AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

jueves, 20 de octubre de 2011

El Cosmos del Alma Capítulo X

El Cosmos del Alma Un despertar para la humanidad Patricia Cori. Capítulo X. El Maestro Codificado. Mayo 2000. CON AUDIO

Para escuchar audio:
http://www.yakitome.com/data/2112962754/yak_qwg22fmR70VfDFMpxzULtwrnCMVuSU063hs3sxEKdic0MOzCcGvCjHcKz4FzIV7qvU853vGqO_W_SDOQr2faLt0Xdvryi7roczXeKiy2.mp3

Capítulo X
El Maestro Codificado

Maestro Codificado, aún imperceptible para la mayor parte de vuestro mundo, entra en la mente de las masas sólo cuando un número suficiente de vosotros os hayáis depurado como para poder mantener su patrón vibratorio en vuestra frecuencia, lo que podemos decir que empieza a suceder en vuestro año terrestre de 2010.

No se trata del «Mesías», ni tampoco tenemos la intención de presentarla como vuestro salvador, así que os pedimos que no entreguéis vuestro poder a esa posibilidad, pues ello significaría que habéis tergiversado por completo nuestro mensaje. Aquellos de vosotros que iniciasteis la tarea de depurar vuestro campo y os estáis liberando del miedo, habéis entendido que os encamináis en la dirección correcta, que os guía vuestra conciencia más elevada y que no hay nada externo que pueda hacerlo por vosotros.

Vuestra concentración mental y la pureza de vuestra intención os guiarán por el desierto del invierno gaiano; vuestros sentimientos de comunidad y vuestro sentido de la totalidad permitirán que el planeta se sostenga durante la noche sin estrellas. Ya podéis descartar los sueños del Mesías y otros salvadores y ceder el paso al saber interior (vuestra fortaleza y sentido de propósito), con el cual cada uno de vosotros mantiene su propia frecuencia, mientras asumís la responsabilidad de todos los pensamientos que enviáis en las ondas, así como de cada una de vuestras obras, actos y palabras.

Los trabajadores físicamente presentes están ahora a vuestra disposición para asistiros en el cambio y la depuración de las energías, y los verdaderos maestros están transmitiendo el mensaje.

¿Habéis sentido las ondas centelleantes de luz que pasan por vosotros?

Sin duda, estáis sorprendidos de la aceleración que se está experimentando en muchos niveles, pues vuestra familia de cuerpos celestes no había conocido nunca una intensidad vibratoria semejante y, a su vez, todos los planetas de vuestro sistema solar han iniciado su metamorfosis. Todo está interrelacionado; cada criatura viva de vuestra Deidad Solar lo experimenta todo, desde los confines más lejanos de las órbitas exteriores hasta las esferas más recónditas del ser, y también allí, en la explosiva masa de la estrella gaseosa: vuestro Sol central.

Actualmente, están pasando a primer plano nuevos pensadores revolucionarios en los campos de la astronomía y la astrología, quienes tendrán la lucidez necesaria para cartografiar las nuevas rutas, pues dentro de poco las relaciones de los cuerpos celestes asumirán proporciones alteradas, a medida que los planetas inicien sus agudos estados de transmutación, y los viejos paradigmas pierdan su vigencia. Los arquetipos se están transformando en entidades más complejas, y están surgiendo nuevos cuerpos de la oscuridad de lo inexplorado.

A medida que vuestro Sol empieza su colapso, todo es atraído hacia dentro, y lo que aún no ha sido descubierto saldrá a la luz y luego viajará por el vórtice junto con vosotros.

Hay líderes nuevos, iconos fuertes en quienes podéis depositar vuestra confianza; ellos os guiarán a través de los cataclismos de las realidades que se desmoronan y os llevarán a la calma. Hay madres y grupos de curación para nutrir y restituir las energías; hay visionarios e instrumentos dotados que traen la sabiduría. Otros se desempeñarán como guardianes de los registros y serán quienes lleven los códigos genéticos a la próxima dimensión.

Están los Guardianes de la Tierra, quienes mantendrán la vibración de Gaia y facilitarán vuestra activación cuando vayáis a los sitios. Pero no os engañéis con imaginaciones de un gran salvador, pues ésa es simplemente una alegoría mítica. Como seres de luz, os congregaréis, y en los círculos sagrados de vuestra unión encontraréis protección y un refugio seguro en vuestro amor por Gaia y por todo lo que palpita con el latido del corazón del universo.

Cuando en las páginas precedentes os presentamos al Maestro Codificado como aquel cuya misión es ayudar a guiaros de regreso a la luz, no fue nuestra intención dar a entender que se trata de un ser físico, aunque hay muchos a quienes les encantaría reclamar el título. Por este motivo, sólo nos referiremos a Ella de esa manera cuando sea necesario para cumplir con nuestro propósito en estas transmisiones, el cual consiste en iniciar la percepción de su presencia en esta difícil fase de vuestra evolución planetaria, y transmitir dicha conciencia a tantos seres humanos como sea posible para que podáis recibirla en vuestros corazones y aceptarla en la mente colectiva.

Cuando hablamos del Maestro Codificado, nos referimos a un Maestro Ascendido que ha prestado sus servicios en muchos intervalos de conciencia del Ser Universal. Ella llega a vuestro reino como una especie de «partera» galáctica, cuya misión es ayudar en el renacimiento de vuestra Deidad Solar. Ya ha descendido desde más allá de la galaxia de Andrómeda, la décima dimensión, en preparación para lo que se requerirá de su parte: la tarea monumental de establecer los puntos de anclaje de los cuerpos celestes de vuestra Deidad Solar.

Esto exige poderes mentales conscientes tan ajenos a nuestras capacidades, que nos sentimos un tanto sobrecogidos ante su magnitud, pues estamos hablando de una entidad cuya influencia afecta el curso de todo un sistema solar, a medida que éste pasa de un contexto dimensional a otro.Esta es una misión inimaginable, aun desde nuestra perspectiva, de modo que es inútil que tratemos de describirla en este punto de nuestro desarrollo común. Os podemos decir, no obstante, que Ella viene con el fin de abrir los portales de todos los cuerpos celestes en vuestro sistema solar y para establecer el enlace gravitatorio interplanetario necesario para el viaje por el gran vórtice de los cordones astrales del Ser Universal.

Esto sucederá cuando las alineaciones galácticas y las conjunciones planetarias correspondientes coincidan con las coordenadas mayas. Ello involucra universos paralelos, seres celestes multidimensionales, y vuestra amada familia solar de planetas, lunas y asteroides, todos los cuales habrán llegado a la posición óptima en el punto de proyección maya del 21 de diciembre de 2012.

En cuanto al descenso del Maestro Codificado, no deseamos insinuar que asume forma humana o que se cristaliza como materia; en verdad, una esencia vibratoria de semejante intensidad no puede condensarse en un cuerpo físico. Solamente, digamos, que sería como tratar de mantener un litro de uranio puro en una botella de plástico. Su esencia ya impregna vuestra atmósfera y está concentrada especialmente sobre los vórtices, pues es desde la Tierra que coordinará el enlace planetario.

Dado que no experimentaréis al Maestro Codificado como una deidad física, os aconsejamos que no os fiéis de quienes alegarán ser testigos de su imagen en las formas abstractas de las nubes y los árboles. Ella está más allá de la forma, un ser de una magnitud vibratoria tan monumental que no puede haber una referencia visual específica o una palabra que la describa.

Ella es esencia, una conciencia de la más pura intensidad en el desempeño de una misión: prestar asistencia en el renacimiento de una Deidad.

Algunos de vosotros habéis empezado a conectaros con Ella en el nivel de la energía primaria, el primero de una serie de etapas de comunicación de creciente intensidad que pueden alcanzarse mediante un proceso gradual de alineaciones, pues tal es la inmensidad de su luz. La presencia llega hasta vuestra conciencia como un brillo extremadamente intenso, una iridiscencia radiante inexistente en vuestro actual espectro de la luz, pero tened la certeza de que cuando pase por vosotros lo reconoceréis.

Muchos más se harán conscientes de su presencia a comienzos del nuevo milenio, y será ese propio brillo lo que despertará vuestra conciencia, una señal de que habréis llegado al Nivel Uno de aclimatación. Se trata de un color que percibiréis profundamente en vuestro interior, el cual penetra con el fin de crear las alteraciones necesarias a nivel subatómico; tal como en otras circunstancias de vuestra evolución habéis absorbido frecuencias de otras dimensiones que os han puesto en resonancia. El resplandor del Maestro Codificado penetra hasta la estructura subatómica de todos los seres del planeta y más allá, por todo el cuerpo de vuestra Deidad Solar, el preludio eufórico de vuestra transición final al próximo nivel.

Si hoy, por medio de estas enseñanzas, tenéis conocimiento de esta entidad, entonces en este momento iniciáis vuestra percepción consciente de Ella, un paso preliminar para recibir los ajustes vibratorios, los cuales se iniciarán una vez que, simplemente, os permitáis considerar la posibilidad de tener a un ser semejante en vuestros pensamientos conscientes. Vuestra mente racional no aceptará esto de buena gana, pues aún es inconcebible para vosotros que pueda existir un ser de tal magnitud.

Estamos describiendo a un Maestro Ascendido que resuena como una Deidad, y sabemos lo extremadamente difícil que es para la cultura occidental, aún esclavizada por sus religiones de raza blanca y dominio masculino, aceptar a la Diosa.

Todos los seres se hacen más divinos en su proceso de ascensión por la espiral. Os pedimos que consideréis esta afirmación como un hecho en cuanto a lo espiritual. Así como transitáis el karma a medida que se manifiesta en vuestra vida física, de igual manera, como seres espirituales, evolucionáis y os convertís finalmente en esa incontenible vibración de luz de la luminaria: el alma evolucionada. Larga es la travesía hasta la iniciación; más larga aún hasta la maestría y más allá..., hasta la ascensión. Es el mismo sendero para todas las almas; el camino de regreso al Ser Supremo.

Toda la creación está en ese estado de movilidad ascendente de transformación y de regreso a la Fuente. El Maestro Codificado ha llegado a ese punto de fusión; sin embargo, primero tiene que consagrar este acto final como conciencia individual: su contribución a la Gran Obra de alquimia.

Éste es un proceso de curaciones y alineaciones gravitatorias que llevarán a vuestra Deidad Solar a través del túnel y, en la transición, el sistema solar entero se convierte en oro.

Trydjya, nuestro instrumento, en este momento está siendo preparada para el Nivel Tres de aclimatación, lo cual aumentará su sinergia con las reverberaciones de la energía del Maestro. Esto facilitará aún más su interacción con este Consejo y con seres de dimensiones aún más elevadas, quienes iniciarán su comunicación con la Tierra en un futuro muy cercano.

Esto forma parte del proceso continuo de armonización necesario para su futura labor como el instrumento de nuestra voz colectiva y oradora de los Días del Desierto. El Maestro Codificado viene para definir las alineaciones apropiadas que se requieren para garantizar que el tránsito se realice a salvo, restableciendo en el cuerpo de la Deidad Solar las frecuencias de sonido que ayudarán a mantener la cohesión de vuestro sistema solar, tal como los Seres Delfín han sostenido vuestros mares.

Ella tiene los códigos de todos los vórtices clave de cada cuerpo celeste en vuestro sistema solar, y su misión consta de tres partes: purificará los meridianos de energía de la Deidad Solar, establecerá el enlace gravitatorio correcto entre los campos de fuerza de todos los cuerpos y, en cierto sentido, dirigirá la orquesta de esta sinfonía final.

Entendemos que sin su intervención vuestro sistema solar se desintegraría, pues, a no ser que los cuerpos celestes hayan sido integrados dinámicamente, el efecto de sifón de ese paso magnético podría hacer que los planetas, lunas y grupos de asteroides se estrellen entre sí en una gran colisión galáctica, o lanzarlos a los cuadrantes más lejanos del espacio hiperdimensíonal. Otros, simplemente, podrían desaparecer en la zona gris «entre» dimensiones, la suerte más indeseable para todas las almas en transición.

La zona gris se puede comparar con la niebla más densa, una nebulosa impenetrable entre la vida y la muerte, donde el alma que no ha tenido resolución puede quedar atrapada entre la materia y el espíritu durante las fases de transición del proceso de la muerte. Tened la certeza de que no os gustaría estar en este lugar, ni como unidades individuales en vuestros propios ciclos de vida y muerte, ni como un cuerpo celeste en tránsito hacia su próxima dimensión. Es aquí donde residen los infames «grises», vuestro estereotipo de los villanos extraterrestres.

Desde estos turbios vapores se han escabullido a múltiples entornos del universo material, y su presencia perturba siempre la armonía de los seres tridimensionales. No pertenecen ni a lo físico ni a lo espiritual, y por eso ocasionan mucho miedo y molestias cuando aparecen en vuestra realidad. Como nota al margen, queremos enfatizar que éstos no son seres de luz, y que vuestro creciente encaprichamiento con ellos —libros, películas, figurillas, camisetas y demás parafernalia— los mantiene presentes en vuestra conciencia.

Eso es insensato, especialmente en este momento delicado, cuando hay tantas cosas en juego.

Sois mucho más perspicaces cuando centráis vuestras visiones creativas de seres de otros planetas en imágenes que proporcionan luz a vuestra aura, que cuando llenáis los espacios entre ellos y vosotros con ilusiones del mundo gris, pues sabemos que entendéis que el pensamiento puede manifestarse —y lo hace— cuando lo proyectáis en vuestro entorno. Y, creednos, ésta es una realidad que, sinceramente, es preferible que dejéis en paz.

El Maestro Codificado se convertirá en una fuerza predominante durante el año 2010, cuando el tiempo inicie la fase extrema de su curvatura antes de hacer un alto a partir del solsticio de invierno de 2012.

Os enfrentaréis a muchas incongruencias a medida que el tiempo lineal empiece a cerrarse a vuestro alrededor. Por más raros que ahora os parezcan los acontecimientos, no podéis imaginar lo que os aguarda una vez que lleguéis a ese punto de la rueda. Presenciaréis la reaparición de especies extintas, la manifestación de seres multidimensionales que atraviesan las capas, la repetición de sucesos específicos de vuestro pasado y veréis que las barreras de la realidad empiezan a abrirse de par en par.

Habrá una infinidad de imágenes conflictivas, toda suerte de contradicciones, y reinará la confusión en esta fase de la transformación, cuando seres de todas las procedencias se enfrenten a la disonancia de las realidades en proceso de fusionarse.

A medida que los efectos del cambio vibratorio intensifican vuestro cuerpo emocional, mental y físico, también se intensifican las condiciones geológicas de la Tierra. Con la aceleración del tiempo y las crecientes rasgaduras y roturas en la estructuración del espacio-tiempo, os veréis forzados a confrontar un sinnúmero de «no-realidades». Serán muchos los que buscarán frenéticamente las explicaciones lógicas y sencillamente «perderán la cabeza» (en vuestros términos); otros, que han venido acelerando su cuerpo de luz y cuya evolución los está sacando de la limitación, verán el desmoronamiento de las murallas del tiempo como una expansión que trasciende los límites de la tercera dimensión, y pasarán por todo ello situados en un punto de equilibrio.

Aquéllos capaces de entender y de resonar con la frecuencia del poderoso aumento vibratorio que se aproxima a vosotros con el Maestro Codificado, tenéis un don. Habéis depurado vuestro campo y ya os habéis enfrentado a los residuos de vuestro miedo, de tal forma que realmente deseáis que llegue el cambio y sabéis que será glorioso: el refinamiento de la polaridad, el fin del tiempo y la liberación de la ilusión.

Sus emanaciones serán una parte sumamente significativa de vuestra aceleración, una fuente de inspiración consciente, y estáis listos, emprendiendo el vuelo en alas de la expectativa.

El Maestro Codificado se halla personificado en las efigies de la diosa egipcia Hator, donde se la representa con el disco solar entre sus cuernos, pues los egipcios sabían que Ella mantenía el equilibrio de Ra, vuestra Deidad Solar. Os recordamos que todo está escrito en el Akasha, todo está previsto en el no-tiempo, y muchos miembros de la clase sacerdotal de Egipto eran videntes de talento y contaban con la guía de seres estelares de las Pléyades y Sirio, quienes se encontraban entre ellos.

Al igual que Sotis —Sirio, la Estrella Perro—, ella asciende simbólicamente en vuestro amanecer, tal como en los tiempos antiguos de Egipto, cuando la salida de Sotis en el horizonte del Este (antes del alba) anunciaba la crecida del río Nilo, lo cual proporcionaba fertilidad y vida a las áridas tierras del Valle de Egipto.


Lamentablemente, no se puede comparar el desbordamiento de las aguas del nuevo milenio con la inundación cíclica del Valle del Nilo, la gran arteria fluvial de Egipto, pues las aguas rugientes y los mares embravecidos que habéis empezado a experimentar en éstos, vuestros tiempos, señalan apenas el comienzo de la furia desatada de la naturaleza: la respuesta de Gaia ante el desequilibrio y la desarmonía que han ocasionado vuestro descuido e indiferencia.

Se os ha advertido y puesto en aviso, con respecto a los cambios de la Tierra que ya han empezado a manifestarse con furia en todo el globo, y no tenemos el propósito de castigaros constantemente con informes de las crisis que enfrenta vuestro planeta hoy en día. No podemos enfatizar lo suficiente; sin embargo, tenéis el poder de alterar los pronósticos actuales, aun cuando las profecías tiendan a negaros un resultado positivo.

No es demasiado tarde para que pongáis en marcha la resolución. Ésta es la jugada crucial; el momento del jaque mate lo tenéis frente a vosotros. No obstante, regresando a nuestra observación de «los ojos que no ven», nos preguntamos si vosotros, la raza, os movilizaréis a tiempo para ganar la partida, para revertir los efectos de vuestros errores y establecer un nuevo paradigma para la Tierra tetradimensional.

En su transición a una dimensión más elevada, Gaia verdaderamente pasa por una muerte planetaria natural, por cuanto ésa es la naturaleza de la transición. Si este concepto os parece inquietante, ello se debe a que aún os asusta la maravilla desconocida del viaje de salida del reino físico. Recordad, sin embargo, que conocéis la muerte, ya que la gran mayoría de vosotros habéis hecho la transición personal muchos cientos de veces anteriormente. Como lo hemos dicho reiteradamente, la información está contenida en vuestro material genético, enterrada en la memoria subconsciente.

La crisis ecológica actual de Gaia es un preludio antinatural de su transmutación, un síntoma de la alienación que separa a la humanidad de la naturaleza y la Tierra. Estáis exacerbando el proceso de su transición con vuestra destrucción indiscriminada de los ecosistemas, pero no tiene por qué ser así. Al igual que la experiencia humana de la muerte, puede darse una transición dulce y suave.

Vuestro propio karma y el planteamiento individual de la salud del cuerpo dictaminan si vuestra transición personal es como el soplo de un viento suave o una violenta tormenta. De igual forma sucede con Gaia, cuya enfermedad y malestar son el producto de vuestra conciencia colectiva. Así como todos habéis contribuido a su sufrimiento, de la misma forma podéis aunar vuestras fuerzas para sanarla en preparación para la etapa final de su transición.

Grandes facciones de vuestra población y la mayor parte de la clase dirigente, quienes aún niegan lo que sucede, se rehúsan categóricamente a aceptar que haya una crisis ecológica. Esto, según el humo que observamos elevarse por encima de los árboles de vuestros bosques tropicales agonizantes, así como los tentáculos del petróleo crudo que atraviesan vuestros océanos, hará que la transición sea una travesía muy dolorosa.

Observar a la Tierra desde nuestra posición estratégica es una experiencia aleccionadora, pues una vez el habitat de Gaia fue uno de los más espectaculares del universo, un paraíso y una belleza de connotaciones sin precedentes.

¡Y qué música!

Su wam le cantaba a los cielos, como las sirenas a Ulises, y muchos fueron los viajeros del espacio atraídos hacia la atmósfera de la Tierra en esos días de antaño de vuestra coexistencia armoniosa con las energías elementales. El hombre conocía su lugar entre los vivos y era humilde ante las fuerzas invisibles del universo, los dioses primordiales y los animales. Todo estaba en equilibrio y reinaba el amor; todo era armonioso en el Jardín del Edén.

Hemos observado a vuestros líderes gubernamentales durante su trabajo en la Cumbre de Kyoto, donde se reunieron recientemente con el fin de debatir el calentamiento global, y en la cual resolvieron que para el año 2008 reducirían en un ocho por ciento las emisiones tóxicas: excesivamente poco, demasiado tarde.

Quien gana en esta perspectiva es la industria, Gaia pierde, y también vosotros.

Habéis visto los comienzos de la disolución de la Antártica (el último de los ecosistemas sin estropear). Cuando llegue el momento de que vuestros gobiernos cumplan con sus compromisos de poner en vigencia los inadecuados planes de reducción prometidos en 1998, muchas de vuestras ciudades y regiones costeras estarán bajo las aguas. La masa glaciar entera se habrá partido, formando grandes islas que se dirigirán hacia porciones de América del Sur y se derretirán en las aguas más templadas.

Sabed que no es simple profecía lo que decimos aquí. Ya está sucediendo; ya era una realidad que venía manifestándose desde 1998. En caso de que no os hayáis enterado de estas noticias «devastadoras para la Tierra» cuando aparecieron brevemente en vuestros medios de comunicación, sabed que una enorme isla de hielo se desprendió del polo e inició su migración hacia aguas más templadas en el extremo sur de Argentina.

Este suceso, por sí solo, será la causa de grandes inundaciones, pues se trata de toda una isla de hielo que se derrite lentamente en esas aguas, y hay otros glaciares y muros de hielo que se están desprendiendo constantemente. Podéis esperar una extensión del fenómeno de El Niño (ya no la excepción esporádica), el cual es el resultado directo del calentamiento global de la tierra, así como lo es el deshielo de la Antártica.

Ya están ocurriendo inundaciones de gigantescas proporciones en muchas áreas del mundo, pero hasta el momento no habéis conocido lo que es la verdadera furia. El aumento del nivel de las aguas, combinado con vuestra asfixia del suelo de Gaia bajo el cemento, serán la causa de una devastación inconcebible.

Se redefinirá una gran porción de vuestras costas actuales, en tanto que muchas ciudades y pueblos costeros, efectivamente, desaparecerán para siempre, tragados por el crecimiento de las mareas, el desborde de las aguas y los ríos embravecidos. Sin duda habéis empezado a presentir que muchos emigrarán hacia zonas más seguras en los próximos años, forzados a dejar sus hogares y comunidades en búsqueda de tierra seca y terreno más elevado.

Tenéis otro asunto apremiante, producto de la crisis de inundaciones, que ya se está experimentando en este momento. A medida que las aguas desbordadas de vuestros océanos y ríos arrasan vuestras tierras agrícolas y campos fértiles, destruyen gran parte de vuestras provisiones alimenticias y extienden el envenenamiento. Los desperdicios y escombros son barridos por las aguas embravecidas, y cuando éstas se retiran, encontráis que la tierra se halla saturada de la inmundicia de los desechos humanos y desperdicios tóxicos arrastrados por la inundación, lo cual contaminará el suelo durante muchos años en el futuro.

Gaia no puede esperar hasta 2008 para la exigua reducción de un ocho por ciento, ni tampoco vosotros, como seres que respiráis en el planeta. Vais a tener que congregaros y aunar fuerzas para persuadir a vuestros líderes mundiales y ordenarles que aborden el colapso ecológico de la Tierra con la mayor urgencia, pues si bien los titiriteros les ordenan que centren su atención en las relaciones internacionales, la carrera armamentista, la economía global y el avance de la tecnología, os decimos que actualmente no hay preocupación más apremiante para la humanidad que la del medio
ambiente.

La ecología tiene que pasar al primer plano de vuestra conciencia y convertirse en la preocupación primordial de todos los seres del planeta. Se puede ejercer presión en los gobiernos para que respondan, y aquellas industrias que insisten en sofocar la vida de Gaia se pueden supervisar y finalmente frenar. Vosotros sois los consumidores; controláis la industria a través de vuestro poder adquisitivo, pues el dios del dinero determina la plataforma de vuestras políticas globales.

Si lisa y llanamente rechazáis los productos que no se adhieren a estrictas leyes medioambientales y también repudiáis aquellos que crean enfermedades en vosotros (tales como los productos agrícolas irradiados que ahora están apareciendo en vuestros almacenes), el gobierno no tendrá más remedio que crear la legislación que vosotros, el pueblo, exigís.

En consecuencia, la industria se verá obligada a atenerse a los estándares y exigencias de la población o cerrar sus operaciones. Cualquiera de estas dos opciones es una solución positiva para el problema de la supremacía absoluta de la industria en la Tierra.

En cuanto a lo demás, tendréis que hacer sacrificios; tal vez os cause molestias y, ocasionalmente, gastéis más en productos inofensivos para el medio ambiente, pues la industria argumenta que poner en vigencia estándares ecológicos sencillamente no es rentable; sin embargo, podría serlo si vosotros, como pueblo, como el poder adquisitivo, optaseis por aquellos productos compatibles con el medio ambiente y dejarais los otros.

¿Entendéis el poder de vuestra unidad, y por qué os manipulan para que os separéis?
¿Dónde estáis, hijos e hijas de Gaia?
¿Estáis preparados para poner en acción vuestra voluntad, para uniros como una conciencia colectiva e ir al rescate de la Gran Madre Tierra?
Al aunar fuerzas con aquellos que tienen el valor de arriesgar su seguridad personal por el bien de la Tierra, podéis mover montañas.

¿Qué se ha hecho de vuestra capacidad de discernir lo que es justo para vuestro planeta? Debéis tener el valor de defender vuestras convicciones, de ir en contra de la corriente, de rendir homenaje a la Verdad.
¿Cuándo vais a insistir en las soluciones?
¿Cuándo pondréis la legislación en vigencia y haréis vuestra parte para sanar al planeta, mientras aún podéis efectuar el cambio?
¿Qué hay de los animales, las grandes aves y los peces?
¿Os dais cuenta de que están desapareciendo lentamente de la faz del planeta?
¿Qué tendrá que suceder para que abandonéis vuestra resignación e iniciéis la pelea, uniendo fuerzas para proteger y salvar a vuestra tierra, los mares y el mismo aire que respiráis?
Las autoridades, las principales voces encargadas de la toma de decisiones, siguen desoyendo vuestra voz, pues es demasiado suave, demasiado endeble. Os hacemos un llamamiento para que vayáis a impartir el conocimiento a las masas, de modo que, en cantidad abrumadora, subáis el volumen y los obliguéis a escucharos.

No basta con indignarse ante los crímenes que se cometen en contra de la Madre Tierra; tenéis que hacer un aporte a la comunidad para instigar el cambio. Vuestro frente unido es vitalidad, es la fuerza de acción, como también lo es vuestro compromiso individual de reducir el consumo, eliminar los desperdicios de manera cuidadosa y correcta, y conduciros conscientemente en todo aquello que contribuya a que Gaia recupere armoniosamente su equilibrio.
Nuestras advertencias pronto llegarán a su fin, pues será muy tarde y no habrá vuelta atrás si hacéis caso omiso del mensaje y no os ponéis decididamente en acción.

Ahora depende de vosotros; haceros cargo, por amor a vuestro planeta y a todo el esplendor de vida que ha conocido a lo largo de su historia inconmensurable. Y no olvidéis que seguiréis centrados en la Tierra en la nueva dimensión; eso quiere decir que la Tierra hace su travesía, y vosotros junto con ella, pues sois sus hijos.

De modo que si pensáis en un final feliz al estilo de Disneylandia, donde no importa lo que pase porque todo se rectifica en lo nuevo, recordad que el karma debe resolverse, y que los males de Gaia serán igualmente reales en la cuarta dimensión, si bien el proceso de ascensión habrá alterado su manifestación.

Habéis aprendido que sólo podéis liberaros mediante la resolución de vuestras deudas kármicas, y lo mismo es válido para vuestro planeta. Queremos daros tema para pensar en cuanto a lo que le esperaría a Gaia en la realidad tetradimensional si no ponéis manos a la obra de inmediato, pues estáis a punto de entrar en la etapa irreversible, cuando todo sea atraído hacia el interior del vórtice a una velocidad mayor que la de la luz.

El Maestro Codificado no tiene jurisdicción en materia de salud y equilibrio de los ecosistemas de la Tierra, dado que ésa es una responsabilidad kármica que tiene que resolverse por medio de vuestra conciencia de raza. Ésta está enlazada con la totalidad y, por lo tanto, constituye un aspecto de la función de curación del Maestro Codificado, pero no creáis que llega un salvador en último momento y libera al mundo de la calamidad, pues ésta es la conciencia de la víctima: la antítesis de lo que en este momento se requiere de vosotros.

Os podemos decir que Gaia es actualmente el cuerpo celeste más inestable de vuestro sistema solar, y se la considera el eslabón débil de la Deidad Solar por muchas razones. Paradójicamente, es también el más dinámico, pues el potencial de la conciencia humana es inmenso e inagotable y, según la lectura del Registro Akásico, nos consta que los seres de la Tierra son capaces de inimaginables obras de amor y compasión, especialmente en los momentos culminantes de una crisis. Después de todo, vuestra gran capacidad de sentir intensa emoción es un aspecto sumamente vital de vuestra condición humana, y os animamos a que conozcáis vuestro cuerpo emocional en toda su complejidad.

Nos fascina vuestra emotividad, pues cuando estáis llenos de amor sois capaces de sentir extrema alegría, placer y el éxtasis de la vida, y es un deleite para nosotros experimentar esas ondas arrolladuras que pasan por nuestros reinos. Estamos agradecidos con vosotros. Vuestras emociones, cuando las exalta el amor, son un aspecto extremadamente poderoso de vuestra humanidad, aquello que os lleva a la grandeza. Vuestro éxtasis se siente a lo largo y a lo ancho de los cielos.

Esta es una de las razones principales que explican por qué se ha puesto tanta atención en vosotros, por qué son tantos los ojos que están observando y por qué el Maestro Codificado ha decidido realizar su Gran Obra desde vuestro ámbito planetario.


http://www.bibliotecapleyades.net/ciencia/cosmos_alma/cosmos_alma10.htm

Mis mas sinceros agradecimientos a Lucía Montaño por la búsqueda de este material y por colocarle los audios

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada