AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

miércoles, 17 de octubre de 2012

Desayune siempre.


RIIINNNGGGG!!!!!!!!! 
Suena el despertador y el cerebro empieza a preocuparse:
"Ya hay que levantarse y nos comimos todo el combustible'".............. 
Llama a la primera neurona que tiene a mano y manda mensaje a ver qué disponibilidad hay de glucosa en la sangre. 


Desde la sangre le responden:' Aquí hay azúcar para unos 15 a 20 minutos, nada más'. 
El cerebro hace un gesto de duda, y le dice a la neurona mensajera: 'De acuerdo, vayan hablando con el hígado a ver qué tiene en reserva'.
En el hígado consultan la cuenta de ahorros y responden que 'a lo sumo los fondos alcanzan para unos 20 a 25 minutos'. 
En total no hay sino cerca de 290 gramos de glucosa, es decir, alcanza para 45 minutos, tiempo en el cual el cerebro ha estado rogándole a todos los santos a ver si se nos ocurre desayunar. 


Si estamos apurados o nos resulta insoportable comer en la mañana, el pobre órgano tendrá que ponerse en emergencia: 'Alerta máxima: nos están tirando un paquete económico.

Cortisona, hija, saque lo que pueda de las células musculares, los ligamentos de los huesos y el colágeno de la piel'. 

La cortisona pondrá en marcha los mecanismos para que las células se abran cual cartera de mamá comprando útiles, y dejen salir sus proteínas. Estas pasarán al hígado para que las convierta en glucosa sanguínea. El proceso continuará hasta que volvamos a comer. 
Como se ve, quien cree que no desayuna se está engañando: Se come sus propios músculos, se auto devora.

La consecuencia es la pérdida de tono muscular, y un cerebro que, en vez de ocuparse de sus funciones intelectuales, se pasa la mañana activando el sistema de emergencia para obtener combustible y alimento. 
¿Cómo afecta eso nuestro peso? Al comenzar el día ayunando, se pone en marcha una estrategia de ahorro energético, por lo cual el metabolismo disminuye.
El cerebro no sabe si el ayuno será por unas horas o por unos días, así que toma las medidas restrictivas más severas. 
Por eso, si la persona decide luego almorzar, la comida será aceptada como excedente, se desviará hacia el almacén de 'grasa de reserva' y la persona engordará.

 
La razón de que los músculos sean los primeros utilizados como combustible de reserva en el ayuno matutino se debe a que en las horas de la mañana predomina la hormona cortisol que estimula la destrucción de las proteínas musculares y su conversión en glucosa. 

ASÍ QUE YA LO SABES AHORA...NUNCA MÁS SALGAS SIN DESAYUNAR, TU ORGANISMO TE LO AGRADECERÁ Y COMPENSARÁ CON MAYOR SALUD, MISMA QUE PODRÁS DISFRUTAR VIVIENDO MÁS TIEMPO Y SANO PARA QUE CONVIVAS CON TUS SERES QUERIDOS...

DESAYUNADO TEMPRANO, LLEVARÁS ENERGÍA SUFICIENTE MISMA QUE TE AYUDARÁ A QUE TU MENTE SEA MÁS ÁGIL, TUS PENSAMIENTOS MÁS ESPONTÁNEOS, TU CUERPO MÁS RELAJADO, CON MAYOR FACILIDAD DE MOVIMIENTO Y POR LÓGICA...TE ESTRESARÁS MENOS. 

     Dra. Daniela Jakubowicz (Endocrinóloga) 


♦ Desayunar pastel de chocolate te ayudará a bajar de peso – Dra. Daniela Jakubowicz

Científicos en Israel ahora nos afirman que un pastel de chocolate durante el desayuno puede ser la mejor receta para adelgazar. Los investigadores de la Universidad de Tel Aviv encontraron que un desayuno de 600 calorías, que incluya un postre dulce, además de otros carbohidratos y proteínas, puede ayudar a perder más peso y a mantener esa pérdida a largo plazo. La clave, afirma el estudio, es permitirse esos gustos en la mañana cuando el metabolismo está más activo.

Tal como explica la profesora Daniela Jakubowicz, quien dirigió el estudio, “intentar evitar los dulces totalmente puede crear una adicción psicológica a esos alimentos a largo plazo. Agregar un postre al desayuno puede ayudar a controlar el ansia de azúcar durante el resto del día”.
En el estudio de 32 semanas participaron 193 individuos clínicamente obesos, ninguno de los cuales sufría diabetes. Los participantes fueron divididos en dos grupos. Ambos debían consumir el mismo número de calorías diarias: 1.600 los hombres y 1.400 las mujeres.

El primer grupo debía seguir durante el período de estudio una dieta baja en carbohidratos que incluía un desayuno de 300 calorías y el segundo grupo se le dio la dieta alta en proteínas y carbohidratos y con un desayuno de 600 calorías que debía incluir todos los días un postre, como pastel, chocolate o galletas.

Los investigadores encontraron que a mitad del estudio, ambos grupos habían perdido, en promedio, 15 kilos por persona. Pero en la segunda parte del estudio “los resultados cambiaron drásticamente”, dicen los científicos.
“Los participantes en el grupo de bajos carbohidratos volvieron a aumentar de peso, en promedio 10 kilos por persona, pero los participantes en el grupo de los desayunos abundantes perdieron otros 7 kilos cada uno”.

Y al final de las 32 semanas, los que habían consumido los desayunos de 600 calorías habían perdido en promedio cada uno 18 kilos más que los individuos del otro grupo.

La profesora Jakubowicz cree que la explicación de este sorprende resultado está en una hormona, llamadaghrelina, que se encarga de regular el apetito, la cual puede “aplacarse” con una combinación adecuada de proteínas y azúcar.
“El alimento matutino provee energía para las tareas del día, ayuda al funcionamiento cerebral y reactiva el metabolismo, lo cual lo convierte en parte crucial de la pérdida y mantenimiento del peso corporal”, explica la investigadora. ”Y el desayuno es el alimento que regula más exitosamente a la ghrelina”.
La dietas que son altamente restringidas y que prohíben estos alimentos son, al principio, efectivas. Pero a menudo causan que la persona a dieta pierda su fuerza de voluntad debido a los “síntomas de abstinencia” de azúcares y grasas. Y al final, terminan aumentando mucho más peso del que lograron perder durante la dieta. 

Los científicos subrayan, sin embargo, la importancia de mantener el conteo calórico durante el resto del día.

Estos resultados, afirma la profesora Jakubowicz, “muestran que para que una dieta pueda adoptarse y 

formar parte de un nuevo estilo de vida, debe ser realista. Y para tener éxito en la pérdida de peso corporal es mejor reducir las ansias por comer que pasar privaciones”.

El estudio aparece publicado en la revista “Steroids”. *Este articulo fue extraído de la sección Salud de la BBC (9 de febrero de 2012).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada