AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

viernes, 18 de noviembre de 2011

MA ANANDA MOYI 12 Noviembre de 2011 con audio


  
Original en francés
www.autresdimensions.com
Canalizado por: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
http://mensajes-del-espiritu.blogspot.com
http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com
Traducción: Hedyn Núñez

Audio
  
Soy Ma Amanda Moyi. Hermanos y Hermanas en la carne, vengo entre ustedes, con todo mi Amor y toda la Gracia. Como Portadora de la Vibración de la Estrella AL, me colocaré entre ustedes, hoy en un intercambio. Este intercambio se inscribe, preferentemente, si lo quieren bien, en lo que espero sean cada vez más numerosos en vivirlo, por lo que se refiere a los pasos y los momentos que ilustra vuestra conciencia, los momentos en que es fragmentada y los momentos en que se Unifica. Por supuesto muchos experimentan actualmente, este paso de un estado a otro, más o menos feliz, más o menos agradable, en que se sienten cómodos en este cuerpo, en vuestra vida y los momentos en que por el contrario, los sienten inconfortables. O recíprocamente, los momentos en que vuestra Conciencia tiende a volverse Ilimitada, no ya dividida, ni tampoco aislada. Esos momentos particulares de los que puedo hablarles porque los que se interesaron por esto que viví en mi última encarnación, saben pertinentemente que pasaba muchos momentos en estos estados de consciencia Unificada, donde de cierto modo, no existía ya para el mundo que me rodeaba, en el cual me mantenía en la Presencia Eterna del Ser. Estos momentos particulares, con grados de intensidad que les serán propios, si los viven, o deberán vivirlos. De la forma en que vivirán estos Estados se derivará, hasta cierto punto, el futuro mismo de lo que son, en vuestra Conciencia, según vuestra capacidad para aceptar o rechazar tal o cual conciencia. Vendrá un momento en que se establecerán de manera definitiva, en un estado u otro. Por lo tanto, vengo entre ustedes, sobre todo para intercambiar, porque vuestras preguntas son las preguntas de todo Hermano y Hermana que está hoy, en la carne.

Ante algunos cambios de esta conciencia, que nos interesan ahora, es quizá útil tener algunos elementos que van a ayudarlos, no a elegir sino más bien a facilitar la localización de la Conciencia misma, del estado en el cual están. Que eso sea en vuestros momentos de Alineación, o que sea de manera imprevista o que eso sea algo que les parece demasiado raro o demasiado presente. Es cada vez más evidente y claro, que para muchas conciencias presentes en la carne, hoy, viven Estados diferentes de la Conciencia. Algunos no tienen la oportunidad de tener explicaciones y se limitan a vivirlo, sin poder explicar lo que les pasa. Otros en fin, por sus lecturas, por la confrontación de sus experiencia de vida, con sus allegados, pueden intercambiar sobre lo que viven. De estos movimientos de la Conciencia, de estos pasos de un estado a otro, se condicionarán, de algún modo, los mecanismos que les son personales, concerniente a la elevación de vuestra Conciencia, que en un momento dado, permitirá estabilizar lo que son, en un estado o en otro. He aquí el contexto en el cual se inscribe mi intervención de esta noche.

Para ilustrar lo que ya dije en numerosas ocasiones, el despliegue de la Estrella AL, sobre la Puerta AL, está, vinculado al alma. O sea, el alma vuelta hacia el cuerpo, comienza a darse la vuelta hacia el Espíritu y es en este Pasaje de la polaridad del alma vuelta hacia la materia o hacia el Espíritu, se derivan las fluctuaciones y las modificaciones de la Conciencia, así como todo lo que se refiere al humor, a las percepciones, a las Vibraciones, la Energía que se percibe y la Luz que se percibe. El marco de mi intervención se establece pues en estas oscilaciones y estas basculaciones de Conciencia. Entonces, Hermanos y Hermanas en la carne, escucho vuestros cuestionamientos con relación a eso. Estos cuestionamientos permitirán sustanciar mi discurso, y mis Vibraciones, en el sentido de vuestra  expectativa, con relación a este mecanismo que se inscribe, por supuesto, en línea recta con lo que se les ha sido anunciado por los Arcángeles Miguel y Uriel, y que se desarrollan actualmente en ustedes, y que contribuyen (a su manera, a través de las experiencias que vuestra Conciencia vive) a hacer la experiencia de algo diferente, algo nuevo, que puede traducirse o en Alegría, o en miedo, en función diría, por parte de la personalidad y por parte de lo que es vuestra Unidad, en estos momentos particulares de la Tierra.

Pregunta: ¿En meditación, a que corresponde el hecho de que los brazos se muevan?
Hermana mía, una serie de procesos pueden producirse durante lo que llamas meditación. En meditación pueden producirse, efectivamente, movimientos del cuerpo distintos y variados, traduciendo simplemente lo que llamaría un mecanismo de ajuste energético y a veces Vibratorio. Conviene no obstante establecer la diferencia entre una meditación donde circula la Energía, pudiendo inducir un movimiento del cuerpo, del estado particular que describo y que llamo la Conciencia Ilimitada. Porque, en la Conciencia Ilimitada, el propio cuerpo parece disolverse en la Unidad y en la Luz Vibral y entonces, no puede haber percepción de movimientos en el cuerpo, sino más bien, un sentimiento real de disolución total, de lo que es precisamente el Cuerpo de deseo y la conciencia limitada, en primer lugar el cuerpo, en el sentido de su percepción física. El proceso de la Conciencia Unitaria tiende a traducirse, en el cuerpo, por un paro de todo movimiento y en la distorsión, hasta cierto punto, de la percepción de los emplazamientos de las distintas partes de éste. Puede haber una impresión de movimiento pero sin movimiento. Puede haber una impresión que la cabeza se inclina mientras que permanece sin movimiento y en la misma posición. Puede haber alteraciones de la percepción de los sitio del cuerpo, lo que es diferente de los movimientos. Entonces, no hay que buscar explicación sobre “porqué el cuerpo, sujeto a tal energía, hace tal movimiento o tal otro movimiento”. Hay movimientos que se conocen perfectamente y se utilizaron por parte de algunos grupos espirituales o en algunas religiones. El movimiento está directamente vinculado, por supuesto, a la Energía. La Energía puede ser portadora de Luz, pero no siempre. Mientras que la Vibración es la característica esencial, de la Luz. Y a menudo, las percepciones que van manifestar y a vivir, es el momento en que precisamente, la Conciencia se acerca y vive la experiencia de la Unidad, que va a ser más bien un sentimiento de disolución del cuerpo, un entumecimiento del mismo y de una incapacidad de hacerlo reaccionar y, en consecuencia, de manifestar cualquier movimiento. En eso se sitúa también, una de las diferencias importantes, si no es fundamental, entre la Energía en el cuerpo y la Vibración de la Luz en éste, cuyo efecto no es el mismo. La Conciencia de la Unidad hace que el alma, por la experiencia que se vive, se desvíe del Cuerpo de deseo y el conjunto de los principios inferiores de la personalidad, para acceder a la Luz Vibral y, en consecuencia, a Dimensiones no ordinarias donde la Conciencia incluso, estando presente en el Aquí y Ahora, está a la vez en el cuerpo (que es el Templo) no estando ya en el cuerpo. Es entonces, que el cuerpo puede ser transportado por una Vibración que viene a detener completamente la percepción de éste, implicando ya sea la desaparición pura y simple del cuerpo, una gravedad o una Vibración muy densa, en éste. Eso fue descrito perfectamente por algunos Hermanos estando encarnados y que hoy son, Melquisedec. Y que describieron, de manera muy amplia, la llegada del Supramental o la Luz Vibral en el cuerpo y de sus efectos sobre la célula, sobre la Conciencia y también sobre el cuerpo mismo, sus movimientos o su ausencia de movimientos. Es necesario pues diferenciar lo que es del orden de la Energía (que está sometido a la personalidad) y lo que está vinculado a la Vibración, en resonancia directa con el Cuerpo superior o Principio superior, que no tiene nada que ver con el Cuerpo de deseo y con sus componentes. Allí, no se puede hablar de movimiento. Hay simplemente, un movimiento de la Conciencia que precisamente, se establece en la Conciencia porque el cuerpo ya no existe.

Pregunta: ¿La estabilización del estado Unificado se hará, para cada uno, en un momento inesperado?

Hermana mía, no. El momento inesperado es el momento del Choque de la humanidad. Y de eso, nadie conoce la fecha y, sobre eso unas y  otros, siempre les dijimos de no buscar fecha. Por otra parte, hay un mecanismo que es absolutamente fundamental en estas experiencias que deben vivirse y que espero las vivan. Es que a medida que les parezca establecerse en la Conciencia de la Unidad, a través de distintos marcadores (el primero, del que acabo de hablar: la casi desaparición del cuerpo), y también todo lo que está vinculado al complejo inferior es decir, el Cuerpo de deseo. Cualesquiera que sean los deseos, éstos se desvanecen ante la potencia de la Luz Vibral. No existe ya más deseo, incluso más Luz porque, ahí, el Cuerpo de deseo mismo, es puesto como en suspensión. Es en ese instante, y solamente en ese momento, que realizan el Paso de la Puerta. A medida que estas experiencias, con la intensidad que les son propias, sean más frecuentes, o más prolongadas, constatarán de manera evidente, que la mayoría de deseos que constituían la vida de la personalidad, se esfuman. Por supuesto, pueden existir momentos de resistencia. Y en estos momentos de resistencia, los deseos pueden pasar a ser como incontrolables e incontrolados, ya que conciernen a algún sector de la personalidad. Pero a largo plazo, y cuanto más vivan la inmersión en la luz Vibral, y en el Supramental, el Cuerpo de deseo se vuelve inexistente en sus distintos componentes (que eso se refiera a la actividad de la mente, o que se refiere a la actividad de las emociones o al conjunto de los deseos que puedan existir). Recuerden, no obstante, que la propia personalidad no puede por sí misma obligarse. Porque todo lo que sea forzado, por una fuerza de voluntad, se reforzará de manera inexorable sobre todo durante este período. Es en el sentido que muchos de entre nosotros les hemos hablamos del Abandono a la Luz, de ausencia de voluntad, de ausencia de hacer, sino más bien de establecerse en el Ser. No pueden hacer y, al mismo tiempo establecerse en el Ser. Sólo las experiencias de vuestra vivencia de la Unidad pueden consolidarlos en lo que les digo. Mientras no hicieron la experiencia, por supuesto, pueden plantearse el por qué existe tal o cual otro deseo e intentar actuar en relación a eso. Pero eso no será la acción de la Unidad sino la acción de la personalidad. Pueden también prever los momentos en que están en la Conciencia Ilimitada, como porciones, o etapas de tiempo que viven.
Y hay efectivamente, un sistema de vasos comunicantes, entre un estado que es limitado y habitual y un estado Ilimitado que es inusual, hasta el momento en que este estado de la Conciencia Unificada se vuelva habitual. A partir de ese momento, y según este principio de vasos comunicantes, no habrá ya suficiente energía en el alma para abastecer el Cuerpo de deseo. Y eso se traducirá en el cese consciente, total y sin ninguna voluntad, del conjunto de los deseos, pudiendo ir muy lejos, en estos deseos correspondientes a la personalidad. Comprendan bien que no expreso, a través de deseo, cualquier tara o cualquier anomalía sino dos polaridades diferentes de manifestación del alma, en la vida: sea vuelta hacia la personalidad, o finalmente vuelta hacia el Espíritu. Y los mecanismos que están en obra, en los dos casos, no son en absoluto los mismos. Porque la personalidad funcionará siempre según el principio de carencia que debe colmarse. Mientras que el principio de la Unidad funcionará siempre sobre el principio de lo Ilimitado, de la Abundancia y de un sin fin, en el cual no puede existir ninguna falta ni ningún otro deseo que ser sí mismo. Por supuesto, el que no hizo la experiencia puede cuestionarse eternamente. Mientras no lo viva, no resolverá la ecuación. No hay otra manera actualmente, para el conjunto de la Humanidad de establecerles, poco a poco, en esta nueva Conciencia, de manera más o menos basculante para algunos de entre ustedes, con el fin de favorecer el mecanismo final, entre comillas, llamado Ascensión, pero que están viviendo actualmente. Dejaré a mi Hermana Gema expresar precisamente, las distintas modalidades concernientes a esta Ascensión. Lo que viven, hoy (y según, no vuestra voluntad o capacidad, sino la realidad de la experiencia vivida, del establecimiento de vuestra Conciencia, sea en la personalidad, o en el Êtreté), permite precisamente tener una visión correcta y no mental, es decir Vibratoria y comportamental, allí donde están hoy. A medida que vivan experiencias de Unidad, cada vez más amplias, cada vez más profundas, constatarán por ustedes mismos, haciendo la experiencia, que no hay nada que rechazar de la personalidad, que no hay nada que combatir, porque ésta poco a poco, se disolverá, en la Vibración y en la Conciencia del Ser.  Hoy eso no es un trabajo. No es una disciplina de vida. Es más bien la propia Conciencia y la recepción que ustedes hacen de la Luz, o no, que decide. Y no vuestra voluntad. Muchos Hermanos y Hermanas encarnados tienen aún dificultad con ese concepto. Mientras no hayan hecho la experiencia de la Unidad, al menos una vez (cualquiera que sea el tiempo, la profundidad o la intensidad, ya que saben que existen numerosos Samadhi, diferentes en su manifestación, en su profundidad, su intensidad, y también en su duración), a partir de ese momento, constatarán por sí mismos, que no hay más preguntas. Y lo más y mejor posible que dejen a la Luz actuar dentro ustedes, mejor serán trascendidos por la propia Luz y no tendrán ya que luchar contra cualquier cosa existente en la personalidad, porque ésta se disolverá realmente en el Êtreté. Eso no es un combate, sino la evidencia de una Conciencia con relación a otra.

Pregunta: ¿Qué ocurre con el papel de Miguel después de pasar la antorcha a Uriel?

Hermana mía, no se dijo nunca que Miguel ya no intervendría. Se dijo simplemente que había cumplido su misión. Y en el sentido del cumplimiento de esta misión (que fue lo que había sido anunciado en las Bodas Celestiales, en las etapas y las Marchas o peldaños), él cumplió su trabajo. Entrega pues ahora la antorcha al Ángel de la Presencia, que es precisamente el que permite, por su Vibración, si está presente en ustedes, vivir esto de lo que estamos hablando, de manera quizá más lúcida y más consciente. Porque hasta ahora, quizá muchos de ustedes vivieron Estados donde el cuerpo no existía ya, o donde el pensamiento no existen ya, ni los deseos existen ya, y por lo tanto tienen conciencia que en algunos momentos, más o menos importantes, más o menos amplios, el Cuerpo de deseo se expresa a veces con más violencia, cualesquiera que sean los deseos. Todo eso, se volverá cada vez más nítido, en la Conciencia, por la acción misma del Arcángel Uriel permitiéndoles entonces, posicionarse en conciencia, con relación a vuestro devenir. Este posicionamiento, no está vinculado a una interrogación o a una elección, tal como eso se llevó aquí hace algunos años sino, más bien, por el establecimiento de la Conciencia en tal o tal otra Vibración. Hay en efecto, allí también (y hablé de balanceo y los vasos comunicantes de la Conciencia), se puede tomar exactamente la misma analogía entre lo que se llama la energía del Prana, la energía vital que ha sido llamada, por Hermano K, el fuego eléctrico de la encarnación, que no es el Fuego del Espíritu. En realidad, cuando el Fuego del Espíritu aparece, el Fuego del Corazón, el de la Unidad de la Luz Vibral, no hay más lugar para el fuego eléctrico, no hay más lugar para todo lo que constituye el Cuerpo de deseo. Es eso que va a concientizarse en ustedes, de distintas maneras. Y eso va a permitirles definir claramente, no intelectualmente, no con emociones sino por la propia Vibración, en lo que se están convirtiendo.

Pregunta: ¿A qué corresponden las sensaciones de descargas eléctricas en el cuerpo, durante la intervención Vibratoria de Miguel y Uriel?

Eso corresponde generalmente, a la confrontación en el cuerpo mismo, que es el Templo donde se realiza la Alquimia del fuego eléctrico y el Fuego del Espíritu. El fuego eléctrico al dar esta percepción eléctrica, muestra la penetración del Fuego del Espíritu en este cuerpo, cosa realizada por el Arcángel Miguel y el conjunto de los Querubines, en este Templo, en el que están. La mayoría de los Despiertos de este mundo, cualquiera que haya sido su origen, han hablado en distintos términos, de este principio de Abandono a la Luz y renuncia. Existen numerosas maneras de definir esto con palabras (y no me extenderé más tiempo al respecto), resumiéndose en esta frase que pronunció el Cristo: “Nadie puede servir a dos amos a la vez”. ¿Quién es el amo, en ustedes? ¿Es que son vuestros deseos? ¿Es la carne? ¿O es el Espíritu? Es esa Conciencia que está precisamente aclarándose completamente, dándoles acceso según la elección Vibratoria que ustedes hagan, a más Luz o a más personalidad, sin ningún juicio por parte de la Luz, sin ningún juicio de quien quiera, ya que no hay juicio sino simplemente una sentencia Vibratoria, que no es un juicio (porque es la Vibración misma que decide). O la Energía se sitúa en la personalidad y el conjunto de lo que conocen en la conciencia ordinaria, o la Energía acepta el Fuego de la Luz, es decir: la Vibración. Es entonces, cuando la personalidad se transmuta enteramente, y constatan cada vez más claramente la desaparición de los deseos, y de todo lo que hacía la vida en lo ordinario de la personalidad. No son ustedes quienes deciden sino la Luz, por su Inteligencia, que trabaja en ustedes, incluso para los que no tienen conocimiento de esta Luz Vibral o que no saben poner ni palabras, ni ninguna percepción o sensación. Eso también se realiza, de manera a veces más violenta, por lo que se refiere a la vida misma de la personalidad o el Cuerpo de deseo. Pero recuerdan que en definitiva, no son ustedes como entidad, sino la Luz que trabaja (si se abandonan a ella), y es quien elige. ¿Creen que cuándo vivía mi Samadhi durante varios meses, yo decidía cualquier cosa? No. Mientras crean que deciden cualquier cosa, es sólo la personalidad que se expresa, en lo que llamaron el libre albedrío. La Libertad no tiene nada que hacer con éste. La Ley de la Gracia no es la ley del libre albedrío. La acción/reacción de la personalidad no es la Acción de Gracia de la Unidad. Todo se les opone, diría. Las leyes no son las mismas. Los principios y las manifestaciones no son los mismos. Allí también, todo se opone.

Pero una vez más, esto es para vivirse y no para expresarse. En los momentos en que vivan la Unidad, hay algo que aparece. Y lo que aparece, es la evidencia. La evidencia de que lo que viven es verdadero, porque es la Alegría, es el estado de la Eternidad y la naturaleza misma de lo que somos todos, Unos y Otros . Entonces ahí, no hay más cuestionamientos. Por supuesto, cuanto más la ausencia de preguntas los invada, más la evidencia de la Luz se hace obvia, a la vez patente y cada vez más extensiva y expansiva. Son estos elementos, que en el seno de la Conciencia, en su mezcla justamente limitada e Ilimitada u ordinaria, cuando vuelven al Cuerpo de deseo, participa precisamente, en esta elección Vibratoria o esta sentencia Vibratoria, que no es en ningún caso una decisión de la personalidad. Ya que por supuesto, no existe (o muy poco), Hermanos y Hermanas que reivindiquen ni el Amor, ni la Luz. Hay tal diferencia entre hablar de Amor (incluso con las palabras más justas) y Vivir el Amor por la Vibración de la Unidad. Y es esta diferencia que va a aparecer a ustedes cada vez más claramente. No hay sin embargo allí, nada absolutamente a culpabilizar ni a forzar, en un sentido o en otro. De la mejor manera que acepten, y que estén de acuerdo con lo que pasa, y lo mejor que vivan la integración de la Luz, mejor ustedes alcanzarán vuestro propio Samadhi. Por supuesto, que en los momentos en que la conciencia ordinaria sea preponderante, numerosas cuestionamientos pueden remontar en los primeros tiempos: ¿qué va a pasar si no llevo a cabo tal o cual tarea? ¿y si me equivocara? ¿y si todo esto fuera falso? ¿y si eso no me condujera a nada? ¿y si eso no correspondiera a mis elecciones? Díganse en esos momentos, que es precisamente la sentencia Vibratoria que está obrando. Son ustedes quienes están en condiciones de definir lo que viven. Cuando la Luz toma posesión y les hace Libre, es cuando ustedes tienen Conciencia y lucidez, con más o menos nitidez, que viven la Verdad. Por supuesto, mientras todo eso no se establezca de manera definitiva, la personalidad va a retomar su parte y va a recordarles sus obligaciones, ya sean morales, sociales, emocionales, profesionales, vinculadas eventualmente a una Creencia, a una religión, del mundo mismo. Corresponde a ustedes, en esos momentos, pronunciar la sentencia Vibratoria. ¿“Qué quieren Ser? ¿Qué Eres tú? Es la única pregunta que vale la pena concientizar. La Luz Vibral, el Supramental, y las Partículas Adamantinas que están cada vez más presentes sobre la Tierra, los apremian, de alguna manera a responder. No de responder con la cabeza, sino la respuesta que se dará por la Vibración, sea lo que sea que afirmen, lo que digan, o lo que deseen. Porque es la Vibración que determina y no lo que puedan expresar vuestras palabras, o deseos. Eso siempre lo hemos dicho. A eso hoy se les llama y van a concientizarlo completamente, en este plazo de tiempo que se abre a ustedes.

Pregunta: ¿Cuando se está en intercambio con alguien y lo que uno siente en ese momento, próximo al Samadhi, es realmente un Samadhi o es la personalidad?

Querida Hermana, no puedo responder con certeza a tu pregunta ya que obviamente, es muy variable según el individuo que recibe y el individuo que actúa. Es necesario concluir que hoy, el Pasaje que está en curso los lleva a vivirla Unidad, el Êtreté y el Ser, cualesquiera que sean los nombres que les pongan, son el reflejo de la Conciencia Pura, Una y revelada a Ella misma. La Conciencia no necesita una voluntad de cualquier cosa. La acción en este mundo, será siempre el reflejo de la personalidad. El Cristo siempre lo dijo. Les dijo: “Mi reino no es de este mundo”. Por supuesto, que estando sobre este mundo, el conjunto de las leyes de éste, les hacen creer que hay evolución, que hay bien, que hay mal, que hay progresión, que allí hay karma y que hay experiencia. Pera en el reino del Espíritu, todo es absolutamente perfecto desde la Eternidad. No hay pues ni evolución, ni bien, ni mal, ni progresión, ni regresión, ni karma. Te corresponde saber lo que quieres vivir. De allí se derivará de verdad enteramente, tu devenir en la nueva Conciencia. Una vez más, no es ni un karma, ni una voluntad, que va a cambiar lo que sea. Sino simplemente, tu capacidad para vivirla Unidad, y de establecerte de manera definitiva o no definitiva. Pero la Luz no juzgará jamás, ya que en definitiva, y como eso fue dicho por muchos de los Ancianos, hay una Liberación total de la Tierra y de todas las leyes ilusorias del encierro. Ahora (y como la luz se los dijo, y como numerosos Arcángeles lo dijeron), son completamente Libres de vuestra Vibración. Es la misma, y la propia de la Libertad de la Gracia, en el seno de la Luz. Entonces, ¿en nombre de quién un Hermano, una Hermana, un niño, un padre, un marido o una mujer, iría al mismo lugar que usted? ¿Cuándo se mueren sobre este mundo, y cuándo se reencarnan, ¿saben con quiénes van a casarse?  Puede ser que se casen con quien los ha horriblemente mutilado en una vida pasada. No tienen manera de verificarlo. Entonces si ésta memoria desaparece de vida en vida, tienen que aceptar que el acceso a la Unidad no puede permitir ser obstaculizado por lo ilusorio que pertenece a una Dimensión dada (una Dimensión de encierro que ha sido alterada).
Ustedes Son Espíritu, nosotros somos Espíritu y lo somos desde la Eternidad. Nosotros lo somos, y algunos de entre ustedes lo olvidaron y no llegan a vivirlo. 

Porque, obviamente, su deseo de experiencias, su deseo de servicio, en la materia llamada carbonosa, está aún intacto. No hay nada que juzgar, dado que el Espíritu está intacto y perfecto desde la Eternidad. Cada Espíritu puede hacer las experiencias que quiera en el alma, en un cuerpo carbonoso o en el seno de la Fuente. Desde la Disolución total Brahmánica, pasando por el acceso a las multidimensiones antropomórficas, pasando por el retorno al seno de los Mundos Carbonosos Libres, ustedes son completamente Libres. Una vez más, no es la mente que decide, es únicamente la Vibración. Corresponde a cada uno posicionarse y a cada uno hacer la experiencia de la Vibración. Pero lo mejor del Samadhi (en el sentido más auténtico), es el que se establece cuando no hay ninguna acción exterior, cualquiera que sea. En cuanto hay acción de este mundo, hay ausencia de renuncia. Desde que hay acción, hay reacción (así sea la más luminosa) que mantiene, una forma de Dualidad. Pero esto no es un juicio, puesto que existen Mundos Unificados llamados Dualitas pero Unificados, es decir la ley de acción/reacción existe pero no hay limitación a la Conciencia (la Conciencia puede penetrar en un cuerpo y salir, y volver de nuevo, sin ninguna obstrucción de la Conciencia). No hay por lo tanto escala de valores. Es vuestra Vibración simplemente que les lleva allí donde deben ir (no porque hay que ir, sino porque vuestra Vibración y vuestra Conciencia se sitúan allí). Para la Luz, no hay ninguna diferencia entre el que se disuelve en Ella totalmente, y el que quiere mantener un alma para experimentar los Mundos Carbonosos. Pero hoy (y va a ser cada vez más claro, para cada Hermano, para cada Hermana, cualquiera que sea su sentencia Vibratoria), no pueden ya ser uno y lo otro. Serán uno u otro cada vez más, es decir; Conciencia Ilimitada o Conciencia limitada. Y eso va a aparecer a ustedes cada vez más claramente, en los eventos mismos que van a desarrollarse en vuestras vidas, cualesquiera que sean los sectores en cuestión. El Cristo ilustraba eso también, preguntando a los que dudaban: ¿Es que el pájaro se preocupa de lo que va a comer mañana y dónde va a dormir? El Amor es la ausencia de miedo. La Unidad es la ausencia de miedo. Porque, entre decir que este mundo donde están es una ilusión y vivirlo, hay un gran matiz.

Pregunta: ¿Si los contratos de alma se disuelven, qué pasa con el acompañamiento de nuestras guías?

El contrato de alma pertenece a la matriz. Vincula aún más a los seres, y no los libera nunca. ¿Ahora, cuál es la resonancia que puede existir con relación a los guías? Un guía, si tú estás más allá de la matriz, en los Mundos Unificados, y no tiene ningún contrato. ¿Cómo es que puede existir el menor contrato a nivel del Ser en la Unidad, en lo Ilimitado? Hay simplemente una Comunión. La Comunión no es un contrato. Un contrato es un compromiso. Y un compromiso recurre a la moral o a una moral espiritual, en todo caso. Pero una guía, evolucionando como tal, no podrá nunca llamarse un guía porque no tiene nada que guiar. Sabe que sólo el Ser mismo puede realizar el Ser. No hay ningún gurú, ni hay ningún Salvador, ni hay ningún amo. Mientras el ser humano se apegue a la Creencia de un guía exterior, de un Salvador exterior, siendo que te tienes a ti y a ti sola puedes vivir la Unidad. Nadie puede vivir la Unidad en tu lugar y nadie puede hacerte vivir la Unidad en tu lugar. Por supuesto, podemos dar Vibraciones, información de los elementos, pero nunca jamás, nosotros podremos hacer lo que les corresponde hacer, es decir: de Ser. El único objetivo de un guía, perteneciendo a los Mundos Unificados y no a la matriz, es hacerlos Libre. Por lo tanto, como podía existir un contrato, entre un Espíritu Libre, con la Fuente misma, si no es el Juramento y la Promesa que les había hecho, de devolverlos nuevamente a eso que Son. Es el único Juramento, es la única Promesa, pero esto no es un contrato, es lo debido.

Pregunta: ¿Si uno se abandona a la Luz, eso significa que uno abandona todo papel social?

Eso Hermana mía, no eres tú quien decide. Vive en primer lugar el Abandono a la Luz y verás por ti misma, lo que pasa en ese momento. Ya que no eres tú quien decide  abandonar un papel social. No hay nada que abandonar. Hay sólo que abandonarse a la Luz. Lo que es profundamente diferente. Mientras hay una voluntad de abandonar cualquier cosa o a quien sea, es la personalidad que se expresa. Por el contrario, a partir del momento en que la Inteligencia de la Luz trabaje de manera fuerte en ti, entonces, las circunstancias de la vida, las circunstancias de las Vibraciones, van a hacer que todo lo que era encierro, todo lo que era Ilusión desaparezca, cualquiera que sea este elemento. No se ha tratado nunca de abandonar a quien quiera o cualquier cosa, sino de abandonarse a la Luz. Observa bien, como la personalidad tiende siempre a querer invertir. Pero si te abandonas a la Luz, entonces vives el Ser. Si penetras en las Esferas de la Eternidad y de lo Ilimitado, el conjunto de las circunstancias de la vida no pasarán ya según la ley de acción/reacción sino, según la Ley de la Gracia, allí donde efectivamente, no tienes que preocuparte de nada, porque la Abundancia Interior será la que es justa para ti. Que seas alguien a quien albergan o que seas alguien que hace fortuna, eso no tendrá ya ninguna importancia porque ni lo uno, ni lo otro podrán ya afectarte. Mientras un elemento te afecte, cualquiera que sea, en tu vida, es que el Cuerpo de deseo está presente. Una vez más, esto no es ni un juicio, ni una condena sino, un estado de hecho que va a ser cada vez más evidente a la Conciencia. Vas a darte cuenta, por ti misma, por la experiencia de la Vibración, como se dijo, de las últimas zonas de Sombra, más allá incluso de estas zonas de Sombra. Ver por sí mismos, allí donde están, no allí donde creen estar, no los cuestionamientos que pueden venir a la Conciencia, sino que de verdad la Vibración les pondrá en la Alegría. Porque efectivamente en la Vibración de la Unidad (como de sobra lo dijimos y repetimos), la Vibración de la Unidad es una Alegría que no conoce ningún miedo. No puede existir el miedo, ya que el miedo forma parte de la limitación. La Luz es Abundancia, la Unidad es Abundancia, el Êtreté y el Ser son universos de Abundancia, donde no existe ningún límite, ningún contrato, ningún Salvador, sólo existe la Conciencia Pura: Sat Chit Ananda. Todo el resto, en ese momento, les aparecerá por lo que es, no porque lo creen sino porque lo viven, es decir, una Ilusión. Entonces, serán lo que solemos llamar seres liberados. Ese es vuestro objetivo. Y que este objetivo no es un deseo sino, de hecho un estado Vibratorio.

No tenemos más cuestionamientos, le agradecemos.
Hermanos y Hermanas en la carne, les agradezco sus preguntas e interrogaciones. Que la Gracia los inunde y que la Paz de vuestra Presencia sea vuestra Morada. Con Amor, les digo hasta la próxima.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada