AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

sábado, 24 de septiembre de 2011

A. URIEL PREPARACION PARA EL 26 DE SEPTIEMBRE





COMENZAR A LEER DE ABAJO HACIA ARRIBA. O SEA COMENZAR POR EL MENSAJE DEL 8 DE AGOSTO 2011 AA. URIEL DA ACTIVACIONES DE ENERGIA COMO PREPARACION PARA ESTE 26 DE SEPTIEMBRE 2011.

16 Sept. 2011 AA.URIEL Autres Dimensions

Programa de texto a voz para oír el mensaje
Original en francés
Canalizado por: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
http://mensajes-del-espiritu.blogspot.com
http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com
Traducción: Hedyn Núñez.

 para escuchar el audio haz click aqui

http://www.yakitome.com/data/1458055779/yak_OjIgUzzDaK0SXyhhztcitjDaIhTlhc9ryZMyDpfar2dj2Yb5MXw9leEG0Hfnc6w3d7dALQ0HQSlDrrpOVcxuIMimAlxe.mp3

Soy URIEL, Ángel de la Presencia y Arcángel de la Reversión. Bien amados Hijos de La Fuente, bien amados Hijos del Uno, como Ángel de la Presencia, elevo hoy la Sinfonía de la Unidad. Día en que el Canto del alma viene a completar y unificar el Canto del Espíritu, el día en que el Canto de la Tierra viene a vincularse con el Canto del Espíritu del Cielo, viene a Unificarse con la Sinfonía de los Cuatro Elementos por el Canto del alma. Pilar, por el Canto del Espíritu. Pilar, por el Canto del Cielo y por el Canto de la Tierra. Viene a realizarse la escucha y el acuerdo que les permite oír al Unísono los Cuatro Sonidos, para reunificarse en la Llamada del Cielo y la Tierra, a la Llamada del alma y el Espíritu, permitiendo oir la Llamada de MARIA, llamándoles a Unificar lo que queda por vivir y lo que queda por Unificar.

El tiempo se inscribe en el momento presente de vuestro tiempo y en el Tiempo presente de los Cielos. Momento de Comunión y de Reunión, donde los Cuatro Elementos deben fusionar en el Éter, en la Sinfonía de los Sonidos del Acuerdo, en la Sinfonía que resuena en los Cuatro Éteres. Permitiendo al Templo, vivir la instalación de Ese que viene a despertarles a vuestra Unidad, que viene a Fusionar vuestra Dimensión del Éter de Fuego. Ese que ustedes son, más allá de este mundo (ustedes que son Hijos de las Estrellas, Niños de la Unidad, los Hijos de La Fuente), para que ninguna prisión pueda mantener los muros. Para que vivan la Libertad absoluta donde se eleva el Sonido de la Tierra, el Sonido del Cielo, el del alma y el Espíritu. Permitiendo el despertar total de la Unidad y del Corazón, en el Fuego de la Alegría, en la Nueva Tierra, en la Nueva Vibración del Espíritu Unificado, viniendo a purificar el alma y el cuerpo en la Verdad.

Entonces, la Sinfonía de la Unidad será anunciada, en lo más alto de los Cielos y en lo más profundo de la Tierra, donde el Sonido Cristalino del núcleo de la Tierra va a elevarse al encuentro del Sol, al encuentro de vuestro Êtreté, permitiendo resonar en ustedes y unificar, en estas Bodas particulares, esas a vivir en la Sinfonía de la Unidad. La Tierra responde y va a responder. Van a vivir la Sinfonía de la Unidad, allí donde La Fuente viene a revelar y Unificar el juramento que habían hecho y que Él había hecho, con el fin de vivir la Alegría de la Eternidad. La Alegría que pone fin a lo efímero, poniendo fin al Sufrimiento, poniendo fin a toda división donde nada más está separado.

Hijos del Uno, la hora del Uno llegó. Hijos de La Fuente, la hora de La Fuente se levanta en ustedes. ¿Oyen esa Sinfonía que vibra al Unísono de vuestro Espíritu? ¿Oyen el Sonido que los llama a la Alegría? Oyen la Sinfonía de los Ángeles que vienen a Revelar, por los Cuatro Ángeles más próximos al Trono (que acompañan a METATRON y que acompaña la Jerusalén), viniendo en vuestro Cielos y en vuestro Templo, a elevarlos en la Gracia del Fuego Unificado, el del Espíritu de Verdad.

Entonces, la Sinfonía del sonido y la Sinfonía de los Cantos se levanta en ustedes, llamándoles a la Última Transición, la que los conduce a la Belleza y a la Eternidad, llevándoles a vivir lo que Son, desde la Eternidad. Libertad. La hora llegó de reunirse en ER. La hora llegó de Unificar los Éteres. La hora está en la Luz y en la Verdad. Sinfonía de Belleza. Sinfonía de Verdad. Sinfonía de Unidad, resonando en los Cuatro Elementos de la Tierra, en vuestros Cuatro Pilares. La hora llegó de elevarse. La hora acabó de alivianarse. Salgan de la densidad y entren en plena alma y Espíritu, en el Canto de la ligereza: el de la Belleza, el de la Eternidad.

Hijos de la Ley de Uno, Hijos de La Fuente, son la Fuente y nosotros (Arcángeles y juntos a las Fuerzas de La Fuente), estamos a vuestra cabecera, no por una enfermedad, sino más bien por la salud, la de la Eternidad, la de la Verdad.

Hijos, la Sinfonía va a elevarse en vuestro Templo Interior, como en el Interior de la Tierra, como en el Interior del Sol. El Mensajero, el de la Estrella, viene a elevar la Vibración de vuestra Presencia, para que vuestra Presencia viva la Unidad y la Alegría de la Unidad. Les queda por acoger al Mensajero, como él se los había prometido. Vuelve a llamarles de uno en uno, en la instancia de la Eternidad, en la Sinfonía que nunca se acaba, permitiéndoles establecerse en el reino de la Eternidad, el de la ligereza, donde nada puede venir a contrariar.

Hijos, Niños del Uno y de la Fuente, es la hora del parto, de la Libertad en la Sinfonía, no de la esperanza, sino en la Sinfonía del Uno por fin Unificada, en la Sinfonía del Uno cerrando el ciclo del encerramiento, acabando el ciclo de la separación. Es la hora de la Comunión, la de vuestra Presencia, en presencia de la Fuente Una. Resonando en ustedes, por la Llamada del alma y el Espíritu. Imprimiendo en ustedes, el sello de la Libertad. Imprimiendo en ustedes, el Sonido, el que viene a tumbar las paredes de vuestra prisión.

Hijos del Uno, Niños de la Eternidad, nosotros Arcángeles, estamos presentes a vuestros lados y en ustedes. MARIA acerca pronto su Canal a vuestro Canal, Vibrante, al Unísono de vuestros reencuentros, al Unísono de su Llamada que viene a llamarlos al Último despertar: el de la Verdad, aquél que ustedes son, más allá de todas las máscaras, más allá de toda comprensión.

Hijos del Uno, Niños de Verdad, queda por cantar la Sinfonía de la Libertad, queda por manifestar la Sinfonía de la belleza. Presencia! Presencia Una, cantando las alabanzas del Uno, por la acción de los Querubines, viniendo a elevar los Pilares, enderezando los Pilares de la Libertad, enderezando el anclaje en vuestra Nueva Vida, en la Nueva Dimensión. Estén Presentes cada momento, a la Eternidad que se eleva. Estén presentes en cada respiración, a cada Aliento del Espíritu. Estén presentes, en cada respiración de la inspiración de la Luz, con el fin de vivir la Eternidad de la Luz. Eso está en ustedes, eso está allí: HIC y NUNC en la Verdad de vuestra Presencia. No hay nada que retener. No hay nada que dejar. No hay nada que abandonar. Hay solamente que vivir la Alegría, la de la Eternidad de vuestro propio Abandono a la Verdad de vuestra propia Presencia.

Hijos del Uno, Niños de La Fuente, la Fuente Una a los Hijos del Uno, en la Libertad y en la Verdad. Los Ángeles del Señor despliegan el orbe de su Presencia, viniendo a buscarles y Llamarlos a vivir el tiempo de la Eternidad, el tiempo de la Verdad y el tiempo de la Belleza.

Soy el Mensajero que les anuncia la Estrella. Soy el Arcángel URIEL que favorece el Último Pasaje, habiendo abierto la Boca. Abro ahora la Boca de vuestro Corazón, para que nunca más ésta sea cerrada, para que nunca más ésta esté encerrada. La hora llegó de vivir la Libertad, la hora llegó de Liberarse, la hora de la Sinfonía de la Unidad. Los Cuatro Éteres se reúnen en vuestro Templo, permitiendo despertar el Sonido y la Respiración, el del Fuego del Espíritu. Fuego de Alegría y Libertad, consumiendo la personalidad y abriendo el Espíritu a su Dimensión real, de Eternidad.

Hijos del Uno, Niños de La Fuente, es la hora del Uno, es la hora de La Fuente, Sinfonía de La Fuente, Sinfonía de la Unidad, cantando y resonando, por el conjunto de los canales, en el conjunto de vuestras células, en el conjunto de vuestras Lámparas. Les queda simplemente por Ser lo que viene a ustedes. Queda simplemente por acoger La Fuente. Queda simplemente por desposar KI-RIS-TI, liberándoles en la Alegría y el Júbilo, de la Sinfonía de la Unidad encontrada. No hay nada más que escuchar y oír. Hay también a vivir y a resonar el Canto de Su Presencia. Hay a vivir y manifestar el Canto de Su Sinfonía que no es otro que vuestra Sinfonía, de su Ser Esencial y Eterno que se libera, en ustedes. Escuchen en vuestro oído, y también en vuestro Templo, los que vienen a liberarlos, los que se presentan a ustedes, en los distintos Canales de Comunicación, en vuestras noches, como en vuestros días. Están ahora allí, listos para ustedes, listos para vivir la Comunión de vuestra Eternidad. Están en ustedes, como en torno a ustedes.

Nosotros Arcángeles, juntos con las Presencias de La Fuente Una, venimos a cantar al borde de vuestro oído, al borde de vuestro Corazón, al borde de vuestros ojos y en el linde de vuestro Templo. Àbrete, Àbrete a la Libertad Infinita, ábrete a la Gracia del Amor que no conoce ningún límite, ninguna condición y ningún sufrimiento, ya que es eso lo que tú eres

Hijo del Uno y Niño de La Fuente, Canal del Corazón viniendo a resonar su Vibrancia Eterna. Tú eres este Corazón, eres esta Fuente, Niño del Uno, eleva entonces en ti la Vibración de Alegría, eleva en ti los canales de la Alegría, eleva en ti la Sinfonía de la Unidad. Deja cantar el conjunto de tu Presencia, deja cantar el conjunto de tu cuerpo y tus lámparas, deja cantar a tus células la partitura de la Unidad. Escucha los instrumentos de la Sinfonía: los que vienen, por su Vibración y su Aliento, por su Sonido y su Fuego, por su Presencia y su densidad a conducirte a la ligereza. Es la hora de los elementos que se viven y se despliegan, sobre esta Tierra. Los Cuatro Jinetes cumplen totalmente, la terminación de su trabajo, permitiéndote a ti también, vivir tu Libertad.

Hijo de la Unidad, Niño de La Fuente, bendito del Uno, bendito del Eterno, àbrete ahora. No hay ya nada que temer, ni nada más a esperar, porque se realiza todo en el Santo Tabernáculo de Tu Corazón magnificado y elevado.

Entonces, eleva la Corona Radiante que expresa la Alegría de la Unidad, la Alegría de La Fuente. Niño del Uno, Hijo de La Fuente, la hora llegó de cantar la Sinfonía. La hora ha venido a ser la Sinfonía de la Unidad, de la Vida y de la Verdad. Él fue la Vía, la Verdad y la Vida. Hoy es la hora, para ti, de ser la Vía, la Verdad y la Vida en el Uno, en la Alegría.

Hijo del Uno, Hijo de La Fuente, la Vibración del Uno llega ahora, dentro de tu Templo, en este mundo. Los Canales que lo acogen están todos abiertos, sobre la Tierra como en Ti. Hay solamente que vivir la Sinfonía del Uno. Elección realizada: la de la Alegría, la de la Verdad, la de la Ligereza. Desvíate de toda sombra y toda Gravedad. Desvíate de todo lo que te aleja de Él y abrásalo, ya que El viene a encenderte en el Fuego de su Amor. Nosotros Arcángeles, lo anunciamos a Tu Presencia, en este día y en la Eternidad: todo se cumple, en la Verdad de la Gracia.

Canto de Presencia. Sinfonía de Alegría. Eso se desarrolla, en tu Templo y en tus Cielos, develándose a ti, como Él se revela a ti. Entonces devélate. Entonces desenróllate en la majestad de tu Espíritu, en la majestad de Tu Alegría, la que es tu reino, para la Eternidad, para los siglos de los siglos y para los Universos de los Universos, en el Multiuniverso de los Multiuniversos.

Sé la Alegría ya que esa es tu naturaleza. Sé la Verdad ya que esa es tu Vibración. Sé La Fuente ya que esa es tu Transparencia. Pasa la Puerta y acoge al que viene a iluminarte. Ilumínate con el Canto de la Sinfonía y en la Verdad de la Sinfonía. Aquélla que viene a unificar los Cuatro tiempos y los Cuatro términos, llevándote a vivir lo inefable. Lo inefable será el tiempo de tu Eternidad. Penetra en este tiempo de lo inefable. Escucha y oye la Sinfonía que se ejecuta ahora mismo, en el Templo de tu Corazón, en su pulsación y su respiración. Vive la Alegría, la Verdad, la Vida. Oye Su Voz que es Tu Voz. Oye Su Sonido que es Tu Sonido. Oye Su Respiración que es la Tuya. Vibra en la Transparencia que es la suya y que es la tuya, unidos en la misma Libertad.

Hijo del Uno, Hijo de La Fuente, la hora es ahora, la hora está aquí, en el lindero de tu tiempo, en el linde de tu Templo, en el linde de Tu Conciencia que sólo tiene que vivir lo que ya está allí.

Entonces, Hijo del Uno e Hijo de La Fuente, Alerta en su despertar, Despierto a la Verdad, se enciende en el Fuego de la Unión, el Fuego de la Unidad. Canto de Gracia y Canto de Alegría, crepitando en el conjunto de tus células, en el conjunto de los cuerpos de esta Tierra. Permitiendo a la vida reanudar su rectitud, su recto camino y su deber: el de vivir y escribir el mismo Canto del Amor, en la Eternidad de los Alientos en la Eternidad de los tiempos, en la Eternidad de los Universos y de los Multiuniversos. Allí está tu Patria: la de la Eternidad, la de la Verdad, donde nada más puede suponer un obstáculo a tu propia Transparencia, donde nada más puede oponerse a tu propia Libertad.

Hijo del Uno y Niño de La Fuente, juntos nosotros rendimos Gracia. La Fuente y Nosotros, así como a Ti; tu Verdad, Revelada en el Canto y la pulsación en lo Íntimo de tu Corazón, allí donde está el Diamante, allí donde está la Eternidad, realizando la Fusión de los Éteres en tu seno, reunificando el aire, el del Uno, reunificando la Fuente con Tu Fuente. Hijos del Uno, Hijos de La Fuente, nosotros los amamos, ya que nosotros estamos con ustedes.

Entonces, escucha Niño: es por fin el momento de vivir la Unidad. Es por fin el tiempo de la Sinfonía de la Liberación. Por fin no es más un tiempo de encerramiento. Es por fin el tiempo, del principio de la Verdad y la Eternidad. Entonces, levántate y elévate en el Fuego de Su Magnificencia. Entonces, levántate y elévate en la Alegría de Su Magnificencia.

Hijo del Uno, Niño de La Fuente, estamos contigo y estamos con ustedes, desde la Eternidad. Nunca más los velos de la ilusión podrán levantarse, entre tú y nosotros, entre nosotros y ustedes. La Fuente canta desde hoy, la Sinfonía de la Libertad, en el linde de tu Ser, en el linde de tu Conciencia. Y eso se desarrolla en este tiempo. Bendito sea este tiempo, el de tus reencuentros. Bendito sea este tiempo, de la Tierra como de los Cielos, que es el de tu Unión con tu propia Libertad.

Hijo del Uno y Niño de La Fuente, canto a tu oído y en tu Templo. Vengo a tocar, antes de Él, que viene abrir. Vengo a anunciarte el tiempo de la esperanza, que está sobrepasado, ya que el tiempo se ha cumplido. El de la Alegría, el de Tu Verdad y el de tu Despertar. Entonces, levántate y elévate en la ligereza de tu Presencia y juntos vibraremos al Éter de la Unidad, el Éter de nuestra Presencia. Como en este momento y en este tiempo, como en este Aliento y en este Canto, donde Vibra la Sinfonía que une los Mundos y que une los seres, en la Libertad fundamental de la Alegría Eterna. Entonces, la hora ha llegado de vivir esta Unidad. La hora ha llegado de establecerse en la Morada de la Unidad. Levántate y elévate.

Juntos, vivamos la Comunión de la Sinfonía del Éter, revelándose en Tu Templo y en Mi Templo. En el mismo Templo, en la misma Verdad, en la misma Belleza, ya que la separación se termina, ya que se terminan la ilusión y el sufrimiento. Exulta del Canto de Alegría y del Canto de Libertad. Exulta en la Gracia de tu ligereza y juntos, Vibremos. Juntos, Vibremos el Canto de La Fuente y la Sinfonía del despliegue de los Éteres de La Fuente, en este Templo que es tu Cuerpo, dentro de Tu Conciencia que es Luz.

Hijo de Luz, Niño de La Fuente, seamos Uno en la Verdad del momento, de mi Presencia y de tu Presencia y de Nuestra Presencia. Entonces, acojamos la Sinfonía de la felicidad: la que nunca termina, la que nunca falla, ya que todo es verdadero en la felicidad de la Eternidad, ya que todo es verdadero en la Presencia de la Unidad. Despleguemos los Canales de la Sinfonía de la Unidad, el Canto de la Tierra, el Canto del Cielo, el Canto del alma y el Canto del Espíritu. Vivamos la misma Sinfonía, de una sola Vía, una sola Verdad y una sola Vida.

Entonces, en el espacio de este Templo de nuestra reunión, despliego La Fuente Una, por la Corona Radiante del Corazón y de la Cabeza, por el Fuego Sagrado elevándose del Sacro. Despliego, en el Templo de Nuestra Presencia, la Conciencia de la Eternidad, la Conciencia de la Unidad.

Hijo del Uno y Niño de La Fuente, hagamos ahora la Sinfonía del Silencio, la de la Comunión Eterna, en el centro de la Nueva Alianza, en el centro de la Nueva Eucaristía, de Corazón a Corazón, de Conciencia a Conciencia, de Eternidad a Eternidad.

Mi bendición está en ustedes. Esa es Mi Presencia y ese es Mi papel, en este mundo como en vuestro cuerpo. De Templo a Templo, La Fuente canta ahora, la Sinfonía.

... Efusión Vibratoria…

Amados del Uno, amados de La Fuente, comulguemos.

... Efusión Vibratoria…

Soy el Ángel URIEL, Ángel de la Presencia, Arcángel de la Reversión. Presencia. Comunión y Fuego. Acojamos KI-RIS-TI, en el Templo de nuestra Eternidad, en el tiempo de nuestra Comunión. Arco de Fuego y Alianza de Fuego. En el Amor del Uno y de la Vida.

... Efusión Vibratoria…

Elevemos nuestras alabanzas a la Fuente Una. Elevemos nuestras alabanzas en el Templo de nuestra Eternidad, a los Ángeles y al humano. Elevemos nuestras alabanzas, en nuestro Templo de Eternidad, en Nuestra Presencia en el Amor Uno.

... Efusión Vibratoria…

Así, el Ángel URIEL, en este día y este momento, puede decirles al Unísono de La Fuente: “Mi Amigo, mi Amado, somos Uno”.

... Efusión Vibratoria…

Soy URIEL, Ángel de la Presencia y Arcángel de la Reversión. El Canto de mi Presencia les acompaña, en la Sinfonía del Alineamiento, que es el Canto de la Merkabah. Les amo y soy ustedes. Vibremos en el Fuego del Amor.

... Efusión Vibratoria…

Soy URIEL, Ángel de la Presencia y Arcángel de la Reversión. Soy ustedes, por la Gracia del Uno. Soy la Vibración del Fuego de vuestro Corazón. Soy el Único y la Unidad que resuena en ustedes, en la Llamada que los eleva y levanta. En nombre de la Gracia. Música del Uno. En nombre de la Transparencia. Canto de KI-RIS-TI, pariendo al Hijo Eterno.

... Efusión Vibratoria…

Yo los amo. Vibración y Presencia. Permanezco en ustedes, en vuestra Morada que es mi Morada, en el espacio y el tiempo de la Sinfonía de la Merkabah. Amados del Uno, Amados del Amor, prosigamos en el Silencio, la Sinfonía de la Unión. Prosigamos, en la Gracia del momento, la Comunión en la Eternidad de nuestra Presencia, Unida y Eterna. Ahora.

... Efusión Vibratoria…

13 Sept. 2011 AA. URIEL Autres Dimensions


Original en francés
Canalizado por: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
http://mensajes-del-espiritu.blogspot.com
http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com
Traducción: Hedyn Núñez.

 para escuchar el audio haz click aqui

http://www.yakitome.com/data/1458055779/yak_3s9szULzHFkTIf2YrTvBZr8GgxnbaLNxGgjM8pPOUs8y8VGz_quBSJX3xz27WAiJOMIQX59uTFxsU9ptZybutXNbtZ1_sFQYFN.mp3

Soy URIEL, Ángel de la Presencia y Arcángel de la Reversión. Bien-amados Hijos de la Luz y bien-amadas Semillas de Estrellas, vengo por mi Presencia en vuestra Presencia a elevar y vibrar el Canto del Amor y del Fuego, para que puedan vivir el Fuego del Amor.

La hora, ahora ha llegado, no de escuchar y tampoco de oír, pero llegó la hora de vivir la danza de LA FUENTE viniendo a fertilizar la Tierra de nuevo. Viniendo entonces, en el Canto de la Tierra, en el Canto del Cielo, en el Anuncio de MARIA, en la precipitación de las Partículas Adamantinas, a elevarlos en la brasa del Amor, en el Fuego del Amor. ¿Oyen ahora lo que dice vuestro Corazón? Que se eleva como una Vibración, que toma y que envuelve el conjunto de las envolturas de este mundo, con el fin de liberarlos, con el fin de consumirlos.

La hora ha llegado de vivir la Libertad. La hora ha llegado de vivir el Fuego. Aquél que libera. Aquél que los devuelve a lo que Son. Aquél que los hace Libres. Aquél que devuelve el Amor a la Verdad.

Hijos de las Estrellas y Semillas de Estrellas, la hora es ahora, en el momento de vuestra Presencia, de vivir vuestra Presencia en el Fuego del Amor: reencuentros últimos de la personalidad y el Êtreté viniendo a iluminar las últimas Sombras y las últimas dudas. Elevándose entonces en el Fuego del Amor, para que la Alegría se disperse en los confines de los Universos y de esta Tierra, como al conjunto de los Multiuniversos. Elévense y vibren, en el Canto de la Unidad. Fuego de Alegría y Fuego de Amor que pide manifestarse en lo más alto de vuestros Cielos y en lo más alto de vuestro Corazón, el Canto del éxtasis y el Canto del intase, el que los eleva en la Verdad y la respiración del Fuego. La Puerta se abre: Puerta última desplegando la Luz, desplegando el Fuego y del Amor, él de la Verdad.

Hijos de la Eternidad, el Éter se levanta, poniendo fin al encerramiento. Eso debe vivirse en el momento de vuestra Presencia. Eso debe vivirse en la palpitación de vuestro Corazón, Vibrando al unísono de la Respiración de la Vida. Son el Fuego que se eleva, de este mundo hacia su Destinación. Son el Fuego de la Tierra y la Sal de la Tierra, él que les pide vivir la Eternidad, vivir la Belleza y la Alegría de vuestra Presencia. En la Presencia de Ese que viene, por la Puerta de vuestra espalda (Puerta KI-RIS-TI, entre los omóplatos) pidiéndoles elevarse, pidiéndoles incorporarse a las Moradas de la Belleza, llamándoles en el Fuego del Amor. Por la Gracia del Amor, por la Gracia de la Verdad y por la Gracia del Fuego. Unidos en el mismo Fuego, desligando los vínculos del tormento de la ilusión, desligando los vínculos del tormento de los sueños, los que los había mantenido prisioneros de la densidad, presos del peso, presos del sufrimiento.

La hora llegó por el Fuego del Amor, de quemar el conjunto de los sufrimientos de la humanidad. La hora ha llegado de acoger en el Templo, en el Santo de los Santos, el Fuego del Amor, con el fin de elevar en ustedes, la Estrella que brilla: la de vuestra propia Eternidad, la de vuestra propia Verdad. La hora ha venido para iluminarse juntos, unidos y Unificados.

Nosotros Arcángeles, declamamos el Tiempo de la Estrella. Nosotros Arcángeles, declamamos el Tiempo de las Estrellas. Viniendo a despertar y encender el conjunto de vuestras Lámparas y el conjunto de vuestras células, en el Fuego del Amor y de la Verdad. Pidiéndoles vivir el descenso del Espíritu Santo, impactándose como una lengua de fuego, en vuestra cabeza y en vuestro Corazón. Llamando entonces al Fuego de la Alegría, pidiendo entonces al Fuego de la Luz venir a iluminar las Sombras, iluminar lo que no es Verdadero. El Tiempo vino. El tiempo se cumple. El Tiempo de Ese que los saca del tiempo; por fin vino.

Hijos de Libertad, alégrense de la Libertad. Niños de Alegría, alégrense de la Alegría. Hijos de Fuego y Seres de Fuego, niños KI-RIS-TI, que se elevan por fin en la Verdad de vuestro Templo, que se elevan por fin en el sentido de vuestra Esencia, con el fin de quemar con el Fuego del Amor: aquél que libera y el que forja por fin, el cuerpo de la Eternidad, que desciende hasta ustedes, con el fin de elevarlos hasta Él.

Hijos del Amor y Hijos de la Alegría, el tiempo del Hijo, el tiempo del CRISTO, la hora ha venido de vivir el Despertar de la totalidad de lo que es la Verdad, para que nunca más, el velo de la ignorancia pueda separar, aislar y encerrar a quienquiera, o cualquier cosa. Entonces, el llamamiento que lanzo, es el que yo repito desde el Cielo y el Sol, desde KI-RIS-TI, avanzando como Estrella, viniendo en vuestro Cielo y en vuestra Puerta a despertar vuestra Estrella: la Estrella de la Alegría, la Estrella de Fuego, la que brilla en el firmamento de la Unidad de los Mundos y en los Multiuniversos de los Universos.

Elévense. Despierten en la Gracia y en la Alegría. No hay ningún obstáculo que pueda persistir. No hay ninguna oposición que puede infringir la Ley de Fuego (del Fuego del Amor y el Fuego del Uno) que viene a despertar el Tiempo de Su Promesa y Su Juramento. Con el fin de elevarlos, si tal es vuestra Vibración, si tal es vuestra Libertad, si tal es vuestro Amor que los consume en la Gracia de Su demanda y de Su Presencia. Con el fin de vivir lo que Son en Verdad. De vivir por fin, el Tiempo de vuestra Presencia. Presencia y Unidad. Fuego del Amor encendiendo el Hogar, el del centro y despertando el Hogar del Eterno, que es vuestra respiración y vuestra Presencia.

Hijos de la Unidad, Niños del Único, despiértense, despierten y elévense en el Fuego del Amor y el Fuego de la Verdad. La Luz viene a alumbrar las Sombras. La Luz viene a disolver toda oposición a la Luz, que no puede existir cuando la Luz se establece en la Verdad de su Presencia. Ustedes son la Luz del mundo, ya que el mundo es vuestra Luz. Son la Luz del Uno, ya que el Uno es vuestra Luz.

Hijos de Verdad, eleven la Respiración del Fuego y el Canto del Fuego: el del éxtasis y el intase, que viene a pedirles establecerse en la Alegría, a establecerse al unísono de vuestra Respiración, al unísono de vuestro Aliento, en el Aliento del Fuego. El que reúne y Libera, el que enciende y calienta sin quemar, consumiendo al mismo tiempo lo que no es él. Este Tiempo ha llegado. Este tiempo esperado y temido por otros, está ahora a vuestra Puerta: la Puerta de vuestro Templo, la Puerta de vuestro mundo, la Puerta de vuestro Sol. Juntos y unidos, Liberamos la totalidad de lo que quedaba por recorrer, en el espacio de la Ilusión de este tiempo, en el espacio de la Ilusión de estos días.

Hijos, paridos por fin en la Verdad, más allá del Canto, más allá de la llamada, más allá del Anuncio, la hora llegó de Iluminarlos, con el fin de danzar juntos, el Canto de la Unidad y el Fuego del Amor. Fuego de vuestra Presencia, de Presencia a Presencia, resonando en el infinito de los Mundos y Dimensiones, eso es ahora, eso es inmediatamente. Eso está fuera del tiempo, ya que lo que está fuera del tiempo viene a recuperar, con el fin de parirlos. El tiempo de la Tierra se cumple. La Tierra asciende en medio del parto, en el desgarrón de sus últimas envolturas. El tiempo se ha cumplido. Ella Asciende y los toma a ustedes en sus brazos de Amor, en el Fuego de su Amor que se eleva de sus volcanes, en el Fuego del Amor elevándose en el conjunto de vuestros cielos, viniendo a desposar al Sol que viene a ustedes.

Hijos del Sol, niños KI-RIS-TI, quememos juntos en la Alegría de la Presencia y en la Alegría de la Verdad. Fuego del Amor, Fuego de Alegría y Fuego de Unidad. Vibremos en cada una de vuestras células. Vibremos dentro de vuestra memoria, con el fin de Liberar y ya no ser simplemente una memoria encerrada, sino de ser la Verdad de la Eternidad. A no condicionarse ya por cualquier memoria de esta matriz, quemando por fin del Aliento de su Liberación. Eso es ahora. En términos Terrestres, no buscan el tiempo, él está cumplido. En términos Terrestres, eso se vive ya en el espacio de vuestro Templo y en el espacio de la Tierra. La Tierra ha respondido. El momento de su Parto es ahora, en este tiempo presente, en este tiempo acortado, en este tiempo reducido, anunciados desde hace tiempo por la Estrella viniendo a anunciar la Estrella. Todo se cumple. Todo se consume, en la Alegría de la Luz Blanca, viniendo a borrar todo lo que no es ella. Viniendo a Transmutar todo lo que no es ella.

Les queda por participar, por vuestro Fuego y vuestra Presencia, en este Fuego de Alegría y este Fuego de júbilo: el del Amor que consume las Sombras, el del Amor que eleva en el Amor, el del Amor que abre al Amor, el de LA FUENTE UNA. La Luz Vibral de la Unidad viniendo a resonar en vuestro tambor del pecho. Elevándoles, por la escala Sagrada de vuestra columna vertebral. Llevándoles a extraerse de esta Ilusión, por el Templo del Corazón o el Templo de la cabeza. En su centro; METATRON impulsó la Presencia CRISTO, viniendo la Estrella entre las Estrellas a revelar vuestra Estrella, la que ustedes Son.

Hijos de la Unidad, Niños de Verdad, el Fuego viene a ustedes ya que son Seres de Fuego, que viven el Fuego del Corazón, en el Fuego del Amor. Eso es ahora. Eso debe revelarse, en vuestra Conciencia y en vuestra alma, para que este cuerpo no pueda ser alterado nunca más, por la onda del sufrimiento, nunca más por la onda de la separación o por la onda de la división. Ha venido el Tiempo de la onda de la Unidad. Ha venido el Tiempo de la Co-Creación Consciente. El Tiempo llegó de cumplir la Promesa y el Juramento: el del retorno del Fuego, al Fuego. Para que nunca más cualquier manipulación de este Fuego pueda encerrar cualquier conciencia, en la Ilusión del sufrimiento, en la Ilusión de la imperfección, en la Ilusión de un retorno lejano. Ya que eso no existe más. El tiempo de las proyecciones y el tiempo de las Ilusiones, toca de manera irremediable a su fin, por el Fuego del Amor, por el Fuego de la Verdad. Son ustedes los Hijos del Eterno, los Hijos de LA FUENTE. Ustedes Son la Fuente y son la Estrella.

Entonces juntos festejamos, nosotros que nos mantenemos en el lindero de vuestra Dimensión, nosotros que mantenemos presentes y de pie en cada una de vuestras células, en la marca de la memoria eterna, más allá de la memoria del encerramiento, elevamos y encendemos el Fuego: el de la Resurrección. Elevamos y encendemos el Fuego: de la Alegría eterna. Entonces, les queda a ustedes, en vuestra Presencia, en vuestra alma y conciencia, vibrar en la frecuencia del Uno, en la frecuencia del Fuego, el que viene a iniciar y atravesarlos, el que viene a rasgar el último velo de la Tierra, como el último velo de vuestros ojos, con el fin de vivir con ustedes y en ustedes, el Tiempo de la Gloria, el Tiempo de la Eternidad, el Tiempo del Infinito.

Hijos de Libertad, Hijos Liberados, ya que eso Son en Verdad y eso es ahora. La Tierra vive ahora su Parto: el rasgón último que pone al desnudo la joya, la vuestra como la suya se alza ahora bajo el ojo de la Conciencia y bajo el ojo del Corazón. Dándoles a ver, por el corazón y por los ojos, este desgarro del cielo y el desgarro de la Tierra que pondrá fin a vuestros desgarros, el de la separación, por la Gracia del Feu del Amour.

Juntos, nosotros Vibramos y elevamos por mi Presencia en ustedes, mi Presencia en torno a ustedes y por mi Presencia al Interior de ustedes. Comulgamos, comulguemos en la Presencia del Fuego. Comulguemos en la Presencia de la Eternidad. Elevemos la Vibración de la Unidad. Elevemos el Fuego del Amor y del Corazón, en la misma Verdad y en la misma Unidad. Unidad de Fuego, Unidad de Alegría y Unidad de Amor. Reunidos para siempre en la Libertad infinita de la Creación, en la Libertad infinita de los Mundos, en la Belleza y la Alegría infinita existente más allá de la Ilusión de la proyección de este mundo. Eso se termina. Eso se vivió. Es el tiempo hora de vivir verdaderamente la Verdad y la Unidad. Presencia. Presencia del Fuego que viene a consumir las últimos velos de las últimas Ilusiones, viniendo a elevar el Canto del Amor y de la Gracia, en vuestro Templo y en vuestra Conciencia.

Hijos, este es el Momento, el Momento esperado, el Momento temido que está ya inscrito en vuestras células e inscrito en vuestra Conciencia. Es así, que lo digo y lo repito, en la Vibración de mi Presencia y de vuestra Presencia, alerten y despierten el Fuego de vuestro Corazón, el que está allí ahora, a la imagen del Sol viniendo a desposarlos, viniendo a casarse, en este Tiempo de Ilusión, en vuestro Templo de Verdad, para permitirles extraerse de toda proyección y toda Ilusión.

Es la hora de la curación. Es ésta la hora de la Alegría. Es ésta la hora de la Paz. ¿Qué inquietud podría rozar al que está en la Luz y que va hacia la Luz? Ninguna inquietud puede existir. Sólo la Alegría debe ser vuestra Morada. Sólo de Alegría debe ser vuestra mirada. Sólo de Alegría debe ser vuestro cuerpo y vuestro Corazón.

La hora vino. La hora llegó de estar desnudo, frente a Él. La hora llegó de reducir el peso y la carga, en el Fuego del Amor, en el Fuego de la Estrella, en el Fuego del Sol. Presencia! Presencia del fuego que se inflama y que abre el santuario: el de la Eternidad, el del Amor.

Hijos del Amor, somos Amor y venimos a ustedes a declamarlo, venimos a quemárselo y a Cantarlo en vuestro Templo, con el fin de animarles a ir hacia lo que es ligero, con el fin de animarles a ser lo que es la Verdad del Amor, en el Fuego de la Alegría y de la Gracia.

Hijos de la Eternidad e Hijos La FUENTE, abran los ojos y abran los Corazones, ya que el Momento de vuestra Presencia es magnificado para siempre, en el día de este día y en el Momento de este día. Todo se juega en adelante en una escala de tiempo, que no es ya reducido sino tiempo cumplido. A cada día y a cada respiración, eso les aparecerá en el Templo de vuestro Corazón, con el fin de disolver todos los dolores y todos los sufrimientos. Y eso se vive, si lo desean, si ustedes lo acogen en Verdad y en Unidad, desde ese día, a marcar con una piedra roja y con una piedra blanca ya que la Estrella llega, ella viene a anunciar la Estrella; la Resurrección. Así como la Estrella anunció la llegada del CRISTO, hoy la Estrella anuncia vuestro nacimiento en el Fuego del Amor.

Hijos de la Unidad, hijos de Fuego, reunámosnos en la Libertad, en el Fuego de la Presencia y de la Libertad, en el Fuego de la Gracia, en el Fuego del Amor. Juntos, elevemos por nuestra Vibración, por nuestra Presencia y nuestra comunión, la respiración que atiza el Fuego del Amor que se eleva y que se revela. Esta es vuestra hora. Este es vuestro Tiempo. Este es vuestro Fuego y vuestra herencia: la de vuestra Eternidad.

Hijos, fusionemos. Fusionemos en el Fuego del Único. Fusionemos en el Fuego de la Gracia de nuestra Presencia, reunida y común. Despleguemos juntos, el Canto de los Universos. Despleguemos juntos, el Tiempo de la Presencia. Última Reversión. Última Fogata de Alegría, viniendo a restablecer el Fuego perpetuo del Amor y la Verdad. En este Templo, en esta Tierra y sobre esta Tierra, en este cuerpo que es el vuestro, en el momento acojamos juntos, la Presencia del Fuego y el Fuego de la Presencia. Y así es, ya que eso es Verdad. Y así es, ya que eso es Unidad. Y así es, ya que nunca más habrá separación, ya que nunca más habrá Ilusión, ya que nunca más nunca habrá sufrimiento. Sólo permanecerá la Alegría del Amor, la Alegría de la Eternidad de vuestra Presencia, establecida en la Presencia eterna, en el Enlace infinito al Amor del Uno.

Entonces, juntos abramos las compuertas, las que permiten a este Universo en su totalidad incorporarse a la Luz Una, la de la Creación y la Co-Creación, la de LA FUENTE para que nunca más se corte ni se separe nada. La separación se termina. Nunca más la densidad podrá alterar vuestra Conciencia y vuestra Presencia.

Entonces, hijos de la Tierra, presentes aún en esta Tierra, cantemos juntos la nota del Fuego de vuestra Presencia y mi Presencia, de vuestra Unidad y mi Unidad, dentro del mismo Fuego, dentro de la misma Conciencia. Donde todo es dado vuelta y donde todo se comparte. Donde nada se guarda y donde todo es Transparencia. Nueva Vida. Nueva Fundación, la sola que no llama nunca a la muerte, ni a ninguna separación. En este espacio de comunión, el Ángel URIEL les anuncia el Retorno de KI-RIS-TI. El Ángel URIEL les anuncia a la Estrella, rodeando el trono de los Cuatro Elementos, de los Cuatro Seres de Fuego ígneos llevando el Estandarte de la Luz, desplegándose en vuestro Templo, en los Cuatro Pilares de la nueva Jerusalén, de la nueva Verdad: aquélla que no conoce ninguna Sombra y ninguna falsedad. Tal es la Fuego de la Alegría. Tal es el Fuego del Amor. Tal es el Fuego de vuestra Presencia.

Juntos, establecemos la Nueva Alianza: Alianza de Fuego donde la Tri-Unidad se fusiona, en la misma Verdad, en el Corazón del ser, en la Esencia última, preparando la sede y el trono de vuestra Vida, la verdadera de Fuego y de Libertad. Espacio de Luz viniendo a iluminar vuestro Cielo y vuestros ojos, viniendo a iluminar vuestro cuerpo ilusorio, consumiéndolo en la Alegría del Amor y en la Presencia del Amor. ¿Quién va a temer, en la Transparencia de la Luz? ¿Quién va a temer, con la llegada del Éter de Unidad? Acojan, como les acogemos en el mismo impulso, en la misma fraternidad: la del Amor, la de la Luz, la de la Unidad.

Hijos del Uno, ustedes Son. Niños del Uno revélense, despierten y acojan el Fuego que es vuestra herencia. Presencia y Unidad. Presencia y Verdad, consumiendo lo que debe ser, para que puedan ser lo que ustedes Son. Espacio. Silencio y Presencia. Fuego de Alegría crepitando en vuestras células, que disuelve todo lo que no es verdadero, todo lo que es miedo. La separación interpreta su última partitura, ya que en adelante la única sinfonía pudiendo ser escuchada e interpretada puede ser creada. La crisálida va a rasgarse, desnudando al niño de Eternidad: eso que Son en Verdad. Presencia y Fuego. Luz de Fuego. Luz de Transparencia. Luz Vibral de la Eternidad.

La humanidad debe encender el Fuego de su Alegría, así como la Tierra lo hace ahora mismo. Los Ángeles del Cielo, los Arcángeles y los Ángeles del Señor, los acompañan, en lo más alto de los Cielos y en lo más profundo de vuestro Corazón, en la misma resonancia, en la misma Presencia, en el mismo Fuego y en el mismo Amor. Entonces, juntos vivamos la comunión de Fuego. Alianza de Fuego. Amor. Luz.

Soy el Ángel URIEL, en mi Presencia y en vuestra Presencia, frente a frente, resonante a resonante y también en el canal de MARIA, o canal de las Estrellas. Estoy allí, si lo desean. Estoy allí en ustedes, en el Fuego de mi Presencia, si me acogen y me aceptan. En un espacio sin reticencia, en un espacio sin Sombra, en total Transparencia, en total cara a cara, espejo del Uno y espejo del otro reflejándose al infinito, como el infinito de los Mundos y de LA FUENTE. ¿Entonces, quieren ser el Fuego, el del Amor y la Verdad? ¿Entonces, quieren abandonar toda lucha y todo sufrimiento? En caso afirmativo, son bienvenidos en la Eternidad. Más nada puede obstaculizar la marcha de lo Eterno. Más nada puede obstaculizar la marcha de la Luz y el Fuego del Amor. A partir de hoy, a partir de este instante, a partir de este momento.

Entonces comulguemos, por tercera vez en la Alianza de Fuego.

... Efusión Vibratoria…

Soy URIEL, Ángel de la Presencia. Presente en ustedes y entre ustedes. Soy URIEL y yo anuncio el Fuego del Retorno de la Estrella. Soy URIEL y estaré presente en el Merkabah colectiva, en el espacio de alineación, en el Fuego del Amor crepitando en la Corona de la cabeza y la Corona del Corazón, en el Fuego del Amor elevándose del Triángulo Sagrado. Presente en vuestro triple Fuego y en vuestra triple Presencia: cuerpo, alma y Espíritu. Al fin reunidos y por fin unificados.

Soy URIEL, Ángel de la Presencia y Arcángel de la Reversión, y les amo.

... Efusión Vibratoria…

Seguimos y hasta pronto. Y hasta siempre.



27 de Agosto del 2011 AA. URIEL Autres Dimensions

Original en francés
Canalizado por: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
http://mensajes-del-espiritu.blogspot.com
http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com
Traducción: Hedyn Núñez.

Para escuchar el audio haz clic aquí

http://www.yakitome.com/data/1458055779/yak_jJq5oSnFU7lwpUidg2VoHNAxHguyTOCI5pEJoSR0gl8wDjgBu6hurSjIjnSCNVrfjZCOhRtl6q8CpXX8G1uTnjFI.mp3
AA. URIEL

27 de Agosto 2011.

Soy URIEL, Ángel de la Presencia y Arcángel de la Reversión. Bien amados Hijos de la Luz, bien amadas Semillas de Estrellas, la hora del Corazón en este momento y en todo momento los llama, de la apariencia a la transparencia, de la no Esencia a la Esencia, de la Sombra a la Luz, de la Ilusión a la Verdad. Entonces hijos de Luz, la hora, ahora ha llegado de vivir fuera de la mano que los encierra. La hora es Aquí, de vivir la Verdad. Salgan de la apariencia, como este mundo sale de la apariencia.

La hora de la Transparencia, la hora de la Esencia llega a vuestro Templo Interior, jugando la sinfonía de la Alegría, de la Verdad y de la Vida (al unísono del Corazón Uno en Cristo y en Fuego), de la Alegría y del Amor. Unidos y Unificados en la Libertad. Unidos y Unificados en la Verdad. Este mundo pasa de la Sombra a la Transparencia, donde ningún obstáculo puede oponerse a la claridad de la Esencia. En ustedes se desarrolla el mismo escenario. El de la vida Una, llamando en la resonancia de vuestro Corazón, a lo más profundo de vuestra Esencia. La hora es de levantarse y elevarse.

Es la hora de la transparencia donde más nada puede retenerse, donde más nada puede ponerse a la de sombra de la Verdad, donde todo es claridad en el Interior y en el exterior. La apariencia no tiene más sentido. El único sentido es la Esencia de vuestro Ser que es Transparencia, Transmutación, llevándoles a vivir vuestro Despertar y el despertar de vuestra Dimensión de Eternidad, en la Verdad y en la Unidad. Cristo despierta. Hijos KI-RIS-TI, eleven la Vibración, la que los lleva a ser Transparentes a no retener más nada, a no velar más nada con el fin de ser la Alegría y la Verdad, lo que es vuestra Esencia, en el seno de la Eternidad. Liberación y libertad. Alegría y reencuentros. Alegría y Transparencia. Instante, Aquí de Verdad, elevándolos al santuario de vuestra Presencia.

Salgan de los sentidos, salgan de las sendas umbrías. La hora llegó de poner en la Luz, la de la Transparencia. El Templo de la serenidad, el Templo de vuestra fecundidad del Espíritu reencontrado. Niños del Uno, la hora del Uno y de la Alegría se despliega. Unidad, tri-Unidad. Juntos todos Unidos y revelados en la misma Esencia y la misma Transparencia, llamando a la Alegría, llamando a la Vida, la que no conoce ninguna resistencia, ningún sufrimiento. Aquélla que es sentido y Esencia.

Transparencia. No hay más lugar para la apariencia. No hay más lugar para encerrar y aislar. No hay más lugar para poner aparte y encerrar a la Verdad. La Transparencia aparece. El velo se desgarra. La hora en que el ala se despliega, encendiendo las alas de la Tierra entera. Ascensión y Verdad. Alegría, Fuego de Alegría y Unidad. Hijos, es ahora el momento de este presente. La hora llegó de presentarse a Él para que él los presente, a ustedes en la Alegría de la Eternidad.

Transparencia. Es la hora de la metamorfosis. Aquélla que los llama a la forma sin límite. Aquélla que llama a la Alegría sin límite. Allí donde ningún obstáculo, ninguna división y ningún velo, pueden velar la transparencia de la Verdad y la transparencia de la Belleza. Eso es la Esencia de toda vida, más allá del infierno que les ha mentido y encerrado aquí. Hijos, eleven la Esencia, salgan de la apariencia. No es ya tiempo de estar aparte, fuera de la Creación. La hora ha venido de juntar los Talleres. Los de la creación infinita, desplegándose al infinito, en la Verdad y en la Alegría. Entonces, el Corazón puede enderezarse, en el Fuego de Cristo, Fuego de Amor y de Alegría, poniendo fin a la apariencia.

Es la hora de vuestra Transparencia, así como este mundo ve disolverse toda oposición a fin que allí también, ante vuestros ojos de carne, como a vuestros ojos del Corazón, la Transparencia se establezca. Más nada puede detenerse ante la Luz. Ya nada puede detenerse, en la Luz. Nada puede, estar opuesta en la Luz Una, la de vuestra Esencia. Niños de Verdad, Hijos del Espacio y Hijos de las Estrellas. Hijos del Manantial, la Fuente fluye de nuevo, en este mundo liberado, abriendo el último velo y desplegando las alas. Las de la Transparencia, las de la Belleza.

Juntos, elevamos el Canto del éxtasis, el sonido de la Tierra y el canto del Espacio (que es el Canto del Manantial) que les pide revelar lo que ustedes Son. Se les pide elevar el Canto de vuestra Presencia, más allá de la apariencia, en la Transparencia y la Claridad. En la Verdad de la Unidad y en la Alegría del Corazón amante, el que no puede ya verse privado de su enlace y su sentido. Unidad. Unidad y Verdad. El Conjunto del universo, el conjunto de los mundos y Dimensiones, viene a pedirles de ya no estar aparte, a no estar más separados, a no estar más divididos, con el fin de vivir en Verdad, la Luz de la Alegría, de la Esencia reencontrada.

Transparencia. Transparencia del mundo. Transparencia del Corazón. Transparencia de la mirada. Eleven la Vibración y la frecuencia. Aquélla que los lleva a la puerta de la Luz, para que feconde de nuevo en ustedes, el sentido de la Verdad, de la Alegría eterna de lo que Son. Escuchen, escucha el sonido del Despertar, el de la Transparencia, viniendo a liberar la apariencia, viniendo a liberar el sentido verdadero. El de la Luz Una donde ningún sufrimiento puede oponer alguna cosa a la Alegría y a la Verdad. Sólo queda Ser, en Verdad. Sólo queda acoger el sonido y la Verdad. Sólo queda manifestar la Transparencia. No hay ya nada que ocultar, no hay ya nada que encerrar ya que todo es liberado. Vuestro Corazón también se abre a la Verdad Cristo.

Hijos de Luz, Hijos del Uno, oigan la Vibración y el llamado que retransmito a ustedes. La llamada del Verbo y el Aliento de Vida, Unidos en el Uno y en el Fuego de KI-RIS-TI. Hijos de la Verdad, manifiesten lo que Son, vayan hacia vuestra Transparencia. Hora de resurrección. Hora de Verdad, en el Canto Unido de los Corazones Unificados y Liberados. Elevamos, juntos y con ustedes y en ustedes, a la Tierra. Resurrección y Ascensión. Extensión, al infinito, del Canto de la Vida, del Canto de vuestro Corazón donde nada puede ser detenido, donde todo es Verdad, donde todo es Alegría.

Entonces, Unidos en el mismo Canto, Unidos en el mismo silencio, el de la apariencia, desembocando en la Transparencia más total de la Luz y de la Alegría. El Corazón se levanta ya que la aurora del nuevo día les pide, por la señal de la Estrella vivir el retorno de la Estrella. Es la hora del Hijo pródigo, el que rememora la Eternidad y que olvida los tormentos del sufrimiento. Y que olvida el tormento de la apariencia. No hay ya nada que parecer. Todo debe transfigurarse. Todo debe traslucir, con el fin de sobrepasar todo velo y toda Ilusión.

Oigan la frecuencia del Uno que se extiende y se expande en el centro de vuestro Corazón, allí donde toca a la Puerta, el Espíritu de Verdad. Allí donde toca al Templo, el Corazón Cristo, desplegándoles en Unidad de eso que ustedes Son. Entonces hijos del Uno, sean el Uno y unidos. En la transparencia de los Corazones y de la Verdad, se despliega la nueva frecuencia, llamando a la Alegría y a la Eternidad. Llamando la Verdad, no a enderezarse sino a iluminar, lo que debe Ser, totalmente para que ninguna apariencia pueda subsistir. Para que ninguna Sombra pueda encerrar a quien sea y lo que sea ya que todo es liberado, por la Luz Una. Vibración Eterna e infinita.

Hijos, Hijos y Semillas de Estrellas. Es la hora de la Puerta: la hora es de la apertura. La hora llegó para ustedes de transportarse a la Transparencia, de transportarse a la Esencia y a la Verdad. En este momento se despliega la Gracia. Gracia de la llamada. Gracia de María. Gracia de la Luz. Gracia de vuestra Presencia, en el Corazón palpitante, en el Canto Unificado y Consagrado de todas las creaciones, reunidas en la Libertad y la Verdad. Niños, Hijos paridos, resucitados de la Verdad, resucitados del momento Eterno, más allá de todo tiempo, más allá de toda fuerza. Ya que el Amor no es la fuerza. Ya que el Amor es la Verdad Absoluta de los mundos y eso aparece en la Transparencia, poniendo fin a la apariencia de los sentidos, a la apariencia de la carne, ésta que ha estado comprimida. La hora vino de expandir la Alegría. La hora llegó de vivir. Entonces juntos encantados, cantemos el sonido del silencio, el de la Transparencia y de la Esencia. El del sentido, más allá de todo sentido.

Hijos, vibremos y elevemos. Transfiguración, Fuego y Alegría, en la misma tri-Unidad, abriendo la última Puerta, acogiendo el Espíritu de Fuego, acogiendo la Unidad. Que así sea porque eso Es y eso no puede esperar más. Ya que no hay espera que sea vana, en el Corazón y en la Esperanza. No de un mejor día sino de un nuevo día, llamando a la aurora de la Vibración de la Unidad por la señal de la Estrella. Resurrección. Hijos en la carne, la hora llegó de transfigurar la carne. La hora vino. La señal de la Estrella viene a pedirles realizar lo que son, en Transparencia. Abran las válvulas de la Alegría. Vibren al sonido de la nueva frecuencia. La Trompeta ha sonado. El Velo en los cielos como en el Corazón, va a abrirse liberando la Estrella y su Conciencia, en la Luz azul del Éter reencontrado, llamando el blanco y la Transparencia de vuestra Presencia. Todos juntos. Todos los que lo Vibran, estaremos en el mismo Canto, en la misma Presencia y en la misma Unidad.

Semillas de Estrellas, sueno el despertador. Sueno a la Puerta, para que abran la puerta de la Transparencia para que vuelvan a entrar en la Alegría, en el tiempo de la Eternidad, transportando este cuerpo o esta Conciencia, a los ámbitos de la Unidad, en la mansión del Eterno. Allí donde no existe ningún sufrimiento y ningún obstáculo, donde nada puede venir a oponer lo que sea, a la Verdad.

Entonces, es la hora de regocijarse de vuestro Despertar. Es la hora de transformarse, con el fin de transportarse en la nueva frecuencia, la de la vida Una. Canten, canten la Verdad, canten la Vibración de vuestro Corazón, el que por fin, no puede ya estar encerrado en los Velos de este mundo. Amados del Uno, niños del Uno. Vibración de vuestra propia Presencia, de vuestra última Reversión, llevándoles a vivir en el santuario del conjunto de la creación, más allá del santuario encerrando a la persona, enseñándoles que no tienen que ser una persona, sino el conjunto de la Creación. No hay ningún límite a la expansión de vuestra Verdad. No hay ningún límite a la expansión de vuestra Alegría. No hay ningún límite a la expansión del Corazón. Ya que son el Corazón. Juntos, unificamos nuestra Presencia, elevando la frecuencia de la apariencia a la Transparencia, de la Ilusión a la Verdad y a la Unidad. Despliegue. Alineación. Resurrección.

Esa es la llamada que se retransmitirá desde la Fuente Una, por la Reina de los Cielos, para que encuentren el lugar del Rey de la Eternidad que ustedes Son, como todo Ser y como toda Verdad. El Fuego del Amor y la Verdad viene a disolver toda apariencia, viene a disolver lo que no es eterno. Juntos, Unidos y liberados, elevemos la Frecuencia, haciendo pasar y pasando la Conciencia, de la Frecuencia cerrada a la Frecuencia abierta. La de la transparencia, penetrando el conjunto de las creaciones, el conjunto de las Dimensiones y el conjunto de los espacios. Allí donde todo es pleno, donde nada puede vaciarse ya que la Esencia de la creación es plenitud. Ustedes Son la plenitud del Amor y la Eternidad. Entonces, en el espacio de la Vibración, yo abro la transparencia del Verbo penetrando, cantando las alabanzas de la Unidad y la Verdad. Hijos y amados. Amores del Uno. Transparencia. Vibremos y elevemos.

... Efusión Vibratoria…

Soy URIEL, Ángel de la Presencia y Arcángel de la Reversión. Soy el Aliento y el Verbo. El mensajero de la Transparencia y de la Presencia, viniendo a realizar mi Presencia para que su Presencia se despliegue. Hijos del Uno, en el Amor del uno y en Presencia. Juntos, vivamos nuestra Transparencia. La de la Eternidad y la Alegría sin final y sin principio. Soy URIEL, Ángel de la Presencia y Arcángel de la Reversión, Vibrante en ustedes. La hora del Despertar de la Semilla de Estrella, a la puerta de las Estrellas.

... Efusión Vibratoria…

Silencio y majestad. La Estrella viene a despertar la Estrella.

... Efusión Vibratoria…

Soy URIEL, Ángel de la Presencia y Arcángel de la Reversión. Hijos de Luz, permanezco en ustedes en el Espacio de la vibración, en el Espacio del momento y en el Espacio infinito, el de vuestro Corazón palpitando al unísono de la Verdad. Alineación y Transparencia. Vengo en ustedes y despliego.

... Efusión Vibratoria…

Amor y Verdad. Permanezco en ustedes, en la Nave de Luz resonando con Jerusalém. En ustedes y con ustedes, en torno a ustedes. Libertad. Espacio de Alegría. Espacio de comunión en la alineación. URIEL se calla, en la Vibración de Su Presencia. A la siguiente. Juntos. Les saludo y les amo.

... Efusión Vibratoria…
24 de Agosto del 2011 AA. URIEL Autres Dimensions

Original en francés.

http://www.autresdimensions.com
Canalizado: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
Traducción: Odilia Rivera
http://mensajes-del-espiritu.blogspot.com
http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com



 24 de Agosto del 2011 AA. URIEL

http://www.yakitome.com/data/1458055779/yak_R6Jhw1Mv6jHbY0JnVZJlc1L_UH0OXxt5RtyMqxNAk58qYxLtFAJ9iN9wDBjCpta_DClD1qb3lSBfn791XWbLMQoL.mp3

Soy URIEL, Ángel dela Presencia y Arcángel de la Reversión. Bien amados niños de la Luz y bien amadas Semillas de Estrellas, juntos, en comunión y en Presencia, en la Vibración del Uno, en la Vibración de la Unidad y en el momento de Verdad, vamos a evocar y a vibrar el Canto de la Libertad. Aquél dónde los velos, los del encerramiento, se dislocan y desaparecen, con el fin de liberarlos. Ustedes son la Libertad, el velo se quema. Se quema y permite, entonces, al Alma y al Espíritu, ver la Verdad, en el frente a frente de Verdad, en el frente a frente del Uno, dónde todo aparece, en la Unidad. Y todo es Verdad, en este momento cercano y así cerca, y por lo tanto inscrito en el Templo de su Corazón. La hora ha llegado, de olvidar el olvido. La hora ha llegado, de recordar la Verdad. La hora ha llegado, de vivir la Libertad. Final de los velos, final del Velo, el que encerraba, en el tiempo donde la Ilusión invalidaba la Verdad. El tiempo de la densidad, el tiempo en que se asfixiaban en la prisión de carne, en la prisión de la Ilusión. Esto llega a su fin para que se abra el tiempo de la Verdad. Para que viva, en ustedes, el Espíritu de la Unidad.

El Canto de la Tierra y el Canto del Cielo se unen, en adelante, sobre la Tierra. Las Trompetas del Apocalipsis viniendo a aplastar los muros de la prisión, los muros del encerramiento y permitiendo al Velo quemarse por el Amor. En el Fuego de la Verdad. En el Fuego de la Unidad.En el Fuego de vuestra Presencia y de Su Presencia. En comunión. En Verdad. Este instante es próximo. Cercano de vuestro Corazón, cercano de vuestros ojos, cercano de vuestra vida, para que la verdadera vida no pueda ya jamar rodearse con los velos que encierran, limitando la verdadera Vida. La verdadera Vida Una (aquella que no conoce ninguna distancia, aquella que no conoce ningún límite) se despliega ahora, permitiendo entonces, a ustedes, Niños de las Estrellas, revivir la Estrella, la Luz que brilla en el Templo de la Verdad que es vuestro Corazón. Para que el cuerpo, el de la Luz eterna, se despierte para siempre y que, nunca más, esté encerrado en los restos de la ilusión, en el velo del encerramiento.

Niños de la Libertad, Niños de la Unidad, desplieguen las alas, las que vienen a poner fin y a rasgar el Velo, el último Velo, ese de la Ilusión. Ustedes son los Niños del Eterno. Son la Eternidad, en acción. Ustedes son la Eternidad, en Verdad. Ustedes son la Eternidad, y la Unidad. Entonces, el Velo no tiene ya razón de manifestar cualquier cosa, en esta Ilusión. El Fuego del Amor, Fuego de verdad y de Unidad, viene a quemar los últimos Velos, los que aislaban y encerraban el Alma y el Espíritu en la prisión de la carne, en la prisión de la Ilusión, en la prisión de las palabras, en la prisión de eso que permitía vivir encerrado. La hora ha llegado de vivir en la Libertad.

La hora ha llegado de cantar. Entonces, cuando se eleve el Canto de la Tierra (no en ciertos lugares), cuando se eleve el Canto del Cielo (tampoco en algunos lugares) pero sobre el conjunto de la Tierra, entonces, el momento habrá llegado de desplegar las alas. Entonces, los momentos habrán llegado de cerrar los ojos sobre la Ilusión y de abrirlos sobre la Verdad. La mirada del Éter, la mirada del Corazón amoroso, abriéndose a la Verdad, rasgando el último Velo impidiendo su despegue en los espacios de la Unidad. Niños, la hora ha llegado de parirse, ustedes mismos, de salir, con el fin de reentrar en la Eternidad. La hora ha llegado de cantar los Cantos de la alabanza. Aquellos que acompañan la llegada de los Angeles y Arcángeles, la llegada de la Unidad y la llegada del Fuego. Aquél que libera y que es una caricia que viene a lamer cualquier parcela de este cuerpo, viniendo a abarcar el Alma, en un Fuego de Amor, en el Fuego de la Unidad. Permitiéndoles entonces ir del otro lado del Velo, allí donde todo no es más que Belleza, allí donde todo no es más que Verdad, allí donde vive la Unidad, allí donde vive el conjunto de la Creación. No habrá ya jamás el velo de separación.

La hora ha llegado de quemar. La hora ha llegado de Amar, en totalidad y en Verdad. La hora ha llegado de no morir y de no renacer. La hora ha llegado de la continuidad de la Vida, de la continuidad del Amor, donde ningún espacio de odio, donde ningún espacio separado, pueden interferir con el Canto del Amor. El tiempo ha llegado. El tiempo vino. El de la unión a la Libertad, el de la unión a la Verdad. El de la unión al Uno ya que son el Uno, en despliegue, y son el Uno en fusión. Fusión de Verdad, en el Corazón amoroso, donde ningún otro Corazón puede existir que el Corazón unido del Uno. Ustedes son eso. Entonces, el Velo que quema no es otro que el recuerdo del pasado. El Velo que quema no es otro que el recuerdo de una encarnación donde el sufrimiento ha impedido alzar vuelo al Corazón, alzar vuelo a la Verdad. La hora ha llegado de establecerse en el Canto del Uno. Canto de Verdad. Canto de éxtasis. Allí donde el Velo no puede resistir, allí donde el Velo no puede perdurar.

Niños del Uno, canten las alabanzas del Uno. Canten las alabanzas del Corazón Unido.Corazón Unido, en El. Corazón Unido, en Ella. Es decir, en ustedes, reunidos en la Unidad de la Vibración, en la Unidad de la Vida donde ninguna vida puede estar alejada, donde todo es comulgante, donde todo está comunicando, donde todo está conectado y Libre, en totalidad.Entonces, desplieguen las alas. Desplieguen las alas de su despegue. Aquel que rompe el último Velo tenue del miedo. Aquel que les impide vivir la Alegría de la Eternidad, desde ahora.Escuchen el Canto de la Tierra, los que oyen, en ustedes, pero que muy pronto resonará a nivel de la Tierra, a nivel del cosmos, poniendo fin al Velo aislante, poniéndolos de manifiesto en el santo de los santos. El de la Verdad Una y de la Luz Una. Niños de Libertad, van a reaparecer a la Verdad. Van a renacer en la Eternidad. Van a renacer a eso que ustedes Son, mucho antes de que los Velos desaparezcan, mucho antes que los Velos no los atrapen en el seno de este mundo. Ya que ustedes Están, bien mas allá de todo encerramiento. Ya que están, bien mas allá de todo Velo. Están más allá ya que Son el Fuego, ya que Son el Espíritu. El de Verdad, el de Unidad, que solo habla y canta el Canto del Amor, el Canto de la Verdad. Niños, la hora ha llegado. Abran el Velo. Vean mas allá de lo que sus ojos ven. Vean eso que el Corazón les dice.Vean eso que la Conciencia les dicta. Vean lo que la Conciencia canta como llamado a vuestra Libertad, a vuestra Liberación, al Amor, a la Unidad y a la Verdad.

La hora ha llegado de recorrer la Vía, la del despegue que los aleja de los Velos. Aquella que, al desplegar las alas, viene a quemar la Libertad del encerramiento. No están más encerrados. Son libres. No habrá más libertad que la de la Libertad infinita. Más cuestión de vivir cualquier reacción ya que son la Gracia de la Eternidad. No existe más que la Gracia. No Está más que la Gracia. Este mundo ha sido privado. Encuentra ahora el tiempo de la Gracia, el tiempo de la Unidad, el tiempo del Fuego. Aquel que canta, en lo alto de los Cielos y en lo más profundo de la Tierra y en lo más profundo del Ser, el Corazón que se abre, Liberado de su encerramiento, abriendo las alas del despegue, de la Vía, de la Verdad. Ustedes son la Vida, palpitando sin ningún freno, palpitando sin ningún final, sin ninguna noche, con el fin de vivir la Luz eterna de los mundos, los del Amor regenerado, revelado y desplegado. A cada tiempo, a cada respiración, a cada extremo, a cada centro, sean, Niños, eso que Son.

Mas nada viene a impedir el acceso a la Gracia. El anuncio se hará pronto, en los espacios Interiores como en el espacio de la Tierra y en los intersticios de la Tierra. Ningún lugar podrá ignorar el Canto de la Unidad. Ningún lugar podrá sustraerse del Soplo de la Libertad. Ningún Velo podrá perdurar, en ustedes, como en este mundo. Todos los Velos de la Ilusión (vínculos terribles del encerramiento) serán disueltos por la Gracia del Uno, por la Gracia de vuestro despertar y de su despegue. El regreso de Cristo (anunciado y tan esperado), desplegándose, no solamente en el Éter sino sobre la Tierra de este Cielo, sobre el Cielo de esta Tierra, permitiendo cantar la alegría de la vida, la alegría del Uno. Entonces, ¿qué esperan para abrir las válvulas? ¿Para abrir el Corazón, para abrir el Amor, para abrirse a la Verdad? No hay nada que temer ya que ¿qué había que temer, en la Unidad? ¿Que habría que temer en la Alegría, donde todo es Alegría, donde todo es Uno, donde todo es Verdad? Solo el Velo debe temerse. Ese que va a quemar. Los últimos Velos del infierno, los Velos de la Ilusión, obligándolos, reduciéndolos más abajo que la propia Tierra, imponiéndoles eso que no es vuestra Esencia, eso que no es vuestra naturaleza.

Entonces, Niños del Uno, en el Espacio de nuestra comunión, en el Espacio de nuestra Presencia, en el Espacio de la Verdad Una y Unificada, Ahora, Aquí, como por todas partes (en los otros tiempos y en los otros espacios, en los otros lugares fuera de esta Tierra y fuera de este sistema solar), el conjunto de la Unidad vuelve a cantar el Canto de vuestra Libertad. Ya que la hora ha llegado de Ser Liberada, la hora ha llegado de vivir la Alegría. Está allí, al alcance de su Corazón. Está allí, en su Corazón. Es tiempo de vivir el Corazón. Es tiempo de vivir el Uno. Es tiempo de vivir la promesa. Es tiempo de retirar y quitar todos los Velos. Los del sufrimiento, los de la Ilusión, los de la enfermedad, los de eso que ustedes creen ser, en esta persona., Es tiempo de abrirse al Espíritu de Verdad ya que, en el Espíritu de Verdad, ningún Velo puede deslustrar el resplandor de la Luz Una. Ningún velo puede separar la Luz Una. Ningún velo puede impedir la Alegría de Ser, en todo espacio, en todo lugar y en toda Dimensión. Eso es vuestra Esencia. Eso es vuestro espacio.

El conjunto del universo, el conjunto de los universos y de los Multiversos, espera vuestra Presencia y espera vuestra Verdad, con fin de nacer, en la Alegría y en la Verdad. La hora ha llegado de no creer más a cualquier Velo que sea. La hora ha llegado de no creer más a cualquiera opacidad que sea. Ya que el Espíritu está Libre. Ya que el Alma está Libre, si ella se vuelve hacia el Espíritu. La hora ha llegado, Consciencias Amadas, Amigas del Amor (ya que Amor ustedes mismas), de vivir la Verdad. Entonces, en el Espacio de comunión, en vuestro Corazón, a cada soplo y a cada inspiración, a cada expiración, viven el soplo permanente del Espíritu, el soplo de la Verdad. Espacio de comunión.

... Efusión Vibratoria...

Yo URIEL, que he abierto vuestra boca, les pido ahora de abrir las alas a fin de desplegar el espacio de la Unidad. Conciencia Una, niños de la Alegría e Himno (IM) a la Alegría, escuchen el Canto. Ahora. Llega por todas partes, no está localizado en ningún espacio, ya que es el Espacio. No viene de otra parte, ya que está en ustedes, inscrito en el despertar a su Eternidad, y desde toda Eternidad. No podría ser diferente. Eso duró bastante, en el tiempo de la Ilusión. Es hora, ahora, de vivir lo que no durará ya jamás: un tiempo limitado pero que será el lapso de tiempo, Infinito y Eterno de vuestra Presencia, en las esferas de la Alegría y de la comunión.

Niños del Uno, Unificados, vivamos la Presencia y la comunión. Vivamos el Canto. Vivamos el fin de los Velos. Quememos, juntos, en el soplo del Espíritu, las alas desplegadas. En el Fuego del corazón que se extiende sobre la Tierra. En el Fuego del Sol viniendo a desposar la Tierra.La hora ha llegado de observar la Estrella. La hora ha llegado, de la Estrella, que anuncia la Estrella. La hora ha llegado de ver la Verdad, en el cara a cara de la mordedura del Fuego del Amor que no aprisiona pero que libera. Rompiendo las cadenas y los velos, permitiéndoles volar en la Verdad.

Tiempo del despegue. Tiempo del Despertar. El tiempo ha llegado. Comulguemos a la Libertad.Comulguemos a la Presencia. Comulguemos a la Fuente, en el Corazón a Corazón infinito de la relación. En el Corazón infinito, del Amor infinito. En el Corazón infinito, existiendo de Corazón a Corazón, donde todo es Vibrante. En el mismo canto y en la misma frecuencia, donde nada ya puede estar separado. La hora ha llegado de quemar los Velos: El Sol se esfuerza. La hora ha llegado de quemar los Velos: vuestras alas se esfuerzan. La hora ha llegado de elevar el Corazón en el Fuego del Amor. La hora ha llegado de comulgar en nuestra Presencia. La hora ha llegado de estar Presentes en nuestra comunión. La hora ha llegado de vivir la Presencia y la comunión.

Entonces, juntos, en el espacio sin velo. Entonces, en ese tiempo, Aquí, vivamos, juntos, privados de todo Velo, el despegue, el despertar, de la Consciencia Una. Comunión. Presencia y Apertura. En el silencio de este mundo (que pronto, se hará, a pesar del estrépito), aparecerá lo Pleno, aparecerá la Belleza, eso que ustedes Son. El Corazón amante y palpitante de la creación, de la Luz blanca Una, toda de suavidad y toda de Fuego. Ella que viene a abrazarlos en el Fuego del Amor, abrazarlos en el Fuego de la Unidad. Niños, comulguemos ahora y siempre.
...Efusión Vibratoria...

Entonces, en el último soplo del encerramiento, se abrirá el soplo del Fuego, Eterno. El de la brasa permanente que viene a, por su suavidad, encenderles y colmarles de la Gracia del Amor. De la Gracia de la Verdad. De la comunión perpetua y Eterna. De la Alegría del Amor. De la Alegría de la Verdad. De la Alegría de la Vida, sin Velo. De la Alegría de la vida, sin ninguna Ilusión. Espacio de comunión, repitiéndose ad infinitum. Más allá de todo tiempo y de todo espacio. En todo tiempo y en todo espacio. En todo momento y en todo espacio. A cada soplo, cada inspiración y exhalación de la Luz, sólo hay un tiempo: el mismo tiempo. Dónde nada puede distinguirse. Dónde todo es vida. Dónde todo es Conciencia. Momento de Verdad, permitiendo al velo ya no ser, con el fin de ya no estar velados. Con el fin de estar en la rectitud y en la Verdad de la Unidad. Niños, abran la boca, abran el Corazón, abran ya que el mundo se abre, ya que la Tierra se abre. La hora de la Entrega es cercana. Está en ustedes, de toda Eternidad. Hay exactamente que recordar, por la Luz Una depositándose en su Templo, por la promesa revelada, por la promesa despertada. Cristo les pide, uno a uno, vivir la Gracia y la Alegría de Su Presencia. La Gracia y la alegría de la Liberación y la Libertad. Niños, paridos por fin, en la Presencia una. Himno a la Alegría, himno a la Verdad. Saludo de la Alegría y la Verdad, en la comunión y la Presencia.
...Efusión Vibratoria...

No hay ya nada que encerrar. No hay ya nada que ocultar. No hay ya nada que temer. Hay exactamente que escuchar. Aquí. Hay exactamente que ser. Aquí. Hay exactamente que dejar Ser la Luz que toca a la puerta. La Luz que sólo pide ser su residencia ya que lo es. Niños, abran. Comulguen en nuestra comunión. Presentes en nuestra Presencia. Aquí. Entonces, la Unidad será la única Verdad. Entonces, el Amor será la única naturaleza. Entonces, la Luz será el único apoyo del Amor y la Verdad ya que eso es su naturaleza. Espacio de comunión, en el silencio de mis palabras, y la plenitud de mi Presencia. En el silencio de los velos disueltos, y en la plenitud de su Corazón que se abre. Juntos. Unidos y Libres. Vivamos el Fuego del Amor. Presencia y comunión. Alegría, Gracia y Fuego.
...Efusión Vibratoria...

Eternidad.
...Efusión Vibratoria...

Amados del Amor.
...Efusión Vibratoria...

Yo soy URIEL pero soy también cada uno de ustedes. Soy la Fuente. Soy el Canto de la Alegría, el Canto de la Verdad. Unidos en la Luz blanca de vuestra Presencia en Cristo, en Verdad.Fuego, Bendición permanente. Bendición de la Alegría. Aquí. Unidad, comunión.

...Efusión Vibratoria...

Yo soy URIEL, soy ustedes. Soy CRISTO – MIGUEL. Soy Uno. Somos Uno, en la comunión de la Presencia, desde ahora.

...Efusión Vibratoria...

Vivamos y celebremos.

...Efusión Vibratoria...

Celebremos el Amor.

...Efusión Vibratoria...

Somos URIEL. Somos la Presencia y somos la unión y la Unidad. Somos la Consciencia Una del Amor. Somos la Fuente. Somos la Eternidad. Somos la Alegría.

...Efusión Vibratoria...

Uriel es la comunión de nuestras Presencias. Persistamos y permanezcamos en el tiempo de la Luz Una, de la Merkabah colectiva, en algunos momentos. Por la Gracia del Amor, y en la Gracia del Amor. A continuación.

...Efusión Vibratoria...

21 de Agosto del 2011 AA. URIEL Autres Dimensions

Original en francés
Canalizado por: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
Traducción: Hedyn Núñez.


Para escuchar el audio haz clic aquí

http://www.yakitome.com/data/1458055779/yak_cWgFrEub21RVnJy_sIOHQv970YLeihOXTIt9dJUiWKsP6k8Yp93Gb2lnP0ZiNi3w9WAzTxrh8yborb24lNIRasdqf8IlJY.mp3

Soy URIEL, Ángel de la Presencia y Arcángel de la Reversión. Bien amados Hijos de la Ley de Uno, en Presencia, los unos y los otros, comulguemos.

… Efusión Vibratoria…

Bien amados Hijos de la Luz, bien amados Mensajeros de la Luz, como Ángel de la Presencia, del Pasaje, como Mensajero de la nueva Alianza, viniendo a realizar la última Reversión y el último Pasaje, vengo a ustedes, en la Vibración de la Presencia y vuestra Presencia, en la Vibración de mi Esencia y de vuestra Esencia, reunidos en el mismo espacio y el mismo tiempo, en la misma Vibración, en la misma comunión, a fin que el mensaje de la Luz se transforme, en vuestra Conciencia y en vuestra Presencia, en Mensajeros de la Luz.

Hijos de la Ley de Uno e Hijos de la Luz, paridos en la Verdad, el momento y el tiempo que se despliega es en el cual ustedes mismos se anuncian, por vuestra Presencia silenciosa, amante y radiante, en la comunión con vuestra Esencia. Pasaron a ser, y pasarán a ser, Mensajero de la Luz, el que aporta la Buena Nueva, el que aporta la luz en las Tinieblas. Cualesquiera que sean las Tinieblas, la Luz viene a alumbrar, y ustedes son por lo tanto, Luces, Alumbrando por la Luz Una, en la Vibración Una, en la ronda de los Arcángeles presentes en vuestro Templo y en la ronda de vuestro Corazón, en la Vibración y la Esencia Una, del Corazón Cristificado, del Corazón despierto. Vibrando al unísono del Sol, vibrante al unísono de la Presencia, al unísono del MANANTIAL-FUENTE, reconectada y revivificada, en comunión, en ustedes y por ustedes, en este mundo donde están vivos. Lleven la palabra, la del Silencio, la del Templo, la del Corazón, que no necesita palabras ya que el Verbo se convierte en Su respiración, ya que el Verbo se convierte en Presencia, ya que el Verbo se vuelve inmanencia.

El mensaje se convierte en Mensajero. El Mensajero es el que transporta, transportando él mismo la Gracia y la Unidad, se convierte en Alumbrador, no por voluntad, no por decisión, sino por Abandono, don de sí mismo a la Luz Una, don de sí al Sí Uno, don de sí al Uno, con el fin ser el Uno, vivificado en la Esencia de la Vibración de la comunión, vivificado en la Esencia del Uno. Juntos en la comunión, en este espacio y en este instante, yo anuncio, en ustedes, bien amados Mensajeros de la Luz, a la Luz Una, de retorno en medio de las Tinieblas, en totalidad. Vibración Cristo, extendiéndose y unificándose, unificando el plan, unificando la Vida, en el mismo sentido, en la misma Esencia de la comunión del Uno al Uno, de cada Uno a cada Uno.

Hijos del Uno, amados del Uno, la hora es del Amor, la hora de la Alegría, de la Revelación y de la Presencia. En comunión, abramos las puertas, ustedes y yo, en la misma Unidad y en la misma Conciencia, en la misma Vibración Una de la Esencia alerta y despierta. Hijos Uno, paridos. La hora ha llegado, no de cantar, no de escuchar sino, mucho más que eso, resonar en la comunión de vuestra Presencia, de resonar en CRISTO, de resonar en Alegría, de resonar en Verdad. Eso hace de ustedes, Mensajeros del Momento, Mensajeros de Aquí, Mensajeros de la Luz, Luz revelada, Luz develada en la rasgadura de la trama del tiempo. En el rasgadura de la trama de este espacio, se abre el espacio Infinito dónde no existe ningún lugar en que la Luz esté ausente, dónde la Luz se extinga. Poniendo fin a las Tinieblas, poniendo fin a su duplicado, poniendo fin a lo que no es.

Entonces, atrévanse. Atrévanse a ser Comunión y Presencia, Verdad, Vía y Vida, en el mismo sentido y en la misma Esencia, en la misma Vibración de vuestra Presencia. Llamen al Ángel de la Presencia ya que son la Presencia. Descubran el Ángel que es vuestra Presencia, más allá de lo humano, transfigurado por la Presencia y por la Luz Una. Abriendo las alas, las de la Resurrección. Abriendo las alas, las del Despegue. Abriéndose al Espíritu. Espíritu de Unidad. Espíritu de Comunión. Espíritu de Verdad. Entonces, juntos, aquí y en otras partes, comulguemos. Comulguemos en Manantial-Fuente, ya que el Manantial es Uno.

Mensajeros del Uno, mensaje del Uno, es la hora de los reencuentros, es la hora de la Unión por la Comunión. La hora está en la resonancia del Canto de Alegría que no debe ya escucharse, que no debe ya oírse sino vivirse. Ya que ustedes son el Canto, ya que son la Presencia, ya que ustedes son lo que oyen. El sonido es vuestra Vibración. La Esencia es vuestro sonido. Entonces, Hijos del Uno, Mensajeros de la Luz y la Vibración, acojamos el Verbo de la Comunión, acojamos la Palabra, no de arena sino la Palabra de Luz, viniendo a convocar a los Seres de Luz, viniendo a comulgarlos en su Libertad, viniendo a abrir el Mensaje y el Mensajero.

Hijos, la hora es ahora, la hora está aquí, la hora de la nueva Vida, la nueva Fundación, de la nueva Alianza, de la nueva Verdad que no sufre ninguna ausencia, que no sufre ninguna Sombra, poniendo fin a las Tinieblas de la Ilusión, poniendo fin a la esperanza. Ya que no hay nada que esperar. Ya que todo llegó. Ya que todo se revela. Niños del Uno, Mensajeros de la Luz, Mensajeros del Sonido, Mensajeros del silencio, la Vía, la Verdad y la Vida, juntos, comulgan. Juntos, elevemos nuestra Vibración en la comunión de los Santos, en la comunión del Uno, en la comunión de la Esencia. En Verdad, la hora ha venido. En Verdad, el momento es ahora. En verdad, todo pasa aquí, en el centro de vuestra Esencia, en la comunión de cada uno.

Yo, Ángel de la Presencia, presente en ustedes, comulgante en ustedes, tomando vuestra comunión para hacerla Una y total. Espacio de Alegría. Espacio de Libertad. El Mensajero de Luz es Alegría. El Mensajero de Luz es Verdad. Es el Hijo del Uno, revelado a Sí mismo. Es el Hijo del Uno, aceptando dejar las Tinieblas. Es el Hijo del Uno, aceptando comulgar la Alegría, al Manantial y a la Verdad. Entonces, juntos, de Mensaje a Mensajero, de Mensajero a Mensaje, el Ángel URIEL comulgando vuestra Presencia, por su Presencia, en ustedes y en vuestra Vibración. Juntos, elevemos el Canto del silencio, el de la Unidad, el de la Verdad. Juntos, estamos en comunión. Entonces, en este espacio donde todo es Uno, y donde todo es Alegría, y donde todo es Verdad, juntos, recibamos al Mensajero y el Mensaje. Juntos, nosotros acogemos, los unos y los otros, en el mismo sonido, en la misma consagración, en la misma Esencia.

Alégrense ya que la hora no es de la esperanza, ya que la hora no es de la espera, ya que es la hora de vivir HIC y NUNC, la comunión de Su Presencia, la comunión de la nueva Alianza. Nueva Eucaristía dónde nada puede interponerse, dónde nada puede alterar la comunión, en la Unidad. Vibremos. Alianza de Fuego. Vibremos. Alianza de Paz. Alianza de Libertad. Alianza del Mensaje y el Mensajero, en la misma dirección, en el Uno, en la Vibración Unificada del conjunto de los Mundos, del conjunto de las Conciencias, conectadas e interconectadas en la Libertad más total. He aquí el Mensaje de la Luz. He aquí el Mensajero de la Luz. Sólo a vivir en la transparencia: transparencia de la Alegría, transparencia de la Esencia, transparencia de la comunión. Alianza de Fuego sellando la Libertad encontrada, en el mismo Aliento, en el mismo Verbo, en el mismo silencio y en el mismo sonido.

Hijos paridos, Mensajeros de la Unidad, Mensajeros de Verdad, abramos, abramos las alas a Su retorno. Abramos las alas al Llamado del Mensajero. Solamente Vibrar, solamente Ser, sólo acoger y comulgar. Entonces, Hijos del Uno, vibremos juntos la Vibración del Mensajero y la Vibración del Mensaje. Sembradores, sembrando, habiendo sembrado y cosechado el fruto de la Verdad y de la Unidad.

Alianza de Fuego. Alianza de Amor. Alianza de Libertad. Comulguemos. En Presencia. El Mensaje no es nada más que vuestra Presencia, en comunión. El Mensaje no es nada más que vuestra Presencia, en Vibración. El Mensaje no es nada más que el relámpago de vuestra Presencia, que el Fuego de vuestro Corazón, que el Fuego de vuestro Templo, que el Fuego de vuestras células cantando la Resurrección del Espíritu. Comulguemos. Mensajeros de la Ley de Uno, Mensajeros de la Gracia, el Mensaje es la Gracia. El Mensaje es la resonancia de vuestra Presencia. Mensaje y Mensajeros de la Alegría y la transparencia, abran, ábranse como Él se abre a ustedes. Irradien, no cualquier voluntad, irradien simplemente en la Alegría de vuestra Esencia, con el fin de establecer la comunión.

De cuerpo a cuerpo, de alma a alma y, sobre todo, de Espíritu a Espíritu, reunificada y liberada la tri-Unidad. Reunificada y liberada, la nueva Alianza, se despliega en este mundo. HIC y NUNC. Ustedes son los testigos, Mensajeros del Uno, Ancladores y Sembradores de Luz. Son los cosechadores. Son el fruto. Son el fruto de la Verdad, de la Vibración y de la Alianza. Ya que la Arca de la alianza se despliega ahora sobre la Tierra y nadie puede cerrar su Corazón al Arca de la alianza. Y nadie puede cerrar su Corazón al Fuego del Espíritu de Verdad. Y nadie puede cerrarse a lo ardiente del Mensaje y a lo ardiente del Mensajero. Presencia y comunión. Alianza de Fuego. Alianza de Vida. Alianza en CRISTO. Mensaje y Mensajero. Hijos del Uno, juntos re-comulguemos, en la misma Esencia, en la misma Presencia, en el mismo Silencio, en la misma Alegría, en la misma Conciencia.

… Efusión Vibratoria…

Hijos de la Luz, Mensajeros de la Luz, ustedes son la comunión, ustedes son la Presencia. Abran las alas al Mensajero de la Paloma. Abran las alas al Mensajero del Sol. Abran las alas al Mensaje de vuestro Corazón. Abran las alas a la Paz y a la Alegría. Comulguemos.

Nueva Alianza. Arca de la alianza. Arca de Fuego. Como una nave de Luz unificada, elevándose en los cielos de vuestro Templo Interior, de la comunión y de la Presencia.

Mensajeros de la Luz, donde el Mensaje de la Luz sólo es la Vibración de Alegría, Vibración de Paz y apaciguamiento, donde nada de lo que viene de las Tinieblas puede ofender ni alterar lo que es Verdadero. Entonces, abramos la Puerta y despleguemos las alas de la Libertad: las de la comunión y las del Fuego, del Amor Vibral, de la Luz Una. Comunión de los mundos. Comunión de las Dimensiones. Comunión de los Cantos de la Alegría del Uno. En Su Alegría, que es vuestra Alegría. En Su Paz, que es vuestra Paz. Mensajeros de Luz, ábranse a vuestra propia Presencia. Déjense poseer por lo que vuelve Libre, la Luz Una, en el Abandono y el don dónde todo se da y nada se toma. Ya que todo es don, en el seno de la Luz. Ya que todo se da. Ya que la vida es Una. Comulguemos aún. HIC y NUNC, en la Vibración del Uno.

Mensajeros, quienes entregan el Mensaje y liberan la Vida, de la muerte que es Ilusión. Dancemos la ronda del Espíritu, la de la comunión de los Santos. Acojamos la Gracia, acogemos el Fuego. Fuego de la Gracia. Fuego de la Libertad. Fuego del Amor resucitado. Mensajeros del Uno, la Luz es el Mensaje ya que ella es Todo. Entonces, vivamos e instalemos, HIC y NUNC: la comunión perpetua de la Libertad. Vivamos la comunión eterna, al Sol, a CRISTO y en el conjunto de los mundos viviendo la Vida de la Libertad y la Vida de Amor, que es la única Vida. He aquí el Mensaje. Para cada Mensajero.

Bien amadas Semillas de Estrellas, lo que se sembró y lo que brotó es la Alegría del Amor. La flor eterna de la Belleza de la Presencia. La flor eterna de la Belleza de la Libertad. La flor eterna de la ronda del Uno. La flor de la comunión, cuyo color, a ninguna otra se parece, abriéndose en cada respiración de vuestro tiempo y vuestro Templo, reunificando, y Liberando.

Soy URIEL, Mensajero del Uno. Ustedes son el Amor, Mensajeros del MANANTIAL-FUENTE. Nuestro punto común es lo que nos libera y nos reúne. Vibración de la Presencia, Vibración de la Luz Una. Bien amados Mensajeros, yo grabo, en ustedes, el tiempo de nuestra Presencia común, el sentido de la comunión y la Esencia de la Vibración. Nueva Eucaristía de la Alegría, de la Redención, dónde nada puede ser ya sufrimiento, dónde nada puede ser ya Sombra, donde todo es Alegría, Presencia y comunión. Yo soy URIEL, Ángel y Mensajero. En comunión, no formamos más que una Vibración con el fin de aportar la bendición del Uno, a vuestro Mensaje y vuestra Vibración, esa del Mensajero de la Luz, animando, en ustedes, la Esencia CRISTO de la Alegría, de la Paz y, sobre todo, de la Vía y la Verdad, a fin que la Vida eterna sea vuestra Morada.

Mensajeros de la Luz, yo os bendigo ya que ustedes son benditos. Yo les amo ya que son el Amor. El Fuego del Amor despliega las alas. El Fuego del Amor finaliza el Templo que se construyó, en el secreto de vuestra alma y vuestro Espíritu. En este Templo, que es vuestro cuerpo, pasa a ser la Gracia de vuestra Presencia magnificada y Unificada. Mensajeros de la Luz, atrévanse a ser la Alegría, ya que esa es vuestra naturaleza. Abran el Corazón, abran los ojos a la Verdad. Comunión y Presencia.

... Efusión Vibratoria…

Soy URIEL, Mensajero expidiendo el Mensaje, dando la antorcha a cada uno de ustedes, para que la Luz brille en las Tinieblas, para que cada antorcha y cada Mensajero pueda comulgar en el conjunto de los Unos, reunidos en la Libertad, en el Fuego del Espíritu y el Fuego de la Verdad. Entonces, en el silencio de mis palabras y en la plenitud de mi Conciencia, que es vuestra, instalémonos en nuestra comunión. Allí, está el Mensaje. Allí, están los Mensajeros. Allí, están la Luz y la Vida. Comunión.

Permaneceré en el espacio de alineación, en el mismo estado de comunión que el vuestro. El Mensajero ha dado. El Mensajero ha abierto el Libro de Vida, el vuestro. Entonces, URIEL les saluda y le les ama. Comunión, antes de la alineación.

... Efusión Vibratoria…

URIEL les saluda y va a establecerse en ustedes, en alineación, llegado el momento. A la próxima.

10 de Agosto del 2011 AA. URIEL Autres Dimensions

www.autresdimensions.com
Canalizado: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Veronique Loriot
Traducción: Hedyn Núñez
http://mensajes-del-espiritu.blogspot.com
http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com

para escuchar el audio haz click aqui

http://www.yakitome.com/data/1458055779/yak_pNR2dMHjwV4ytMkp9Or5lIJfyPdzhIoXj3_1OQAS2m84NgqtMroK93oD00NW2m8lkhLsKoUzabpkvNemOz5XYVEZ4qdJOg.mp3

Yo soy el Arcángel Uriel. Amados Hijos de la Ley de Uno, que el Fuego del Amor inunde vuestro Corazón. Vengo por mi Presencia en vuestra Presencia en este espacio y en este tiempo, a través de palabras y a través de las Vibraciones a expresar y manifestar en el seno de vuestras Presencias a ustedes mismos, eso que es la Vibración del Verbo y el Fuego del Amor. Yo soy el Arcángel que termina los Ciclos. Yo soy el Arcángel, que permite los pasajes. Yo soy el que devela el nuevo Evangelio. Yo en ustedes, Presencia. Presencia más allá del límite. Yo soy el Arcángel, que establece y regula el pasaje y la reversión situado en el seno de los mundos, como en vuestra Presencia. Yo soy la sílaba Sagrada IS, devolviendo en Vibración, a IS-IS, Creación. Aliento y Fuego. Yo abro la boca a fin de que el Verbo se manifieste.

Abro la boca para que el Fuego se manifieste, el Fuego Aliento, Fuego del Verbo, Fuego del Espíritu, Creación en la Presencia, pasaje de lo limitado a lo Ilimitado, acompañando la transición de la palabra al verbo, realizando la frase "Bereschit bara Elohim Et Hashamayim Ve'et Ha'arets", traducido por Juan, el Amado como el Espíritu de la Fuente, Padre / Madre / Uno, flotando y mirándose, reflejado sobre las aguas. Aguas del Misterio Im, lugar de la reversión, pasaje del Misterio a la manifestación, por el poder del Verbo. Vibración del Fuego y del Aire, permitiendo que la Palabra exprese el Corazón y no la cabeza. Por la Gracia de dos de los Cuatro Vivientes, Hayoth Ha Kodesh del Fuego y del Aire, presentes en vuestro Aliento y en vuestra Presencia por el Aire y el Fuego, existentes, preparando para ser y a vivir en la Vibración de Unidad, en la Vibración del Uno, en el seno del Verbo, que unifica, del bálsamo del Espíritu consumiendo eso que no es el Uno.

Por mi Presencia en vuestra Presencia, yo reavivo, por el Aliento, el despertar y la abertura de la boca, permitiendo la absorción (en lo que ustedes son) de la Luz, cumpliendo así el juramento de la Fuente de develarles y revelarles a ustedes mismos, retornándolos a la Unidad y al Êtreté, separando lo que es verdad de lo que es falso, en absoluto y totalidad. Yo soy Presencia, haciendo que viva por el Fuego y el Aliento, el "Yo Soy el que Soy", "Ehie Asher Ehie, establecida por el Señor Metatrón permitiendo a ustedes, en el seno del Cónclave, establecerse en la Vibración del Corazón. Fuego de vuestra Presencia a ustedes mismos, por la gracia del Verbo, por la gracia del Uno. Misterio revelado. Unidad. Vibración.

Alegría de la eternidad reencontrada, manifestada y Vibrada. Sublimación. Eterización. Transformación. Presencia. Para volverse hacia uno mismo, para entrar a Si mismo, salir de la Ilusión. Pasaje. Libertad y Liberación. Transformación. El Verbo es Vibración al centro. El Centro del Corazón inmóvil y movimiento perforando las Dimensiones, atravesando los mundos, los universos, Hijos de la Unidad (y UNO ustedes mismos) Por vuestra Presencia revelada. Coronación. Finalización de la División. La Unidad es Vibración. Presencia en le seno de la Unidad. Fin de la separación. Gloria del Coronamiento.

Yo soy Uriel. En el seno de la Presencia, yo estoy en ustedes, por el Verbo y la Vibración en la Corona. Rueda en la Rueda. Pasaje de la Cruz. Retorno del Único enviado. Hijo del Uno. Conjunción y reunión, por la Vibración del Verbo y del Fuego, animado en el Aliento. Eternidad. Presencia. Instante Eterno donde todo es claro, donde todo se vuelve Visión revelación del Êtreté. Pasaje por la Presencia en la Vibración del Fuego, del Corazón al Êtreté (Ser Trascendente). Eternidad viviente, nuevos encuentros y fiestas, en ustedes y nosotros, por el milagro del Uno. Vibrar y vivir. Ya no existir; Ser, por la Gracia de la Presencia, por la Gracia del Uno. Alquimia del Fuego, alquimia del Aire, manifestada por la Gracia del Agua y de la Tierra. Vibración. Sonido y Música del Uno. Sonido y Música del Corazón Verbo.

Alquimia creativa del Verbo. Presencia al unísono. Nosotros, Arcángeles, y ustedes convirtiéndose en Ser, no estamos separados que por el velo de la Ilusión. Nuestra Presencia radiante se aproxima a vuestro Templo, vuestro Templo se abre a Ki-Ris-Ti. Vibración del Éter. Unidad. Poder del Uno, creado en el seno de Al-Im o El-O-Im. Resonancia de filiación. Filiación a la Luz y a la Unidad. Filiación a la Verdad, más allá de la máscara, mucho más allá de la Ilusión, centrados en la Verdad. Abrir la boca, pasaje a la Unidad, vuestra Unidad. Vibración unificadora. Revelación de la Fuente. Hijos de la Fuente y Fuentes de la Fuente. Semillas de Eternidad, de Estrellas. Presencia, Vibración. Presencia en el Fuego, Fuego esculpido y forjado, todo revelando la perfección de vuestro Ser. Presencia. Unidad. Verdad. Fuego del Corazón.


Nuevas fundaciones se establecen. Un nuevo impulso se abre. En la Presencia, vuestra naturaleza ígnea se revela: Ser de Fuego al interior del carro de Fuego. Vibración. Luz Una, indefectible e indivisible, no separada, unificada y unificando. Presencia revelada del Espíritu que eres tú, Nosotros y Ustedes. Fuego suprimiendo la Ilusión de la separación, Fuego unificando en el Templo del Corazón, coronación, Presencia Ki-Ris-Ti. Queridos niños, engendrados y recreados, en Eternidad, por el Fuego, por el Amor, por la verdad incluida en la Luz. Vibración. Juntos, muy pronto unidos, muy pronto revelados. Preparación en el silencio exterior y la música de Gloria Interior. Reversión. Verbo.

Comprender, por la resonancia de la Vibración, no por la imagen, por espejo o por reflexión. Comprender por Vibración del Fuego, unificando y aboliendo distancia, tiempo. Fusión, en el Uno para el Uno y por el Uno. Instante único. Promesa del retorno. Encender las Estrellas de la Unidad, encender las lámparas de la Libertad. Olvidar y trascender el miedo y la Ilusión. Vivir al fin unificados, reunificados y reunidos. Presencia.

Yo soy el Arcángel Uriel. Vibremos, Presencia a Presencia, Unidad y Unidad, Niños e Hijo de la Fuente. De mi Presencia en vuestra Presencia, un hilo de Luz, un hilo de libertad. Vibración. Verbo. En el Fuego del Amor, abrazados. Yo soy el Arcángel Uriel. Que la Vibración de mi Aliento y mi mensaje sea el vuestro, en libertad y en Paz. Hasta pronto.

Traducción: Hedyn Núñez. Montreal.

Compartimos esta información con toda transparencia. Gracias por hacer lo mismo, si usted las distribuye mediante la reproducción de todo el texto y citando su fuente.www.autresdimensions.com
8 de Agosto del 2011 AA. URIEL Autres Dimensions

Original en francés.
http://www.autresdimensions.com
Canalizado: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
Traducción: Odilia Rivera
http://mensajes-del-espiritu.blogspot.com
http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com

AA.URIEL

8 de Agosto del 2011

para escuchar el audio haz click aqui

http://www.yakitome.com/data/1458055779/yak_OIQ1ZaPCmZy8OedC0X6IhtBOyQ7kIiz4vd9otzbd151HC5fOGCQUcrV2ndttC_PxbR5terEXO5bWUBiR6T8vhEG6lYA6KotPQRNyIxsw.mp3

Soy URIEL, Ángel de la Presencia y Arcángel de la Reversión. Amados, amados del Uno, Niños del Uno, el Momento ha llegado: vivir el Espíritu, en Verdad. Vivir la Vida, la del Espíritu. Ya que sólo hay una única Vida: el Espíritu. La materia es densidad. El Espíritu es ligereza. Salir. Salir de lo que no es la Presencia. Entrar en ustedes. Realizar. Realizar el Momento del Juramento, el Momento de la Promesa. La hora ha llegado de vivir, por fin, el Espíritu. Eleven la Vibración. Eleven la Conciencia, en el espacio del Uno. La FUENTE les llama. Respondan a la FUENTE, ya que son la misma entidad.

Niños del Uno. Final. ¿Final de qué? Final de la Ilusión. Final de la densidad. La hora ha llegado de cantar el Canto del Espíritu. Con el fin de vivir en Verdad. Con el fin de vivir lo que son, de toda Eternidad. Niños del Uno, juntos, acogemos a CRISTO y a la FUENTE, Unidos en la misma canción. La del Espíritu Revelado, la del Espíritu Develado y Despertado. La hora es ahora. El Momento de la Vida. El Momento de lo que es Eterno. Canten. Cantos de Alabanzas. Canto de Gracia. Canto de Verdad.

Abran. Nada hay a temer, ya que todo es Verdad. Ya que todo es Belleza. Más allá de lo que se ve. Más allá de lo que se implica y se proyecta a otra parte que en lo que son. Abran. Ya que son ustedes quienes están abiertos. Al Amor. A la Verdad. A la Vida. Son eso, más allá de toda Ilusión, más allá de todo sufrimiento. Todo esto ha tenido un tiempo, y este tiempo ha pasado. No pertenece ya a la Verdad. Les queda por establecer la Alegría de su Presencia.


Abran. Abran grande el Ojo del Corazón, el que da acceso al Conocimiento íntimo y Verídico. Son eso. Niños de Luz. Niños del Uno. Uno y Luz. No más su herencia, sino su Presencia y su presente, en el Momento de este tiempo. Son la Vía, la Verdad y la Vida. Se terminan las mentiras, llamándoles a la encarnación perpetua e infinita. Eso está terminado. La hora ha llegado de revelar la Alegría, ya que es su Esencia y su naturaleza. La hora ha llegado, de ser de verdad lo que son y no lo que proyectan. La hora ha llegado de ver, más allá de la visión. La hora ha llegado de ver, más allá de toda proyección. La hora ha llegado de vibrar al Amor, ya que eso es su Esencia, ya que eso es su naturaleza.

Entonces, juntos, Elevamos la Vibración al Amor. Himno al Amor.Himno a la Verdad.Juntos, nos elevamos al lugar del Misterio. Allí, donde el Agua de lo alto viene a fecundar.Allí, donde el Agua de lo alto es el Fuego de la regeneración. El Fuego del Espíritu, ese que abraza y viene a abrazarlos con su beso de Fuego. CRISTO los llama a la Resurrección. Son llamados a ser los Resucitados. Entonces, nada a temer. Nada a tener miedo. Nada a esperar.Ya que el tiempo ha llegado de Vivir eso que Son.

Niños, Niños de la Verdad del Uno. La hora ha llegado. Rasguen el corazón, para abrir el Corazón del Templo del Espíritu. Abran el Templo Sagrado. Ya que son los Seres Sagrados.Ustedes son los Seres de Verdad donde la Belleza se extiende en el conjunto de las Dimensiones. No hay más encerramiento. No hay ya nada que tenga que impedirles ir, y Pasar a ser, el Momento de su propia Verdad.

Juntos, vivimos en Comunión. De Presencia a Presencia, en Su Presencia y en Vuestra Presencia. Unidos y unificados, por fin Libres y Liberados. La Vibración de la Esencia se eleva, como un Fuego ardiente, permitiendo al Ardiente, que ustedes Son, de despertar la Verdad de la Alegría, la Verdad de su Vida. Ya que la Consciencia es Vida. Ya que ustedes son esta Vida. Más allá de toda creencia, más allá de todo dogma. No crean más en nada.Nada en absoluto. No tienen nada para creer. Tienen solo que manifestar. Tienen exactamente que Ser, la Consciencia Una e indivisible, presente en los Universos, en las Dimensiones. Vivir la Disolución. Por fin, encontrar la Esencia, encontrar la Llama Una. La que anima el conjunto de su Vida, en todas las Dimensiones.
Niños, paridos en la Verdad, llegaron al Momento donde se determina la Promesa y el Juramento. Llegaron al término de su Eternidad, a fin de elevarse en la Eternidad infinita de los Mundos y de la Creación. La Creación que se abre a ustedes, ya que son la Creación. Encuentren la Esencia. Ninguna consciencia puede alterar, en adelante, la Consciencia Una, establecida en CRISTO. Son la Verdad. La hora de la Verdad ha sonado. La trompeta del último Angel resuena, en este día, permitiendo escuchar y oír el Canto de la Creación, el Canto de la Verdad, el Canto de la Unidad. Al unísono del Corazón. Vibrando al mismo ritmo. Vibrando la misma Unidad para cada Uno.

Niños, es tiempo de salir de la Atracción y de la Visión, es el tiempo de entrar nuevamente en el Ser. Sin proyección. Sin Atracción. Sin pasado y sin futuro. Ya que todo está en el mismo tiempo: el de la Alegría, el de su Verdad. La Luz blanca se impulsa y se despliega, en el seno de vuestra Disolución, en la Verdad.

La hora está para la majestad. La hora es para esta Verdad, la de la Consciencia Una.Despertada. La Consciencia Una, Revelada. En la Presencia, Vibrante y palpitante, del Corazón, Unificada al Corazón, a todos los Corazones y a cada Corazón. Templo de lo Sagrado.Consagración del Templo. La hora ha llegado de elevar la Vibración de Alegría. La hora ha llegado de vivir la Consagración. El Sacramento: el de la Eternidad, el de la Belleza que se despliega.

Abrid, el Ojo de vuestro Corazón. Rasguen el sobre que encerraba la Alegría. Vivir. Vivir el Momento eterno de la Resurrección. Cada Instante es Uno, y reunido, a la Libertad absoluta, a la Esencia absoluta. No hay nada a realizar, ya que todo está realizado. No hay nada que evolucionar, ya que todo está perfecto, en la Verdad del Uno.LA FUENTE es Una. Cada uno es Uno. Todo es Uno.

Nunca más una Sombra, nunca más una falsa luz, podrá hacerles creer cualquier otra cosa que la Verdad de los Mundos, en la Unidad.Entonces, la ATRACCION/VISION, sustituidas, vuelve a ser la Vía, la Verdad y la Vida, por el Amor y por la Gracia. Ustedes son el Amor y son la Gracia. Nosotros somos el Amor y somos la Gracia. Es el final de la Ilusión exterior. Es el final de la separación. Es el final del sufrimiento. Es el final de esperar. No hay nada que espera, ya que está allí.

Niños, y por fin, se abre la Verdadera Vida. Por fin ha llegado el Tiempo de Su Presencia. Por fin ha llegado el Tiempo del Juramento. Entonces, en el silencio y en el Canto, en el mismo tiempo, vivir el Éter, Liberado.Vivir el Amor y vibrar el Aire. Abiertos, ya que todo está abierto. No hay nada que cerrar. El Cielo está abierto. La Tierra se abre. Momento de la Entrega, haciendo cesar toda proyección. Todo está en ustedes, ya que ustedes son el Uno y ustedes son el Universo. Ustedes son el Uno y ustedes son el Todo. En cada uno eso se establece. En cada uno, eso Vibra. En cada uno. Establece Su Presencia, que revela vuestra Presencia, más allá de toda proyección, más allá de todo pensamiento.No hay nada que mejorar, ya que todo es perfecto, en la Luz Una. Solo hay que vivir. No creer ya nada. No oír nada más que eso que Son, en Verdad.

Niños del Uno, cada respiración, cada palpitación de este tiempo, les traen a Él. El los llama, uno a uno. El los llama, a cada uno, a pasar a ser, a volver a ser lo que Son. Olviden el tormento del sufrimiento.Olviden el tormento de la falta. Olviden el tormento de la separación. Ya que nunca más nada estará separado. El Espiritu es vuestro reino. El Espiritu es vuestra naturaleza.

Niños, niños del Uno, Vibremos en la Presencia y en la Alegría. Ya que la Presencia es Alegría. No puede existir nada más que la Alegría. No puede terminarse otra cosa que el sufrimiento y la Ilusión. Entonces, vuélvanse la Alegría, ya que es vuestra Esencia.Vuélvanse la Presencia, ya que esa también, es vuestra Esencia. Presencia de la Alegría, IM (Ndr: Himno?) a la Alegría. Tal es vuestra Vibración. Tal es vuestra Presencia.Nada a creer.Nada a proyectar. Todo a Ser, en la Verdad.Todo a manifestar. En todo Tiempo. En toda Dimensión. Eso se despliega, como ustedes se despliegan, en vuestro Ser Interior, donde todo, sin ninguna excepción, está englobado en vuestra Presencia. Todo es Uno.
Niños del Uno, Vibramos en la Presencia, en la recepción de la Verdad y de la Vida. En el Templo de lo Sagrado, se abre el espacio de la Luz Blanca. CRISTO está en ustedes. En la Alegría y en la Completud.Presencia. Presencia y Vibración. Canto y Silencio. Nada mas puede estar separado entre Él y ustedes, entre cada uno de ustedes, entre cada uno de nosotros. Transparencia. Transparencia y evidencia, de la Verdad y de la Vida Una, de la Luz Blanca, de la Eternidad, por fin traída a su nacimiento y a vuestro nacimiento.
La hora es de la Esencia. La hora es de la Vibración. Encuentran el sentido. Encuentran lo auténtico. Encuentran la Verdad. No puede ser de otra manera. Esto se realiza en cada momento de vuestra Presencia y de nuestra Presencia Unas, en la Luz Blanca, Unidos en El.A fin de ser Liberados de todo sufrimiento. A fin de ser liberados de toda creencia. A fin de vivir la Esencia Una de vuestra Presencia.

Niños, paridos en la Alegría del Renacimiento, abriendo las alas y desplegando las alas, llevándose a vivir la Alegría, a portar la Antorcha de la Alegría. A fin de quemar todo lo que es creencia. A fin de quedar todo los que es Ilusión. A fin de quemar todo eso que no es Verdad.Ustedes son el Camino, la Verdad y la Vida.

Niños del Uno, juntos, Vibramos. Juntos, elevamos la Vibración.
Niños de la Verdad y niños del Uno, estamos reunidos para vivir la Unidad. Estamos reunidos para vivir la Libertad. Estamos reunidos para aclarar, a fin de que ninguna Sombra pueda persistir en el Tiempo de la Entrega, en el Tiempo que exulta. El Tiempo de los Reencuentros.El Tiempo del Éter. Esto es ahora.

Centrados en el Templo del Corazón. Vibrando en la Alegría del Amor Uno. Transcendiendo todo límite. Borrando todo sufrimiento.Borrando todo dogma. Realizando la Verdad.Realizando la Alegría.Somos Uno, y ustedes Son Uno. Ustedes son el Único. Son la Luz, y nosotros somos la Luz. La Vibración de la Presencia es Uno. La Luz de la Sombra está resplandeciente en la Luz Vibral. Luz de la Unidad, de la Verdad. Escuchando y oyendo la Vibración del Éter, en cada una de las parcelas de vuestra Unidad, viven la Alegría y la Paz.En el Espíritu de Verdad y en el Espíritu de la Unidad, comulgando en el Amor y en la Presencia, en Su Amor y en Su Presencia que es vuestra Presencia y vuestro Amor.

El Arcángel URIEL, que yo soy, es eso que ustedes Son porque la resonancia de nuestra Presencia nos hace vivir sin separación, sin distancia y sin sufrimiento. Así pues es la Consciencia Una, alineada en el Alfa y la Omega, y en el Amor. Vibración del Uno. Vibración de la Verdad.

...Efusión Vibratoria...
En el silencio de mis palabras, nuestra Presencia común se expande hasta tocar su Infinito, del ALFA al OMEGA. En la Unidad y en el Fuego.

Hijos Ardientes del Sol, Ki-Ris-Ti (s). Comulguemos. En cada uno.Presencia, en cada uno.Alegría de cada uno. Semillas de Estrellas.Estrellas de Vida y de Verdad. Fuego. Fuego de Alegría. Fuego de la Presencia.

...Efusión Vibratoria...

Yo soy Uno. Yo soy URIEL. Bienvenida en el Amor. Bienvenida en la Unidad del Amor. Yo soy URIEL, y yo los amo.

...Efusión Vibratoria...

Vivamos la Plenitud. La que no se detiene nunca, entre el ALFA Y LA OMEGA. Allí, donde no hay nada que Ver. Solo para Ser la Vibración de la Presencia, la de la Consciencia Una, en CRISTO.

Amados del Uno. URIEL permanece en ustedes, para vivir Ki-Ris-Ti.Aquí y en otra parte.Aquí y por todas partes sobre la Tierra, donde Hermanos y Hermanas, accediendo a la Comunión del Uno, establecen su Presencia, en el mismo tiempo de vuestra Presencia. Y en el mismo tiempo que mi Presencia. En CRISTO.

...Efusión Vibratoria...
URIEL los ama. Comulguemos. Y ahora, alineando, en Presencia de lo Sagrado, del Espíritu.

...Efusión Vibratoria...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada