AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

sábado, 19 de noviembre de 2011

NIEVE 13 de Noviembre de 2011.con audio



Original en francés
www.autresdimensions.com
Canalizado por: Jean Luc Ayoun
Trascripción: Véronique Loriot
http://mensajes-del-espiritu.blogspot.com
http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com
Traducción: Hedyn Núñez

 Audio


Soy Nieve, Hermanos y Hermanas. Que la Paz y el Aliento del Espíritu les sean favorables y los habite. Vengo a ustedes como Estrella CLARIDAD. Voy a darles una serie de elementos muy simples que vienen a resonar de algún modo, y a completar lo que nuestra Hermana Gema, dijo acerca de la Ascensión. Me colocaré por mi parte, no del lado de la Luz sino del lado de la personalidad que vive la acción de la Luz, lo que es vuestro caso. Y voy a intentar darles algunos elementos que, en vuestra vida ordinaria y más simple, en vuestros actos más elementales, puedan quizá ayudarlos a vivir mejor lo que debe vivir cada uno de ustedes.

Un recordatorio extremadamente breve, en primer lugar: recuerden, la Luz es simple, la Luz alumbra, la Luz es humilde. La Luz es clara y Transparente. Viene pues, a aclarar lo que debe ser en vuestra vida. Existe una serie de cosas que deben considerarse en lo que tienen simplemente a realizar y vivir, de manera más ordinaria, en los actos más simples de vuestra vida, que podrá ser una ayuda también, para vivir mejor esta integración de la Luz, este paso de vuestra conciencia al Êtreté. De la forma en que viven también lo que debe vivirse, en los actos más simples, se encuentran también elementos importantes que van a venir a reforzar vuestra capacidad para Vibrar en el Corazón, y vivir la Conciencia de la Unidad.

En primer lugar, es importante estar atento, no bajo un aspecto loco y mental de querer a toda costa comprender, explicar lo que les pasa, sino sobre todo estar plenamente lúcidos de los gestos y pensamientos que los habitan, en los actos cotidianos de la vida más ordinaria. Cuando coman esfuércense en comer y no hacer otra cosa. Cuando están cultivando un huerto, esfuércense en cultivar un huerto y no estar al mismo tiempo, en vuestra cabeza, haciendo otra cosa. La conciencia que ponen en estar plenamente presentes, en la actividad más vana, va de manera, a primera vista  paradójica (pero no es el caso), a reforzar también vuestra aptitud a reconocer los momentos en que la Luz los llama. La Llamada de la Luz, no es una Vibración todavía muy potente percibida sobre una Estrella, sobre un chakra o en otra parte. La Llamada de la Luz puede hacerse también, diría, por pequeños toques. Existen también impulsos de la Luz que vienen por sueños o también por impulsos súbitos, que se desarrollan en una de vuestras jornadas, pidiéndoles hacer otra cosa que lo que estaban haciendo. No olviden seguir estos impulsos, que no son intuiciones, y no es algo que nació de ustedes, sino que de verdad nació por la Llamada de la Luz.

La Luz no les llamará nunca a manifestar o hacer cosas complicadas. Puede simplemente conducirles a pasear en la naturaleza, durante una hora. Puede también atraerles, de golpe, sin saber porqué, a querer bañarse. Les corresponde estar atentos para lo que va a pedirles la Luz. Va a pedírselo por una impresión. Va a pedirles por un cambio inmediato de vuestra conciencia misma. Sin hacerles vivir una Conciencia Unificada, pero pidiéndoles prepararse ya, de distintas maneras. Comprendan también y capten que la Luz puede llevarles, durante este período, a vivir un montón de elementos particulares que pueden hacer irrupción, yo diría, de manera completamente imprevista y brutal en vuestra vida. Tanto por acontecimientos felices, como por acontecimientos que pueden parecerles a primera vista, completamente opuestos a la Luz. Pero si están en la confianza y en la Humildad, no les corresponde juzgar lo que les llega. Si están en la confianza de la Luz, les conviene sobre todo estar de acuerdo con lo que va a manifestarse en  vuestras vidas, ya que todo eso tiene un sentido. El sentido no debe encontrarse en la explicación inmediata de lo que se les propone vivir. Sino más bien, en dejar vivir lo que debe vivirse. Y eso los llama a veces a estar de acuerdo con lo que podía parecerles, aún en la víspera, completamente intolerable o insoportable. Eso puede concernir tanto a un encuentro como un acontecimiento, pudiendo afectar cualquier elemento de vuestra vida ordinaria. En momentos como esos, por supuesto, todo ser humano tiene tendencia a reaccionar y manifestar su desacuerdo, sobre todo cuando la conciencia, en el desarrollo de lo que estaba previsto, se encuentra modificada por una avería, por una visita imprevista, por un conflicto que puede estallar con cualquier ser. No vean el aspecto inmediato. Estén atentos, sobre todo a esos momentos, en que la Luz viene a proponerles otra cosa, atentos sobre todo a los momentos en que precisamente, vuestra conciencia ordinaria se encuentra, de alguna manera, basculando por un acontecimiento que hace irrupción en el seno de vuestra conciencia, lo mismo que en vuestro cuerpo: ahí entonces, tomen el tiempo no para analizar, ni para comprender sino, el tiempo para dejar vivir lo que debe vivirse. Dejar precisamente a la Luz desplegarse aún más, incluso sin entrar en un estado de Samadhi o de Alineación importante o de Comunión.

Van a recibir, de distintas maneras, todo lo que es necesario, no para la comprensión (que finalmente tiene poco sentido) sino para vivir directamente el momento siguiente, en el sentido profundo de lo que los lleva a vivir lo que se presenta a vuestra  conciencia. Eso puede ser el rebasamiento de un miedo, eso puede ser la superación de una cólera, de una  incomprensión, mismo de un acontecimiento que se reproduce o que llega, sin ninguna razón lógica, si se puede decir, en vuestra vida. Porque, en esos momentos, la Luz viene a tocar a vuestra puerta, ella viene a alumbrar, de la misma forma que ella ilumina las zonas de sombra. Puede venir también, en este período, a alumbrar vuestra vida en lo que sea necesario, no precisamente para concluir, sino quizá, para sobrepasar y trascender. Si están atentos a lo que hacen, en el momento en que eso llega, vivirán la información, no en el sentido de la comprensión, sino la información más allá del sentido y la comprensión, en la utilidad directa del aumento de la Luz en vuestro camino y en vuestra conciencia.

Deben pues manifestar en este período, una plenitud en vuestras acciones, una plenitud en lo que hacen, con el fin de estar totalmente presentes en la actividad, cualquiera que sea. Si están presentes en vuestros alineamientos pero no están presentes en ustedes mismos en los actos más ordinarios, puedo decir, que eso va a retrasar el principio de vuestra conciencia que se establece en la Unidad. Es necesario, ejercer vuestra propia conciencia, incluso limitada, a estar en esta vigilancia del momento. Eso va a permitirles reforzar lo que un Arcángel llamó Hic y Nunc, es decir, de establecerse en Aquí y Ahora: no ser tributario del momento siguiente, ni depender del momento siguiente y aún menos del momento pasado. Ya que saben que la Luz se manifiesta sobre todo en el presente y en la Atención que ponen para vivir este presente. La Luz que va a alumbrar, puede ser tanto las últimas zonas de sombra, como los últimos miedos o los últimos elementos que deben ajustarse en vuestra vida. Eso procede generalmente, por pequeños toques, a partir del momento en que estén atentos a los eventos significativos, a veces los más anodinos, que sobrevienen en vuestra vida. Es de esta forma, estando  en la conciencia ordinaria, que se acercarán a la CLARIDAD, que es indispensable para la Transparencia y para el establecimiento de la Luz.

Recuerden: la Luz viene a tocar a vuestra puerta. Ella tapiza literalmente, el conjunto de vuestra conciencia, el conjunto de este cuerpo y también el conjunto de los cuerpos de toda la naturaleza. Por lo tanto la naturaleza es, tanto como ustedes, depositaria de la Luz y ustedes tienen acceso a eso, con abundancia. Entonces, si perciben directamente un impulso que deben ir a encontrar un árbol, ir a posar vuestros pies en la tierra, entonces, no vacilan un segundo. Ya que eso es también un encuentro con la Luz que permitirá, de algún modo prepararlos, aún más, para vivir la Conciencia de Turiya o esta Conciencia Ilimitada. Es dentro de la limitación que la Luz se encuentra, hoy. Ella está como ya saben, cada vez más presente, cada vez más condensada sobre este mundo. Como ya se sabe, existen también seres humanos que están en reacción, aún hoy, y estarán cada vez más en reacción, con relación a esta Luz. No por rechazo a la Luz sino, más bien por incapacidad de digerir y de metabolizar esta Luz, porque no saben qué es la Luz, porque no viven la Unidad. Y en consecuencia la personalidad, en el que está abierto y en el deseo, va, a pesar suyo, a estar sometido a este impulso de la Luz, pudiendo a veces tomar aspectos cuya coloración y apariencia, es lo opuesto al efecto de la Luz sobre el que está de acuerdo a la Luz. E incluso, a través de algunos de estos encuentros, a través de estos acontecimientos que pueden parecerles sobrepasar o también alejarlos, tranquilícense, que no hay absolutamente nada en la acción de la Luz, que los aleje de la Luz. Al contrario, aunque la conciencia limitada les diga que es un error, aunque la conciencia limitada les diga que no tienen que hacer eso o vivir eso. Que importa, escuchen más bien el momento presente.

No estén en la reacción. No estén en la emoción. No estén en la necesidad de acción inmediata de lo que desencadenó vuestra reacción. Tomen el tiempo. Tomen el tiempo, no de comprender, no para reflexionar, sino más bien de impregnarse, no en el sentido del acontecimiento, sino del momento presente que debe vivirse, ante este acontecimiento. Porque todo acontecimiento es significativo, que eso se refiera a vuestro cuerpo, o que se refiere a vuestros allegados, que eso concierna a una alegría como a un disgusto. Cualquiera que sea a lo que se refiera, por vuestra esfera emocional o mental, vayan más allá de la apariencia, no en una búsqueda de sentido (que solo haría trabajar a vuestra mente) sino instalándose aún más, en el instante presente.

Estén plenamente presentes en ustedes mismos, a cada momento. Tomen por hábito, a partir de la primera respiración en  la mañana, de retomar conciencia de vuestro cuerpo, de tocarse, de masajearse, o si quieren eventualmente hacerse masajear. Pero tomen conciencia de este cuerpo que habitan, teniendo la certeza que no son solamente este cuerpo, sino que visten completamente con toda conciencia y plenamente, este cuerpo, cualquiera que sea su ligereza o cualquiera que sea su pesadez. Porque al mismo tiempo, al tomar posesión completamente de este cuerpo, desde la mañana al despertar, al respirar,  al estirarse, al masajearse, al frotarse las manos, los pies, qué más da, lo que venga al espíritu, van entonces a concientizar aún más, vuestra propia Presencia en ustedes y, hasta cierto punto, van a Comulgar con vuestro propio cuerpo, cualquiera que sea su grado, de ligereza o de gravedad. Ya que no son este cuerpo, pero va a permitirles, por la Atención que le prodiguen en esos momentos, de cebarse literalmente de Luz. Recuerden que muchas Estrellas y Ancianos se lo dijeron, que la Luz seguía vuestra Atención y vuestra Intención. Eso va a ser cada vez más verdadero. Eso va a requerir también una gran vigilancia con relación a vuestro pensamiento. No se dejen llevar por emociones contrarias con relación a lo que pueden ver, en el mundo o en torno a ustedes. No olviden que más allá de la apariencia, hay un sentido. Y que aunque este sentido no debe buscarse o captarse, en el momento, ustedes tendrán la perfecta comprensión, cuando ese momento a veces difícil, haya pasado.

Céntrense en el instante presente y no en la sucesión lógica de lo que tienen que vivir, estando plenamente presentes en lo que viven y no en la emoción, sino en vuestra propia Presencia. Aprovechen la naturaleza, donde la Luz está en superabundancia, quizá mucho más que en torno a ustedes. Porque en la  naturaleza no hay conciencia humana, ni hay riesgo que humanos puedan desestabilizarlos, de una forma o de otra, por su propia Luz y por su propia vivencia. Ustedes saben por supuesto, que muchos humanos aún no están prontos completamente, a vivir la integración de esta Luz. Eso se manifiesta quizá por lo que observan en torno a ustedes, por reacciones, a veces anormal, de un conjunto de personas, o de todo un pueblo. Eso no tiene ninguna importancia, y no pueden ayudarlos. Pueden simplemente estar vigilantes y atentos a lo que son en ese momento, a no reaccionar, y a no buscar un sentido intelectual, moral u otro, en lo que se vive. Sino a centrarse sobre vuestra propia Presencia, no en la indiferencia, sino más allá de la simple reacción, más allá de la simple costumbre, diría, del comportamiento humano, de vuestra vida ordinaria. Si desde ya hacen eso, se darán cuenta que de vuestro ordinario más simple, se llenará rápidamente con elementos extraordinarios. Lo que les parecía antes extremadamente difícil (que eso sea a través de la concentración, o que sea a través de la repetitividad o de algo que no les agrada), bien podrán hacerlo, porque estarán plenamente presentes en ustedes mismos y desapegados de toda implicación, emocional o mental, que corresponda a esta acción que debe llevarse. Así pues, se acercarán innegablemente a esta Conciencia Turiya.

Por supuesto, existen también momentos en que la Luz va a llamarles, de manera mucho más brutal. Es decir, va a desconectarles precisamente, de lo que estaban haciendo, aunque les parezca estar completamente presente en ese momento. Eso significa simplemente, que ahí la Luz les llama, de una manera mucho más intensa. Entonces, no -- respinguen--. Al contrario, aceptar en ese momento lo que les dice la Luz, es precisamente entrar nuevamente en esta Conciencia de la Unidad y vivir enteramente la Conciencia Turiya. Entonces, si la Llamada se vuelve violenta, retírense de lo que estaban haciendo. La Luz misma, y su Inteligencia, les dará y les procurará la ocasión y el tiempo, que será necesario para vivir  lo que tienen que vivir.

Así pues, por esta vigilancia llevada a cada momento, se aclimatarán hasta el punto, de percibir lo que la Luz desea para y en ustedes y cuál es su Inteligencia con relación a ustedes y de lo que quiere hacerles vivir, para facilitarles tanto la Fluidez como la  sincronicidad, que es la ley de Atracción y de Resonancia. Si siguen eso en vuestra  vida ordinaria, constatarán ahora rápidamente, que todo cambia y que todo irá muy rápido, pero con una mayor facilidad. Así, por ejemplo, algo que podía perturbarles, como un miedo cualquiera, va a encontrarse desanudado de un solo golpe. Porque entonces, el acontecimiento que han vivido va a ponerlos ante este miedo y a revivirlo (o la vivencia del acontecimiento). Si están en la Intención y en la vigilancia de vuestra propia Presencia, se darán cuenta entonces, que el miedo va a disolverse. No porque quisieron someterse al miedo, ni porque hayan querido escapar, sino porque vuestra conciencia y la Luz, en ese momento, les permite vivir la experiencia que viven. No para castigar, no para gratificar, sino para permitirles estar más y más cerca aún al Interior de la Luz.

Así, la Claridad será cada vez más grande en vuestra vida. Esta Claridad no es una Claridad que va a darles explicaciones, ni los contenidos o los resultados, de todos los acontecimientos que sobrevienen.  Pero va a darles una lucidez profundamente diferente que va a permitirles vivir los elementos que vuestra vida les aporta, con más desapego, al mismo tiempo que implicación. Pero la implicación que estará allí, no será la de la mente, ni será una implicación de la reacción emocional, sino más bien la implicación en la Luz y por la Luz. Vuestra vida se volverá entonces más ligera, incluso en la escala de lo ordinario. Se vivirán entonces muchas cosas con mucha más facilidad. A partir del momento en que, efectivamente accedan a este Abandono a la Luz, constatarán que ésta, no puede ir a la inversa de la Luz, es decir, al contrario de la Alegría. Y que lo que puede inicialmente, si no están completamente centrados en la Intención y la Atención, parecerles como distante de la Luz, en un tiempo siguiente, más o menos distante, podrán  reír, ya que tendrán la comprensión directa, por el Corazón, de lo que quiso la Luz para ustedes. Que eso concierna a un sufrimiento, a un miedo, a un encuentro o a una separación.

Nada es anodino en lo que se desarrolla hoy en vuestra vida. Lo que es anodino, es que si no prestan atención y pasan junto a un elemento que, quizá se revelará, en el futuro, como principal para ustedes. Se entrenarán de esta forma, para vivir plenamente el momento presente, porque en el momento presente, está toda la Luz. La Luz no estará nunca en el momento siguiente. La Luz no estará jamás en el momento que pasó, ni en el recuerdo, ni en la memoria, sino única y precisamente, si se retiran completamente del recuerdo y de toda memoria del momento que acaba de pasar. Por lo tanto no son ustedes, como se dijo, el sufrimiento que les llega. No son la ruptura que llega a ustedes. No son la alegría o el placer que les llega. Son mucho más que eso: son la totalidad de la Luz. Si adoptan este punto de vista, que es el de la conciencia pacificada, incluso en la conciencia de la personalidad, constatarán también que muchos elementos que pertenecen a este cuerpo de personalidad (que llaman también el Cuerpo de deseo) van a alejarse de ustedes. No serán ya tributarios de una necesidad, no serán ya tributarios de hábitos, ni tributarios de tal tipo de alimento o tal tipo de conducta en vuestra vida. Y descubrirán entonces, que son completamente Libres, de toda influencia, de todo condicionamiento, viniendo de vuestro propio pasado o las propias experiencias y costumbres que existen en el lugar donde viven.

Así pues, al descubrir la Libertad de vuestra conciencia, en el momento presente, incluso en el seno de la conciencia ordinaria, darán un paso más hacia lo que se ha llamado, yo creo, en este fin de semana, la Verdad y la Libertad. Entonces, la Libertad no es un momento simplemente que debe establecerse, en la Conciencia Unificada, en las Llamadas más importantes de la Luz, en las Alineaciones, sino también en los actos que puedan parecerles los más insignificantes de la vida. Eso va a implicar, de alguna manera vuestra vigilancia. Va a implicar, no la vigilancia de la atención de la personalidad, sino la vigilancia directa de la conciencia, a ser sensibles, a ser perceptivos con relación a la Luz  y a la Inteligencia de la Luz. Así, poco a poco, harán vuestras estas palabras, que la Inteligencia de la Luz será, siempre, mucho Más inteligente que vuestra propia razón, que vuestras propias emociones o vuestra propia comprensión. Eso participará, de manera cada vez más evidente, en ustedes, durante este período, al famoso Abandono en la Luz, a esta famosa renuncia que se les enumeró también. Porque es necesario comprender que no es solamente en los acontecimientos extraordinarios, que la Luz está.

Cuando les decimos que la Luz está presente sobre el mundo en superabundancia, eso va a ser cada vez más evidente, a través de lo que van a percibir, lo que van a ver por vuestros ojos, por la visión etérica, por vuestra percepción cardíaca o la Visión del Corazón y eso se les ofrece en profusión. Sólo tienen ustedes que tomar conciencia. Sólo tienen que favorecerla, de todas las maneras posibles, cualesquiera que sean vuestras actividades, cualesquiera que sean vuestras ocupaciones, o (como lo dijeron otros, durante este fin de semana), vuestras responsabilidades. Porque la responsabilidad no debe ser un peso, debe ser precisamente, también una forma de Liberación. ¿Liberarse de qué? Precisamente, de la gravedad de la responsabilidad. Se convertirán así, en un padre, un marido, un empleado o un dueño, que es completamente Libre. Y eso cambiará completamente, vuestra manera de funcionar.

Recuerden también que la Luz ha puesto a todos precisamente, individualmente, en las condiciones que para cada uno son óptimas a vivir, para realizar lo que tienen que realizar, es decir, vuestro devenir Vibratorio en el momento del Pasaje. Entonces, hay allí también, un principio de renuncia y aceptación de la acción de la Luz. Aunque eso pueda parecerles duro, o parecerles extremadamente alegre, en un caso como en el otro, no hay que reaccionar a eso. Hay que vivir la Luz presente en el momento, que puede liberarlos instantáneamente, de esta conciencia ordinaria, de todo peso, de toda densidad y de toda impresión de bloqueo. La Luz será siempre, mucho más inteligente que el más fino de los individuos humanos, cualquiera que sea su inteligencia racional. La vida proporcionará siempre, de manera superabundante, a través de la Luz presente, todo lo que es necesario para establecerles en vuestro devenir Vibratorio.

Van a constatar, desde ese momento, muy rápidamente, que van a comunicar y a pasar de un estado a otro más fácilmente. Muchos de ustedes van a poder establecerse, cada vez más a discreción, yo diría (pero que no es la voluntad sino la profusión) en este estado de Gracia. Recuerden que la Comunión y la Gracia son el resultado de la acción de la Luz, en la conciencia. Y aunque les sea más fácil vivir los momentos de Alineación, los momentos Interiores, recuerden también que deben convertirse completamente en la Gracia. El Pasaje es eso. En consecuencia acostúmbrense ya, a no separar los momentos y hacer una secuencia lógica, e ininterrumpida de Luz. Tienen hoy, todos los medios que se les ofrecen para realizarlo, por el hecho mismo de la abundancia de la Luz. De este modo, va a ser, si lo aceptan, cada vez más fácil darse cuenta de la acción de la Luz, no solamente en vuestros momentos de Alineamiento, no únicamente en vuestros momentos de inmersión en el Gran Espíritu o en el Samadhi, sino incluso en los momentos más ordinarios de vuestra vida. No habrá más disposición, no habrá más cuestionamientos: realizarán todo lo que tienen que realizar sin la menor duda, sin el menor humor, sin la menor contradicción, con la más grande de las facilidades. La acción de la Luz, hoy, es también eso sobre este mundo. Corresponde a ustedes beneficiarse, tomar la oportunidad. Y la mejor manera de realizarlo es, efectivamente, estar en la Atención y la Intención, estando completamente Aquí y Ahora. En ese momento, verán por ustedes mismos, que incluso lo que se había llamado los dos Pilares de la cabeza (la Ética y la Integridad) van a convertirse en una evidencia que no habrá que buscarse, porque no podrá simplemente ser de otra manera.

No podrán ya ser opacos, no podrán mentir más, ni huir ya de cualquier cosa en, como fuera de ustedes. A partir de ese momento, la Luz se volverá cada vez más activa, y serán Éticos y serán Íntegros sin plantearse cómo establecer eso. Porque, será la Luz que lo establecerá en ustedes. Constatarán también, a partir de entonces, que los cuatro Pilares del Corazón se vuelven cada vez más activos. Más allá de las percepciones Vibratorias, van a ser cada vez más Humildes, cada vez más Simples y también cada vez más eficaces. Que eso sea en el acceso en vuestro Samadhi, o en vuestras acciones más ordinarias. Todo eso es una realidad que tienen que experimentar vivir, concientizar y hacer permanente. No hay ya ningún obstáculo para el establecimiento de esta permanencia. Los únicos obstáculos que pueden existir sólo están dentro de los propios límites que la conciencia ordinaria aún se pone a sí misma, o en las Creencias que aún no han sido evacuadas completamente, por hábito o por el desconocimiento de dichas Creencias. Vuestros comportamientos, incluso más habituales, se volverán autónomos y plenos de Luz y en el sentido de la Luz. He aquí algunos consejos, que como Estrella CLARIDAD, he venido a darles. Si tienen algunas preguntas con relación a esta conciencia ordinaria y algunos elementos más prácticos que obtener, y si puedo comunicárselos, entonces lo haré con Gracia.

Pregunta: ¿Cómo sobrellevar lo mejor posible el hecho de sentir el cuerpo muy caliente?
Hermana mía, el cuerpo caliente es la realidad de lo que debe vivirse. Eso es la acción de la Luz y el Fuego del Espíritu, sobre tu propio fuego eléctrico, traduciendo la consumación de todo lo que es ilusorio. Entonces, en el tiempo individual que cada uno tiene que vivir, están en etapas más o menos pronunciadas de este Fuego. Es una realidad. Si estás en la vigilancia del momento presente, tal como acabo de decirlo, entonces constatarás que este Fuego nada te obstruye, ni te perturba, ya que es la Esencia misma de la Luz.

Pregunta: ¿Vivir la Gracia o vivir el Samadhi, es similar?
Hermano mío, la Gracia forma parte del Samadhi. Pero el Samadhi es más que la Gracia. El Samadhi es el establecimiento en el Beatitud. Si se puede emplear este término, es algo más amplio que la Gracia. Pero la Comunión y la Gracia, tal como les fue ofrecida por la Luz, a realizar por ustedes mismos, es un elemento que contribuye también, al paso al Samadhi. Lo que se llamó la Gracia, es la acción de Gracia. A partir de entonces, todo lo que va a desarrollarse en vuestra vida no tiene ya que explicarse, porque todo se hace bajo la acción de la Gracia y vuestra vida se convierte en Gracia, en vuestros actos más insignificantes, como acabo de decir, así como en los momentos de Samadhi. La Alegría, la Alegría que no depende de nada exterior, estará cada vez más establecida, en ustedes. No sabrán ya, desde ese momento, lo que son las emociones como la tristeza, la cólera u otras. Cualquiera que sea el acontecimiento, que antes les habría afectado, va a ser transmutado por la Gracia misma. Una vez más, esa renuncia no es una retirada sino un compromiso, a otro nivel. Recuerden lo que a menudo he dicho y lo repito, del aporte de la naturaleza. Si existen elementos que lo desestabilizan, cualesquiera que sean, no buscan la explicación: ahora, ya no hay tiempo. Las Sombras que puedan mostrárseles, no están allí para culpabilizarlos, ni tampoco para ser aclaradas como mecanismo causal. Sino para ser transmutadas y trascendidas por la Luz misma. Entonces, si algo les parece doloroso, vayan a la naturaleza. Sigan lo que pide el impulso de la Luz. Si hay reacción, si hay emoción, si hay intervención de la mente, por supuesto, no es la Luz que actúa en ese momento. La Luz, dicho de otro modo, es la solución a todo, absolutamente a todo. Ya que es vuestra naturaleza, es la naturaleza de todos, sin ninguna excepción.

Pregunta: ¿Se puede vivir momentos de gracia sin experimentar las Vibraciones del Corazón?
Existen momentos en que la Gracia se vive como un estado de Alegría, sin percepción Vibratoria. Pero recuerden: no es necesario escaparse de este cuerpo, no es necesario escaparse de este Templo, ni tampoco de esta vida. Lo que equivale a decir que es necesario definir lo que es la Gracia. La Gracia es un Estado que está más allá de la Plenitud, es un Estado, precisamente, donde la Vibración y el Fuego del Corazón están presentes. Eso se ilustró en vuestros escritos, en occidente, en particular como el mecanismo de descenso del Espíritu Santo o los distintos carismas manifestados con este motivo. Puede haber durante este período, momentos de Plenitud o de Vacuidad donde hay un sentimiento de Gracia. Pero éste estará siempre condicionado, mientras no sea acompañado o por la Vibración del Silencio, o por la Vibración del Fuego del Corazón. Muchos seres humanos viven hoy experiencias llamadas Despertar o, en todo caso, ellos los llaman así. Numerosos testimonios son dados hoy, por estos seres que llegan a distanciar su propia conciencia y a identificar dos conciencias diferentes: una conciencia ordinaria y una Conciencia donde precisamente, se vive un estado no ordinario, pero que sin embargo no es Turiya.  Porque, esta gente se ha encerrado, aún más, en ellos mismos y este sentimiento de pacificación sólo es ilusorio, mientras la Vibración no esté presente (no necesariamente en ese momento sino de un momento a otro). A menudo estas personas van a describirles un espacio de salida fuera del tiempo, un sentimiento de irrealidad, de no ser ni estar, ni otra cosa, o incluso de imaginarse (o percibir, solamente por la conciencia o por el tercer ojo), el sentimiento de Fusión con el universo. Pero no es realidad si no hay Vibración. Esto no es el Despertar, esto no es la Trascendencia. Es sin embargo, la acción de la Luz, pero una Luz que no se integra en el Corazón, una Luz que se detuvo a un nivel del ser que no es el Corazón. Porque no puede haber Gracia, no puede haber Samadhi, sin certeza absoluta de vivirlo y sin Vibración o calor o Fuego. Qué más da. Pero hay un mecanismo muy real, que concierne al cuerpo, en ese momento.

Pregunta: ¿Es posible no percibir las pulsaciones del corazón físico?
Hermana mía, diría incluso, que eso es una muy buena señal. ¿Ya que, cómo quieres tú penetrar en la Eternidad con un corazón que late? Eso forma parte de una serie de elementos que les han sido dados por los Ancianos, que se refiere a lo que se llama la respiración del Corazón. Es un mecanismo bien real, que se refiere al cuerpo y al corazón órgano, que participa carnalmente también, en el acceso a Turiya. En resumen, no puede haber acceso a Turiya y a la Unidad, si el corazón órgano, no participa también. Es pues completamente lógico, completamente normal e incluso tranquilizador que el corazón se detenga, incluso a veces, o parezca respirar más bien que latir, o entonces Vibrar. Eso es completamente normal, porque si la Luz no transmuta este cuerpo, ¿quién lo hará? Ciertamente, no la Ilusión.

No tenemos más preguntas, le agradecemos.

Hermanos y Hermanas encarnados, espero haber sido agradable y les agradezco haber comulgado con mi Presencia. Rindo  gracia para la posibilidad que se nos ofrece de comulgar. Les digo hasta una próxima vez, con todo el Amor del Uno, que prefiero llamar el Gran Espíritu. Hasta una próxima vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada