AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

martes, 8 de noviembre de 2011

GEMA GALGANI Autres Dimensions 5 de Noviembre del 2011 con audio

 
Original en francés
www.autresdimensions.com
Canalizado por: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
http://mensajes-del-espiritu.blogspot.com
http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com
Traducción: Hedyn Núñez.

 audio
Yo Soy GEMA GALGANI. Hermanos y Hermanas, vengo a ustedes como Estrella de la Unidad. Expresaré hoy pocas palabras, pero más allá de las palabras hay que vivir la Gracia, hay que vivir la Comunión, hay que manifestar la Nueva Tri-Unidad, que les permite e incluso los conduce eternamente a la Verdad del Ser, a la Verdad de vuestra Presencia, a la Verdad de la Alegría, a la Verdad del Amor. Les fueron dados y comunicados muchos elementos. Mucha Luz y VIbración se comunicaron y se intercambiaron entre ustedes y nosotros. Muchas citas tuvieron lugar. Es ahora el tiempo, como lo decía MARIA, de liberar la Gracia y la Comunión entre cada miembro de la Fraternidad humana. Para eso, les fueros hechas algunas solicitudes. Volveré simplemente, sobre un punto desarrollando después el beneficio, ya que es eso, vivir la Verdad de la Luz Una, en su Completud, y su Totalidad. Ahora la Gracia y la Comunión son posible, entre todos los Hermanos y las Hermanas encarnados y también con nosotros. La activación del Canal de comunicación Mariano firma la inminencia de ciertos elementos, que también les fueron comunicados ampliamente.

Más allá de todo eso, más allá de las distintas manifestaciones, lo más importante por supuesto, es vivir esta Comunión y esta Gracia en ustedes ya que es por ella, en este Amor manifestado, concientizado y generado, que el conjunto de la humanidad, en este Servicio absoluto a la Luz, encontrará lo que Es, su Naturaleza, su Esencia y su Eternidad. La Luz Una, la Comunión y la Gracia son posible a cada instante: durante vuestras Alineaciones, durante vuestras meditaciones y en los momentos más ordinarios y en lo más simple de la vida. Que esta vida ya sea ella, simple o perturbada, tiene poca incidencia, porque la penetración de la Luz los lleva realmente, a distanciarse de las ilusiones (las vuestras, como las de este mundo), haciéndoles de algún modo tomar conciencia, de las prioridades de la vida. Y la vida sólo tiene una única prioridad, es Ser en totalidad la Luz, manifestada más allá de todo aspecto limitado. La Gracia y la Comunión representan un estado que está más allá de la comunicación, como se les dijo, pero que hace entrar en resonancia (entre ustedes y nosotros, entre ustedes y los que están en torno a ustedes, en otra parte sobre este planeta), un campo de Energía, un campo de Conciencia, un campo de Vibraciones, que es el Campo Unitario de la Conciencia, más allá incluso de la Merkaba Interdimensional colectiva (que los ha reunido en la resonancia de la Unidad, con nosotros, entre ustedes y, más recientemente con la Tierra).

Se estableció el conjunto de las conexiones a establecerse. Que eso sea por la Llamada de la Luz sobre algunas de las Puertas o Estrellas, por la activación de los nuevos cuerpos, o la percepción (clara y lúcida) de la propia Conciencia, de su propia Unidad, de las resistencias manifestadas. La Gracia y la Comunión se establecen, de manera esencial y exclusiva, de Corazón a Corazón. Que eso sea del Corazón de uno al corazón de otro, o que eso sea el Corazón del Uno al corazón de todos (como decía Un AMIGO), o que eso sea de vuestro Corazón al Corazón del Universo: todas los Comuniones son en adelante accesibles. Aún es necesario concientizar y vivir esta accesibilidad. La Gracia y la Comunión es, la finalidad de la Conciencia, que se expresa en un cuerpo, o que se expresa en un Arcángel o en la propia FUENTE. Absolutamente todo el resto no son más que intermedios e intermediarios. No existe otro proyecto, sino que la Luz sea cada vez más consciente de sí misma. Los otros proyectos no son más que proyecciones, que ilusiones llevadas por algunas Conciencias, pensando que era posible crear otra cosa que la Luz, de vivir otro cosa que la Luz. La Luz viene a recordarles eso. Ahora más que nunca, debido al establecimiento de la Gracia, la Comunión es posible de manera cada vez más simple, de vivirla y de alejarse de la ausencia de la Luz, sin ningún juicio, sin ninguna condena, sin tomar ningún partido. Vivir la Comunión de la Luz y la Gracia requiere hacerse Libre y ser Libre, para que la Luz los libere.

De distintas maneras, de distintas formas la Luz los llama y los llamará, a establecer esta Gracia y esta Comunión. Existe, por la Llamada de la Luz que les es propia, la posibilidad de establecer una conexión y una resonancia, que les es propia, con la Luz Una. Existe también una aproximación posible (en la vivencia de la Gracia y de la Unidad) por la puesta en resonancia de los tres puntos de Comunión y de Gracia, que por supuesto, está vinculada al Corazón y que se refuerza y se manifiesta, a partir del momento en que penetran, así sea un poco, en la realidad y la Verdad Vibratoria de los cuatro Pilares (TRANSPARENCIA, UNIDAD, HUMILDAD, SIMPLICIDAD- POBREZA), cimientos de la nueva Vida, de la Dimensión Unificada, donde nadie más, ni nada más está separado (ver “los 4 Pilares del Corazón” en “Protocolos a practicarse”. La Comunión se realiza por la Intención, eso lo saben: simplemente llevando vuestra Intención, sin proyectar nada, sobre un Hermano o una Hermana, o sobre un alma encarnada. Pero también, a través del Canal de comunicación Mariano (ver, la canalización de MARIA del 9 de Septiembre, así como la 1era. pregunta-respuesta de la canalización de ANAEL del 16 de Septiembre), siendo permeable a la Gracia de MARIA y a Su Anuncio, así como se realiza en vuestras estructuras y en vuestra Conciencia. Cada uno de ustedes tiene una estructura privilegiada de resonancia, en las Puertas y las Estrellas, que les es propia. Eso puede estar en los lugares donde la Luz les llama, viniendo a golpear a vuestra puerta. Eso puede ser también funciones de las Puertas y de las Estrellas que para ustedes tienen una resonancia particular y que les es posible percibir y vibrar.

Existe también una reunión colectiva (por otra parte, en conexión directa con el establecimiento de la Merkaba Interdimensional colectiva), entre los tres puntos del Corazón, llamado punto central del chacra del Corazón (Punto Mariano) y puntos laterales del Corazón, sobre las zonas de arraigo del Espíritu y el alma (ver esquemas abajo). Si la Atención se lleva a estos 3 puntos, van a poder establecer el principio de la Gracia, llevando vuestra atención sobre una persona, sin pedir nada, sin proyectar nada, sin imaginar otra cosa, que la simple conexión y la Gracia. Y la Gracia, en el momento que la vivan, aparecerá ante ustedes como la última finalidad de la Conciencia. Más allá de todo andamiaje y de todo plan intermedio, de toda personalidad, o de cualquier plan particular de jerarquía de Luz, que no existe. Ya que solamente, la Luz Es. Ya que la Gracia de la Comunión a la Luz, Es. Vivir la Unidad, es eso. Es concientizar, de manera absoluta y permanente, la Gracia. Vivir la Unidad, la Alegría, la Felicidad, porque viviendo eso, absolutamente todo lo que no es eso se desvanece. Vivirlo les libera de todos los pesos, los libera de todas las ilusiones y de todas las creencias. El Encuentro con la Luz (no según el principio de Gracia individual, en la Merkaba interdimensional colectiva, sino más bien, en los momentos particulares que debe vivir la humanidad), será revelada enteramente, a cada Conciencia presente sobre la Tierra, como en los planos intermedios, porque el Encuentro con esta Gracia será el elemento motriz, que permitirá a las nuevas Dimensiones de Vida establecerse y llenarse con vuestra Presencia.

Vivir la Gracia y la Comunión es, de alguna manera, privilegiar lo que es esencial; es decir el acceso a la Unidad, porque la Unidad representa la suma de todas las respuestas a todas las preguntas que puedan existir. La Gracia no un cuestionamiento más, la Gracia no es tampoco una duda, sino la vivencia y la afirmación de la Luz, que es el único objetivo. Muchos de vuestros Hermanos y Hermanas que no vivien la Gracia, son inspirados (porque lo creen verdadero) a atraerse a etapas ilusorias e intermedias, donde se prometen, donde se reflejan todas las ilusiones de poder, del intelecto y de cualquier otra cosa, antes que la Gracia de la Luz. Esta Gracia de la Luz les es accesible, como ya lo saben, desde ahora por todas partes, porque la Luz se expande sobre el mundo, porque la Puerta del CRISTO ha sido abierta, porque la Puerta Estrecha se cruza. Habrá siempre Hermanos y Hermanas que estarán en negación absoluta a eso, porque su concepción, su creencia y su fe, incluso de Luz, no corresponde a esto que nosotros les anunciamos, a eso que les decimos, ni a eso que les Vibramos. Eso forma parte también, de la Gracia de la Luz, así como de dejar vivir en la Libertad total, incluso para los que de manera muy simple la rechazan, alegando el principio de libre albedrío, el principio de evolución, alegando el principio de cualquier jerarquía de luz, o de cualquier salvador de luz, a quien se adhieren. Pero eso no les permitirá nunca vivir la Gracia, ya que se desviaron de la Gracia, que es la vía de la Infancia, la vía de la Simplicidad

Eso puede parecer, para el que lo vive, terriblemente simple de decir que la Luz es todo y que no hay otro objetivo que la Luz. Y que este objetivo no está en otra Dimensión, no está en otra vida, ni en otro momento, sino que todo se inscribe enteramente aquí y ahora, puesto que la Luz fertilizó este mundo, puesto que la Luz ha re-penetrado el manto de la Tierra. Entonces, no hay nada más a manifestar que la Vibración de la Luz. No hay nada más a Ser que ser la Luz. Por supuesto, los que adhieren a otras creencias y que no viven la Gracia quedan en libertad creer que la Luz está en los andamiajes de planes, de proyectos, cualesquiera que sean. No hay proyecto de la Luz, porque la Luz Es, desde la Eternidad, y no se inscribe en una duración, no se inscribe en un proyecto de devenir o de futuro. Porque la Luz está omnipresente y ella llama solamente a vuestra propia concientización de ella misma, en sí misma. Por supuesto, las condiciones de vida, sobre este mundo, hicieron que el hombre pasara su tiempo armando e imaginando escenarios de Luz acomodaticios, a una religión o a planos intermedios.

La Luz no quiere nada más que ser la Luz y eso, se los recuerdo, es vuestra Esencia. Vivir eso, es encontrar la Gracia. Vivir la Luz, es establecer la Comunión. Y, estableciendo la Comunión, entonces concientizan realmente que no hay nada que buscar, que no hay nada que encontrar, ni hay nada que probar (a ustedes mismos, como al resto del mundo); que sólo hay que manifestar lo que son, más allá de este cuerpo, más allá de esta persona que habitan. Eso es la Gracia y esta Gracia, es ofrecida enteramente. El establecimiento de la nueva Tri-Unidad (y el relevo que será tomado pronto por el Arcángel URIEL, sobre la Tierra ascendida) los colmará de Gracia, si se abandonan a ella, si dejan caer toda veleidad de creer que hay algo que comprender, si abandonan toda veleidad de creer que hay que explicar una Presencia o una reencarnacíón, y si aceptan fundirse en la Vibración de vuestra Conciencia (donde sea que esté instalada: sobre la Corona radiante del Corazón o de la cabeza, sobre una de las Puertas o de las Estrellas). Entonces, todo se volverá cada vez más fácil. Y, cualesquiera que sean las confrontaciones interiores, no podrán durar. Sólo serán luces, haciendo crecer la Gracia y vuestra Presencia, que eso sea en la superficie de este mundo, o en el cuerpo de Êtreté. Porque, al vivir ustedes la Gracia, entonces no podrá haber diferencia entre vuestra Presencia sobre este mundo y vuestra ausencia de él, porque realizarán la Gracia al estar presentes, por todas partes a la vez. Eso es vivir la Comunión. Eso es vivir la Gracia, que esperamos lo vivan ya en gran número.

Si hay algunas palabras que deban retenerse, con relación a la Gracia y a la Comunión, son realmente comprender con el Corazón, que no hay nada que comprender, que no hay nada que explicar, ni nada que buscar, ya que todo eso está en vuestra Esencia, como en todos nosotros. Que el principio de separación de la conciencia, de este mundo, no es más que una ilusión. Que no hay nada que mejorar, ya que todo es perfecto, ya que el Espíritu es perfecto. Sólo el alma prisionera en este mundo, piensa que debe mejorar para escapar a su propio condicionamiento, que obviamente, no pone nunca final al condicionamiento, puesto que el alma está prisionera. Sólo el Espíritu es Libre. Pero el Espíritu no es el alma, mismo si la alquimia de esta Liberación, de esta toma de conciencia real, se realiza en el Templo del cuerpo y el Templo del alma, que es el Corazón. Es necesario concientizar que la Gracia es una evidencia y algo que forma parte de la naturaleza de toda Conciencia, en todo Plano y en toda Dimensión. Si viven esa Vibración, entonces, la Alegría los colmará. Cualquiera que sea el estado del cuerpo, no podrán sufrir. Cualquiera que sea el estado de vuestras emociones, no podrán afectarles. Cualquiera que sea el estado de la mente, no podrá tampoco ser alterada. Será ahí, que sabrán que la Gracia actúa, y que la Gracia está activa, en todos los sectores de vuestra vida, obteniendo la Gracia de ser la Alegría, obteniendo la Gracia de vivir la Unidad reencontrada. El que vive la Unidad no proyecta, ni planifica ya lo que sea. En el Ser que vive la Gracia, no hay nada que querer hacer. No hay nada que querer Ser, que no esté ya, en la Eternidad.

Vivir la Gracia de la Luz los invita y los invitará por la Comunión a consolidarse, cada vez más, en estos cuatro Pilares del Corazón, no como un ejercicio mental, sino como una realidad Vibratoria, de la naturaleza misma de la Conciencia, que es Alegría Eterna. Lo mejor que vivan eso, al menos no podrán ser afectados por el desorden del mundo, o por el desorden del medio ambiente. Lo mejor posible que vivan la Gracia de la Unidad, menos los alterarán en lo que Son, por quien quiera, o por lo que sea. La Comunión y la Gracia no justifican ninguna explicación, porque ellas son como ya lo dije, la finalidad última, la Revelación de vuestra Unidad, la Revelación de la Belleza de la Conciencia entera: Una e Indivisible reuniendo en la Libertad absoluta, el conjunto de la vida (muy lejos de la ley de resistencia de este mundo, muy lejos de los sufrimientos de este mundo). Los mundos de la Unidad y de la Gracia no conocen el sufrimiento. Tampoco conocen, la sombra. No hay nada que combatir en la Gracia. No hay nada a separar, nada a dividir, nada a evitar. Sólo la conciencia llamada fragmentaria les hará creer que hay algo que mejorar, que hay una autoridad a seguir, la que sea, que hay principios jerárquicos, o principios de subdivisión de Luz. Eso es falso, ya que el que vive la Gracia no puede en ningún caso ser engañado por cualquier palabra, por cualquier enseñanza, o por cualquier cosa exterior a sí mismo. Porque el Ser que se establece en la Gracia y la Comunión (con otro Corazón, o con otra Dimensión), vive la Esencia misma del Amor, que es la puesta en Libertad y la puesta en Relación de todas las Conciencias. ¿Cómo es que el Amor, que es perfecto, podría necesitar cualquier organización, cualquier denominación o cualquier intermediario?

Lo que es perfecto, es perfecto, desde la Eternidad, no perteneciendo a ningún tiempo, ni a ningún límite. Es a eso que vuestra Presencia los llama. Es a eso que vuestra Comunión, de Presencia a Presencia, los invita. Los distintos nombres que les hemos dado (Semillas de Estrellas, Hijos de la ley de Uno) no hacen más que traducir (al lenguaje humano, tan limitante) la Verdad de la naturaleza de toda Conciencia, que es Gracia y Eternidad. No hay más que el peso de las ilusiones, y el de las divisiones, y el peso de esta Tierra, lo que los alejó de la Verdad (sin poder apagarse jamás). Hoy más que nunca, la Llamada de la Luz, se extiende sobre ustedes, como una Gracia y viene a golpear a vuestras puertas, para pedirles reencontrar la Gracia. No hay nada que poner en pie, nada a construir, nada a proyectar. Hay exactamente que vivir la Comunión y la Gracia. Solamente hay que manifestar la Presencia del Ser, en esta frase particular que les reveló el Gobernador de Intra-Tierra: “Yo Soy Uno"(ver, RAMATAN del 8 de Octubre y el folleto “Humanidad en Devenir”). Porque este “Yo Soy Uno” estaba inscrito mucho antes de que se produjera lo que comúnmente se llama la caída, permitiéndoles descubrir que de verdad, nunca ha caído nada, excepto en el sentido de la ilusión. La vida les pide volver a ser conscientes y lúcidos, más allá de toda trampa y de toda maniobra de encierro, más allá de todo plan intermedio, queriendo hacerles creer que la Luz no es para ahora y que la Luz no es de este mundo. En adelante, la Luz es de este mundo, para que este mundo vuelva a ser, el Reino, en su nueva Dimensión de Vida (que les corresponderá vivir o no, en total independencia y en total Libertad). El que aún no vivió la Gracia no puede aceptar que la Gracia sea el objetivo y la finalidad, porque para él, la Gracia no puede ser sino un medio de llevar a término algunos proyectos de luz y de conocimientos. Ese se equivoca realmente, llevado ciegamente por su ego, por su cuerpo de deseo, hacia las ilusiones.

La Gracia es la finalidad, puesto que la Gracia es vuestra naturaleza, desde la Eternidad. No hay pues nada que encontrar, como lo decía, puesto que no hay nada que buscar. Hay solamente que Ser. La Luz y el CRISTO están de vuelta entre ustedes, en ustedes, ya que el conjunto de los mundos está en ustedes. No hay nada exterior, si no es la proyección de la propia Conciencia. No hay nada real, si no es la Gracia. La Sombra no puede existir sino para el que está en la Sombra, a la inversa con relación a la Luz y que va a calibrar y a juzgar su vida, en el principio de esta alternancia de Sombra y de Luz. La Gracia no conoce la Sombra. La Gracia no conoce la tristeza, ni el sufrimiento, ya que ella es el objetivo realmente y la finalidad. Es la Verdad principal, la Resonancia Última, y la Vibración Última, que unifica y libera los mundos, en la Libertad de manifestación de la Conciencia, en todas las Dimensiones y en todas orientaciones. Vivir eso, es encontrar la Libertad. No la libertad de proseguir este mundo, sino la Libertad del Ser, la Libertad de la Gracia, que no pertenece a ningún mundo, porque está presente por todas partes. Durante este período de tiempo, sobre el humano, sobre esta humanidad, no hay nada más a realizar que eso. Eso no es un trabajo. Eso es verdaderamente este Abandono a la Luz. La Gracia, es solamente a Ser, no a buscarla. Ella Es, a partir del momento en que no están en las construcciones de la mente, o de otra cosa que la Gracia. La Gracia no debe construirse, porque ella Es. Por supuesto, la Gracia no puede ser aceptada por esos para quienes en la vida de manera ilusoria, están completamente encerrados en el poder, en la dominación (que no son más que los resultados de los miedos). La Gracia y el Amor son lo contrario del miedo, porque el miedo los aleja de la Gracia. En efecto ¿cómo la Gracia podría tener miedo? Ya que lo que tiene miedo en ustedes, no es la Gracia, sino precisamente la ausencia de Gracia. Lo que tiene miedo, en nosotros, cuando estamos encarnados, es precisamente el miedo de perder esta Gracia. Y como la encarnación nos alejó de la Gracia, nos hizo descubrir el miedo, el sufrimiento, pero todas estas cosas se terminan, de manera definitiva y total. Podría decir también que ustedes Son, al igual que nosotros, los Hijos de la Gracia y de la Unidad. Retengan que de allí adonde los llevará vuestra Atención y vuestra Intención (en el despliegue de la Gracia sobre la humanidad) resultará vuestro estado de Gracia y, en consecuencia, vuestra finalidad. Todo el resto, sin ninguna excepción, no son más que obstáculos a la Gracia.

Cualquiera que sea el tiempo que haga en vuestro país, o en vuestro Interior, y lo que sea que aprendieron, y lo que sea a lo que adhirieron, es tiempo ahora, de liberar la Gracia, de vivir la Gracia, ya que no hay otra finalidad, ni hay otro devenir, y no hay otra vida que esa de la Gracia. La Estrella de la Unidad que soy, va ahora a comulgar con ustedes (en el Silencio, en el Silencio de mis palabras, pero en la Plenitud de la Gracia), para hacer resonar del Corazón de cada uno de ustedes, a todos los otros, de mi Corazón al conjunto de vuestros Corazones. Recuerden de manera colectiva: hay simplemente a ser el Silencio, a ser la Conciencia que se lleva en ese Templo que es el cuerpo, sobre la nueva Tri-Unidad, sin nada pedir, sin esperar nada, simplemente en la manifestación de la Vibración. Es tiempo ahora, de vivir en Comunión, la Gracia. Les pido simplemente, en el Silencio de nuestra Gracia, en los momentos iniciales, llevar la atención sobre CRISTO, MARIA y MIGUEL del pecho (lugar del Templo, lugar de la resonancia de la Luz), sin nada pedir, sin nada esperar, simplemente viviendo la fe, viviendo el Amor. Es tiempo, ahora, de comulgar. Eso será mi manera de decirles mi Amor en el Silencio, decirles nuestra Verdad común. Somos Seres de Gracia, ya que somos Seres de Comunión. Juntos, unidos y libres, hacemos eso ahora, todos juntos.

... Efusión Vibratoria/Comunión….

En nombre del Uno y en nombre de todos, en la Tri-Unidad de la Verdad, amados del Uno y amados de todos, soy GEMA y comulgo en vuestra Gracia.

... Efusión Vibratoria/Comunión….

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada