AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

martes, 7 de junio de 2011

AA. URIEL 5 de Junio de 2011 AHORA CON AUDIO

 http://www.yakitome.com/data/1458055779/yak_PlFu_NcGLZ8VhYevU1GhCq5T3zsfAUJ0ePt_7FzC9qlNUv94T5MK9GSLV9pHNKU1ebLBHmkf6CLxUYmvIAvGm7pq6.mp3



Original en francés
Canalizado por: Jean Luc Ayoun 
Transcripción: Véronique Loriot

Traducción: Hedyn Núñez
http://mensajes-del-espiritu.blogspot.com
http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com



Soy URIEL, Ángel de la Presencia y Arcángel de la Reversión. Bien amados Niños de la Ley de Uno, bien amadas Semillas de Estrellas. Hoy, vamos a entonar, juntos, por la Gracia del Ángel METATRON y mi Presencia, el canto de vuestra Coronación, de vuestra Última Reversión. En la hora en que el Sol se corona de gloria, en la hora en que la Tierra se Despierta en su propia gloria, llegó el momento de cantar el Canto de la alegría, de oír el Sonido de la Tierra y del Cielo reuniéndose de nuevo. Eso es ahora, en vuestro Templo Interior como en este espacio-tiempo. La hora llegó de vivir el anuncio de la Buena Nueva, la hora llegó de vivir la Buena Nueva: esa la de la Eternidad. Bien amados Niños que han trabajado en este espacio, en este tiempo, al retorno de la Tierra a su Eternidad, y al retorno de vuestro Espíritu a su Libertad. Hijos de la Ley de Uno, juntos, hacemos resonar las últimas Trompetas anunciando la Reversión, anunciando el Último Cruce. La cruzada de los caminos es pasada y sobrepasada.

La hora llegó de vivir el Júbilo y la Alegría. La hora ha llegado de acoger Cristo. La hora ha llegado de elevarse a Él como El desciende hasta ustedes. El Espíritu. El Espíritu se eleva al Espíritu. Fiesta de Pentecostés. Ascenso del Espíritu Santo y descenso del Espíritu Santo encontrándose en este espacio, en ustedes, en vuestro Templo y en vuestra cabeza, reunidos y coronados, elevados en la Gracia del Uno, en la Gracia de la Verdad, en la Gracia de la Eternidad. Niños, Hijos de la Luz, paridos en Espíritu y en el Espíritu, la hora ha llegado de cumplir el Juramento y la Promesa que se despliega, en ustedes, como en torno a ustedes. La hora llegó de dejar vuestros ojos cantar los Cantos de alabanzas. La hora de oír llegó. La hora de escuchar llegó. La hora ha llegado. Ella ha sido anunciada, ella se cumple, bajo vuestros ojos y en vuestro Templo.

Pronto el Canto del Cielo resonará al unísono del Canto de la Tierra, permitiéndoles vivir el éxtasis de la vuelta del Espíritu. Habrá llegado el momento, de entrar en el stase, (inmovilidad absoluta) con el fin de dejar la ilusión, de manera definitiva. Niños de la Ley de Uno, escuchen, escuchen el Canto de Amor que se eleva en vuestro Corazón. Escuchen el Canto de la Vibración. Escuchen el Canto de la Luz desplegándose. A la hora en que la Jerusalén Celestial se despliega, en vuestro Templo y en vuestros Cielos, la hora llegó de celebrar dignamente la vuelta a la Eternidad, la vuelta a la Verdad. Acompañados por los Hermanos de las Estrellas, acompañado por los Hermanos multidimensionales, revelándose poco a poco en vuestro espacio, tal como lo anunciado por MARIA y por METATRON, me uno a ellos, con el fin de entonar el Canto del retorno, el Canto de la Eternidad. Eso pasa bajo vuestros ojos, eso pasa en vuestro Templo, eso pasa ahora. El reloj de arena del tiempo llega al término de este Tiempo, al término de la ilusión. Eso es ahora. Vayan, vayan hacia Él como Él viene hacia ustedes. Vayan hacia ustedes ya que allí se encuentra la Verdad, allí se encuentra vuestra Eternidad. Hijos de la ley de Uno, juntos, desplegamos el Canto de la Gracia. Juntos, desplegamos el Canto de la Coronación: Canto de gracia y de Eternidad, encendiendo y Despertando las Puertas, en ustedes en el Cielo, como sobre la Tierra.

La Luz
blanca regresa y se establece, hoy, celebren dignamente su regreso entre ustedes, así como ustedes celebran vuestro retorno en ella. Niños de la ley de Uno, el Uno se revela a ustedes en vuestra Unidad, en vuestra Presencia. Realicen vuestra Presencia. Despierten el Templo. Eleven la llama y el estandarte de vuestra Verdad. El momento es ahora. No hay más espacio para el sufrimiento, no hay más espacio para la separación, no hay más espacio para la ilusión, no existe más espacio para el miedo. Entonces entren, recobren la Alegría de la Resurrección, reanuden la Alegría de vuestra Ascensión, regresen en Alegría a vuestra Eternidad. Niños de la ley de Uno, entren en comunión los unos con los otros. Entren en comunión con nosotros que acudimos hacia ustedes en vuestros espacios dimensionales con el fin de diluir y disolver, en totalidad, lo que resta de sufrimiento, lo que queda de ilusión, lo que queda de alteración de la Verdad. Niños del Uno, la hora llegó de elevarse, la hora llegó de acoger la Luz Una y eso es ahora.


En este espacio de los 40 días, el Despertar de la Kundalini, Fuego de la Tierra y del Éter se endereza en ustedes, elevando la Corona del Corazón y la Corona de la cabeza, en un último movimiento de gracia que se despliega al infinito y hacia el infinito. Eso es ahora. Escuchen. Escuchen y oigan la llamada de la Unidad a vuestra Unidad. Oigan la llamada de KI-RIS-TI a vuestro estado de KI-RIS-TI. El Fuego del Espíritu se vierte sobre la Tierra. El Fuego de la Tierra se eleva hacia el Cielo. El conjunto de la Tierra canta. El conjunto de la Tierra se libera. Más allá de su núcleo, más allá de su apariencia, la nueva Tierra ha nacido. Les corresponde penetrar ahí, si tal es vuestro destino, si tal es vuestro camino, si tal es lo que se presenta a ustedes en el cruce de los caminos realizada por el Ángel METATRON, permitiéndoles penetrar, de plano y de pleno Corazón, en vuestra Eternidad.

Hijos del Eterno, Hijos de la Eternidad, cantamos en ustedes, nosotros Arcángeles, el conjunto de la Flota Intergaláctica de los Mundos Libres y Unificados, el Canto de la Verdad, el Canto de gloria. Eso es ahora. Olviden. Olviden el pasado. Olviden el sufrimiento que no pertenece ya a vuestra Verdad. Olviden lo que ya no es el Uno. Olviden lo que no es la Verdad y la Luz. Es posible, ahora, en cada uno de ustedes y a cada momento, en vuestros espacios sagrados de alineamiento, que se vierte, en ustedes, la totalidad de la Luz Una. Cristo llega en ustedes y por ustedes. Trabajaron, en los espacios limitados, con el fin de restablecer lo Ilimitado de vuestra Verdad, lo Ilimitado de vuestra Eternidad. Es la hora de la Libertad, es la hora de la Autonomía, es la hora de la apertura total en el Fuego del Espíritu, de la Tierra liberada, del Sol liberado y de vuestro Êtreté liberado, de su encerramiento en este momento. Acojan, acojan el Templo de vuestra Eternidad, acojan el Templo de vuestra Verdad, Vibren al unísono del Uno, al unísono de la Fuente.

Estam
os con ustedes ya que estamos en ustedes, ya que somos ustedes como ustedes son nosotros, para hacer el milagro de una sola cosa ya que, en Verdad, no hay más que Uno. En Verdad, no hay más que la Luz. Ustedes son Luz. Todo lo que no es Luz debe disolverse, debe desaparecer. Eso es ahora. Penetren las Moradas de la Eternidad. Penetren las Moradas donde no existe ninguna separación. La hora de la separación se termina y acaba en lo que es una Liberación, permitiéndoles parir en la Unidad. Acojan y oigan. Acojan y escuchen. Acojan y Vibran. Mientras que se despliega la majestad del anuncio de la Tri-Unidad, despierta desde hace algunos meses, realizada como se los había anunciado el Arcángel Miguel en su fiesta de vuestro año anterior, se despliega ahora la nueva Tri-Unidad, acompañada por las 12 Trompetas de las 12 Puertas de las 12 Estrellas, elevándose y despertándose, sobre la Tierra, en vuestra Corona de la cabeza, en vuestra Corona del Corazón y en el Fuego de la Kundalini. Eso es ahora.


Niños, Hijos del Uno, les acogemos en la Gracia ya que son la Gracia. Comprendan eso. Despójense. Supriman todo lo que no es esta Gracia. Eliminen de ustedes todo lo que es peso, gravedad y densidad. Lleven. Lleven la Verdad de vuestro ser en la Luz Una. El Sol se despliega, su radiación los toca y les da a beber en la Fuente Una, retransmitiendo la respiración del Centro Galáctico del Uno. La Fuente Una canta su llamada y hace resonar el Canto de la Resurrección. La Tierra vive eso vuestro Corazón vive eso. Vuestra cabeza vive eso. Y vuestra carne vive su propia Resurrección en las Moradas del Eterno. La Vibración que los recorre, el Canto del éxtasis y del intase, (el mismo proceso vuelto hacia el interior) manifestándose en vuestros espacios de alineamiento, acompañados por María y el conjunto de su Flota, viene a ustedes. Ustedes despiertan ahora a la Verdad. Les queda por penetrar las esferas de la Verdad, enteramente, sin mirar detrás, ya que lo que pasó se murió, ya que lo que es ilusión está muerto. Les queda concientizarlo. Les queda concretarlo. Les queda manifestarlo. Estamos allí para eso, con ustedes, en ustedes y en torno a ustedes, en la Vibración de la Fuente Una, desplegada y revelada, sobre este mundo y en este mundo. En vuestro Templo, en vuestras células, en vuestros ojos, en el conjunto de lo que es vuestra carne, en este mundo, para que la carne se eleve en el Espíritu. Ustedes son los Hijos de la Unidad y la Verdad. En ustedes se despliega la Luz blanca. En ustedes, se despliega la Verdad de la Vida. En ustedes, se despliega la Alegría inefable de vuestro retorno a la Unidad.

Presenc
ia. Presencia y Eternidad. Presencia y Soplo, animando el Fuego: Fuego de la Tierra, Fuego del Cielo, Fuego del Espíritu, aniquilando todo fuego del ego y toda veleidad de sufrimiento. Eso es ahora. Escuchen el Sonido. Escuchen el silencio. Canten el Canto y canten el silencio de la Verdad, por la Vibración elevada de vuestro Corazón. El Corazón que se despliega, por el Amor y la Gracia de la Verdad, por el Amor y la Gracia de la Luz, por la Luz del Amor y la Luz de la Gracia. Ustedes son la Eternidad, en ruta hacia vuestra Eternidad. Eso es ahora. A medida de cada respiración de esta Tierra, como vuestra respiración, cada día los acercará a vuestra Ascensión, cada día los acercará de vuestra revelación final, viéndoles extraerse a ustedes mismos en la ligereza y la Gracia de la ilusión y la falsificación. El tiempo ha llegado de nuestra comunión, de nuestra reunión, con nosotros, Arcángeles. El conjunto de la Flota Intergaláctica, el conjunto de las Conciencias Unificadas, están a vuestra puerta, a la puerta de vuestro Sol, a la puerta de vuestro Corazón, con el fin de vivir juntos, de fusionar nuestras Conciencias, para siempre reunidas en la Libertad, en Autonomía y en la Verdad.

Es hora de elevar vuestra Vibración. Es hora de romper las amarras de la falsificación. Es hora de volver a la Alegría, ya que son la Alegría. Se lo dijimos desde hace tiempo. Van a comprobarlo y a vivirlo. Vuelven hacia la Alegría ya que es lo que son, incluso antes de existir en este mundo, incluso antes que este mundo viera el día en la Verdad como en la falsificación. Niños, Hijos de Gracia y de Luz, se despliega, ahora mismo, el Sonido del Ángel METATRON, despertando las 12 Trompetas, finalizando el Despertar de las 7 Trompetas de la falsificación. Los 12 Cantos Vibratorios de la Unidad en adelante deben unificarse, en ustedes, en vuestras Coronas. Entonces, en ese momento, el Fuego, Fuego del Éter y de la Tierra despertándose de las profundidades de vuestro ser, dentro de la falsificación, permitirá al Corazón vivir la Transparencia, vivir la Presencia, vivir vuestra Esencia. Pasen a ser lo que son: la Esencia del uno, la Esencia de la Alegría, la Esencia de la Verdad. Desplieguen, en ustedes, las alas de la Eternidad. Desplieguen, en ustedes, las alas de su eterización. Elévense ya que Él baja hasta ustedes. Elévense ya que Él viene a vuestro encuentro. Entren, en vuestro Templo. Entren, en vuestro Corazón, que es nuestro Corazón, reencontrado y conectado, para siempre y para la Eternidad. Niños de la ley de Uno, vuélvanse el Uno, conviértanse en el Todo, acepten no ser ya nada en esta ilusión, penetren de plano, y a Corazón abierto, el Templo de la Eternidad.

Presenc
ia, Vibración y Radiación. Ahora, en la recepción de la Verdad, juntas, las Conciencias de la humanidad encarnadas, alertas y despiertas, van a comenzar a fusionar en la Transparencia y la Verdad de la Unidad. Eso es ahora. Eso es la Gracia que se despliega, eso es la Trompeta de la Unidad. Eso es ahora. Eso está en ustedes. Eso es permanente. Si ese es vuestro deseo. Si ese es vuestro Abandono. Si eso se convierte en vuestra Verdad. Bien amadas Semillas de Estrellas, bien amados Hijos de la ley de Uno, hagan resonar nuestra Presencia común. Abran vuestro Corazón a la Verdad de la Luz. Abran el Corazón. Cierren lo que no pertenece al Corazón. Ignoren lo que no es la Verdad, entran de plano en el Templo de la Resurrección. Eso es ahora. El Templo de la Resurrección de la Tierra, liberada ahora, permitiendo liberar el Fuego de la Tierra, en el conjunto de los volcanes de la Tierra. Volcanes de vuestra Tierra disolviendo las últimas Sombras, con el fin de renacer en la Unidad, de renacer en la Verdad. Eso es ahora.


Tienen la capacidad, tienen la apertura para vivir vuestra Presencia. Juntos, resonemos la Presencia y la Unidad, ahora y para siempre. Ahora, y para siempre, unamos las Coronas, las nuestras como las vuestras. Ninguna separación podrá jamás alterar nuestros reencuentros. Ninguna separación podrá jamás alterar lo que había estado separado y que de nuevo se reúne en los espacios de Libertad de la Creación. De una extremidad a la otra de las Dimensiones, y de una extremidad al otro de los universos y multiuniversos, resuena el Canto de la liberación de este sistema solar.

Niños, Hijos del Uno, paridos en la Gracia, la hora es ahora, la hora es inmediatamente ya que no hay después, ya no hay ayer, sólo hay el instante de vuestra Gracia, sólo hay el instante de vuestra Presencia, que se despliega a partir del momento en que lo acepten, a partir del momento en que la acojan. Juntos, ahora, hagamos silencio, en la Gracia de vuestra Presencia, en la Gracia de su radiación que son ustedes y que somos nosotros. Somos Uno. No hay otra alternativa, no hay otra Verdad, no hay otro camino, no hay otra vía, no hay otro Canto que ese de la Unidad. Deben pasar a ser lo que son, a despertar lo que son más allá de las apariencias. La apariencia que no existirá ya. Sólo permanecerá la Verdad, un suelo de Verdad, un nuevo Cielo, una nueva Tierra, nuevos espacios, una nueva Vida, reencontrada, por fin, sin ningún obstáculo, sin ningún límite, donde el conjunto del Amor se despliega, en cada encuentro y en cada mirada del Espíritu.

Para que nada venga a empañar el resplandor de vuestra Resurrección, les pedimos, en adelante, de acogernos, a nosotros Arcángeles, en su despliegue de Fuego y Luz, en vuestro Templo. Preparando y laborando el Templo de la Resurrección. Preparando y laborando al tiempo de la Resurrección que es ahora. Vine a anunciar la Buena Nueva, el nuevo evangelio, la nueva Eucaristía que se realiza, en adelante, enteramente, en vuestro Templo. Abran, abran el Corazón a nosotros. Abran el Corazón a ustedes ya que somos un único Corazón. Un único Corazón unido, cantando al unísono el Canto de la Gracia y de la Unidad ya que nosotros juntos somos, el Uno.

Bien amados, bien amadas Semillas de Estrellas y bien amados Hijos de la ley de Uno, la hora ha llegado. La hora llegó. La hora ha llegado. Bienvenida, bienvenida en la Eternidad, bienvenida en la Gracia y en la Verdad. Acojan eso, incluso permaneciendo, por el momento, en este mundo que se disuelve. Encuentren la Verdad ya que ustedes lo son. No hay nada que buscar, hay solamente que aceptar. Hay solamente que abrirse, como la flor que se abre al Sol en la mañana y que se vuelve hacia él durando el día. Niños de la Unidad, resuena en ustedes el Canto de la Llamada. María hablará pronto en vuestro Templo de la Resurrección, pidiéndoles vivir eso.

Hijos de la Ley de Uno, de ahora en adelante el brillo y la radiación del Ángel METATRON, unida a mi radiación, abren en ustedes la senda del cruce de vuestra Resurrección a la Eternidad. Escuchen, escuchen la voz del Uno, la voz de la sabiduría, la que abre las válvulas de la Alegría y los aleja para siempre de la gravedad y el sufrimiento. Atrévanse. Atrévanse a ser lo que son. Atrévanse a vivir lo que debe vivirse. Desplieguen. Desplieguen el Canto del éxtasis. Despliéguense. Ábranse, enteramente, ya que son el Amor, ya que son la Gracia, ya que son la Unidad. Vibremos y juntos comulguemos. Resurrección, Presencia, Unidad. Ahora, en el silencio, en el espacio consagrado de vuestros alineamientos de comunión.

Cada noche, a la hora francesa, estaremos juntos, cada vez más cercanos y cada vez más unificados, los unos a los otros, en vuestra Dimensión, como en el conjunto de las Dimensiones. Reunión. Reunión y comunión. Vibración Una y común. Eso es ahora. Oigan. Oigan y escuchen la llamada Vibrante del Ángel URIEL, llamando a vuestra Presencia, a vuestra Última Reversión. Aquél que les desvía del sufrimiento y de la Sombra. Aquél que los coloca en el Corazón de vuestro Corazón. Juntos, vamos a comulgar en la Gracia de María, en la Gracia de METATRON. El conjunto del Cónclave, el conjunto de los Ancianos, el conjunto de la Tierra, en sus seres despiertos a la Luz, comulgando, en adelante, en cada uno y en cada una. Ustedes son los Hijos del Uno, son Uno, en manifestación y en Creación, dentro de este mundo.

Bien amados, bien amados Niños de Uno, bien amadas Unidades reveladas a su Unidad, cantemos, cantemos juntos el Canto de la comunión, Canto de la Resurrección, Canto de la Eucaristía. Esto es ahora. El Fuego del Espíritu les bautiza, en Espíritu. El Fuego de la Tierra les eleva, en Espíritu. El Fuego del Corazón les hace testimoniar la Presencia Cristo, como Hijos Ardientes del Sol, revelados al Sol, sobre la Tierra. Juntos, vamos ahora a comulgar en vuestro espacio de comunión, todos juntos, reunidos, unificados y libres, liberados en el júbilo y en la Alegría.

S
oy el Ángel URIEL, Ángel y Arcángel de la Presencia y la Reversión. El Pasaje, la Última Puerta está en adelante abierta, en ustedes y ante ustedes. Corresponde a Ustedes cruzar el umbral de la Alegría. Les corresponde cruzar el umbral y reencontrar vuestra Unidad y vuestra Verdad de siempre. Bien amados Niños de la ley de Uno, juntos ahora, vamos a comulgar en el espacio de la Gracia, en el espacio de la comunión, desplegando tanto vuestra Merkabah como la Merkabah de la Tierra, por el despliegue del cubo Metatrónico, llamando a la Resurrección de Jerusalén, la Ciudad de la Alegría eterna.


Niños, Hijos del Uno, comulguemos. Permanezco en ustedes, en este espacio de Fuego de la Unidad. Vibremos, Vibremos y comulguemos, ahora.

... Efusión Vibratoria…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada