclos son observables en la Tierra. Hay ciclos del día, ciclos de la vida y de la muerte y ciclos de los años. Esta noción cíclica forma parte del principio mismo de alteración de la propagación de la luz.

El Comendador ha dado cuenta de la Liberación de las capas aislantes. Se os ha dado cuenta más recientemente, de la Liberación de las capas aislantes del cuerpo humano, es decir del cuerpo astral, del cuerpo mental y del cuerpo causal. Algunos sabios han dicho que: “lo que está arriba es como lo que está abajo”. Pero lo que está arriba, no debe ser comprendido como: lo que está en el Espíritu. Porque el Espíritu no está ni arriba ni abajo, está por todas partes. Así pues, “lo que está arriba es como lo que está abajo”, se aplica a las leyes naturales de este mundo. Y hay efectivamente (por el principio de analogía y de correlación y resonancia), una adecuación total entre las capas aislantes de la Tierra y las capas aislantes de la personalidad que mantienen una cierta forma de cohesión, una cierta forma de coherencia. Pero más allá de esta cohesión y de esta coherencia, existen estratos (si se puede decir) del ser humano y de la Conciencia que no están limitados por ninguna capa ni por ningún estrato.

La Fusión de los Éteres realizada en el Cielo, está realizándose en los cuerpos humanos y en los cuerpos de toda la vida sobre el planeta, ya ha planteado ciertos elementos, que os son accesibles. Estos mecanismos llamados partidas en masa de animales (de mamíferos marinos, de aves, esencialmente), corresponde a un Transubstanciación total de sus cuerpos. El ojo humano llamará a esto un despojo. Pero no porque el despojo esté presente, no existe una Conciencia presente, más allá en otro espacio-tiempo. De igual forma que cuando un ser humano, en este ciclo de la muerte y del nacimiento llega a morir, evidentemente, la Conciencia no desaparece por eso. aunque el reduccionismo y el fin de la Edad Oscura, solo considera la vida inscrita entre el nacimiento y la muerte, aquellos que tienen un mínimo de creencia o de experiencia espiritual, saben que incluso en la matriz, existe un principio de reencarnación. Donde la Conciencia no desaparece jamás, incluso si hay una obliteración de lo que se llaman las vidas pasadas, de igual forma que existe una obliteración del Espíritu.

La Fusión de los Éteres (más allá de la disolución del cuerpo astral, del cuerpo mental y del cuerpo causal), en este lapso de tiempo que precede el momento colectivo final de la Tierra, va a hacer que cada vez más seres humanos se conciencien de que no están limitados por este cuerpo, todavía menos por este nacimiento y esta muerte. Hay pues, un principio de perennidad que va a resurgir. El principio mismo de la concienciación de la perennidad de la Conciencia, es (no lo dudéis), un elemento mayor que aminorará el Choque de la Humanidad, para aquellos de nuestros Hermanos y Hermanas que hayan vivido este concepto de perennidad, antes del instante colectivo final de la Tierra.

Acordaros de las etapas precisas de las que he evocado el contenido, hace un año, relativas al Choque de la Humanidad: la negación, el miedo, la negociación y en fin la aceptación de lo que llega (intervención de SRI AUROBINDO del 17 octubre 2010). Por supuesto, todos los Hermanos y Hermanas que viven las Vibraciones, a un nivel u otro, comprenderán por lo que van a vivir, la noción de la perennidad de la Conciencia. No como una creencia en una supervivencia de algo, sino porque la Vibración misma de la Conciencia, en la Luz Vibral, conforta la Conciencia en su perennidad. Más allá del encierro en este cuerpo, o del encierro en las capas aislantes de la Conciencia individual (llamadas cuerpo astral, cuerpo mental y cuerpo causal). Lo que disuelve el cuerpo astral, el cuerpo mental y el cuerpo causal, no es una acción de la personalidad sino más bien, una acción directa de la Inteligencia de la Luz, por medio de lo que nosotros hemos denominado el Fuego del Espíritu y que, en mi última vida, yo he descrito como la irrupción del Supramental: esta Luz Blanca que iba a transformar cualquier vida y a provocar cambios mayores, en la Conciencia como en las condiciones de vida puesto que no habría más encierro, no habría más reglas de vida que sean coincidentes con un antes y un después.

Ciertamente, de manera más o menos consciente, muchos seres humanos más allá de la vivencia Vibratoria, se han adherido a un principio de transformación. La única puerta de salida posible es el Corazón, no en una creencia en el corazón, no en la esperanza, sino más bien en la vivencia Vibratoria, puesto que la Conciencia es Vibración. La conciencia limitada podrá afirmar que cree en la Unidad (o que cree en la perennidad del alma o del Espíritu, o que cree en el Espíritu), mientras que no lo viva, solo es una creencia y no una vivencia. Nosotros también hemos desarrollado muy ampliamente sobre la noción de creencia y de experiencia. Porque la creencia no es la experiencia. Ahora, toda la vida humana en esta Tierra, está basada en un conjunto de creencias tácitas que hasta que se pruebe lo contrario, no tienen ninguna existencia real, más allá de este mundo.

El principio mismo de la perennidad de la vida en este mundo (basado, como he dicho, en la noción de ciclos, y de encierro en los ciclos), hace que las fuerzas de no luz hayan intentado, hasta el presente, limitar la expansión de la conciencia y esto, de múltiples formas. Sea reforzando las creencias (como han existido siempre, pero modificándolas): dando a la sed de libertad del ser humano, a beber un agua que es un agua que da respuestas, pero respuestas en este mundo, incluso a nivel espiritual. Esto se llaman leyes del alma, leyes de la reencarnación, la psicología espiritual: un conjunto de tesoros de conocimiento que pueden ser explotados en este mundo, pero que no preparan absolutamente a vivir el Espíritu, más allá, ni siquiera es evocado que la finalidad no es ya el Espíritu, sino más bien el esplendor del alma (a través de ciertos conceptos, que os han conducido a encontrar en diferentes lecturas, en diferentes enseñanzas, o portadas por diferentes personas).

La Libertad es Vibratoria. No tiene nada que hacer con cualquier ley, con cualesquiera reglas de este mundo. La Fusión de los Éteres marca (para aquellos de nuestros Hermanos y Hermanas que viven esos estados Vibratorios) la Disolución de todo lo que está vinculado (como se ha dicho) al cuerpo de deseo en primer lugar, todo lo que está ligado a las emociones. Muchos seres que han vivido el Despertar del Corazón, os han hablado del efecto de las emociones, como elemento que frena el acceso a la Unidad. Otras enseñanzas, más ligadas a la transformación de la humanidad actual (pero no hacia la Unidad, sino más hacia la persecución de la Dualidad), os han hablado de conocimiento de vuestras propias emociones y han llegado a asimilar la emoción al Corazón. Cosa que es, por supuesto, absolutamente falsa, porque el Corazón no es en absoluto una emoción, sino un estado de Ser, mientras que la emoción es un estado de reacción. Ese estado de Ser no será nunca, un estado de reacción.

En lo que concierne a la tercera capa aislante de la conciencia individual, el cuerpo causal: ese cuerpo causal, como su nombre indica, evoca una causalidad, llamada en otro tiempo, la ley del karma o de acción/reacción, dando la explicación de lo que hay que vivir en la matriz (sea a través de las relaciones entre los seres, a través de la ley del karma, a través de la acción /reacción, incluso a nivel más sutil, psicológico). Pero esta ley causal no es en absoluto, ni el reflejo, ni incluso lo opuesto de lo que representa la Ley de la Gracia, que está más allá del cuerpo causal. El Fuego del Éter, a nivel de la conciencia individual, se traduce por el Fuego del Corazón o el Fuego del Espíritu. La irrupción del Supramental (en vuestro momento individual, que os es propio) se traduce, poco a poco o más brutalmente, por la desaparición total de vuestro cuerpo emocional, de vuestro cuerpo mental, dándoos la aptitud de no pensar más y de no reaccionar. Haciendo que efectivamente, todos los Hermanos y Hermanas que Vibran, en un momento dado u otro, sean susceptibles de vivir momentos cada vez más intensos y cada vez más prolongados, de inmersión en la Luz. donde nada más existe que la Luz y la Conciencia. Donde todo lo que pertenece a la Ilusión (es decir este cuerpo, esta vida, todo eso a lo que estáis sujetos), en estos momentos, y solamente en estos momentos, desaparece totalmente. Son esos momentos particulares (y yo os he dado, hace algunos años, ciertos elementos a través de la respiración o a través de la focalización de la Conciencia, o a través de lo que os ha dado UN AMIGO,  en el Yoga de la Unidad o de la Verdad), que os permitirá acercaros a ese Pasaje de la Puerta Estrecha, de vivencia del Corazón (ver rúbrica “Protocolos para practicar/ Protocolos prioritarios”).

Todo esto es en definitiva, una preparación individual (como he dicho) enfocada a facilitar el establecimiento del momento colectivo de la Tierra, en la colectividad de la Conciencia humana. Poniendo fin, esta vez sí, real y definitivamente, al cuerpo causal de la Tierra. Realizando la Liberación de la Tierra y su Ascensión definitiva a los Mundos Unificados de la 5ª Dimensión. Esto se traduce para aquellos que están atentos, por el rasgado (ya presente en la capa Terrestre, desde la penetración de la Luz Adamantina), no solamente en el núcleo Terrestre, sino en el manto Terrestre. Haciendo que la transmutación alquímica de algunos elementos de carbono de la Tierra sea cada vez más evidente y se manifiesta, como ha dicho nuestro Comendador, por un aumento del radio de la Tierra (o del diámetro y por lo tanto, de su superficie. Todo esto se realiza también, de ahora en adelante, en vosotros, dándoos alteraciones de percepción, incluso de lo que para vosotros es la vida. Y os dais cuenta, cada uno a vuestro ritmo, que en momentos de Alineamiento (o de meditación, o de Fusión con la Luz, o de Comunión), os sumergís con gran facilidad, en la Luz, y os extraéis de manera muy simple de la personalidad y los diferentes roles que se mantienen en la vida ordinaria, sin que por ello haya una dimisión. Aunque por supuesto, nosotros somos conscientes de que este proceso está lejos de ser perfecto por el momento, ya que esto se va a traducir como decía HERMANO K (ver su intervención del 27 noviembre) por cierto número de preguntas o de dudas sobre, en qué os vais a transformar y lo que va a ocurrir con todo lo que compone vuestras relaciones, sean las que sean.

Pero paralelamente constatáis también, que en la medida en que os sumergís en esta Luz, en estos momentos de Comunión, cuanto más os sumergís en la Luz, más esas preocupaciones desaparecen del campo de la Conciencia. Puesto que la característica esencial de la Conciencia Unificada es manifestar la Alegría, la Plenitud y la ausencia de cuestionamiento. Y poco a poco (o de una manera brutal), vais a realizar que cuanto más estéis en la Luz, menos cuestiones habrá y más, todo lo que se despliega os parecerá evidente. Lo que por supuesto, está en oposición con el que no Vibra que cada vez más, se planteará cuestiones sobre la realidad de lo que vive la Tierra (viendo solo, por ejemplo, el lado sombra y no luz, del establecimiento de un plan de dominación de la no luz, más que la instalación de la Luz).Todo dependerá también, como decía nuestro Comendador, del punto de vista: punto de vista de la oruga o punto de vista de la mariposa. Pero el punto de vista de la mariposa no es una imaginación, sino una vivencia del Espíritu. Que se traducirá a sí mismo, por una capacidad cada vez más grande, de no manifestar emoción (y por lo tanto, deseos que están asociados), no manifestar actividad mental (tal como está inscrita en la razón y la lógica) sino más bien, manifestar la Inteligencia de la Luz a través de su Vibración y de todo lo que aporta esta Vibración, es decir la Alegría, la Paz, la Serenidad. Y la certeza Interior, porque es vivencia de que todo se desenvuelve en armonía, en la Paz, aunque la mirada de la personalidad (cuando vuelve a esa visión) puede a veces expresar totalmente otra cosa. Pero esas idas y venidas (como hemos dicho) os permiten cada vez más, estableceros en vuestras elecciones definitivas y vivir las consecuencias.

Obviamente cualquiera que sea el Devenir de este cuerpo, cualquiera que sea el Devenir de vuestro entorno, cercano o lejano, tomáis conciencia (como se ha dicho también) de que no hay impaciencia. Porque la Esperanza se vive como una finalidad en sí misma. Lo que ocurre pues, en esta disociación Interior/exterior (o conciencia fragmentada y Conciencia Unificada), os da una forma de asiento y de solidez de la Conciencia Unificada. En la medida que os alejáis de la conciencia de la personalidad, de sus lazos de sus juegos, de sus interacciones. La alegría está llamada a crecer, desde el instante en que cesa la pregunta. Y donde la duda se plantea únicamente, no en una fecha, no en un acontecimiento exterior, sino sobre el asentimiento a esta Luz y sus efectos, sobre su Inteligencia y su Vibración, en vuestra propia vida, en vuestra propia Conciencia.

En resumen, hacéis el aprendizaje de ahora en adelante, con la Fusión de los Éteres y las diferentes manifestaciones que irán aparejadas (si no es ya el caso), de vivir una gran facilidad en vuestra vida. Porque la Luz se hace efectivamente, cada vez más una evidencia para vosotros, una certeza y la sola y única Verdad extrayéndoos de esta forma, a título individual, de la Ilusión. No sois vosotros los que ponéis fin a la Ilusión, sino la propia Luz, que transforma en vosotros por la Fusión de los Éteres de vuestro propio conjunto de Cuerpos (físicos y sutiles), los principios mismos de ataduras, de Ilusión haciéndoos Libres, Autónomos. No sois vosotros los que os hacéis Libres y Autónomos, sino la acción de la Luz, desde el instante en que vosotros habéis renunciado a la personalidad, desde el instante en que os habéis Abandonado totalmente a la Luz, que realiza esta Obra en vosotros.

Habéis llegado ciertamente, a un momento clave de esta transformación individual que es el momento en que la última capa aislante de vuestras estructuras, llamada el cuerpo causal (o, si lo preferís, el cuerpo y vehículo del alma, ligado a lo que se ha denominado Eje ATRACCIÓN /VISIÓN, vinculado como HERMANO K os ha mostrado, a lo que se ha denominado chakra del bazo y chakra del hígado), va a desaparecer. Llevándoos a dar ña espalda a la ATRACCIÓN y la VISIÓN, haciendo que el alma no esté vuelta hacia la seducción de la Ilusión de este mundo y sus diferentes juegos, sino a volverse totalmente, hacia el Fuego del Espíritu, a fin de vivir la realidad y sobre todo, permitir a este cuerpo astral y a este cuerpo mental desaparecer, totalmente. El momento final será efectivamente, la desaparición total de vuestro cuerpo causal, de una manera o de otras, representando lo que fue evocado como las diferentes vías posibles de la Ascensión, hace dos semanas (ndr: ver en nuestro sitio la intervención de GEMMA GALGANI del 12 noviembre). A partir de ese momento, habrá un mecanismo de sincronicidad entre lo individual y colectivo, correspondiendo a la disolución del cuerpo causal individual, como del cuerpo causal colectivo, como del cuerpo causal de la Tierra. Permitiendo en ese momento, lo que nosotros hemos llamado, la Resurrección en los Mundos Unificados. El cuerpo que es vuestro, la personalidad que es vuestra (por el momento) os aparecerá en ese momento, más y más alejada de la Verdad. Porque vuestra Conciencia no tendrá ninguna dificultad en pasar a este Cuerpo de Êtreté y a esa Conciencia de Êtreté, es decir al Sí. El yo será transformado y en Transubstanciación total, con una facilidad que será tanto más evidente, cuanto más hayáis aprendido a que la Vibración de la Luz, actúe en vosotros.

Muchos de vosotros constatan que después de haber observado los miedos (en un cara a cara, o los episodios de la Noche Oscura del Alma, como se ha evocado), viven ahora los mecanismos de Abandono a la Luz, mucho más simples que antes, y aceptan lo que la vida les da a vivir, de manera mucho más evidente, cualquiera que sea este acontecimiento a vivir (en el cuerpo, en una relación, en un trabajo, o en toda la esfera sea la que sea, de este mundo). En el cuerpo se manifiesta por mecanismos de calor y de Fuego, por mecanismos de refuerzo, en particular y sobre todo, ligados a la Puerta Posterior de CRISTO, llamada Puerta de la Transparencia. Pero también por las Vibraciones, cada vez más intensas que desbordan ampliamente, ahora (para algunos de vosotros), las Puertas y las Estrellas, que implica un mecanismo Vibratorio de toda la Conciencia y de todas las estructuras llamadas cuerpo físico, cuerpo astral, cuerpo mental.
Simplemente, el cuerpo etérico se transforma. Porque no es ya, ese intermediario entre el cuerpo físico y el alma, sino que se hace la estructura del Éter, modificado y Revelado. Ese cuerpo etérico (que os da por cierto, las percepciones que vivís, a nivel de las diferentes Coronas, las diferentes Puertas, las diferentes Estrellas, los diferentes Senderos) está a punto de transformarse, puesto que ese cuerpo no está ya ligado simplemente, al encierro en una forma etérica (llamada el fuego de la personalidad o el fuego del alma), sino que es Transfigurado por lo que nosotros denominamos el Fuego del Espíritu. Haciendo que percibáis un Cuerpo Etérico profundamente diferente, en sus mecanismos de funcionamiento y que sobre todo, no está más sometido al cuerpo de deseo, no está ya sometido al cuerpo astral (queda aun, en cierta medida, sometido al cuerpo causal, puesto que si me escucháis aquí, es que todavía estáis presentes en esta dimensión).

El mecanismo de Transubstanciación, es decir de la Ascensión, cualquiera que sea el tipo de Ascensión, será realizado tanto más fácilmente por vuestro rol, efectivamente, de Sembradores de Luz, de Anclas de Luz, de Difusores de Luz por la Comunión y la Gracia, por las diferentes técnicas que podéis utilizar para subir vuestras Vibraciones. Constataréis además vosotros mismos, que en adelante será más fácil escapar a vuestras propias imágenes, a vuestros propios miedos. No luchando, no haciendo protocolos, sino subiendo vosotros mismos, por la propia Conciencia, la Vibración. Os es (y os será quizá) cada vez más fácil constatar que, cuando eleváis vuestra Vibración, en el estado de Comunión (con vosotros mismos o con otros Hermanos y Hermanas, o con otras Dimensiones) se hace, en esos momentos, mucho más fácil Liberaros de cualquier miedo, de cualquier condicionamiento, de cualquier cuerpo y personalidad. Hay pues, un proceso de aclimatación, muy real y de propagación muy real de la Luz, en el campo de la conciencia limitada: es el paso de yo al Sí, tal como UN AMIGO os ha hablado ayer (ver intervención de UN AMIGO del 26 noviembre).

Retened que cuanto más avancéis en este tiempo lineal de este mundo, más os aparecerá claro que la única forma de resolver lo que sea, no es oponerse a ello, o a quien sea, sino subir en lo que nosotros llamamos la Vibración de vuestra Conciencia. Ese mecanismo de subida Vibratoria (de la que yo ya evoqué algunas técnicas, particularmente en relación a la respiración, que debía pasar de los pulmones al Corazón) es hoy, un mecanismo que se desarrolla de manera mucho más fácil, desde el instante en que vuestro Abandono a la Luz gana en intensidad. Sois muchísimos realizando esto, en la Tierra, en este momento mismo. Y esto por supuesto, se va a reforzar en la medida en que pasen los días, que aumente esta Fusión de los Éteres individual. El aprendizaje que realizáis y la experimentación que realizáis, no tiene otro objetivo que prepararos lo mejor posible, a vivir el momento colectivo de la Disolución del cuerpo causal de la Tierra y de vuestro propio cuerpo causal individual.

Y esto se realiza (como habéis vivido y comprendido) por la propia Vibración, por la propia Luz. es decir que no es cuestión de pedir a la Luz actuar sobre tal o cual cosa, sino de Ser la Luz totalmente, para constatar que los miedos que estaban hasta el presente en los cara a cara, o incluso los momento de la Noche Oscura del Alma (que teníais que vivir o no vivir), están a punto de desaparecer por la acción de la Luz, desde el instante en que reconocéis que la Luz actuara de manera mucho más segura, mucho más certera y mucho más evidente que lo que vosotros pudierais realizar en la conciencia de la personalidad. Es ese bascular, ese Paso lo que os prepara, para ese tercer Paso de la Puerta Estrecha (llamada la Puerta de la Pobreza o de la Infancia), a realizar la Comunión con el CRISTO, con la Luz Blanca. Y por lo tanto, a salir de todos los condicionamientos y miedos, procedentes del cuerpo, de esta personalidad y de esta vida encarnada, encerrada.

Sois conscientes de todo esto cada vez más exactamente, desde el instante en que renunciáis (como se ha dicho) a la Ilusión de las ataduras, sean las que sean. No tenéis (y es aquí donde quería llegar) nada que desear. No tenéis sobre todo, nada que forzar, en vosotros como fuera de vosotros. Simplemente tenéis que dejar actuar, dejar ser a la Inteligencia de la Luz. El propio principio de la Ascensión, deriva de esta facilidad con la que vosotros aceptáis vuestra propia Liberación.

Por supuesto, para aquél que no Vibra (y es su libertad, os lo recuerdo), para él, todo esto no es más que una ilusión y la paradoja es que le va parecer un encierro o un sueño, cuando es precisamente él, el que sueña. Veis el mecanismo de inversión en marcha, por vosotros mismos y por vuestra conciencia. Mientras que el ser humano no considere y no viva, el hecho de estar encerrado, se considera como totalmente sano de cuerpo y de espíritu, mientras que aquél que vive la Luz se transformará para él, en un peligro (en todos los sentidos del término). Pero recordad que ese momento individual que vosotros vivís, de la Fusión de los Éteres, permitiendo la Liberación (por la destrucción pura y simple del cuerpo causal y por lo tanto de las memorias clausurantes del alma, e incluso de lo que se llama Akasha o el éter encerrado) permite realizar de uno a otro, por la Merkabah Inter-dimensional colectiva (la vuestra como la de la Tierra), una alquimia de Transubstanciaciación. Que llevará en un breve plazo, al mecanismo de la Ascensión Colectiva y al mecanismo que os aparecerá cada vez más fútil, en la medida que os sumerjáis en la Luz de la Unidad.
Esta aclimatación que se os propone (a aquellos que vivís las Vibraciones), es una ventaja para vosotros, como para la Tierra. Porque vosotros jugáis, de alguna forma, el rol de amortiguador, permitiendo que se viva (como hemos dicho) el Choque de la Humanidad, en  condiciones personales, pero colectivas también, mucho más fáciles que lo que hubiera sido imaginable, aun hace algunos años. Este proceso que está en curso, se os va a hacer cada vez más accesible. Más allá por supuesto, de las cuestiones, como decía HERMANO K, la duda mayor, es: ¿cuál es vuestro sentido y cuál es vuestra finalidad? Nada más podrá apartaros de esto y sobre todo, los juegos de la no luz. Porque la Luz, como sabéis, no puede oponerse a la no luz: no puede más que establecerse en vosotros, individualmente, como de uno a otro.

La activación de lo que se ha denominado Canal Marial (que es de hecho, la activación del Antakarana y el tapizado de las Cuerdas Celestiales por las Partículas Adamantinas) realiza, para muchos de vosotros, la posibilidad de contactos transdimensionales, no ya con las entidades astrales, sino con las entidades de Luz Vibral. Facilitando que experimentéis por vosotros mismos, la diferencia mayor y fundamental que pueda existir entre lo que yo llamaría (por comodidad) una entidad del astral y una entidad de Luz Vibral. Puesto que las consecuencias de esos contactos no son absolutamente las mismas, sus finalidades tampoco, y yo diría incluso, totalmente opuestas. Y sus acciones sobre vuestro cuerpo y vuestra Conciencia son también, totalmente opuestas. Os será entonces, más y más fácil no ser equivocados por cualquier Ilusión. Seréis pues cada vez más firmes y establecidos en la Verdad de vuestra Unidad. La Fusión de los Éteres individual realiza esto en vosotros. Es muy exactamente esto lo que vivís, por los procesos llamados Visión Étérica, Visión del Corazón y que os lleva a vivir que la experiencia de Ver no está ligada a los ojos, ni a una visión astral, sino a una Visión totalmente independiente de los ojos y los sentidos. En ese momento en vuestra conciencia, no podrá ya existir la mínima duda, el mínimo miedo, la mínima pregunta y aun menos el cuestionamiento, porque viviréis la Verdad. Y viviendo la Verdad, viviendo el Verdadero Ver, más allá de los sentidos, no podéis ser equivocados, no podéis Ilusionaros. Y sobre todo, no estáis ya sometidos a ningún condicionamiento, ligado al cuerpo astral o al cuerpo mental. Es así como se realiza el Sí, individualmente, antes que el Sí colectivo sea revelado. 

La Fusión de los Éteres, en el sentido individual, os conduce pues, a prepararos a la Disolución del cuerpo causal y por lo tanto a la Transubstaciación del cuerpo físico, que debe pasar (por vías y formas que son diferentes, como se ha expresado) al cuerpo de Étreté. Una vez más, en la medida en que viváis esas integraciones, entenderéis que no hay ninguna inquietud que tener, por ningún ser humano. Porque cada uno vivirá, muy exactamente, eso a lo que está destinado. Y cada uno en la más estricta libertad. No será más un dogma sino la experiencia de vuestro vivir.

He aquí en lo que termina la Fusión de los Éteres, en el tiempo que os es concedido a nivel individual. Pero nosotros no os ocultaremos que habrá algunos desórdenes a nivel del cuerpo emocional colectivo (para lo que queda), y sobre todo, a nivel del cuerpo colectivo mental (llamado si lo preferís, el Sistema de Control de la Mente Humana). Que ve desaparecer totalmente las Ilusiones y que ve para muchas conciencias, aparecer claramente todo lo que ha estado oculto, hasta el presente. Como se ha dicho, todo lo que se os ha ocultado os será Revelado, no porque aquellos que están en la Sombra acepten revelar la no luz y su no luz, sino por supuesto, porque la iluminación de vuestra Luz, más allá de ver vuestras propias zonas de Sombra, os hará ver las zonas de no luz de este mundo. Lo que reforzará en consecuencia, en vosotros mismos, vuestro establecimiento, cada vez más fácil, en la Conciencia Unificada. Porque esto se hará una evidencia más y más flagrante, en relación directa con, no la actividad de la mente, sino la actividad de la propia Vibración, por lo tanto de la Luz y del Sí.

Estos son algunos elementos que tenía que añadir sobre la Fusión de los Éteres, que ocurre actualmente, en vuestra estructura individual, en vuestros cuerpos físicos y sutiles, de este mundo que os recuerdo, no tienen nada que ver en absoluto con el Cuerpo que nosotros hemos llamado de Êtreté (o Cuerpo de Espíritu) que está situado más allá del cuerpo causal y más allá de la vibración del alma, puesto que concierne y comporta únicamente, lo que se llama el Cuerpo de Espíritu (Cuerpo de Êtreté o Cuerpo Multidimensional). El cuerpo físico no puede ser Dimensional, por el hecho mismo del encierro. Sería un error creer que en los mundos falsificados (como este), hay y habrá una Libertad de Conciencia pasando por el mantenimiento total de la personalidad. Sería un error creer que este cuerpo físico y sus estructuras que pertenecen a la matriz, perdurarán en los Mundos Unificados. El Espíritu no tiene nada que ver (como os han dicho) con las memorias del alma y la memoria de vuestras propias vidas pasadas, en la matriz. El Espíritu es totalmente independiente de todo esto.

Aquello que experimentáis, es también que a medida que os sumergís en la Vibración de la Luz, en la medida que os sumergís en la Luz Blanca, tenéis la estupefacción de ver que vivís, aunque este cuerpo no exista ya, aunque este mundo no exista ya. Esto facilitará enormemente el Choque de la Humanidad.

He aquí, Hermanos y Hermanas en humanidad, lo complementario que tenía que liberar. Si tenéis en relación a lo que acabo de enunciar y solamente en relación a esto, necesidad de aclaraciones complementarias, y si tenemos tiempo todavía. Si puedo hacerlo os aportaré todo lo que os sea necesario.

Pregunta: ¿en relación a la Luz, cuál es el interés de la materia en la Creación?

Todo es Materia. El Espíritu es otra Materia, cuya gama de Vibraciones no tiene nada que ver con lo que nosotros llamamos la materia, cuando estamos encarnados. La Materia es Espíritu. Lo que no es lógico ya, y lo que no es Amor ya, es el momento en que la Materia está privada del Espíritu. No hay otro objetivo que Ser, para la Materia en sí misma. No confundáis la materia vinculada al encierro de este mundo, y las otras Materias. El Espíritu, que desde vuestro punto de vista (en este mundo, mientras estamos encarnados), es considerado como inmaterial (o muy lejano, cuando he visto llegar el Supramental), debe hacerse la Realidad de la humanidad. Y por lo tanto, esta Luz, llamada inmaterial o radiación cósmica, es una Materia. Existen las partículas (y digo bien: partículas) que no existen en este mundo, que son las Partículas de Luz, más allá mismo de las Partículas Adamantinas. Entonces, la Luz no es la ausencia de estructura, ni ausencia de forma, es simplemente la no limitación en una estructura y la no limitación en una forma. El único objetivo no es otra cosa que la Conciencia. La materia es Conciencia, la materia de este mundo, porque sin Conciencia, simplemente no habría vida. La materia inerte (en el sentido reduccionista) no existe. Hay tantas Vibraciones en un trozo de cristal como en una conciencia humana. Y yo diría incluso, que hay más. Pero ese “más” no está jerarquizado, es simplemente diferente.

No tenemos más cuestiones, os damos las gracias.

Hermanos y Hermanas en humanidad, que el Amor sea vuestra única Verdad, porque no hay otra. En el Amor del Uno, en el Amor de la Luz, y en la Luz del Uno. Hasta pronto.
…Efusión Vibratoria…



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada