AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

jueves, 22 de septiembre de 2011

Sabios Mayas de Palenque y la Cruz Celeste Maya




Códigos Calendáricos Matemáticos traídos originalmente a este planeta por los Mayas

El Telektonon de Pacal
La piedra Parlante de la profecía que une a la gente del amanecer con la gente del libro.
El Submarino Amarillo estaba sobre una pirámide Maya. Nuestros pasados y antepasados llegaron en este submarino amarillo...

Los Sabios Mayas de Palenque supieron algo al estudiar el cosmos y sus calendarios sagrados.

Estos mensajes en forma de profecías están recogidas en el Popol Vuh, los libros de Chilam Balam, los Anales de los Cakchiquels, en códices que los occidentales no conocéis, y en una forma más completa y oculta en el Tzolkín y en la Larga Cuenta.

-¿Pero qué dicen esos códices y esas profecías? -
Uno de estos códices secretos dice que en 1475 el consejo supremo de los mayas reunido en Wenk'al, reveló que comenzaba un ciclo de 520 años, que concluiría en la primavera de 1995, y que coincidiría con el fin del periodo de obscuridad que los españoles traerían a estas tierras años más tarde, algo que también supieron que iba a suceder. Por eso comenzaron a ocultar sus textos sagrados. Recuerden que Colón llegaría a América el 1492, y Cortés a México el año 1519. Estos sabios mayas profetizaron que a partir de 1995 comenzará la era de Itza, la edad del conocimiento.

Entonces la cultura maya renacería de nuevo, volverían algunos de ellos, y la humanidad comenzaría a despertar su cuerpo de luz dormido, al recibir la energía de Hunab Ku. Entre el año 1995 y el 2012 la humanidad recibirá la luz del conocimiento desde el corazón de la galaxia, y transcenderá sus sombras llegando a ser cuerpos luminosos. Dicen que cuando 144.000 seres humanos, el número de días correspondiente a un baktún, despierten sus cuerpos de luz, la Tierra entrará en otra dimensión. Y todos los centros mayas tienen que cumplir su papel sagrado en estos momentos, Chitzén Itza, Uxmal, K'aba, Etznah, Palenkua. Aquí es posible recibir la luz del conocimiento y llegar a ser seres luminosos. El cuerpo dormido de la humanidad debe despertar. Ésta es la razón por la que a partir de la primavera del año pasado, han comenzado a volver mayas del tiempo del esplendor de su pueblo, a entregarnos las claves que harán efectivo ese despertar. entregándonos su antiguo conocimiento secreto. Estos conocimientos sagrados nos prepararán para la edad de Itza, una edad de conocimiento, que como les digo comenzará a finales del año 2012. concretamente el 21 de diciembre.

-¿Y usted piensa que está sucediendo?

-Habéis comenzado a llegar occidentales interesados en los conocimientos secretos de los mayas, han comenzado a aparecer viejos códices sagrados mayas, y sobre todo, aunque esto lo sepa muy poca gente, han vuelto los viejos mayas. -¿Los viejos mayas?- Los mayas considerados por ustedes los blancos del periodo clásico. Los mayas que construyeron estos monumentos al conocimiento que todavía les asombran, se fueron para volver, y están ya aquí.

¿En qué se diferencian de nosotros o de los mayas que hoy sobreviven acá en México?-

-Ellos tenían una conexión con el centro de la galaxia-respondió el hombre-. Su visión del mundo no era planetaria, por eso sus ciclos del tiempo no tenían una escala humana. -El chamán maya también me dijo que en estos años iremos descifrando y aprendiendo a usar sus calendarios sagrados y su lenguaje, sus glifos, y que de este modo el conocimiento maya resucitará Contentando cubrir el silencio que habla dejado el hombre con su ausencia. hay occidentales que han estudiado la Larga Cuenta y han descubierto que el gran número maya: 1.366.560, corresponde a 5.254 voces el ciclo de 260 días. Si los mayas dan como fecha de comienzo del Gran Ciclo de 13 baktunes en que nos encartamos, la fecha del 13 de agosto del año 3113 antes de nuestra era, considerada como el nacimiento de Venus, resulta que este Gran Ciclo finalizará, efectivamente, el 21 de diciembre del año 2012, tal y como dice este hombre. Los mayas piensan que el mundo tal y como lo conocemos hoy finalizará después de estos trece últimos baktunes. El 13 es el número sagrado maya, es el número del movimiento y el más elevado. El chamán maya me explicó que los mayas, los aztecas y otros pueblos pensaban que la humanidad ya habla vivido cuatro grandes ciclos antes del que nos encontramos actualmente. El primero de ellos sería Atlantis, que concluyó con la desaparición de este continente. Su conocimiento habría ido a parar a Egipto y al golfo de México. Esto explicarla lo extraño de la cultura olmeca, y el origen de sus conocimientos secretos. Hubo tres Grandes Ciclos más, correspondientes a otras grandes civilizaciones de la humanidad, que al igual que Atlantis, también desaparecieron. Ahora el último Gran Ciclo estaría a punto de concluir.

-¿El final de este último Gran Ciclo significará que el tiempo, acabará?-

-Las profecías mayas hablan del fin del tiempo-respondió el hombre-. En esa fecha termina el Tzolkin, que significa literalmente la cuenta de los días. El Tzolkín termina ahí, porque ya no hay días que contar.
Recuerden lo que les pasó a las aztecas que esperaban a Quetzalcoatl. Moctezuma entregó el trono a Hernán Cortés, pensando que era Quetzalcoatl encarnado de nuevo, porque Quetzalcoatl habla prometido volver el año 1-Caña, que mire qué casualidad, era el año 1519, cuando Hernán Cortés llegó a Veracruz.
Los mayas eran los mantenedores del tiempo-dijo el hombre-. Sabían lo que iba a ocurrir. En el Código Dresde predijeron hace 1.200 años un eclipse total que sucedería en México el 11 de julio de 1991.

-¿Y ocurrió?-

-Vaya si ocurrió-respondió el hombre con seguridad-. El día se convirtió en noche. El códice Dresde predijo que este eclipse anunciarla acontecimientos que cambiarían la vida sobre la tierra, que la propia Tierra cambiarla y entonces la humanidad conectaría con la sabiduría cósmica, en forma de encuentros con los maestros venidos de las estrellas.

Miles de personas vieron un extraño objeto en el cielo, y cientos de ellas lo grabaron con sus videos. Y no solo en México D.F., la mayor ciudad del mundo, sino también en Puebla, una ciudad cercana al volcán Popocatopetl. El objeto permaneció más de veinte minutos, junto al sol, durante el eclipse. No hay duda de que quería ser visto. Y recuerden, en Mesoamérica los eclipses de sol siempre han señalado el inicio de una época y el final de otra. Parece que no tenemos ninguna opción ante un futuro que parece está ya escrito.

-De todos ustedes depende lo que ocurra finalmente con la humanidad el año 2012. Yo les estoy diciendo que algo va a ocurrir, y que podemos estar o no preparados para ese acontecimiento.

Hay un flujo de acontecimientos que ustedes no pueden dominar. Estamos todos en un río que hay quien sabe a dónde nos llevará. Es su decisión qué hacer o no hacer dentro de ese río. Oponerse a su corriente, o fluir con él, dejándose llevar.
Ya están las semillas dentro de ustedes. Estamos en el inicio del renacimiento de la civilización maya. Y todos ustedes pueden ser mayas. Ser maya no es una cuestión racial, sino espiritual. Maya es alguien armonizado con la Tierra y con el universo.

Otros templos de Palenkua.
El templo del Jaguar, que dijo simbolizaba un saber antiguo pero ya inútil. Nos dijo que el hijo de Pakal Votán se había llamado Chan Bahlum, el jaguar-serpiente, dando origen a una época vinculada a Kukulkán, la serpiente emplumada, que significaba el fin del linaje de los Bah Baltán, los jaguares de piedra, que provenía de los olmecas. , también el tablero de los Guerreros, donde nos dijo que nos reuniríamos algún día para morir de pie y renacer a una nueva vida. Al pasar junto al templo de las Inscripciones, nos dijo que era el más importante de todos.

-En este templo está todo lo que los mayas guardaron antes de partir.

dijo que en el año 830 de nuestra era los mayas dejaron misteriosamente Palenkua, como ocurrió con otros grandes centros ceremoniales mayas.
Ya habían cumplido su tarea, y se fueron. -¿A donde?-
-A su lugar de origen, el lugar de donde vinieron; pero como les dije no se fueron sin dejar antes aquí su conocimiento.
-En lugares como éste-y señaló extendiendo sus brazos a todo el recinto de Palenque-, y en las piedras, en sus códices, en los árboles, en el cirio, y en otra dimensión, en una especie de grandes bibliotecas donde es posible encontrar todo el saber acumulado por este pueblo.

-¿Cómo se descifra esa información? las similitudes entre las explicaciones de este hombre y las de Ramón, sobre lo que podríamos llamar las bibliotecas del nagual.
Si una pregunta te quema y te urge encontrar la respuesta, encontrarás el medio. Puede que las plantas y los hongos te abran la puerta a esa biblioteca de saber inmenso. Los mensajes son entregados, las visiones llegan, y palabras sin sonido son escuchadas. Los verdaderos seres humanos, los seres humanos vivos y despiertos, viven plenamente y experimentan aquello que está más allá de la realidad cerrada y chata de la cultura moderna.

-¿Dónde fueron?
-A las estrellas de la serpiente-
Luego dijo que ese nombre aludía a su forma en el firmamento. Al escuchar esto, Mirabelle le preguntó si eran las Pléyades, cuyas siete estrellas se ven con esa forma en el cielo.
El siete es el otro número sagrado de los mayas-fue la respuesta de este hombre.

Fuente:
http://misterios1.tripod.com/sabios_mayas.htm(desconozco el autor)



Los Mayas Históricos le dieron a la palabra un sentido sagrado, con ella, se comunicaban con sus dioses y dejaron testimonio de las obras y las vidas de sus reyes que llamaron Ahauob’; esta antigua palabra significa “los que hablan con fuerza, los que gritan o los que determinan” y es que con la palabra transfiguramos al mundo e imponemos dominio sobre los seres y las cosas; es con la palabra como creamos nuestro mundo dentro del mundo.

Nuestros Mayores veían una cruz en el cielo que se formada con un eje luminoso (la Vía Láctea) que iba de Norte a Sur y por una banda imaginara que del Este al Oeste recorren el Sol, la Luna, los Planetas y las Trece Constelaciones que los mayas midieron con precisión.
El eje de la Cruz Celeste se identifica con la Ceiba o "El Primer Árbol" que durante la Creación Maya fue plantado para separar las aguas del cielo y de la tierra; ese árbol primigenio se encuentra también presente en otras civilizaciones del mundo.




Estela 5 de Izapa, Chiapas, la Creación Maya y el Árbol Cósmico entre los dioses y los seres

En sus estudios sobre el chamanismo, el maestro Mircea Eliade lo identifica con la Estrella Polar y nos indica que tiene sus orígenes en la Culturas Boreales (las que se desarrollaron hace 12 000 años en el congelado hemisferio Norte); desde aquellos tiempos sin memoria escrita en piedra, ha sido utilizado como un conducto energético por el cual los chamanes y chamanas ascienden al cielo para mediar por sus comunidades delante a las conciencias inorgánicas.

La Vía Láctea determinó el diseño de algunas ciudades precolombinas como Tulum o Teotihuacán, ambas ciudades tienen un avenida principal que va de Norte a Sur.


La Vía Láctea fue representada también como una canoa que era impulsada por los Dioses Remero Raya y Remero Jaguar; en su interior, viajaban cómodamente un perro, un loro, una iguana, un chango y el Dios del Maíz quien en una ocasión descendió de la “canoa celeste” a la altura de la constelación de Orión, tomó el fuego de entre las estrellas Alnitak, Saïf y Rigel y lo otorgó a los seres humanos. Estas tres estrellas, forman un triángulo casi equilátero y los mayas las llamaron Oxib’ Xk’ub’ (Las Tres Piedras del Hogar), es por ese motivo que los mayas colocan “tres piedras” para sostener el comal con el que cocinan sus alimentos.


Cuando los mayas realizan la ceremonia en la que plantan una Ceiba, están reproduciendo el pasaje de la Creación Maya que dio origen al espacio que habitamos; de igual manera, cuando compartimos el alimento maya cocinado en las Tres Piedras, recreamos un espacio celeste en el ambiente terrestre; el milenario Mundo Mitológico Maya está vigente y palpita en nuestro cotidiano.

Del Este al Oeste, dijimos que los Mayas Históricos observaron una banda imaginaria que los científicos llaman Eclíptica y nuestros ancestros vieron en ella a una “serpiente de dos cabezas” en muchas ocasiones, el cetro de poder que portaban los Ahauob’ simbolizaba esa banda del cielo porque los dirigentes mayas fueron los hijos de los dioses que residían en el cielo y por otro parte, la observación de los movimientos de los Planetas, del Sol y de la Luna fue lo que les permitió desarrollar los calendarios más precisos que los seres humanos hemos diseñado.


El Ahau Kak' Tilihu Chan Chaak porta el Cetro de Poder que representa al Vía Láctea



La Cruz Celeste fue profusamente dibujada en el imaginario y en la plástica maya, en la ciudad de Otolum (que hoy nombramos Palenque), al final del S. VII, esa Cruz fue maravillosamente esculpida por los artistas mayas; el Ahau Kinich Kan Balam II se representó a sí mismo junto a una Cruz Celeste en los muros de los templos de la Cruz y la Cruz Foliada y también aparece la Cruz Celeste en el sarcófago de su famoso padre Kinich Hanaab Pakal K’ in.


El escritor de Ficción Histórica, Victor Von Daniken, escribió “El Día que llegaron los Dioses” un texto bastante provocador y sin ningún sustento epigráfico o arqueológico en el que dio cuenta de su desbordada imaginación y escribió que el Ahau Kinich Janaab’ Pakal K’in era un astronauta que movía unos controles de una nave espacial. La actual lectura de los jeroglíficos mayas nos indica que precisamente el famoso Ahau de la actual Palenque, en realidad desciende al inframundo a través del la Ceiba Primigenia para resurgir como Dios del Maíz tal y como sucedió con el padre de los Héroes Gemelos Hunabk’ u e Xbalamqué. Esta tradición de ingresar al Xibalba’ (inframundo maya) para resurgir como Dios del Maíz a través de la Ceiba que contacta con sus hojas al cielo, con su tronco a la tierra y con sus raíces al Xibalbá, es común entre todos los Ahauob’ del Mundo Maya y no exclusiva del famoso Ahau enterrado en el Templo de las Inscripciones.






Cuando llegaron los peninsulares a la Tierra del Mayab, la Cruz Cristiana fue bien recibida porque para nuestros mayores no les era ajena. En la Isla de Cozumel, Hernán Cortés mando desmontar un altar maya, lo pintó con cal (el blanco para los mayas era sagrado y representaba al Norte) y colocó una Cruz; los mayas de la Isla de las Golondrinas identificaron un motivo religioso similar al que ellos tenían en su religión. Cortés partió en búsqueda de nuevas conquistas pero el mal tiempo le hizo regresar a Cozumel, al desembarcar, observó con alegría que los mayas no habían desmontado la Cruz, entendió entonces que era un signo común para ambas culturas. No en balde, al llegar al Golfo de México, llamó a la primera ciudad que fundó “La Villa Rica de la Vera Cruz” su verdadera Cruz porque en aquellos tiempos de memorias transcritas en papel amate, cada pueblo tenía su verdad.

Durante la Guerra de Castas, la Cruz, retomó la palabra de los Ahuob’ para guiar a su pueblo. Surgieron varias cruces y en Tulum una chamana de nombre María, hablaba con una Cruz en lo que actualmente llamamos el Templo del Castillo. Después de la rebelión maya, durante décadas, a los mayas les fue negado el acceso a ese recinto porque es un Lugar de Poder. En una ocasión que guiaba a un grupo de turistas europeos en Tulum (su nombre original es Zamá y quiere decir “alba”) a lo lejos, observé que cinco mayas dirigidos por una mujer, ingresaron a la zona arqueológica, caminaron directamente hacia el Templo que llamamos erróneamente El Castillo y aunque para los visitantes está restringido el acceso, ellos subieron como por su casa, dignamente, sin miedo, con una misión. Al llegar a la cima dejaron una ofrenda, realizaron un breve ceremonia, la mujer pronunció palabras sagradas y cuando un custodio les llamó la atención con un silbato, ellos ya emprendían la retirada, iban cubiertos con un halo energético que los protegía, nadie los pudo alcanzar, hicieron caso omiso a los improperios de los turistas mestizos y salieron dignamente de la zona arqueológica. Lo que nosotros consideramos usufructo que genera divisas, plusvalía y marginación, para los corazones de los mayas, son lugares mágicos que prescinden del dinero, por ello, los mayas nombraban Huitzob' (Montañas Mágicas) a las Pirámides.



La Cruz Parlante tiene la virtud de ser un “objeto” que se transforma en “sujeto” porque está bañada de Ch’ ulel (santidad) y es un claro ejemplo del mágico pensamiento maya que utiliza a la palabra para dar vida a lo que nuestros ojos occidentales ven inerte.

La Cruz Parlante que hoy en día se venera y se respeta, simboliza la permanencia de un milenario pensamiento transformado en voluntad, una vívida constancia de que la Civilización Maya se ha transfigurado desde tiempos sin memoria y está vigente entre nosotros. El próximo 3 de Mayo, en el Mundo Maya se festejará a la Cruz Parlante y respetuosamente envío una salutación a los mayas deseando que algún día, los mestizos entendamos la importancia de la Cruz Celeste para respetarla y dignificarla.La Palabra zurce y labra, por ello, la Cruz Parlante está vestida y fue esculpida en piedra y en la memoria ancestral de un pueblo que todavía acude a ella para hablar de verdades eternas.

http://literaturaymundomaya.blogspot.com/2010/04/la-cruz-celeste-maya.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada