AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

domingo, 4 de diciembre de 2011

HERMANO K 27 de Noviembre de 2011 con audio




























Original en francés
www.autresdimensions.com
Canalizado por: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
http://mensajes-del-espiritu.blogspot.com
http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com
Traducción: Hedyn Núñez


Audio:
http://www.yakitome.com/data/2112962754/yak_wSB865LTcY2n880UDNzP7ug2nYcvrtqqUg9MaJ464HGWdl8eDiO5hGaAcZO
CKUFpOkMIVm2do9318BWlbYIMNQGA93e.mp3


Mi nombre es Hermano K. Hermanos y Hermanas, doy gracias a vuestra Presencia, en este espacio. Se me da la ocasión, en este día, de proseguir un conjunto de elementos que les comuniqué, todos en torno a la Libertad y al Espíritu. Les expliqué una serie de elementos relativos, en primer lugar, al eje ATRACCIÓN/VISIÓN y a continuación elementos principales para vivir y comprender lo que está en juego en lo que se desarrolla, actualmente, sobre esta Tierra, en esta Dimensión. Las palabras que empleé y explicité son: la Libertad, la Autonomía, lo Conocido y lo Desconocido. Desearía hoy, no añadir elementos diferentes, sino sobre todo intercambiar con ustedes lo referente, precisamente, a lo que pude decir sobre esas palabras resituándolas con relación a lo que se les ha comunicado, ayer, refiriéndose a la Unidad, el Sí, el Amor, la Luz, con el fin de permitirles, por todos los medios posibles, de vivir lo que debe vivirse, para ustedes y para cada uno, actualmente, sobre esta Tierra.

La penetración del Espíritu o del Supramental, sobre este mundo, como lo viven quizá, está en su fase final, permitiendo, más allá de las palabras y los conceptos, descubrir y vivir la Libertad y la Autonomía. Volverse Libre, volverse Autónomo, vivir el Sí, la Unidad, el Amor y la Luz, llevándoles, por la Conciencia y por vuestras vivencias, a colocarse (de una manera a veces inédita) en el desarrollo de vuestra vida y de la vida, de una manera más general. Con relación a estas palabras que pronuncié y especifiqué, vamos entonces a intercambiar juntos, lo concerniente a todo eso. Esa será para mí la ocasión de ajustar, quizá, algunos de los elementos que ya di acerca de todo eso. Entonces, en la Paz y el sosiego, vamos juntos a avanzar en este intercambio, que espero será fructífero para ustedes. Y, más allá de las palabras que pronunciarán y que pronunciaré, podrá inscribirse en un espacio común de Comunión, permitiéndoles efectivamente, vivir lo que podría llamar la Vibración de la Libertad, la Vibración de la Autonomía. Haciéndoles salir del encierro del eje ATRACCIÓN/VISIÓN. Permitiéndoles, hasta cierto punto, desplegar la Luz en la Conciencia, en el cuerpo, con el fin de interrogarse, más que de cuestionarse, ustedes mismos, sobre el sentido de lo que está viviéndose y sobre el sentido y la finalidad de lo que está transformándose en la Conciencia, en vuestros cuerpos, en vuestras vidas y sobre este mundo. Así, todos juntos, debemos prestar atención a lo que tenemos que decirnos, unos y otros, sobre este plan, a través de este plano donde están y nuestro plano. Permitiendo ciertamente, a un número creciente de Hermanos y Hermanas encarnados, de darse cuenta de lo que se vive, a partir del momento en que la conciencia da simplemente un paso para salir de su condicionamiento, y de sus límites. Entonces, Hermanos y Hermanas, les invito a este intercambio y les escucho.

Pregunta: ¿Cuál es la diferencia entre preguntarse y cuestionarse?
La interrogación, preguntarse uno mismo, corresponde directamente a un elemento que se introduce en la Conciencia o en el cuerpo, que es diferente de lo que llamaría lo habitual. Existe pues una forma de novedad, un elemento inédito, que va a venir a modificar el equilibrio de la conciencia habitual. Esta interrogación abre las puertas, no de la mente, sino de la Conciencia misma, ya que la Conciencia va a interrogarse, literalmente, no para encontrar una explicación, sino para vivir, de manera más consciente, con más Intención y Atención, lo que es propuesto por la Luz. Tomemos un ejemplo simple (y recurro, en lo que se refiere, al cuerpo): (y, en particular, desde la intervención de METATRON) les hablamos de la Puerta posterior del Cristo. Hay entre ustedes, algunos que han tenido percepciones físicas correspondiendo a ésta puerta, sin saber sin embargo, que eso podía llamarse “la Puerta posterior del Cristo”, vinculada a la Transparencia. No obstante, fuera de tener la explicación (puesto que hay una explicación), tenían la percepción y se preguntaban sobre lo que se vivían, no en el sentido tradicional, acción/reacción, sino más bien, por lo que aportaba esta sensación corporal y las modificaciones inherentes al comportamiento, o a la Conciencia, que se derivaban. Para la interrogación relativa a un punto, o a una zona percibida en el cuerpo, la conciencia humana percibe, antes mismo de tener la explicación, en cuanto se interroga sobre el sentido de lo que vive, y eso no se relaciona necesariamente a un daño al cuerpo, sino que se correlaciona, a una serie de modificaciones de la Conciencia misma. El cuestionamiento reenvía a la mente y a la acción/reacción y en consecuencia a una causalidad que se inscribe en lo conocido. Mientras que la interrogación va más allá de la respuesta aportada o establecida, en el conocido, pero hace interrogar en un sentido vinculado precisamente, a lo Desconocido, tal como lo mencioné. Por lo tanto, cuestionarse sobre un dolor en la espalda, entre los omóplatos, les llevará a la posibilidad de un ataque a este cuerpo (artrosis, mala posición en la cama, mal movimiento, un ataque pulmonar o cardíaco). Mientras que la interrogación les hace prever, lo quieran o no, a un origen no conocido y no físico, tiene con todo, una manifestación llamada física. La interrogación los remite a un sentido que está más allá de lo conocido y que corresponde, más exactamente, a la acción del Supramental: la acción, como decía UN AMIGO, del plan de la Citta, sobre la energía común o la energía vital. El sentido de la interrogación es muy diferente del sentido del cuestionamiento, porque el cuestionamiento requiere una respuesta por la razón, por la lógica cartesiana. La interrogación llama a una respuesta o en todo caso, una búsqueda de sentido, escapando a la razón y escapando a un aspecto lógico, cartesiano, pero tomando su fuente, justamente, en el Supramental. He aquí lo que quiero expresar sobre eso.

La interrogación los reenvía a lo Desconocido. El cuestionamiento los reenvía a lo Conocido. Es por este mismo principio que la Conciencia se transforma y que, como lo decía y lo expresaba UN AMIGO, ustedes van a poder pasar del yo al Sí. Hace, digamos un poco más de una generación, el paso del ego al Sí se hacía de manera extremadamente brutal, por una experiencia particular que desembocaba en una reversión súbita y brusca de la Conciencia, en un momento perfectamente localizable, llamado “apertura del Corazón” (cualquiera que sea el elemento causal) pero que desembocaba en definitiva, en una revolución y una convulsión de la Conciencia, totalmente fulminante. Para todos vosotros, la mayoría de quienes están aquí o quienes leerán estas palabras y quienes viven procesos de Conciencia, saben pertinentemente que para vivirlo, la Conciencia procede por toques sucesivos y que estos toques sucesivos realizan, un mecanismo de Reversión definitivo de Pasaje de la Puerta Estrecha, como se dijo, de manera progresiva y no brutal. Esto está vinculado al modo de penetración de la Luz. Por lo que concierne, por ejemplo, a los Ancianos, habiendo todos vivido durante su vida, la Unidad, el proceso fue brusco. Había un antes y un después.

Para quienes viven hoy, en este tiempo, estas transformaciones, saben pertinentemente que quizá hubo, en vuestra vida, un antes y un después. Ya que cada día está constituido por un antes y un después, porque la penetración de lo Desconocido se hace en ustedes, de manera progresiva. Eso realizó las Bodas Celestiales, también lo que se llamó ayer, la Fusión de los Éteres en el cuerpo, con una especie de límite de saturación permitiendo el vuelco final, si se puede decir, de la humanidad. La diferencia principal se sitúa en el sentido mismo de la Vibración y de la energía misma. Así, en el último siglo, hace más de una generación (que eso me haya concernido, como a Un AMIGO o al Maestro RAM, por ejemplo), hubo una especie de fulgor que estaba vinculada a un movimiento de la energía, que calificaría de ascendente, vinculado con el despertar de la Kundalini que, de alguna manera, viene a encender y realizar el Despertar del Corazón. Las cosas son muy diferentes desde hace una treintena de años, puesto que la polaridad de la energía no es más una energía ascendente (si bien ella se vuelve así ahora) pero es la Luz, realmente, quien viene hasta ustedes. No había, digamos, brutalidad en esta acción, puesto que fue acumulativa, progresiva, saturante, sino extendiéndose como lo ven, sobre un tiempo que, en definitiva, será inferior a 30 años extendiéndose, entre el mes de Agosto de 1984 y el mes de Julio de 2012 de este calendario. Es así que éste período de tiempo permitió realizar un descenso de la Luz, del Supramental, por una aproximación progresiva. Haciendo que el proceso de iniciación de la Luz, en la conciencia humana, se realice según una serie de etapas y no de manera fulminante. Como en el Despertar de la Kundalini, tal como fue descrito por algunos Maestros, durante siglos tanto en Oriente como en Occidente (aunque la fraseología no era la misma),pero describía el mismo proceso, brutal e instantáneo, del Despertar de la Kundalini.

Hay pues 2 movimientos energéticos y Vibratorios: uno que es un movimiento de acceso personal, purificando suficientemente lo que se llama el ego permitiendo el encendido de la Kundalini. Eso concernía a un número muy limitado de conciencias humanas encarnadas. Mientras que hoy el proceso, como ya lo saben, es a la vez individual y colectivo. Es por lo tanto progresivo: una progresividad extendiéndose durante casi una generación. He aquí el sentido, si quieren, de la diferencia que puede existir entre lo que era posible, hace más de 30 años, y lo que se hizo posible, en adelante, de manera cada vez más patente, de manera cada vez más evidente (en cualquier caso, para algunos de ustedes que viven estos procesos). Por supuesto, para quienes no concierne estos procesos de transformación (incluso progresivos por el momento) pueden considerarse como dormidos o prisioneros de un sistema de creencias, o de condicionamientos. Y no debemos plantearnos la pregunta de la libertad de cada uno de liberarse de sus propias creencias, o de sus propios condicionamientos. Simplemente, hay en el antiguo tiempo (si se puede llamarlo así), una noción de rapidez, como algo que fulmina. Mientras que, a menudo, observan que la inmersión de vuestra Conciencia en la Luz, se hace por un movimiento descendente y, ahora ascendente. Pero la iniciación no pasó por una purificación del ego, y luego un acceso al Corazón, sino más bien, por un descenso de lo que se llamó el Supramental, el Espíritu Santo, o la Shakti que, poco a poco, perforó la envoltura de los chacras y ha modificado, poco a poco, gradualmente la Conciencia. El objetivo es crear un mecanismo de aclimatación. Este mecanismo de aclimatación es esencial, a partir del momento en que el proceso no es ya individual, sino que concierne, lo quieran o no, a una serie de individuos y en consecuencia, lo que se puede llamar un fenómeno colectivo o global que permite, como se les dijo, realizar una propagación de la Luz, de uno a otro, Conciencia a Conciencia, por la Inteligencia misma de la Luz y porque, el número de seres humanos habiendo anclado la Luz, revelado la Luz y desplegado la Luz, ha permitido eso, de manera mucho más fácil, y limitando las consecuencias de la irrupción de la Luz total, en la conciencia limitada, en un mundo que no conoce la Luz. He aquí lo que puedo decir.

Pregunta: ¿Cuándo una persona alcanza el Sí, cómo puede reaccionar su entorno?
Hermano mío, no puede comprenderlo. El entorno que no lo vive, va a considerar eso como pura locura, como una salida de la realidad ordinaria. La comunicación se volverá, enevitablemente, cada vez más difícil, cada vez más tensa, entre aquél cuya conciencia se centra en este mundo y el otro cuya Conciencia, estando en este mundo, ya no es más de este mundo. Eso se traduce por lo que llamó (y que será de manera cada vez más fulminante y cada vez más violenta) el bien amado SRI AUROBINDO, el choque de la humanidad. Éste choque de la humanidad está, por supuesto, vinculado a la revelación de la Luz y a la diferencia de experiencias de quienes integran la Luz (y que aceptan los efectos, que llamaría, agentes mutadores) y los que rechazan la Luz completamente (porque es su libertad). Lo mismo, hace más de una generación, cuando el proceso del Despertar del Corazón concernía a un ser que se retiraba del mundo, o que hacía adeptos o discípulos, no molestaba, ya que éste no podía transformar el mundo, de ninguna manera. En la actualidad, no son ustedes quienes transforman el mundo, por voluntad, sino es la propagación, la enjambrazón de la Luz y por el anclaje de la Luz, en un gran número de Hermanos y Hermanas cada vez más importante (que son un problema, para estos otros). Porque la negación de la Luz es posible hasta un determinado nivel. Ya que vendrá un momento en que la intensidad de la presencia de la Luz (que eso sea en cada uno, como sobre el conjunto de la Tierra) provocará, de manera formal, una separación total de 2 humanidades. No es la Luz que crea la separación, sino el comportamiento de cada ser humano, con relación a la Luz: por su aceptación o su rechazo de la Luz. Por lo tanto, el medio ambiente (que sea familiar, profesional, emocional, empresarial) va a implicar, un miedo y un rechazo, porque habrá efectivamente un peligro. La irrupción de lo Desconocido, en el conocido, es siempre un peligro para los que rechazan lo Desconocido, para los que se niegan a salir de los esquemas establecidos, o del conjunto de las creencias. Ahora bien, saben (por vivirlo), algunos de entre ustedes, que el despliegue de la Luz se traduce por la desaparición total del conjunto de las creencias.

El ser humano se transforma de un ser de creencias y sometimiento, en un ser de Libertad y de Autonomía y que no tiene ya ninguna creencia. Por supuesto, sin más creencia, para el que vive en la creencia, representa la ausencia de ortodoxia y la ausencia de seguridad. Y no hay nada más insoportable, para el ser humano, que de sentirse en inseguridad, mientras no haya vivido la Luz. Entonces, ningún otro ser humano puede comprender lo que pasa para los que viven el proceso Vibratorio, mientras ellos mismos no hagan la experiencia. Ellos por supuesto, usarán un lenguaje que les es conocido, en sus creencias. Que llamen a eso posesión o que la negación pase por una forma de denuncia, o por una separación. Pero no es la Luz que separa. Al contrario, es el conjunto de los seres humanos que se desvían, por el momento de la Luz, porque eso representa, efectivamente (para las diversas esferas de vida del ser humano), un inmenso peligro, puesto que el que vive la Luz se libera completamente de todo condicionamiento, de toda creencia, de todo pasado y de todo futuro. Así entonces, él escapa a la lógica de la personalidad, escapa a la lógica del conjunto de las creencias de la humanidad, cualesquiera que sean. El ámbito de la creencia pertenece a la personalidad. El ámbito del Sí mismo, de la Unidad, del Corazón, no tiene nada que hacer de toda creencia. Por otra parte, la Apertura del Corazón se traduce en la desaparición, más o menos brutal, más o menos progresiva, del conjunto de las creencias, mientras no sea experimentado. Porque el Corazón da acceso a la Verdad, más allá de toda cuestionamiento (incluso en la interrogación), puesto que el Espíritu que es tocado comprende perfectamente y vive, incluso si no puede expresar la trama lógica, que el conjunto de lo que es encierro, en este mundo, representa en definitiva, un conjunto de miedos que se han domesticado. Por lo tanto, no pueden modificar el medio ambiente. A partir del momento, en que pretendan modificarlo, ustedes salen instantáneamente de la Luz. Porque la Luz es un estado de Ser. Ella no es la voluntad de cambiar el mundo, porque una voluntad de cambiar el mundo se inscribe, de manera definitiva, en un sentido de mejorar alguna cosa. Mientras que el que vive el Corazón sabe pertinentemente que la Luz y el Corazón no son de este mundo y que no hay nada que mejorar en la perfección de la Conciencia del Corazón. No puede existir más proyección de la Conciencia, de mejora o búsqueda, incluso en el sentido espiritual, puesto que se encontró el Espíritu. No hay pues que aplicar una receta o cualquier Luz, sobre algo que rechaza la Luz.

Pregunta: ¿Podría desarrollar sobre la humildad?
En resumen, podemos decir que existen 2 formas de humildad. Una humildad mental (que está vinculada a principios religiosos adoptados) donde la humildad va a consistir, por una fuerza de voluntad, en volverse humilde, haciendo silencio, obligando a la voluntad, o al conjunto de las manifestaciones vinculadas a las reglas de este mundo (que se llamen, como lo saben, la depredación, o competición), que entra en cualquier modelo religioso o en un modelo de creencias. Y existe una Humildad natural de la Conciencia que descubre la Luz y vive la Luz, que poco a poco, por esta efusión de Luz y esta realización de Luz, por toques sucesivos, va a hacer comprender las palabras del Cristo para vivirlas directamente: “no pueden servir a dos amos a la vez”, “no pueden estar sobre este mundo, ser de este mundo y estar fuera de este mundo”. No pueden, al mismo tiempo, reivindicar el yo y vivir el Sí. Hay por lo tanto, naturalmente (por la efusión del Supramental y por la transformación, más o menos progresiva, de la conciencia), una desaparición total del concepto de yo. No como una dificultad, sino como una evidencia de la Luz, mientras exista simplemente, una apropiación (a un cuerpo, a una familia, a un papel, a una creencia), el Ser no es Libre. Abrir el Corazón, es volverse Libre, es no rechazar a quien sea o a algo, sino aceptar que cada uno vive su libertad, aunque su libertad sea resultante directa de sus creencias y de sus encierros. Así, vivir el Corazón no es la voluntad de transformar el mundo, aún menos, de actuar en la voluntad de bien, como eso fue transmitido por algunas enseñanzas espirituales, que no son más que enseñanzas espirituales del alma que se oponen, completamente, a la concretización del Espíritu, es decir, a la transformación de este mundo por la Luz. Existe, en la personalidad, un deseo de mejora pero que se expresará siempre a través de este mundo y siempre a través de la personalidad. La personalidad no permitirá nunca, por un conocimiento exterior, de vivir el Corazón. Sólo a partir del momento en que la personalidad se borra, realmente y en conciencia, y desde el instante en que no juegan ya el juego de la depredación, la competición, los apegos, las creencias y los encierros, cualesquiera sean, que la Luz del Corazón, la Luz Vibral, puede realmente, instalarse. Y eso no puede hacerse, efectivamente, por esta Humildad, que en la comprensión que no puede ser Luz, en este mundo, estando presentes en él. Que la Luz no es de este mundo y que ella tiene por objeto, precisamente, hacerles salir de este mundo, por una transmutación total de éste. No queriendo transformarlos sino transformándose ustedes mismos, por la acción de la Luz, es decir, por la puerta de la Humildad o de la Unidad (que es lo mismo), que conduce a la Simplicidad y al Paso de la Puerta Estrecha.

Entonces, la verdadera Humildad es, de alguna manera, la concientización de que la Verdad no es de este mundo y que ustedes no pueden encontrar ninguna verdad, incluso oculta en él, que les permita encontrar la solución, a lo que son, en este mundo. Será bueno conocer todos los misterios de este mundo, podrán conocer bien vuestras últimas vidas, podrán conocer la verdadera historia de este mundo, y conocer todos los mecanismos y el rodar de todas las creencias y todos los condicionamientos, eso no los hará nunca Libre. La única cosa que les vuelve Libre, es la Libertad del Espíritu y en consecuencia dejar establecer en sí mismo, el Sí, es decir, el Espíritu. Pero eso no puede realizarse, en ningún caso por una búsqueda exterior, mientras estén sometidos a la creencia que explorando tal dominio o tal otro, incluso oculto, incluso esotérico, o mágico, no podrán nunca salir de la Ilusión. Mientras crean ser dependientes de un ser, no pueden ser Libres, cualquiera que sea este ser. Mientras estén ligados, no son Libres. Por supuesto, existen montones e innumerables enseñanzas que han pretendido darles los mecanismos de los funcionamientos psicológicos, psico-espirituales, si se puede llamarlos así, de comprensión de los mecanismos invisibles. Pero la comprensión no les dará nunca acceso al Espíritu, mientras no haya Humildad. Y la Humildad es precisamente, como se dijo en numerosas ocasiones, Abandonarse a la Luz. Pero mientras el yo, y la personalidad, quieran apropiarse de la Luz, para tener cualquier ventaja, no podrán vivir la Luz. Eso es lo que están viviendo, por pequeños toques, más o menos pronunciados, que los pone ante las opciones y ante la comprensión de los mecanismos, por la vivencia directa, de lo que es el Corazón y de lo que no es.

El humano siempre ha tenido tendencia, cuando está encerrado, a recrear normas, aún más encerrantes, para asegurarse el mismo, puesto que la personalidad se construye, por supuesto, sobre la carencia, sobre el miedo y sobre lo efímero. Esta personalidad va siempre a buscar elementos de certeza, que eso sea en una pareja, en un trabajo, en el dinero, en todo lo que hace a la vida, sobre este mundo de depredación y competición. Pero el Cristo se los había dicho: “mi Reino no es de este mundo”. Y ustedes no pueden descubrir el Reino del Espíritu, de ninguna forma y de ninguna manera, mientras se adhieran a este mundo. Lo que no quiere decir salir de este mundo, sino cambiar la Vibración misma de la Conciencia, no por un deseo, sino más bien, por un Abandono y una Renuncia. Eso corresponde también a lo que había dicho el Cristo (el Paso de la Puerta Estrecha): “nadie penetra el Reino de los Cielos, si no vuelve a ser como un niño”. Y un niño, a priori, en el ideal de los casos, no tiene ninguna creencia que la del momento presente.

Pregunta: ¿Cuál es la relación entre Ilimitado y Humildad?
Lo Ilimitado no puede comprenderse mientras no exista Humildad. Mientras exista la necesidad de explicar, cuestionar, y una necesidad de apropiación o comprensión, es sólo la personalidad que se expresa. La personalidad es condicionada y limitada. No puede, de ninguna forma o manera, conocer y por lo tanto vivir lo Ilimitado. Sólo con el final de lo limitado, es que lo Ilimitado puede vivirse. Lo Ilimitado corresponde, así como la Unidad y, de la misma forma, a la Humildad. Lo Ilimitado, ya no puede ser tributario de un cuerpo. Como se lo dijeron muchos Seres despiertos (a nivel del Corazón): ellos no son este cuerpo y con todo habitan ese cuerpo. Este cuerpo es un Templo. Pero el Templo no es nada si está vacío. Mientras se asimilen a este cuerpo, mientras se asimilen a esta persona en el papel que sea, están en la limitación y en lo limitado. Lo Ilimitado, es el Corazón. Y no pueden vivir el Corazón sin pasar la Puerta Estrecha. La personalidad, a través de sus juegos, llamados mentales y emocionales, va exactamente a hacerles creer lo contrario. Y es allí que reside el conjunto de las enseñanzas que llaman espirituales. En mi última encarnación, yo me elevé ferozmente, porque no existe ningún Maestro, cualquiera que sea, capaz de abrirles el Corazón. Hay a ese nivel, aunque eso no se dice nunca así, una necesidad de controlar y someter, por el que ejerce esta autoridad, dicha espiritual, sobre otro ser humano. No pueden dar la Libertad a alguien. La Libertad se crea en sí mismo, precisamente, por el acceso a lo Ilimitado. Pero para eso, es necesario renunciar a lo limitado. Esto de lo que hablo es un mecanismo de Conciencia, de donde van a derivar una serie de comportamientos, una serie de observaciones, y de interrogaciones, llevando a vivir lo Ilimitado. Lo Ilimitado no depende de ningún condicionamiento, ni de ninguna localización, espacial o temporal. Lo propio de lo limitado es estar localizado en un cuerpo, en una vida, en una memoria. Lo Ilimitado no puede en ningún caso limitarse, precisamente, por lo que limita la encarnación. El Espíritu, el Sí, no tiene que crearse, puesto que existe desde la eternidad. Él es independiente de todo tiempo y de toda localización. Jamás la personalidad, cualesquiera que sean sus esfuerzos, puede manifestar el Sí. Es sólo en el momento preciso, en que el Sí se revela, que el yo debe borrarse. Pero, en ningún momento el yo puede obligar a la Luz, mismo si para eso, hablaran el lenguaje de los Ángeles. Como diría, creo, San Pablo: pueden conocer todos los misterios del Universo, pero no por eso vivirán el Corazón. Porque las leyes del Espíritu, lo repito, no son las leyes de este mundo. El abuso de confianza, si se puede decir, fue creer que las leyes del Espíritu eran las leyes del cuerpo o las leyes del alma. No hay ninguna superposición posible entre los dos. No hay tampoco, ninguna analogía posible entre los dos.

Pregunta: ¿Cuándo se vive con alguien que rechaza la Luz, qué actitud debe adoptarse?
Querido Hermano, podría decir que eso forma parte de tu reto. No hay respuesta uniforme. No hay respuesta global, a este proceso, porque cada situación y cada relación son diferentes. Pero es evidente, como lo dije, que cada vez más, la oposición se volverá total y cada vez más frontal, con el que rechaza la Luz. La paradoja para el que vive la Luz es de no oponerse, porque, de lo contrario desciende otra vez en la Dualidad. No puede sino irradiar y Ser. Por supuesto, eso se traducirá inevitablemente, en una serie de transformaciones de las relaciones. Y eso se hará, no por una voluntad personal, sino por la Inteligencia misma, de la Luz. Entonces, si la antinomia y la oposición se vuelven demasiado importantes, la Luz, a condición de que la dejen actuar, va a venir a transformar, de manera a veces importante, una relación determinada. No son ustedes quienes actúan, ni ustedes quienes deciden, sino es la evidencia de la Luz misma, que va a crear lo que debe crearse, para que cada uno pueda vivir su Libertad. Su Libertad limitada o su Libertad Ilimitada. En ese momento, se plantearán las buenas preguntas: ¿por qué están en esta situación? Pero esta cuestión no debe girar sin cesar en la mente, como un desorden de decisión, en cuanto a lo que tienen a llevar en esta relación, sino más bien, a estar de acuerdo con la Luz, a no reaccionar, sino a consolidarse en el Ser. Si se consolidan en el Ser, por Abandono y Renuncia, constarán que lo que era difícil se volverá cada vez más fácil, para uno como para el otro. Recuerden: cuando se mueren, no se llevan a sus hijos, no se llevan su dinero, ni a su cónyuge. No se llevan nada. ¿Por qué eso debería ser diferente en el despliegue colectivo de la Luz? Corresponde a ustedes plantearse la pregunta, la única: que hay en ustedes, o que viven que les impide, poner fin, y dejar a la Luz actuar, para trabajar en el sentido de su propia Inteligencia, más que de decidir cómo comportarse. Ahí está para ustedes, lo que yo llamé el reto a concientizar. Porque la Inteligencia de la Luz (que eso sea en una situación, o en cualquier relación) sólo tiene un objetivo: simplificarles la Conciencia y la vida, aunque eso pueda parecerles arduo, complicado o difícil. Eso sólo parece difícil, arduo y complicado para el ojo de la conciencia limitada y dividida, es decir, para la conciencia de la personalidad. Desde que aceptan confiarse a la Inteligencia de la Luz constatarán, por ustedes mismos, que las cosas van en el sentido del Abandono a la Luz, de la facilidad, de la Fluidez y la ley de Gracia, la ley de Atracción (y no según el principio de la Dualidad, es decir, acción/reacción).

De hecho, las situaciones, los seres, incluso las relaciones más cercanas, sólo están allí para hacerles de algún modo, comprender y vivir lo que es la acción/reacción, con el fin de no estar ya sometidos a la acción/reacción y entrar en la acción de Gracia, es decir Abandonar los juegos de la personalidad (que eso sea en una relación emocional, social, profesional, o todo tipo de relación o interacción). Recuerden: cualquiera que sea lo que viven, pasar de lo limitado a lo Ilimitado, pasar del yo al Sí, de la conciencia dividida a la Conciencia Ilimitada, no pueden ralizarse completamente, mientras tengan la impresión, o la voluntad, de actuar contra algo. Como se dijo, están actualmente, exactamente en vuestro lugar para vivir el final de todo lugar, es decir, el final de toda fragmentación. Algunos son niños, otros son ancianos. Algunos están jubilados, y otros están en busca de empleo. Algunos de entre ustedes están solos, otros viven en pareja. El conjunto de las circunstancias de vuestra vida, y en consecuencia de vuestra personalidad, sólo están allí para interrogarles sobre lo que están viviendo. No para volver incansablemente en la acción/reacción, sino como lo dije, como un desafío a resolver. Este desafío que no llama a una razón, sino más bien a un Abandono a la Luz. Porque la Luz, como eso se dijo, será siempre por lejos, superior a la personalidad, superior en Inteligencia, superior en Evidencia y superior en Alegría.

Pregunta: ¿Como hombre, ya no experimentar deseo sexual por la mujer, pero ver más bien a la mujer como una madre, como una hermana, es un índice que se va hacia el Sí?
Es evidente, cualquiera que sea la edad, que a partir del momento en que los principios de Atracción y de Visión se superan, no puede existir la menor búsqueda de complementariedad al exterior de Sí. Eso no contradice el concepto de pareja. Pero la relación de pareja se vuelve profundamente diferente porque ella ya no se basa en una búsqueda de seguridad, ella no tiene ya que expresarse desde un aspecto sexual, no tiene ya que expresarse a través de los juegos de la seducción o a través de hipótesis peligrosas, como eso se llamó, en las leyes del alma, las llamas gemelas o las almas hermanas (que sólo existen en la fantasmagoría de algunos seres que se dan a concepciones que llamaría Luciferinas). Puesto que el Espíritu es total por sí solo, puesto que contiene todos los otros, ¿por qué tendría que poner sus miras en una complementariedad vinculada al sexo opuesto? Por supuesto, no pueden obligar al cuerpo de deseo. Y como lo expresé, en un momento dado, a medida de la penetración de la Luz (más allá de las Coronas Radiantes, como es el caso actualmente, por la fusión de los Éteres), es evidente que el hombre, en el sentido más noble, no tendrá absolutamente ya que buscar cualquier cosa fuera de Sí. Será lo mismo para la mujer. En las Dimensiones Unificadas (e incluso en lo que se llama la 3era. Dimensión Unificada, que no se falsificó), la sexualidad no existe, la familia no existe, la necesidad de comer no existe. Las circunstancias mismas de la vida, incluso en los Mundos Carbonosos, llamados Unificados, no tienen estrictamente nada que ver sobre este mundo. Este mundo es un mundo falsificado por el eje Atracción/Visión, donde el conjunto de esta matriz sólo se mantiene por la existencia de lo que se llama el cuerpo de deseo. Así pues, la relación hombre-mujer, basada en un sentimiento de estar incompleto (así fuera el más armonioso), no hace más que traducir la acción de la personalidad. No hay, por lo tanto, en absoluto que buscar soledad. Sino simplemente, el hombre o la mujer que vive la Unidad no puede expresar las mismas necesidades, ni los mismos deseos, que los que viven en la personalidad. No hay más pareja, en el sentido, tal como lo vivieron sobre este mundo. Hay un compañerismo, y un acompañamiento, hay una relación de reciprocidad, realizándose en la Libertad total de uno y del otro. Eso es aún más verdadero en las parejas. Mientras quieran obligar a otro a hacer algo, le quitan su Libertad y en consecuencia no pueden vivir la Unidad. Eso no es algo, a adoptar como una norma, sino algo que debe establecerse en la evidencia de la Vibración y en la evidencia del Corazón y de la Unidad. Obviamente, hay interrogación porque, para la personalidad, en cuanto el deseo desaparece (que sea comer porque algunos no tienen ya necesidad de comer, o que esté vinculado a las necesidades sexuales), por supuesto, la ausencia de deseo lleva al miedo: miedo del abandono, miedo de carencia, con relación al otro.

¿Cómo es que el Espíritu (que es perfecto) y el Corazón (que está Abierto) podrían concebir la falta de alguna cosa? Esto no es una privación y no debe resultar de una privación vinculada a la voluntad, sino establecerse como un estado de hecho, en resonancia con la instalación de la Luz. Todos están por vivir cosas similares, sin por lo tanto hablar exclusivamente de la esfera sexual. El conjunto de los deseos, vinculados al eje Atracción/Visión (que mantiene este mundo y esta Ilusión), desaparece necesariamente en cuanto la Puerta Estrecha comienza a cruzarse, y desde el momento en que la Transparencia comienza a aparecer en vuestra vida. ¿Cómo podría ser diferente? No pueden tener un frenesí de compras y vivir la Unidad. Eso desaparece, muy naturalmente, del campo de vuestra Conciencia. No pueden tener una avidez cualquiera, y manifestar la Unidad. Les recuerdo que la Unidad, el Corazón, el Sí, son un don total, Transparencia total y restitución. Entonces, es totalmente lógico y ordinario que el conjunto de los afectos, vinculados al cuerpo de deseo, se modifique de manera extremadamente importante, a medida que el tiempo que se les asigna sobre esta Tierra, pasa. Para tomar un ejemplo: imaginémonos una pareja donde los dos viven el Fuego del Corazón y que persistieran en establecer, o querer establecer un deseo sexual. Pronto habrían constatado que hay una forma de incompatibilidad, por extremo calentamiento Interior, porque no se puede, viviendo el fuego del Corazón, hacer nacer el fuego del deseo. Porque entonces, hay un disfraz de la Luz y el Fuego del Espíritu es mucho más caliente, diría, que el fuego de la personalidad. Resultaría entonces un mecanismo llamado ignición, tanto en los centros inferiores y que (lo que sería aún más peligroso), en el chacra del Corazón, pudiendo conducir a procesos extremadamente molestos. Una vez más, no tienen nada que limitar y nada a obligar. Allí donde va a plantearse el problema, será cuando uno de los dos esté más avanzado con relación al otro. Pero es lógico, eso corresponde a la acción directa, no de vuestra voluntad, sino de la Luz.

Les recuerdo que en las leyes matriciales del encierro, el obstáculo mayor para el Espíritu se llamó la ley de karma. Puesto que establecen vínculos, a través de acciones y reacciones que existen desde una eternidad, haciéndoles creer que van a arreglar algo (a través del establecimiento de una relación) o a pagar algo (con relación a una acción cometida en un tiempo remoto o antiguo). Se encuentran entre los seres que actualmente aman (marido, mujer, hijo, padre), que son exactamente, los seres con quienes tuvieron los peores problemas, en vidas pasadas, aunque hoy, la relación pueda parecer la más armoniosa. Aunque eso les parezca inconcebible, en los Reinos Unificados, en los Mundos Unificados, el concepto de familia (tal como es concebida y vivida en este mundo) y, los lazos de sangre, no pueden existir. Lo mismo ocurre con los vínculos de la carne, puesto que lo Ilimitado no puede ser constreñido por cualquier cosa que pertenezca a este mundo y a este cuerpo de deseo. Todo está en función de vuestro punto de vista: el de la personalidad o el del Corazón. Así mismo, los conceptos que han sido aceptados por la totalidad de los humanos (sean por su religión y su conciencia), como el concepto de protección o perpetuación de la especie, no son más que la habilidad de algunas conciencias, que los encerraron, para perpetuar el mismo encierro. Y eso se llama la vida, la procreación, que no tiene absolutamente ninguna existencia en los Mundos Unificados. El problema de la conciencia humana encerrada, es que está persuadida de que va a reconstruir las mismas normas y las mismas vidas, en los Mundos Unificados: lo que es imposible. Eso participa de lo que habíamos mencionado entre lo conocido y lo Desconocido. Mientras vuestras certezas, espirituales del Espíritu, se deriven simplemente de vuestra experiencia, en este mundo, no pueden vivir la Unidad.

No tenemos más cuestionamientos, le agradecemos.

Hermanos y Hermanas humanos encarnados en este cuerpo, rindo gracias por nuestro intercambio y les ruego honrar la presencia de nuestra Gracia común. Les digo pues hasta un próximo intercambio.

... Efusión Vibratoria…



http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com/2011/11/27-de-noviembre-del-2011-hermano-k.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada