AGRÉGAME COMO AMIGO (A) Y SIGUEME, SOLO HAZ CLICK EN SEGUIR

viernes, 27 de diciembre de 2013

LAS DOCE ESTRELLAS DE MARÍA


ANAËL
28 junio 2010

"Algunas de las 12 Estrellas de María se han encarnado sucesivamente para mantener la conexión y enlace con la Vibración Marial.

Ellas siempre han estado presentes (encarnadas) una o dos, raramente tres, excepto durante el siglo 20 de vuestra era, donde casi todas estuvieron presentes. Así, como en estos momentos, tres de ellas recorren la Tierra.

Esta triple Presencia, en el seno de un vehículo de tercera densidad, corresponde a eso que es conocido y anunciado.

Ellas se reconocen desde hace poco tiempo como siendo María o IS-IS.

Tienen toda libertad para anunciarse, ellas mismas, en el momento oportuno."

Las nueve estrellas de María, no encarnadas "anunciadas" hasta la fecha, han sido conocidas, en su última encarnación, bajo el nombre de:

* Ma Ananda Moyi

* Santa Teresa del Niño Jesús. o de Lisieux.

* Nieve (Snow)

* Hermana Ivonne Aimé Malestroit

* Madre (compañera espiritual de Sri Aurobindo)

* Gema Galgani

* Sin Ojos: No Eyes.

* Hildegard Von Bingen.

* Ana (Madre de Maria).

 LAS TRES ESTRELLAS DE MARÍA ENCARNADAS AHORA
POR MADRE MARÍA

Estrella de María: AQUÍ ó HIC
  

Localización: 2 dedos arriba de la punta de la oreja Izquierda.
Punto de Acupuntura: 8 Vesícula Biliar, a la izquierda.
Corresponde a: IM
Conectado a: IS
Triángulo Elemental: AIRE (Punto Superior)

Hermana asociada a este punto: Clara de Asís

CLARA DE ASÍS  


Nació en Asís, Italia, en 1193.

Su conversión hacia la vida de plena santidad se efectuó al oír un sermón de San Francisco de Asís. Cuando ella tenía 18 años San Francisco predicó en Asís los sermones de cuaresma y allí insistió en que para tener plena libertad para seguir a Jesucristo hay que librarse de las riquezas y bienes materiales.

En secreto se fue a buscar al santo para pedirle que la instruyera en el modo de lograr conseguir la perfección cristiana. El le dijo que había que desprenderse de todo, la animó a dejar la vida de riquezas y comodidades que llevaba y dedicarse a una vida pobre, de oración y penitencia.

En la noche del domingo de Ramos del año 1212, Clara había abandonado su casa, el palacio de sus padres, acompañada de una sirvienta, salió secretamente de su casa, (rica mansión de familia muy acomodada) y se fue a dos kilómetros de distancia, donde San Francisco vivía pobrísimamente en un sitio llamado La Porciúncula. Allá la estaba aguardando el santo, el cual salió a recibirla junto con sus frailes, con cirios encendidos, entonando el Veni Creátor Spíritus.

De rodillas ante San Francisco, hizo Clara la promesa de renunciar a las riquezas y comodidades del mundo y de dedicarse a una vida de oración, pobreza y penitencia. Clara cambia su ropa de terciopelo y brocado por el hábito que recibe de las manos de Francisco, que corta sus hermosas trenzas rubias y cubre la cabeza de la joven con un velo negro.

A la mañana siguiente, familiares y amigos invaden el templo y quisieron llevársela a la fuerza. Ella se agarró a los manteles del altar, que se rasgaron ante tanta violencia de los atacantes, y cuando se la iban a llevar, Clara se descubrió la cabeza rapada y les dijo: "Por amor a mi Cristo Jesús he renunciado totalmente a todo amor por lo material y mundano". Grita y se lamenta el padre. La madre llora y exclama: "Está embrujada". Era el 18 de marzo de 1212.

San Francisco hizo que Clara se fuera a vivir junto a la Iglesia de San Damián en Asís, en una pobre y humilde casita. Y he aquí que su hermana Inés y su propia madre decidieron irse también de monjas con ella.

Cuidaba a los enfermos en los hospitales; dentro del convento realizaba los más humildes quehaceres. Pedía limosnas, pues esa era una de las normas de la institución. Las monjas debían vivir dependientes de la providencia divina: la limosna y el trabajo.

Santa Clara ayunaba a pan y agua los cuarenta días de cuaresma y los días anteriores a las grandes fiestas. Y muchos días los pasó sin comer ni beber nada. Dormía sobre una dura tabla y por almohada tenía un poco de pasto seco. San Francisco y el obispo de Asís le mandaron que no dejara pasar un día sin comer aunque fuera un pedazo de pan.

Siguiendo las enseñanzas y ejemplos de su maestro San Francisco, quiso Santa Clara que sus conventos no tuvieran riquezas ni rentas de ninguna clase. Y aunque muchas veces le ofrecieran regalos de bienes para asegurar el futuro de sus religiosas, no los quiso aceptar.

A quienes le decían que había que pensar en el futuro, les respondía con aquellas palabras de Jesús: "Mi padre celestial que alimenta a las avecillas del campo, nos sabrá alimentar también a nosotros".

27 años estuvo enferma nuestra santa, pero su enfermedad la soportaba con paciencia heroica. En su lecho bordaba y hacía costuras, y oraba sin cesar. San Francisco ya había muerto, y tres de los discípulos preferidos del santo, Fray Junípero, Fray Ángel y Fray León, le leyeron a Clara la Pasión de Jesús mientras ella agonizaba.

La santa repetía: "Desde que me dedique a pensar y meditar en la Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo, ya los dolores y sufrimientos no me desaniman sino que me consuelan".

Lloran las monjas la agonía de Clara. Todo es silencio. Sólo un murmullo brota de los labios de la santa.

- Oh Señor, te alabo, te glorifico, por haberme creado.

Preciosa es en presencia del Señor la muerte de sus santos.
Murió el 11 de agosto de 1253 y desde hace siete siglos reposa en la iglesia de las clarisas de Asís.

Estrella de María: AHORA ó NUNC


Localización: Dos dedos por encima de la punta de la oreja derecha.
Punto de Acupuntura: 8 Vesícula Biliar, a la derecha
Corresponde a: IS
Conectado a: IM
Triángulo Elemental: AGUA (punto superior)
Hermana asociada a este punto: Juana de Arco

JUANA DE ARCO


(1412-1431) Patrona de Francia y Doncella de Orleáns.

Nacida en el seno de una familia campesina acomodada, a los trece años, Juana de Arco confesó haber visto a san Miguel, a santa Catalina y a santa Margarita y declaró que sus voces la exhortaban a llevar una vida devota y piadosa. Unos años más tarde, se sintió llamada por Dios a una misión que no parecía al alcance de una campesina analfabeta: dirigir el ejército francés, coronar como rey al delfín en Reims y expulsar a los ingleses del país.

En 1428 viajó hasta Vaucouleurs con la intención de unirse a las tropas del príncipe Carlos, pero fue rechazada. A los pocos meses, el asedio de Orleans por los ingleses agravó la delicada situación francesa y obligó al delfín a refugiarse en Chinon, localidad a la que acudió Juana, con una escolta facilitada por Roberto de Baudricourt, para informar a Carlos acerca del carácter de su misión.

Éste, no sin haberla hecho examinar por varios teólogos, accedió al fin a confiarle el mando de un ejército de cinco mil hombres, con el que Juana de Arco consiguió derrotar a los ingleses y levantar el cerco de Orleans, el 8 de mayo de 1429. A continuación, realizó una serie de campañas victoriosas que franquearon al delfín el camino hacia Reims y permitieron su coronación como Carlos VII de Francia (17 de julio de 1429).

Acabado su cometido, Juana de Arco dejó de oír sus voces interiores y pidió permiso para volver a casa, pero ante la insistencia de quienes le pedían que se quedara, continuó combatiendo, primero en el infructuoso ataque contra París de septiembre de 1429, y luego en el asedio de Compiègne, donde fue capturada por los borgoñones el 24 de mayo de 1430.

Entregada a los ingleses, Juana de Arco fue trasladada a Ruán y juzgada por un tribunal eclesiástico acusada de brujería, con el argumento de que las voces que le hablaban procedían del diablo, con lo cual se pretendía presentar a Carlos VII como seguidor de una bruja para desprestigiarlo. Tras un proceso inquisitorial de tres meses, fue declarada culpable de herejía y hechicería; pese a que ella había defendido siempre su inocencia, acabó por retractarse de sus afirmaciones, y ello permitió conmutar la sentencia de muerte inicial por la de cadena perpetua.

Días más tarde, sin embargo, recusó la abjuración y reafirmó el origen divino de las voces que oía, por lo que, condenada a la hoguera, fue ejecutada el 30 de mayo de 1431 en la plaza del mercado viejo de Ruán.

En 1456, Juana de Arco fue rehabilitada solemnemente por el papa Calixto III, a instancias de Carlos VII, quien promovió la revisión del proceso. Considerada una mártir y convertida en el símbolo de la unidad francesa, fue beatificada en 1909 y canonizada en 1920, año en que Francia la proclamó su patrona.

Estrella de María: PRECISIÓN


 Localización: SIEN derecha, sobre la raíz del nacimiento del cabello, donde se inserta el músculo de la mandíbula que se siente cuando se contrae la Mandíbula inferior

Punto de Acupuntura: 4ª. Vesícula Biliar, a la derecha.

Corresponde a: -

Conectado a: UNIDAD

Triángulo Elemental: AGUA (Punto anterior)

Hermana asociada a este punto: Teresa de Ávila.

TERESA DE ÁVILA 


Nació en Ávila, España, el 28 de marzo de 1515.

Su nombre, Teresa de Cepeda y Ahumada. En su casa eran 12 hijos.
De niños, ella y Rodrigo, su hermano, eran muy aficionados a leer vidas de santos, y se emocionaron al saber que los que ofrecen su vida por amor a Cristo reciben un gran premio en el cielo.

Así que dispusiéronse irse a tierras de mahometanos a declararse amigos de Jesús y así ser martirizados para conseguir un buen puesto en el cielo. Afortunadamente, por el camino se encontraron con un tío suyo que los regresó a su hogar. Entonces dispusiéronse construir una celda en el solar de la casa e irse a rezar allá de vez en cuando, sin que nadie los molestara ni los distrajese.

La mamá de Teresa murió cuando la joven tenía apenas 14 años. Ella misma cuenta en su autobiografía: "Cuando empecé a caer en la cuenta de la pérdida tan grande que había tenido, comencé a entristecerme sobremanera. Entonces me arrodillé delante de una imagen de la Santísima Virgen y le rogué con muchas lágrimas que me aceptara como hija suya y que quisiera ser Ella mi madre en adelante. Y lo ha hecho maravillosamente bien".

El papá la llevó a los 15 años, a estudiar interna en el colegio de hermanas Agustinas de Ávila. Allí, después de año y medio de estudios enfermó y tuvo que volver a casa.

Providencialmente una persona piadosa puso en sus manos "Las Cartas de San Jerónimo. Desde entonces se propuso que un día sería religiosa.

Comunicó a su padre el deseo que tenía de entrar en un convento. Él le respondió: "Lo harás, pero cuando yo ya me haya muerto". La joven entonces se fugó de la casa. La santa determinó quedarse de monja en el convento de Ávila. Su padre al verla tan resuelta a seguir su vocación, cesó de oponerse. Ella tenía 20 años. Un año más tarde hizo sus tres juramentos o votos de castidad, pobreza y obediencia y entró a pertenecer a la Comunidad de hermanas Carmelitas.

Poco después se agravó de un mal que la molestaba. Los médicos no lograban atajar el mal y éste se agravaba. Su padre la llevó a su casa y fue quedando casi paralizada. Tuvo entonces la oportunidad de leer "El alfabeto espiritual", y siguiendo las instrucciones de aquel librito empezó a practicar la oración mental y a meditar.

A los tres años de estar enferma encomendó a San José que le consiguiera la gracia de la curación, y de la manera más inesperada recobró la salud. En adelante toda su vida será una gran propagadora de la devoción a San José, Y todos los conventos que fundará los consagrará a este gran santo.

Teresa tenía un gran encanto personal, una simpatía impresionante, una alegría contagiosa, y una especie de instinto innato de agradecimiento que la llevaba a corresponder a todas las amabilidades. Con esto se ganaba la estima de todos los que la rodeaban.

Teresa tuvo dos ayudas formidables para crecer en santidad: su gran inclinación a escuchar sermones, y su devoción por grandes personajes celestiales. Además de su inmensa devoción por la Santísima Virgen y su fe total en el poder de intercesión de san José, rezaba frecuentemente a San Agustín y María Magdalena.

Un padre jesuita le recomendó que para orar con más amor y fervor eligiera como "maestro de oración" al Espíritu Santo y que rezara cada día el Himno "Ven Creador Espíritu". Y el Divino Espíritu empezó a concederle Visiones Celestiales. Al principio se asustó. En algunos de sus éxtasis se elevaba hasta un metro por los aires.

Cada visión le dejaba un intenso deseo de ir al cielo. "Desde entonces – dice ella – dejé de tener miedo a la muerte, cosa que antes me atormentaba mucho". Después de una de aquellas visiones escribió la bella poesía que dice: "Tan alta vida espero que muero porque no muero".

Teresa quería que los favores que Dios le concedía permanecieran en secreto, pero varias personas de las que la rodeaban empezaron a contar todo esto a la gente y las noticias corrían por la ciudad. Unos la creían loca y otros la acusaban de hipócrita, de orgullo y presunción.

Un día se propuso fundar un nuevo convento. Una viuda rica le ofreció una pequeña casa para ello, Sin embargo la noticia produjo el más terrible descontento general y el superior tuvo que retirar el permiso concedido. Pero Teresa no era mujer débil como para dejarse derrotar fácilmente. Se consiguió amigos en el palacio del emperador y obtuvo una entrevista con Felipe II y este quedó encantado de la personalidad de la santa y de las ideas tan luminosas que ella tenía y ordenó que no la persiguieran más.

Se ganó para su causa a San Juan de la Cruz, y con él fundó los Carmelitas descalzos.

Por orden expresa de sus superiores Santa Teresa escribió "El libro de la vida"; "El libro de las Moradas" y "Las fundaciones. Estas obras las escribió en medio de mareos y dolores de cabeza. Va narrando con claridad impresionante sus experiencias espirituales. Tenía pocos libros para consultar y no había hecho estudios especiales. Sin embrago sus escritos son considerados como textos clásicos en la literatura española y se han vuelto famosos en todo el mundo.

LA TRANSVERBERACIÓN.

Esta palabra significa: atravesarlo a uno con una gran herida. Dice ella: "Vi un ángel que venía del tronco de Dios, con una espada de oro que ardía al rojo vivo como una brasa encendida, y clavó esa espada en mi corazón. Desde ese momento sentí en mi alma el más grande amor a Dios".

Al hacer la autopsia del cadáver de la santa encontraron en su corazón una cicatriz larga y profunda.

Santa Teresa murió el 4 de octubre de 1582 y la enterraron al día siguiente, el 15 de octubre. ¿Por qué esto? Porque en ese día empezó a regir el cambio del calendario, cuando el Papa añadió 10 días al almanaque para corregir un error de cálculo en el mismo que llevaba arrastrándose ya por años.

"LAS 12 ESTRELLAS DE MARÍA"...
EL ANUNCIO...

17.09.2010

Soy María, Reina de los Cielos y de la Tierra.

Mis Hijos queridos, donde sea que estén sobre la Tierra, les doy las gracias hoy por darme la bienvenida en este día y en estos momento. Aprovecho de mi Presencia para darles las gracias, también, por la labor de Luz que efectúan, con Amor, todas las noches.

Hoy, y hasta la fiesta del Arcángel Miguel, hay 12 días.

12 días como los 12 trabajos. 12 días como las 12 etapas. 12 días como mis 12 Estrellas. Cada día de ahora en adelante, se despertará sobre la Tierra, una Luz, permitiendo, al final de ésos 12 días, despertar en la Tierra, la totalidad de las 12 Estrellas (mis Estrellas que me acompañan en el cielo conmigo, como las que están sobre la Tierra).

12 doce etapas permitiendo cerrar el círculo, para completar la preparación, vuestra preparación. La preparación de la Tierra y de todo éste sistema solar. Juntos, ustedes, todos ustedes, y nosotros, vamos a reunirnos. La conexión va a establecerse de manera más directa, más viviente...

EXTRAÍDO DE AUTRES DIMENSIONS. COM

Canalizado por: Jean Luc Ayoun

WebSite: http://www.autresdimensions.com

Traducción: Hedyn Núñez

WebSite:http://mensajes-del-espiritu.blogspot.com

Transcripción: Véronique Loriot


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada