AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

martes, 4 de marzo de 2014

RAM 21 de Julio 2012 "El Silencio relativo a la Ausencia" Autres Dimensions

 

Original en francés
http://autresdimensions.info/
Canalizado por: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
http://mensajes-del-espiritu.blogspot.com
http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com
Traducción: Hedyn Núñez

Audio

Soy RAM. Tengo la Alegría y el privilegio de estar con ustedes, en este momento. Les transmito esta Alegría: esta resonancia particular que, espero, vamos a inicializar juntos, aquí y por todas partes. He aquí, que hace algunos años, venía a ustedes, expresándome por las palabras, por la Vibración y por el silencio. El silencio que, en esa época, no tenía la misma textura que es posible, o será posible, para ustedes, en poco tiempo. Voy, hoy, a proseguir, de la misma manera. El silencio en cuestión, es hoy, no simplemente un silencio de las palabras o de cualquier otra cosa que les es conocida, sino más bien, el silencio relativo a la Ausencia. Este estado, más allá de todo estado, donde no existe más sentido, donde no existe más Presencia y donde se instala, de algún modo, una resonancia, de ustedes a mí y de mi a ustedes. Resonancias que, cuando son sincrónicas, desembocan en esta Ausencia. Voy a intentar hacerles entender y vivir, a través de las palabras, de Vibraciones y, por supuesto, del silencio de la Ausencia, algunos elementos que deben vivirse, expresando lo más aproximado posible el Ser y el no Ser.

... Silencio de la Ausencia…

Hace ya casi cuarenta y ocho horas de vuestro tiempo, NIEVE, como Estrella, les habló de los Cuatro Elementos, y de que estos Cuatro Elementos, habían sido Liberados ellos también. Hablaré, por mi parte, de los Cuatro Vivientes, de los Cuatro Pilares que rodean a LA FUENTE, porque son ellos exactamente quienes les dan a vivir eso (ver su intervención del 19 de Julio).

... Silencio de la Ausencia…

Como Melquizedec del Soplo, encargado especialmente de la observación de los Cuatro Elementos, más allá de toda Vibración y de toda consciencia, vamos, a través de mis palabras, de la Vibración que nos es común, y la Ausencia del Silencio, a vivir lo que tendrán la facultad de vivir, de manera cada vez más flagrante, en lo que está allí. Son ciertamente muy numerosos los que han vivido lo que se les dijo, que habrían de vivir, sobre todo, modificaciones importantes. Entre ustedes, son cada vez más a constatar que en el momento en que quieran leer o escuchar lo que les transmitimos, vuestra consciencia, no estará allí. Esta especie de sueño no es, sino de alguna manera, para llevarlos a presentarse delante de la Puerta Estrecha, al umbral del Absoluto, preparándolos y haciéndolos pasar, del Ser al no Ser, del Yo Soy a esta Ausencia, donde incluso la Presencia, ya no quiere decir nada, porque en las últimas experiencias, pueden ser todas las Presencias, no estando más limitados por la Gracia del Amor de lo que somos. Constarán a veces, con asombro, que tienen la posibilidad de estar deslocalizados, de no ser ya nada, como Ser absolutamente todo (la consciencia que sea, la Dimensión que sea). Realizar eso, vivir eso, es vivir la Ascensión.

Todo está reunido, como se los dijo NIEVE. Los Cuatro Jinetes, los Cuatro Caballeros están Liberados. Otras Estrellas y otros Ancianos lo repitieron, durante este tiempo pasado, que no había, sino dos verdades (una relativa, es el miedo, y la Absoluta, que es el Amor) y que, según vuestra consciencia, vuestro punto de vista, vuestro estado o no estado, lo que se les da a vivir es exactamente uno u otro. Aquél que se abandona y vive el Abandono, que vive la Ausencia de todo sentido, más allá de todo estado, se convierte en el no-Ser, vive el Amor, no tal como lo desearían, sino tal como es. El que se opone y resiste, vive el miedo. Lo que deberá vivirse y se vive (ya, sobre este mundo, puesto que está engranado), según la mirada, les da a ver el miedo o el Amor. Eso concierne tanto al Interior, como al exterior. Lo que son se traducirá en lo que verán o no verán. No hay otra posibilidad, ni otra alternativa. Retomando ciertas frases, más próximas al occidente, recogerán exactamente lo que sembraron, en consciencia y en Vibración. Si vuestra mirada se vuelve hacia el miedo, entonces vivirán lo que este mundo les dará a vivir. Si se vuelven hacia la Eternidad, cambiando de mirada, Abandonándose, la Gracia pasará a ser vuestra Morada de Eternidad. Es uno u otro. Entiendan eso, ahora, por la Vibración.

... Vibración…

Por la Gracia de los Cuatro Vivientes, por la Gracia de vuestra Presencia y de mi Presencia, en la Comunión, vivamos eso en el Silencio de la Ausencia. A medida que tengan la posibilidad de vivir los mecanismos que se les explicaron durante algunos meses, y del momento en que constatarán, por ustedes mismos, que pueden ser Todo, absolutamente Todo, como absolutamente Nada, que ningún límite puede existir en el Amor, entonces eso engranará, en ustedes, sin la intervención de ninguna voluntad, de ninguna decisión personal, vuestra Liberación, llamada Ascensión. Un número cada vez más grande de Hermanos y Hermanas encarnados van pues, a encontrarse pasando del Ser al no-Ser, rompiendo definitivamente el encierro en una forma, el encerramiento en un mundo, encierro en cualquier cosa. Las percepciones que tienen, por momentos, de adormecimiento o aniquilación de la consciencia, son las primicias. Algunos, entre ustedes, durante este período extremadamente preciso que comenzó, hace cuarenta y ocho horas (por la acción completa del Manto Azul de la Gracia), les da a vivir, en este cuerpo, percepciones particulares, en resonancia directa con el Manto Azul, y la Onda de Vida. Dándoles a vivir una serie de modificaciones. Instalándose en este No Ser, en esta Alegría inefable, llamada Morada de Paz Suprema, que cada vez más, no tendrá estrictamente nada que ver con lo que conocen, lo que llaman, vuestra vida (vuestra historia, apegos, funciones y roles). Eso los pondrá en la Paz, en la Alegría, en la Morada de Paz Suprema, o les hará resistir y hará aparecer los miedos. Eso es normal, es incluso ventajoso, porque ver el miedo, abre el Amor, porque ver las dudas borra las dudas, no porque vayan a llegar por vuestra acción, sino más bien, por la acción conjunta de los Cuatro Vivientes. Y, por la Vibración.

... Vibración…

Esto por el silencio de la Ausencia

... Silencio de la Ausencia…

La resonancia se crea entre ustedes, a este nivel, y nosotros, llegando hacia ustedes. De esta resonancia que, cuando se produce, da a vivir el despliegue de la Lemniscata Sagrada, la interacción de uno al otro, creando una forma de aniquilación donde ya no son ustedes, ya no son los otros, abriéndose al Absoluto, que está allí, donde siempre ha estado, el momento en que lo que hace resistencia es olvidado, en la vivencia de la inefable gracia, en la vivencia de la Morada de Paz Suprema.

Constatarán entonces que los momentos de Vibraciones de Ausencia, se traducirán, más allá de la percepción del Manto que se posa sobre vuestros hombros, por el hecho de vivir, aquí-mismo, en este Plano donde están, una expansión de campo abierto a nada parecido, haciéndoles cubrir la Tierra, haciendo de ustedes lo que se llamó los Liberadores. Vivirán, entonces, sin interrogación, el Amor que Son. Recordaré que no hay nada que buscar, nada a desear, nada a encontrar: solamente, Ser. El Ser se vuelve total, desembocando en el No Ser, en el júbilo de la naturaleza esencial de lo que Somos. Allí está la Libertad. Esa es la Ascensión. Por supuesto, los condicionamientos, los miedos, van a hacerles ver, quizá (si no hay suficiente Abandono), a la vez vuestros miedos, sino también la necesidad de colgarse, por el mental, por expresiones hechas, impidiéndoles así, de vivir los Cuatro Vivientes. Ya sea decir que están aquí, encarnados y que es necesario vivir, que eso sea a través los miedos o de la necesidad de poner un límite (cualquiera que sea), la necesidad de mantener cualquier cosa de vuestra vida, de este mundo, los seres que les rodean e incluso que les son queridos. Entonces el trabajo de los Cuatro Vivientes no podrá funcionar.

Las zonas de resistencia desembocarán, inevitablemente, en el miedo y el sufrimiento. Esos de nuestros Hermanos y Hermanas que, por otra parte, no viven eso, pueden abrirse en el último minuto, pero pueden también entrar en un proceso de resistencia, que consiste en querer establecer la Luz, aquí mismo en este cuerpo, para atarla a ellos mismos. Vivirán entonces, lo que ha sido creado por las resistencias de este mundo, del que se sirven, por supuesto, el conjunto de los egrégores de miedo, de encerramiento. Lo más potente de estos encierros, existen aún, a nivel colectivo, porque residiendo, no en el cuerpo Astral, sino en el cuerpo Mental, es decir, en el Sistema de Control del Mental humano, que es, obviamente, la adhesión a este mundo, la adhesión a un control, cualquiera que sea, que en primer lugar, se encuentran las creencias erróneas, en una necesidad de fijar todo tipo de límites, a ustedes mismos. Eso será un mal para un bien, permitiéndoles superar el bien y el mal, porque eso les dará a ver precisamente, debido a vuestro sufrimiento y resistencia, que pesa, lo que no está en acuerdo. Los procesos llamados Vibratorios, que ven en un caso o en otro, se multiplican ahora, dándoles cada vez más el accesos a los mecanismos, del Ser y del No Ser, de la Presencia y de la Ausencia, cada vez más pronunciados, a vivir. Es en estas últimas experiencias es que se encontrarán, quizá para ustedes, las llaves.

Cuando hagan la experiencia, en efecto, real y concreta, que la consciencia de este cuerpo puede ser cualquier consciencia de la Creación, será extremadamente difícil mantener la coherencia del Yo o el Sí, haciéndoles ver, así, las zonas de vuestras fallas, de eso a lo que se oponen, y por otra parte de eso a lo que se opone el mundo, que decidió permanecer en las creencias caducas, en las experiencias arcaicas, que en resumen, no son más que servidumbres propias o colectivas.

La Liberación es la Libertad. La Liberación es la Ascensión. Eso se desarrolla ahora. Escuchemos la Vibración.

... Vibración…

Escuchemos allí donde no hay nada que oír, la Ausencia, el No Ser.

... Silencio de la Ausencia…

Lo que verán, lo que vivirán, lo que escribirán, lo que pensarán, lo que intercambiarán, no estará en función, sino de lo que son. Ser o No Ser. Miedo o el Amor. En este tiempo que se ha abierto, desde hace cuarenta y ocho horas, nadie tendrá lugar para ocultarse de sí mismo (como de los otros), porque descubrirán que, en la Gracia y en la Morada de Paz Suprema, no pueden ocultar nada de lo que Son, más allá del Ser. Y si se manifiesta miedo, entonces eso les dará a ver que en alguna parte, ustedes, lo encarnan y que dan vuestra mirada, vuestra consciencia, a eso. Escuchemos la Vibración e inmediatamente después, la Ausencia de lo que acabo de decir.

... Vibración…

... Silencio de la Ausencia…

Todas las primicias, que parecen caerles encima, desde la aparición de la Onda de Vida y, de manera aún más presente, desde el Manto Azul de la Gracia, sobre todo en estas tres últimas Presencias (los Jueves 5, 12, y 19 de Julio), los enfrentan al Ser o al No Ser, dándoles a ver y a percibir, sea lo que sea que se manifiesta, ya que en definitiva, las dos posibilidades son cada vez más marcadas y evidentes. La carencia, el sufrimiento, el miedo. La Paz Suprema, la Alegría. Lo que puede resultar, inicialmente, al ojo de lo que son, en el momento en que lo vivan, les evidenciará eso como un adormecimiento, o más bien, como una retirada, y el Ser y el Yo solo pueden vivir eso, como eso. Pero, si se atreven, constatarán, por ustedes mismos, el engaño de lo que profesaron y pronunciaron, concerniente a la necesidad de mantener sea lo que sea.

Estas experiencias deben vivirse, ustedes no pueden substraerse: es el Choque de la Humanidad. Las circunstancias celestiales, cósmicas y Terrestres, las circunstancias de cada Hermano y cada Hermana, son exactamente lo que hay que ver, recoger, vivir, no como una retribución o un castigo, sino como la última posibilidad de realizar lo que se vive: el Abandono o el no abandono. Aceptar ya no observarse. O seguir viéndose actuar (en las normas morales, sociales, emocionales, u otras). O Abandonarse a la Gracia, a la Morada de Paz Suprema, que oficiará, que obrará por sí misma, independientemente de ustedes. ¿Son capaces o no? Si, en ustedes, se produce esta especie de oscurecimiento de la consciencia de Balanceo, más concretamente escuchándonos o leyéndonos, se impregnarán de Luz Vibral, de consciencia Vibral y Unitaria. Los Cuatro Jinetes estarán entonces allí, para ustedes, acelerando vuestro propio Basculamiento, de lo Efímero a la Eternidad. Respuesta de la Vibración y del Silencio.

... Vibración…

Impulso.

... Silencio de la Ausencia…

Allí es Shantinilaya, el espacio sin espacio donde no existe ninguna pregunta ni ningún miedo, no como algo que se conquistó o se adquirió, sino en el Abandono del Sí. Lo que se desarrolla y se desarrollará, se hace independientemente de ustedes. Y si entran en esta vivencia, independiente de ustedes, se convertirán en Absolutos, porque los Cuatro Vivientes no encontrarán ninguna oposición.

... Silencio de la Ausencia…

En el desarrollo de este Tiempo reducido, vivir eso una vez, bastará para cambiar radicalmente todos vuestros puntos de vista, sin excepción, filtrados por el ego o el Sí.

... Silencio de la Ausencia…

Es, en esta Ausencia que se trasparenta y aparece la Esencia, donde la consciencia no tiene ya ni necesidad ni deseo de estar localizada en alguna parte, puesto que, en ninguna parte, en realidad, corresponde a todas partes, sin límites de estado, o de Dimensión de Vibración.

... Silencio de la Ausencia…

En esta vacuidad, en esta Última Presencia, los Cuatro Vivientes trabajan.

... Silencio de la Ausencia…

El conjunto de los acontecimientos, calificados de Interiores y exteriores, van a ser cada vez más sincrónicos, superponibles, sin poder hacer la menor distinción. Lo que se da a vivir es, precisamente, lo que tienen que vivir. Como fue dicho por otros Ancianos y otras Estrellas, no hay ningún castigo. No hay otro cosa a entender, a comprender y a interpretar que de vivir lo que les dice la Consciencia Vibral.

... Silencio de la Ausencia…

Entonces, descubriendo Shantinilaya, se planteará, de manera cada vez más clara, y evidente el miedo o el Amor. Cuanto más dejen el Amor Ser, más las Presencias a vuestros costados, el Manto Azul depositado sobre vuestros hombros, y el conjunto de otras manifestaciones que les son conocidas o que aparecerán, los ayudarán (por la acción de los Cuatro Vivientes, en el Éter del Planeta y en ustedes) a no vivir como encerrados en este cuerpo, al igual que cualquier otro cosa que construyeron, por defensa o por necesidad de seguridad, por hábito o por creencia. Eso será la Libertad, la Liberación y la Ascensión. Por supuesto, el motor es el Amor, pero no el que creen haber vivido, que, como eso se dijo, no es más que la expresión de vuestras propias carencias, sino un Amor de completud. Y por otra parte, cuando el Amor está allí, en ustedes, como con relación a cualquier Hermano o Hermana presente sobre la Tierra o el Cielo, eso se traducirá por la amplificación de vuestra propia radiación, de vuestra propia consciencia, incluso estando aún en este cuerpo, lo desbordará ampliamente. El Manto Azul se hará insistente, el Anthakarana se volverá cada vez más apremiante y el Sonido se modulará. Algunas de estas reglas les fueron dadas. Veamos lo que da la Vibración y luego el Absoluto.

... Vibración…

... Silencio de la Ausencia…

Rememoren, en los momentos a veces más difíciles, que toda resistencia o sufrimiento no es más que un encadenamiento, que no puede existir pérdida de algo, en Shantinilaya. El juego de la pérdida, el juego de la guerra, y del sufrimiento, les serán dados a ver por lo que son; estados ilusorios secretados por las circunstancias de vuestro propio mental, que, por los reflejos de supervivencia, los alejan de la Ausencia, del Absoluto. Todo lo que debe desarrollarse (en, como fuera de ustedes, sobre el mundo) es la Inteligencia de la Luz y de los Cuatro Jinetes, incluso si la primer mirada, puede ser de estupefacción, del miedo, presente en la persona, que les dirá lo inverso, incluso a través de vuestras emociones y de lo que puede parecerles duro. Pero si abandonan, incluso eso, constatarán que no es nada. Podrán entonces sonreír, lo que no será el caso, si resisten o se oponen.

... Silencio de la Ausencia…

Podemos decir que, por los Cuatro Vivientes, es el momento de vivir la Promesa y el Juramento, la memoria más allá de este mundo, está allí, amplificando la Libertad, desembocando en la Liberación y la Ascensión. Lo que les es dado a vivir, por la acción de los Cuatro Vivientes es, como se dijo, para atravesar, sin ninguna comprensión, sin ninguna justificación, sin ninguna cadena lógica racional, sin referencias, porque ya no las habrá.

... Silencio de la Ausencia…

En este espacio sin espacio, donde todas las Presencias se asimilan en el Absoluto, ustedes todos están invitados a Ser y a No Ser.

... Silencio de la Ausencia…

Entremos juntos en esta resonancia particular, sin interacción, en la instalación de los Cuatro Vivientes.

... Silencio de la Ausencia…

El sentido de la Recepción, el sentido de la Paz, el sentido de la Vibración, de la respiración, deben estar más plenos y más vacíos, a la vez.

... Silencio de la Ausencia…

Allí está la clave. Allí es la Puerta. Dándoles a vivir, realmente, que jamás hubo llave, ni Puerta.

... Silencio de la Ausencia…

Allí donde no hay ninguna distancia, ningún sufrimiento. Lo que está allí, siempre ha estado allí.

... Silencio de la Ausencia…


Soy RAM, soy ustedes. Mi saludo, para ustedes, es éste: doy gracias a lo que establecimos o acercamos, según vuestro modo de ver.

... Silencio de la Ausencia…

En el Amor del Amor. Hermanos de la Libertad, en Amor, yo les saludo.

... Silencio de la Ausencia…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada