AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

jueves, 20 de octubre de 2011

El Cosmos del Alma Capitulo VI

El Cosmos del Alma Un despertar para la humanidad. Capítulo VI Templos sagrados. Patricia Cori. Mayo 2000. CON AUDIO.

Para escuchar audio haz click aqui
http://www.yakitome.com/data/2112962754/yak_yDymCFF0hDCm4vd2KVocK3P73QlxYUHvX2a6V4kNeERlAJWOqM87fKKTvGF5h7PdPCXGMirqT2wd2MAgpWg3n0dg.mp3

Capítulo VI
Templos sagrados

Hemos aludido a la importancia de sanar el cuerpo físico y de limpiar la toxicidad y las formas de pensamiento bloqueado que habéis mantenido en vosotros. Sabed que vuestra aceleración hacia las frecuencias más altas se determinará, en gran parte, por vuestra capacidad de liberar el exceso de energía atrapada en el cuerpo, lo que experimentáis en forma de enfermedad, malestar, disgustos emocionales y, muy específicamente, en erupciones en el estómago, el aparato respiratorio y la piel.

La culminación de la Era de Piscis ha aportado una mayor comprensión de los verdaderos significados del bien-estar y el mal-estar, por cuanto muchos de vosotros estáis recurriendo a métodos más holísticos cuando os planteáis la curación de lo físico.

Observamos que un número cada vez mayor de vosotros ha entendido que es esencial crear un estado mental y un equilibrio emocional adecuados para que la enfermedad y la falta de armonía no encuentren, en ningún aspecto, un terreno fértil donde tomar forma. Así como estáis aprendiendo a reconocer la forma física como un producto del cuerpo etéreo, también estáis desarrollando el conocimiento necesario para trabajar con el cuerpo mental y emocional a fin de evitar que la discordia se materialice en forma de enfermedad, y estáis utilizando, una vez más (como en Atlántida, el Tíbet y Egipto), las ondas vibratorias de luz y sonido para armonizar el cuerpo electromagnético.

Una vez que aceptéis sin reservas que toda la creación se materializa a partir del pensamiento consciente, os moveréis a un nivel aún más elevado, donde ya no será necesario el proceso de curación que estáis redescubriendo hoy, donde usar el poder mental del individuo con miras a la armonía personal y planetaria será tan simple como tocar un diapasón para generar sonido.

Esto es de suma importancia, si es que deseáis permanecer en el cuerpo mientras Gaia se prepara para la ascensión planetaria completa, ya que los bloqueos de energía retenidos en cualquier capa del ser os impedirán realizar la travesía. Dicho en palabras simples: aquellos que experimenten interrupciones de energía y defectos de funcionamiento en sus meridianos bioeléctricos serán incapaces de soportar los enormes cambios de energía y la intensificación de la luz fotónica que actualmente están entrando en juego a medida que Gaia se coloca en el centro de atención de la galaxia.

El año 1994 fue un marco de tiempo fundamental para vuestro sistema solar. Marcó la aceleración de la transformación de la Tierra y el despertar de otros seres celestes de vuestra esfera. Júpiter fue galvanizado mediante un bombardeo manifiesto desde el espacio profundo, lo que estimuló en ese cuerpo un nivel rudimentario de vida física y luego repercutió en otros reinos irreconocibles en la terminología biológica.

Sin embargo, se han reactivado las formas de pensamiento de los seres conectados con la vibración de Júpiter, puesto que todos se preparan para el cambio. Aquellos de vosotros que experimentasteis el tratamiento por descarga de Júpiter en vuestro cuerpo emocional estáis particularmente sintonizados con esos seres multidimensionales, pues resonáis con esa energía arquetípica liberadora y expansiva.

Por lo tanto, estáis bien enterados, si bien a nivel subconsciente, de la sacudida que se avecina sobre el reino tridimensional de la realidad planetaria en todo vuestro sistema solar. Si podéis imaginaros el fuego del kundalini que corre desde vuestro Sol por todos los cuerpos planetarios del ser de vuestra Deidad Solar, entonces puede que seáis capaces de concebir y prever intelectualmente las formidables ondas de luz que surcarán la galaxia y se expandirán hasta los confines más remotos del universo en un orgasmo galáctico, que es como mejor os lo podemos describir.

Ahora es esencial que sanéis rápidamente esos bloqueos que impiden el flujo armonioso de la energía a través de vuestro cuerpo electromagnético, pues ni siquiera podéis empezar a imaginar la velocidad a la que atravesarán vuestros chakras estas electrizantes ondas fotónicas: ¡sería como enchufar un cepillo de dientes eléctrico a una corriente de 50.000 vatios!

Al igual que Júpiter, el sistema solar entero está experimentando actualmente una afinación cósmica, y en este momento estamos observando la apertura explosiva de un número impresionante de seres humanos. Tened presente que cada unidad será responsable de su propia evolución, pues ésa es la decisión del libre albedrío de cada individuo. Muchos elegirán marcharse, pues no están dispuestos a dejar las adicciones del mundo de los sentidos, y así tiene que ser, pues es parte del proceso natural. Aquellos de vosotros que sí deseáis remontar las grandes olas del cambio, en este momento tenéis que emprender conscientemente la labor alquímica de la metamorfosis, que muchos conocen como «La Gran Obra» o el despertar del cuerpo de luz.

Nos hemos referido brevemente a vuestra comida, pero ahora deseamos elaborar un planteamiento específico para que cambiéis vuestra alimentación con miras a facilitar la transmutación o reacción alquímica en vuestro cuerpo físico.

Está claro que si es luz lo que deseáis crear en vuestra forma, ¿qué mejor fuente que las plantas?

Ellas son los pulmones de Gaia, y como fuente alimenticia no sólo suministran oxígeno al sistema, sino que llevan luz hasta las células.

Sabed que cada célula de vuestro cuerpo es activada por la luz; similar a una batería eléctrica en miniatura, con sus polos norte y sur, cada célula contiene el espectro completo del arco iris, igual que el espectro de colores de vuestros chakras primarios que habéis conocido. Esta es una clave importante para entender la importancia del axioma «eres lo que comes» como un compromiso con el alma en su travesía ascendente.

Ésta es la magia alquímica que sólo han llegado a comprender los más grandes adeptos a lo largo del tiempo terrestre; ahora sacamos a la luz la fórmula primordial para el despertar del cuerpo de luz, aunque la información siempre ha estado a vuestro alcance, delante de vuestras narices colectivas. Entendéis que las plantas captan la luz en las hojas a través del proceso de la fotosíntesis; la ingestión de frutas y verduras crudas lleva la luz a través del sistema digestivo y, muy significativamente, a través de la oscuridad del intestino, y reaccionan en vuestra constitución celular como portadoras de luz que restituyen el Ka, o fuerza vital, en vosotros.

Vuestras culturas industrialmente más avanzadas han entendido muy mal el significado espiritual de la comida, la cual se usa comúnmente para la estética, el placer, la gratificación emocional y el hábito. La clave, aquí, reside en comprender que la comida también debe consumirse para reabastecer las frecuencias de luz que necesitan las unidades celulares de vuestro cuerpo.

Vuestra fuente de vida, vuestra energía, es la luz que entra al cuerpo a través de la piel, los ojos y, lo que es aún más importante, de vuestra fuente alimenticia. Puesto que os habéis distanciado más de la tierra a causa de vuestra tecnología y comercialización, habéis abandonado y olvidado el verdadero significado de la nutrición proveniente de la comida, la cual tiene que alimentar no sólo el yo físico, sino también el yo espiritual.

En cuanto a vuestro planteamiento y entendimiento de los alimentos, observamos con preocupación que muchos de vosotros tenéis la tendencia de eliminar la vida (la luz vital) de las frutas y vegetales al guisarlos o procesarlos. Os decimos que las sustancias químicas esenciales, necesarias no sólo para el perfecto funcionamiento del cuerpo, sino también para la apertura de la glándula pineal, se encuentran principalmente en frutas y verduras crudas, en granos, frutos secos y semillas.

Crudos y sin procesar, estos alimentos son los perfectos portadores de luz desde la base misma de la cadena alimenticia, tal como se lo propuso la naturaleza cuando vosotros estabais tan en contacto con el suelo de Gaia que entendíais.

Como preparación para la aceleración, éstos son los principios simples que vais a tener que adoptar con cierta urgencia en vuestra conciencia de los alimentos:

Eliminad la carne animal de vuestra dieta.
Eliminad los colores y sabores artificiales, la comida y los suplementos alimenticios sintéticos.
Seleccionad alimentos naturales, integrales y sin procesar de la base de la cadena alimenticia, tales como granos, semillas, frutas y vegetales.
Cambiad radicalmente vuestros métodos de preparación de comida, de modo que incluya entre un 60% y 70% de frutas y verduras sin cocer, idealmente llevadas directamente del árbol o planta a la mesa.
Eliminad por completo el horno microondas de vuestro consumo alimenticio.
Buscad productos agrícolas cultivados con métodos biológicos o, todavía mejor, cultivad los vuestros propios. Las plantas responden al corazón aún con más luz; todos los seres vivos florecen con el amor.
Incorporad semillas, legumbres secas y fibra a vuestra dieta.
Bendecid los alimentos que ingerís y rodeadlos de luz.
El dióxido de silicio puede neutralizar parte de los contaminantes que se encuentran en vuestra agua potable: colocad una punta de cuarzo en una botella de vidrio y almacenad agua filtrada durante la noche, antes de beber.
¿Podéis considerar el consumo de vegetales verdes crudos, de hojas grandes, cultivados orgánicamente, como el suministro instantáneo de luz y vida para el cuerpo?

Las semillas, especialmente las de girasol, se cuentan entre las fuentes alimenticias más beneficiosas, pues en su concentración contienen frecuencias muy altas de luz y proporcionan al cuerpo nutrientes y elementos bioquímicos sustanciales. Considerad los frutos secos, semillas y legumbres secas como los alimentos menos procesados o químicamente alterados que tenéis a vuestro alcance.

Llevan luz al torrente sanguíneo y a través del conducto oscuro del intestino, fortaleciendo el Ka. Aprended a disfrutar de semillas y frutos secos en su forma natural en vez de tostados, salados o procesados en aceites y condimentos químicamente alterados, que destruyen su naturaleza pura. Los alimentos de sabor mejorado casi siempre han sido procesados químicamente, y eso destruye la luz.

Los huertos orgánicos serán esenciales para vuestro proceso en esta próxima década, porque los pesticidas usados en la producción en masa de frutas y vegetales producen toxicidad en el cuerpo y, en un sentido, anulan cualquier beneficio derivado de su consumo.

Tened presente que si un alimento es atractivo para un insecto, lo más seguro es que sea saludable para vosotros, así que no os preocupéis si descubrís unas cuantas criaturas compartiendo una hoja de lechuga o un tomate. Su presencia es una señal de que la comida está libre de pesticidas y desperdicios tóxicos, y sería sabio por vuestra parte, aceptarlos como mensajeros. Es mucho lo que podéis hacer en vuestras huertas orgánicas, por medio de la plantación selectiva, para mantener a distancia a la comunidad de insectos.

La siembra de brotes de ajo en los perímetros forma una barrera olfativa que muchos insectos encuentran ofensiva y se niegan a cruzar; también habéis verificado que el consumo de ajo crudo es una protección efectiva contra las picaduras de mosquitos. El ajo, el alimento milagroso, es uno de los desinfectantes naturales más potentes para vuestro sistema, y desempeña numerosas funciones en el mantenimiento del equilibrio y la buena salud.

Deseamos reiterar que la carne es devastadora para el cuerpo, la mente y el espíritu. Considerad que cada vez que coméis un trozo de carne estáis introduciendo muerte violenta en vuestro ser, y recordad que es carne muerta y vieja lo que le dais a un cuerpo que deseáis iluminar. ¿Veis la ironía de esta contradicción?

Estáis arrasando vuestro cuerpo con la sobrecarga de adrenalina del aterrorizado animal agónico, con hormonas, sustancias químicas tóxicas y con la manipulación genética utilizadas para estimular artificialmente el crecimiento por el motivo obvio de aumentar la producción. No os amedrentaremos con detalles de bacterias y otros organismos vivos que se alimentan de cadáveres, pero a lo mejor también queráis tomar eso en cuenta. Además, estáis enviando oscuridad y densidad al sistema: plomo, no oro.

El consumo de carne animal clonada, que se halla apenas a la vuelta de la esquina, introducirá complicadas mutaciones genéticas en vuestro cuerpo, y podéis estar seguros de que os pegará aún más a la densidad. Es obvio que la carne muerta, el alimento más oscuro, va a bloquear vuestro sistema digestivo: entonces, ¿por qué no eliminarla?

Una vez que reconozcáis su densidad como un obstáculo para vuestro trabajo en el cuerpo de luz, a lo mejor descubrís que vuestro deseo de comer carne, sencillamente, ha desaparecido. Muchos de vosotros ya habéis observado una creciente falta de interés en la carne; lo que tal vez no hayáis identificado todavía es que ésta es una etapa de la evolución de vuestra especie.

¿Y qué hay del uso de la luz y el sonido en las esferas de la curación?

A lo largo de vuestra historia —y con eso nos referimos a aquello que está registrado, y a un tiempo más lejano, cuando los continentes eran una sola masa de tierra—, los seres que sembraron Gaia y sus descendientes han utilizado el sonido como un gran catalizador.

Es apropiado en este momento de vuestro despertar que entendáis el poder del sonido para abrir portales, liberar energía, alterar la materia y despejar el camino de la ascensión. En la antigua civilización de Atlántida, antes de que la vibración de Nibiru perturbara la armonía que reinaba allí, los seres eran sumamente receptivos al sonido y experimentaban la música de Gaia, que se elevaba por las plantas de sus pies como los «acordes graves» de su identidad. Cada planeta, en verdad cada capa dimensional, vibra con su sonido semilla, y así los seres de Atlántida, descendientes de otros mundos, trajeron a la Tierra su identidad cultural en forma de sonido.

Tenéis que saber que Atlántida fue una cultura multiétnica, compuesta de muchas civilizaciones, que habían venido como pioneros al Nuevo Mundo. Fue una época que no se diferencia de la siembra de las Américas, tan sólo que los inmigrantes eran seres venidos de muchos niveles dimensionales y sistemas estelares más allá del plano terrestre.

Cada alma tenía su propia frecuencia musical, y al fusionarse con la música de Gaia creaba una especie de sonido individual específico en cada célula del cuerpo, al que nos hemos referido como el wam, la música del alma. La armonía entre los seres de Atlántida iba mucho más allá de la interacción emocional, pues en aquel tiempo, en esa civilización, uno podía oír la música del alma de los demás y, dado que toda música, de una u otra forma, fluye hacia sí misma, no había disonancia. Como tal, esa cultura prototipo de la Tierra se consideró uno de los triunfos más grandes de la galaxia, un lugar donde los seres multidimensionales se sintonizaban con la vibración gaiana en coexistencia pacífica, y la grandeza se alcanzó en muchos niveles.

Con el transcurso del tiempo, la vibración tridimensional de la realidad sensorial y la atracción gravitatoria de Gaia empezaron a interferir en el wam individual, desafinándolo, y se hizo necesaria la curación.
Esto se llevaba a cabo en las cuevas cristalinas de las playas atlantes, donde las sacerdotisas sanadoras afinaban el wam simplemente tocando la matriz de cristal correspondiente, lo que generaba un tono resonante que devolvía la armonía al individuo. Ahora estáis recordando el uso de los cristales en la curación, pero aún tenéis mucho que aprender con respecto al uso de las claves musicales de los cristales, pues es en extremo sutil, y la mayor parte de la humanidad, atada a la tercera dimensión, ha dejado de oír la música del prójimo.

La intervención de los Anunnaki en generaciones posteriores no sólo desafinó la sutil vibración individual, sino que, al ser tan poderosa su agresión, sumió la frecuencia de sonido (el wam de Gaia) en una violenta disonancia, muy parecida a la de hoy. Con la fuerza del guerrero omnipotente, utilizaron el conocimiento de la clase sacerdotal sobre el sonido y los cristales a una frecuencia tan devastadora, que podían hacer detonar el sonido igual que vosotros detonáis vuestras bombas de guerra actuales.


Y os recordamos que la guerra de sonido (metodología de los Anunnaki) aún se sigue usando para controlar y dominar. Lo que aún no sabéis acerca de la destrucción de ese continente y de la subsiguiente inundación, es que la perturbación de las frecuencias de sonido de Gaia es lo que hizo que se perdiera el equilibrio en el planeta; y aquí os ofrecemos otra clave para entender qué es lo que mantiene la cohesión de vuestro planeta y lo que desplazará las arenas una vez más.

Tres de los Sumos Sacerdotes de Atlántida escaparon de la devastación final de ese continente y llegaron a las orillas de lo que hoy en día son las montañas del Himalaya, donde establecieron el conocimiento del sonido y de la forma geométrica sagrada.

En el florecimiento de la civilización atlante, los seres que poblaron esa inmensa isla operaban en una conciencia multidimensional; por este motivo, hay cierta confusión en cuanto a la realidad material de esa tierra. Atlántida, en sus muchas generaciones, realmente existió en la tercera dimensión, y si su importancia ahora está aflorando a la superficie en vuestra memoria es simplemente porque, desde que emprendisteis vuestra procesión a la Era de Acuario, habéis empezado a redescubrir los secretos de vuestros antecesores.

Al mismo tiempo, se está recuperando el así llamado «ADN basura», lo que hace que toméis plena conciencia como seres galácticos que habitáis el planeta verde-azul. El libro akásico, vuestros viajes personales, y una visión general del futuro previsto se hacen Uno en el despertar, y está a vuestra disposición ahora que el velo de la oscuridad está desapareciendo.

Los Tres del Himalaya acordaron preservar el conocimiento de la música del alma para las futuras generaciones de Gaia, pero había que ocultarlo de aquellos que, como en Atlántida, abusarían de la energía para controlar y distorsionar la frecuencia, tal como había ocurrido con las formas cristalinas sintéticas de la tecnología vibratoria avanzada atlante.

Su legado para esa cultura en lenta evolución consistió inicialmente en implantar portales de sonido, los que sólo se podrían abrir cuando el alma hubiese llegado a la resonancia, y luego el uso de formas geométricas sirianas como puertas sagradas a los reinos más elevados. Estos símbolos se entremezclan en la arquitectura de muchas estructuras del misticismo tibetano, y aparecen en el arte de los templos en forma de esculturas geométricas y mándalas. Éstos contienen la frecuencia de una época cuando la vibración musical se unía a la forma sagrada para abrir los portales de tiempo y dimensión en esa cultura.

Lamentablemente, ese conocimiento prácticamente ha desaparecido de ese poderoso vórtice a causa de la invasión china a la más sagrada de vuestras culturas del siglo XX. Los lamas han escapado de las montañas nevadas del Tíbet, huyendo de la tiranía del dictador, y la mayor parte del conocimiento y los instrumentos sagrados ha sido retirada de esta tierra santa. Quedan pocos que verdaderamente entiendan el poder del sonido en los símbolos sagrados, el cual quedó en las efigies de una época cuando la humanidad tenía en su poder muchas de las claves.

Los primeros maestros tibetanos, descendientes de los atlantes, desarrollaron una manera de reproducir y conservar el wam externamente mediante la creación de ciertos implementos sagrados, que incluyen el dorje, la campana y el cuenco tibetano, un objeto sumamente sagrado que lleva en sus armonías el wam del maestro para quien había sido creado.

En esa época, estos implementos simbólicos se elaboraban con materiales extraídos de esa rica tierra, un vestigio de la sabiduría atlante de los cristales. Posteriormente utilizaron los siete y los nueve metales preciosos que corresponden a los chakras, el teclado musical del wam.

Durante muchas generaciones, los líderes espirituales más desarrollados de esta civilización dominaron la frecuencia con tal maestría que, al igual que los faraones, podían viajar en el cuerpo a universos paralelos y eran visitantes frecuentes de otras dimensiones. Mediante la activación de las frecuencias grabadas en los cuencos, ellos también podían experimentar las vidas simultáneas como conciencia del alma, a lo largo de la experiencia de sus vidas en la Tierra y de otras.

La música del alma permanecía viva en el cuenco místico, una forma de Bodhisattva listo para ayudar a cualquiera que hubiese desarrollado la habilidad de separar esa frecuencia inaudible de su manifestación física, frecuencia que se liberaba al tocar el instrumento.

Muchos de vosotros que habéis entrado en contacto con los cuencos de los tibetanos, si bien encantados con su belleza mística, no sois conscientes de que realmente tenéis acceso a la música del alma de los maestros tibetanos, que resuena hasta vosotros en muchas capas y ondas armónicas.

Sólo unos pocos seres muy especiales tienen la memoria y pueden activar el wam en los cuencos, y ellos son los canales capacitados entre vosotros, que actualmente están preparándose y que pronto serán llamados a unirse a los pueblos indígenas (localizados en centros geográficos estratégicos alrededor del globo) en la tarea de sostener el wam de Gaia mientras ella se mueve hacia su octava más alta.

La maestría del sonido se ha exaltado en muchas civilizaciones de vuestra rica historia, y el conocimiento todavía está con vosotros, gobernado por los seres de luz de ciertos pueblos nativos como los mayas, los indios de las Américas, los Dogon, los lamas y los Seres Delfín, quienes trabajan unidos para sostener la vibración de Gaia. Lamentablemente, también la sostiene la élite de poder, quienes nuevamente abusarán del conocimiento para manteneros bajo su control.

Al igual que los Sacerdotes Oscuros de Atlántida, el Poder tiene la capacidad de detonar la vibración.

Sus guerreros no tienen amor por Gaia, ni tampoco respeto por la vida y la humanidad, y siguen con la intención de atraparos en la oscuridad de vuestra ignorancia, donde han intentado manteneros a lo largo del tiempo terrestre, luego de su intervención en Atlántida.

Como hemos dado a entender, la manipulación del sonido es una parte esencial de su tecnología, y mientras los trabajadores de luz están uniéndose para reverberar con la música de los campos existenciales de la Tierra, el poder está tendiendo la nueva red de frecuencias de control justo debajo de vuestros pies, y así adormecen aún más vuestra capacidad primordial de oír a través de esos chakras, y están violando el rico suelo y los depósitos minerales de Gaia con los acordes de sus dispositivos insípidos.

Reiteramos que el conocimiento del sonido y su asombroso poder está tambaleándose entre los polos de la luz y la oscuridad, como lo estáis vosotros, en los momentos previos al amanecer de vuestra transformación.

¿Qué nos proponemos cuando hablamos de utilizar el sonido para alterar la materia?

No tenéis más que mirar con detenimiento el Gran Octaedro de Giza o las antiguas murallas de Machu Picchu para reconocer que vuestro desconcierto ante el movimiento y ubicación de monolitos de proporciones tan colosales está justificado.

La arqueología convencional fracasa rotundamente a la hora de explicar cómo hicieron los mortales de esas sociedades «primitivas» para transportar, rodar con poleas y levantar estructuras tan gigantescas.

En el caso del Gran Octaedro, la perfección de su obra de albañilería —bloques monumentales de caliza y granito, a menudo adosados a menos de un milímetro— desmiente los cuentos de la clase dirigente acerca de esclavos nubios que trabajaban bajo el despiadado sol del Sahara a base de pura fuerza muscular y el látigo del amo.

Adjudicar un comportamiento de esa naturaleza a la evolucionada civilización de Egipto es menoscabar el legado de una de las culturas más significativas de la historia de la humanidad y, sin duda, es negar la abrumadora evidencia del apoyo brindado por seres galácticos, presentes en esa época de la evolución de Gaia.

Una mínima sensibilidad ante las energías de Giza sólo puede afirmar que en la conciencia superior, que ha quedado grabada como formas de pensamiento y campos de energía en las sutiles grietas entre los bloques de la Gran Pirámide, residen un gran espíritu, misticismo y humanidad. En ninguna parte encontraréis sepultada en la piedra la ira del duro trabajo del hombre, los presuntos esclavos de Egipto.

Confirmamos la hipótesis de algunos de vuestros nuevos pensadores.

En verdad, la labor de estas estructuras fue una simple y fácil unión de mentes, la cual recurrió a los poderes de la clase sacerdotal para establecer la frecuencia de sonido necesaria para elevar los bloques. Ellos tenían el conocimiento atlante del poder del sonido, como también los mayas en sus obras similares, y los tibetanos, quienes utilizaron su comprensión del sonido y la voz humana con el sumo propósito de sostener la vibración de Gaia que, de hecho, ha mantenido al planeta en una sola pieza durante muchos, muchos milenios,.

Los Seres Delfín son entidades altamente evolucionadas, cuya materialización en la Tierra se produjo como parte de la encarnación del alma de Gaia. Su misión de luz en el teatro evolutivo ha sido supervisar la frecuencia de los océanos, pues allí también el sonido mantiene la coherencia de todo. Os aseguramos que la reciente disminución de su población está estrechamente vinculada a la exacerbación de las aguas borrascosas de El Niño.

Vuestro estudio de los ecosistemas aún no ha ampliado su conocimiento sobre la importancia del sonido en el equilibrio; sin embargo, el Gobierno Secreto lo sabe. ¿Habéis oído de las extrañas mutilaciones en los cuerpos de los delfines, cuyos cadáveres, recientemente traídos por la corriente a la playa, revelaron huecos perforados debajo de la garganta, en el mecanismo de la voz?

Al igual que en una película de ciencia ficción, la élite de poder está intentando utilizar el patrón de sonido de los delfines. Han estado realizando experimentos en los instrumentos vocales de estos seres en un intento de adquirir y utilizar el conocimiento, pero el desatino con que practican este ejercicio está alterando la tensión dinámica de los océanos, lo cual motivará la partida del clan Delfín, quienes están empezando a suicidarse.

Como seres de luz altamente evolucionados, no pueden ser manipulados para servir a la fuerza oscura, y a menos que os movilicéis para detener el siniestro trabajo de su explotación, pronto presenciaréis la muerte en masa en vuestros mares.

Que sea una advertencia. La pérdida de los Seres Delfín y de las magníficas ballenas, que ya han sido asesinadas casi hasta el punto de su extinción, acarreará el fin del equilibrio y la destrucción final del ecosistema.

http://www.bibliotecapleyades.net/ciencia/cosmos_alma/cosmos_alma06.htm

Mis mas sinceros agradecimientos a Lucía Montaño por la búsqueda de este material y por colocarle los audios

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada