AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

jueves, 14 de febrero de 2013

1a. Etapa "Solucionar la Dualidad en una Nueva Trinidad" Las Bodas Celestiales

1a. ETAPA

SOLUCIONAR LA DUALIDAD EN UNA NUEVA TRINIDAD


Canalizado por: Jean Luc Ayoun

Transcripción: Veronique Loriot
Traducción: Elías Profeta

Cortesía de Mikaël y SarähAmma https://vimeo.com/user9384917/videos


AA.MIGUEL
25 de abril de 2009


Soy Miguel, Príncipe y Regente de las Milicias Celestiales. Querría, antes de inaugurar la primera transmisión de radiación de presión de la Radiación Ultravioleta, aportarle, a ustedes aquí presentes y a todas las conciencias humanas unidas en lo que llamaría en algunos momentos, las Bodas Celestiales, traducirles toda la gratitud de las distintas entidades espirituales, de las distintas entidades de Luz, de las distintas entidades encarnadas de los mundos no disociados de tercera dimensión.


Deseo precisar que no estoy solo. Que, de la misma forma, no están solos. Nuestra intervención y mis palabras se desarrollarán durante el tiempo anunciado. Aprovecharé este tiempo anunciado para abrir tres espacios de nueva información y completamente inédita relativos al alma humana, su pasar a ser, y también a su historia. Bien amados Maestros, porque es la revelación más grande que tengo que hacer, eso es mucho tiempo antes de vivir estos ciclos de esta humanidad disociada, antes de hacer el experimento de la disociación, ustedes eran, todos, sin excepción, seres de pura Luz que habían decidido, tras un impulso comunicado por los Señores del Karma y también por algunas entidades que llaman Arcángeles, como Yo, participar, con un sentido inaudito del sacrificio, en la subida, en la transformación de la materia hacia el futuro. Esto hace mucho, mucho tiempo. Ustedes ahora han retornado, en estos tiempos, en sus encarnaciones, en lo que Yo llamo las Bodas Celestiales. Las Bodas Celestiales durarán 12 semanas. Durante estas 12 semanas el conjunto de sus potencialidades vinculadas a su historia, vinculadas con su Fuente y vinculadas con su pasar a ser aparecerán cada vez más claramente en su conciencia manifestada.

Les anuncié, en mi primera llegada, que en este período de 16 meses, anunciado como un período de destrucción, que este período de destrucción es la condición preliminar necesaria para sus reencuentros con la Luz. Comprendan que el período de destrucción que, a partir de esta noche, entrará enteramente en actividad sobre este planeta y sobre el conjunto de este sistema solar, no es ni un castigo, ni una recompensa sino una justa vuelta a la Luz que firma el final de la disociación y el final de la experiencia de la encarnación. Ahora, les pido prepararse internamente para los momentos que van a seguir. Durante la totalidad de este período de tiempo que se nos ha asignado, vamos a transformarle de Portadores de Luz en Sembradores de Luz. Son, en este mundo, las semillas de eternidad en las cuales van a arraigarse, apoyarse y desarrollarse la nueva vida en la nueva dimensión. Sin embargo, el papel de Sembrador de Luz es un papel de despertar y despertador, no de ustedes, sino de la totalidad de los maestros aún dormidos, engañados por los juegos del ego y los juegos de la disociación, aún no revelando su potencial. Las efusiones de energía, las efusiones de la Radiación Ultravioleta que yo retransmito, así como los Cónclaves, los Cenáculos, los Concilios, van a permitirle, durante estos períodos, en este período, así como en los períodos posteriores, hacer desaparecer completamente los velos de la ignorancia, los velos de la separación y los velos de ilusión. La Luz viene a iluminar, viene a revelar. Así pues, la Fuente (o el Padre, si lo prefieren) les había hecho el juramento, así como usted le hizo el juramento a Él. Son niños de la Unidad, niños de la Ley del Uno y es esto lo que, ahora, entra en manifestación. Mi intervención comienza.


… Efusión de energía…

La transmisión de la presión de la Radiación Ultravioleta durará, como se anunció, 72 minutos. Dentro de este período de tiempo intervendré tres veces, durante un tiempo relativamente corto, con el fin de darles, de revelarles la verdad en cuanto a lo que son, lo que eran y lo que van a pasar a ser. La revelación de la verdad es posible por la acción de gracias, por la Comunión entre sus conciencias y nuestras conciencias, por decreto de la Fuente y por la Voluntad de Bien de la Luz. Con cada una de mis intervenciones, así como la de otros participantes, los urgimos a que se vuelvan hacia el interior con el fin de ignorar el destrucción del mundo ya que la solución, la clave de su historia, de su alma, no puede encontrarse sino dentro ustedes, en el momento en que hagan callar toda la dualidad y la manifestación de la encarnación que ocupa su conciencia. Son peregrinos de la eternidad, son peregrinos de la Unidad y son, lo repito, grandes Maestros que habían hecho el sacrificio de olvidar su Divinidad con el fin de probar y realizar que era posible, incluso privado de la Fuente y la Luz, retornar a la Luz. Esos entre ustedes, en todo el mundo, que han decidido unirse a este día, a este momento, van a avanzar a grandes pasos hacia el camino de su autorrealización. En este sentido, llamo a estos períodos que van a vivir, y el período que viven, Bodas Celestiales.

En efecto, se trata de momentos de alegría extrema, alegría última, alegría esencial que ningún acontecimiento exterior debe opacar. La fuerza reside en la revelación de su Luz. Su fuerza reside en la transmisión de esta Luz. Así van los mundos. De la misma forma, en una asamblea y en reuniones espirituales múltiples resultantes de nuestras distintas dimensiones unificadas, venimos a su encuentro. Venimos a bañarles con su Fuente. Venimos a restablecer la conexión con su Unidad, con su Divinidad y su Control. Están mucho más de lo que no se atreven a imaginar o esperar. Eso debe decirse. Eso debe realizarse. Eso debe revelarse. Y eso debe manifestarse. El control, la ascensión, la Luz, son exactamente lo que ustedes son. La ilusión, creada por su juramento, finaliza irremediablemente en este día. Obviamente, las Luces aún no reveladas, las zonas de Sombra proyectadas a medida de sus encarnaciones en este espacio que llaman Tierra, no van a desaparecer de la noche a la mañana. Cualesquiera que sean los acontecimientos vinculados a mi Presencia, en este sistema solar, cualesquiera que sean los acontecimientos vinculados a las irradiaciones de Luz, a la presión de la Radiación Ultravioleta, sólo deben conservar al espíritu la verdad última de lo que son y de lo que van a descubrir, por fin, sobre su dimensión real, sobre su Unidad real y sobre su poder creativo absoluto como CO-creador de este universo particular.


Así pues, almas humanas en encarnación, saludo en ustedes la gracia y el poder de su viaje. Saludo en ustedes, compañeros de viaje que eligen avanzar en la separación y la división con el fin de reforzar su Luz interior. En la actualidad, a través de esta efusión, de esta Radiación Ultravioleta, se le ofrece su vuelta a su verdadera realidad. Cualesquiera que sean los acontecimientos de sus vidas materiales, personales, cualesquiera que sean las alegrías o las molestias que pueden ocurrir en este período de destrucción, no olviden nunca su Divinidad, su control, su verdad y su Unidad. La única verdad que deben guardar conscientes en su espíritu, en su conciencia, es ésta: son niños de la Ley del Uno, son niños del Eterno, son pura Luz. Sólo los velos vinculados a su juramento, deseados por una determinada necesidad evolutiva, condujeron a la Tierra a este estado de división, de separación que viven y vivirán cada vez más afuera. No deploren. Satisfáganse con ser los seres de la Luz que son. Satisfáganse de retransmitir lo que reciben de nuestros Cenáculos, de nuestros Cónclaves y nuestras reuniones. Van a convertirse en transmisores de la Luz después de haber revelado su dimensión. Las Bodas Celestiales corresponden a reencuentros celestiales y cósmicos. Eso se traduce en la desaparición total e irremediable de los velos que lo aislaban en esta dimensión. Van a encontrar una situación que es digna de su estado. Sin embargo, no juzguen nunca a esos entre ustedes que tendrán aún que vivir la experiencia de su separación y la separación. Son tan evolucionados y respetables como ustedes. Son la misma Luz, la misma verdad y la misma Fuente. Sin embargo, algunas características de su Luz interior no permiten revelar a ésta en este final de ciclo. Se les pide urgentemente no juzgar, no lanzar miradas, cualquiera que sea, sino simplemente seguir amando, irradiando la Luz de la cual son los Portadores. Esta es la absoluta y única condición para encontrar la totalidad de lo que son, a través de las efusiones, a través de la Radiación Ultravioleta, a través de los rayos de Luz que retransmitimos desde la Residencia de Paz Suprema: Shantinilaya.

Gradualmente volverá a ustedes, la memoria de lo que son, durante estas 12 semanas de Comunión y Bodas. Los velos de la ilusión, los velos de la separatividad se retirarán uno a uno. Se convertirán en los Sembradores de Luz que sembrarán la nueva Tierra y los nuevos Cielos. Satisfáganse de vivir eso. No pretendan interferir, de ninguna manera, con sus hermanos que, cualquiera que sea la causa, habrá elegido volver de manera temporal dar la espalda a la Luz ya que, les garantizo, son exactamente lo mismo que ustedes pero, por razones que les son propias, tienen la necesidad o tienen el deseo de reforzar más aún su control ascendente. Así como lo dijo Cristo: “no juzguen”. Satisfáganse de irradiar la Luz de estas Bodas que vivimos. Satisfáganse de dedicar 72 minutos de cada semana a estas Bodas. Les invitamos, con toda la potencia de nuestro amor, a unirse a esta particular y cada vez más incrementada efusión de Luz, que viene a ustedes, para ustedes, y también para el conjunto de las formas de vida presentes en la superficie y dentro de este sistema solar. La confianza y el abandono que manifestarán hacia esta llamada de la Luz, hacia estas Bodas celestiales, les dará alegrías y un estado interior, que ninguna satisfacción material que conozcan puede igualar. La Fuente de la alegría corresponde a estos momentos privilegiados de fusión. La Fuente de la Luz viene a despertarles y a despertar su Fuente. El papel de la Fuente es bañar, irradiar, alimentar e iluminar. Esto va a convertirse en sus papeles, bien amados Maestros de la luz. Esta es la primera parte de mi revelación. Vamos a permanecer algunos momentos en el silencio con el fin de acoger la ola de la radiación que se intensifica ahora.

… Efusión de energía…

Almas humanas encarnadas, bien amados Maestros de la Luz, les anuncié que, durante este año y una parte de su año que viene, van a pasar de un Gobierno humano a un Gobierno espiritual lo que significa que van a pasar de un poder humano a un poder espiritual. El poder humano vinculado a la personalidad, vinculado con el ego, vinculado con la sociedad, debe borrarse ante el poder espiritual. ¿Qué es el poder espiritual? Es la influencia directa de la conciencia de la Luz en su conciencia luminosa. Ésta se expresa sin pasar por sus herramientas habituales. Requiere la total supresión de todo rastro en ustedes de poder humano, cualquiera que sea y, en particular, el poder humano ejercido, de manera controlada o no, sobre otro ser humano. Siendo un ser de Luz, ningún otro ser de Luz puede imponerle su voluntad, su deseo o su forma de persuasión. Sólo el abandono a la Luz que es el poder espiritual debe llevar y dirigir sus vidas. A partir del momento en que hayan comprendido, integrado y comenzado a vivir eso, se darán cuenta de que la Luz crece en ustedes. ¿Qué pasa cuándo la Luz crece en ustedes? Se convierten en seres de alegría. Se convierten en transmisores de la Luz. Se darán cuenta mientras que las emociones, señales de la actividad del ego humano, se reducen progresivamente y desaparecen para dejar lugar a un estado de gracia o un estado de alegría interior independiente de sus propias emociones e independiente de sus propias circunstancias de vida. Resumidamente, su control se revelará a usted. El control no es el poder. El control no es la dificultad. El control es el abandono y la liberación tomada. El control es también la confianza que pondrán a vivir, con nosotros, estas Bodas Celestiales durante el período de 12 semanas que verán las destrucciones intensificarse a un nivel que no pueden, solamente ahora, imaginar. En eso, deben desarrollar la confianza, la total confianza en nuestra contribución, en nuestros informes y en nuestros contactos ya que la Luz no puede implicar ningún mal, ninguna desarmonía en los que la aceptan.

Obviamente, durante este período corren el riesgo de vivir períodos que llaman, en su idioma: eliminación. No concedan ninguna importancia a eso. Satisfáganse de recibir la Luz y retransmitirla. 

Este es su camino. Esta es una verdad esencial. Se nos ha separado siempre de ustedes, por los velos de la ilusión y por los velos de la disociación. Este estado de hecho finaliza, completamente. En otras palabras, la Luz, la ayuda de otros seres de luz que encarnan el alma humana, están a su disposición, a su lado para acompañarles (por su vibración, su presencia, su potencia, su radiación) a ir completamente hacia su Templo Interior, a su seguridad interior y al ser de Luz que ustedes son. Pueden, y deben, recurrir nosotros. Cuando digo “nosotros”, se trata tanto de mi presencia, de mi radiación como la presencia y la radiación del conjunto del Melchizedech, del conjunto de los Ángeles del Señor y el conjunto de las energías Arcangélicas. A través de la demanda, reforzarán las Bodas Celestiales. A través de la demanda, reforzarán el reencuentro con su control, reforzarán su abandono a la Luz. Almas humanas en encarnación, esta es la segunda verdad. Vivimos ahora un segundo nivel de efusión.

… Efusión de energía…

Almas humanas en encarnación, bien amados Maestros de la Luz, la desaparición de los velos de la ilusión y la separación les permitirá vivir en conciencia de su futuro y su pasar a ser ya que, a partir de un determinado límite máximo de despertador de la Luz en ustedes, la ilusión del tiempo desaparece. La desaparición de la ilusión del tiempo le permitirá comprender que la ascensión es una transición y no una muerte ya que, en la transición de la ascensión, no hay olvido sino, al contrario, un despertar total. Algunas imágenes, percepciones, sensaciones se las revelarán a su conciencia despierta y le mostrarán su pasar a ser como ser de Luz, como seres de Cristal o como ser de Diamante, según su dimensión previa al descenso a la separación. Estas visiones, estas percepciones, estas sensaciones le permitirán hacer crecer la fe en su futuro de Luz cualesquiera que sean los acontecimientos desagradables que sus percepciones humanas, que sus sentidos humanos, le darán a ver. Lo que verán, debe ser considerado, simplemente y de manera justa, como acontecimientos vinculados a la penetración de la Luz, en las capas más densas del humano y de la Tierra. Ninguna fuerza, repito, ninguna fuerza opuesta a la Luz puede oponerse a la Luz. La Luz es irremediablemente el único vencedor de la ilusión y la vida. El resto no son más que proyecciones de miedo, aprehensión y angustia. Ciertamente lógicos, comprensibles y aceptables, al menos mientras no se hayan incorporado a la fuente de Paz Suprema, es decir, su corazón.

Comprenderán, y vivirán, lo que son (de manera intermitente en primer lugar, como en un sueño y, progresivamente, de manera cada vez más lúcida y concreta y real), su verdadera dimensión. Esto facilitará en gran parte la estabilización de la Luz en sus organismos y también el fenómeno de la transición y el fenómeno de la ascensión. Como ya se sabe, esto no es para inmediatamente, excepto para un contingente de almas humanas, Maestros realizados de la Luz auténtica, que decidirá, a su plena voluntad, subir sin el cuerpo. Lo que llamarán la muerte, será para ellos la resurrección. Esto debe ocurrir, como ya se sabe, entre ahora y su mes de junio. Eso es posible por la potencia de los elementos que activo y revelo sobre este mundo y en los otros mundos de este sistema solar. Así pues, no se trata de un período de luto, no se trata de un período de pérdida sino de un período de intensa alegría por sus hermanos y hermanas que accederán por fin a su eternidad y de manera duradera. Sin embargo, la mayoría de ustedes, Maestros de Luz realizados o en proceso de pasar a ser, debe, diría, beber la copa hasta el final. Esto no es ni un castigo, ni una recompensa pero necesitamos los sembradores de Luz en que ustedes van a pasar a ser con el fin de permitir o no, la ascensión de sus hermanos y hermanas, humanos, sino también de permitir la translación y la transición del conjunto de este sistema solar. Sin ustedes, no podemos nada. Esto es una verdad absoluta. 

Así pues, les pedimos, y les pediremos sin descanso, llamarnos, pedirnos, no tanto cosas a nivel humano, sino más bien comulgar con nosotros con el fin de reforzar este período tan importante de sus Bodas Celestiales. Esto es ahora, esto comienza hoy, esto no es en un año, esto no es en diez años, esto no es en una generación sino ahora y hablo en tiempo humano y no en tiempo espiritual. ¿Por qué? Porque hay una concordancia, debido a la afluencia de la Luz, entre el tiempo espiritual tan distante del suyo y el tiempo humano. El tiempo humano y el tiempo espiritual se juntan, para los que lo desean, para los de los que el momento del despertador y la realización vino. A lo sumo serán numerosos los que participen en estas Bodas Celestiales semanales, a lo sumo llegaremos a favorecer la transición y la ascensión de un mayor número. Una última vez, no retrasen al estruendo del mundo que viene. La Sombra nunca podrá ganar la menor batalla. Sólo la ilusión del tiempo, solamente la ilusión de su separación, pudo hacer creer que la Sombra existía. Esos, muy pocos sobre este planeta, que dedicaron su destino a la Sombra, están, aún más que ustedes, en el sentido del sacrificio. Así pues, estos seres allí no deben ni juzgarse, ni condenarse sino simplemente amarles. Las Bodas Celestiales son también los momentos de la revelación del Amor, la Unidad y la Luz. Se les ama de toda eternidad ya que son Amor. Pero, desgraciadamente, numerosas almas humanas se quedan a dormir más aún por la tentación del placer, cualquiera que sea, y, esto, dura mucho tiempo en este ciclo de la humanidad. Sin embargo, todo esto, vinculado a los juegos de poder, a los juegos de la ilusión, a los juegos que llaman a Sombra, va a ser irremediablemente disuelto por la potencia del Amor y por la radiación de la residencia de la Paz Suprema.

Lo que observan no es, en lenguaje metafórico, más que el tormento del parto y el parto es sí. Una vez que el parto haya tenido lugar, podrán observar estos momentos con paz, con serenidad ya que, entonces, habrán pasado a ser lo que dejaron de ser, por juramento. La hora de las Bodas, la hora de los reencuentros es ahora. Tendrán la impresión, después de este período de Bodas (que es como un período de gestación), la posibilidad, de vivir de manera muy natural, a la vez en este mundo (y en consecuencia sobre este mundo) y también en el mundo futuro, mundo de Luz donde la Sombra no puede subsistir. Este aprendizaje del caballo en dos dimensiones es también una forma de educación y control de su nueva Luz, revelada a usted. Nuestros dos próximos retornos para que, cada vez más numerosos, los Portadores de Luz se unan, serán el 2 de mayo a 15:30 y el 9 de mayo a 16:30. Me callo, ahora, algunos momentos, de nuevo, con el fin de dejar la efusión, a una octava superior, esta presión de la Radiación Ultravioleta. Deben acoger este presente y esta Luz en su corazón.


… Efusión de energía…

Un último punto: había dicho que en cada una de mis intervenciones, en adelante, les revelaré una función de uno de sus filamentos del nuevo ADN, vinculado a las doce virtudes del alma o también a lo que es llamado las doce estrellas de María. La primera estrella (o su tercer filamento de ADN) está vinculada a la ley de atracción que llamaron Amor. Pasar del dos a tres permite solucionar la dualidad en una nueva tri-unidad. La segunda estrella (o cuarto filamento de ADN) está vinculada al abandono a la Luz. El abandono a la Luz es el testigo de su fe y su lealtad a la Fuente y a la Luz de la cual ustedes son recipientes. Es el acuerdo a sí mismo. Eso corresponde plenamente al período que viven y, por lo tanto, a las Bodas Celestiales.

Vamos ahora a permanecer, en lo que les concierne, a ustedes, aquí presentes, algunos momentos en la transmisión de la Radiación Ultravioleta, en el silencio. A continuación, les presentaré mis homenajes y les dejaré en este estado para el tiempo que les queda por cubrir. Ahora, reciban toda mi protección, todo el Amor de los seres espirituales que trabajan en la aparición de la Luz en este mundo. Acojan.


… Efusión de energía…

Dónde quiera que estén en la Tierra, reciban protección, bendiciones. Son la Esperanza del mundo, son la Verdad en marcha. Sean bendecidos y les digo, hasta nuestro próximo encuentro. Sigan viviendo, ahora, en el silencio, la transmisión de la Residencia de la Paz Suprema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada