AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

viernes, 11 de mayo de 2012

BIDI nuevo mensaje autresdimensions 8 de Mayo del 2012 con audio COMPARTIR!!!


Original en francés.
http://www.autresdimensions.com
Canalizado: Jean Luc Ayoun
Trascripción: Véronique Loriot
Traducción: OD y SU
http://mensajes-del-espiritu.blogspot.com
http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com

Audio
http://www.yakitome.com/data/6785485299/yak_0OCk2v5nJw2dQZl9PaW5odtmFrOGkiMfXrZ_c2F38KOmCNis5v2kBFgVivXetDdWufgN75C8jsLrjhK0sHDQKZMhNxOzrxgO6WIDmbR.mp3

Pregunta: ¿Por qué mi mental no encuentra la pregunta que hacerle?

En lo que enuncias, tu partes del principio que el mental tiene un peso puesto que reconoces que no tiene la pregunta qué hacer. Y por lo tanto, por lo mismo, querría hacerte creer a ti mismo que no tiene ya mental puesto que atribuyes a tu propio mental el hecho que no haga la pregunta. Y entonces, por lo mismo, tú le das un peso, una consistencia, incluso si está silencioso. Eso quiere decir que el está al acecho. Al acecho del momento más oportuno para resurgir. Tu pregunta estaría puede ser no vinculada a la actividad de tu mental. Así formulada sabes pertinentemente que, en algún lugar en ti, está emboscado tu mental, en reposo, por el momento, amordazado por el Sí, amordazado por el sentido mismo de tu experiencia. Afirmar así que el mental no tiene la pregunta a hacer, estipula, en alguna forma que el mental está allí pero que está en reposo. Lo más importante es saber quién es el maestro a bordo de lo que tú Eres. ¿Está el mental agazapado al acecho y espera reaparecer o entonces has superado, transcendido el mental? El Si está establecido de manera potente, el mental no puede nada y, en ese momento, ¿qué pasa? Tu mental no puede ya dirigir nada. No puede ya dirigir o controlar nada, tu has tomado el control de tu propio mental y por lo tanto no lo ves ya. La ausencia de pregunta que enuncias es por lo tanto el reconocimiento implícito que tu mental existe. Entiende bien que por allí incluso el mental no es el acusado. Debes devenir y ser el maestro de tu propio mental. No considerarlo como silencioso puesto que de toda forma estando encarnado el te servirá, no será esto que para caminar, hablar, expresarte en todas las actividades ordinarias de tu vida. Entiende bien que el mental solo es un obstáculo desde el momento donde es el quien dirige lo que crees ser. Aquel que es Absoluto y en una forma, tiene necesariamente un mental. Este no está ya agazapado y al acecho, tampoco está silencioso. La prueba: Yo me expreso a través de este canal de una forma un poco particular. ¿Qué significa esto? Quiere decir que existe el mental pero que este no puede nada contra la potencia y la integridad del Absoluto. No tengo incluso que observarlo donde esté, porque se pertinentemente que el está al servicio del Absoluto y que no está allí para negar, en alguna forma el Absoluto. ¿Puede ser también, en nuestros intercambios, que exista en ti un miedo de ser maltratado, de ser atormentado por tus propias preguntas? Recuerda lo que dije ayer (Nde: Intervención de BIDI del 7 de Mayo del 2012): Desde el instante donde la pregunta da una respuesta que no está comprendida, estás sobre la buena vía, porque el mental no puede nutrirse. ¿Quién te prueba que cuando el está silencioso, el no se nutre a espaldas de ti mismo? ¿Quién te prueba que no va a resurgir (como es el caso para ti) en los momentos totalmente inoportunos, esperando que tu aflojes tu propia guarda, tu propia conciencia para resurgir? Y ustedes todos lo saben.

Mientras que el Absoluto no esté revelado, mientras que el no está actualizado y experimentado, en totalidad, incluso en esta forma ¿qué pasa? El mental va a resurgir en los momentos más abruptos, yo diría, donde vuestra conciencia está cerca de remontar, si se puede emplear esta expresión. Es exactamente lo que pasa para muchos seres habiendo realizado el Si, habiendo despertado, en alguna forma, vuestras estructuras de este saco de alimento. Solo quiero por ejemplo el chakra del Corazón. El chakra del Corazón está vinculado al Amor pero está vinculado también al mental puesto que el ha estado subdividido en mental inferior y mental superior (o si lo prefieres, mental y Supramental, como lo ha nombrado uno de los Ancianos) (Nde: ver las intervenciones de SRI AUROBINDO del 2 de agosto del 2010). Y ustedes todos hacen la experiencia del pasaje de uno al otro. Las expresiones humorísticas por otra parte les han sido dadas por el Comendador de los Ancianos (Nde: O. M. AIVANHOV). No volveré sobre este punto pero es exactamente esto. El mental no es un enemigo. Necesita salir al descubierto para ponerlo al día, para verlo, no para refutarlo, simplemente, más bien para hacerlo desconectarse, como lo he expresado ayer. Cuando el mental desconecta ¿qué pasa? Ustedes se sientes perdidos. No tienen ya comprensión. No tienen ya conocimiento. Desde el punto de vista de la personalidad ustedes prueban lo que es llamado la ignorancia. Y les digo que la ignorancia, en este aspecto ilusorio, es lo que los conduce de manera más seguro a ser Absoluto. El mental no puede desaparecer porque está vinculado de manera indisoluble a este saco de alimento, a este cuerpo, a esta historia que no es ustedes. Es por lo tanto importante de verlo por lo que él es. Sepan que no pueden destruirlo ni incluso controlarlo, pero pueden, como se los dije, devenir el maestro. Pero esta noción de maestría no es un control. Esta noción de maestría no es una coacción. Una vez que el esté al descubierto y puesto al día, de la misma manera, el principio de la encuesta refutación va a hacerlo desconectar. En ese momento, no se ocupen más de él. Esta es la única manera de llegar. No hay otra.

Todos aquellos entre ustedes que creen que meditando, obteniendo la calma mental, les llevaría a cualquier cosa, se equivocan. El mental es útil, y su memoria también, para actuar en la ilusión, para vivir, como ustedes dicen, en la ilusión. El es parte integrante de lo que es ilusorio. Pero mientras vuestra forma exista, no hay ningún medio de hacerlo desparecer en totalidad. Incluso en los momentos del Samadhi, el está agazapado, listo a resurgir para tomar vuestro propio alimento. Si aceptan esto, comprenderán que no tienen que luchar contra el. Que no tienen que combatirlo. Tienen simplemente que verlo tal cual es. Tal cual actúa. Es en este sentido que ayer les he dicho: “había que ver lo que es, lo más importante” (Nde: ver intervención de BIDI del 7 de mayo del 2012). Y lo que es lo más importante, se encuentra incluso en lo enunciado de vuestra pregunta. Y por supuesto, si no hay pregunta, allí también es necesario encontrar lo que esto significa. Así por lo tanto, la ausencia de pregunta prueba simplemente que tu propio mental está escondido. Tan bien escondido que debes apercibirte tú mismo que en los momentos de paz, el resurge y el se nutrirá en esos momentos. No en la falsa paz de la meditación. No en la falsa paz del Samadhi, porque dentro del Samadhi hay siempre un observador. ¿Quién observa? ¿Quién mira? Quién te mira vivir esta experiencia (que no es el Ultimo) si no es el propio mental que va a traducir, al nivel de la conciencia lo que tu vives en impresiones, que te permite ciertamente discriminar lo que está del orden de la Alegría y lo que no lo está. Sabes perfectamente identificar los momentos dónde estás en paz y los momentos dónde estás contrariado por tu propia vida. ¿Para qué te sirve? Mientras que osciles de un estado a otro, mientras que vivas una experiencia y su contrario, ¿dónde está el Absoluto? El no está revelado. Tu descansas en la experiencia.

Y el te hace cambiar de punto de vista. El te hace aceptar que tienes un mental y que tu eres en la Ilusión, tu propio mental. Este observador que permite pasar del Yo al Si pero que deviene un obstáculo en el pasaje del Si al No-Si. Yo te invito por lo tanto a mirar lo enunciado mismo de tu pregunta. ¿Dónde está el miedo? ¿Está en lo enunciado de la pregunta? Reflexiona en esto. Es muy simple. No compliques. Y sobre todo no hagas nada. Ve más allá de este que observa. Ve más allá de este que mira. Desde este instante, el mental no tendrá lugar para esconderse. No se beneficiará de tus meditaciones. No se beneficiará de tus Alineaciones. Y por otra parte, desde este instante allí, entenderás la inutilidad de meditar. La Alineación es otra cosa porque es lo que conecta a unos con los otros en la Libertad. Pero la meditación en sí. Incluso si esta desemboca sobre la Alegría y el Samadhi, constatas perfectamente que no estás 24 horas sobre 24. Por lo tanto este estado cambia. Y si el cambia ¿Qué significa? Que estás aún en la ilusión. Solo la ilusión cambia. Lo Real no cambia. El Absoluto no cambia.

¿Estás conciente? ¿Has tomado medida del juego que juega tu mental contigo? El Ti que empleo siendo el No-Sí. Solo remarcando y viendo el juego de tu propio mental que tú llegas a controlarlo, sin quererlo, simplemente permaneciendo tranquilo, no haciendo nada. Allí, el no podrá ya esconderse, el no podrá aparecer e interrumpir en los momentos donde te sientes en paz. El no tendrá control sobre ti. El no tendrá acción sobre ti. Pero ti, tendrás una acción sobre el, no porque quieras actuar contra el sino porque te estableces en otra parte que en el Yo y en el Sí.

En este momento, ya nada cambiará para ti. Todo lo que se desarrolle, lo que pase, todo se desarrollará a la perfección. No tendrás ya que preocuparte de cualquier acción y reacción de esta ilusión. Tu vida se desenvolverá con facilidad. No importa lo que llegue a este cuerpo, no serás parte participante de lo que le llegue. No importa lo que diga el mental. Y por otra parte, el no podrá decir gran cosa mientras que no le autorices a decir. Tú lo encontrarás al descubierto. Reflexiona bien, no a mi respuesta, sino al porqué de esta pregunta que nació de ti. ¿Qué has querido mostrar o demostrar que no es verdadero? Tú, tu eres Verdadero. Entonces ve hacia esta Verdad. Deviene inmóvil. Descansa tranquilo, en Paz. Pero no la paz que fluctúa. Únete a la Paz Suprema, la que no puede ser alterada de ninguna forma, por las circunstancias de tu vida o por la acción de tu propio mental.

Pregunta: Yo olvidé todo lo que nos ha sido enseñado (como las Marchas Celestiales) y yo estoy tratando de entender las canalizaciones. Entonces yo me dejo vivir. Y la Onda de Vida viene hasta el chakra de Raíz. ¿Debo yo continuar dejándome vivir?

Pero la respuesta está comprendida en tu pregunta. Por supuesto. Has entendido todo: No hace falta entender nada. Las cascarillas de cebollas han sido puestas. Tú has construido algo. Lo que ha sido construido debe ser desconstruido, no únicamente sobre este mundo sino también en ustedes. Tú has subido las marchas. Tenías la impresión que había una escala y después de diste cuenta que no había escala. Que todo está ya allí. Entonces continúa permaneciendo quieto. Lo que era ayer no es ahora. ¿Y qué pasa en este caso cuando hay una capitulación? Capitular es rendir la cabeza. Es solo servirse de su cabeza para lo que es.

Yo les he dicho que la búsqueda espiritual es un engaño total. Pero faltaba concientizarlo. Faltaba vivirlo. Hablas de Marchas Celestiales. Efectivamente, eso ha sido vivido. Hablas de la Realización del Sí. Efectivamente han realizado el Si, para muchos entre ustedes. Son incluso nombrados los Ancladores y los Sembradores de Luz. Esto es verdadero. Hoy, ustedes pasan a otra cosa. Esto no quiere decir que esto no era verdadero sino que es una verdad que cambia y como toda verdad que cambia, ella es relativa. Ustedes son Absoluto. ¿Qué quieren hacer de lo relativo? Lo único relativo que te queda: te invito a contar simplemente la cantidad de “yo” que has puesto en tu pregunta. Has puesto el yo ante Tú. Por lo tanto en algún lugar la Onda de Vida nace, como dices, pero tú observas aún la Onda de Vida porque dices “yo” al principio de cada oración. El interés de tu pregunta está allí. Por supuesto que has comprendido que no hay nada a comprender. Por supuesto que te gustaría estar en el Absoluto, si es que puede decirse así. Te resta aún refutar todos los “yo”. Crees aún ser un yo. Crees aún en tu persona.

Queda ahora la última etapa, que no es una etapa, que es el Absoluto. Acepta de no ser este yo. Y verás que la Onda de Vida se iniciará sin ningún problema. No tendrás ya necesidad de observarla: habrás devenido la Onda de Vida, es decir Absoluto. Nada te impide excepto los “yo” que tu pones al principio de cada frase. Tomas placer en observarte. Tomas placer en mirarte. ¿Quién hace esto? ¿Esto no eres tú? ¿Quién actúa así? Son los últimos fragmentos de tu ego. Míralos. No los juzgues. No los condenes. No les des ningún peso. No les des ninguna confianza, ningún crédito. Míralos simplemente. Desde este instante, estarás entonces a punto de devenir lo que Eres. Esto es muy rápido. Yo diría incluso que no depende de un tiempo que transcurre. Está ya allí. Tú eres esto. Tú no eres « yo ». Comprendes lo que yo digo y si tu no comprendes, diría: tanto mejor. Tú estás allí. No busques comprender sin olvidar el yo. Totalmente. No eres aquel que observa. Estás mas allá de lo que está observado, del que observa. Te vas para atrás, si puede decirse, de todo. Tu lugar no está allí. Capitula. Abandona toda veleidad de yo, toda veleidad de Si. Salte de allí: eso no dura. Esto es lo mismo que tu saco de alimento. No eres este saco. Mantenlo, por supuesto, déjalo hacer lo que tiene que hacer pero no eres lo que está para hacer. Comprende que solo hay que realizar esto. En fin. Y por otra parte, te darás cuenta de que esto no es una Realización porque no hay nada a escalar, ni nada a descender. No hay montaña. No hay cueva. Ve esto. Y estarás más allá de toda montaña y de toca cueva. Y sobre todo mas allá de todo juego de identificación.

Lo que te digo es alentador para lo que tú Eres, para esto. Tu yo no tiene nada para decir ni incluso para ser. Acepta. Refuta este yo. Refuta esta persona que crees ser. No es falsa Humildad. No es falsa simplicidad, la verdadera Humildad: es no ser ya nada, aquí, en esta ilusión. Estar en este cuerpo. Pero no eres este cuerpo. Servirse de sus herramientas. Pero no eres estas herramientas.

La Onda de Vida nace para ti. Ella ha siempre estado allí. Entonces, se lo que tú eres. No hay nada para devenir. Es el ego y el Sí que se expresan así. Tú eres el No-Si. Y todo se ilumina. Has entendido que no puedes hacer nada. Desde el instante donde tú entiendes que no puedes hacer nada, el yo capitula, cada vez más. Entonces, no lo pongas por delante. Estás detrás de todos estos yo. Es para lo que está delante. No está en ninguna parte, excepto sobre este mundo. Tú eres todo salvo la ilusión del yo. Tu Eres Absoluto. Tu eres el Para brahmán. No busques a liberarte porque estás Liberado. No te alejes de lo que tú Eres. Has entendido que no hay nada a comprender. No critiques ni juzgues lo que has vivido: era necesario para ti. Te diría: déjate llevar. No tienes nada que llevar tu mismo. Llevas ya este saco de alimento. Esto está ya bien. Deja vivir lo efímero. No busques matarlo: el se matará solo, llegado el momento. Tú, no dependes de un momento, ni de un tiempo, ni de un espacio. Vive lo que Eres. No hay nada a devenir. Hay solo a ver los yo que permanecen y reír. Continuamos.

Pregunta: el ha dicho: “ama y haz lo que te plazca” ¿Esto es amar? ¿Esto es el Amor Vibral? Yo sabía que este amor está en el interior de mí. Busco desde hace mucho tiempo la puerta de acceso a este Amor que soy pero he olvidado de la forma de usarlo.

La primera cosa a hacer es parar de buscar puesto que tú eres eso. Tu Eres Amor. ¿Cómo puedes osar imaginar buscar lo que tú Eres? Date cuenta de lo absurdo. Tu Eres el Amor. Tú no eres la proyección del Amor, ni la proyección de algo a buscar, es necesario allí también capitular. Creer que Tú debes buscar alguna cosa una puerta (incluso si existe una Puerta Estrecha), es una ilusión. Es tu Personalidad que te lleva a negar lo que Eres, haciéndote buscar, fuera de ti, lo que tú Eres. Esta es la estupidez misma de la personalidad. No la tuya sino de todas las personalidades. Vas a agotarte. Y cuando estés agotado, concientizarás que no hay conciencia. Por lo tanto para de buscar. Para de fatigarte. Ama, si. Si pones la pregunta de lo que es este amor, nada puede responderte puesto que es lo que tú Eres. ¿Cómo puedo yo decirte lo que tú Eres? ¿Cómo puedo yo poner en ecuación, significando y conteniendo lo que ya eres? No hay mejor frase que decirte: “tú eres esto”. Pero el ego va hacer el filtro, la barrera. El te va a decir: “Esto no es verdad, es necesario que yo busque”. Y entre más buscas, menos encuentras.

Hay los marcadores. Los Ancianos y las Estrellas se los han dado. La Onda de Vida que lleva al perineo, en este saco. No tienes nada que buscar. Precisamente. Te hace falta saber, sin comprender, que no hay nada que buscar, que no hay nada que ser. “ama y haz lo que te plazca”. Y si me dices que te place buscar el Amor, ¿cómo puedes amar? No podrás jamás salir de ti, suficientemente, practicando como esto. Capitula. Renuncia. Abandona toda búsqueda, todo estado. No busques ya nada. Descansa tranquilo, inmóvil. Y actuando así, nutres indefinidamente el mental y las experiencias. Acepta descansar tranquilo. Acepta no hacer nada. El Amor estará allí. Serás esto y, en este momento podrás hacer lo que te plazca porque te darás cuenta de que esto que te place, en este momento, no tiene nada que ver con una búsqueda espiritual, sino más bien de vivir cada instante como el momento presente que conduce al momento Eterno. Estarás en la Paz pero no en la paz de la meditación o de la experiencia: la Paz Suprema. Aquella que no depende de nada y no es tributaria de nada y sobre todo no de una búsqueda.

Es tan simple que el ego no puede aceptarlo. Mientras que busques, escaparás a lo que tú Eres. Esta es la paradoja aparente de la persona, de la personalidad. Considera que eres efímero y que incluso esta búsqueda es efímera y sobre todo que ella no sirve de nada. El Amor Vibral, es la Paz Suprema. Es el momento donde no hay ya vacío, que todo está pleno, sin hacerse preguntas, sin buscar nada. En este momento, la Onda de Vida puede ser lo que tú Eres. No busques la Onda de Vida. No busques nada. Para de buscar. Colócate en ti. Todo está en ti. Mientras que descanses en una búsqueda, te proyectas al exterior. Que esto sea un amor, que esto sea una adquisición. No hay nada a adquirir que no sea ya. Acéptalo y sobre todo no lo comprendas porque esto es incomprensible. ¿Quién quiere comprender si no es el ego? Mantente allí. En Paz. El Amor Vibral no tiene necesidad del ego. El es ya esto que tu Eres. La Paz y la Tranquilidad son esenciales.

El “haz lo que te plazca” es hacer todo, sin buscar lo que tú Eres. Ocupa este saco de alimento como quieras, como has deseado, pero no lo nutras más con la espiritualidad. No lo nutras más de una búsqueda o una averiguación. Acepta simplemente vivir lo que la vida te da a vivir. Esto es todo. Pero no eres el que vive. Aligérate. Deja todos los fardos. Ningún fardo es Eterno. Por lo tanto todo fardo es efímero y pertenece a la ilusión. No hay karma excepto para la personalidad. No hay búsqueda excepto para el ego. Todo lo que ha sido construido debe desaparecer. Esto no es una pérdida. Sino al contrario. Entonces no hay que hacer ningún duelo. No hay nada a comenzar. Solo estar en el No Ser. No gargarices el ser. No gargarices la experiencia. Esto ha sido útil y ha tenido un tiempo en la linealidad. Pero no eres esta linealidad. No estás separado de nada. No estás alejado de tu Centro. Es el ego quien te dice esto. El ego te hará creer permanentemente que hay una carencia, cualquiera que sea esta carencia porque es la forma que el tiene de mantener el miedo y de impedir capitular. Ningún obstáculo existe excepto tu mismo en lo que no eres. Ninguna circunstancia es un obstáculo. El único obstáculo es tu punto de vista. Sal de todo límite. No hay ningún límite excepto para el ego y la persona. Capta sin comprender. Acepta sin comprender. Olvida tu cabeza. Olvida tu vida, si quieres ser esto. Como diría el Comendador: “para de pedalear, no hay pedales y todavía más, no hay bicicleta”. Y en su expresión: “qué es lo que va y viene” ¿si no es la cabeza? El corazón es inmutable. No depende de ninguna circunstancia, de ninguna búsqueda, de ninguna Realización y de ninguna Iluminación. Y sobre todo de ningún tiempo. Y aún menos de ninguna vida. Esto es lo que Eres. Tu Eres esto y Nada más.

Pregunta: Durante mis días, olvido de refutar los pensamientos u otros. En las meditaciones refuto entonces, todo, de manera global. ¿Está bien el método?

No puedes refutar todo en bloque porque el ego va a apropiárselo. Es necesario refutar, simplemente, los detalles. No puedes hacer un paquete de todos los detalles porque esto no pasa: El mental no podrá desconectar así. Es Simplemente cuestión de refutar todo lo que pasa, todo lo que es efímero, pero no puedes refutar, todo junto, la totalidad, sin que entres en la negación y en la negación. No es cuestión de negar lo que sea, sino de poner cada cosa en su lugar. Lo que es efímero, no es Real. Lo que cambia, no es Real. Lo he dicho ayer y lo repito. Es necesario que mires pacientemente, cada detalle que se presente: no buscándolos. Esto necesita de alguna forma la posición del observador que se instala en el Sí. No puedes de golpe refutar al Sí. No importando de qué está el constituido. No puedes refutar una globalidad, porque si te digo de refutar el mundo, ¿es que el mundo desaparece? No es el mundo que debe desaparecer: Es tu quien desaparece del mundo, para regresar, una vez que hayas pasado, si se puede decir, pero no antes. Por lo tanto, estás obligado a mirar, objetivamente, en el punto de vista del yo o del Si, allí donde se encuentra el mental. Esto lo arregla, si tu le dices que refutas todo de manera global: el sabe muy bien que esto no es verdad. Es realmente en los eventos cotidianos que debes plantearte estas preguntas: ¿Es esto verdad? En caso contrario, el mental se apropiará y no habrá ninguna acción, la encuesta no será hecha. No puedes llegar a la conclusión antes de hacer la encuesta.

Hay una lógica (en la personalidad, en el Si) de esta encuesta. De la misma forma que las cascarillas de cebolla han sido descartadas y que hacía falta retirarlas, de la misma forma también debes desconstruir-te pacientemente, todo lo que es del dominio de lo efímero. Pero no puedes desconstruir todo de un golpe, porque el mental es astuto. ¿En qué momento sabrás que tú eres esto? No te plantearás la pregunta porque lo serás.

Comprueba por ti mismo que la encuesta y la refutación global no conducen a nada, y sobre todo no al Absoluto. Es necesario ir en lo que te es presentado por la vida, por tus meditaciones. La negación, el rechazo, no es la refutación: esto conviene bien al mental. No es cuestión de organizar el mental sino de perturbarlo, perturbarlo en sus fundamentos, en sus mecanismos, sus funcionamientos. Esta es la única forma de ponerlo al descubierto, en totalidad, de verlo. Es necesario hacerlo trabajar, no para adherir, sino para servirse de él. Haciéndolo trabajar, haciéndolo trabajar para refutar en tu encuesta. Esta encuesta no es una palabra en vano, es un principio incluso fundamental que ha sido descrito en los fundamentos de la Unidad y de la no-dualidad y del Absoluto. Por supuesto, tu mental va a decirte que esto sirve para nada, que es estéril, que no conduce a ninguna parte. Pero por supuesto que conduce a ninguna parte para él. El no quiere esta encuesta, el no quiere que tu refutes lo que sea, entonces te sugiere refutar todo de un golpe. Esto no es posible, es necesario ver las capas una por una pacientemente. Y este pacientemente no está inscrito en un largo tiempo o en un corto tiempo: es fuera del tiempo. De esta forma estás seguro de tener un resultado y por lo tanto de ser esto. No puedes perder, esto es imposible.

El conjunto de este mundo, el conjunto del Maya los sujeta por el apego, por el miedo, por la carencia, por la duda. Comiencen a mirar lo que es el miedo. He dicho ayer que era una secreción química. Comiencen a mirar que es la duda. Comiencen a mirar de donde viene el miedo, si no es de la desaparición de lo efímero, de la muerte, de la nada. Pero por supuesto que esto no eres Tú, que eres la persona que piensa así. Pero es necesario que veas trabajando totalmente a la persona. Refutar la persona no es alejarla: ella volverá como un boomerang. Esto es como si tuvieras un rompecabezas a construir: quieres ver el rompecabezas construido, antes de construirlo. Es necesario mirar pieza por pieza para ver como ellas se ensamblan. No puedo darte el número de piezas porque cada uno tiene piezas diferentes y un juego diferente, pero el número está terminado, no es extensible, esto es los mecanismos. Ves los mecanismos, mírales y refútalos, uno por uno. No puedes refutar la totalidad del mecanismo mientras que no es visto en sus piezas constituyentes. Esto es efectivamente, lo que podrías nombrar, desde el punto de vista de la personalidad, un juego mental, pero es exactamente lo que es, lo que les propongo. Esto no es un acceso al Si o la Realización del Sí, es Ser lo que Son, más allá de toda Realización, más allá de todo orgullo, más allá de toda espiritualidad, más allá de toda trampa, a fin de superar las experiencias de todos los yo (juegos) posibles, y de establecerse en la Permanencia, en la Inmanencia, mucho más allá de toda Trascendencia, mucho más allá de todo yo (juego).

Comprende bien que no es cuestión de entender los mecanismos, sino de ver como se articulan y cómo funcionan: simplemente verlos, uno por uno, pieza del rompecabezas por pieza del rompecabezas. Esto es, la encuesta. Esto es la refutación. Examina y mira lo que es permanente y su tendrás la sorpresa de constatar que nada es permanente en este mundo, ni tú, en este cuerpo. Incluso un evento pasado. Todo pasa y entonces todo muere. Todo está destinado a morir. Tú no eres el que muere, no puedes encontrarlo, solo puedes Serlo. Elimina el Ser. Si partes del este principio y aplicas estas consignas, no puede existir ninguna duda. Es seguro y cierto que tú mental no podrá sobrevivir a esta encuesta: nada podrá sobrevivir a lo que sea, si no es lo que tú Eres. Por supuesto, esto puede pasar por los episodios que vas a nombrar la nada o que tu mental va a llamar estúpidos o por las cóleras. Razón de más. Lo que se manifieste en este momento allí, ¿es Tu? ¿Es que una ira es eterna? ¿Es que el juicio que haces es eterno? No, puesto que desaparece desde que haces otra cosa, la cólera también. Lo que sea que pase en este proceso de la encuesta y de la refutación, beneficia, mira lo que te sugiere en ese momento, tu mental, el mismo, que no eres Tú. Y allí, lo verás trabajar. La encuesta dará sus frutos, ella siempre da sus frutos. Pero ¿quién ha llevado a cabo esta encuesta? ¿Quién ha osado realizar esta encuesta? El que ha llevado a cabo la encuesta siempre tendrá el resultado, el único, el Último. Es todo esto que quieren evitarles vivir las espiritualidades, las religiones, las creencias. Ellas quieren hacerlos adherir a lo que no es Verdad, ellas quieren satisfacerlos de estas creencias, de estas adhesiones para los ritos, para los rituales, para los símbolos, para satisfacer el ego e impedir que hagan ustedes mismos vuestra encuesta.

El mental está agazapado. El se cree incluso espiritual por el momento. El está ávido de conocimiento. La encuesta lleva a la ignorancia y cuando te vuelves ignorante, Eres esto, el Absoluto. El único y solo Conocimiento: lo que Eres, Eternidad, lo que Eres de todo tiempo, de todo espacio, más allá de todo filtro, de toda proyección. La encuesta debe ser seria, el mental ama mucho lo que es serio, lo que es lógico. Es necesario estar dentro para verlo, no huirle. Acéptalo. En la refutación, vela por lo que es: algo que no dura, algo que va a presentarte en permanencia, las cosas nuevas, una sed nueva, una satisfacción nueva. Pero nada dura, todo se termina, salvo el Absoluto. Aquí lo que es el principio de la encuesta. Aquí como llevarla a cabo. No te hagas la pregunta de saber cuando ella se termina. No te plantees la pregunta de saber si está completa. Porque en el momento donde ella esté completa, vivirás esto, es decir lo que tú Eres, la Evidencia. La encuesta te mostrará que las respuestas son extremadamente simples, nada de todo eso existe, pero no puedes pasar de golpe en la afirmación de que nada de esto existe, es necesario penetrar los mecanismos, es necesario verlos cara a cara, es necesario captarlos, aceptarlos. Te darás cuenta efectivamente, que en ese momento allí, tu mental va a estar furioso. Te va a decir que lo que haces es estúpido y no sirve para nada. Pero por supuesto que esto no le sirve a él para nada. El te va a poner en cólera. Va a ponerte en las reacciones porque solo conoce la acción y reacción. Si esto se produce, estás a las puertas de lo que tú Eres, a las puertas del Absoluto. No hay puerta, pero tú mental y tu persona va a comprenderlo. Juega el juego. No eres el juego y no eres el que juega, pero hazlo.

Para el resto, quédate callada, no busques nada y constatarás que la paz va a crecer, que la risa va a crecer, cualquiera que sea la cólera, cualesquiera que sean los mecanismos que va a darte, burlándose de ti. No lo escuches. Continúa la encuesta, ve al objetivo y no te plantees la pregunta de donde está el logro: Lo sabrás muy pronto sin buscarlo. No busques comprender, ya no, solo hazlo. La encuesta siempre da resultado. Todo el mundo quiere realizar el Si, vivir la Luz, vivir un mundo mejor, transformarse. Pero ya, ¿hablar de transformación, que significa? Lo que quiere decir simplemente es que estás instalado en el yo porque el yo siempre piensa que el va a mejorarse, que el va a transformarse, que el va a beneficiarse pero lo que tú Eres está allí, de toda Eternidad. Es independiente del tiempo, independiente del espacio, independiente de este cuerpo y sobre todo independiente de tu mental. Si observas con lógica lo que pasa sobre este mundo, solo es proyección. Este mundo es ya una proyección pero ustedes continúan proyectando los deseos espirituales o físicos o entonces más perversos, suprimen el deseo por la meditación, se extraen del mundo creyendo ya no ser, pero está aún más. El movimiento de retraerse del mundo no es lo que es importante: no hay nada a retirar en este mundo porque si quieren retirar algo, le dan peso, de la consistencia, mantienen la ilusión. Todo engaño espiritual está allí: hacerlos creer que van a mejorar, a beneficiarse, evolucionar, subir a cualquier parte. Pero ¿cómo lo que es Eterno y Perfecto, esto que tu Eres puede cambiar una jota de lo que el Es? Todo conocimiento solo es una hipocresía. No sean ya hipócritas, miren las cosas de frente, ellas no existen. Hagan a un lado lo que los encumbra, en conciencia. No es necesario para esto de matar a nadie, ni detestar a nadie. Dejen libres a los demás. Desde el instante donde impidan a alguien ser Libre, están ustedes mismos en la ausencia de Libertad. No hay ningún vínculo que sostener. No hay ninguna responsabilidad que sostener. Dejen hacer lo que debe hacerse. Obedezcan las leyes de vuestro país, pero no son estas leyes. Ocúpense de ustedes, hagan esta encuesta, vayan en esta encuesta. No planteen las preguntas. Intenten estar tranquilos, totalmente tranquilos. Consideren esto como un juego y aparecerá al cabo de la cuenta que no hay juego y se reirán de ustedes mismos, del mundo (sin risa burlona) risa de la Verdad que no depende de ningún hecho de este mundo, de nada, absolutamente nada de lo que sostiene este mundo: la proyección. En este momento, pararán de proyectar, estarán Plenos y Verdaderos y Simples y Humildes, Transparentes. Totalmente. Aquí está como se hace la encuesta punto por punto. No sirve de nada ver la línea constituyendo los puntos, es necesario ver punto por punto.

Pregunta: ¿Aquel que habrá alcanzado el Si sin sentir subir la Onda de Vida y el que no habrá alcanzado el Si pero habrá sentido la Onda de Vida irán en las regiones vibratorias diferentes?

¿Cuál es el interés de saber esto? Esto te aleja de lo que Eres porque esto te proyecta en un futuro que no existe. Este es un conocimiento intelectual, una satisfacción del ego, nada más. Plantearse la pregunta de tu devenir no conduce a ninguna parte. Creer que vas a saberlo, va a darte las respuesta, solo es una respuesta que no sirve para nada. No te moverás un ápice. Comprendo que tu pregunta traduce la sed de satisfacción intelectual, mental, nada más, incluso no espiritual. Esto es otro engaño. Mientras te haces este género de pregunta, no está en lo que Eres, te alejas mucho, porque vas a buscar saber cuál es el futuro. El futuro te conduce a la ilusión, al mañana o al pasado mañana o qué se yo. Pero ni mañana, ni pasado mañana existen. No te preocupes por esto. Esto forma parte de las capas que han sido construidas a fin de simular en ustedes la construcción de otras capas, de otras barras para la escalera. Pero esto ha terminado. Trata más bien de inquirir sobre ti mismo. No te plantees la pregunta de mañana o de ayer. Qué importa lo que has sido en otro saco de comida. Qué importa lo que serás: un saco de comida en tal Dimensión o un saco de comida más ligero en otra Dimensión. La cuestión de tu devenir no hace más que traducir tu miedo incluso de tu propio devenir. Pero no tienes un devenir; ya llegaste porque jamás has partido. Es el ego que cree que ha partido y que tiene que volver, Es el Sí. La pregunta es: ¿qué soy? No que seré ni que he sido.

Por supuesto que muchos de los Ancianos les han hablado de estas cosas pero era una estrategia, era en alguna forma para venderles algo, para darles. Esto es un señuelo o cebo, pero este señuelo se llama Amor, no está hecho para mantener la Dualidad sino para mostrarles y demostrarles los mecanismos, las piezas del rompecabezas. A la inversa de la pregunta precedente, tú querrías ver el rompecabezas completamente construido y ver el rompecabezas por todos lados. Pero voy a decirte en lo que te concierne: No hay rompecabezas. No hay devenir. No hay ninguna parte adonde ir. Hay lo que tú Eres y esto está ya aquí. La curiosidad no es una encuesta. La curiosidad es una complejidad. Es a la inversa de la Simplicidad. El Amor es simple: Esto es lo que Eres. El resto solo es del saber, solo es del alimento para el ego y para el mental que va a alejarte de lo que Eres, de lo simple, de este Amor, que es, te lo repito tu Naturaleza, cualquiera que sea el lugar aparente, supuestamente a obtener o ganar. Capta bien que no hay nada a ganar, nada a obtener, porque quién dice merecer u obtener lo que sea se sitúa en un tiempo y entonces no es Eterno. Tú eres Eterno. Eres la Eternidad. Allí también, no proyectes nada, no busques lo que vas a devenir porque lo Eres desde siempre. Cambia de punto de vista. Cambia de mirada. Investiga. Mira quién hace la pregunta y el género de pregunta, si no es aquel en ti que es efímero y que quiere ser mejor. Pero no tiene que ser mejor, ni mañana ni hoy. No tienes nada a mostrar y a demostrar a este mundo. Tienes solo que mostrarte, tú mismo tal cual Eres, sin artificios.

Tu conocimiento no te servirá de nada: ¿qué es lo que se vuelve cuanto mueres? ¿Para qué sirven tus conocimientos? Estrictamente para nada, para amueblar el vacío, siendo que no estás vacío. Estas pleno de lo que Eres, y esto no depende de ningún conocimiento. Acepta, allí también ser ignorante. Toma conciencia y rinde conciencia: No hay futuro, todo ya vino porque todo llegó y nada partió. Entonces, hablas de un devenir. El devenir solo concierne al ego. De todas maneras, desaparecerá. Ahora, tu eres libre pero me dirijo a ti como si quisieras realizar lo que Eres, como a cada uno de ustedes. Entiendes lo que les digo: Nadie los juzgará porque no hay nadie. Nade los condenará. Allí también no hay nadie. No tienen necesidad de crear un dios en el exterior, el no existe. No hay salvador, no hay nadie, excepto esto: lo que tú Eres en el no-Ser, lo eres ya. Esto no es mañana, esto no es ayer, esto no es en otro lugar. Cáptalo, acéptalo. Refuta todo el resto sin excepción. Buscas la paz pero la paz está ya allí. Construyes una paz basada sobre el miedo. Esta paz, no puede sostenerse. No hay nada a proteger, es el ego que cree tener necesidad de ser protegido. No hay nada a defender, no hay nada a conocer de este mundo. Todo esto son, allí también las proyecciones. Todo está ya en Ti. No busques por lo tanto un derivativo. No busques por lo tanto este devenir porque te alejas de lo que Eres, del momento presente, el que desemboca un día (si lo dejas caer este presente momento) sobre el Absoluto.

Todo lo que conoces, has conocido, o conocerás no te sirve de nada. Debes grabar esto en el interior incluso de tu persona (que no existe). No eres una persona: eres Absoluto. No eres la historia que se desarrolla ante tus ojos o que se desarrollará mañana. No hay historia, no hay por lo tanto el mañana, el ayer, o el hoy. Incluso el momento presente (el del Si, el de la Presencia) esto es muy hermoso pero no dura. Que devendrá la Presencia y el Si cuando este saco desaparezca. Hazte la pregunta. Entonces por supuesto, es angustiante porque todo el engaño espiritual es de creer que el Si es Eterno, pero desparece al mismo tiempo que el cuerpo. ¿Qué es lo que sigue siendo Eterno? ¿Qué es lo que sigue siendo una parte del Absoluto? ¿Crees que recuerdas lo que eras en otro saco de comida? ¿Crees que vas a tener este cuerpo, esta memoria, esta conciencia, esta historia? No, todo desaparece, excepto lo que Eres, entonces nada puede ser dicho, sino que aparece tan pronto como todo lo demás desaparece, lo que se conoce. Entonces no busquen conocer un desconocido que no concierne al Absoluto sino que concierne simplemente a la linealidad o a una evolución inscrita en la personalidad pero que de ningún modo te concierne si a pesar de todo eres Absoluto. Entonces, si quieres mantener la ilusión, cualquier ilusión, no entiendas lo que digo, no escuches lo que te he dicho, no lo leas, porque esto va a desestabilizarte y este es el objetivo. El Amor está más allá del miedo y el miedo es lo que va a destruir tus propias barreras y tus propios bloqueos hacia el Amor que Eres. No tengo ningún objetivo si no es la Alegría y el Bienestar de decirte que no eres, de hacer caer todo lo que has construido como barreras, a ti mismo, a tu Eternidad, al Absoluto. Y esto no es un objetivo que esté inscrito en un tiempo. Cierto, es necesario que el mental analice. Que hace muy bien lo que hace. El desaparecerá. Me sirvo de sus propias armas porque las conozco. Trabajo de la misma forma. No sirve de nada tener escrúpulos, de lo que sea. Tú eres Absoluto. Eres esto. El ego tiene escrúpulos, el no puede incluso aceptar la eventualidad de que eres Absoluto. Es tan vasto para el que lo llama la nada. Es tan improbable para el que es algo a lo que no puede creer y tanto mejor porque si fuera una creencia, el se mantendría, este ego. Plantéate la cuestión: ¿cuál es tu objetivo? Si me respondes que hay un objetivo, no eres Absoluto. El Absoluto está ya allí. Abandona todo el resto.

Pregunta: la identificación al cuerpo /Espíritu permanece presente de forma intermitente, ¿por qué?

La cuestión no es ¿por qué sino para quién? Porque se trata de ti. No hay razón externa o un mecanismo exterior. El Absoluto, cuando se vive, crea un puente. Ese puente permite el paso y la integración de los diferentes Pasajes: del Absoluto al Sí, a la Presencia y a veces también, al yo. Lo importante no es que esta identificación permanezca. O no. O el por qué. Sino: ¿para quién? es decir, que el Absoluto, en tanto que vivencia total (incluso en esta forma), no puede ser afectado ya por este cuerpo y este Espíritu. Entonces la cuestión es saber si tú estás afectado por este cuerpo / Espíritu, o no. Y si estás afectado, continuar una investigación: ¿qué es lo que resiste? ¿Quién resiste? El por qué será siempre el miedo y la duda, nada más. El miedo de perder definitivamente, una personalidad. Y por supuesto, tú no puedes perderlo, mientras que el saco esté aquí. Tú estás en el saco pero puedes salir también. Y esto ¿de quién depende? De ti, y no de un por qué. No mires más el mecanismo: no existe. Solo te tiene a ti, y únicamente a ti, para situarte en tu Eternidad, en tu Verdad, donde el cuerpo / Espíritu está ahí. Estará hasta el final del saco. Pero no puede afectar de ninguna forma, lo que tú Eres. Si algo está afectado, es que el Absoluto no se ha revelado. Es el Sí lo que se ha revelado en sus últimos atrincheramientos. Porque el Absoluto deja tranquilo el cuerpo y el Espíritu: tienes que vivir lo que tienes que vivir. Pero eso no eres tú. Todo viene porque tú buscas, aun (para reafirmarte, para tener el sentimiento de existir), de situarte tú mismo, por el momento, en este cuerpo y en este Espíritu y de jugar al ser. A menudo, detrás de esto están las obligaciones, consideradas como tales (morales, sociales, afectivas, profesionales) pero tú no eres nada de moral, nada social, nada afectivo, nada profesional. Hazlo sin atarte, si es lo que te pide la vida. Tú no debes ser afectado, porque el Absoluto que tú Eres, no puede ser afectado de ninguna forma. El Sí, sí. Va por tanto al otro lado. Mira este cuerpo /Espíritu. Acepta que esté ahí. Pero no estés identificado de ninguna forma, ni tomes parte. Vive lo que la vida te pide, con el mismo entusiasmo pero sin implicarte. El entusiasmo no es implicación porque la implicación es pesadez y responsabilidad, atadura. El entusiasmo no se encuentra en la atadura sino en el Absoluto, en el Sí. Sírvete de ese entusiasmo. Aporta lo que tú Eres, en lo que se hace, sin ser tributario del resultado, ni de la acción en sí misma. La acción se desarrolla por la propia personalidad, por el cuerpo /Espíritu. El Sí lo mira. El Absoluto no tiene nada que hacer. Además, no hace nada: el Es, en el no ser.

Todo procede y deriva del no-ser, tanto la Fuente como tú, como tus acciones o tus inacciones. Sé entusiasta pero no te ates, no te densifiques. Y tú verás que todo se hará ligero porque lo es para el Absoluto, como para el Sí. Tú no eres lo que actúa. Tú no eres el que hace. Tú no eres tus implicaciones, pero respétalas. Si están ahí, tienen su razón para la personalidad. Tú deberías hacer de igual forma, sea lo que sea, que la vida te dé a hacer, con el mismo entusiasmo, porque si no hay entusiasmo igual, para las acciones que realiza la personalidad ¿qué quiere decir? Quiere decir que tú te instalas en el cuerpo / Espíritu y en la personalidad. Eso no sirve de nada. Porque la personalidad será siempre densa, es su rol: el de densificaros, haceros creer que es necesario enraizaros cada vez más. Pero vosotros estáis enraizados puesto que estáis en este saco. Mientras que exista el saco, estáis enraizados. Es el ego el que os va a sugerir que os encarnéis aun más. Vosotros no podéis refutar que estáis encarnados ya que tenéis un saco en el que estáis. Entonces no busquéis densificaros aun más, sino aligeraos. Dejad el entusiasmo del Sí, el entusiasmo del Absoluto, obrar. Dejad hacer. Si tú te quejas del cuerpo / Espíritu que está aun ahí, es que tú le das aun más peso, más densidad. Sitúate en el entusiasmo que no depende de la personalidad sin que se apoya sobre la personalidad, sobre este cuerpo /Espíritu (que te molesta). Tú no estarás implicado ya, ni concernido, pero todo se hará como si tú estuvieras implicado. Y todo se hará mucho mejor que cuando estás implicado. Porque la vida sabe lo que hace, no tú. Tú crees saberlo pero no lo sabrás jamás. No te ocupes de esto. Haz lo que hay que hacer y deja hacer. Que tu punto de vista sea el del Absoluto que Eres. Él no se mueve. Entonces, si te parece que algo se mueve en ti (un humor u otro), es que el cuerpo / Espíritu es protagonista de la escena. Cuando ves esto, no hay más que comprender. Como siempre. Desde que la mente es descubierta, va a ocultarse aun más. Y cuando no pueda ocultarse más, capitula.

Entonces ¿por qué el cuerpo / Espíritu está presente intermitentemente? Porque vive su vida. No sirve de nada querer poner fin al cuerpo / Espíritu. Desaparecerá en su tiempo, cuando haya hecho lo que tenía que hacer. Esto no te concierne. No lo rechaces pero acéptalo así. Tú no estás concernido. El movimiento solo es posible porque hay un centro que permite el movimiento. Hay un cubo en la rueda. Si no hubiera ese cubo, la rueda no serviría de nada. Nada avanzaría. Nada giraría. Pero te recuerdo que el cubo no se mueve, no avanza. Eso es lo que tú Eres. Deja venir las informaciones (sean las que sean, del Sí, de la personalidad, del cuerpo, del Espíritu) pero no te impliques. Deja desarrollarse lo que se desenvuelve: tú no estás implicado. Así es el Absoluto. Eso no quiere decir parar todo, sino al contrario: tú no puedes parar nada. Lo que quiere parar, es la personalidad, es el cuerpo, es el Espíritu, la mente, porque está harto. El punto de vista no es bueno, es limitado. Tú sales de lo Ilimitado que tú Eres. Diviértete con esto. Dite a ti mismo qué hacer ¿para quién? Para la personalidad. Lo que tú Eres no tiene necesidad de nada. Lo que tú Eres no depende de lo que vive la vida. Acéptalo y verás que todo irá bien porque todo está bien. Porque nada puede ir mal, si tu punto de vista es el Absoluto. Si tú eres Absoluto, tú no estás concernido por nada más. No estás afectado por nada. La ilusión no tiene más peso. Tú has inscrito algo en la Ilusión pero tú no estás sometido, de ninguna manera. La ligereza está ahí. La libertad y la Liberación, está ahí (no en otro lado) en lo que tú Eres, exclusivamente. Entonces, el por qué importa poco. Porque la mente quiere llevarte a la comprensión, a la insatisfacción para, de alguna forma, erigirte contra el Absoluto (que no mantiene sus promesas). Pero no hay ninguna promesa en el Absoluto. El Absoluto Es. Es la Paz Suprema. No depende de ninguna circunstancia, de ningún estado, de ninguna pérdida, de ninguna adquisición. Si tú llegas a ver esto, no habrá más problema porque el problema no existe. Solo existe para la persona. Ve más allá de la conciencia (sea la que sea) y serás estable, permaneciendo en el centro.

El Absoluto confiere una forma de inmunidad. Esta inmunidad no es algo que buscar tampoco: es algo natural, totalmente natural, que forma parte del Absoluto. El Absoluto se traduce por la Paz Suprema. Sea la que sea la acción del cuerpo/ Espíritu, sea la que sea la acción del entorno, esta Paz Suprema no puede ser alterada, de ninguna forma, de ninguna manera. El cuerpo / Espíritu lleva su vida. Tú puedes estar, como no estar. Todo se desarrolla porque tú Eres Absoluto y no te mueves. Ve esto. Y si no lo ves, entonces vívelo. No te ates al fruto de las acciones del cuerpo / Espíritu (o de sus acciones). No te sientas atañido, sino hazlo. El que no lo hace es el Absoluto. Es esa parte de ti que está inscrita aun, en este cuerpo, en este Espíritu. Ve esto así, porque es así. El Abandono del Sí es el Absoluto. Tú no estás implicado ya. Tú no eres responsable ya, y aun menos culpable, de lo que sea. Este mundo buscará siempre (de una manera o de otra) hacerte culpable o responsable, ser una causa o una causalidad, para mantener la acción/ reacción. Pero tú Eres la Gracia. Tú no estás concernido. Ve la Gracia y todo será Gracia, incluso el cuerpo / Espíritu. Los obstáculos están todos en ti. No hay ningún obstáculo exterior: es una creencia (puesto que nada existe). No hay exterior, solo hay proyecciones, ilusiones. Ocúpate solamente de lo que tú eres. Todo lo que se debe desarrollar y hacerse pertenece al cuerpo / Espíritu. Pero lo que se desarrolla y se hace en el cuerpo / Espíritu, solo puede afectar lo que tú eres. Si tú eres afectado, entonces plantéate la cuestión: ¿quién eres tú? ¿Dónde estás? Porque necesariamente, tú eres algo y alguien y tú estás en alguna parte. Eso quiere decir que eres limitado y que te inscribes en el cuerpo / Espíritu y no en el Absoluto. Si entiendes esto, entonces tú verás claramente lo que pasa. He aquí por qué, es sobre todo un para quién. Vuelve a leer atentamente lo que te he dicho y esto se te aparecerá, no puede ser más claro. Continuemos.

Pregunta: si leo los textos o veo las imágenes relativas a Cristo y su familia, así como los personajes del Antiguo Egipto, hay resonancias que me calman. ¿Estoy alimentando mi mente y mis emociones o estoy sanando una parte de mi conciencia?

Mantienes la ilusión. Cuando paras de pensar en esto, cuando paras de leer sobre esto, cuando paras de ver las imágenes sobre esto, ¿en qué se convierte tu paz, tu calma? Desaparece. Entonces, refuta esto. Es lo efímero. Es el pasado. Tú no puedes de ninguna forma encontrar una paz duradera y de ninguna forma encontrar lo que tú Eres. Tu mantienes memorias, recuerdos, agradables, cierto, pero que te alejan de ti. No hay nada que sanar. ¿Qué quieres sanar si eso no existe (exceptuado como recuerdo o memoria)? Tú mantienes el pasado. Y alimentar el pasado te impide ser lo que tú Eres. Por supuesto que tú alimentas tu propio emocional, tu propia mente, tu propia personalidad, porque la reminiscencia (real, supuesta o falsa) te conduce a lo que llamas sosiego. Estar sosegado no es estar en Paz. Es un estado que viene, que llega y que se va. La Paz Suprema no es un sosiego. Tú mantienes artificialmente lo que no existe. Tú buscas recrear una emoción, una satisfacción que es efímera (como tú lo vives, ciertamente), no puede durar, no puede instalarse, puesto que está obligada a releer o volver a ver las imágenes. ¿Qué valor dar a esto, exceptuado ese que le asigna tu propio ego, tu propia persona? Acuérdate que todo en este mundo ilusorio y Maya, está hecho para que vosotros conmemoréis, para que os acordéis, para mantener, de alguna forma, algo vivo que no existe. Todas las conmemoraciones, sean las que sean (cíclicas, anuales) no tienen más que un fin: alejaros de la Verdad. Cualquiera que sea esta conmemoración, sea un acontecimiento doloroso o feliz no cambia nada. No existe.

Vosotros mantenéis el sueño, la proyección, la ilusión, Maya. Y olvidáis, vosotros mismos, lo que sois. Pero tienes la Libertad de determinar si preferís vivir el sosiego y el fin de del sosiego, o si no, si preferís estar en Paz permanentemente, en la Eternidad. El resultado no es el mismo. En el primer caso, habrá siempre una carencia. Y por supuesto que no habrá siempre más que una carencia porque esto no existe. ¿Cómo lo que no existe podría llenarte, de otra forma que de ilusión, de esperanza? Haciéndote olvidar lo esencial: lo que tú Eres. Mientras que si refutas esto, cualquiera que sea el dolor, no durará. Tú dejarás aparecer la Paz Absoluta, la Paz Suprema. Pero es verdad que la personalidad le gusta mucho lo que alterna, lo que se mueve. La personalidad no puede vivir inmutable porque lo inmutable traduce su muerte. Y la personalidad no quiere morir. Ella se piensa y se cree eterna, a través de los recuerdos, a través de las conmemoraciones, a través de las memorias, a través de otros sacos de comida (que han vivido otra cosa), a los que el ego se identifica. Es necesario ver esto. Y a ti te corresponde determinar dónde te sitúas en relación a esto. ¿Te contentas con el sosiego o estás en la calma más absoluta, es decir la Paz Suprema? Eres tú quien decide. Nadie puede decidir en tu lugar. Tú eres maestro de tus propias ilusiones, de tus propias construcciones, de tus propias proyecciones: te perteneces (aunque solo sea viento). Y no es más que viento: pasa. ¿Qué contemplas? ¿Qué buscas? ¿Tienes necesidad de buscar? ¿Sientes una carencia que te empuja a reproducir la experiencia, como tú dices? Esas experiencias te alejan de la vivencia del instante presente y del Absoluto.

El Absoluto no es una experiencia, ni un estado: es lo Último. Y lo Último dará siempre miedo al ego, a la persona, a la mente, a las emociones. ¿Eres tú las emociones? ¿Eres los placeres? Desaparecen siempre, los placeres, sean los que sean. Mira atentamente. Hoy, es esto. Ayer, era otra cosa. Mañana, será aun otra cosa. Así es la personalidad. Se satisface de lo efímero y, a través de eso efímero, pretende encontrar el Absoluto o la evolución. Eso no existe. Porque tú estarás calmado pero esto no dura jamás, a menos de continuar leyendo 24 horas de 24 de tu tiempo o contemplando las imágenes, las misma. Pero te darás cuenta que la paz se esfumará también. No habrá más sosiego. Habrá aburrimiento. Darás la espalda a esto. ¿Es eso el Absoluto? En absoluto. Es una mentira. ¿Qué digo? una pesadilla. Toda vida humana que está basada en la repetición, la reproducción, en la necesidad de satisfacer de llenar, es un error, no existe. No hay cincuenta formas de ser feliz de estar en Paz. Solamente hay una: el Absoluto. Hay uno que ha dicho: “busca el Reino de los Cielos y todo lo demás te será dado por añadidura”. ¿Está el Reino de los Cielos en una historia, aunque fuera la más prestigiosa? Cualquier historia es falsa, no existe. No es más que el medio de intentar hacer revivir cualquier cosa, que sea un cuento de hadas o una religión, es lo mismo. No hay diferencia: es una pesadilla, (que os llama a proyectaros, cada vez más, a buscar una satisfacción). Es una droga, nada más y nada menos. Tú no tienes necesidad de droga: tú eres Absoluto. La droga sirve para dormir, no para despertar. Porque incluso una droga que despierta, duerme, al cabo de cierto tiempo. Entiende esto. Despójate de todo lo superfluo. Tú no tienes necesidad de esto. Tú no tienes necesidad de ninguna historia, de ningún modelo. Tú no debes mantener nada. Porque todo lo que es alimentado, pertenece a lo efímero.

Este cuerpo tiene necesidad de ser mantenido, de nutrirse, de lavarlo: es efímero. Lo que es Absoluto, no requiere ningún mantenimiento: es independiente de este mundo. Y tú Eres eso. Te corresponde a ti verlo, también lo que tú quieres hacer vivir, lo que quieres resucitar. ¿Eres eso? No. No hay un sí posible. Cada saco de comida tiene su veneno, su droga. Yo la tuve cuando estuve en la Tierra. Pero yo sabía pertinentemente que esto no tenía ninguna importancia para lo que yo era: el Parabrahmán. Entonces, ve las drogas como lo que son: una distracción. Pero tú no eres eso. El que tiene necesidad de distraerse, es el ego, la persona. Porque tiene necesidad de olvidar que ha olvidado. Hay, detrás una culpabilidad enorme. Este miedo, el miedo e químico. Esta persona es química. El Absoluto no tiene nada de químico. El Absoluto no es una forma, esté donde esté. La Morada de Paz Suprema no tiene necesidad de ningún emplazamiento. Se la llama Morada porque ella mora. Pero no es una morada. Vosotros sois como hipótesis, por los recuerdos, por las historias, por las memorias, que alucinan lo que sois. Vosotros no sois nada de esto. No hay nada que hacer vivir o revivir. No hay nada que conmemorar: es una trampa. Incluso el Amor no tiene necesidad de acordarse puesto que es, desde la Eternidad. Se ha querido conmemorar el retorno del Amor, de Cristo o Krishna o Buda. ¿Qué interés tiene? Es espectáculo, comedia o drama, según. Salid de todo drama, de toda comedia, de todo espectáculo. Sed vosotros mismos, lo que Sois. No sois nada de todo eso. Todos los sosiegos que encontréis son distracciones.

Vosotros sois Absoluto. El cuerpo/ Espíritu se llevará tanto mejor si lo dejáis hacer, sin ocuparos. Eso no quiere decir, no lavarse, no comer. Quiere decir dejarlo evolucionar en lo que es, por sí mismo. No os impliquéis. Y sobre todo no en un pasado, sobre todo, no en una historia, la vuestra u otra, es lo mismo. Olvidad todo esto. Id a la Esencia: lo que no se mueve. Abandonad incluso el Sí. No busquéis ya nada. No hagáis el vacío ya que sois el vacío, para el Absoluto que Sois. Entended esto, tomad conciencia y pasad más allá. Es muy simple. Terriblemente simple. Dad la espalda a lo que es efímero, a lo que se llama una reproducción, lo que se llama una satisfacción, porque todo esto pertenece a lo efímero.


http://hallegadolaluz.blogspot.com/
http://groups.google.com/group/ha-llegado-la-luz?lnk=gcamv
https://www.facebook.com/groups/178911858857039/
https://www.facebook.com/groups/190333520998210/
http://www.actiweb.es/numerologias/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada