AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

viernes, 20 de mayo de 2011

AA. ANAËL 16 de mayo del 2011 CON AUDIO




Original  en francés
http://www.autresdimensions.com
Canalizado:        Jean Luc Ayoun
Transcripción:   Véronique Loriot
Traducción: Odilia Rivera

PARA ESCUCHAR EL AUDIO HAZ CLICK AQUÍ

Soy ANAËL, Arcángel. Bien-amados Niños de la Luz y bien-amadas Semillas de Estrellas, que la Paz, el Amor y la Alegría estén en ustedes. Y comulgamos, juntos, en primer lugar.  Vengo, hoy, a ustedes, en este espacio, con el fin de desarrollar una serie de elementos, por lo que se refiere a la nueva Tierra. Expresándose a través de las nuevas Fundaciones, en resonancia y en correlación directa con la Vibración de OD, asociada a KI-RIS-TI y VISIÓN. Formando, en su Estructura, como su Conciencia, el HAYOT HA. KODESH de la Tierra, en resonancia directa con las funciones asignadas a estas Estrellas. El OD es, por lo tanto, un punto de pasaje. Es también el momento en que el ego muere, para dejar el lugar al Corazón. El momento en que la distancia, existente en la Conciencia limitada, va a dejar el lugar a la Conciencia del Ilimitado, llamada Unidad. Esto se realiza, ahora mismo, en esta Tierra, a través de un mecanismo desarrollado antes, y llamado la Fusión de los Éteres que permiten la estabilización del nuevo Éter de la Tierra, preliminar a su Ascensión en su nueva Dimensión de Vida, allí donde, precisamente, no está ya privada de su Éter.

 Las manifestaciones del Éter son innumerables, en sus Estructuras, de sus Vibraciones, como en la propia Tierra. La adición de las Partículas Adamantinas, en gran número cada vez más intensa e importante, permite hoy realizar los mecanismos Ascendentes en su totalidad. El conjunto de las Fundaciones se colocaron, permitiendo la Subida y la Ascensión, en su nueva Dimensión de Vida.

La Fusión de los Éteres, aparente sobre la Tierra en la Luz Azul, corresponde a la Fusión de los Éteres, que algunos de entre ustedes comienzan a vivir, cruzando la Puerta Estrecha.  Más allá de la Puerta se encuentra el Templo, la Fundación de la Nueva Vida. Dónde el Fuego no es ya el fuego del ego (fuego por fricción, por oposición, por dualidad), sino el Fuego del Corazón (o Fuego del Espíritu) realizando la Unidad, la Alegría, la Serenidad y la Paz. La instalación del elemento Tierra, en la nueva Tierra, se orienta pues hacia el despliegue del nuevo Éter (en resonancia y en correlación directa con el despliegue del Cubo Metatrónico), permitiendo, por lo mismo, desplegar, en ustedes, los Pétalos de su Corazón, y en consecuencia elevar la Corona Radiante del Corazón, encenderla a su nueva Dimensión de Vida. Esto se traduce, como ya se sabe, en la manifestación, en su Conciencia, de Estados de Paz, Serenidad, Alegría, de Plenitud, que muchos entre ustedes nunca han experimentado antes. Entonces, por supuesto, en este paso y la estabilización de este nuevo Éter, a menudo el ego va echarse en las camillas, e impedirles que accedan a la Serenidad. El ego es (como ya se sabe, y espero, lo comprendan y lo vivan) el que se apropia la Luz para su propia gloria, negándose, así, de abandonarse a la Luz, y dejar la Inteligencia de la Luz trabajar. El ego es pues el que va a reivindicar la Luz como su propiedad, o como su propia transmisión. El ego es el que va a oponerse, a su manera, a su propia Liberación en el Abandono a la Luz, en la Paz y en la Alegría. Cruzar la Puerta Estrecha y las nuevas bases de la nueva Tierra, se traduce, en su Conciencia, en el establecimiento, de ustedes mismos, en un mínimo de Paz, un mínimo de Alegría Interior, desembocando (cuando eso está completo y accedido) a la Alegría interior.

Se efectuaron una serie de pasajes, bajo la acción del Arcángel URIEL, durante el final de su año anterior. En la actualidad, se realizan en ustedes, y sobre esta Tierra, de manera sincrónica, los últimos pasajes y las últimas Revocaciones, destinados a encender su ego, con el fin de transcenderlo. Esto es una etapa indispensable permitiéndoles elevar las nuevas bases y penetrar, enteramente, el ALFA y la OMEGA de la Cruz de la Redención, y sobre todo de la Cruz Posterior. Permitiéndoles, entonces, penetrar la nueva Tierra.  Nadie puede penetrar el Reino de los Cielos, o la nueva Tierra, si no vuelve a ser, como un niño, en su espontaneidad, en su ligereza, y en la aceptación que no está a favor de nada, como ego, en la instalación o la transmisión de cualquier Luz, que es justo el reflejo del establecimiento del Sí, en la Luz.

Establecer la nueva Tierra en sí, es descubrir lo que es Ilimitado. Es volver a ser autónomo, Libre. No dependiendo de ninguna estructura, ningún pensamiento, ninguna creencia, ni ninguna certeza, otra que la de la Luz ella-misma. Eso requiere, en todo, el nacimiento de lo que se llama el CRISTO Interior, haciendo el sacrificio del ego, el sacrificio de su Vida, para lo Sagrado. La pretensión que existe en el ego, que se niega a morir, se traduce a menudo en una contrariedad, en un alejamiento de la Alegría, y sobre todo en un cierre del Corazón, manteniendo la Ilusión del ego. Pasar en la Vibración del Triángulo de la Tierra, permite transcender la energía del fuego del ego (situada en el hígado) y la energía del fuego de la propia Tierra (situada en lo que se llama lo chakra de raíz). En resonancia directa con la dimensión KI-RIS-TI, viniendo a encender los últimos sobresaltos del ego, con el fin de dejarle morir, y renacer a la Luz Eterna de la Verdad. Este último paso, realizándose en el punto OD, se realiza, por supuesto, en los puntos más elevados vinculados a OD. Y en particular, sobre el Eje ALFA y OMEGA, y en consecuencia sobre el punto AL.  Esto contribuye a la Revocación del punto AL, estableciéndose en su Serenidad, donde no puede existir ninguna pretensión del ego, ninguna apropiación del ego. Y sobre todo, ya no están identificados, a ningún papel, a ninguna persona, a ninguna función, ni a cualquier cosa, aquí, en la antigua Tierra. Eso permitiéndoles penetrar directamente en la nueva Tierra, en los nuevos Cielos, en su nueva Dimensión de Vida, manteniendo al mismo tiempo, por el momento aún, su Presencia en esta Dimensión. Esta es una etapa indispensable, correspondiendo al despliegue del Cubo Metatrónico en sus estructuras, revelándose, enteramente, a ustedes mismos.

Es necesario pues un mínimo de sabiduría, para aceptar ver lo que es aún del ego, con el fin de cultivar, solamente, lo que es del orden del Corazón. El Corazón jamás será una pretensión. El Corazón jamás será una apropiación. El Corazón es Donación total, pero ignorando lo que hace la mano derecha, cuando la mano izquierda da. Solo hay esta forma, llamada el olvido y el rebasamiento del sí, que puede vivirse la Unidad, la Libertad y la Autonomía.  El OD es la Fundación. Es la Oda a la Libertad. Es la Oda a la OMEGA, a la última memoria, borrándose, para dejar el lugar a lo nuevo, desprovista de toda memoria, toda identidad, toda definición a su propia Presencia, como persona, en este mundo, en estos roles. Es el rebasamiento de la Ilusión de “yo”, el rebasamiento de la Ilusión de la personalidad (que se cree tan potente en sus acciones en este mundo), para penetrar las esferas del Êtreté. Así pues, respondiendo a las palabras del CRISTO: “nadie puede penetrar este Reino, si no vuelve a ser como un niño”, es decir, si no se instala en el vivir de su Momento Presente, de la Verdad de su Eternidad, presente solamente en el Presente.

La Puerta estrecha, la Fundación del OD, no puede ser pasada sino a esta condición. Es ella que permite, por la Integridad, por la Ética, y la Atención y la Intención, de manifestar el AQUÍ y AHORA, necesario para la realización del punto ER del centro la Cruz, permitiéndoles vivir, realmente, y en Verdad, en su Corazón. Mientras esta etapa no se cruza, el ego es potentísimo. Es el que impide que vean claramente. Es el que se niega a ver la Verdad. Es el que se apropia la Luz, en una última tentativa, que no hay ni culpabilizar, ni volverse responsable, sino simplemente ser un observador lúcido, aceptando, en la Alegría de la Eternidad, soltar presa con relación a las últimas trampas del ego. Es esto lo que viven actualmente (cada uno según su propio encendido), que debe conducirlos a la puerta de su Eternidad, preliminar a su Ascensión final, comenzando en algunos días.

Lo que pasa, en adelante, sobre esta Tierra, así como de los había sido anunciado por MARIA, se termina efectivamente en algunos días permitiendo entonces penetrar, a partir de los primeros días de su mes siguiente, en manifestaciones, completas y complejas, del acceso a la Ascensión de la Tierra, así como a su propia Ascensión. Los Estados Vibratorios que tienen que vivir, son también los Estados de su propia Conciencia. Si se manifiesta en ustedes la cólera, no están en la Alegría. Si se manifiesta en ustedes el resentimiento, no están en la Alegría. Si se manifiesta en ustedes cualquier tristeza, no son la Alegría, y no son la Paz. La Paz está más allá de todo eso. Requiere una des identificación de todas estas emociones, perteneciendo al ego, y pretendiendo implicarles hacia más densidad, más gravedad, e impidiéndoles resurgir en su Êtreté. El Triángulo de la Tierra se activa, permitiéndoles, por la potencia de la energía KI-RIS-TI, de la llamada del Sol, por la potencia del fuego del propio ego, pero metabolizado por el paso de la  Puerta Estrecha, de acceder al Templo Interior. Este Templo Interior, que se prepara, permitiendo entonces instalar el CRISTO. Permitiendo entonces instalar la Vibración esencial del OD-ER-IM-IS-AL, instalada en el punto ER, correspondiendo, para ustedes, al acceso al Êtreté.
Lo que debe vivirse, ahora, es justo, y simplemente, el encendido de las últimas Sombras. Una vez más, no para juzgarlas, no condenarlas, sino aceptar verlas tal como son. La apropiación del ego, los miedos impuestos por el ego, son los últimos elementos que se oponen en ustedes, a la Liberación de sus compromisos, y que los implican hacia más materialidad, y que les impiden acceder a la Serenidad sin final del Samadhi.  La Liberación de los compromisos (y en particular, en las Fundaciones, compromisos en pro de lo material), les permite descubrir la nueva materia, constituida por un Éter refinado, dónde no existen ya las leyes de la dualidad, las leyes de acción/reacción. Pero les permite penetrar, al mismo nivel, en las leyes de la Gracia y, a ustedes mismos, vivir la Gracia. Ya que, en ese momento, se han convertido en la Gracia, donde no hay ya nada que reivindicar, dónde no hay ya nada que manifestar, si no es su propia Presencia, si no es el propio silencio Interior de la Beatitud por fin encontrada. Es a eso que están invitados. Es eso que se acaba, a través de este mes de la Gracia, permitiéndoles instalarse, en la Gracia, a partir del 1 de junio.

Los acontecimientos que se desarrollan, actualmente, sobre la Tierra, están vinculados a la aparición de la nueva materia de la Tierra, hecha de un Éter mucho más denso, y en consecuencia una rarefacción de la materia, traduciéndose en la Ascensión de la Tierra en su nueva Dimensión de Vida (que será, quizá, para algunos de entre ustedes, su nueva Dimensión de Vida). Entiendan que el Fundamento de su pasaje, en el Êtreté, no puede encontrarse sino en la estabilidad de la Paz, en la estabilidad de la Alegría, alejándose ustedes de todas las incertidumbres de su Vida en la personalidad. Algunos de entre ustedes van a ser impulsados, de fuerte manera, por el alma, a liberarse de los últimos apegos, a liberarse de las últimas creencias, a liberarse, en realidad, de sus últimas Ilusiones, que los mantenían firmemente apegados en los juegos y roles, asignados a este cuerpo y a esta personalidad. Al aceptar soltar presa con relación a eso, al Abandonarse, siempre más, a la Vibración del OD, van a penetrar, enteramente, en su Templo Interior, y entonces comenzar a manifestar la radiación de la Alegría, la radiación de la Paz, y sobre todo de Sat Chit Ananda, la Felicidad la más alta que un ser humano pueda vivir.

Pero eso no puede hacerse, mientras el ego manifieste una menor veleidad de apropiación de la Luz. Como lo decía San Juan: “Habrá muchos llamados, allí tendrán cada vez más, y habrá pocos elegidos”  Se eligen, los que aceptan esta Crucifixión de Luz para encontrar las esferas de la Alegría Eterna. Es decir, ya no reivindicar el nombre del ego para cualquier cosa. Simplemente ser, y manifestar este Ser, más allá de toda creencia, más allá de toda Ilusión, y sobre todo, más allá de toda pretensión de su ego. Es a esta etapa que están convidados. Se les invita pues al Banquete Celestial, después de haber vivido las Bodas Celestiales, con el fin de que realicen el despliegue del Cubo Metatrónico de la Luz la FUENTE ustedes, permitiéndoles pasar a ser como la FUENTE, a la imagen de METATRON. La FUENTE no conoce ni dolor, ni sufrimiento, ni dualidad. Ella está instalada, de manera definitiva, en su propia Alegría, de su propia Presencia. Así pues, deben manifestar y realizar eso, superando los últimos límites impuestos por el ego y por la encarnación. No rechazando el ego, o rechazando la encarnación. Sino aceptando abandonarse, después haber visto lo que era bloqueo, y barrera, en sus emociones y de su mental, impidiéndose acceder y establecerse, a través de las nuevas Fundaciones, en su Templo Interior.

Una octava se cruza. Una nueva Dimensión se abre a ustedes, permitiéndoles, más allá de la Ilusión de este mundo, y de los juegos del ego de este mundo, de penetrar las esferas del Êtreté, con una intensidad raramente alcanzada, entre los seres humanos. Es a eso que están convidados. Es a eso que trabaja el punto OD, que les permite penetrar el santuario del Corazón, y redescubrir su sacralidad.  Espacio donde no existe, ni limite, ni acondicionamiento, ni creencia en cualquier rol que viene a limitar su acceso al Êtreté. Sólo así es como puede manifestarse la Alegría. Sólo así es como puede desplegarse el Cubo Metatrónico, perfección de la Creación, en la Luz de los mundos. Deben, hasta cierto punto, ahora, rendir las armas. Las armas del miedo, las armas que les habían servido, hasta ahora, para vivir en esta Dimensión. Dimensión que, como ya se sabe, debe desaparecer, enteramente, con el fin de dejar lugar a la nueva Conciencia y a la nueva Tierra. Esto se desarrolla bajo sus propios ojos, se refiere su cuerpo, a su Corazón, a su ego, al conjunto de sus estructuras, como eso se refiere, efectivamente, al conjunto de la Tierra que, actualmente, vive las transformaciones elementales más importantes que le sea posible vivir, permitiéndole desembocar en el nuevo Éter de su nueva Dimensión.

Eso que pasa sobre la Tierra, pasa en ustedes.  Eso que debe ser inundado en ustedes, es inundado sobre la Tierra.  Eso que debe ser quedamos sobre la Tierra, debe ser quemado en ustedes, por el Fuego del Amor y de la Luz.  Eso que debe rasgarse en su Tierra interior, se rasga sobre la Tierra. Y por fin, lo que debe respirar sobre esta Tierra, en el nuevo Soplo, debe habitarlos en adelante también, de la misma manera. Esto les permitirá, con las Fundaciones estables, de ascender al nivel del Corazón, de penetrar, allí también, de manera directa, eso que ha sido llamado la Visión del Corazón. Superando la visión orgánica, y haciéndoles penetrar aún más las esferas y los dominios del Êtreté de la nueva Tierra, o de vuestra nueva Dimensión.  Desembocando, allí también, en más Alegría, más confianza, mas Certeza y más Abandono.

He aquí lo que realiza el punto OD y el Triángulo elemental de la Tierra, basándose en KI-RIS-TI, y sobre una Visión encontrada (no el del ego, pero la del Corazón), conduciéndoles a vivir la Presencia, en ustedes, del CRISTO Interior, prefigurando Su Vuelta, tal como se había ido. La etapa que viven, durante estos días, y durante las próximas semanas, inaugura para ustedes, dentro de su Conciencia, una mirada de una lucidez mucho mayor, tanto sobre ustedes mismos, como sobre el conjunto del mundo. Esto no está destinado a juzgarles, ni a juzgar cualquier cosa, sino, realmente, a constatar su estado Interior y el estado del mundo. Ya que constatar, es encenderse. Eso no es juzgar, pero eso es transcender, por la Gracia de la Luz, lo que debe serlo. Aceptar ver, es aceptar transmutarse. Aceptar la acción de la Luz, es negarse a actuar uno mismo. No por cobardía, sino por comprensión de los mecanismos internos de la Luz, cuya Inteligencia se substituye a su propia inteligencia limitada, de humano personificado. OD les invita a todo eso. OD les invita pasar a una nueva etapa. OD les invita a construir las nuevas Fundaciones, y la nueva base, del despliegue de la Perfección Metatrónica.

Aquí, esto a lo que están llamados. Aquí, esto a lo que deben vibrar. Los marcadores y los testigos serán, siempre, la Alegría, la Paz. Y su capacidad para mantener, lo que llamamos, la Fluidez de la Unidad, la Ley de Sincronicidad, la Ley de Niño del Uno, dónde más nada existiendo, en este mundo, puede venir a alterar su Alegría. A la medida cuya su Alegría crece, a la medida cuya Paz crece, miden su establecimiento en el Corazón. Efectivamente, no pueden estar en el Corazón (o pretender estarlo) mientras  manifiesten ustedes los últimos apegos, de manera importante. Mientras les impidan que se beneficien de la Alegría del Corazón. Mientras se manifiesten en ustedes las interrogaciones (sobre su profesión, sobre su pareja, sobre su familia, sobre su futuro y su pasar a ser), no pueden vivir el Momento Presente.

Ya que eso traduce un desequilibrio, vinculado a su mental o sus emociones, impidiéndoles estabilizarse, y cruzar, una última vez, la puerta del OD, a fin de encontrarse en la Alegría de su Êtreté, en el Templo Interior del Corazón, que está, en la Corona Radiante del Corazón, la única manera de elevarse, y de ascender en la Luz. Así pues, mientras den lugar a una interrogación, haciéndose día en el cuerpo emocional, o en el cuerpo mental, no pueden penetrar, enteramente, las residencias de la Eternidad. Pueden vivir la experiencia, fomentándose a proseguir, pero deben podarse. Deben, efectivamente, desapegarse. De todo lo que les conduce ir hacia abajo. De todo lo que les conduce hacia la densidad, hacia la reacción, hacia roles y funciones que no tienen nada que ver con el Corazón, pero dándoles la Ilusión del Corazón.

Eso, la Vibración de la Conciencia, ella misma, conduciéndolos. Eso, la Vibración de sus Nuevos Cuerpos y nuevas frecuencias activadas en las Estrellas (de la Corona Radiante de la cabeza, como en los Nuevos Cuerpos desplegándose), permite realizarlo. El paso del punto OD va a corresponder, efectivamente, al impulso inicial, viniendo de lo que se llama el chakra de raíz, conduciendo CRISTO a elevarse en ustedes. De la misma forma, el cruce, de lo que se llama el chakra del hígado (situado bajo el seno derecho), va a permitirles, pasando por el punto OD, incorporarse al Corazón, y elevarse, así, y despertar en ustedes lo que se llama las Gotas Roja y Blanca de Inmortalidad (chakra del alma y chakra del Espíritu), revelándose en el Triángulo sagrado del Corazón. Elevando entonces su Corazón, transformando el chakra del Corazón en corona Radiante de Fuego, permitiéndoles entonces vivir su Ascensión y su Subida.

Esto es un encendido particular, que les conviene aceptar y aplicar, en su propia Conciencia y en su propia Vibración. Los tiempos reducidos, si son, que quedan por recorrer, en los días de la Gracia, les permitirán, a ustedes mismos, establecerse en su propia Gracia, de su propio CRISTO Interior. Allí, dónde no existe demanda, ningún miedo, ninguna pretensión, ninguna tristeza, ninguna oposición. En efecto, siempre lo hemos dicho: nada de lo que es exterior tiene peso, ante su Liberación Interior. Esto debe, hoy, aplicar y ponerse en acción. Mientras no acepten eso, no podrán establecerse, de manera definitiva, en la Vibración del Corazón, que requiere un Abandono total a la Luz, bien más allá de lo que había definido aquí dos años. Permitiéndoles abandonarse (como una crucifixión simbólica), a la Cruz de la Redención, a las Cruces Crísticas (Previa y Posterior), a las Cruces Mutables, con el fin de realizar esto para lo qué han venido: encontrar su Dimensión de Eternidad, y sobre todo de Unidad. Eso es comprometido, ahora, de manera mucho más intensa, que el pasaje que numerosos de entre vivieron en el mes de diciembre. Están, ahora, en el paso en su Alegría. Están en el paso en su Eternidad. La forma en que se establecerán en el Corazón, les permitirá vivir, lo que tendrán que vivir allí donde están (en su vida, en sus relaciones, en ustedes mismos), y solamente con relación a eso.

OD es pues el Fundamento. Es la estrecha Puerta. Es la Puerta. Es el que conduce a su Corazón, a condición de que acepten, despojarse ustedes mismos, de todo lo que puede estar vinculado con una manifestación del ego, de la conciencia limitada. El ego, una vez más, no es un objetivo que debe cortarse, sino algo a transcender por la Luz de la Gracia. No es de verdad la misma cosa. El ego no puede luchar contra el ego. Sólo el Corazón, por su Transparencia, y su Elevación, les permite superar el ego. Penetrar el Corazón requiere un acto de Abandono a la Luz, y un acto de Abandono del ego tan, al mismo tiempo, simultáneo. Es ese pasaje, que en este mes de la Gracia, se vive actualmente, y les permitirá (si hicieron este pasaje), instalarse, de manera duradera, en su Eternidad. Aquí, por mi parte, las algunas palabras que tenía que pronunciar acerca de este Triángulo Tierra, ella misma que se completará, de diferente manera, por la Estrella OD. Si existe en ustedes, con relación a eso, y solamente con relación a eso, las interrogaciones relativas a este paso particular, entonces, bien-amados, escucho sus preguntas.

Pregunta: ¿cómo manejar un esquema que aparece, como la necesidad de reconocimiento?  
Bien-amada, el hecho mismo de reconocer una falta, o una necesidad de reconocimiento, traduce el encendido del Corazón. No hay nada de más que hacer, que mirar y observar. No es necesario sobre todo luchar en contra, ya que lo que se opone, refuerza el ego. Hay exactamente que aceptar observar lúcidamente. Y de entender bien, y aceptar allí también, que sólo el reflejo de heridas, de falta de Amor, traduciéndose, de una manera como otra, en esta necesidad de reconocimiento. En ese momento, hay exactamente, a encender, observar eso, a reír, para que la Alegría se establezca. Y ya no dar peso a esta falta de reconocimiento. Les dimos, y completaremos, los principios de apegos, vinculados con los apegos colectivos que se viven actualmente, que son las últimas etapas permitiéndoles liberarse de sus propios últimos apegos, aunque éstos son colectivos. Están, en efecto, en relación con principios de falsificación principales existiendo, sobre esta Tierra, desde hace más de 320.000 años (ndr: en la rúbrica “protocolos/liberación de los apegos colectivos” de nuestra página de Internet). La principal palabra, es el miedo. La necesidad de reconocimiento, y la falta de reconocimiento, viene siempre de un miedo.
Miedo de no ser amado, miedo de no ser reconocido.  O, el reconocimiento no puede hacerse en el exterior del Sí.  En tanto que haya una dependencia, en el ser humano, por relación a un exterior, cualquiera que sea, no puede haber Unidad.  La Unidad no se realiza hasta que están en total acuerdo con ustedes mismos. ¿Qué quiere decir eso? Quiere decir, simplemente, que cuando comprenden y aceptan (intelectualmente, mentalmente, afectivamente, emocionalmente), que no tienen una dependencia, de nada absolutamente en el exterior de ustedes.  En ese momento, hay un mecanismo particular de la Consciencia poniéndose en acción, permitiéndoles penetrar la nueva Tierra, y franquear la Puerta del OD.  Este es el momento donde dejan sus equipajes.  Este es el momento donde aceptan no ser ya sus sufrimientos.  Este es el momento donde comprenden que no son sus sufrimientos pasados y que son aún menos el resultado de su propio pasado.  Que ustedes son, simplemente, eso que son en el Instante Presente.  Penetrando esta última Verdad, en totalidad (eso ha sido facilitado por la liberación de las 5 Claves Metatrónicas y las últimas 7 Claves), entonces, el trabajo (y ese no es uno) se hace completamente solo.  No hay nada que hacer.  Solamente Ser.  Para las últimas cosas aclarándose en ustedes, hoy, eso es fundamental. Ya que aquel que querrá resistir, oponerse, a eso que se manifieste, lo reforzará.  Así es la trampa del ego. Hay exactamente que observar, con Amor, eso que creen ser, y que no son.  Todo mecanismo, opuesto al Corazón, es un grito, un grito del ego (que eso sea llamado deseo de reconocimiento, miedo de la pérdida, miedo de la carencia). Cualquiera que sea el miedo, no es más que el reflejo de una herida, vivida anteriormente.  Pero esta herida no llama un bálsamo exterior, sino, más bien, el encendido del Corazón.

Pregunta: ¿Se puede vivir esta clase de experiencia estando, al mismo tiempo, en la sociedad? 
Bien-amado, la respuesta es eminentemente diferente para cada alma humana. Algunos han recibido, he aquí algunos años, o de manera más reciente,  los impulsos del alma, haciéndolos dejar algunas situaciones, para descubrir la Libertad. Algunas otros almas están realizando, aún, actividades en el mundo exterior, y deben, sin embargo, realizar la misma cosa. Así pues, cada uno de entre ustedes se encuentra, muy exactamente, en el justo lugar, para el trabajo que tiene que realizar. Ahora, puede existir, en este período último, allí también, impulsos del alma fulminando (manifestándose en la noche, o de manera brutal, por factores decisivos, en su propia vida) conduciéndoles a soltar presa con relación a algunas formas de compromisos. A veces de manera muy violenta. Es necesario, allí ver la acción de su propio Corazón. No, cualquier castigo. No, cualquier karma. No, cualquier oposición. Pero, más bien, una oportunidad de liberarse, enteramente. Recuerdan que la Luz es simple, y que es sobre todo evidencia. Que a partir del momento en que sueltan presa, sobre esto que tenían y que se les retira, entonces, en ese momento, la Luz se establece aún con más facilidad. Todo es función de circunstancias. Pero si la Luz les pide cambiar (lo que haya que cambiar en su vida), entonces haciéndolo, ustedes estarán más ligeros, y más en el Corazón. Demostrando, por lo mismo, su capacidad para estar, en Verdad, en el Corazón, y no preocupándose del momento siguiente, o de una dependencia que desaparece.

Pregunta: ¿cómo hacer con relación al miedo de lo desconocido?
Bien-amada, hay que precisamente no colgarse a nada. Todo lo que es del orden de la personalidad y lo conocido, no les permite ir hacia el desconocido. Por definición. Es necesario pues precipitarles en la Luz. Es lo que llamé, desde hace dos años, el Abandono a la Luz, que, hoy, toma una agudeza particular, en el tiempo reducido y el tiempo último que viven. No hay, efectivamente, nada, al lo cual colgarse. Eso se llama la Fe, más absoluta, en la Luz, con el fin de penetrar la Luz. No pueden llevar nada de lo que creen (sus distintas posesiones, las del ego, como las de la materia), en el Êtreté. La situación en la cual se encuentran, los unos y los otros, en distintos grados, corresponden, enteramente, a lo que se había explicado y se había anunciado por el Amado SRI AUROBINDO, por lo que se refiere al choque de la humanidad. Es necesario aceptar que no hay nada a que colgarse. No pueden ir hacia lo desconocido con cualquier cosa de lo conocido. Este mecanismo de la Conciencia corresponde, precisamente, al paso de la Puerta Estrecha. 
El ego no les es de ninguna utilidad para ir en el Corazón. Es el obstáculo incluso principal. Es el ego que quiere hacerles creer que es él que dirige la situación y que puede llevarles hacia la Luz, lo que, obviamente, es completamente falso. Lo que se puede decir, a nivel colectivo de la humanidad, es que el ego colectivo de la humanidad libra sus últimos combates. Los que van a ser los más duros, allí donde las fuerzas de fricción, y de oposición a la luz, van a manifestarse de forma importante, colectiva e individualmente. Deben entender que a través de las modificaciones elementales de la Tierra, no tendrán, efectivamente, ya nada a colgarse de lo conocido. Y esto está a sus puertas. De su capacidad para aceptar eso, a superar eso, se derivará su futuro Vibratorio y de Conciencia. Es el ego que quiere siempre colgarse a algo de lo conocido y de lo existente. El conjunto de las Vibraciones (que vivieron ustedes los unos y los otros, a sus niveles respectivos) sólo tuvo un único objetivo: es conducirles a esta puerta. Y ustedes allí están.

Pregunta: ¿se puede vivir la Alegría, el Samadhi antes de pasar esta puerta, o solamente más tarde? 
No, eso es posible antes. Eso es posible a partir de la activación de las Cruces de la Redención, de las Cruces Previa, Posterior y de las Cruces Mutables (cosa realizada ya desde hace algún tiempo para muchos entre ustedes). Pero es una cosa, vivir el Samadhi por experiencia (la Alegría, la Serenidad y la Paz, por experiencia), es otra cosa que establecerse, de manera definitiva. Y eso, efectivamente, no puede hacerse sino por el paso de la Puerta Estrecha, el nacimiento del Embrión Crístico, que firma la Crucifixión total del ego. Es eso lo que les conduce a su Resurrección y nada más.

Pregunta: ¿qué quiere decir transcender?
Transcender no es una evolución. Superar no es una mejora. Transcender no es una transformación. Pero es bien más allá. Transcender, es acceder a otro estado Vibratorio. Es lo que se había llamado, en un tiempo, el Switch de la Conciencia, permitiendo penetrar la Vibración densa del ego, y pasar, en ese momento, en la Vibración de la ligereza del Corazón. La transcendencia corresponde estrictamente a eso. No es el paso de un estado a otro, como una forma de continuidad, sino la desaparición de un estado y la aparición de otro estado. Sin solución de continuidad.

Pregunta: ¿si no se experimenta apego, y qué se está dispuesto a hacer el salto en la nada, se puede, a pesar de todo, proseguir esta vida para compartir esta alegría con otros? 
La Alegría es un estado de Radiación, que se hace naturalmente, sin ninguna voluntad personal. El concepto de división es inherente, incluso, al acceso al Corazón. Ya que la Radiación es Donación. El acceso al Corazón es una Donación permanente, que no necesita ninguna justificación de palabras, ni ninguna actitud particular, si no es de irradiar, uno mismo, su propio Corazón. El compartir, en esos casos, se efectúa por sí mismo, por la Radiación del Corazón.
Pregunta: ¿No es entonces ya necesario ejercer cualquier actividad humana?  Toda actividad, en este mundo, es evaluada de nuevo por el propio Corazón. Entonces, puedes estar en un jardín, puedes estar en contemplación del Sol, puedes estar, simplemente, en Comunión con otro ser humano. Pero estas relaciones, o estas comunicaciones, ya no son definidas por cualquier convenio, cualquiera que sea, incluso de Servicio. Ya que la Donación del Corazón es espontánea. No necesita más otra construcción (y en particular de construcción del ego), en un sentido de Servicio o en un sentido de ayuda, ya que la ayuda y el servicio se hacen espontáneamente por la Radiación del Corazón. Así pues, que hayan sido llamados, por el Arcángel MIGUEL, Ancladores, Sembradores de Luz, corresponde a la Estricta verdad. A condición, por supuesto, que este estado de Ancladores, de Sembradores de Luz, no se convierta en un acto de pretensión, apropiado por el ego sino simplemente una Radiación natural, estableciéndose más allá de toda voluntad personal y toda pretensión personal. A partir de allí, podría decirte la frase: “ama, y haz lo que te agrada”. Hay tanto Amor que dar, por un ser que vive en una gruta, que por el que va al encuentro de sus Hermanos y sus Hermanas. ¿Cuál del dos da más? ¿Es el que se entrevista, físicamente,  con sus Hermanos y sus Hermanas, o el que está en Radiación Crística dentro de su gruta?

Pregunta: una flor, por ejemplo, irradia de sí misma. ¿Cómo distinguir, como ser humano, lo que proviene de la Radiación o de una forma de voluntad particular? Eh bien, en ese momento, bien-amado, se convierte en la flor que exhala su perfume, sin nada pedir del otro. Y sin ninguna otra acción.
Pregunta: ¿es necesario entonces aislarse, como Buda, en una gruta, o seguir siendo activo?  Bien-amada, es necesario aislarte dentro de tu Corazón. Ya que todo el mundo, el mundo Verdadero, no está exteriormente. Este mundo que puedes afectar, este mundo que puedes probar, es una Ilusión total. ¿Cómo quieres penetrar el Corazón, mientras que das peso a la Ilusión? Aunque eso se llame un impulso del Corazón, o de Servicio. Lo que no quiere decir que aquél que penetra su Unidad, y su Êtreté, ya no actúa, al contrario. Pero es necesario, antes, penetrar el Reino de los Cielos, y no el revés. Si no, es el ego, siempre y aún, que está apoderado de las virtudes del Corazón.

Pregunta: ¿si ya se siente uno en Alegría, y que ella se amplía estando simplemente en su jardín, es el principio del estado de beatitud hacia el cual se debe ir? Enteramente. Cualquiera que sea la actividad exterior, busquen el Reino de los Cielos, y el resto se les dará por añadidura. Y no el revés. No tocarán el Reino de los Cielos sirviéndose del ego, para actuar o para hacer. Pero si penetran el Reino de los Cielos, o el Reino del Corazón, entonces, en ese momento, todo lo que harán serán impresionan de gracia y se harán en la Alegría. Lo que no es el caso en el revés, donde prevalecen entonces, en ese momento, de los Estados emocionales, de frustración y placer, que no es la Alegría.

Pregunta: ¿si el mundo es Ilusión, el humano y las relaciones entre humanos son también Ilusión?  Bien-amada, enteramente. El otro es un apoyo. El mundo es un apoyo. CRISTO se los había dicho: “están sobre este mundo, pero no son de este mundo”. Su Espíritu no tiene que hacer de este mundo. Ahora bien hay que, hoy, encontrar el Espíritu. Recuerdan: se les hará, muy exactamente, según su Vibración. No pueden pretender al Reino de los Cielos y al reino de la Tierra (ésta, no la nueva) mientras no hayan realizado el Sí. Mientras no hayan penetrado lo desconocido, no pueden vivir la Luz, enteramente. No viven, en ese momento, más que un substituto de la Luz satisfaciendo el ego (en un papel de servicio, de ayuda, aportados para aliviar). En la actualidad, no están ya en el tiempo lineal de este mundo donde, efectivamente, el alma humana iba hacia una voluntad de Bien, iba hacia una necesidad de mejorar su condición. Recuerden que cambian de condición. Las circunstancias no son más las mismas. Las leyes de la materia no son las Leyes del Espíritu. Las Leyes del Corazón no son las leyes del ego. Las leyes de la ilusión no son las Leyes de la Gracia. Están sin común medida. ¿Por qué la mayoría de los sabios, de los seres despertados (que eso esté en Este, o en Occidente, o en otra parte) se sumergieron en aspectos de contemplación, meditación o rezo, en esta especie de tensión hacia el absoluto y la Luz? Después, obviamente, su vida se ha hecho de Servicio. Pero era necesario, en primer lugar, encontrar el Reino de los Cielos. En la actualidad,  están, todos, llamados a volverse Realizados.  Para eso, hace falta cambiar su propia condición, y sus creencias y sus satisfacciones.  En tanto que ustedes consideren que el Reno de los Cielos puede encontrarse en este mundo, no pueden ir hacia vuestra Unidad.  A ustedes les toca elegir. El conjunto de los procesos Vibratorios habiendo traído el despertar de uno de sus Hogares, la activación de la Corona Radiante de la cabeza y las Estrellas (que muchos de entre ustedes perciben), son preliminares a su entrada en el Corazón. Siempre lo hemos dicho que la Conciencia es Vibración. Tener buena conciencia, a través de una buena acción, nunca será el acceso a la Conciencia sino a las satisfacciones del ego. Aunque eso es duro de oír, eso es la Estricta verdad. Nadie puede servir a dos amos a la vez. Es o él Sí, o el “yo”. En la actualidad, en este tiempo particular, el acceso al Sí se facilita en gran parte porque la Luz vino hasta ustedes. CRISTO se los había dicho: “la Luz brilla en la Oscuridad, y las Tinieblas no la reconocieron”. ¿Qué son las Tinieblas, si no es la conciencia limitada del ego?

No tenemos más de cuestionamiento, les agradecemos.

Bien-amados Niños de la Luz y bien-amadas Semillas de Estrellas, cada día, en adelante, les hablaremos en palabras y en Vibraciones, con el fin de animarlos a veces de fuerte manera, a ir hacia el Corazón. No hay otra alternativa, no hay otra solución que el Corazón. El Corazón del que hablo es su Unidad, es el Sí.  Este Sí que no tiene nada que hacer, en lo limitado, de lo que pueda decir un Arcángel, de lo que pueda decir una Ilusión presente en este mundo. Ser libre y autónomo.  Es vivir eso.  En primer lugar y prioritariamente.  A continuación, el resto de la vida que les queda por recorrer en este mundo, será impregnado por la Gracia y la Alegría Eterna, de la Unidad recobrada.  Pero no antes.  Regresaré, en cuanto a mí, a acompañarles en vuestra alineación cotidiana a las 19 horas. (Hora de Francia).  Mientras tanto, que la Paz, la Alegría, el Amor y la Luz sean vuestro Reino.  Hasta pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada