AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

sábado, 13 de agosto de 2011

AA. URIEL 10 de Agosto 2011. con audio



Original en francés
Canalizado por: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
http://mensajes-del-espiritu.blogspot.com
http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com
Traducción: Hedyn Núñez.

para escuchar el audio haz clic aquí
AA. URIEL

 
http://www.yakitome.com/data/1458055779/yak_pNR2dMHjwV4ytMkp9Or5lIJfyPdzhIoXj3_1OQAS2m84NgqtMroK93oD00NW2m8lkhLsKoUzabpkvNemOz5XYVEZ4qdJOg.mp3

Soy URIEL, Ángel de la Presencia y Arcángel de la Reversión. Bien-amadas Semillas de Estrellas, que el Amor se despliegue en ustedes. Vengo a ustedes, a resonar y cantar, el Canto del Espíritu. A fin que la Presencia se revele aún más, en el Espíritu Uno. Para que la Conciencia se despliegue, en el Espíritu de la Unidad.

El Espíritu
está allí. Nunca más, podrá borrarse. Nunca más, podrá estar ausente de lo que ustedes Son. La hora llegó. De vivir, por fin, en el Espíritu de Verdad, en la Conciencia Una. El Fuego se despliega, en vuestra Conciencia. La Conciencia del Espíritu se convierte en la Conciencia de la Unidad. La Unidad y el Fuego del Amor que viene a encender, y a inflamar, el alma y el cuerpo, con el fin de transformarlo en lo que Es, de toda Eternidad. Entonces, es hora de elevarse. Es hora de levantarse, dentro de Sí. Para que el Espíritu ilumine la totalidad de vuestra Conciencia y vuestra Presencia.


Hijos de la Unidad, Hijos de la Verdad, la hora del Espíritu llegó hasta ustedes. Golpeando a la puerta, llamando al Despertar de la Conciencia. Es la hora para la humanidad de vivir su verdadera Humanidad. En la Ronda de la Alegría, en la Ronda del Fuego, viniendo, como una plenitud, a llenar los intersticios del sufrimiento, los intersticios donde la Luz no podía estar. El Espíritu está allí. El Espíritu está presente. CRISTO, viniendo acompañado por la Estrella, por MIGUEL, por el conjunto de la Ronda Unitaria del Cielo. Viniendo a extraer la quintaesencia de vuestro Ser, de la Ilusión. La hora llegó de liberarles, enteramente, de toda servidumbre y todo sufrimiento. Acoger el Espíritu, con el fin de vivir la Alegría, con el fin de vivir el Fuego. Aquél que anima y que les anima. Aquél que sopla, ya que es el Verbo encarnado, el Verbo que se hace carne. Para que la carne es Elevada hasta Él.

Hijos de la Ley de Uno, la hora de la Unidad y LA FUENTE viene, hasta ustedes, a golpear la puerta de vuestro Templo Interior. Ustedes Son la Semilla de Estrellas que llevan la Tierra a su destino, llevan la Tierra a su Esencia. En adelante, el Fuego, de la alquimia y el rencuentro, se despliega sobre la Tierra. Entonces, entren en el júbilo del Espíritu. Vuelven a entrar en la Paz. Vuelven a la Alegría, ya que es lo que Son, cuando el Espíritu está allí. Espíritu de Verdad, Espíritu de la Unidad. Haciéndoles acceder a la Presencia total de vuestra Eternidad.

Hijos. Niños por fin paridos. Creadores y Criaturas, descubriendo la inmensidad de la Creación, en la misma Conciencia, rompiendo el encerramiento, rompiendo el aislamiento. La hora llegó de oír y vivir. La hora llegó de vivir y escuchar el sonido del Espíritu que se despliega, en vuestro Templo y en vuestro Corazón. Abriendo la carne y liberando el átomo CRISTO, Él que ES y que ustedes Son. Aquél que Es el que Soy. Aquél que es, desde toda Eternidad. Niños, canten y bailen la Alegría de la Unidad vivida, de la Unidad rencontrada. La Presencia estalla en el Templo de Su Presencia. Entonces, no hay ya nada que temer. No hay ya nada a esperar, solamente a desplegar, solamente a revelar, solamente a parir. Con el fin de vivir el Todo, con el fin de vivir la Unidad.

Ustedes Son
la Alegría. Son el Mundo. Son el conjunto de la Creación. Espíritu, revelando el Espíritu. Espíritu, llamando al Espíritu. Fuego del Espíritu. Fuego de la Conciencia y Fuego de la Alegría. Fuego del Éter que los lleva en el Fuego del Corazón, a manifestar Su Presencia, en vuestra Presencia. Con el fin de reunificar el conjunto de los Hermanos y Hermanas que ustedes Son, afiliados al Arcángel, afiliados a LA FUENTE.

Hij
os de la FUENTE e Hijos de los Universos, no conociendo ningún límite a la expansión de vuestro Canto, a la expansión de vuestra Conciencia, que es Alegría y Eternidad.


Salgan. Salgan por fin de toda zona que les llevaba hacia la dependencia. Son Libres, ya que son el Espíritu. Son Libres, ya que son el cuerpo Transfigurado, ya que son la Presencia de CRISTO, Despiertos en ustedes. En el Fuego del Corazón Elevado. En el Fuego de Tierra, que se incorpora al Corazón, y que empuja, por la Puerta trasera, y les lleva a nacer en el Corazón. A reaparecer en la Vida. A resucitar, en la Verdad y no más en el error.

Hijos, Niños del Uno, les llegó la hora de elevarse en la Luz Blanca, que es vuestra descendencia y vuestro origen. Abran, y rasguen el conjunto de los Velos que los habían aislado y habían ilusionado, en la Ilusión del tiempo, en la Ilusión de este mundo. Conviértase en vuestra Verdad esencial. Ya que no son otra cosa que la totalidad de la Creación. Ya que son sólo Presencias amantes. Ya que ustedes sólo son Presencias de Conciencia, Unificadas y Unitarias. Vibrando al sonido del Uno. Vibrando al sonido de la Verdad, la del Éter para siempre reunido, del Éter para siempre Unificado.

Los Tiempos han venido ya que los tiempos se han cumplido. El tiempo del Arcángel cede el lugar al Tiempo del CRISTO. Nosotros lo condujimos, nosotros preparamos, este camino que conduce a ustedes, a través de ustedes y en ustedes. Momento, momento último del encendido de la Conciencia Una, que rencuentra la Unidad. Y que rencuentra la Alegría de vivir en la Eternidad. Quién rencuentra la Alegría, dónde ningún espacio de Sombra y pesadez puede obstaculizar la marcha y el Canto de la Luz, el Canto y la marcha de CRISTO. En los Universos, en el Multiuniversos. Cualquiera que sea la Dimensión, cantando la alabanza del Uno, ya que todo es Uno. Y por fin la Conciencia está concluida. En su aislamiento, vuelve a ser infinita, abriéndose a este Infinito que es Amor y Presencia, Amor y Unidad. Espíritu, un solo Espíritu, una multitud de Espíritus cantando la Alabanza de su resonancia.

Abran. Ábranse, ya que la hora ha venido. No hay ya nada que cerrar, no hay ya nada que encerrar. Ya que todo está liberado, ya que todo se libera.

Vibremos, juntos, en la Presencia CRISTO de la Luz Blanca y la Unidad. Dónde todo es Alegría, donde todo es expansión, donde nada más puede comprimirse, dónde nada más puede limitarse, dónde nada más puede estar ausente, ya que la Luz es Todo. Ya que la Luz es Una. Ya que la Luz es Presencia, Espíritu de Verdad, Espíritu de la Conciencia, Conciencia en Espíritu. Fuego. Fuego quemando y Elevando la Alegría. Ustedes son los Hijos de la Alegría. ¿Entonces, a que temer?

Vayan, atrévanse, vayan allí. Hacia el Espíritu de Verdad. Comprométanse con él  Pasaje estrecho, el que lo lleva al infinito. Estén en Alegría, ya que eso es vuestra Esencia. Sean Verdaderos, ya que esa es vuestra Verdad. Sean la Verdad, ya que son la Verdad.

Hij
os del Uno, Hijos de la Unidad, despleguemos, juntos, el Canto del Amor. Ya que en adelante, sólo persistirá el Amor. El conjunto de los apegos, el conjunto de las depredaciones, el conjunto de las sumisiones, desaparece bajo vuestros ojos. Nada puede alcanzarlo. Nada puede refrenar el impulso del Espíritu y el impulso del Fuego, ya que Son el Fuego de la Verdad, en acción sobre este mundo por sus propias Presencias. El Tiempo ha venido, ya que el tiempo se ha cumplido. Entonces, cumplan con lo que vinieron a hacer en este mundo: sembrar la Luz, develarla y revelarla. Anclarla, para que este mundo penetre en la Verdad de su Unidad. La Tierra es parida. Ustedes son paridos. Ya que son el Alumbramiento. Ya que ustedes son el Espíritu.


Entonces, acojamos, juntos, en la comunión de nuestra Presencia, Una y Unida, en este instante, en el Templo del Corazón, en cada una de las células del cuerpo que habitan, en cada una de las células del Arcángel donde sólo existe una célula, la Célula Última, conteniendo todas las células. Somos el mismo cuerpo. Somos el mismo Espíritu. Nunca, nunca más habrá oposición. Ya que el Amor es la única Verdad, ya que el Amor es la única posición posible en los Mundos, en el seno de los Universos y de  las Dimensiones.

Niños, escuchen el Canto. Como escucharon el Canto de la Tierra y el Canto del Espíritu, sonando, ahora, el Canto del Alumbramiento. El Fénix regresa en vuestros Cielos. MIGUEL lo porta, a fin que CRISTO-MIGUEL los fertilice, a través de la Espada de Verdad, Espada de Fuego, viniendo a romper las últimas cadenas, las de la Ilusión.

Niñ
os, escuchemos, juntos, el Canto del Espíritu y el Canto de la Presencia que se despliega, como un Fuego Ardiente, viniendo a iluminar la Corona de la cabeza, la Corona del Corazón y el Fuego del Sacro. Juntos, los tres Fuegos se reúnen en el mismo impulso, en la misma Impulsión, la del Espíritu, la de la Verdad. Latiendo de un mismo sonido. Latiendo en una misma respiración. Nosotros estamos unidos, y re-Unidos ya que somos todos Uno con ustedes, ya que somos, todos, Uno. Ninguna barrera puede, aún, llevar el Velo de la Ilusión. Ya que la Conciencia se Despierta a la Verdad y a la Totalidad.

Hij
os, no hay nada que temer, ya que ustedes son la Verdad. No hay nada que temer, ya que son la Vida. ¿Y cómo la Vida podría terminar? Sólo la Ilusión se termina, para que la Vida Eterna se revela en su Belleza, se revela en su Esplendor, y se revela en su Luz. Ustedes Son la Luz. No existe nada afuera. Ella existe en ustedes, ya que son la Totalidad de los Mundos. Den vuelta la Conciencia, y ustedes verán que no existe ninguna Sombra, que no existe ningún sufrimiento. Que existe, solamente, la Verdad de la Belleza, la Verdad de vuestra Unidad. En el momento en que el Corazón se inflama, por el CRISTO que viene a ustedes, en el momento en que las Puertas son abiertas, permitiendo al conjunto de este Templo ser colmados con la Inmanencia y de Su Presencia. Y del júbilo de la Eternidad, que es vuestra Morada.


Niños, paridos, al fin, Amos de vuestra propia Luz, dueños de establecerse allí donde vuestra Conciencia los lleve. Bien lejos de toda distancia, bien lejos de toda Ilusión, bien lejos de toda separación. No existe más separación. Todo está Fusionado. Todo va a Fusionarse, en el mismo sonido, en el mismo Canto, en la misma Verdad, en la misma Presencia. Allí, está la acción del Espíritu: Espíritu de Verdad. La Vía, la Verdad y la Vida, inscritos en el ALFA y la OMEGA. Centrados en el Corazón del Ser, en el Corazón palpitante, en el Corazón inmóvil de la Presencia Eterna. El Canto del Espíritu llega a brotar. El Tiempo del Amor ha llegado a esta Tierra. El tiempo de la guerra y el tiempo de la división se termina. Nada puede ocultarse, ya que la Luz es la Verdad, ya que la Luz es Espíritu, y ustedes son este Espíritu de Verdad dónde ningún atisbo de la Sombra puede teñir, ya que el Fuego se enciende para siempre. Él no se apagará jamás. No podrá más ser comprimido. No podrán limitarle ya. Son la Esencia de la Vida. Son el Aliento de la Vida. Ya que Él es la Verdad y la Vida, Presente en cada uno, y en cada una. Desde el Arcángel hasta ustedes, en el átomo, como en el Sol. El Sol, que viene por fin, después de su Liberación, a rencontrar la Tierra, para Fusionar, en la Unidad.

P
or fin el Uno, no observen lo que se derrumba. Ya que lo que se desploma es simplemente la Ilusión. Y lo que se construye es la Verdad, la Unidad y el Espíritu. Conviértanse en el Espíritu, ya que es lo Son, de toda Eternidad. Nada puede pasar al Espíritu. El es Infinito, él es Eterno, él es indestructible. Él sólo puede crecer, de Mundo en Mundo, de Dimensión en Dimensión, de Vida en Vida. El Espíritu, que es la Esencia de la Alegría. Allí, dónde no puede persistir ninguna oposición y ninguna contradicción.  El Espíritu, que quema el miedo y que quema la ausencia, ya que la ausencia no es parte, ya que la ausencia no puede existir, en la Verdad. Todo ahí es Presencia. Presencia a Sí mismo, Presencia al mundo, Presencia en cada uno. Por CRISTO, por el Fuego Ardiente de la Verdad y de la Vida.

Junt
os en recepción, acogemos. Juntos, Vibremos. Juntos, vivamos. En el Éter Unificado, en la magnificencia y la Belleza. Más allá de la belleza oponiéndose a la fealdad, pero en la Belleza que es el único principio y lo único posible. En el Canto del Éxtasis y el Canto del Intase, el de la Verdad vivida en la alegría del Amor, en el tiempo de Su Presencia y en el Espíritu de Su Presencia. Quien es Vuestra Presencia y Vuestro Espíritu.


Niños, escuchemos, en el silencio, el éxtasis y el Canto del Intase, de la Verdad, vivida en la Alegría del Amor, es el tiempo de Su Presencia y en el Espíritu de Su Presencia. Que es la Vibración del Último, que viene a encender el Corazón. La Verdad se levanta, en el seno mismo de este mundo. Poniendo fin, de manera absoluta, a todo lo que se falsificado, todo lo que los engañó. No hay más lugar para la competición. Sólo hay lugar para la Humanidad. Sólo hay lugar para la Belleza. No hay lugar, para lo que no es la Unidad. No hay lugar, para lo que no es Presencia. Y eso se instala, ya que el Espíritu se despierta, ya que la envoltura está rota, ya que el Espíritu ha nacido, como ustedes has sido paridos. Sólo hay que verlo. So hay que vivirlo. Esta Verdad, que está allí, ahora, palpable y presente

Niños, despierten!!! Atrévanse a ir. Atrévanse a pasar de la conciencia de carencia, a la Conciencia de lo pleno. El Espíritu está allí. Se les aporta, y él los lleva, en CRISTO, en la Luz Blanca, para que la radiación, nunca, pueda cesar. Ya que vuestra naturaleza es la radiación. Ya que vuestra naturaleza es la Presencia, la del Espíritu. Entonces, sólo falta hacer silencio, de lo que no es eso. Hacer el silencio, de todos los ruidos de los miedos, de todos los ruidos de la agitación. Confianza absoluta. La Luz, el Espíritu, son Inteligencia que viene a nutrirlos.

¿Qué temer, cuándo el Espíritu los habita? ¿Qué temer, cuándo el CRISTO viene a elevar a ustedes para sacarlos de la Ilusión? Hay sólo que tender la mano, a la Conciencia y el Espíritu. Sólo acoger. Solamente a Vibrar y a Ser, lo que ustedes Son. Revelación. Revolución. Consumación. Eternidad. Canto. En el silencio, de todas las Ilusiones, la majestad puede desplegarse. CRISTO toca a la Puerta. La Luz Blanca está por todas partes; también en ustedes. Entonces, vuélvanse Transparentes. Déjense desposar. Déjense llevar y transportar. Hay justamente que Ser. Ya que son la Alegría.

Despleguem
os, ahora, la comunión de nuestra Presencia, común. Comunión. Alegría. Espíritu. Verbo y Aliento.


Soy URIEL y yo exulto, =exulte=de mi Presencia en vuestra Presencia, en el estallido de la Luz Blanca que es mía. Pero que es, ante todo, la vuestra. En la comunión, el Espíritu se comparte. En la comunión, serán marcados por el Sello del Amor. Vuestros ojos se verán. Vuestros Corazones se verán. CRISTO se verá. La Transparencia  va a convertirse en la regla de vuestra vida. Olviden todo lo que no es el Momento. Olviden todo lo que no es la Eternidad. Vibren. Y vivan. Es la hora de la Verdad. Es la hora del Espíritu. Eso es la Unidad. Eso es ustedes. Eso es yo. Eso Es nosotros, todos juntos. Todos los que quieren participar en la Ronda de la Vida, en la Ronda de la Unidad, en la Ronda de la Alegría. En el mismo Espíritu. En la misma Fraternidad. En la misma Vida, de LA FUENTE Una. En el mismo Enlace. En la misma resonancia. En la misma Vibración y en la misma radiación. En la misma Respiración. En el mismo Fuego. Ya que somos Uno.

Olvidadas por lo tanto quemadas; la distancia, el sufrimiento, la maledicencia y la errancia. Todo eso no puede persistir, ya que la Verdad está allí, ya que la Alegría está allí. Siéntanla y vívanla. El Espíritu de Paz, el Espíritu de Amor viene a borrar todo lo que era distancia, sufrimiento y maledicencia.

Alegría. Alegría de vuestra Presencia. Comunión a mi Presencia. Yo los ilumino y les abrazo, en la misma Ronda, bajo mis alas de Arcángel, y de mi Corazón, conectado a LA FUENTE palpitante de la vida, que es la misma Fuente que esa que está en vuestro Corazón.

Amados del Uno, amados de la Vida. Vivamos juntos, desde ahora, la magnificencia del rencuentro, bajo mis alas desplegadas. Llevándoles, por el Aliento y por el Verbo. Conduciéndoles a la Puerta de este Pasaje. Abran.

Yo soy URIEL, y yo quemo con mi Ardiente Fuego, para rencontrarlos en CRISTO, y en Verdad. Y eso se realiza, a cada segundo que se desgrana en el reloj de arena del tiempo que se termina y del Tiempo que se abre. Vibremos y comulguemos. En el Espíritu. En la Unidad. Y en CRISTO.

... Efusión Vibratoria…

Ascensión!. Ascensión!. Ascensión!.

... Efusión Vibratoria…

Soy URIEL, y yo cumplido lo que debo. Ya que se los debo, como yo lo debo a LA FUENTE. El don del Amor. El don de la Verdad. Pasaje al Verbo. Apertura. Yo soy URIEL, Ángel de la Presencia, Arcángel de la Reversión. Soy el que anuncia CRISTO y la Luz.

... Efusión Vibratoria…

Soy la Conciencia que permite la comunión. Soy la Paloma, emisaria de LA FUENTE, viniendo a decirles: Paz, Paz, Paz, Él llega. Ustedes llegaron.

... Efusión Vibratoria…

Alégrense. Vayan en la alegría. Den testimonio por lo que son: la Luz. Ya que la Lámpara está encendida. Ella Brilla. En el Corazón, en los ojos y en las manos. La Respiración que lo anima es el Verbo CRISTO.

... Efusión Vibratoria…

En Amor, por el Amor, con Amor, y en CRISTO. En Espíritu. Permanezco en comunión con ustedes, en el espacio de alineación. Seguimos, en Espíritu. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada