AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

viernes, 30 de septiembre de 2011

GEMMA GALGANI 24 septiembre 2011 CON AUDIO


. Os basta con acordaros de esto: “yo no soy el encierro”, “yo no soy el miedo”, “yo no soy lo que dice mi cabeza”, “yo no soy lo que dice mi cuerpo”. Yo soy la Eternidad. En ese momento la Luz os oirá. Mucho más que si pedís Luz, mucho más que si oráis a la Luz
Original en francés.
http://www.autresdimensions.com
Canalizado: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
Traducción: Susana Milán
http://mensajes-del-espiritu.blogspot.com
http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com

para escuchar el audio haz click aquí

http://www.yakitome.com/data/9214039895/yak_HzgCREQtgSWohg5GhjMZWOMka44yn94jLhpsmTAk7Z9SN4Dspkckc0iLM1WB9jr3Dz6NmEkqYxUfyBZwjlrUjI2rkS.mp3

Soy GEMMA GALGANI. Hermanos y Hermanas encarnados, os saludo. Y vivamos primero un espacio de comunión, antes de que en este día, intente avanzar con vosotros un poco más sobre la Vibración de la Unidad y de la Humildad, sobre este Pilar y esta Puerta, y la Estrella que porto, que os lleva a vivir el CRISTO, la Luz Blanca, LA FUENTE, o cualquier otro nombre que le queráis dar a esta Luz. Comulguemos primero.

...Efusión Vibratoria...

Hermanos y Hermanas continúo mis intervenciones precedentes relativas a la Humildad y quisiera hoy sobre todo, daros los elementos que mediante vuestra comprensión, o por vuestro Corazón, igualmente os sitúan directamente, bajo la acción Vibratoria de la Humildad que os conduce al CRISTO y a la Unidad. Así, la Humildad en este periodo tan particular que se abre ahora en muy pocos días, debe llevaros a posicionaros en esa Humildad. Entonces voy a intentar ver con vosotros cuáles son los elementos, no tanto en la definición de la Humildad sino más bien, aplicados a este periodo que se abre ante vosotros y nosotros que venimos a este Reencuentro. Como se os ha dicho, el Canal de Comunicación con MARÍA ahora está totalmente activado. Muchos de vosotros percibís las manifestaciones, otros todavía no, pero esto va a llegar muy rápido, ahora. Entonces la Humildad, en este periodo particular, es ante todo reconocer que lo que viene a vosotros es totalmente Desconocido, cualesquiera que sean los esfuerzos de la mente o incluso de la intuición, para captar lo que puede ocurrir y lo que puede ser. Porque como se ha dicho y como os habíamos dicho, Él vendrá como un ladrón en la noche, para haceros vivir el Pasaje de la Puerta Estrecha. Entonces, no tenéis que conocer las modalidades, porque conocerlas no es vivirlas. Y lo que viene hay que vivirlo. Y para vivirlo, hace falta evidentemente, ante cualquier cosa, tener la Humildad de reconocer que vosotros no conocéis nada de lo que llega. Porque si lo conocierais en su totalidad, no estaríais ya dónde estáis, sino en las Moradas de la Eternidad.

Así que, hace falta tener la Humildad de reconocer que nada de lo que viene puede ser analizado comprendido o en referencia a lo que tenéis como experiencia de vida. Sea lo que hayáis vivido, lo que vais a vivir no tiene nada que ver con ello en absoluto, porque el proceso, aunque se haya llamado efectivamente, Desvelar o Despertar (o Conciencia Turiya, como han dicho muchos Ancianos), os lleva hoy, a vivir un mecanismo extremadamente preciso. Y ese mecanismo, para desarrollarse sin trabas, debe pasar por la frecuencia de la Humildad. Y la Humildad es a la vez volverse totalmente humano, volverse totalmente el hombre o la mujer, Presente en esta vida, totalmente Lúcido a sí mismo, totalmente Lúcido a cualquier forma de encierro. Es a la vez ser Lúcido con respecto al encierro y estar presente totalmente, en este encierro: es decir en este cuerpo, en esta vida, pero al mismo tiempo, aceptar que en un momento dado, no vais ser más este cuerpo, no vais a ser ya esta vida, no vais a ser más lo que conocéis. Sino que vais a penetrar en aspectos radicalmente inéditos y Desconocidos de vosotros mismos (para la mayoría) y es en ese Desconocido donde se encuentra la Felicidad, la Beatitud, donde se encuentra el Agua que alimenta y sacia y calma cualquier sed.

La Humildad es aceptar lo Desconocido. La Humildad, más allá de la simple confianza en la Luz, es osar, porque es un acto de coraje, Abandonarse a la Luz y Renunciar en un instante a todo lo que eran certezas Interiores de la vida, hasta el momento. Lo que no quiere decir que esta vida se va sino simplemente que, el tiempo de ese Pasaje debe realizarse en la Humildad más total, la confianza más absoluta, en la Luz y el Renunciamiento más sincero a cualquier velo y a cualquier Ilusión. Ese principio de aceptación o de Abandono en estos momentos particulares, es con certeza, uno de los elementos claves y motores de lo que hay que vivir. Los otros los conocéis: son el Pilar de la Simplicidad, el Pilar de la Transparencia y el Pilar de la Infancia.

La Humildad está en resonancia con la Vibración de la Unidad porque la Unidad es también, aceptar ser el más pequeño aquí abajo en esta Tierra, no ser nada para poder ser Todo. Y mientras que penséis ser algo en esta Tierra, mientras que no hayáis encontrado el núcleo de Eternidad, reivindicáis por supuesto, una existencia en este mundo. Vivir la Humildad en este mundo, es aceptar el principio de no ser más que polvo y volver al polvo. Y para que nazca el Espíritu, es necesario que el polvo desaparezca. Y para que el Espíritu dé a luz, es necesario que todo sea borrado, que todo sea pequeño, cada vez más y más pequeño. La Humildad es simplemente esto. Es ante todo, en relación a sí mismo, reconocer la evidencia: la evidencia de lo efímero, la evidencia de todas las ilusiones que conducen la vida y que por tanto, han permitido reconocer la vida en el mundo falsificado.

La Humildad es reconocer que cara a la Luz, la inteligencia humana está muy limitada y que no puede acaparar ninguna de las características de lo que no es de este mundo, y que sin embargo llegan a este mundo.

Ser Humilde en fin, es participar en el establecimiento del silencio mental, en el establecimiento de una Vacuidad Interior, donde se pueda depositar la Luz y llenaros totalmente, para haceros Transparentes. Porque hacerse Transparente es también, hacer acto de Humildad. Y el acto de Humildad es reconocer y aceptar hacerse lo más pequeño posible, aquí donde estáis. Un poco como los vasos comunicantes donde un lado no puede ser alto si el otro es alto, al mismo tiempo. Existe efectivamente, ese principio que se aplica y que se aplicará con el retorno de la Luz. Aceptar hacerse Transparente, es aceptar hacerse como la Luz, y Ser la Luz. Y Ser la Luz no puede atascarse con ninguna aspereza de la personalidad, ninguna Sombra que se manifieste, un temor o el miedo de cualquier cosa. La Luz viene a poneros de alguna forma, ante un desafío. Desafío de ser como ella, porque es vuestra naturaleza y vuestra Esencia. Desafío de dejarse abrazar totalmente por el Amor Vibral de la Luz y aceptar frente a ella, ser lo más pequeño posible en este mundo para que se convierta en vosotros.

La Unidad es también una Humildad. Los dos términos (aunque el origen no es el mismo) van en el mismo sentido, en el plano Vibratorio y en el plano de la Conciencia, porque la Unidad es un estado de Humildad. La Unidad es un estado en que no puede existir ninguna reivindicación concerniente a sí mismo. Donde la vida tal como la vivimos cuando estamos encarnados, no nos pertenece: hemos hecho entrega de nuestra vida a la Luz para hacernos Luz. Como algunas de mis Hermanas os han dicho, nosotros hemos desposado a CRISTO. Hoy Él viene a pediros vuestro Corazón, para ser como Él, Ser Él. Porque la Luz no hace diferencia entre las Luces que la constituyen: incluidos los estados Vibratorios tan diferentes, no son de ninguna forma separados, ni encerrados, están todos comunicados y abiertos.

La Humildad es también estar abierto a la Luz sin plantear cuestiones, sin querer hacer suyo lo que sea, sin tener otro deseo que convertirse a sí mismo ese estado y en eso.

La Humildad es en fin, aceptar que durante este periodo, como ha dicho el Anciano UN AMIGO (ndr: ver canalización de UN AMIGO del 24 septiembre en la rúbrica “mensajes para leer” de nuestro sitio), durante este periodo, no domináis absolutamente ningún elemento de vuestras vidas, de vuestro entorno, o de la Luz, o de la sociedad, o de la Tierra y del Cielo. Porque son todos esos elementos que van a ver la influencia de la Luz actuar sobre ellos y transformar todas las circunstancias de lo que vosotros llamáis vuestra vida. Es un momento efectivamente, donde nadie sobre la Tierra, donde esté, podrá ignorar el Canto del Cielo y de la Tierra, no podrá ignorar nuestra Presencia. El Canal de Comunicación abierto por MARÍA a vuestra izquierda, es uno de esos signos. Otros signos por supuesto, aparecerán en ese momento mismo, en la Tierra como en los Cielos, como en vosotros. Todos esos signos traducen para vosotros, en términos Terrestres y horario, la inminencia de esta revolución que es una Revolución de la Luz Una.

Entonces, como CRISTO os ha dicho, hace falta preparar la casa. ¿Preparar la casa significaba simplemente comprender la vida, vuestra vida? ¿O simplemente hacer sitio en esta casa para Él? Ahí está toda la diferencia, entre aquél que quiere actuar por sí mismo y aquél que no actúa por sí mismo, sino simplemente para Acogerle a Él. Porque lo que Él viene a pediros y lo que viene a pediros la Luz, será siempre lo mismo: “¿quieres desposarme?”. Es decir: “¿quieres convertirte en lo que tú Eres, en Verdad?”. Este Reencuentro, este Cara a Cara, lo sabéis, es ineluctable e inexorable en el plano de Liberación de la Tierra. Porque cada alma, como sabéis, debe ser Liberada. Y para ser Liberada hay que reconocer la Luz, sea la que sea la distancia o la coincidencia que pueda existir entre ella y cada Conciencia. Este Reencuentro con la Luz es el elemento mayor que permitirá, así lo esperamos, a muchos seres humanos, volver a esta Luz con toda Libertad y con todo Conocimiento de la Luz.

Por eso y como se os ha dicho, necesitáis entrar en esta Humildad, es decir aceptar todo lo que la vida os va a proponer sin ninguna restricción, sin ninguna limitación y sin ningún límite. Penetrar la Luz, dejarse penetrar por la Luz y hacerse ella, no puede acomodarse a ninguna condición, de ningún miedo, de ninguna emoción. Hacerse Transparente a la Luz, hacerse uno mismo esta Transparencia, es Vibrar en la Alegría de CRISTO. Es olvidar el espacio de este instante, todos los sufrimientos, todos los condicionamientos de la sociedad e incluso los condicionamientos de las creencias espirituales. Es presentarse como un niño, hacerse ese niño. Para que la acción conjunta, de los Cuatro Pilares genere al mismo tiempo la Flor de CRISTO, la Rosa Cruz, esa que nace en medio del pecho y que permite el Pasaje Dimensional. Es reunir CRISTO, MIGUEL y MARÍA, es reunir la Fusión de la Tri-Unidad en Una sola Unidad. Los tres términos pueden al fin, desposarse en vuestra Conciencia y en lo que vosotros Sois.

Vivir esta Humildad es la fuente de un gran contento y de una gran Alegría, porque la Humildad concurre a establecer la Alegría. Una Alegría que ciertamente, no depende de ninguna forma, de una circunstancia externa, una Alegría ciertamente, que ninguna circunstancia externa puede alterar. La Humildad confiere la Grandeza pero la Grandeza de Espíritu. La Humildad muestra al fin, que la personalidad ha aceptado hacerse Una con el Êtreté. En ese momento la mirada cambia. Muchos signos aparecen en este Cuerpo que es vuestro y en vuestra Conciencia. Entonces, en ese momento, se despliega la Luz. Como se os había anunciado, se despliega en vosotros por el Impulso Metatrónico, la Puerta de CRISTO y podéis entonces responder a la demanda de CRISTO, a la demanda de la Luz.

Además, quisiera deciros: la Humildad, es también no merodear en el barullo del mundo. Porque el barullo del mundo, tal como aparecerá, no es nada más que el rechazo de la Luz y sabéis que debéis aceptar el rechazo de la Luz, por parte de aquellos que no lo quieren vivir, porque es su Libertad más absoluta y la más íntima, no ir hacia ello. La Humildad es respetar las elecciones de cada uno. La Humildad es, jamás imponerse ni imponer nada. La Humildad si es practicada así, en este periodo, os conducirá todavía más fácilmente, a vivir la Unidad y la Alegría, porque la Humildad es una verdadera satisfacción y una verdadera Alegría. Es el momento en que las reivindicaciones del ego, sea el de la personalidad simple o del ego espiritual, han soltado al fin la presa a vuestra conciencia. Es verdaderamente el momento en que podéis encontraros y encontrar al CRISTO. La Humildad es aceptar y decir sí, a Eso que viene, a la Luz que se establece y al Anuncio de MARÍA.

Numerosas Estrellas trabajan a vuestro lado en este momento. Algunos de vosotros percibís la realidad de nuestra Presencia. Todas la Estrellas que os son conocidas son susceptibles de intervenir a vuestro lado en Conciencia y en Lucidez. Vuestras noches también son profundamente diferentes, y esto lo sabéis. Los Ángeles del Señor terminan sus intervenciones en aquellos que todavía no están suficientemente preparados a su venida y a su contacto, y que deben encontrarles. Todo se pone en su lugar, cuanto más vayáis vosotros hacia la Humildad y cuanto más simples sean las cosas en esta situación, para vosotros como en torno a vosotros. Si vosotros vais hacia lo complicado, si os hacéis complicados, los conflictos se harán cada vez más intensos. No como un castigo, sino como una incitación a volveros a centrar en vuestra propia Unidad y vuestra propia Humildad. El mundo, en todos sus aspectos exteriores a vosotros (que no es, os lo recuerdo, más que otra parte de vosotros), va a intentar por todos los medios, atraparos, haceros reaccionar. La cinética y el orden en el que esto se desenvuelve, no tiene las mismas incidencias sobre la conciencia, sobre el alma y sobre el Espíritu.

La Humildad viene entonces a llamar a vuestra Puerta. Acordaros también que la Luz será siempre, más y más Simple, que la acción de la Luz es de una Simplicidad, infantil y temible. Desde que vosotros mismos entráis en los meandros de vuestros pensamientos, desde que algo (en vosotros o fuera de vosotros), os aparece como complicado, estad seguros que en ese momento, no es la Luz de lo que se trata. Repito una vez más, tened la Humildad de no juzgarlo sino adaptaros a eso, para demostrar vuestra capacidad de generar Humildad y Simplicidad. Es la mejor forma de prepararos al Pasaje de la Puerta Estrecha. Es la mejor forma de prepararos a estas Bodas particulares (sobre las que MARÍA hablará), que no son ya las Bodas Celestiales, tampoco las Bodas Terrestres, sino las Bodas de Luz. Desde el momento en que se realice la Fusión de la Tri-Unidad, desde que el conjunto de Fuerzas de la Luz Unificada intervenga, dentro de pocos días, entonces tendréis la posibilidad, vosotros también, de Fusionar la Tri-Unidad en Unidad y recorrer los Mundos de la Unidad, los Mundos de la Transparencia. Durante un periodo que no puede ser establecido ni cifrado, vais a vivir los dos aspectos: vais a vivir a la vez, en este cuerpo y en esta ilusión y vais a vivir cada vez más conscientemente, más o menos aspectos de la Unidad. Desde la Alegría, desde la simple Presencia a vuestro lado, que viene a apoyarse en el hombro o a acariciaros en la mejilla, pasando por el acceso completo y radical al Êtreté.

Todas estas superposiciones no están hechas, lejos de esto, para daros miedo, sino más bien para demostraros y haceros vivir la Verdad de la Unidad. Nadie, en este momento y en las próximas semanas, podrá decir que no sabía. El Cara a Cara de la Luz es total. Y se manifestará por supuesto, en las formas de las que acabo de hablar, pero de otras múltiples formas: la Sincronicidad, Estado de Gracia, Samadhi serán parte (para aquellos que todavía no lo han vivido), completamente de vuestras vidas. Poco a poco os daréis cuenta según el tiempo del calendario que queda por cumplir, que finalmente, aquello en lo que pensáis en esta vida (que es vuestro cuerpo, y lo que habéis construido) no es de hecho, más que un sueño y qué vais a despertaros de ese sueño. Que vuestra vida haya sido un sueño maravilloso o que sea en este momento, una pesadilla, os despertaréis de ese sueño y esa pesadilla y penetraréis la Verdad.

Esto durará algún tiempo. Son tiempos de aprendizaje. Otros deberán vivir un aprendizaje mucho más intenso de la Luz, no tanto a través de la vivencia (que se hará instantáneamente) sino a través de las capacidades Vibratorias de la Luz. Todo esto lo recibiréis de manera individual. No tendréis necesidad de pasar por otros canales más que vosotros mismos, porque vosotros mismos seréis convertidos en un canal de Transparencia. E incluso si no estáis en esta Transparencia, no podréis ignorar las Presencias o la Presencia que estarán a vuestros lados. Percibiréis cada vez más desfase entre la conciencia que yo llamaré ordinaria y esta Supra Conciencia, la da la Unidad. Recordad que en estos momentos qué vais a vivir, que la Humildad es una de las claves mayores para permitiros reforzar vuestra Unidad y por lo tanto, pasar esta Puerta Estrecha. Recordad que, en los momentos que os pueden parecer a veces, los más delicados a vivir, a experimentar o probar, se encuentra la más grande de las Luces. Basta simplemente aceptarlo, no tomar en cuenta vuestra problemática del momento, para convertiros en esta Luz. Y entonces, la Gracia actuará plenamente. No puede ser de otra forma. La Luz actuará desde el instante en que vosotros os hagáis Transparentes a ella. La Luz actuará desde el instante en que la Humildad y la Simplicidad sean los garantes de vuestro alineamiento.

Acordaros también a cada minuto, de que lo que ocurra en vuestra vida, con este Reencuentro con la Luz o con los acontecimientos exteriores del mundo, solo el Instante de vuestro Presente es vuestro guarda fuego. Si la mente se escapa en un miedo o en una proyección, o si la emoción aparece, os alejará de ese nudo Presente donde se encuentra el CRISTO. Recordad esto, en esos momentos. Cualquiera que sea la fuerza y la intensidad de lo que la Luz os proponga, individual y colectivamente, recordad que lo que viene solo es la Luz. Cualesquiera que sean las reacciones de la Sombra, no tenemos nada que hacer con lo que no existe. La Luz no viene a combatir cualquier Sombra, viene a establecer su Reino que es el vuestro.

Ahora sois vosotros los que tenéis que experimentarlo, por vosotros mismos (experimentar, de alguna forma), vuestra propia Transparencia, vuestra propia Humildad y Simplicidad. En esas condiciones, no existirá ningún límite, ningún freno a vuestro Pasaje de Puerta, que os conducirá a esta Boda de Luz. La Boda de Luz que vendrá simplemente, a preguntaros: ¿Quieres Resucitar en la Luz? ¿Quieres convertirte en lo que has sido siempre? ¿Quieres salir totalmente, de la Ilusión o quieres quedarte? Tú eres Libre, porque tú eres amado y el Amor es Libertad y nada más. Tener la Humildad de reconocer esto, es dar un gran paso hacia el Pasaje de la Puerta y la Transparencia.

Fijaos que, durante este periodo, nosotros estamos lo más cerca de vosotros, que no estáis jamás solos y que nunca lo habéis estado. Pero la única forma de pasar la Puerta es hacerlo solos. No podéis y no debéis contar con nada, ni con otra persona que vosotros mismos. Mirándoos cara a cara, en esta Humildad y esta Simplicidad, os daréis cuenta y os veréis como un Ser de pura Luz, totalmente Transparente. No hay nadie que pueda ayudaros a realizar esto, pero nosotros estamos a vuestro lado. Es un trabajo que se hace justamente, no haciendo nada más, aceptando no ser nada, para ser Todo, aceptando no actuar o reaccionar, o interactuar en este mundo. Esto no requiere por supuesto (y esto lo han dicho los Ancianos), un renunciamiento o hacerse eremita, sino al contrario. Porque es estando Presente totalmente, en este cuerpo y en esta prisión, como podréis realmente salir de la prisión. No es cuestión entonces de irse a lo alto de la montaña o de huir de lo que os rodea, sea lo que sea. Es cuestión simplemente, de permanecer afirmados y firmes, en el Interior de sí mismo, en la Humildad y en la Simplicidad. Y la Luz actuará, totalmente, para haceros vivir lo que Sois.

Recordad la preparación, que todo esto pasa Aquí y Ahora, que no hay nada más que Aquí y Ahora. Porque más allá, salir de la prisión solo puede hacerse parando el tiempo, tiempo que debe ser parado en la Tierra como en vosotros, de diferentes formas. Tampoco hagáis preguntas. Id con confianza hacia lo que Sois, porque es vuestra naturaleza. Los programas de miedos, que han estado grabados en el humano, no son cosa vuestra. Los Ancianos os han hablado de esto. Hay que Transcender el miedo para ir a la Unidad. Hay que entender que esos miedos, sean los que sean, incluso los más íntimos, no son vuestros miedos sino los miedos de este cuerpo que no es vuestro cuerpo, aunque sea un Templo, porque es aquí donde se vive la Boda de Luz con el CRISTO.

Estas palabra simples, espero que permanezcan grabadas en alguna parte en vosotros, en lo que la vida os va dar a vivir, donde estéis, cualesquiera que sean las circunstancias en las que os encontréis. Acordaros que la mejor de las preparaciones será siempre Interior, no escuchar lo que os dirá vuestra personalidad, decir y afirmar que no Sois eso. Porque cómo queréis escuchar lo que os dice la personalidad y Ser, al mismo tiempo, la Unidad y la Humildad. CRISTO os quiere enteros. La Luz os quiere enteramente y en totalidad. No hay compromiso posible, ni comprometerse ni para vosotros ni para nosotros, ni para la Luz. Recordad que la Luz es vuestra Esencia y vuestra naturaleza más profunda y la más íntima. Recordad que lo que la vida os traiga para vivir, es eso lo que debe ser más importante y absolutamente nada más. Porque ahí donde ponéis vuestra importancia, ahí Crearéis vosotros vuestro futuro. Este futuro no ha nacido todavía y se inscribe en el Presente Eterno. Recordad que no podéis proyectar lo que sea, en la Luz, porque la Luz se proyecta por sí misma, en cualquier punto del espacio, en cualquier Dimensión, en cualquier dirección y en cualquier Tiempo. Y vosotros Sois esto. Queda exacta y simplemente, vivirlo y Concienciarse totalmente.

Acordaros en los momentos que va a ofreceros la vida, de estas palabras tan simples, porque la Luz es de una Simplicidad total. La Luz no conoce ninguna resistencia, ninguna oposición, ningún juego de acción/reacción, ningún karma, ningún encierro. Os basta con acordaros de esto: “yo no soy el encierro”, “yo no soy el miedo”, “yo no soy lo que dice mi cabeza”, “yo no soy lo que dice mi cuerpo”. Yo soy la Eternidad. En ese momento la Luz os oirá. Mucho más que si pedís Luz, mucho más que si oráis a la Luz. Porque si oráis a la Luz, ponéis una distancia entre vosotros y ella. Porque si pedís la Luz, consideráis que vosotros no Sois. Por el contrario, si afirmáis la Luz, no como una afirmación positiva, sino como una realidad intangible de vuestro Ser, si rechazáis lejos de vosotros lo que no es esa Luz, entonces os estableceréis con la más grande de las firmezas y la más grande de las dulzuras en eso que Sois. Y os alejaréis del alboroto de aquellos que no desean la Luz. Y recordad, ellos son también tan luminosos como vosotros, aunque no estén preparados por el momento, para vivirlo y reconocerlo.

Absteneos en este periodo, de juzgaros como de juzgar a cualquier ser. Absteneos durante este periodo, de hacer cosas que irían en el sentido de la personalidad: los juegos de deseos, las seducciones, los juegos de imágenes (sean las que sean) son opuestas a la Humildad, a la Unidad y a la Simplicidad. De todas formas, para muchos de vosotros, algunos se dan cuenta que viven momentos particulares en los alineamientos como fuera de los momentos donde la llamada de la Luz impide cualquier otra actividad, donde la Conciencia está como embargada por la Vibración de la Luz. Se localice en la cabeza, en el Corazón o en todo el cuerpo, hay momentos de llamada de la Luz que os son propios y que os piden en ese momento, responder a esta llamada, sin plantearos preguntas, sin plantearos si es la hora o no es la hora, sin pediros si es correcto hacer esto o no. La Luz no puede transigir con lo que sea. Vosotros tenéis que saber lo que queréis, en Verdad.

Acordaros también de la Humildad y de la Simplicidad, que están de alguna forma, en resonancia con el Aquí y Ahora. Porque si estáis instalados en el Aquí, la Humildad está necesariamente presente. Porque en el Aquí, no puede existir ayer. Porque Aquí, no puede ser cuestión de aquí abajo. Aquí, es Aquí. Y la Conciencia de la Unidad se define por eso, se llena del Instante y de la Eternidad del Instante, pero no va a buscar que la llenen en una opinión exterior, en una ayuda exterior. Buscad primero el Reino de los Cielos y Realizadlo: todo lo demás se os dará por añadidura. Pero no hagáis a la inversa: no pongáis en los tiempos reducidos, el arado antes que los bueyes, porque esto no serviría de nada absolutamente y os detendría en este proceso que va efectivamente, a desarrollarse en un tiempo que es ahora, extremadamente reducido. La Luz viene a llevaros a la Luz, recordad esto. Y por eso, hay que parar el tiempo, el tiempo que la Humildad y la Simplicidad se establezcan.

He aquí lo que mis Hermanas me han pedido transmitiros. Muchos durante esta etapa de Alineamiento, perciben las Presencias a su izquierda. Nosotros estamos efectivamente ahí y totalmente ahí. Esto os aparecerá, si no es ya el caso, cada vez más claramente, ahora dentro de muy pocos días. Si, en vuestra Conciencia, emerge una pregunta concerniente al proceso de Luz y de Humildad, en este lapso de tiempo, nosotros podemos escucharlo y aportar si es posible, una Luz más.

Pregunta: ¿a qué puede corresponder la experiencia de vivir una enfermedad?

Es muy simple. Cualquier enfermedad traduce el miedo de la enfermedad. Cualquier enfermedad va a revelar la cristalización de una problemática. Esta cristalización no es un castigo, sino que es (como os dijo por cierto, hace casi un año el Arcángel URIEL, en el Pasaje de la Garganta y la Apertura de la Boca), la conciencia que se desembaraza como puede, de lo que no se ha podido evacuar de otra forma, que por la conciencia. Y el cuerpo es uno de esos medios de salida, y vosotros no sois el cuerpo. A través de este debilitamiento, a través de este choque de la enfermedad, los seres, las conciencias van a poder descubrir más fácilmente, las otras Dimensiones y entrar en contacto consciente con otros Planos, cosa que no era posible antes porque las resistencias eran muy fuertes. Esas resistencias no son otra cosa que los miedos. Entonces, si una enfermedad llega, no es un castigo tampoco, es un factor de superación y de Transcendencia, llamándoos a más Humildad y Abandono aun. A veces, aunque pueda parecer difícil de vivir para un alma, es más fácil tener una enfermedad grave que afrontar a otra persona o a su propia Conciencia. Entonces, la Luz actúa así para permitiros Liberaros más fácilmente. Mientras que creáis y os adhiráis al principio de que vuestro cuerpo es indispensable para la Luz, no es más que el ego el que habla así. Repito una vez más, y dicho en otros términos, como os ha dicho UN AMIGO: la Luz no tiene nada que ver con lo efímero, la Luz es Eterna. Y lo que es Eterno, es la Conciencia misma y ciertamente no es cuerpo y aun menos, la personalidad. Así, querida Hermana, te animo a revisar lo que decía el bien amado Juan (ndr: SRI AUROBINDO), hace casi un año, concerniente al Choque de la Humanidad y las etapas que había que pasar (ndr: ver sobre este tema la canalización de SRI AUROBINDO des 17 octubre 2010). Ese Choque de la Humanidad ciertamente, se inscribe en el Choque de cada uno, de ahora en adelante. Solo podéis hacer frente en vosotros como fuera de vosotros, exclusivamente a lo que habéis Creado. Acordaros de lo que dicen nuestros amigos, los Ancianos orientales: este mundo es una Ilusión total. Solamente ha sido una densidad que ha dado peso y cuerpo. Ha sido una densidad en que la conciencia está acomodada a esta densidad, y ha reencontrado ciertas leyes y las ha asumido y se ha sometido. Pero estas leyes no son las Leyes de la Libertad y aun menos, las Leyes del Amor.

Pregunta: ¿Cuándo un Espíritu quiere experimentar un sistema solar, si planteamos la hipótesis de que se vaya primero al Sol de este sistema, cómo continúa el proceso?

Esta hipótesis es falsa. La experiencia se desarrolla de manera totalmente Libre, en todos los Mundos y en todos los Universos. La experiencia como vosotros la llamáis, solo puede desarrollarse de manera simultánea y concomitante en todas las Dimensiones, al mismo tiempo, exceptuado este sistema solar y los sistemas solares que han sido encerrados. La regla de este mundo no es la regla de los Mundos. Las reglas de esta carne no son las reglas del Espíritu, de ningún modo. La más grande de las falsificaciones ha consistido en haceros creer que las leyes que experimentáis en este mundo, eran válidas en el Espíritu, lo que es falso. Porque ninguno de vosotros, absolutamente ninguno, sabe lo que hay detrás del Sol. Porque ninguno de vosotros, incluso los Ancianos que han vivido la Unidad y el Despertar, en su totalidad, hasta tiempos muy recientes, no podían experimentar otra cosa que la Disolución en CRISTO o la Luz Blanca. Pero nadie, absolutamente nadie en ese mundo, ha sido capaz de describir otra cosa que la matriz astral. Solo recientemente, (hace una generación) se os ha abierto este proceso. Las Leyes del Espíritu son la deslocalización de la Conciencia, que ya no es tributaria de una forma, que no es ya tributaria de un tiempo y que no está ya localizada en cualquier parte, en cualquier tiempo que sea. A partir de este principio, no hay experiencia porque todo se desarrolla en el mismo tiempo. La única experiencia es esta del encierro, que concierne a este mundo y en absoluto al Espíritu y aun menos al Cuerpo de Êtreté.

Pregunta: ¿por qué el Pasaje debe necesariamente realizarse a partir de este soporte, este Templo que es el cuerpo físico?

Todo ocurre en este cuerpo físico y no en otra parte. Es por eso que es el Templo donde se realiza la alquimia de la Luz Blanca y las Bodas de Luz. Esto se llama la Transmutación de este cuerpo. El alma es parte integrante y el alma no puede volverse hacia el Espíritu mientras que forme parte del cuerpo. Nosotros no podemos, dicho de otra forma, extraer el alma hacia el Espíritu. Habría en ese momento, violación de la Libertad del alma y del Espíritu, lo que sería contrario a la Unidad. La Unidad no combate. Es por lo tanto la propia Conciencia la que debe hacerse Unitaria y no la Unidad venir a extraer a una Conciencia, contra su voluntad. Así como Él os dijo: “será hecho a cada uno según su Fe”: será hecho a cada uno según su Vibración, y será hecho a cada uno según y muy exactamente lo que Es. Esto no es una ley de retribución en sentido kármico, sino la acción de la Luz, en la Gracia. ¿Cómo podría ser de otra forma?

Pregunta: ¿la Humildad es un proceso que genera dulzura?

Sí, sería la caricia de una pluma y el Amor y la Alegría. Tenéis que aceptar que muchos seres humanos están perfectamente insertos en esta realidad tridimensional, sea porque son muy jóvenes en la encarnación y han sido precipitados hace poco tiempo, sea porque todavía tienen cosas (y ahí, efectivamente, esto se llama la experiencia), cosas a experimentar en esta matriz. Pero esta matriz debe ser Liberada. El que descubre y acepta la Luz no puede ir más allá que hacia la Luz. Porque es la naturaleza, os lo recuerdo, de cada Espíritu. Solamente la personalidad, la carne, no conoce el Espíritu. Porque si conocieseis el Espíritu totalmente, desde ahora, no estaríais ya en la carne. Y por lo tanto, esto debe ocurrir en la carne.

Pregunta: si el Alma no acompaña el proceso de Ascensión a otras Dimensiones…

El alma es tributaria de la tercera Dimensión. El alma es un medio entre el cuerpo y el Espíritu. El alma no es Eterna. El Espíritu es Eterno. El Alma es efímera, pero en otra escala de tiempo que, el que puede concebir un cuerpo. El alma está creada para las necesidades de la densificación en la materia, llamada carbonada, falsificada o no. El alma no es Eterna. El alma es una coloración. El alma os lleva a tener experiencias particulares. La Disolución en el Espíritu pasa por la Disolución del alma y del cuerpo.

Pregunta: ¿por qué ahora se ha mencionado el hecho de que no podía haber violación del alma en los procesos?

Porque el alma está enganchada a un cuerpo, porque el alma no está Vuelta hacia el Espíritu. Como médium, el alma tiene necesariamente necesidad de Volverse del Eje ATRACCIÓN /VISIÓN, para Volverse hacia el Eje llamado HUMILDAD /SIMPLICIDAD (o si lo preferís UNIDAD Y AL, que son los dos Puntos en resonancia con el chakra de Enraizamiento del alma y del Espíritu). El alma no es más que una de las características temporales existentes, mientras que el Fuego del Amor no se ha elevado en la Luz de CRISTO, en una Conciencia. Ahora, no hay ningún juicio, ni de valor, ni de jerarquía: aquellos que tienen necesidad de un alma, les será hecho según su Fe, también. No puede haber en esta época y la Inteligencia de la Luz que viene, ningún error de orientación, ninguna alteración de Destino. Todo está perfectamente medido para la Luz. Hermanos y Hermanas, voy entonces a permanecer con vosotros, a vuestro lado y en vosotros, en este momento y en la Comunión.

…Efusión Vibratoria…

Hermanos y Hermanas en humanidad, voy a dejaros acabar vuestro Alineamiento. Doy Gracia por vuestra Presencia. Doy Gracia por vuestra acogida. Hasta pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada