AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

viernes, 21 de junio de 2013

Cristo - Abraham, 20 de junio de 2013

Cristo – Abraham. Escucha el Tambor, Tú el Eterno, escucha el Canto del Amor que, por el aire, el fuego, las aguas y por todos los sobresaltos vienen hacia ti a revelarte tú Eternidad. . Séverine AutierSource. 20-06-2013. Con Audio. ¡Compartir!!!


Traducción: E.N.
Editado y revisado: L.M.

Audio

Este texto ha sido inspirado en esta dulce tarde soleada... El audio llegará en unos días, cuando el hámster que yo soy, pueda de nuevo hablar fácilmente; cuatro dientes de sabiduría al menos, permite ubicarse, y estar más a la escucha y dejar a la Vida expresarse con toda fluidez, como en este día... bella sorpresa… ¡gratitud por este hermoso mensaje y bella Vibración para ustedes!

Escucha el Tambor, Tú el Eterno, escucha el Canto del Amor que, por el aire, el fuego, las aguas y por todos los sobresaltos vienen hacia ti a revelarte tú Eternidad.

Escucha el Canto de tu corazón, ése que no tiene necesidad de miedos, vuelve a la Vida, al Infinito, allí donde Tú jamás naciste, y de donde jamás has partido. Regresa a la Luz, niño del Todo. Esa, que es Todo y que tú siempre has sido, para que por fin te sea revelado que ninguna luz jamás ha existido, que ninguna existencia, jamás fue, y que solo el Infinito, el Silencio, el Absoluto, ES en Realidad, lo que tú siempre has sido...

¡Entonces ven! Trovador extraviado, ven al Amor, a diseñar el Eterno y Danzar la Melodía, que jamás ha dejado de resonar...

Olvida los instrumentos utilizados en este mundo, no son nada; no, tú no tienes necesidad de nada... solo de encontrarte...

Dancemos allí dónde la ronda se arremolina en la Inmovilidad, dancemos en el mismo corazón y en lamisma danza...

Para ello, el Silencio es necesario, para ello, una distancia es necesaria, no para alejarte de lo efímero y material, ya que todavía tienes necesidad de este cuerpo para manifestar toda la Presencia de tu Eternidad, sino para alejarte del movimiento, de la danza efímera que no cesa de arremolinarse, no termina de engañarte, y que no cesa de saciarse... y bien, dile “basta” y más allá de esta danza efímera, recupera, esta dimensión silenciosa que a veces puede asustarte, pero que yo te pido escuchar a fin de liberarte...

¿Quieres ser Libre? ¡Y bien, cesa de creer que estás encerrado porque no has sido liberado, eres la libertad de toda Eternidad! Olvida todo aquello que crees haber sido, porque ya eres, el mañana no existe, solamente en el Instante, aquí, en el corazón de la Danza, se alcanza lo Eterno, el Equilibrio que buscas y que solamente, te colmará. Tú eres de Esencia Solar, tú eres Cristal, tú eres Fuego, tú eres Amor... justamente eso, solo, recuérdalo...

Regresa a esta Danza Eterna y vibra, sin ninguna vibración material, se humilde, se respetuoso de lo que Tú Eres, inclínate, no delante de un Dios venerado en este mundo, sino delante de toda Tu Majestad, delante del Eterno que Tu Eres y que es la Verdad...

No esperes ver lo imaginable, tampoco esperes continuar por mucho tiempo tu camino en este cuerpo, ya que él también es una ilusión... Es el momento de revelártelo, es hora de cantártelo, es el momento de abrazarte como te abrazo, es el momento de adorarte más allá de toda reverencia inmadura e infantil, es Hora por fin de ver lo que Tú Eres...

Atrévete, ese paso es simple, no hay nada que hacer... Atrévete, a recibir este regalo, sí, este regalo para ti, pido a todos los que están en este mundo, entréguenme todo, lo ilusorio, todos sus miedos, todas sus dudas, todo lo que creen ser... y si lo haces, Yo te mostraré Quien Eres y entonces conocerás toda la Evidencia, que Yo no Soy nada que Tu no Seas, de alguna manera esto no es importante, yo Soy el Camino, la Verdad, y la Vida, y yo Canto la Vida, danzo la inmanencia de nuestra presencia, yo reclamo la inminencia de nuestros reencuentros...

¡Ven! cesa todo juego de la historia de tu Vida... Abandona todo intento de complacerme, de satisfacerme, hasta de amarme ya que tu Eres Amor de toda Eternidad...

Mira, atrévete a verlo... porque no existe nada más...

Las señales a tu alrededor son evidentes, observa a los Elementos, observa a tus hermanos, a tus hermanas, a tus niños... ¿Está allí la grandeza? ¿Serás tú, capaz de ver la grandeza en cada uno? ¿De ver la verdad, el Infinito, más allá de toda noción de la personalidad?

Si deseas realmente abandonarte y reencontrarme, reencontrarte, comienza siendo Amor, hacia cada uno, hacia ti mismo. ¿Luego no te dije? “Amate como Yo te amo, Ama a tu prójimo como a ti mismo, ahora hoy, yo te digo “Ama a tu prójimo, así como a tu hermano, a tu hermana, como yo te he Amado”... ¡porque como lo has comprendido! yo no Soy otro que Tú Mismo. Pero no creas, que el Amor se reduce a la bondad humana, porque así te desorientarás aun más. El Amor verdadero que Tú Eres no tiene necesidad de palabras, ni de actos de caridad, ya que Él está en Todo, y en todas partes... alejado de todo sentimiento humano, Él se comparte justo allí, allí, en tu corazón sobre toda cosa... allí donde tú no puedes asirlo y esto te da miedo, ¿no es así?

¿Cómo puedes tú asirte de lo que Ya Eres? ¿Ves la ironía? ¿Ves la mentira? Olvida tus deseos, incluso el de querer alcanzarme ya que Estoy en Ti desde siempre, ya que Yo Soy lo que Tú Eres... Y vengo, una vez más, a revelártelo con estas palabras, y estas vibraciones, así como también a vuestro mundo ilusorio... Entonces ve... ve más allá de todo efímero y reconóceme...

TE AMO, mi dulce, mi amado...

Yo Soy lo que Tú Eres...

Te lo digo en Verdad, no hay nada que realizar, nada que proyectar... solo Danzar... ya que Eres la Danza, sí, Somos la Danza, Somos el Amor embalsamado, Somos Felicidad...

Ven, que te anuncio Mi llegada en estos tiempos falsificados... te anuncio el Amor y la Verdad...No escuches a los profetas, no escuches a los ilusionistas, solamente escucha a tu Corazón, porque es allí en donde Resido y Tu resides desde siempre...

Esta es la única Verdad

Cristo-Abraham*

*Significa Padre de una multitud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada