AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

domingo, 14 de agosto de 2011

UN AMIGO 7 de Agosto del 2011 con audio


Original en francés.
http://www.autresdimensions.com
Canalizado: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
Traducción: Odilia Rivera
http://mensajes-del-espiritu.blogspot.com
http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com

Para escuchar el audio haz clic aquí

Soy un AMIGO. De mi Corazón a su Corazón, juntos, comulguen en la Gracia del Amor. Queridos Hermanos y Hermanas, vengo a, ustedes, para hablar y expresar una serie de elementos que, espero, les permitirán establecerse más fácilmente en la Conciencia Unitaria, en la Residencia de Paz Suprema. No les hablaré, esta noche, de yoga. Les di, como lo dije, hasta ahora, muchos elementos. Por el contrario, vamos a mencionar una serie de elementos, por lo que se refiere el fuego del ego, al Fuego del Corazón, la conciencia del ego, la Conciencia del Corazón. Vamos también a darles una serie de elementos, por lo que se refiere a las distintas esferas en las cuales se manifiesta el ego, sobre las cuales conviene prestar su Atención para permitir, precisamente, establecerles en la Residencia de Paz Suprema. En primer lugar, algunos principios. El ego nunca puede ser solucionado por el ego. Es decir, si algo, en el ego, se opone al ego, eso reforzará al ego en esto a que se oponen ustedes al ego. La primera cosa que debe entenderse es pues, ya, establecer una determinada forma de distancia entre el ego y la Conciencia. Esto puede ser totalmente realizable si aplican, en su vida diaria, una serie de elementos simples pero extremadamente eficaces.

El ego, como ya se sabe, está constituido por un conjunto de elementos llamados el Cuerpo de deseo, en el cual se sitúan también los estados de emociones, estados mentales, creencias, sufrimientos, y todo un conjunto de mecanismos que evolucionan, de manera automática, repetitiva y que son, hasta cierto punto, como obstáculos a la Conciencia Unificada y como obstáculos a manifestarse y vivir en el Samadhi y la Residencia de Paz Suprema. La primera cosa que deben entender y aceptar, es que no es nada de lo que creen ser. Mientras se identifiquen a este cuerpo, a sus mecanismos de respuesta, a sus mecanismos emocionales, afectivos, mentales, y sociales, se someten, obviamente, a esto a lo que se identifican y en consecuencia a esto a lo que dieron el visto bueno, su apoyo (e incluso, al contrario, la denegación). No es porque van a negar algo, que está presente en su vida, que esto va a desaparecer. Todos lo experimentaron por un sufrimiento, por una problemática, cualquiera que sea.

La primera cosa a hacer es pues tomar una forma de distancia. Esta forma de distancia no les pide ser indiferente a eso que manifiestan su cuerpo, sus emociones, su mental, sus creencias, sus sufrimientos, sus placeres sino que debe ejercerse una forma de lucidez, no sobre la explicación de porqué se manifiesta esto (ya que la explicación formará siempre parte del ego) sino, más bien, de ser un observador silencioso de lo que se desarrolla, bajo el ojo de su Conciencia que observa. A partir del momento en que van a adoptar esta actitud de observador, van a poder observar, no las explicaciones sino sobre todo los mecanismos que están trabajando.

Entonces, hay mecanismos que es, yo diría, extremadamente fácil desactivar. Vamos a tomar, para eso, la primera de las cosas a la cual se somete el ser humano, que son sus propios afectos, sus propias emociones. La primera cosa pendiente, es tomar distancia con relación a una emoción. Entonces, por supuesto, una emoción es una reacción, generalmente instantánea, que ocurre con relación a un estímulo exterior, viniendo a poner en resonancia una cuerda sensible, si se puede decir así. La primera cosa pendiente, en esos casos, es jugar un juego que es negarse a concederle un tiempo a la emoción. Toda emoción que se negaría no haría más que reforzarse. No hay que, aquí, de negar cualquier cosa ni que rechazar cualquier cosa sino concederse tiempo antes de manifestar cualquier emoción. ¿Entonces, si llegan a desacoplar este concepto temporal, de sus propias emociones, saldrán ineluctablemente del estado emocional ya que se darán cuenta de qué? Se darán cuenta, extremadamente rápido, que una emoción no es más que la reacción a algo y que si el tiempo pasa, eh bien, constatarán, por ustedes mismos, que no puede ya haber reacción. Así pues, si alguien los hirió, asimismo, si alguien implica en ustedes una emoción de tipo de tristeza, cólera u otra, si aceptan, no rechazar la cólera o la tristeza, no manifestarla sin hacer nada, sino más bien decir: “experimento esto pero lo expresaré o lo exteriorizaré en algunos momentos” (estos momentos que podrán ser simplemente algunos minutos o algunas horas), entonces, cuando decidan dejar expresar esta cólera o esta tristeza, observarán muy rápidamente algo fundamental: que la tristeza o la cólera (o cualquier otra emoción) desaparecieron completamente. Tomarán pues una forma de distancia con relación a sus propias reacciones.

La reacción emocional que puede considerarse, inicialmente, como una reacción de defensa, destinada a proteger un territorio, y es exactamente lo que es. Es una señal de reconocimiento entre mamíferos, nada más y nada menos. Existe, por supuesto, cuando hablo solamente de reacciones, no un concepto verbal sino también el conjunto de lo que va a expresar su cuerpo. Pueden muy bien manifestar una cólera por una mirada, sin ninguna palabra. Pueden manifestar una tristeza por la modificación de su comportamiento. Intenten simplemente tomar distancia con relación a eso, es decir, de no negar lo que se presenta, no estar en la denegación sino, simplemente, ejercitar su Espíritu, su Conciencia, a no manifestar, de ninguna manera, la reacción, en el momento en que se produce.

Pero no olviden que no pueden rechazar lo que se manifiesta. No pueden simplemente sino adoptar una estrategia de comportamiento (una forma de Yoga del Espíritu, si se puede llamarlo así) que les permitirá retrasar, en el tiempo, esta reacción inmediata. Pero constatarán, extremadamente rápido, que todo lo que les parecía importante de manifestar, en el momento, no existirá en el momento siguiente que se hayan concedido. Esto es una manera extremadamente rápida de desacoplar, hasta cierto punto, la conciencia ordinaria de sus propias emociones. Esto consolidará, también, el sentimiento de Paz Interior. Esta Paz que no tiene nada que ver, por supuesto, con una emoción, cualquiera que sea, fuera la más agradable manifestándose en el ser humano, cualquiera que sea la relación que se establece con ustedes mismos o con cualquier  otro. Esto ya será una etapa importante.

La segunda etapa, un poco más difícil estructuralmente, diría, se refiere a su propio mental. El mental no es, en definitiva, más que el reflejo del conjunto de los acondicionamientos, del conjunto de las adhesiones condicionantes, del conjunto de las reacciones a sus propios sufrimientos, de las estrategias elaboradas por el ego, para permitirles no perder la compostura, no perder la cara y salirse de una situación, cualquiera que sea. Allí también, la situación y la posición de observadores les permitirán ver estos mecanismos trabajando. Más allá de toda explicación, más allá de toda justificación, estarán en condiciones de observar, con el ojo de la Conciencia, cómo evoluciona y actúa el mental, generalmente de manera autónoma, completamente desacoplado de la Conciencia. Y si aceptan, por eso, que su mental siempre se refiere solo a un concepto de encerramiento (vinculado al bien y al mal) y que el mental va siempre a colocar actos, palabras, de las acciones que sólo son resultantes, finalmente, de acondicionamientos Interiores y de repeticiones de anterioridades.  El mental nunca sabe innovar, no hace más que reproducirse. Incluso si el intelecto les da, a veces, el sentimiento de elaborar grandes teorías o grandes reflexiones, ellas siempre estarán condicionadas por la experiencia. No pueden escaparse a eso. Entonces, si desacoplan, ya, el emocional, si pasan en primer lugar por esta etapa de las emociones, ustedes van a darse cuenta que van a poder realizar la misma proeza con relación a su propia actividad mental y que les será, en ese momento, más fácil volver a entrar en sus Estados de meditación, alineación o Conciencia Unificada. Tomarán, allí también, una forma de distancia o despersonalización, hasta cierto punto, de su propia actividad mental.

Y ello, por supuesto, vendrá en adición de las percepciones que tienen, actualmente, de ya no funcionar, para la mayoría de entre ustedes, con la totalidad de sus capacidades mentales y que se derivan, precisamente y muy a propósito, de la instalación y la aparición de la Luz del Supramental. Simplemente, no es necesario que el mental llegue a alimentarse con la Luz del Supramental. Para eso, es necesario colocarles en observador, que va, no a pretender explicar lo que se vive sino, más bien (antes de manifestar, allí también, un comportamiento o una acción que parecen justificados por las normas morales, sociales, emocionales que adoptaron, resultantes, se los recuerdo de sus propios acondicionamientos, de sus propias experiencias, de su propio sufrimiento, de su propia historia), ir, progresivamente, allí también, a distanciarles con relación a su propia historia. No para destruirlo, no para negarlo, no para negar, allí tampoco, sino para acceder a otro campo de percepción. Van, de este modo, como lo decía Hermano K, poco a poco, habituándose a salir de lo conocido para penetrar lo Desconocido. Se darán cuenta, progresivamente, que lo Desconocido no puede nunca ser condicionado, no puede nunca reproducir algo estereotipado, no puede nunca llevarles hacia emociones, no puede nunca encerrarles en cualquier método de funcionamiento, en su mental. Poco a poco, así, llegarán a procurar que, sin negar cualquier cosa y sin obligar cualquier cosa, a distanciarse de su propio mental y a comprender (y vivirlo) que no son lo qué es mental.

Es necesario también entender que la Conciencia Unitaria no es la negación o la denegación de la conciencia del ego. La Conciencia de la Unidad, el Fuego del Espíritu, la Luz Vibral van simplemente a permitirles ejercer una nueva lucidez en la cual van, realmente, a verse actuar, sin por lo tanto condenarse, sin por lo tanto juzgarse. Sino de ver actuar, en ustedes, yo diría, al mono o al autómata y a ustedes des identificarse, completamente, de este mono y este autómata. Cuando, en las enseñanzas orientales, se ha dicho que no eran su mental, que no eran todo un conjunto de cosas, es la estricta verdad. A condición, por supuesto, no de no hacerlo un concepto, no de no hacerlo una idea o una adhesión sino de probárselo a ustedes mismos.

En ese momento, comenzarán a experimentar, ya, un desapego y, sobre todo, un mecanismo que precede el Abandono a la Luz, porque hay una claridad cada vez más grande que se hará, entre el momento en que actúan, dónde manifiestan el ego y el momento en que actúan y donde manifiestan algo que no es ya del orden del ego. Este fenómeno, llamado superposición de las dos conciencias, va a llevarles, poco a poco, a experimentar, por ustedes mismos (e incluso fuera de sus espacios dichos Interiores de meditación, alineación o prácticas, cualquiera que sean), ver su vida y vivir su vida, con una otra mirada y otra actitud, donde no existe mas entonces ya ninguna tensión, ninguna emoción y  ninguna manifestación que pueda exteriorizarse sin el acuerdo de su propia Conciencia.

Entiendan bien (y la diferencia es importante) que no se trata de controlar, que no se trata de explicar, que no se trata de querer controlar cualquier cosa sino es por este mecanismo, muy precisamente, que van a manifestar su estado de Abandono a la Luz. Al actuar simplemente por estos pequeños ejercicios, en todos los sectores de su vida (que sea social, emocional, sensual, sexual, incluso, o también emocional interpersonal, en su medio ambiente o con amigos), van a poder, poco a poco, no estar ya en un estado emocional o mental exacerbado y van, real y concretamente, ustedes a des identificarse de todo lo que aparece en la Conciencia y que no es la Conciencia.  Paralelo a eso, van a constatar ustedes mismos, y muy fácilmente, a causa de la apertura de la última Vía de la Luz, que va a manifestarse en ustedes un estado de ecuanimidad y Paz, cada vez más importante, que va sobre todo a ser completamente independiente de sus Estados Interiores de alineación e independiente de toda circunstancia exterior. A medida que reconozcan este estado de la Conciencia, van a volver a entrar, efectiva y concretamente, cada vez más, en el estado llamado Sat Chit Ananda, que es, en realidad, la primera etapa de la realización de la Alegría Interior.

La Alegría de la que detenidamente hablamos no es el hecho de sonreír estúpidamente, todo el tiempo, sino simplemente una sonrisa Interior que traduce su capacidad ya no ser un mono, ya no ser un autómata sino a ser consciente de su propia Conciencia. En ese momento, el mental no podrá ya más dirigirles, en ese momento, las emociones no podrán más conducir su vida y, en ese momento, no se someterán ya a sus deseos, los verán por lo que son. Y son ustedes, en Conciencia, quienes decidirán, con esta distancia temporal de algunos momentos, allí someterse o no, cualquiera que sea, una vez más, este deseo. Es otra cosa, efectivamente, de sucumbir a un deseo, sin conocer los pormenores (generalmente resultantes, como lo dije, de sus sufrimientos, sus acondicionamientos o del sistema de control del mental humano), que de aceptar que el mono se exprese y, que en ese momento, esto pueda conducir a una satisfacción, cualquiera que sea, por lo tanto sin caer bajo la dependencia de esta satisfacción. Y esto se refiere al conjunto de los sectores de su vida.

Entonces, la Conciencia de la Unidad no va a establecerse en competencia propia, en esta superposición de Conciencia, con la Conciencia del Fuego del ego pero va a haber una lucidez, una separación, bien real, del Fuego del ego y el Fuego del Espíritu. En un tiempo relativamente corto, después de haber experimentado lo que acabo de decir, van a poder, poco a poco, ver y a vivir por ustedes mismos, más allá de todo dogma, más allá de toda enseñanza, más allá de toda adhesión a toda creencia, cualquiera que sea (religiosa, filosófica, espiritual), que se establecen, de manera cada vez más firme, yo diría, en una Conciencia donde prevalece la Paz, que prefigura pues y que anticipa, hasta cierto punto, un establecimiento en la Alegría Interior.

Retengan, por eso, que es de esta forma que, progresivamente van a extraerse, sin quererlo y sin decidirlo. Porque, a partir del momento en que lo quieren, a partir del momento en que lo deciden, reflexionan: ¿en este momento, quien lo decide, si no es el ego? Y, obviamente, en ese momento, reforzarán el ego más bien que lo ablandarán. Así pues, es el establecimiento, realmente, de la Conciencia de la Unidad que establece por sí misma Sat Chit Ananda, que los establece, cada vez más progresiva y profundamente, en Turiya, a expensas de la conciencia de vigilia ordinaria.

Entonces, a través de estos medios (y si hay lo que dijo el gustado Sri Aurobindo relativo a los puntos de Vibraciones de la Conciencia), tienen, en mano y en su Conciencia, la mayoría de los elementos que, durante este despliegue final de la Luz, van a permitirles, poco a poco, distanciarse, sin voluntad alguna y sin ninguna interferencia del ego, de este dicho ego que, sin embargo, les permite mantener este cuerpo en actividad. En un momento dado (que no depende de ustedes pero, por supuesto, del calendario astronómico y la entrega de la propia Tierra), se librarán, en ese momento, cada vez más de la interferencia del ego. Estarán, no sólo, a distancia de este ego, este fuego del ego, sino que el cuerpo de la personalidad, el Cuerpo de deseo, se apagará de sí mismo. Apagarse de sí mismo no quiere decir que van a desaparecer, como por magia, sino, simplemente, que en el momento de la entrega final, pasarán, sin ningún problema, en esta Conciencia Turiya y en el Cuerpo de Êtreté.

Este proceso y estos mecanismos que van a estar a la obra, a través de ustedes, van a hacerse de manera cada vez más evidente, a partir del momento en que aceptan el juego y el principio. Aceptar el principio, es también, por supuesto, llevar a la práctica lo que acabo de decir y en consecuencia, de llevar a la práctica este juego de la Conciencia (ya que es uno) que va a permitirles, poco a poco, no obstruir su ego (que no se dejará nunca obstruir) sino, hasta cierto punto, de domesticarlo y sustituir al fuego del ego por el Fuego del Espíritu. En ese momento, el Pasaje de la Puerta y su Resurrección se facilitarán extremadamente, en el momento oportuno.
He aquí el objetivo de mi intervención de esta noche, que requiere, lo espero, una serie de preguntas, que escucho con Alegría, permaneciendo al mismo tiempo con ustedes, a nivel Vibratorio y en su Conciencia. Como lo constatan, las barreras, entre nosotros, de la Ilusión, desaparecen ahora, de hora en hora, de día en día. Esto en esta Conciencia unificada que vamos, juntos, ahora, a seguir evolucionando, cada día, de manera cada vez más cercana, con una distancia y la ilusión de la distancia que va a desaparecer progresivamente. Les escucho pues, ahora.

Pregunta: ¿Que hacer en caso de dificultad para distanciarse de una emoción ocurrida rápidamente?

Mi querido Hermano, es necesario diferenciar, efectivamente, dos tipos de emociones. Hay la emoción rutinaria, que corresponde a su historia, a su vivir, a sus sufrimientos, a sus placeres. Y hay la emoción que fulmina, que es la que sale, precisamente, de lo ordinario de las emociones. Aquélla es, efectivamente, difícil, inicialmente, de llevar a la práctica, con relación a lo que les dije. Las emociones de las que hablaba son, obviamente, las emociones que les son habituales y diarias. Por lo que se refiere a este tipo de emoción (que fulmina extremadamente, como un miedo súbito), es, obviamente, mucho más difícil, en ese caso, escaparse. Así pues, les aconsejo pues comenzar por las emociones ordinarias que todo ser humano prueba cada día, en decenas de ocasiones. Las que son las más fáciles, porque, hasta cierto punto, están automatizadas, en ustedes. Mientras que la emoción que fulmina está más vinculada a estrategias de adaptación y supervivencia, mucho más inmediatas, sobre las cuales, efectiva, inicialmente, no será fácil llevar a la práctica lo que dije. Pero, posteriormente, este principio y esta práctica, que les desarrollé, se volverá también fácil de aplicar.

Pregunta: ¿cómo hacer cuando las emociones remontan durante el sueño?

Querido Hermano, si existe una emoción que remonta durante el sueño, eso quiere decir que no hay sueño.  La conciencia de sueño es una conciencia, precisamente, que no existe.  La conciencia de soñar es otra cosa.  Entonces, si una emoción despierta, sea que haya habido un sueño o sea un recuerdo que resurge por la actividad cerebral, simplemente, y no por la conciencia de vigilia.  En ese momento, el proceso es el mismo exactamente.  Pero con relación al sueño y si, realmente se trata de mecanismos que ocurren mientras duermes o durante un sueño, es muy simple actuar a ese nivel.  Basta simplemente que la conciencia de víspera ordinaria vaya dirigida, conscientemente, a la conciencia del sueño y del soñar, antes de dormir pidiéndoles no interferir por vías emocionales.  La prescripción de ese momento no es una dificultad del ego, puesto que la conciencia de sueño y la conciencia de soñar no son la conciencia del ego.

Pregunta: ¿qué diferencia hace usted entre conciencia de dormir y conciencia de sueño?

La conciencia del sueño es la inconsciencia simplemente total. Puesto que, cuando duermen sin soñar, no tienen por supuesto ningún recuerdo. Y en consecuencia, es inconsciente.

Pregunta: ¿qué vive uno cuándo se duerme sin tener ningún recuerdo de soñar?

En ese momento, se puede simplemente decir que la conciencia del sueño (o inconsciencia) es más fuerte que la conciencia de soñar. Existe también lo que se llaman ritmos fisiológicos. Según el momento del despertar, el sueño puede imprimirse en la conciencia de vigilia o no imprimirse en la conciencia de vigilia. Entonces, el soñador no se acordará de sus sueños. En efecto, la conciencia del sueño está aparte y dije que no pertenecía a la conciencia del ego. Por ello en las enseñanzas orientales, hablamos de cuatro Conciencias diferentes, en un mismo ser humano. No es por nada. Entonces, durante el sueño, puede manifestarse el ego pero que no está en la conciencia de vigilia. El sueño puede, por eso, alcanzar esferas mucho más altas que la conciencia del ego y estar  en resonancia con la Conciencia Turiya. Obviamente, no está en mi propósito desarrollar todos los sueños posibles, para un ser humano, sino simplemente, comprender que la conciencia de vigilia puede, efectivamente, programar en cierta medida, lo que se llama la propia inconsciencia o la conciencia del sueño.

Pregunta: ¿es necesario tomar la misma distancia con relación a las emociones causadas por la belleza, la música, el estetismo?

Querida Hermana, lo que se llama el estetismo y la belleza participa, de manera irremediable, en la vida del alma pero no puede corresponder a la vida del Espíritu. La emoción vinculada al estetismo, a la belleza o a la atracción, corresponde, de manera indisoluble, a la vida de la personalidad y no a la vida del Espíritu. Obviamente, algunas personalidades, algunas almas artistas, fueron capaces, hasta cierto punto, de ser médiums entre los mundos más elevados del alma y de ver los mundos del Espíritu. Pero la traducción, cualquiera que sea el soporte, incluso si conmueve (y por otra parte es como eso que se denomina, me parece: una música que los inquieta) va a transportar el alma.

Pero no se dijo que nunca  que una música podía transportar el Espíritu. El alma, a causa del principio Luciferino, nunca les conducirá al Espíritu. Les conducirá, siempre e irremediablemente, a la personalidad. Entonces, por supuesto, existe una determinada forma de expansión, a través de escuchar una música, a través de técnicas, o a través de un reencuentro, que van a conmover el alma y a dar la impresión de una dilatación de la conciencia. Pero ésta sólo será temporal. ¿En efecto, son capaces de reproducir la emoción de una música escuchada, sin escucharla? ¿Son capaces, con otro ser humano? Al principio, el simple recuerdo del ser amado basta para desencadenar la emoción. Pero intenten reproducir esta misma emoción al cabo de un período de aprendizaje. Intenten, incluso, recordar sus primeras palpitaciones enamoradas después de diez años de lo que llaman matrimonio. ¿Es eso posible?

Pregunta: ¿Estar conmovida a las lágrimas cuándo se activa el punto Ki Ris Ti es también una emoción? 

Querida Hermana, si tú misma la llamas emoción, ¿qué es lo que tú quieres que eso sea? Si las lágrimas suben, eso es una emoción. Pero preciso que existe, efectivamente, en los momentos que preceden al acceso del Sí o al Cristo, una emoción que calificaría de última, que es esta tensión de Abandono hacia Cristo, hacia la Luz Blanca. Pero, incluso para ésta, si hay allí la posibilidad de postergarla, de observarla, entonces, constatarán que la Paz es mucho mayor.
Pregunta: asocié eso a una sensación de sagrado.

El alma, también, gusta de lo sagrado. Como una música o como un lugar o como un ritual religioso puede hacerles llorar o conmoverse. Pero eso no será el Espíritu. El Espíritu no puede contener la menor emoción.

Pregunta: ¿podrían desarrollar sobre la superposición de los dos estados de consciencia?

Mi hermano, eso se ha desarrollado aquí apenas hace 24 horas. La superposición de la Conciencia es el hecho de vivir, efectivamente, un sentimiento de desdoblamiento, traduciéndose, a la vez, en la posibilidad de realizar actividades corrientes y ordinarias, cualquiera que sean, y de vivir, al mismo tiempo, los puntos de Vibración. Si están atentos, pueden, de manera muy simple, observar que hace algún tiempo (por lo menos para los que siguieron este proceso de las Bodas Celestiales o de Revelación progresiva de la Luz), les era necesario volver a entrar en interioridad para percibir algunas Vibraciones. En la actualidad, constatan que estas Vibraciones permanecen y continúan, aunque hagan cualquier otra cosa. Eso se llama una superposición

Pregunta: ¿ante una fuerte emoción, cerrar los ojos, tener una respiración profunda y dar golpecitos sobre el Corazón para traer la Conciencia, es todavía de actualidad?

 Sí, si no es (como lo decía en la respuesta a la cuestión anterior que se me planteó) que hoy, la Vibración está más presente. La respiración, efectivamente, presente en la mayoría de las enseñanzas de la India, e incluso en Occidente, es un medio simple para liberar tensiones, emociones y del mental. Eso se utilizó por otra parte en muchas técnicas. En la actualidad, eso puede ser más simple, también (aunque eso sigue siendo válido), llevar a la práctica lo que di como indicaciones. Pero no hay ninguna objeción, por supuesto, de realizar las dos, o más bien la primera, que la segunda. Ustedes son los jueces de lo que mejor les corresponde. Pero sepan que, si la técnica que emplean es eficaz, constatarán (en adelante, muy rápidamente) la aparición de esta Paz. Eso conseguirá también, en un momento dado, más allá de Sat Chit Ananda, la capacidad, real y concreta, de ya no percibir la menor distancia entre ustedes y el otro. Y, en ese momento, entenderán, porque eso es la exactitud de la Conciencia, que el otro sólo es una parcela de ustedes mismos. Incluso el que vendría a herirlos, de la manera más violenta, no es más que una parcela de ustedes mismos. Es quizá muy difícil, aún hoy, para muchos de ustedes, aceptarlo, y aún más difícil vivirlo. Si practican lo que les di, constatarán que esto no es una opinión sino la realidad estricta de la Conciencia. La separación sólo existe en el ego.

Pregunta: ¿cuál es la diferencia entre el corazón emoción y el corazón Vibración?

El corazón emoción es una emoción. El sentido de lo sagrado, la emoción sagrada, la emoción amorosa, interesa el corazón. ¿Pero qué pasa, en ese momento, a nivel físico del corazón? Una ampliación aumentada en la respiración, una pulsación cardíaca más fuerte, una modificación del ritmo cardíaco. En el Corazón Vibral, no hay nada de todo eso. Hay simplemente la Paz. Hay el calor y el Fuego del Corazón: Vibración intensa, en sus distintas fases, que ya desarrollé, por lo que se refiere a la presión ocurriendo entre los puntos AL y UNIDAD y, a continuación, sustituida por una Vibración que desborda de sobra el chakra del Corazón u atañe a todo el pecho. Esta Vibración se convierte en un Fuego, permitiendo sentir los puntos Vibraciones de la Tri Unidad y, desde hoy (para algunos, desde ya antes), sentirse traspasados, de la parte trasera hacia el frente, o del frente hacia atrás. Eso es el Corazón Vibral y no es el corazón emoción. El corazón emoción es un abuso de lenguaje, puesto que el Corazón nunca será una emoción. La empatía, por ejemplo, clásicamente atribuida al corazón es, diría, la última fase Vibratoria de la emoción que conduce al Corazón, pero no es el Corazón. La compasión es una capacidad Vibratoria de identificación al sufrimiento del otro, pero no es volverse el otro. La compasión recurre al alma y no al Espíritu. El conjunto de la humanidad, les tranquilizo, confundió eso en gran medida. No es hasta que se vive la Vibración del chakra del Corazón, la apertura, real y concreta, del Corazón, que se llega, realmente, a comprender lo que eso quiere decir.  Por otra parte, la Conciencia no puedes ser engañada, lo es antes, por lo mismo del encerramiento de la conciencia del ego por los principios Arhimanianos  y Luciferinos, que los encierran, literalmente, en el cuerpo de deseo y en el cuerpo de personalidad. Este cuerpo de deseo y este cuerpo de personalidad pueden tener una vida espiritual. Existen incluso los mecanismos extremadamente precisos, llamados las enseñanzas del alma, mencionando por otra parte esta vida del alma, en los mundos dichos espirituales, pero que no son más que el reflejo de la verdadera espiritualidad, puesto que sólo se refieren al mundo astral y no a las esferas situadas más allá del mental, es decir, las esferas Unitarias. El ser humano ha sido engañado, desde los milenios, con eso, asumiendo la vida del alma por la vida del Espíritu.

Pregunta: ¿qué significa la aceleración de las pulsaciones cardíacas en una subida Vibratoria?
 Eso prueba simplemente que la personalidad está aún presente. Eso es constante en muchos de los seres en fase de despertar pero, en un momento dado, cuando la Paz se establece, no puede ya haber aceleración del ritmo cardíaco. La respiración, como eso se dijo, no está ya en los pulmones sino en el Corazón. El ritmo cardíaco se convierte en respiración (ni aceleración, ni aumento de amplitud), o incluso un mecanismo de desaparición incluso de la pulsación cardíaca. La subida Vibratoria, dicho diferentemente, bien real, significa simplemente que en los mecanismos íntimos del cuerpo, el alma y el Espíritu, el alma se apodera de la Luz para descenderla en la personalidad. Por ello nació la ilusión Luciferina, de querer tomar la Luz para el ego, correspondiendo a las frases perfectamente conocidas que pronunció a Buda: “cuando encuentres los poderes del alma, sálvate rápidamente”. El proceso de apropiación está vinculado, en sí mismo, al principio de falsificación Luciferina, de manera que todo quiera ser traído hacia sí mismo en el seno de la consciencia del ego. El conjunto de la humanidad, excepto los seres que llevaron a cabo el Si, están sujetos a este principio Luciferino.  La mayoría de las enseñanzas espirituales  encierran a ellos mismos en esta ilusión Luciferina, creyendo que comprender el alma daría acceso al Espíritu.  Eso es imposible.

Pregunta: ¿vivir la apertura del Corazón y volverse el otro, significa que se viven sus sufrimientos también, sus emociones?
Absolutamente no. Es toda la diferencia con la compasión. Viven el otro, en Espíritu, y no en alma. De ahí toda la confusión de una multitud de enseñanzas que hablan de rayos del alma, de almas hermanas, de llamas gemelas, que no integraron estrictamente el concepto del Espíritu.

Pregunta: podrían hablar de una emoción particular: ¿el miedo último, el de la muerte?

El miedo de la muerte es, efectivamente, el Pasaje de la última Puerta: el último Pasaje o la última Reversión, así como eso fue nombrado por los otros Ancianos. Obviamente, este miedo forma parte de la estructuración del ego, de la estructuración del cerebro. Sólo hay para el establecimiento de la Paz, para el establecimiento de la Alegría, que el miedo de la muerte desaparezca. Se les comunicaron una serie de elementos, permitiéndoles limitar, hasta cierto punto, este miedo de la muerte. Pero el miedo de la muerte forma parte de la herencia biológica del ser humano. Está vinculada a una serie de elementos llamados la perpetuación de la especie, inscrita en los cerebros más antiguos. Son también mecanismos de supervivencia.  Entonces, no pueden luchar contra el miedo de la muerte. No pueden sino abandonarse a la Luz y es este Abandono a la Luz que realizará, para ustedes, la continuidad de la Conciencia y, por lo tanto, la comprensión y lo real que la muerte es  y el Nacimiento. En realidad, solo pueden cambiar de punto de vista. Se les somete al miedo de la muerte mientras su Conciencia no haya pasado en una determinada proporción de Conciencia Unitaria. El impulso, la apertura del último Portal, realizado por METATRON, va a hacerles vivir, concretar y darse cuenta, que la muerte es el Nacimiento. Eso debería poner fin, de manera muy lógica, para los que aceptaron el Espíritu y que viven el Espíritu, al miedo. Recuerden que, más allá del miedo, hay también el rechazo.  El rechazo de la muerte se inscribe aún más en la estructura biológica y en la personalidad, puesto que la primera etapa, por otra parte, de una personalidad que vive la muerte (o que va a vivir su muerte próximamente), es rechazar o negar este proceso de muerte, porque el ego no puede concebir su propio final. Así está hecho. No pueden luchar por ustedes mismos, una vez más, contra eso.  Sólo estableciéndose en la Conciencia Unificada, cada vez más a menudo, es que esta Conciencia Unificada y la Luz Vibral que penetra en ustedes, podrán, por la presencia del Sí y del Cristo, liberarse, completamente, de este miedo de lo desconocido. Ya que la vida del Espíritu les será, entonces, en parte o enteramente, Revelada y este Desconocido se habrá vuelto conocido. Sólo lo Desconocido da miedo, excepto, por supuesto, las situaciones donde lo conocido se acompaña de reacciones emocionales violentas, que conocen todos, al menos para haberse propuesto hablar. El mejor de los ejemplos es el miedo a hablar en público que se manifiesta sistemáticamente en las mismas circunstancias. Y con todo, se le conoce. Pero este miedo fundamental de lo desconocido y de la muerte desaparece en cuanto el Espíritu tome el paso, como lo dije, sobre la personalidad.
No tenemos más preguntas.  Les agradecemos.

Queridos Hermanos y Hermanas, de mi Corazón a su Corazón.  Que el Amor esté en todos nosotros. Acompañaré vuestro primer espacio de alineación de las 19 horas con la apertura de la Puerta Ki-Ris-Ti.  Con Amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada